Ir al contenido principal

"Plomo Fundido" sobre la Conciencia Judía

La "solución final" europea tuvo éxito, logró su objetivo. Ahora el régimen sionista quiere llevar a cabo la "solución final" palestina. Artículo de León Rozitchner publicado en Página 12 el 4 de enero de 2009, en plena masacre sionista contra la Franja de Gaza, denominada "Operación Plomo fundido", cuando 1400 palestines murieron a consecuencia de los bombardeos.

Por León Rozitchner

"Si nosotros nos revelamos incapaces de alcanzar una cohabitación y acuerdos con los árabes, entonces no habremos aprendido estrictamente nada durante nuestros dos mil años de sufrimientos y mereceremos todo lo que llegue a sucedernos."

(Albert Einstein, carta a Weismann, 1929).

¿Recuerdan cuando hace dos mil años los judíos palestinos, nuestros antepasados en Massada sitiada, enfrentaron las legiones del Imperio romano y se suicidaron en masa para no rendirse? ¿Recuerdan la rebelión popular y nacional de nuestros macabeos contra la invasión romana, cuando murieron decenas de miles de judíos y se acabó la resistencia judía en Palestina y nos dispersamos otra vez por el mundo? ¿No piensan que esa misma dignidad extrema que nuestros antepasados tuvieron, de la que quizá ya no seamos dignos, es la que lleva a la resistencia de los palestinos que ocupan en el presente el lugar que antes, hace casi dos mil años, ocupamos nosotros como judíos? ¿No se inscribe en cambio esta masacre cometida por el Estado de Israel en la estela de la "solución final" occidental y cristiana de la cuestión judía? ¿Han perdido la memoria los judíos israelíes? No: sucede que se han convertido en neoliberales y se han cristianizado como sus perseguidores europeos, que, luego de exterminarlos, empujaron a los que quedaron vivos para que se fueran a vivir a Palestina con el terror del exterminio a cuestas.

El meollo de la actual tragedia está en la shoá. Si la memoria de su pasado define el sentido histórico que marcó el "destino" del pueblo judío, donde se van hilando las cuentas de nuestro derrotero, y si el acto final en el que culmina ese destino convoca a los judíos israelíes a aniquilar la resistencia de otros pueblos inocentes, algo del sentido histórico ha desaparecido de la memoria de los israelíes. ¿Puede ser invocada la shoá sin ser infieles a los desaparecidos, cuando al mismo tiempo el sentido completo de ese acontecimiento monstruoso ha quedado oscurecido? ¿Cómo podríamos "hacer memoria" si la construimos con los únicos recuerdos de nuestro pasado que los culpables europeos del genocidio nos autorizan? Es cierto: si los israelíes recuerdan todo, pierden a sus aliados. Porque la memoria de la shoá que llevó al retorno a una tierra perdida hace mucho tiempo tendría que volver a ser pensada.

Lo primero a recordar: nuestros perseguidores históricos no fueron ni son los palestinos. Nuestros perseguidores estaban y siguen estando en las naciones de cultura europea que nos expulsaron y masacraron, y sin embargo son ellos los que siguen marcando el destino de todos nosotros, sobre todo de los judíos israelíes. ¿Será por eso que se busca olvidar a los verdaderos culpables de la shoá? Los israelíes ya no se preguntan por el pasado bimilenario judío. Nunca los judíos, salvo excepciones, acusan del exterminio judío a la religión cristiana y a la economía capitalista que produjeron necesariamente la shoá, como la conclusión de un silogismo que se venía desarrollando en Europa cristiana desde su mismo origen, como si el nazismo hubiera sido sólo un accidente sin antecedente en la historia europea y todo comenzara con Hitler.

¿No será que luego de la shoá ustedes, los descendientes de los judíos europeos asimilados, se aliaron luego con los exterminadores en un pacto oscuro que el terror dictaba, y volvieron ahora todos, de cierta manera, a ser judeo–cristianos? Porque seamos honestos: el Tercer Reich se ha prolongado en el 4º Reich del Imperio norteamericano. Es claro: prefieren no saberlo porque el Estado de Israel está –nosotros los judíos latinoamericanos sí lo sabemos– al servicio del poder cristiano–imperial de los EEUU.

¿O van a creerse que los EEUU y Europa combatieron al nazismo para salvar a los judíos? ¿Por qué ahora habrían de seguir persiguiéndolos si mantienen lo que tienen de judíos congelado sólo en lo arcaico religioso? Pero ¿no les dice nada pasar a ocupar ahora el lugar impiadoso, como brazo armado de los poderosos capitalistas cristianos, contra una población civil asediada y asesinada por osar defenderse contra la expropiación ilimitada de un territorio que debía ser compartido?

Recordemos. Karl Schmitt, filósofo católico del nazismo, había puesto de relieve lo que la hipocresía democrática ocultaba: la categorías políticas son todas ellas categorías teológicas. Es decir: la política occidental (democrática y capitalista) tiene su fundamento en la teología cristiana. Es notable: Schmitt coincide con lo que Marx joven decía en 'Sobre la cuestión judía': el fundamento cristiano del Estado germano se prolonga como premisa también en el Estado democrático.

Y si la política occidental al desnudarse muestra su fundamento teológico oculto, sin el cual no hubiera habido capitalismo, entonces toda política de Estado capitalista era antijudía, porque ése era el escollo que el cristianismo había encontrado para consolidarse como religión universal. No contra los judíos cristianizados que, como ustedes en Israel, apoyan esa política, es cierto. Ustedes tienen de cristianos, sin saberlo, lo que ocultan en su propia memoria al ocultar que la shoá como "solución final" fue un exterminio teológico (cristiano) político europeo.

Schmitt la tenía clara. Lo que el sutil filósofo alemán católico necesitaba activar, en momentos de peligro extremo para el cristianismo y el capitalismo frente a la amenaza de la Revolución Rusa y las rebeliones socialistas, era el fundamento cristiano escondido en la política: el odio visceral y alucinado religioso antijudío para que en Europa reverdeciera con toda intensidad el fundamento grabado durante siglos en el imaginario popular cristiano. Y con ese vigor arcaico reverdecido pudieran enfrentar la amenaza revolucionaria del judeo–marxismo.

Por eso, frente a la apariencia liberal de la política democrática como una relación "amigo-amigo", el fundamento de la política nazi extremaba las categorías de "amigo–enemigo" que Schmitt vuelve a poner de relieve en el "estado de excepción" como la verdad oculta de la democracia: el único enemigo histórico cuando entra en crisis el fundamento social europeo son nuevamente los judíos.

En 1933, frente a la amenaza del socialismo tildado quizá con cierta razón de judío, resurgía para muchos europeos todo su pasado y encontraban en los judíos el fundamento más profundo de lo más temido para su concepción cristiana: las premisas judías de un materialismo consagrado, no meramente físico cartesiano como la economía capitalista requería. Por eso Schmitt vuelve a desnudar las categorías fundantes adormecidas que la teología católica mantenía vivas: volvía al fundamento religioso de la política cristiana del Estado democrático para enfrentar el peligro del "comunismo ateo y judío".

Sucede que en ese momento los judíos laicos formaban parte de la creatividad moderna que en Europa alimentó el pensamiento político y científico: eran rebeldes todavía, no como tantos de ahora, y por eso Marx de joven pensaba que los judíos, una vez superada su etapa religiosa y se hicieran laicos prolongando la esencia judía más allá de lo religioso, podrían pasar a formar parte activa de la liberación humana.

Y cuando al fin los europeos creían haber logrado en el siglo XIX la universalización del cristiano–capitalismo que se expandía colonizando a sangre y fuego el mundo, aparece otra vez el materialismo judaico como premisa del socialismo, que no es físicamente metafísico sino que parte de la Naturaleza como fundamento de la vida del espíritu humano. Tiemblan entonces en Europa los fundamentos cristianos de la política y de la economía: un nuevo fantasma la recorre y se manifiesta en una teoría judía revolucionaria.

De lo cual resulta que en momentos de crisis Hitler sólo representó, en términos estrictamente religiosos, culturales y políticos, el temor de toda la cultura occidental ante los comunistas y los judíos como los máximos enemigos de ambos, ahora renovados: del capitalismo y del cristianismo. El racismo de los nazis –esa "teozoología política"– no es más que el espiritualismo cristiano secularizado que el Estado nazi consagró laicamente en las pulsiones de los cuerpos arios.

Una vez aniquilados los millones de judíos –como luego fueron arrasando y aniquilando con la misma consigna a millones de soviéticos "judeo-comunistas"– el impacto aterrorizante de la "solución final" hizo que los judíos casi nunca, salvo muy pocos, se atrevieran a señalar a los verdaderos culpables del genocidio (como pasó entre nosotros con los genocidas). Con la derrota de los nazis como únicos culpables –según cuenta la historia de los vencedores– desapareció en Europa la historia de los pogromos y las persecuciones cristianas medievales y modernas que nos aterraron durante siglos: la de los franceses tanto como la de los italianos, los españoles, los polacos y los rusos mismos. Sólo los nazis alemanes fueron antijudíos.

Los judíos cristianizados por el terror del cristiano-capitalismo en Europa luego de la shoá buscaron su "hogar" fuera de Europa: se instalaron en Palestina, como si el reloj de la historia, ahora teológica, se hubiera detenido hacía dos mil años. No se dieron cuenta de que la mayoría de los judíos que volvían a Israel no eran como nuestros antepasados que se habían ido: los descendientes de los defensores de Massada o de los macabeos.

Buber, Gershon Scholem y tantos otros sí lo recordaban. Nadie quería que nos volviera a pasar otra vez lo mismo, es cierto; pero en vez de enfrentar y denunciar a los verdaderos culpables del genocidio –que ahora nos apoyaban para que nos fuéramos para siempre de Europa y termináramos nosotros mismos la etapa final democrática de la "solución final" judía que ellos comenzaron– los israelíes terminaron sometiendo a los palestinos como los romanos, los europeos y los nazis lo hicieron antes con nosotros. Pero primero tuvieron que vencer la resistencia de nuestros pioneros socialistas.

Los israelíes, apoyados ahora por el Imperio cristiano–capitalista que los había perseguido, crearon también en Israel un Estado teológico, pero la "parte" secularizada dentro de ese Estado judío siguió siendo la del Estado cristiano. Volvieron como judíos para culminar en Israel la cristianización comenzada en Europa: mitad judíos eternos en lo religioso, mitad cristianos secularizados en lo político y en lo económico.

Por eso ahora en Israel el Estado mantiene la economía neoliberal capitalista y cristiana sostenida por los religiosos judíos sedentarios, detenidos en el tiempo arcaico de su rumiar imaginario. Y por el otro lado los iraelíes son neoliberales en la política y en la economía y en la ciencia "neutral", cuyas premisas iluministas son cristianas. Mitad judíos en el sentimiento, mitad cristianos en el pensamiento.

Y por eso quieren que todos, también aquí y ahora, seamos como ellos: judeo-cristianos como el rabino Bermann, avalado por el cardenal Bergoglio [hoy papa Francisco I], o judíos–laicos como Aguinis, neoliberal letrado avalado por el obispo Laguna. O como los directivos de la AMIA, que tienen la potestad de determinar si soy o no judío. Si soy judío "progresista" y no me secularicé como cristiano, entonces no soy judío, no podré aspirar a ser enterrado en un cementerio comunitario porque me faltaría la parte cristiana de mi ser judío.

Pero judíos–judíos, esos que prolongan en lo que hacen o piensan los valores culturales judíos, quedan al parecer muy pocos, aunque sean muchos los que leen hebreo o reciten kaddish en la tumba de sus padres. Todos están aureolados con la coronita del cristiano-capitalismo que al fin los ha vencido por el terror cristiano luego de dos mil años de resistencia empecinada: convertidos ahora al "judeo-cristianismo".

Por eso la creación del Hogar Judío en Palestina tiene un doble sentido: la "solución final" europea tuvo éxito, logró su objetivo, el cristianismo europeo se desembarazó de los judíos y muchos de los que se salvaron se fueron de Europa casi agradecidos, sin querer recordar por qué se iban y quiénes los habían exterminado. La Europa cristiana y democrática se había sacado el milenario peso judío de encima. Pero mis padres, que llegaron a las colonias judías de Entre Ríos, sí lo sabían.

Todos los judíos estamos pagando esta inmerecida transacción, ese "olvido" del Estado de Israel, al que seguramente se habrían negado los defensores del Ghetto de Varsovia, que murieron, ellos sí, sabiendo quiénes eran los responsables políticos, económicos y religiosos –estaban a la vista–- como los millones de judíos europeos que murieron en los campos de exterminio. Los judíos que vinieron luego, esos que estamos viendo, no quisieron ni pensar a fondo en los culpables: se unieron a los poderosos y saludaron alborozados que el socialismo stalinista antisemita se derrumbara arrastrando al olvido al mismo tiempo, como si fuera lo mismo, la memoria de los pioneros judíos revolucionarios castigados por Stalin. Por eso sus sueños mesiánicos dependen ahora únicamente de los cristianos y del capitalismo para poder realizarse. Sólo tenían que hacer una cosa: permutar al enemigo verdadero por un enemigo falso.

Estamos pagando muy cara esta conversión judía. Los israelíes, ya vencidos en lo más entrañable que tenían de judíos históricos, se han transformado en la punta de lanza del capitalismo cristiano que los armó hasta los dientes para enfrentar el mayor y nuevo peligro que tiene el cristianismo: los mil millones de musulmanes que pueblan el mundo. Pero ni los musulmanes ni los palestinos fueron los culpables de la shoá: los culpables del genocidio son ahora sus amigos, que los mandan al frente.

Y aquí cierra la ecuación política amigo-enemigo de Karl Schmitt. Antes, hasta la Segunda Guerra Mundial, el fundamento teológico de la política era "amigo/cristiano–enemigo/judío". Ahora que los judíos vencidos se cristianizaron como Estado teológico neoliberal la ecuación es otra: "amigo/judeocristiano–enemigo/musulmán". ¿Este es el lamentable destino que Jehová nos reservaba a los judíos? Porque de lo que hacen ustedes en Israel depende también el destino de todos nosotros.

León Rozitchner


Comentarios

Lo más visto de la semana pasada

Sylvan - Posthumous Silence (2006)

A través de cada tema vas a ir pasando por las secciones de un diario íntimo de una suicida. Ese es el concepto de este notable disco, tremendamente cargado de emociones y excelentes melodías. Artista: Sylvan Álbum: Posthumous Silence Año: 2006 Género: Neo-progresivo Duración: 70:09 Nacionalidad: Alemania Lista de Temas: 01. Eternity Ends (2:03) 02. (I) Bequest Of Tears (3:19) 03. In Chains (8:38) 04. (II) Bitter Symphony (1:20) 05. Pane Of Truth (9:06) 06. (III) No Earthly Reason (1:57) 07. Forgotten Virtue (6:43) 08. The Colors Changed (5:58) 09. (IV) A Sad Sympathy (1:42) 10. Questions (6:59) 11. Answer To Life (5:56) 12. (V) Message From The Past (3:00) 13. The Last Embrace (3:27) 14. A Kind Of Eden (4:55) 15. Posthumous Silence (4:59) Alineación: - Marco Gluhmann / vocals - Matthias Harder / drums, loop programming, sound effects - Sebastian Harnack / bass - Kay Sohl / guitar - Volker Sohl / keyboards

Arena - Songs From The Lion´s Cage (1995)

#Músicaparaelencierro. Álbum debut de esta Banda de Rock Neo Progresivo conformada por Clive Nolan en teclados (Arena, Pendragon, Shadowland, Caamora, Strangers on a Train, Neo, Casino) Mike Pointer en Batería (Miembro fundador de Marillion), John Carson en Voz (Hypermania), Keit More en Guitarra y Cliff Orsi en Bajo (es el único álbum con John Carson y Cliff Orsi). Horacio Manrique recuerda este disquito que alguna vez trajera Artie, y lo pone de nuevo en la palestra del blog cabezón, como para terminar el día con bastante Arena.   Artista: Arena Álbum: Songs from the Lion's Cage Año: 1995 Género: Neo Progresivo Duración: 58:14 Nacionalidad: UK Excelente album con atmosferas a lo Marillion e IQ , temas épicos separados por partes instrumentales que realizan la transición entre estos. Disco conceptual ampliamente recomendable para quienes gustan del buen Neo Progresivo y una buena elección para después acceder a los trabajos posteriores de esta banda que si bien f

Los Gatos - Los Gatos (1967)

Artista: Los Gatos Álbum: Los Gatos Año: 1967 Género: Blues rock Duración: 45:58 Nacionalidad: Argentina Lista de Temas: 02. Yo No Quiero Soñar 03. Ríete 04. Lo Olvidaras 05. Madre Escuchame 06. Un Día de Otoño 07. El Vagabundo 08. Me Haras Pensar en el Amor 09. Ayer Nomás 10. Mi Ciudad 11. El Rey Lloró 12. Qué Pensas de Mi Alineación: - Félix "Litto" Nebbia / voz, armónica , guitarra - Alfredo Toth / bajo, guitarra - Ciro Fogliatta / teclados - Oscar Moro / tambores , percusión - Kay Galiffi / guitarra

Don Cornelio y la Zona - Don Cornelio y la Zona (1987)

#Músicaparaelencierro. Como homenaje al recientemente desaparecido Palo Pandolfo (uno de los cantautores más destacados de la música argentina en las últimas tres décadas), reflotamos un discos que Artie había publicado hace ya mucho tiempo. Acá está, entonces, el disco homónimo de Don Cornelio, muy pedido por varios, como recuerdo de ese referente del rock argento que fue el poeta del rock "Palo" Pandolfo, con su combinación de lirismo y violencia reconocible en su rock, algunos dicen que fue heredero artístico de Pescado Rabioso , y desde hace 35 años que vino siendo bastante más que el flaquito que vino a poner oscuridad en el pop alfonsinista. Artista: Don Cornelio y la Zona Álbum: Don Cornelio y la Zona Año: 1987 Género: New Wave Duración: 67:32 Nacionalidad: Argentina Este es el primer disco de Don Cornelio y la Zona, editado en 1987, producido por Andres Calamaro es una verdadera joya del sonido underground, Palo Pandolfo es un músico que ha tenido una ext

Magenta - The Twenty Seven Club (2013)

#Músicaparaelencierro. Un disco inspirado en la corta vida de Jim Morrison, Jimi Hendrix, Brian Jones, Kurt Cobain, Janis Joplin y Robert Johnson. Nuevamente bajo el liderazgo de Rob Reed, con su excelente instrumentación y la innigualable voz de Christina Booth dándole el espíritu y la vida a cada tema. No es un disco fácil de entrar, las canciones son bastante complejas, con muchos ritmos y compases diferentes y sin el reconocimiento de estribillos gancheros, pero bien que vale la pena". Gracias a Horacio Manrique tenemos de nuevo tanto a Magenta como a Morrison, Hendrix, Jones, Cobain, Joplin y Johnson que vuelven a la vida gracias a la magia de la música. Artista: Magenta Álbum: The Twenty Seven Club Año: 2013 Género: Rock sinfónico Duración: 64:12 Nacionalidad: UK Y gracias a Horacio volvemos con un buen disco del 2013, de una banda que me gusta mucho. Grandes temas para un gran álbum, cargado de emotividad, dinamismo y musicalidad. Llegó en 2013 el esperado dis

Videos de los Viernes: Historia de los Gigantes del Rock Progresivo

#Videosparaelencierro. La banda era conocida por la complejidad y sofisticación de su música y por las variadas habilidades musicales de sus miembros; todos los miembros de la banda eran multiinstrumentistas. Aunque no tuvieron éxito comercial, lograron seguidores de culto La banda afirmo que su objetivo era "expandir las fronteras de la música popular contemporánea a riesgo de volverse muy impopular", aunque esta postura cambiaría significativamente con el tiempo. La música de Gentle Giant se consideraba compleja incluso para los estándares del rock progresivo, y se basaba en una amplia gama de música que incluía folk, soul, jazz y música clásica. A diferencia de muchos de sus contemporáneos del rock progresivo, sus influencias "clásicas" iban más allá de lo romántico e incorporaron elementos de la música de cámara medieval, barroca y modernista.

Perdiendo La Cordura: Los Perros Rabiosos y El Rock De Los Fachos

Las fuerzas de "seguridad" atropellan la legalidad mientras pierden definitivamente el juicio: la Policía de la Ciudad golpeó y tiró gas pimienta a niños, niñas y adolescentes entre 13 y 18 años, en un desborde ilegal de violencia, que incluyó golpes y uso de gas pimienta contra niños, niñas y adolescentes entre 13 y 18 años, una vez más la Policía de la Ciudad atropelló la legalidad y el sentido común. Se pasó, en minutos, de una tarde normal en el cambio de turno de una escuela secundaria a una situación dantesca que dejó a personal educativo, una madre y una alumna con golpes de diversa intensidad, personas afectadas por los gases (entre ellas una niña de 13 años), un fuerte shock emocional en el estudiantado y la sensación de que las fuerzas de seguridad han perdido definitivamente el rumbo y el juicio. ¿Alguna vez los viste actuar con esta saña contra narcos? La comunidad educativa del Carlos Pellegrini defendió a estudiante que la Policía de la Ciudad intentó detene

Los Visitantes - Salud Universal (1992)

Artista: Los Visitantes Álbum: Salud Universal Año: 1992 Género: Rock Duración: 46:01 Nacionalidad: Argentina Lista de Temas: 01. Abajo, en la Ciudad 02. Pi-Pa-Pu 03. El Clavel 04. Tanta Trampa 05. Sangre 06. Playas Oscuras 07. La Cautiva/Albergue Warnes 08. Carne Nueva 10. La Grieta 11. Castro Barros - Miserere (Norte) 12. Fiesta 13. A Veces Sabes 14. Relampago de Cuchillos 15. Catarata de Amor Alineación: - Palo Pandolfo / Guitarra y voz - Marcelo Montolivo / Guitarra - Daniel Gorostegui / Teclados - Federico Gahzarossian / Bajo y coros - Horacio Duboscq / Saxofón y clarinete - Karina Cohen / Coros y percusión - Marcelo Belén / Batería

Novedades de Cabeza de Moog en tu Mail

Te invito a que te suscribas al buzón de novedades del blog cabezón. Porque si no lo hacías, ¡es momento de comenzar a hacerlo! Y en el caso de que estuvieses ya recibiendo las novedades por Email, te comento que ya no las recibirás y no es nuestra culpa ni responsabilidad (sino de alguien llamado Google). Pero a partir de ahora ofreceremos una forma adecuada (y mejor) para que te enteres de lo nuevo que va sucediendo en este espacio. ¡Y tendrás un moog en tu cabeza! Nota al margen: anteriormente hemos utilizado, al igual que muchos otros blogs, a FeedBurner como servicio de administración de RSS. Muchos bloggers han confiado durante años en él, utilizándolo como servicio de envío de correos automatizados a tus suscriptores. FeedBurner es (o fue, mejor dicho) una herramienta de gran importancia ya que desde el e-mail se podía acceder a las novedades del blog, y te permitía entrar al post que te interesaba sin necesidad de estar chequeando la web permanentemente. Pero lamento tener

Roxy Music - Roxy Music (1972)

#Músicaparaelencierro. Marcelo quiere compartir con los cabezones los dos primeros álbumes de una banda fantástica: Roxy Music, y que le parece que son fundamentales para la rica Biblioteca Sonora que conforma una de las patas de esto que es la comunidad cabezona. En estos dos álbumes participó Brian Eno antes de dejar la banda por diferencias creativas con Bryan Ferry (una gran pena). Es que Roxy Music, especialmente en esta época, representa el así llamado "art rock" en su máxima expresión. Delicados oboes y frenéticos saxos (por parte de Andy Mackay),  junto a alucinados teclados VCS3 de Brian Eno, la guitarra de Phil Manzanera (no precisa presentaciones) más la voz y las refinadas composiciones pop- experimentales de Brian Ferry. Son dos álbumes sin desperdicio, comenzamos con el primero, que vale la pena apreciar con atención y degustarlo a través de sucesivas audiciones. Artista: Roxy Music Álbum: Roxy Music Año: 1972 Género: Crossover Prog Duración: 45:37

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona


"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.