Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 11 de marzo de 2016

La Secta Neoliberal: Todo es Cuestión de Fe


El discurso económico del neoliberalismo (ese que es replicado a diario por los medios hegemónicos, los econochantas de la city y los funcionarios del gobierno) se presenta no sólo como un producto elaborado de la razón, sino como la razón misma.

Este pensamiento únuco está en la raíz de las ideas matrices de las políticas económicas y sociales que se despliegan en el país y la mayor parte del mundo como las únicas auténticamente racionales, que marcaban el camino que necesaria e inexorablemente debía seguirse; porque de lo contrario devendría una inagotable serie de catástrofes, siendo que en realidad la historia demuestra que la realidad ha sido exactamente al revés: justamente por seguir a pie ese "único camino racional posible", muchos países (entre ellos, el nuestro y latinoamérica en general) se vieron envueltos en profundas crisis económicas y sociales, con repercusiones políticas e institucionales.
Que el fenómeno se haya repetido una y otra vez, replicado en numerosos lugares a lo largo del globo, no ha disuadido a los cultores y profetas de ese "pensamiento único" de seguir presentándolo como la panacea, con un dogmatismo tan cerrado que lleva a dudar de que se trate de una construcción racional.


Cuando los cultores de la presuntamente única racionalidad económica, puestos a buscar explicaciones (es decir racionalizar el proceso) se internan en los dominios de la sicología: nos cuentan que "es necesario generar confianza", "mejorar las expectativas" (si se trata de alentar la inversión) o derrumbarla, si de lo que se habla es de inflación. Y aun antes de que todo falle, o no responda según lo previsto, apelan a los mismos recursos: recordemos cuando en campaña Macri prometía una lluvia de inversiones que iban a llegar al país porque el solo cambio de signo político del gobierno generaría "un shock de confianza". Una confianza rayana en la fe, que -como todos sabemos- no requiere de certezas ni evidencias irrefutables.
Pero está visto que no basta un gobierno "market friendly" que tome una medida tras otras a favor de los mercados y el capital, en la mayoría de los casos y como lo demuestra la historia, el efecto logrado es el contrario.
Queda todo reducido entonces a una "cuestión de fe": se cree, o no se cree; sin importar las razones para ello. La secta neoliberal representa una "fe" que tiene sus propios convencidos, predicadores y fieles, dispuestos a la adoración de una deidad: el "mercado" que trajo a su hijo "dinero" al mundo para salvar a los hombres, pero que constantemente exige sacrificios permanentes. Y en todos lados del planeta, los sacrificados se llaman pueblo.
La idea y parte del texto fue sacado de acá.





Aspectos jurídicos del arreglo con los buitres

Sebastián Soler es especialista en derecho financiero, fue asesor de la presidencia del BCRA y es uno de los pocos abogados argentinos habilitado para ejercer la abogacía en New York. Es, por lo tanto, una voz altamente calificada para analizar las consecuencias que podría tener el arreglo con los buitres en los términos en que lo está planteando el gobierno de M&M.



A lo que traemos a colación, un texto de alguien que si no saben quien era, deberían averiguarlo.
O se está al servicio del Pueblo contra la deuda,
o se está contra el pueblo al servicio de la Deuda.
Alejandro Olmos



De credos, vacas y Ministros de Economía

Se habían quemado con leche, vieron a la vaca y los votaron. Así fue que Alfonso Prat Gay puede ser Ministro de Hacienda de un gobierno que está llevando adelante el programa anti popular que había anunciado. Los antecedentes de varios de los referentes del PRO no eran para entusiasmarse. Como pocas veces, la historia y las promesas coincidían. En los días previos a la segunda vuelta y mucho más después del triunfo de Macri, el hombre de la JP (Morgan) sostenía que la devaluación que iban a llevar adelante cuando asumieran no iba a tener como resultado un aumento de los precios. “Va a subir el dólar oficial que tiene poco impacto en los precios y va a bajar el paralelo que tiene impacto en casi todos los otros precios” repetía Prat Gay ante cuanto micrófono o grabador se le acercaba. Noten que hablaba de dólar paralelo y no ilegal, de la misma forma que por estos días le cuesta decir buitres, aunque a veces no le quede otra y lo haga.
Cuando Julio Blanck en el canal oficial TN, le dijo al futuro ministro que al anunciar una devaluación estaban dando una mala noticia porque seguramente iba a tener una consecuente suba de precios, inflación y accesorios, Prat Gay fue contundente ¿? “Yo no creo, lo tenemos estudiado, no creo que los comercios estén fijando sus precios con el dólar oficial, ni siquiera los importadores....el costo de reposición de mercadería no es $9,5 (lo que estaba el dólar oficial en el momento de esa declaración) sino 14 (lo que estaba el ilegal)...no tiene que haber aumento de precios si hacemos las cosas bien”, sentenció.
No quedaba claro si lo habían estudiado o si solo era una cuestión de fe. Viendo los datos de inflación de los dos primeros meses del año (entre 4 y 5 % mensual según quién lo mida) parece que a los libros le faltaban hojas o era cuestión de arrodillarse, juntar las manos y esperar el milagro.
El credo de Prat Gay puede ser una versión aggiornada del “les hable con el corazón y me respondieron con el bolsillo” del ministro de Economía de Alfonsin, Juan Carlos Pugliese. O una demostración de que no hicieron las cosas bien.
Esta semana en plena discusión por el pago generoso que el gobierno de Macri acordó con los buitres, fue el Secretario de Finanzas, Luis Caputo, quién mostró sus credenciales. Cuando lo consultaron por la posibilidad que los bonistas que entraron en alguno de los dos canjes demanden al país para recibir el mismo trato que los buitres, Caputo sostuvo que “con respecto a la cobertura legal yo creo que no va a pasar, o sea, cualquiera puede iniciar una demanda que considere justa... no creo que pueda tener sustento afuera... no creo que nos vaya a causar problemas”.
Otra vez creer o reventar parece ser la cuestión.
Resulta extraño que estos funcionarios no estudien los posibles resultados de sus acciones, porque más allá que su perfil ideológico no sea del agrado de este blog, herramientas no le deben faltar. De los “credos” aquí mencionados, el primero es el más complicado de entender. Porque había bibliotecas enteras y antecedentes propios y ajenos para prever que la suba de precios post devaluación podía pasar. Con respecto a lo segundo tiene razón Caputo en creerlo difícil. Pero no está seguro. Alguien puede demandar y algún juez al estilo Griesa puede estar al pie del cañón.
De todas formas parecía solo un problema de comunicación y no tanto de fe. Saben lo que puede pasar pero lo explican mal o no lo quieren explicar.
Hasta que apareció Laura Alonso. La Oficina Anticorrupción, que ella dirige, avaló mantener en reserva algunas clausulas del contrato entre la estatal YPF y Chevron.
El argumento de la funcionaria fue que “es importante tener conciencia de qué compañía es YPF, cómo funciona el negocio del petróleo del mundo, porque todos los contratos de la industria petrolera tienen cláusulas de confidencialidad y estas excepciones están previstas en toda la legislación internacional en materia de acceso a la información pública (...) hay secretos de tipo comercial, científico y tecnológico que deben ser resguardados para de alguna manera favorecer las inversiones y el desarrollo de algún tipo de industrias y en este caso sería la del petróleo"
A esta decisión llegó, según explicó, luego de reunirse con autoridades de la petrolera nacional.
¿Qué hay de raro? Qué es la misma Laura Alonso que siendo diputada se opuso a esa confidencialidad del contrato y utilizaba esa condición contractual para insinuar corrupción “k”.
En su cuenta de Twiter había escrito el 15 de julio de 2013 “Buen día! El secreto no es la regla en democracia. El acuerdo con #Chevron empieza mal: no es público. Corre frío por la espalda, ¿no?” y luego del fallo de la Corte que instaba al gobierno a hacer público el contrato, había resumido en 140 caracteres “Tomemos dimensión de la importancia del fallo de la Corte sobre YPF-Chevron. Caen las caretas de la hipocresía K #El FraudeEsElRelato".
Sobre los motivos del cambio de opinión, la ex funcionaria de Poder Ciudadano dijo que fue “porque antes no tenía la suficiente información. Hay excepciones que entran dentro del margen de la legislación” y aclaró que “podría haber sido irresponsable (nota del blog : podría haber seguido siendo irresponsable) y mantener mi posición. Les pido muchas disculpas a todos públicamente".
¿Cuántas de las decisiones, afirmaciones, pronósticos se habrán hecho sin información, sin estudio, pero con mucha fe?
Hay viene una vaca...un pañuelo por favor.
Nota original, aquí.

Y así seguimos en el blog cabezón, alertando sobre las consecuencias del arreglo con los buitres de mierda, aunque sea al pedo y moleste a varios, pero nuestro credo es no hacernos los boludos cuando las papas queman.
Buen finde para todos.



2 comentarios:

  1. Me parece muy importante que publiquen estas cosas. Aguante el espìritu cabezòn!

    ResponderEliminar
  2. Las papas queman, y huelen muy feo...Pero parece que muchos no lo perciben. O no lo quieren ver o el aparato de desinformacion esta funcionando en forma eficaz.
    "Todo va a estar bien", hasta que golpeen la puerta de tu casa...

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana