Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 3 de noviembre de 2016

Tryo - Órbitas: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una Nueva Consciencia (2016)


Un disco ideal para seres pensantes, con sentimientos y con un gran apego a lo espiritual. La banda chilena Tryo nos presenta su nueva obra. Ya he dicho que considero a Tryo como una de las grandes bandas latinoamericanas de hoy en día, y que por su calidad interpretativa y su delizadeza y potencia, creoq ue dejarán grabado a fuego su estilo en la historia de nuestra música. Tenemos el agrado de anunciarles su nuevo disco, salido hace días, que lleva el rimbombante nombre de "Órbitas: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una Nueva Consciencia". Más allá del nombre, esta es música de lujo y uno de los grandes discos que tendemos en esta magnífica cosacha progresiva del 2016. Aquí nuestros comentarios del nuevo trabajo de los chilenos Tryo, un lujo para engalanar nuestro querido blog. Uno de los más importantes regresos musicales del año y destaca entre los mejores álbumes de América Latina (y porque no, del mundo) del 2016, una magnífica muestra de poder, sensibilidad, creatividad, virtuosismo y versatilidad, como siempre, en formatos eléctrico y acústico, una marca de la banda. Maravilloso!!!! y de paso anunciamos que en el 2017 los podremos disfrutar nuevamente en Argentina, estén atentos!

Artista: Tryo
Álbum: Órbitas: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una Nueva Consciencia
Año: 2016
Género: Jazz Rock / Fusion / Progresivo ecléctico
Duración: 42:45
Nacionalidad: Chile


Lista de Temas:
1. Viaje Cósmico: Macro & Micro Cosmos
2. Órbitas: Introspección y Crecimiento
3. Crudo: La Batalla del Ego y el Alma
4. Cyan: Amor, equilibrio y esencia
5. La Montaña: Buscando la verdad y la comunicación
6. El Despertar: Iluminación e intuición
7. Condensación: El espiral, la fuente y la consciencia cósmica

Alineación:
- Ismael Cortez A. / electric and acoustic guitars, keyboards and vocals
- Francisco Cortez A. / electric basses (fretted and fretless), bass pedals / bass station, cello and vocals
- Felix Carbone K. / drums, Mallet Kat (vibraphone and marimba electric), darbuka, gong and percussion accessories
Guest musicians:
Pascuala Ilabaca / vocals (4)
Jaime Frez / djembe and sonajas (4)
Boris del Río / violin (4 - 6)
Olga Quiroz / backing vocals (7)
Ignacio Carvajal G. / Quartz singing bowl (7)




Un nuevo álbum conceptual de los chilenos, llamado "ÓRBITAS: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una Nueva Consciencia" (2016). Este disco es maravilloso y presentamos nuestro comentario gracias a los mismos músicos que se pusieron en contacto con nosotros para mostrarnos el material. Eso sí, no pidan links de descarga por favor, háganase un lindo regalo y cómprense el disco. Les aseguro que no se van a arrepentir en su vida, este trabajo es una obra maestra. Arte puro, en la producción, en el sonido, en la gráfica, en el diseño, sobretodo en la música.
En la referencia al grupo (y si es que recién conocen nuestro blog y no tuvieron la suerte de escuchar sus anteriores discos), debemos decir que indefectiblemente se encuentran en el terreno de aquellas bandas que, más allá del su éxito, del impacto en el gran público, del dinero, de la fama, de la presencia mediática o de las afinidades estilísticas que comparta o no la audiencia, han producido aportes fundamentales a la conformación de un "corpus" musical chileno, un sonido que es típico del país trasandino, e incluso es fácilmente reconocible, una vanguardia donde se incluyen aspectos propios muy identificables. Quizás se incluyan sin quererlo, pero allí están. Rock progresivo o jazz rock made in Chile.
Cumplen 30 años de carrera el 2017, tiempo en que el trío se ha posicionado como una de las agrupaciones más importantes de Chile, mostrando una constante búsqueda sonora que cada vez hace más complejo definirlos en un estilo determinado, y muchas veces hemos dicho que en el blog no nos gusta delimitar la música en estilos, aunque por razones de entendimiento y comprensión definamos algo como "jazz rock", "rock progresivo", "música del mundo" o "música contemporánea". Encasillados normalmente dentro de la música progresiva (algo que en realidad no es un género en sí mismo sino una intención de sobrepasar límites y fronteras que es transversal a todos los géneros musicales: rock, folcklore, jazz, clásica, docta, contemporánea, etc.). Los intereses musicales hace gala a su etiqueta y van mucho más allá, incursionando en una amplia gama estilística, lo han hecho en todas sus producciones y que en este disco lo vuelven a manifiestar cabalmente.
2Órbitas" es una verdadera obra maestra. En sus casi 43 minutos, la banda muestra todo su gran poder, sensibilidad, creatividad, virtuosismo y versatilidad, en formatos eléctrico y acústico. Y una de las cosas más interesantes es que esta producción de lujo se pudo realizar luego de una exitosa campaña de crowdfunding, lograron reunir los fondos necesarios de sus seguidores de distintas partes del mundo, para sacar este esperado disco con la calidad necesaria. Luego volveremos a este punto, porque ante las escasas posibilidades que tenemos en nuestro medio latinoamericano, sacarle jugo a esta modalidad puede servir a muchas agrupaciones que no pueden hacer valer su gran calidad, ¿y qué mejor que la hagan valer sus propios seguidores?.

Pero ahora volvemos sobre el disco, porque uno conoce a la banda y sabe de su eterno juego entre lo eléctrico y lo acústico, pero ya desde el inicio de "Viaje c{osmico", el primer tema de este disco, uno se da cuenta que esta vez el viaje será distinto, esa batería sincopadaal que se le suman características cercanas al pop y al funk, ya nos pone en otra sintónía, pero con la misma maestría de siempre. Con sus 30 años de carrera, la agrupación ha sabido hacer reconocer su trabajo, que cuenta con varios álbumes y numerosas giras por Chile y también internacionales, y sus músicos se han presentado junto a algunos relevantes artistas como Yes, Page & Plant, Adrian Belew, Ramsés Luna (ex Cabezas de Cera y Luz de Riada), y muchos otros.
En esta oportunidad nos presentan un disco conceptual, profundizando en la tradición hindú de los 7 chacras (centros energéticos). Por lo tanto, son siete los temas que conforman este nuevo trabajo, donde la música cumple un papel fundamental en comunicar mediante sus compases y atmósferas estas reflexiones que ahondan en el Cosmos y el Ser. Sobre esta temática se centran los temas, que van desarrollando con mejor o peor acierto un tema tan difícil como intangible. Ya de por sí es complejo realizar una obra conceptual, donde todos los temas están unidos y encadenados por una temática en común, y mucho más difícil es hacerlo tratando de llevar al terreno de la música una temática tan difusa y a la vez concreta aunque intangible como el trasvasamiento musical de los 7 chacras, pero vale la pena intentarlo y quienes mejor que estos talentosos músicos. El disco representa un viaje por el cosmos (interior y exterior) (macro cosmos, reconociendo nuestro origen y posición en el universo) y el Ser (el micro cosmos que cada uno de nosotros es), en un camino de aprendizaje humano, espiritual y trascendente expresado a través del lenguaje universal de la música.
Entre lo destacable del disco, debemos citar que tiene un mayor número de temas cantados, y la utilización de instrumentos no usados anteriormente en sus otro discos, más la participación de reconocidos músicos invitados chilenos e internacionales.
Vamos ahora a revisar el disco tema por tema...


“Viaje Cósmico (Macro y Micro Cosmos)” es el primer corte, una entrada enérgica donde destaca el talento de Felix Carbone en ritmos veloces e intrincados desde la batería que en conjunto con las líneas que va armando desde el bajo fretted Francisco Cortez e Ismael con su guitarra nos adentran musicalmente a este viaje hacia el interior de nosotros mismos, uno que se profundiza en cada una de las piezas hiladas ordenadamente según los centros energéticos a los que se refieren.
Tryo nos acoge en una obra que se nos presenta alejada de las fórmulas en las que podría caer una agrupación cuya trayectoria ha sido ampliamente reconocida, sería fácil y confortable seguir la misma línea, pero ellos sin perder esencia continúan su búsqueda, incorporando instrumentos como el Mallet-Kat y teclados en temas como “Órbitas (Introspección y crecimiento)” un corte que por momentos nos remite al sonido clásico de la banda, pero enriquecido de nuevos manejos de texturas, además de incorporar la voz de Ismael con mayor soltura que en las pequeñas incursiones en el pasado, un detalle que se repite en este disco como nunca antes lo habían hecho.
“Crudo (La Batalla del Ego y el Alma)” es el primer instrumental con el que nos encontramos, el sello de Tryo aquí se amplifica con notoriedad, Francisco Cortez se hace notar con la preponderancia de su fretless que marca la pauta y el recorrido de uno de los cortes más intensos del álbum. Una invitación a ser parte de esa constante lucha entre lo que somos verdaderamente y lo que los demás esperan que seamos, conceptos que Tryo intenta con bastante pericia evocarnos con sus arreglos instrumentales de complejas estructuras.
Para continuar con lo que sería el cuarto chacra nos sumimos en una de las composiciones más renovadoras del sonido Tryo, “Cyan (Amor, equilibrio y esencia)” es una pieza acústica, que ya había sido presentada como instrumental en el compilatorio Ofrenda (2016), y que esta vez en un caso inédito cuenta con importantes invitados como la destacada cantautora chilena Pascuala Ilabaca que aporta con su voz, a partir de su conocimiento y experiencia en técnicas vocales de música de India y Jaime Frez que pone a disposición su talento en la percusión aportando con el djembe y sonajas, junto al cubano Boris Del Rio en violín. Una magistral muestra de las inquietudes del trío por expresar distintos estados, por medio de las sonoridades, las que evocan profundas reflexiones a partir de un canto lleno de luminosidad y color por parte de Pascuala, quien posee un registro rico en matices y armonías que sacuden realmente nuestro espíritu, una gran elección por parte de la banda para lograr el objetivo buscado.
Las atmósferas, los Intensos y reflexivos momentos acústicos se van acrecentando en piezas como “La Montaña (Búsqueda de la verdad y la comunicación)” con variantes que se van desenvolviendo en fluidos juegos instrumentales donde las cuerdas son primordiales, característica que se mantiene en el siguiente corte titulado “El Despertar (Iluminación e Intuición)”, en estos dos últimos Boris Del Río nos entrega maravillosos trances con su intervención a través del violín, en medio de las diversas sonoridades aportadas por el violonchelo, la guitarra y las marimbas.
Para finalizar desde una intro de tinte minimal, nos sumergimos en “Condensación (El espiral, la fuente y la conciencia cósmica)”, paulatinamente se nos presentan distintos elementos, que mutan hacia acordes de aires floydianos, para bruscamente cambiar hacia una poderosa cadencia que es acompañada por un coro que invita a la unión de nosotros como seres de un mismo mundo. La inclusión de nuevos elementos sonoros como el Cuenco de Cuarzo a cargo de Ignacio Carvajal o la compañía en el coro de Olga Quiroz, potencian ese aire renovador que Tryo nos entrega en esta nueva obra.
Un disco de temáticas profundas, que convergen en revitalizarnos como seres humanos, pensantes, con sentimientos y con un gran apego a lo espiritual. Una obra fluida, que se toma el tiempo necesario, sin extenderse en variaciones inútiles. Cada una de sus partes adquiere un sentido común donde no hay compromisos con un estilo determinado, sino que se explayan con libertad entre lo progresivo, el jazz, lo docto y lo étnico, con arreglos complejos que se dejan absorber con facilidad y se enriquecen en cada escucha.
Tryo es una agrupación de excepción en nuestro país, y no dudo que también a nivel latinoamericano, la madurez parece no detenerse en ellos, sus ideas no acusan agotamiento alguno, al contrario, siempre nos sorprenden con nuevos planteamientos que acrecientan su lenguaje musical.
Freddy Veliz O.

Ésta es la primera obra completamente conceptual en la discografía de Tryo. Y para ello eligieron una temática profunda y de gran relevancia para nuestra vida como el autoconocimiento, el crecimiento personal y la evolución (a nivel individual y universal) en búsqueda de la mejor versión de nosotros mismos y una Nueva Conciencia Global, la que en opinión de los artistas y mía personal, resulta muy necesaria en tiempos tan complejos como los que vivimos hoy en día en el mundo. Y he aquí el aporte de Tryo a esta necesidad mundial, que si bien no cambiará nada por si misma, se suma a los miles de granitos de arena que se despliegan a lo largo del mundo. Luchemos para que sean millones y de verdad entonces podamos cambiar algo.

En lo referente al tema musical, me llamó la atención la mayor apertura musical de la banda, quizás pienses que estoy bromeando cuando les digo que algunos sonidos se acercan a Soda Stereo o U2 y cierto sonido ochentoso. Claro que ese es únicamente uno de los aspectos de la banda y ya sabemos que esta gente tiene muchos perfiles, trabajana con muchos estilos que confluyen en un mismo sonido, así que ese es solo el principio. Ya dijimos también que tiene muchas más secciones cantadas. Sin lugar a dudas, el disco constituye una renovación de su sonido y de la misma imagen del grupo, un enorme triunfo de su arte, y creo que constituye una oportunidad de dar un nuevo e importante paso adelante para su consolidación internacional en las grandes ligas de la música progresiva, porque mezclan esta renovación de su sonido con su habitual sabiduría instrumental donde se conjugan espíritu aventurero, precisión y belleza.
Un trabajo espiritual utilizando la música, mucha energía colectiva enfocada haca el sonido, un disco de temáticas profundas, que convergen en su propuesta para mejorarnos como seres humanos que acrecientan su lenguaje musical. Son 7 composiciones, en donde transcurre desde el viaje como épica cósmica, hasta este como parte del crecimiento interior del individuo, a través de una analogía con nuestra alma.

Y para describirnos mejor el disco, quien mejor que nuestro comentarista involuntario de siempre, veamos a ver qué es lo que dice respecto de este trabajo:


Hoy contamos la muy buena nueva de que el trío chileno TRYO nos brinda un nuevo trabajo fonográfico para el último tercio del año 2016. A un año de cumplir el 30mo aniversario de su fundación, la asociación progresiva de Ismael Cortez [guitarras eléctricas y acústicas, teclados y canto], Francisco Cortez [bajos con y sin trastes, pedales bajos, violonchelo y canto] y Félix Carbone [batería, vibráfono, marimba, darbuka, gong y otros accesorios percusivos] vuelve a publicar un nuevo repertorio de estudio a 11 años del disco anterior “Viajes”, que tenía un esquema netamente acústico. El grupo no lo hizo todo solo: intervinieron en el disco los invitados Boris del Río [violín], Pascuala Ilabaca [canto], Jaime Frez [djembé y sonajas], Olga Quiroz [canto] e Ignacio Carvajal [cuenco de cuarzo]. “Órbitas” es concebido como un disco conceptual donde se refleja “un viaje a través del Cosmos (el macrocosmos del universo) y el Ser (el microcosmos que es cada uno de nosotros)”, viaje que, a su vez, es “una metáfora para la experiencia humana, espiritual y trascendente, un viaje de aprendizaje que nos lleva de la ignorancia a la sabiduría, de la oscuridad a la luz, y del ego a la cultura del alma, todo ello expresado en el lenguaje universal de la música”. El sello chileno Mylodon Records se encarga de concretar la difusión de este disco, el cual fue grabado en un par de días del mes de octubre del año pasado, en Estudio del Sur, aunque las pistas adicionales se registraron en el mes siguiente en Estudios Mertel: la labor de masterización que tuvo lugar en el primer semestre de este año 2016 dispuso del estado ideal para este material que tenemos en nuestras manos. Tras todo este tiempo de silencio fonográfico resulta alentador que TRYO se muestre capaz de gestar nuevas ideas musicales con la frescura y la vitalidad de siempre, enraizándose coherentemente con las huellas e impactos de sus tres últimos discos mientras desarrolla nuevos recursos de enriquecimiento sonoro. Este disco es una órbita musical deliciosa la que pone a nuestras mentes a girar en torno al sol del ideal de la bella música, pero… mejor será que prestemos atención a los detalles de su repertorio, ¿vale?
Los primeros 5 ½ minutos del disco están ocupados por ‘Viaje Cósmico (Macro Y Micro Cosmos)’, canción que exuda una vitalidad contundente que la banda maneja con impoluta elegancia. La confluencia del dinamismo a lo CAB y la vitalidad señorial del primer MAHAVISHNU ORCHESTRA promueve la gesta y sustentación de un desarrollo temático sólido, marcada equitativamente por la polenta y la distinción. Luego sigue la secuencia de los dos temas más largos del disco, ‘Órbitas (Introspección Y Crecimiento)’ y ‘Crudo (La Batalla Del Ego Y Del Alma)’, los cuales duran un poco más o un poco menos de 7 ¾ minutos. ‘Órbitas’ tiene un prólogo proyectado hacia atmósferas lisérgicas para luego focalizarse en un cuerpo central robustamente asentado en una ambientación jazz-progresiva: las confluencias equitativas con modelos tan diversos como los de GORDIAN KNOT y OZRIC TENTACLES nos hacen recordar al segundo álbum de los también chilenos MAR DE ROBLES (especialmente su segundo álbum “Indígena”) así como a lo que los mismos TRYO hicieron en su disco azul “Patrimonio”. Por su parte, ‘Crudo’ – cuyo título es el mismo que tenía el segundo álbum de la banda, cosa curiosa – se orienta hacia coqueteos con el heavy prog mientras preserva la mezcla de jazz-rock y psicodelia con la cual había perpetrado los muy efectivos temas precedentes. Eso sí, en este primer instrumental del disco tenemos una exhibición de crudeza sonora muy bien manejada por el pulso virtuoso que los tres músicos poseen en dosis inconmensurables: resaltando cuán genial es el modus operandi del ensamble, se destaca especialmente la labor del bajo, prolijo en llamativas florituras que enriquecen monumentalmente al exigente groove global. Sin duda, con la dupla de ‘Órbitas’ y ‘Crudo’ el disco conquista un cénit especial en el que la musculatura se cubre de distinguidos y brillantes mantos.
El cuarto tema se titula ‘Cyan (Amor, Equilibrio Y Esencia)’ y su misión consiste en dibujar un paisaje fusionesco pródigo en colores cálidos en base al predominio de instrumentos acústicos. La notable presencia de invitados al violín, percusiones adicionales y canto femenino ayuda a potenciar las calibraciones evocativas que crecen naturalmente en la siembra de las pautas melódicas creadas para la ocasión. Un tema bellísimo en la que la exuberancia se muestra con una suerte de surrealista sensualidad forjada por una magia mística. Tras ‘Cyan’ siguen otros dos temas acústicos. El primero de ellos, ‘La Montaña (Buscando La Verdad Y La Comunicación)’, parte del colorido envolvente de la pieza anterior y lo lleva hacia un terreno introspectivo en el que lo exuberante es reemplazado por lo meditativo. Los diálogos entre la percusión tonal y el violín son muy efectivos a la hora de asentar un oportuno interludio en medio de los dos momentos en que se instala el motif central. El otro, titulado ‘El Despertar (Iluminación E Intuición)’, bosqueja un retrato de serenidad en una tarde primaveral: alegría contenida y serenidad relajada hallamos en las cándidas interacciones de violonchelo y violín que marcan el motif de la pieza. Dicho sea de paso, con sus 3 ½ minutos de duración resulta la pieza más corta del disco. Ocupando un espacio de poco menos de 6 minutos, ‘Condensación (El Espiral, La Fuente Y La Consciencia Cósmica)’ pone punto final al disco con una transición desde un paraje ensoñador y expectante, muy fiel a la dinámica space-rockera que hemos hallado en otras piezas del disco, hasta una sección más marchosa al modo de una confluencia entre LED ZEPPELIN y TRIBAL TECH, y cómo no, algo del legado del propio grupo en los tiempos del disco verde “Dos Mundos”. La letra es una letanía expresada al modo de un himno ensalzador de la riqueza espiritual que se obtiene al hacer de la propia persona un puente de unidad con los demás y con el universo.
Fueron casi 43 minutos de magia musical los que se nos ofreció a través del repertorio de “Órbitas”: la gente de TRYO ha sabido reconstruir su propia órbita en el cosmos de la vanguardia rockera contemporánea de manera excelente, haciendo gala de su habitual sabiduría artística donde se conjugan espíritu aventurero, precisión y belleza. Disco recomendado al 100%.
Calificación: 8,5/10
César Inca

El disco tiene temas que son verdaderamente alucinantes, si bien todos tienen un nivel muy parejo y muy alto, como por ejemplo "Cyan", es un tema que mejor no les adelanto nada para no influenciarlos, así que préstente especial atención, así como "La Montaña" o "El Despertar", aunque aquí no hay ningún tema que se podría haber descartado. Logran un excelente clima en la conjunción de todos los tracks que componen el LP, porque todos fluyen de manera natural y fluida. Seguramente es el disco de Tryo que mejor y más rápido puede asimilar cualquier persona no habituada a las excentricidades de la música progresiva y el jazz rock. Las canciones son amables, dulces, aunque fuertes y con profundidad y personalidad, pero ojalá que tenga mucha llegada porque tiene esos indicios de elementos raros donde un intérprete que no es para las mayorías logre captar la atención de grandes cantidades de personas, en los que podemos encontrar esos pocos casos Lito Vitale, por dar un ejemplo. Un disco amable, profundo, espiritual y que acaricia los oídos.


No es una exageración calificar el nuevo disco de la banda nacional Tryo, como un acontecimiento. Claro, “Órbitas” es el primer trabajo de canciones originales de los viñamarinos desde el álbum acústico “Viajes”, de 2005. Es decir, once años han pasado entre este nuevo trabajo y el anterior, así que las novedades son muchas. El primer disco de una banda tan relevante como Tryo en una década es, sin duda, un evento mayor en el contexto de la música chilena, más aún, si tenemos en cuenta que también se trata de su primer álbum completamente conceptual. Digo completamente, porque en “Patrimonio” de 1999, habían cuatro canciones dedicadas al puerto de Valparaíso, que conformaban una micro unidad dentro de aquella obra.
En los escritos referidos al disco, difundidos por la misma banda, se puede leer, con respecto al sentido conceptual: “Órbitas” representa un viaje por el Cosmos (macro cosmos, reconociendo nuestro origen y posición en el universo) y el Ser (el micro cosmos que cada uno de nosotros es), en un camino de aprendizaje humano, espiritual y trascendente expresado a través del lenguaje universal de la música”. Como en toda la discografía de la banda de la Quinta Región, la espiritualidad cotidiana, ha sido el elemento temático que los ha movido. Acá no hay tiempo para llamar la atención con banalidades, cosa que, por supuesto, se agradece.
Otro punto que llama en demasía la atención, es que el conjunto abrió como nunca lo había hecho su núcleo cerrado histórico, formado por el percusionista Félix Carbone, el bajista/chelista Francisco Cortez y su hermano, el guitarrista Ismael Cortez. Si los cinco disco anteriores de la banda, se habían caracterizado por ser muestras potentes del trabajo de esa alineación específica, en “Órbitas” resaltan colaboraciones con diversos músicos invitados: la destacada cantante y acordeonista Pascuala Ilabaca, Jaime Frez, Boris del Río, Olga Quiroz e Ignacio Carvajal, quienes aportaron con la sonoridad de instrumentos inéditos en la obra de Tryo. Tampoco podemos dejar de mencionar el trabajo Iván González Smith en el arte del disco.
Por otra parte, las canciones fueron madurando y evolucionando durante todos estos años. Por ejemplo, ‘Órbitas’ –el tema- era en un principio una pieza instrumental de sentimiento espacial, pero en su versión definitiva, mutó hacia una canción cantada, con un matiz totalmente diferente. Justamente, tal vez la característica más llamativa de este nuevo LP, sea la cantidad de temas con voces que hay, en relación a sus trabajos anteriores, que a lo más, tenían un par. Aunque en un principio el cambio impacta, con el pasar de las audiciones, es posible encontrar la magia tanto melódica como lírica de estas composiciones.
De hecho, la apertura con ‘Viaje Cósmico’, es una muestra perfecta de este nuevo espíritu –digamos-, más centrado en la canción tradicional, pero que, en ningún segundo, deja de lado la sabiduría instrumental que ha caracterizado a la agrupación en estos 30 años de existencia. Un claro ejemplo de los nuevos caminos sonoros y estilísticos que ha generado Tryo en estos años y que, obviamente, se reflejan en “Órbitas”.
Como también es costumbre en la trayectoria del grupo, nos topamos con composiciones de formato eléctrico y acústico. En este último caso, el tema “Cyan” con Pascuala Ilabaca en la voz, Boris del Río en violín y Jaime Frez en djembe y sonajas, es una exhibición de la profundidad musical y sapiencia melódica que logra la banda. Algo parecido sucede con composiciones llenas de dinamismo y belleza prístina como ‘La Montaña’ o ‘El Despertar’, muestras potentes del virtuosismo, sensibilidad y experiencia acústica de los porteños.
El Tryo más rockero y, al mismo tiempo, experimental, aparece con toda expresividad en un tema de la potencia y genialidad de ‘Crudo’, que recuerda algunas piezas de antiguos trabajos, tales como ‘Niebla’, ‘Recuadros’ o ‘Justicia’. Una de las composiciones en la que se puede escuchar con detención, ese sonido y manera de componer tan propio e idiosincrática del Tryo eléctrico. Por su parte, el cierre con ‘Condensación’, deambula entre dos polos: primero es un paisaje ambiental con exploración de sonidos y luego, se transforma en una pieza tradicional de sonido eléctrico, que se va desarrollando instrumental y vocalmente hacia el desenlace de la obra.
Tampoco podemos dejar de mencionar ‘Órbitas’, ya que como pieza que da nombre al disco, es una composición clave y fundamental, llena de detalles y que exhibe de gran manera la esencia de este nuevo Tryo. No cabe duda de que estamos ante un extraordinario álbum, que responde a las expectativas generadas tras todos estos años, y que representa la evolución de una banda esencial de nuestra tradición musical más profunda. Así de complejo y así de simple.
Héctor Aravena A.

Otro aspecto que me gustaría puntualizar es sobre cómo fue posible grabar este trabajo, ya que con la ayuda de su manager Ignacio Carvajal emprendieron una campaña de financiamiento colectivo (Crowdfunding) para lograr los fondos necesarios para emprender la grabación de este disco, y para ello participaron seguidores de la banda de todo el mundo, aquí hay un poquito más de detalle:


TRYO lanza campaña de Crowdfunding, para su nuevo trabajo
Tryo, una de las agrupaciones más longevas de nuestro país – con casi 30 años sobre los escenarios – y cultores de un rico sonido fusión, está compuesta por los reconocidos músicos y académicos Ismael Cortez (guitarra clásica, eléctrica y voz), Francisco Cortez (violonchelo, bajo eléctrico fretted y fretless, y voz) y Félix Carbone (batería y diversos instrumentos de percusión melódicos y rítmicos, como el vibráfono, marimba, darbuka, doumbek y udu). Dentro de sus mayores hitos, está el compartir escenario junto a grandes músicos como Yes, Adrian Belew (King Crimson) Joe Satriani, entre otros; mientras que uno de sus integrantes fue invitado a tocar con Jimmy Page y Robert Plant, en el año 1996, en el Estadio Sausalito de Viña del Mar.
La virtuosa banda, ha decidido comenzar este nuevo año con su primera Campaña de Financiamiento Colectivo, para reunir los fondos necesarios que le lleven a concretar su próxima obra conceptual titulada: “Órbitas: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una Nueva Conciencia”.
El Crowdfunding, ya ha sumado algunos otros grupos nacionales, que han terminado sus campañas con relativo éxito (El último es Kuervos del Sur). Este tipo de financiamiento se basa en los aportes que hacen los privados y que según el dinero que se otorgue, va generando diferentes retribuciones a quienes colaboren con el proyecto. Si quieres sumarte a esta cruzada, puedes ingresar directamente a www.tryo.scd.cl, mismo lugar donde aparecen todos los detalles, instrucciones y recompensas para los copartícipes.
Carisma

En el siguiente video, puedes ver a los músicos hablando acerca de esta iniciativa:



Es de recalcar que tanto buen grupo que habita el suelo argentino debería empezar a tener más en cuenta este tipo de emprendimiento para que su propio p{ublico comience a financiar sus proyectos. Ello podría ser un disparador para hacer emerger un poco más a la luz a muchas de las mejores bandas actuales. Quizás también una buena idea para la comunidad de la "Resistencia Progresiva Argentina" y emprendimientos similares. A no olvidarlo. No por algo están tomando esta metodología grupos internacionales pero no masivos como The Enid o Marillion, entre muchos otros.


Una nueva órbita en el cosmos de Tryo
Hoy contamos la muy buena nueva de que el trío chileno TRYO nos brinda un nuevo trabajo fonográfico para el último tercio del año 2016. A un año de cumplir el 30mo aniversario de su fundación, la asociación progresiva de Ismael Cortez [guitarras eléctricas y acústicas, teclados y canto], Francisco Cortez [bajos con y sin trastes, pedales bajos, violonchelo y canto] y Félix Carbone [batería, vibráfono, marimba, darbuka, gong y otros accesorios percusivos] vuelve a publicar un nuevo repertorio de estudio a 11 años del disco anterior “Viajes”, que tenía un esquema netamente acústico. El grupo no lo hizo todo solo: intervinieron en el disco los invitados Boris del Río [violín], Pascuala Ilabaca [canto], Jaime Frez [djembé y sonajas], Olga Quiroz [canto] e Ignacio Carvajal [cuenco de cuarzo]. “Órbitas” es concebido como un disco conceptual donde se refleja “un viaje a través del Cosmos (el macrocosmos del universo) y el Ser (el microcosmos que es cada uno de nosotros)”, viaje que, a su vez, es “una metáfora para la experiencia humana, espiritual y trascendente, un viaje de aprendizaje que nos lleva de la ignorancia a la sabiduría, de la oscuridad a la luz, y del ego a la cultura del alma, todo ello expresado en el lenguaje universal de la música”. El sello chileno Mylodon Records se encarga de concretar la difusión de este disco, el cual fue grabado en un par de días del mes de octubre del año pasado, en Estudio del Sur, aunque las pistas adicionales se registraron en el mes siguiente en Estudios Mertel: la labor de masterización que tuvo lugar en el primer semestre de este año 2016 dispuso del estado ideal para este material que tenemos en nuestras manos. Tras todo este tiempo de silencio fonográfico resulta alentador que TRYO se muestre capaz de gestar nuevas ideas musicales con la frescura y la vitalidad de siempre, enraizándose coherentemente con las huellas e impactos de sus tres últimos discos mientras desarrolla nuevos recursos de enriquecimiento sonoro. Este disco es una órbita musical deliciosa la que pone a nuestras mentes a girar en torno al sol del ideal de la bella música, pero… mejor será que prestemos atención a los detalles de su repertorio, ¿vale?
Los primeros 5 ½ minutos del disco están ocupados por ‘Viaje Cósmico (Macro Y Micro Cosmos)’, canción que exuda una vitalidad contundente que la banda maneja con impoluta elegancia. La confluencia del dinamismo a lo CAB y la vitalidad señorial del primer MAHAVISHNU ORCHESTRA promueve la gesta y sustentación de un desarrollo temático sólido, marcada equitativamente por la polenta y la distinción. Luego sigue la secuencia de los dos temas más largos del disco, ‘Órbitas (Introspección Y Crecimiento)’ y ‘Crudo (La Batalla Del Ego Y Del Alma)’, los cuales duran un poco más o un poco menos de 7 ¾ minutos. ‘Órbitas’ tiene un prólogo proyectado hacia atmósferas lisérgicas para luego focalizarse en un cuerpo central robustamente asentado en una ambientación jazz-progresiva: las confluencias equitativas con modelos tan diversos como los de GORDIAN KNOT y OZRIC TENTACLES nos hacen recordar al segundo álbum de los también chilenos MAR DE ROBLES (especialmente su segundo álbum “Indígena”) así como a lo que los mismos TRYO hicieron en su disco azul “Patrimonio”. Por su parte, ‘Crudo’ – cuyo título es el mismo que tenía el segundo álbum de la banda, cosa curiosa – se orienta hacia coqueteos con el heavy prog mientras preserva la mezcla de jazz-rock y psicodelia con la cual había perpetrado los muy efectivos temas precedentes. Eso sí, en este primer instrumental del disco tenemos una exhibición de crudeza sonora muy bien manejada por el pulso virtuoso que los tres músicos poseen en dosis inconmensurables: resaltando cuán genial es el modus operandi del ensamble, se destaca especialmente la labor del bajo, prolijo en llamativas florituras que enriquecen monumentalmente al exigente groove global. Sin duda, con la dupla de ‘Órbitas’ y ‘Crudo’ el disco conquista un cénit especial en el que la musculatura se cubre de distinguidos y brillantes mantos.
El cuarto tema se titula ‘Cyan (Amor, Equilibrio Y Esencia)’ y su misión consiste en dibujar un paisaje fusionesco pródigo en colores cálidos en base al predominio de instrumentos acústicos. La notable presencia de invitados al violín, percusiones adicionales y canto femenino ayuda a potenciar las calibraciones evocativas que crecen naturalmente en la siembra de las pautas melódicas creadas para la ocasión. Un tema bellísimo en la que la exuberancia se muestra con una suerte de surrealista sensualidad forjada por una magia mística. Tras ‘Cyan’ siguen otros dos temas acústicos. El primero de ellos, ‘La Montaña (Buscando La Verdad Y La Comunicación)’, parte del colorido envolvente de la pieza anterior y lo lleva hacia un terreno introspectivo en el que lo exuberante es reemplazado por lo meditativo. Los diálogos entre la percusión tonal y el violín son muy efectivos a la hora de asentar un oportuno interludio en medio de los dos momentos en que se instala el motif central. El otro, titulado ‘El Despertar (Iluminación E Intuición)’, bosqueja un retrato de serenidad en una tarde primaveral: alegría contenida y serenidad relajada hallamos en las cándidas interacciones de violonchelo y violín que marcan el motif de la pieza. Dicho sea de paso, con sus 3 ½ minutos de duración resulta la pieza más corta del disco. Ocupando un espacio de poco menos de 6 minutos, ‘Condensación (El Espiral, La Fuente Y La Consciencia Cósmica)’ pone punto final al disco con una transición desde un paraje ensoñador y expectante, muy fiel a la dinámica space-rockera que hemos hallado en otras piezas del disco, hasta una sección más marchosa al modo de una confluencia entre LED ZEPPELIN y TRIBAL TECH, y cómo no, algo del legado del propio grupo en los tiempos del disco verde “Dos Mundos”. La letra es una letanía expresada al modo de un himno ensalzador de la riqueza espiritual que se obtiene al hacer de la propia persona un puente de unidad con los demás y con el universo.
Fueron casi 43 minutos de magia musical los que se nos ofreció a través del repertorio de “Órbitas”: la gente de TRYO ha sabido reconstruir su propia órbita en el cosmos de la vanguardia rockera contemporánea de manera excelente, haciendo gala de su habitual sabiduría artística donde se conjugan espíritu aventurero, precisión y belleza. Disco recomendado al 100%.
Calificación: 8,5/10
César Inca



Volvamos al disco, en un post que resultó largo largo, espero que no los aburra. Vamos tratando de ir cerrando y para eso nos vamos basando en algún video más y algún otro review, como para que los escuchen y les entre la idea de que no se pueden perder esta obra.


La banda chilena Tryo nos presenta su nueva obra titulada “Orbitas: Un Viaje por el Cosmos y el Ser hacia una nueva Conciencia”. Álbum grabado en el prestigioso Estudios del Sur, que figura como el primer disco conceptual de la banda oriunda de Valparaíso y que trae consigo invitados de lujo como Pascuala Ilabaca, Jaime Frez, Boris Del Rio, Ignacio Carvajal y Olga Quiroz.
Cumplen 30 años de carrera el 2017, tiempo en que el trío porteño se ha posicionado como una de las agrupaciones más importantes de nuestro país, mostrando una constante búsqueda sonora que cada vez hace más complejo definirlos en un estilo determinado. Encasillados normalmente dentro del rock progresivo, sus intereses musicales van mucho más allá, incursionando en una amplia gama estilística, y que en Órbitas manifiestan cabalmente.
Los hermanos Francisco e Ismael Cortez junto a Felix Carbone, buscan en esta obra conceptual profundizar en la tradición hindú de los 7 chacras (centros energéticos). Por lo tanto, son siete los temas que conforman este nuevo trabajo, donde la música cumple un papel fundamental en comunicar mediante sus compases y atmósferas estas reflexiones que ahondan en el Cosmos y el Ser.
“Viaje Cósmico (Macro y Micro Cosmos)” es el primer corte, una entrada enérgica donde destaca el talento de Felix Carbone en ritmos veloces e intrincados desde la batería que en conjunto con las líneas que va armando desde el bajo fretted Francisco Cortez e Ismael con su guitarra nos adentran musicalmente a este viaje hacia el interior de nosotros mismos, uno que se profundiza en cada una de las piezas hiladas ordenadamente según los centros energéticos a los que se refieren.
Tryo nos acoge en una obra que se nos presenta alejada de las fórmulas en las que podría caer una agrupación cuya trayectoria ha sido ampliamente reconocida, sería fácil y confortable seguir la misma línea, pero ellos sin perder esencia continúan su búsqueda, incorporando instrumentos como el Mallet-Kat y teclados en temas como “Órbitas (Introspección y crecimiento)” un corte que por momentos nos remite al sonido clásico de la banda, pero enriquecido de nuevos manejos de texturas, además de incorporar la voz de Ismael con mayor soltura que en las pequeñas incursiones en el pasado, un detalle que se repite en este disco como nunca antes lo habían hecho.
“Crudo (La Batalla del Ego y el Alma)” es el primer instrumental con el que nos encontramos, el sello de Tryo aquí se amplifica con notoriedad, Francisco Cortez se hace notar con la preponderancia de su fretless que marca la pauta y el recorrido de uno de los cortes más intensos del álbum. Una invitación a ser parte de esa constante lucha entre lo que somos verdaderamente y lo que los demás esperan que seamos, conceptos que Tryo intenta con bastante pericia evocarnos con sus arreglos instrumentales de complejas estructuras.
Para continuar con lo que sería el cuarto chacra nos sumimos en una de las composiciones más renovadoras del sonido Tryo, “Cyan (Amor, equilibrio y esencia)” es una pieza acústica, que ya había sido presentada como instrumental en el compilatorio Ofrenda (2016), y que esta vez en un caso inédito cuenta con importantes invitados como la destacada cantautora chilena Pascuala Ilabaca que aporta con su voz, a partir de su conocimiento y experiencia en técnicas vocales de música de India y Jaime Frez que pone a disposición su talento en la percusión aportando con el djembe y sonajas, junto al cubano Boris Del Rio en violín. Una magistral muestra de las inquietudes del trío por expresar distintos estados, por medio de las sonoridades, las que evocan profundas reflexiones a partir de un canto lleno de luminosidad y color por parte de Pascuala, quien posee un registro rico en matices y armonías que sacuden realmente nuestro espíritu, una gran elección por parte de la banda para lograr el objetivo buscado.
Las atmósferas, los Intensos y reflexivos momentos acústicos se van acrecentando en piezas como “La Montaña (Búsqueda de la verdad y la comunicación)” con variantes que se van desenvolviendo en fluidos juegos instrumentales donde las cuerdas son primordiales, característica que se mantiene en el siguiente corte titulado “El Despertar (Iluminación e Intuición)”, en estos dos últimos Boris Del Río nos entrega maravillosos trances con su intervención a través del violín, en medio de las diversas sonoridades aportadas por el violonchelo, la guitarra y las marimbas.
Para finalizar desde una intro de tinte minimal, nos sumergimos en “Condensación (El espiral, la fuente y la conciencia cósmica)”, paulatinamente se nos presentan distintos elementos, que mutan hacia acordes de aires floydianos, para bruscamente cambiar hacia una poderosa cadencia que es acompañada por un coro que invita a la unión de nosotros como seres de un mismo mundo. La inclusión de nuevos elementos sonoros como el Cuenco de Cuarzo a cargo de Ignacio Carvajal o la compañía en el coro de Olga Quiroz, potencian ese aire renovador que Tryo nos entrega en esta nueva obra.
Un disco de temáticas profundas, que convergen en revitalizarnos como seres humanos, pensantes, con sentimientos y con un gran apego a lo espiritual. Una obra fluida, que se toma el tiempo necesario, sin extenderse en variaciones inútiles. Cada una de sus partes adquiere un sentido común donde no hay compromisos con un estilo determinado, sino que se explayan con libertad entre lo progresivo, el jazz, lo docto y lo étnico, con arreglos complejos que se dejan absorber con facilidad y se enriquecen en cada escucha.
Tryo es una agrupación de excepción en nuestro país, y no dudo que también a nivel latinoamericano, la madurez parece no detenerse en ellos, sus ideas no acusan agotamiento alguno, al contrario, siempre nos sorprenden con nuevos planteamientos que acrecientan su lenguaje musical.
Freddy Veliz O.

Y ya que estamos con los comentarios de terceros, aquí les dejo algunos otros comentarios en inglés:


TRYO (Chile) : "Órbitas: A Journey through the Cosmos and the Being towards a New Consciousness" (2016)
Órbitas is the new and long awaited album of the outstanding South American band "TRYO" (Chile), with nearly 30 years of extraordinary artistic career in their home country and abroad. This amazing work (the first completely conceptual in their discography) represents -according to the artist- : "A journey through the Cosmos (macro cosmos - universe) and the Being (the micro cosmos that each of us is). The voyage is a metaphor for a human, spiritual, and transcendent experience, a learning path that will take us from ignorance to wisdom, darkness to light, and from an ego to a soul culture, all expressed through the universal language of music".
The album consists in 7 very interesting and varied tracks, each inspired by the various meanings, elements and characteristics of the 7 major energy centers in our subtle body, called The Chakras (as recognized by the Hindu spiritual tradition). In this sense, this travel goes from the macro cosmos (outer world) to the micro cosmos (inner world), and from the 1st chakra (track 1) to the last chakra (track 7).
Although, it is a very visual music that reflects correctly the concept that inspired this work, the album´s title and each track´s name includes subtitles that seeks to support the listener in a better understanding of each stage of this spiritual journey. The song lyrics also play a useful role, providing appropiate references that light the path of the cosmic traveller. The message is deep, coherent, relevant and optimistic, and the artist encourages to search within us (individually and as a society) to achieve the necessary solutions to our problems, reach the best version of ourselves and a New Global Consciousness (all crucial goals considering the complex, selfish and competitive world we are living in).
The inclusion of more compositions with vocals, the addition of instruments ? equipments ? sonorities never recorded before, and the participation of recognized Chilean and international guest artists, represent important efforts of the band to take its art to the next level.
TRYO makes it clear that even though its work fusions different musical genres (rock, jazz, folk, prog, world, classical and vanguard music), its unique sound is all of that and much more.
Órbitas is really a true masterpiece, one of the most important Prog - Fusion comebacks of the year and also between the best Latin American albums of 2016. In 43 minutes, the band shows all of its great power, sensibility, creativity, virtuosity and versatility, in electric-acoustic formats and instrumental - vocalized songs.
This new TRYO´s album has an excellent sound, a very important message to deliver and the complement of a beautiful - elegant art work. Undoubtly, it constitutes the renovation of the band`s sound and image, an enormous triumph of their art (confirming that they are back and in the best shape ever), and the opportunity to give an important new step forward to their international consolidation in the major leagues of Prog - Fusion music. It really seems like the only limits for these three amazing musicians are the ones that they can put to each other ... its great to know that we will have TRYO´s music for many years more! 5 / 5.
ProgFusionMusic


Review of TRYO (Chile) "Orbitas"- an album was given me by the band and the review written at their request.
Warning- nothing good comes easy! This is especially the case when challenging music with challenging themes is presented. In this case, TRYO (Chile)- to distinguish this TRYO from any other bands named "Tryo"- reminds me of the moment when the birthing- room nurse placed my firstborn, wrapped neatly in a tiny bundle, in my arms. It was a spiritual moment. I'm not referring to religion. "Church". Synagogue. Temple. Rather, I'm thinking of something Greater Than, the Transcendent, something like collective energy, the Divine?perhaps even Love. I burst into tears, with no conscious thought, holding my daughter- a miracle! I fell in love. But little did I know what was ahead. As any parent can tell you, there is joy, and there is suffering in parenthood. TRYO (Chile) presents us with a spiritual work using music, lyrics, and collective energy from this veteran band (closing in on 30 years together, all three original members). Impression number ONE: It takes time to learn to love this music. Impression number TWO: It is well worth taking that time. TRYO (means TRIO- in Spanish) includes Felix Carbone Kind- drums/percussion; Francisco Cortez Aguilara- bass guitar, cello; and Ismael Cortez Aguilar, guitar. Collectively, and with the help of their manager Ignacio Carvajal and the album's artist (design), Ivan Gonzalez Smith, this trio of musicians becomes more than the sum of their individual parts. Impression number THREE: There is inherent spirituality in the collective energy of three skilled musicians who have something to say. Each of the seven tracks represent one of the chakras- the energy points in the "subtle body". 1. Viaje Cosmico (Cosmic Voyage), first chakra- the roots, the basis, survival. The music is electric, vibrant, intricate, filled with rhythm and interplay. 2. Orbitas (Orbits), second chakra- emotions, the search for growth and balance. The music here, also electric, features the careful use of guitar effects interwoven into the tapestry of the music. 3. Crudo (Crude). third chakra- represented by fire, and concerned with power, control, and discovery of the true self. This electric piece if filled with raw energy, opens boldly, subsides, then builds. Bassist Francisco shines, at times taking the lead. 4. Cyan, representing one of the elemental colors of the spectrum, as a metaphor regarding the fourth chakra- balance, acceptance, equilibrium. Cyan abruptly shifts us into another dimension, as it moves into an acoustic sound. There's an Indian flavor to the vocals of Pascuala Ilabaca, mournful, a lament? This music suggests the spiritual quest for something beyond, for greater truth, and for communications from the heart. 5. La Montana (The Mountain), fifth chakra- ether, sound, vibration. The mountain represents the spiritual challenge- it's one thing to hold a newborn. It's another to raise a child. This too is acoustic- delicate, chiming guitars, violin (guest Boris Del Rio), and vibraphone- interwoven, intuitive. This is the result of almost 30 years of working together. 6. El Despertar (The Awakening), the sixth chakra- light, the 3rd eye. Here the ensemble playing is also acoustic and filled with the intuitive, feeling, and thought. 7. Condensacion(Condensation), "the Spiral, the Source, and the cosmic consciousness." Back to the energy of the electric TRYO. First the meditative opening. Then thunder, and vocals that represent the seventh chakra, "Together as one?together we are one." In about 43 minutes we have taken an intense and enlightening journey- one could say, spiritual- from darkness to light, from ignorance to wisdom.
Stephen Conrad

No cabe duda de que estamos ante un extraordinario álbum, que responde a las expectativas generadas tras todos estos años, y que representa la evolución de una banda esencial de su propia tradición musical más profunda. Más allá de los suertudos que tengan la posubilidad de conseguir el disco directamente en los recitales de la banda, también se puede conseguir a través de Mylodon Records y tiendas comerciales (districuidores con venta y/o entrega en todo el mundo), o lo que es más fácil (aunque nunca es lo mismo), en su formato digital a través de Portaldisc o Bigstore, o escribiéndoles directamente a los músicos a su espacio en Facebook o al mismo e-mail
de la banda.

Aquí, su espacio en Soundcloud. Y recuerden que ahora mismo el grupo está armando las gira de presentación de "Órbitas", y que el año entrante los podremos disfrutar como se debe: en vivo y con el CD en nuestra mano.





1 comentario:

  1. Algún link para el disco o solo lo están comentando??

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana