Búsqueda cabezona

viernes, 26 de mayo de 2017

Church of the Cosmic Skull - Is Satan Real? (2016)


Aquí tenemos un disco de psicodelia mística experimental, un álbum se vuelve más extraño e inusual en cada escucha. Una ópera prima que se parece más a un bautismo liderado por Hammonds majestuosos, chelos, guitarras filosas, atmósferas oscuras para un verdadero sacrificio ritual de orgía rockera, capturando el auténtico sonido del rock de la vieja escuela, pero haciendo algo que suena contemporáneo y fresco para ofrecer una variedad de enfoques sobre su música. Como para ir cerrando una semana especial, les presentamos el psico-paganismo-rockero de ésta Iglesia de la Calavera Cósmica, que viene a evangelizar sobre las bondades del lado oscuro y la belleza del señor del mal.

Artista: Church of the Cosmic Skull
Álbum: Is Satan Real?
Año: 2016
Género: Hard rock psicodélico
Duración: 38:18
Nacionalidad: Inglaterra


Lista de Temas:
01. Mountain Heart
02. Black Slug
03. Movements in the Sky
04. Answers in your Soul
05. Is Satan Real?
06. Watch it Grow
07. Evil in your Eye

Alineación:
- Bill Fisher / - Guitar & Vocals
- Michael Wetherburn / Hammond Organ & Vocals
- Loz Stone / Drums
- Sam Lloyd / Bass & Vocals
- Jo Joyce / Vocals
- Amy Nicholson / Electric Cello & Vocals
- Caroline Cawley / Vocals



Una banda que se describe a sí misma como una iglesia real, un movimiento religioso que "trata de liberar a la humanidad de sus posesiones materiales y unifica a todos los seres vivientes en un singular conjunto cósmico...". Hemos visto bandas de delirantes vestidos con túnicas y otras parecidas, tratando de convencernos con sus vibraciones de culto y la promesa de falsos ensueños espirituales. Su estilo incluye ropas blancas y melodías oscuras con aires de secta mesiánica, aunque son músicos que han tenido una buena experiencia previa ya sea en solitario o con bandas de cierta reputación en el under. Así es que tenemos una banda inglesa con una imagen bastante tonta, una instrumentación inusual porque al poseer un chelo, cosa que de por sí hará que yo lo escuche, ya que me encanta ese instrumento y me gusta como queda combinado con la instrumentación de rock habitual.


Con gran satisfacción, veo cómo el auge del retro Occult Rock (aunque sea de un modo underground), va en aumento. En buena medida a raiz del (inesperado) éxito de Ghost, de aquí a unos años. En Rockliquias nos gustan los discos viejunos. Pero si no lo son, pero lo parecen, todavía mejor. Porque el mérito es mayor. Recrear con convicción las vibraciones de aquellos años en la actualidad, es muy, muy difícil. Aún así están saliendo verdaderas joyas atemporales del género. Vidunder, Witch Ritual, Lucifer, Vinum Sabbatum, Blood Ceremony, Witch Hazel o Devil's Witches sin pensarlo mucho.
Os traigo mi disco favorito de 2016. Un septeto (si, 7, número mágico ), de Nottingham con su debut álbum y puesta de largo de su "nueva religión ". Toma ya. La verdad es que viendo la portada, uno no titubea al aseverar que pertenecen a una secta rara, con el barbudo como líder de la misma. "Is Satán Real? " es su predicado inicial y éste enfermo escriba ya pertenece a su credo. La banda en realidad es un cuarteto "normal", con Bill Fisher (guitarras, voz). Michael Wetherbum (órgano, voz). Loz Stone (batería). Y Sam Lloyd (bajo, voz). Al que se suman a las voces tres chicas rubias, como mandan los cánones ritualístico-satánicos. Jo Joyce, Caroline Cawley y Amy Nicholson (también cello eléctrico).
La entrada a su reino se produce con la magnífica "Mountain Heart" (6'06), intro apocalíptica, con masa vocal melodiosa extraída del inframundo Atomic Rooster, y lujurioso desarrollo progresivo entre la guitarra vintage de Fisher y el no menos vetusto Hammond de Wetherbum.
Huele a clásico. "Black Slug" (5'04), con el canto de las tres féminas y dos machos alfa al unísono, es como si "los niños de las flores" de Charles Manson versionearan un tema del "Fireball" de los Purple. O como si en Magma tocara Ritchie Blackmore cuando era realmente, "The Man in Black ". Así de sorprendentes. Así de inquietantes. Así de buenos. Para que luego digan que está todo inventado.
"Movements in the Sky" (3'34) contiene letanías rockeras de omnipresencia melódica. Fleetwood "West Coast" Mac en la coctelera con Saturnalia. Porque de psicodelia también vive el lado oscuro. Y del folk.
"Answer in your Soul " (3'57) atrapa a Nick Drake o Roy Harper con la Pagey acoustic guitar de Fisher, y se van de barbacoa a los verdes pastos de snowdonia. Mágico. La pregunta se las trae, "Is Satán Real?" (4'14)... ellos sabrán, que le han vendido sus almas. Porque para sonar tan "true 70s", tan Beggars Opera, Quatermass, Black Widow, T2, Paladín o Czar, hay que necesitar ayuda del señor de las artes maléficas.
"Watch it Grow" (4'01) suena como el decreto al sacrificio por creyente, de un jurado integrado por damas de Salem (o Trasmoz, si nos ponemos de aquí). El psico-paganismo-progresivo de ésta Iglesia de la Calavera Cósmica es de recursos ilimitados.
Finalmente, y cómo demostración de que estamos ante algo inmenso, "Evil in your Eyes" (11'14) nos transporta al primer disco de Camel, pero con coral sectarista. La Flying V de Fisher suena con la sinceridad de Latimer, secundado por el crepitoso órgano a la Bardens de Wetherbum. La resolución coral-instrumental es magna, y un total espectáculo auditivo. Aún se incluye un pequeño lamento piano / voz de un minuto, como "hidden track".
Los 40 mts del álbum no me cabe duda que están pensados para el formato vinilo. Todo en Church of the Cosmic Skull suena y luce 70s. Pero desde sus inicios, presumiendo de un estilo propio que los resalta del pelotón Occult. Si logran aguantar estos duros tiempos, pueden llegar a ser muy grandes. A mi ya me lo parecen.
J. J. Iglesias

Interesante el sonido de esta iglesia, y también es muy difícil de clasificar. Tiene hard rock, tiene la psicodelia, una pizca de progresivo, el disco deambula sobre el psicodélico setentero pero tienen influencias de influencias varias; gospel, folk rock, hard rock, experimentación, riffs pesados, atmósferas claustrofóbicas, una de las cosas más impresionantes acerca de la banda es su capacidad para fusionar tantas influencias variadas y, sin embargo, siguen siendo totalmente ellos mismos, desde esa ola de nuevas bandas que en los últimos años que siguen ese sonido. Una experiencia casi espiritual a través de la belleza del sonido que crean estos músicos. Lo que no me gustó demasiado fue la mezcla de sonido, con muy poco brillo, aunque me imagino que su sonido opaco se relaciona con la estética del grupo. También debo decir que sus 40 minutos se me pasan volando.

Un lindo disco que los invito a conocer, ya sea que se persignen, hagan los cuernitos o directamente invoquen a Satán, me importa un bledo, sólo disfruten...




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).