Ir al contenido principal

El Virus de la Revolución (I)... Dos Minutos Para Medianoche

El miedo a una pandemia es más peligroso que el propio virus. Las imágenes apocalípticas de los medios de comunicación nos informan que hemos entrado oficialmente en la era biopolítica reinado por una enfermedad que abolió el trabajo -y en este caso no hablo del capitalismo sino de su hija la peste-, bajo las condiciones de un estado tecno-totalitario perfecto que hoy en día poco y nada puede controlar. No podemos saber cómo saldremos de la pandemia cuyas condiciones fueron creadas por el neoliberalismo, por los recortes a la salud pública, por la hiperexplotación sobre la madre naturaleza. No solo la crisis global creada por la extensión del coronavirus va a desencadenar una profundísima recesión mundial que puede dejar pequeña la del 2008, sino que además la epidemia de histeria que acompaña su expansión está modificando ‎la actualidad política, y los cuando esta se termine y los pueblos recuperen el sosiego, el mundo será ‎quizás muy diferente. Fuera de toda ideología, la igualdad ha vuelto al centro de la escena. Y por pura necesidad.

"Todo aquel tiempo fue como un largo sueño. La ciudad estaba llena de dormidos despiertos que no escapaban realmente a su suerte sino esas pocas veces en que, por la noche, su herida, en apariencia cerrada, se abría bruscamente. Y despertados por ella con un sobresalto, tanteaban con una especie de distracción sus labios irritados, volviendo a encontrar en un relámpago su sufrimiento, súbitamente rejuvenecido, y, con él, el rostro acongojado de su amor. Por la mañana volvían a la plaga, esto es, a la rutina..."
La Peste, Albert Camus.


¿Cómo reacciona al encierro la mente hiperconectada, sometida durante décadas a la tensión ininterrumpida de la competencia y de la hiperestimulación nerviosa, a la guerra por la supervivencia, en estrés permanente, sometido a la humillación de encontrarse solo en sus pobres cuatro paredes que lo obliga a la comunicación consigo mismo y replantearse toda su vida?
¿Cuáles serán las implicancias últimas de la crisis internacional en curso? ¿Hasta qué punto modificará de raíz conceptos políticos, regímenes económicos y hasta prácticas individuales? ¿cómo llega el auxilio en países como la Argentina a los más vulnerables, la legión de alrededor del 45% de los ciudadanos que viven de la economía en negro, sin aportes previsionales, vacaciones pagas ni aguinaldo? ¿Cómo harán los Estados para alcanzara ese universo de invisibles?
El mundo ha enfrentado pandemias a todo lo largo de su historia, pero nunca con tal abundancia de información –falsa o real- y en condiciones tan precarias para millones de seres humanos. Cuando en el más optimista de los escenarios, (sin prever una catástrofe mundial), la pandemia del Corona Virus va a generar más pobreza que muertos.
Y con una crisis sanitaria que permite a una gran cantidad de la población imaginarse lo que viven otros pueblos con hospitales, casas y escuelas bombardeadas: Palestina, Irak, Pakistán, Siria y tantos otros pueblos y países, sin ir más lejos Cuba. En los momentos de dolor es cuando aparece la solidaridad. Veremos si ello también sucede a nivel internacional.
Nadie sabe si exageran quienes trazan paralelos con la crisis de 1929. Las diferencias son concretas, sobre todo porque el caos actual se gatilla debido a una pandemia, esto es por un fenómeno que, más allá de los indicios anteriores sobre una posible recesión internacional, es en gran medida exógeno al sistema económico.
Las medidas sanitarias cada vez más radicales que se toman tanto en países centrales como emergentes, que implican procesos de distanciamiento social y hasta cuarentenas sostenidas con militares en las calles, tienden a hundir la economía internacional en una suerte de era de hielo. El cierre de renglones enteros de actividad, desde las aerolíneas y el turismo en general hasta los comercios, pasando por los locales gastronómicos, la “industria” del entretenimiento artístico y deportivo y ya incluso sectores de la producción industrial, generará un colapso que, al menos en parte, justifica la comparación con la Gran Depresión.
Se sabe que el remedio para aquella crisis fue la aplicación de políticas de sostenimiento de la demanda agregada en base a un mayor gasto público, algo en que los Estados Unidos de Franklin D. Roosevelt fueron pioneros empíricos y que, con leve rezago, adquirió estatus de teoría económica con el británico John Maynard Keynes. Así las cosas, ante el desplome de la demanda, los gobiernos echan hoy de nuevo mano a esas recetas, hasta hace segundos tan desacreditadas por el ala más radicalmente liberal de la academia.
Marcelo Falak


Preludio de la pandemia

Este virus, este COVID-19 saca lo mejor y lo peor de lo nuestro. Mientras el virus se sigue reproduciendo en las superficies, algo más profundo estaría ocurriendo a nivel planetario; algo que ya intuíamos y que en Chile, desde el 18 de octubre vino a enrostrarnos el tipo de vida que hemos llevado: una dedicada a producir sin medida, una enfocada en socavar la existencia, una superdepredadora que por décadas ha devorado a humanos y al planeta mismo.

En la segunda mitad de 2019, el cuerpo planetario entró en convulsión. De Santiago a Barcelona, ​​de París a Hong Kong, de Quito a Beirut, multitudes de muy jóvenes salieron a la calle, por millones, rabiosamente. La revuelta no tenía objetivos específicos, salvo que le den una oportunidad de vivir mejor. Y entonces apareció un virus convertido en estrella de culebrones de TV, que mata principalmente a los octogenarios, pero bloquea la máquina global del frenesí y la excitación cotidiana, y también del magro crecimiento de la economía mundial.
Esa revuelta de los pueblos, aunque en principio diezmada, parece continuarse en el pedido de amplias mayorías que ven su sistema de vida, y su vida, amenazados.
Lo que de una semana a otra parece muy probable es que esta pandemia global que crece a velocidad inaudita puede resultar el quiebre de la linealidad con que pensábamos el futuro. Quizás recién ahora el siglo XXI esté empezando a mostrar su verdadera cara. Es difícil que el organismo colectivo se recupere de este shock psicótico-viral y que la economía capitalista, ahora reducida a un estancamiento irremediable, retome su glorioso camino. Se manifiestan los primeros signos de hundimiento del sistema bursátil y de la economía, los expertos en temas económicos observan que esta vez, a diferencia de 2008, las intervenciones de los bancos centrales u otros organismos financieros no serán de mucha utilidad.
Por primera vez, la crisis no proviene de factores financieros y ni siquiera de factores estrictamente económicos, del juego de la oferta y la demanda. La crisis proviene del cuerpo.
Argentina en este marco tampoco saldrá sin daños. No tenemos posibilidad alguna de surfear sin costos está crisis global y nacional. Aquellos en el país que logren sobrevivir económicamente a esto se encontrarán sin mercado interno al que vender, sin mercado externo al que exportar o lo harán a precios y cantidades irrisorios.
La recesión económica que se está preparando podrá matarnos, podrá provocar conflictos violentos, podrá desencadenar epidemias de racismo y de guerra. Es bueno saberlo. No estamos preparados culturalmente para pensar el estancamiento como condición de largo plazo, no estamos preparados para pensar la frugalidad, el compartir. Aunque también podríamos aprender a velocidades exponenciales. Por pura necesidad.
Y esa necesidad obliga también a los estados a empezar a practicar (mal que les pese s muchos), en los hechos, políticas ligadas al progresismo. El coronavirus direccionó la política social hacia la izquierda de manera abrupta, Y solo por el desastre social que deja las décadas de reinado del neoliberalismo, que ahora quedan en evidencia más que nunca. Es la respuesta necesaria de los Estados arrinconados frente a la realidad. Si hasta el FMI recomienda que los países sudamericanos adopten políticas "populistas".


La sociedad de la mentira global

La humanidad no solo se enfrenta a una crisis de salud, sino que tendrá que luchar por su propia existencia en muchos frentes diferentes. ¿No estamos viendo las señales de advertencia? Hace solo unos meses, los incendios forestales en Australia se extendieron rápidamente por todos los estados para convertirse en los más devastadores de la historia; Se ha quemado un área del tamaño de Corea del Sur, aproximadamente 25.5 millones de acres. Y el anuncio del reloj del fin del mundo 2020 es grave ("Más cerca que nunca: faltan 100 segundos para la medianoche"). La humanidad continúa enfrentando estos peligros existenciales: la guerra nuclear y el cambio climático, que a su vez se ven agravados por un multiplicador de amenazas de guerra de información cibernética que socava la capacidad de respuesta de la sociedad.
Estamos frente a dos pandemias: el coronavirus y el capital global.
Ahora el coronavirus ha dejado a la intemperie el drama social producto de años de neoliberalismo. La profunda crisis del sistema ha desempeñado su papel en la salud pública socavada por la política de austeridad que simplemente no puede con la enfermedad siquiera en los países europeos más "civilizados".
Mientras el virus se sigue reproduciendo en las superficies, algo más profundo estaría ocurriendo a nivel planetario; algo que ya intuíamos y que en Chile, desde el 18 de octubre vino a enrostrarnos el tipo de vida que hemos llevado: una dedicada a producir sin medida, una enfocada en socavar la existencia, una instalada en el tedio de no ver el sentido de todo, una superdepredadora que por décadas ha devorado a humanos y al planeta mismo. Una suerte de cambio en el rumbo de la ecología social se ha disparado como si el virus hubiese sido plantado y, sin casi proponérselo, el efecto nos ha dejado más desnudos: no hay líderes, no hay conducta de conciencia social ni modelo de consumo capitalista que den el ancho. Esta vez, y con más fuerza, el efecto es planetario y es visto por los países desarrollados, donde la crisis del modelo capitalista es más que evidente, desde hace mucho. Y digo que “es visto”, porque son estos mismos países los que han dejado de ver los estragos del sarampión y del ébola en África o el dengue en zonas de una América Latina también azotada por la desigualdad, la falta de dignidad y las políticas no centradas en los derechos humanos.
Este virus, este COVID-19, invisible a los ojos, es realidad y metáfora a la vez. Saca lo mejor y lo peor de lo nuestro. Hoy, por ejemplo, empresarios neoliberales pedían a gritos (sí, a gritos en canales de televisión) más Estado. Son los mismos que no quieren una nueva Constitución, que cambie, sencillamente, al Estado subsidiario que nos aflige por uno garante, construido por todos y todas. Uno de verdad.
El filósofo y político esloveno Slavoj Zizek viene al caso cuando rescatamos una reflexión extendida durante estos días virulentos: “La actual expansión de la epidemia de coronavirus ha detonado las epidemias de virus ideológicos que estaban latentes en nuestras sociedades: noticias falsas, teorías conspirativas paranoicas y explosiones de racismo. La bien fundamentada necesidad médica de establecer cuarentenas hizo eco en las presiones ideológicas para establecer límites claros y mantener en cuarentena a los enemigos que representan una amenaza a nuestra identidad. Pero tal vez otro –y más beneficioso– virus ideológico se expandirá y tal vez nos infecte: el virus de pensar en una sociedad alternativa, una sociedad más allá de la nación-Estado, una sociedad que se actualice como solidaridad global y cooperación”. Aplica para el mundo, aplica para Chile, en el corazón del mundo neoliberal.
Zizek, siempre a tono con la industria cultural, dice que el “coronavirus es un golpe a los Kill Bill al sistema capitalista”. Y tiene razón, su explosión se larva dentro y tiende a no ser vista hasta mucho después. Por eso apela a una nueva forma de comunidad-comunismo-comunitarismo. Un nuevo “común” que revierta el sentido común de la codicia y la acumulación, ese de la explotación que desecha los cuerpos como si nada, a aquellos cuerpos que no producen ganancias, no cumplen las metas. La enfermedad da una estocada a esas metas y cuando se diagnostica a un empresario o político en la cumbre de la cadena, el efecto hace temblar al poder: ¿Son desechables también esos cuerpos “poderosos”? ¿tienen otro estatus? Esto nos iguala y a ellos, sobre todo, los desnuda, pese a que no se dan cuenta.
Ximena Póo

En los últimos diez años, el sistema neoliberal imperante recortó miles de millones del sistema de salud pública, redujeron las unidades de cuidados intensivos y el número de médicos generales disminuyó drásticamente. Hoy, y gracias al virus estrella, el problema más grave es el de la sobrecarga a la que está sometido el sistema de salud: en los países con mayor cantidad de infectados las unidades de terapia intensiva están en el colapso. Existe el peligro de no poder curar a todos los que necesitan una intervención urgente, se habla de la posibilidad de elegir entre pacientes que pueden ser curados y pacientes que no pueden ser curados.
En Argentina, por ahora, hay solamente un lugar donde se hacen los tests, en el Malbrán, que por cierto es otro de esas instituciones que quedaron en estado de coma, valga la redundancia, con el macrismo. Un científico del Instituto Malbrán (Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud) denunció que están al borde del colapso, y reveló cómo hacen los estudios y detalló los problemas presupuestarios luego de cuatro años de macrismo. Además, el sistema médico pasa por  una situación de precariedad y cese de pagos, en plena crisis por el coronavirus.
Y no olvidemos que sin techo no hay cuarentena...


Pandemia mental

Si existe algo positivo en la actual pandemia provocada por el nuevo virus, es la inevitable certeza de que ante ese peligro somos todos igualmente vulnerables y esos rangos intocables de estatus social y económico se difuminan frente a una amenaza que golpea sin excepciones. Los sistemas políticos diseñados en función del empoderamiento de pequeños círculos de poder son, por lo tanto, una de las torres del tablero que recibirán los golpes más contundentes. Esto, porque de no iniciarse una transformación de fondo hacia sistemas más justos, con Estados más fuertes y con mejoras significativas en los servicios públicos, será imposible remontar hacia la recuperación económica, ya duramente golpeada por medidas extremas que tienen al mundo prácticamente paralizado.
En países con profundas desigualdades, como sucede en la mayoría de naciones latinoamericanas, hoy se mostrarán con crudeza todas las debilidades endémicas presentes en los marcos políticos instaurados para beneficio de unos pocos. Por lo tanto, la revisión de estos sistemas no deberá posponerse porque, de hacerlo, se pondrá en riesgo la supervivencia de millones de habitantes. Dadas las circunstancias, las autoridades deben enfocarse en el estudio de políticas públicas adecuadas para enfrentar un escenario cargado de amenazas y transformarlas en vehículos propicios para generar cambios y, por ende, nuevas oportunidades de desarrollo para toda la población.
Arriesguémonos a una cuarentena global, a no salir, a parar, a bajarse, a asumir que esto ya no da para más. Así podemos regresar a Camus y esta pestilencia que de vez en cuando nos convoca a recordar los fallos de un sistema cruel: “Hombres que se creían frívolos en amor, se volvían constantes. Hijos que habían vivido junto a su madre sin mirarla apenas, ponían toda su inquietud y su nostalgia en algún trazo de su rostro que avivaba su recuerdo. Esta separación brutal, sin límites, sin futuro previsible, nos dejaba desconcertados, incapaces de reaccionar contra el recuerdo de esta presencia todavía tan próxima y ya tan lejana que ocupaba ahora nuestros días. (…) Era ciertamente un sentimiento de exilio aquel vacío que llevábamos dentro de nosotros, aquella emoción precisa; el deseo irrazonado de volver hacia atrás o, al contrario, de apresurar la marcha del tiempo, eran dos flechas abrasadoras en la memoria”. ¿La “peste” de hoy será la estocada final? Está por verse y espero que lo veamos; realidad y metáfora al final del exceso.
Ximena Póo


La situación que vive el mundo entero ante la irrupción de la pandemia del Coronavirus plantea nuevos dilemas y reaviva viejas discusiones sobre la organización social y su traducción en términos estatales. Los posvalores del reciclado posmoderno resultan inútiles ante semejante crisis humanitaria global. No sabemos cómo saldremos de la crisis del virus estrella de culebrones. Podríamos salir de nuestro encierro definitivamente solos, agresivos y competitivos. O al contrario, podríamos desplegar toda nuestra capacidad para la solidaridad social, el contacto, la igualdad. En principio, la lucha contra la pandemia de coronavirus vino a recordarnos abruptamente que los Estados ‎están ahí para proteger a sus ciudadanos. Pero en una concepción lejos de los Estados cohercitivos, controladores y represores, se pide y se necesitan estados protectores, solidarios, humanitarios. No por ideología, sino por necesidad.

Pero los mercados solo están atentos y activos a privatizar las ganancias y socializar las pérdidas.
Que esta crisis no pase en vano y construya un mundo distinto.
Una pandemia como ésta sólo se enfrenta cuando el Estado se hace cargo de la situación. Los Estados, otra vez. La palabra parece empeñada en volver como en los viejos tiempos.
Puede ser un primer paso... pero solo el primero.





Comentarios

Lo más visto de la semana pasada

Mahavishnu Orchestra - The Complete Columbia Albums Collection (2011)

#Músicaparaelencierro. LightbulbSun ya nos había presentado el "Original Album Series" de Billy Cobham y nos había prometido esto que publicamos ahora, bien para un viernes en el blog cabezón, y para que tengan para disfrutar en todo el fin de semana. Y ya su título nos lo dice todo, por lo que no me parece necesario agregarle muchas más palabras, con tanta música a disposición. Esta colección contiene versiones remasterizadas de todos los álbums de la primera encarnación de la banda, incluido "The Lost Trident Sessions", que sería el tercer álbum de estudio de la Mahavishnu, grabado en 1973 pero solo lanzado en 1999. Además, "The Inner Mounting Flame" contiene un tema adicional, el álbum en vivo "Between Nothingness & Eternity" fue remezclado y ampliado, y la caja incluye un CD en vivo inédito llamado "Unreleased Tracks from Between Nothingness & Eternity". Creo que está todo dicho, los incondicionales de la Mahavishnu estarán…

Quique Sinesi & César Franov - Sonidos de Aquel Día (1987)

#Músicaparaelencierro. Alan se va acomodando y sintiéndose a gusto en el blog,  así que ya se está preparando para publicar sus propios posteos, mientras tanto nos presenta el primer disco del gran guitarrista argentino Quique Sinesi, el legendario "Sonidos De Aquel Dia" en colaboración con César Franov. He aquí el encuentro memorable entre el guitarrista Quique Sinesi (Dino Saluzzi, Raices.etc.) y el bajista Cesar Franov (Grupo Encuentro, Spinetta Jade, etc.) en este disco invalorable grabado en 1987 por dos grandes músicos. Es un disco importante puesto que es un trabajo en el que confluyen muchos géneros. Aquí, una caricia para el alma y los oídos, como para empezar bien el día.

Artista: Sinesi - Franov
Álbum: Sonidos de Aquel Día
Año: 1987
Género: Jazz rock ecléctico
Nacionalidad: Argentina


Podríamos asegurar que Quique Sinesi es uno de los mejores guitarristas de Argentina, ha estado trabajando en el folklore tirando al jazz en bandas como Alfombra Mágica o en trabajos de fol…

Música y Neurociencia II: la Música como Lenguaje Universal

A través de la historia humana, la música ha tenido diversas connotaciones y funciones. Además de ser un lenguaje, un vehículo de expresión y comunicación, ha sido también un arte que ha reflejado las corrientes concordantes de pensamiento religioso y filosófico, contemporáneo a su creación, lo que ha revolucionado su estructura formal y dotado de una concepción polisémica y dinámica a sus significados, sin que se excluya ningún fenómeno sonoro, natural o cultural, creado por la civilización humana. Desde tiempos remotos se han constatado, empíricamente, los beneficios de sus interconexiones. La idea de la unidad cuerpo - mente se originó en el siglo VI a.C., y el médico griego Hipócrates decía que “Las fuerzas de la naturaleza que llevamos en nosotros son las auténticas sanadoras de la enfermedad” (Gaynor). De modo que la práctica musical es uno de los aspectos necesarios para el equilibrio físico. En la antigua Grecia, a la Música se le otorgaba la “ca…

Derribar la Clausura de un "Mundo Muerto"

Protestas populares y sentidos de lo común en tiempos de pandemia, rutas de fuga, revuelta y re-existencia en América Latina: La pandemia del nuevo coronavirus ha saturado absolutamente todo. Incluso la memoria, que ya venía siendo atropellada y convulsionada permanentemente por el eterno presente de esta sociedad hiper-informada, inundada de datos, imágenes, video-cápsulas, memes y múltiples acontecimientos impactantes. Así que, como un acto para recobrar el aliento, como quien sofocado se quita el tapabocas para tomar una bocanada de aire fresco, hagamos nuevamente memoria de vida, recordemos los meses y semanas atrás, que determinaron todo 2019: calles calientes, millones de voces; marchas, piquetes, pancartas, consignas, pañuelos, enjambres, multitudes. Corazones latiendo, rabia, anhelo, hartazgo, esperanza. Chile, Ecuador, Colombia, Haití, Perú, Honduras, Puerto Rico, Venezuela, Costa Rica, Bolivia, Nicaragua; y fuera de las tierras del Abya Yala, Hong Kong, Francia, Irak, Líbano…

Luis Alberto Spinetta - Un Mañana (2008)

#Musicaparaelencierro. Algo que estabamos debiendo desde hace un tiempo y viene bien para empezar un día de mal clima y mucho virus. Hay que ponerles ganas y qué mejor que algo del Flaco, y gracias al aporte de José Ramón que sigue contribuyendo al salvataje de sus conciencias y su psiquismo a fuerza de pura música... Y nada menos que con un disco que fue Gardel De Oro, votado como el mejor disco del año y nominado para el Grammy Latino. El Flaco, fue cantante, guitarrista, poeta y compositor como ningún otro logró ser, y este no es sino otro ejemplo de ello.

Artista: Luis Alberto Spinetta
Álbum: Un Mañana
Año: 2008
Género: Rock
Duración: 56:41
Nacionalidad: Argentina

Les dejo otro del Flaco:

Un mañana es el decimotercero y último álbum de estudio de Luis Alberto Spinetta grabado en el año 2008. Mantiene una marcada línea jazz-rock. El corte de promoción fue Preso Ventanilla, del cuál salió un video-clip. El álbum fue elegido el mejor del año en una encuesta realizada por la website Rock.co…

Billy Cobham & Colin Towns & HR Big Band - Meeting Of The Spirits (2006)

#Músicaparaelencierro. Jorge N. nos vuelve a deleitar mientras nos dice: "Ya que andaban dando vueltas algunas cosas de Billy Cobham, se me ocurrió pasarte un disco del susodicho, con la Big Band de Colin Towns (tiene unas cuantas cosas muy recomendables, entre ellas un disco con temas de Zappa), con temas de la Mahavishnu. Para mi gusto es un disco espectacular, digno de estar en la biblioteca cabezona...". Dicho y hecho, aquí lo tenemos para presentar una nueva versión de las canciones de la Mahavishnu Orchestra. Una nueva versión de temas ya conocidos, re comuestos e interpretados por músicos de primer nivel. Esta vez los músicos en juego han llevado esta música a una dimensión aún más lejana que la de los temas originales. Seguramente el guitarrista de Mahavishnu, John McLaughlin (quien escribió algunas de las notas para este disco) nunca esperó escuchar sus composiciones interpretadas por una Big Band, y ha comentado que la música en este disco es una revelación para él…

Altin Gün - On (2018)

#Músicaparaelencierro. Desde Amsterdam, Lean nos presenta a Altin Gün, unos holandeses que suenan a lo turco (es así aunque parezca increíble); los holandeses Altin Gün, formación procedente de Amsterdam que recupera el espíritu, la estética y las canciones del apogeo del funk turco en la década de los 70. Lo que sucede es que aunque todos los músicos viven en Amsterdam, en general provienen de distintos lugares como Turquía, Indonesia y hay algún holandés también, ellos han creado este proyecto como espacio para reflejar lo que hay entre estos mundos al parecer tan distintos pero que confluyen en un punto en común. Otra de las maravillas que Lean nos va presentando en su recorrida por el mundo, y se las presentamos en exclusiva en el blog cabezón.

Artista: Altin Gün
Álbum: On
Año: 2018
Género: Folk rock psicodélico
Duración: 39:05
Nacionalidad: Holanda



Funk psicodélico en su máxima expresión. La fusión magistral de Altin Gun da como resultado un LP muy agradable. Con una música que recuerda…

Áuryn - Antes de Cerrar los Ojos (2020)

#Músicaparaelencierro. Luego de varios años de idas, venidas, retrasos, grabaciones, separaciones, producción y demoras varias, al fin nos llega el LP de Áuryn, una gran banda que habíamos presentado en el blog cabezón cuando apenas eran unos purretes. Hoy se traen un magnífico trabajo bajo el brazo, por lo que demuestran que la espera valió la pena: mucha destreza, ritmo, potencia, melodía, buen gusto, poesía,en una explosión de creatividad, destreza, energía, imaginación y buen gusto. Por eso, ya es hora de dejar de lamentarse porque su disolución representaba un gran disco que había quedado en el veremos, al fin podemos escuchar a estos grandes músicos y sumamos otro nuevo y gran disco a nuestra colección de discos recomendados. Tremendo trabajo recomendado al 100%. Un disco que parece destinado a erigirse como uno de los más notables ítems de prog argentino del presente (y apestado) año 2020. A no perdérselo!

Artista: Áuryn
Álbum: Antes de Cerrar los Ojos
Año: 2020
Género: Heavy prog
D…

Billy Bond y La Pesada - Volumen 1 & 2 (1971-1972)

Hace muchos años tuvimos dentro del staff a Laurent, nuestro amigo cabezón francés, que de vez en cuando aparecía y nos compartía alguna joyita, y este fue su primer aporte. Luego apareció Sandy, nuestro colaborador ucraniano que sigue en nuestro recuerdo, y volvió a traer a colación este trabajo. Luego un colaborador anónimo lo rescató para que no se olvide y siga viviendo en el blog cabezón. Esta vez, después de 5 años, La Lágrima nos trae de nuevo esta joya que, además, es una edición rara lanzada por el sello neozelandés "Cloud Forest Recordings" en el año 2005.
Sobre el disco, obvio que no voy a comentar nada, ya lo conocen. Y si no es así, conózcanlo.


Artista: Billy Bond y La Pesada Álbum: Volumen 1 & 2
Año: 1971-72
Género: Hard Blues Rock Psicodélico
Duración: 62:34
Nacionalidad: Argentina

Conocido como "EL Rebelde", Billy Bond comenzó a cantar cuando tenía solo 12 años, recorrió varios grupos hasta que decide encarar una carrera solista, para ello decide f…

Cuicanitl - Sólo voces (1999)

#Músicaparaelencierro - Traemos de vuelta este discazo que habíamos reseñado hace algunos años, al recordarlo a través de una de sus participantes (Maggie Díaz del Castillo) cuya música acabamos de conocer en Bandcamp. Aquí se reunieron tremendxs jazzistas mexicanxs bajo la coordinación de Iraida Noriega y Dante Pimentel.

Artista: Cuicanitl Álbum: Sólo voces
Año: 1999
Género: Jazz vocal
Duración: 45:15
Nacionalidad: México
Cuicanitl fue una agrupación única: un cd, Sólo voces, y unos años de presentaciones haciendo música sin otra cosa que el propio cuerpo. Cada uno de los y las integrantes de esta agrupación tiene una luminosa trayectoria propia (que continúa hoy, 20 años después). Entre los quince temas (once y la “Suite a Don Cherry” en cuatro movimientos) incluidos en este disco, no hay una voz que predomine, ni opacando el trabajo coral, ni en el sentido conceptual: nadie dirige, cada tema tiene una comunicación horizontal entre las voces mientras se distribuyen las tareas armónicas y r…

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona


"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.