Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 18 de abril de 2016

Treat Her Right - Tied to the Tracks (1989)

Segundo disco de la banda que le inyectó nuevas energías al blues rock (punk blues le llegaron a decir) para abrirle camino a Sandman antes de formar la mítica Morphine. Un sonido único y la lírica outsider y provinciana que colorea la saga Sandman, gracias al Mago que nos los compartió cuando estábamos con Morphine y se habían quedado en el tintero.

Artista: Treat Her Right
Álbum: Tied to the Tracks
Año: 1989
Género: Blues Rock
Duración: 39:53
Nacionalidad: EUA


Lista de Temas:
1. Junkyard
2. Pictures of the Future

3. Marie
4. Big Medicine
5. Hit a Man
6. No Reason
7. Back Door
8. Tied to the Tracks
9. Hank
10. Taboo
11. King of Beers
12. Back to Sin City

Alineación:
- Billy Conway / batería (cocktail drums)
- Jim Fitting / armónica, voz

- Mark Sandman / bajo (low guitar), guitarra, voz
- David Champagne / guitarra, guitarra slide, voz


Comenzamos con el segundo de los tres discos de Treat Her Right porque es probablemente el mejor y nos da pretexto para describir a esta particular banda estadounidense antes de pasar por sus otros álbumes. El nombre de la banda tiene su origen en una canción homónima de Roy Head que fue hit en 1965, un simpático rock 'n' roll en la estructura clásica del blues de doce compases; quizá de ahí el homenaje pues lo que buscará THR es revisitar el blues rock que estaba muy decaído en los 80 con tanto postpunk y new wave y techno.

Tied to the Tracks es un estupendo álbum de blues rock que, sin embargo, se enfrentó con los prejuicios de la industria y quedó condenado a joya de coleccionista (después de la trágica muerte de Sandman en 1999, el interés por su trayectoria desenterraría estas maravillas pre-Morphine). La primea grabación (Treat Her Right, 1986) les había traído alguna audiencia que terminó por llamar la atención de RCA. Sin embargo, el segundo disco no cumplió con las expectativas del monstruo mediático y el contrato fue descartado. En las notas del tercer álbum, la banda escribe: "RCA decidió que si a nuestra pequeña cinta de sótano le fue tan bien, por qué no gastar cincuenta veces más dinero y ¡hacerla cincuenta veces mejor! (Ellos creen que todo funciona así)". Hellraiser del blog Estanho Mundo de Mary (link más abajo) dice: "Miopía de marketing, dirían los entendidos, ya que el cuarteto fue arrancado de los sótanos y lanzado directamente a la hoguera de las vanidades del mundo pop para competir de igual a igual con Christina Aguilera y la Dave Matthews Band".

Pero más acá de las expectativas de negocio de la RCA, Treat Her Right es un nuevo aire en el mundo del blues rock, una especie de southern rock geográficamente confundido porque viene del norte, un cuarteto de bar de carretera que hace blues con actitud punk y trae de regreso a la vida el feeling beat de Kerouac y su generación de desadaptados. Su sonido es crudo y directo y el abordaje de este género muy pegado a las raíces resulta de una honestidad sorprendente, apoyado por una visión lírica viva e irónica, si bien en algunos puntos cede a los clichés del tipo duro gringo, con su dosis de machismo incorporada.

La estructura es la del cuarteto de bar: Bill Conway (que después irá con Sandman a Morphine) en la ejecución de un set de batería muy básico, conocido como "cocktail drums", formado por un tom de piso con parches arriba y abajo (el de abajo se toca con pedal), tarola y hi-hat (además de un plato si el ejecutante lo desea); Mark Sandman participando en el bajo con un antecedente de su célebre slide guitar, la low guitar y la voz principal en algunos temas; Jim Fitting en la armónica, y hay que decir que es uno de los mejores ejecutantes de la armónica blues (acompañaría después a Matt Johnson en los mejores momentos de The The), y como líder en la voz y en la guitarra principal, Dave Champagne. Aunque lo del liderazgo queda en cuestión pues en este segundo álbum, las composiciones voz y personalidad de Sandman son mucho más presentes. Hay que recordar que en 1991, al salir el último disco de Treat Her Right, Sandman ya tiene un pie en Morphine.

Los temas van de lo más clásico y agresivo del blues rock hasta la suavidad de baladas casi country. "Junkyard" arranca con una combinación estridente de guitarra y armónica en tonos menores para introducir la historia de lo que el protagonista pone en su patio de trastos; a fin de cuentas las cosas que le gustan caben todas en el cajón de la camioneta. Los diálogos de la instrumentación son interesantes: la voz sobre percusión y bajo solos, los coros con apoyo de armónica y los puentes instrumentales con la integración de la guitarra, todo sobre una estructura rítmica y armónica de escasas variaciones.

En una estructura muy similar y en los mismos tonos pero más lento, viene "Picture of the Future". Aquí el virtuosismo de la armónica de Fitting no encuentra límites mientras la voz canta jugando con una visión distópica del futuro (personal) que se resume en "Foto del futuro / Tú no estás en ella".

"Marie" es una de las primeras entre las numerosas canciones de Sandman dedicadas a una chica. Rompiendo con el mood de los dos primeros, en este tema destacan las armonías mayores y un ritmo alegre, cercano a la canción infantil, para acompañar la desilusión del protagonista que se pregunta diez años después ¿"cómo es que no te pedí que te casaras conmigo?"

"Big Medicine" vuelve a la tesitura de "Junkyard" con un texto sobre el consumo de una gran medicina y sentirse "all right". Los puentes guitarrísticos alcanzan la mayor distorisión de toda la grabación (excepto por "Back to Sin City" al final) mientras el sujeto se siente superman con esa droga que no se sabe si es realmente una sustancia o la metáfora de otra cosa.

"Hit a Man" es un cover de "Nowadays a Woman’s Gotta Hit a Man" del legendario Captain Beefheart (originalmente aparecida en Clear Spot de 1972). Si bien el cover de THR conserva la ironía de la lírica de Beefheart, el tratamiento musical es muy distinto pues en el original destaca el brillo agudo de las frecuencias altas y el estilo entrecortado del Capitán Corazón de Bife mientras que en el cover todo va hacia las tesituras bajas que caracterizan el sonido de esta banda. El tema está en la polémica visión de las cosas del gran Don Van Vliet, quien parecería ser alguien que no se tomó en serio absolutamente nada y aun desde la tumba estaría decidido a hacer rabiar a la corrección política.

El sexto tema, "No Reason", es una bellísima balada country sobre guitarra acústica en la voz de Sandman, sobre el absurdo de la vida. Una serie de metáforas sobre la mala suerte, sobre las cosas horribles que te pueden pasar y cómo no hay razón que las explique. Vale la pena copiar la letra pues es uno de los mejores ejemplos de la capacidad poética de Sandman:


I got sucker punched in the eye / Me conseguí un puñetazo en el ojo
I went off the road on a patch of ice / Me salí de la carretera sobre un bloque de hielo
Grabbed the roof but the earth caved in / me agarré del techo pero el suelo se deslavó
Oh I thought I was lucky then / Oh, me creí con suerte entonces

There's no reason in this life / No hay razón en esta vida
Someone lives and someone dies / Alguien vive y alguien muere
And it should come as no surprise / No debería ser una sorpresa
Cause there's no reason in this life / Pues no hay razón en esta vida

Took a knife wound in the chest / Me dieron una puñalada en el pecho
They took my money then they left me for dead / Se llevaron mi plata y me dieron por muerto
Man is killed at a traffic light / Hombre muere en el cruce
I thought that could have been me inside / Pensé que podría haber sido yo

You know I went to the beach but I didn't swim / ¿Sabes? Fui a la playa pero no nadé
Just watched the waves come breakin in / Me quedé mirando a las olas romper
Someone try to answer why / Alguien trató de responder por qué
Lord I'm alive and my brothers died / Dios, yo estoy vivo y mis hermanos muertos

No hay razón en esta vida... Todo cantado con la voz de Sandman en tono dulce como de crooner, con unos lamentos fabulosos en el puente intermedio, donde el ritmo se rompe para seguir cantando sobre la fatalidad con la calma de lo inexorable, ¡una joya!

"Back Door" regresa al blues duro y al contar de las cosas de la noche. A diferencia de temas como "Junkyard" y "Big Medicine", aquí los coros se desprenden a un juego de armonías más cercano al blues tradicional de doce compases. La guitarra slide de Champagne viene como de una lejanía a recordarnos: "eso es lo que ganas por vivir, una puerta trasera".

"Tied to the tracks", que da título al disco, trae las voces en coro de Sandman y Champagne en un blues rápido y brillante en que hasta la armónica hace ritmo. La frase de título y coros hace referencia a la vida errante del outsider estadounidense, atado a las pistas casi por necesidad o por la fuerza.

"Hank" es un homenaje al gran compositor country Hank Williams, autor de muchos de los temas que retrataron la ruralidad estadounidense de los años 50. Construido en son de rock 'n' roll, es uno de los temas que demuestran el blues rock revitalizado de THR.

"Taboo" es otro de los grandes temas de Sandman: un recuento de los clichés del macho que dice a la chica lo que es tabú en una relación: "puedes bailar toda la noche con mi mejor amigo / no dejes que te sorprenda con él allá atrás / eso es tabú, nena". Nuevamente la armónica haciendo de guitarra rítmica con una maestría alucinante. La rola tiene un puentecito tipo walking bass que da pie a un nuevo solo de armónica, instrumentalmente lo mejor del disco.

"King of Beers" vuelve a la textura de balada y trae nuevas referencias a la obra de Hank Williams que inmortalizó la cerveza como el lugar de diálogo del outsider de corazón roto. En este tema el personaje reflexiona sobre la caída que representa haberse sentido rey del mundo y darse cuenta al final de que no es más que rey de las cervezas.

El cierre del disco no podía ser más fuerte: "Back to Sin City", que podría parecer un tema basado en el cómic genial de Frank Miller si no fuera porque lo antecede por dos años. La idea de una "ciudad del pecado" es, por supuesto, tan antigua como Sodoma y Gomorra, un tópico bíblico. La canción de THR, la más fuerte y pesada del disco, adopta un ritmo cercano a cierto jazz de los 60 que se haría famoso como soundtrack de escenas de acción en filmes como Mission: Impossible (la original).

Mientras posteamos los otros dos discos de THR que el Mago nos ha hecho llegar, disfruten este Tied to the Tracks, sin duda el mejor de una trilogía que prefigura lo que sería una de las mejores propuestas del indie de los 90: el Morphine de Mark Sandman.

Dicen por ahí (en inglés, portugués e italiano, ¡elija usted su glosa!):

Ira Robbins en Trouser Press:
Not quite a blues band, not exactly swamp trash and too stylized for basic rock'n'roll, this Massachusetts quartet (which features David Champagne, formerly of Shane Champagne, a Rumour-like outfit which issued several singles around the turn of the decade, and Pink Cadillac, a sharp rockabilly-cum-rock'n'roll trio) uses guitar, slide guitar, harmonica, ultra-simple drumming and exotic taste in cover versions to come up with a hybrid that bears equally faint similarity to Creedence Clearwater and the Violent Femmes. Before ending with a James Blood Ulmer (!) number, Treat Her Right explores some intriguing terrain of its own, hindered only by lyrics that rely on tough-guy clichés and get a bit dumb in spots.
Produced by Don Gehman, the stylish and self-assured Tied to the Tracks gives Captain Beefheart's "Hit a Man" the Treat Her Right treatment and surrounds it with strong and memorable originals individually written and sung by Champagne ("Picture of the Future") and future Morphine leader Mark Sandman ("Marie," "Junkyard"), all given added juice by Jim Fitting's wailing harp work.


Hellraiser en Estranho Mundo de Mary:
Confesso que não imaginei que alguém pudésse pedir por mais Treat Her Right. Não que a banda não merecesse, muito pelo contrário, afinal Mark Sandman (vocais e guitarras), Billy Conway (bateria), Dave Champagne (guitarra e vocais) e Jim Fitting (harmônica) deram profundidade ao Indie e/ou revitalizaram o Blues! Mas eis que Vasily Zaytsev manifestou-se e comoveu-me com seu agradecimento e recado direto e seu avatar de Dio! Então, mais Treat Her Right! "Tied to the Tracks", segundo disco da banda, não atingiu as expectativas da multinacional RCA. Miopia de Marketing, diriam os entendidos, já que a o quarteto foi arrancada dos porões e lançado direto na fogueira das vaidades do mundo pop para competir de igual para igual com Christina Aguilera e Dave Matthews Band. O disco, em si, segue a mesma linha do anterior. "Junkyard" arrasta-se na abertura do álbum sobre uma guitarra insinuante e uma harmônica cheia de sentimento e os vocais característicos de Sandman. "Picture Of The Future" é mais misteriosa, com guitarras espalhadas e climáticas. "Marie" já apresenta um clima mais leve, apesar da letra manter o espírito nada festivo da banda. "Big Medicine" é minha favorita: sincera, direta, crescente e poderosa. O disco continua mas, depois desse lançamento, a banda e a RCA seguiram caminhos separados: a multinacional rumo à Ke$ha, Pink e Britney Spears. A Treat Her Right rumo a um terceiro disco e a uma digna dissolução.


Evan Pritchard en The Net Net:
Treat Her Right was a four-piece band from Boston consisting of David Champagne (guitar & vocals), Billy Conway (cocktail drum), Jim Fitting (harmonica and vocals), and Sandman, playing only the bass strings of a guitar and singing. They made three albums between 1988 and 1990. The first was the self-titled Treat Her Right, the second was Tied to the Tracks, and the third was What's Good for You. Of these, only the third album is still available, but a 16-track compliation (7 songs from each of the first two albums and 2 from the third) is available with the appropriate title: "The Anthology: 1985-1990."
Perhaps you've never heard of Treat Her Right, and are wondering how a band you've never heard of could be "the best band in America." I came to refer to them as such, because at the time (the late 1980s) Rolling Stone was going on and on about how REM was "the best band in America." I knew REM, and I knew they were a good band, but I wasn't convinced that they were the best.
The fact that you've never heard of Treat Her Right, and they never sold zillions of albums says nothing about the quality of their tunes, of course. Popularity and quality are weakly correlated at best. They were popular in their hometown of Boston, and a song (I Think She Likes Me, which is done in a sing-speak manner reminiscent of early Rod Stewart) from their first album made waves on the US college charts and in the UK.
With that hint of success, a big record company got behind them, and put a bundle of money into the making of their second album, assuming that spending much more money making the album would mean much more popularity. However, the correlation between money spent in album production and popularity of said album is about the same as that between popularity and quality. Disappointed by the lack of success, the record company dropped them. Treat Her Right's third album was made in the same fashion as the first, although there are only 4 original songs on it with the rest standard blues/rock'n'roll tunes.
The Treat Her Right sound has been described as "punk-blues," which is a decent characterization. They played rock'n'roll as it is meant to be played, with emotion and energy, so their songs are visceral and compelling. Their songs are consistently fabulous, regardless of whether singing about being railroaded in a relationship (Tied to the Tracks), racism in America (Jesus Everyday), relationship equality (What's Good for You), or just a guy with a junkyard (Junkyard).
Many of their songs are about emotions, such as kindness (I'm Here to Get My Baby Out of Jail), lust ("The girl that I love is just 14 years old, what the hell is the matter with me?" from Back to sin city), temptation ("Would I like to see a picture of the future? Who wouldn't wonder what it would look like?" from Picture of the Future), remorse ("If could have another chance that night, I wouldn't drive so fast, I wouldn't drive so fast " from King of Beers), confusion ("She never told me about her life, she never told me she was someone's wife, man with a gun says why'd you buy her a drink? I think she likes me" from I Think She Likes Me), and regret ("Marie, Marie, why didn't I ask you to marry me?" from Marie). If there is a better song about regret than Marie, I haven't heard it, and I'm not sure I want to.


Piero Scaruffi:
Sandman stava prendendo il comando sul secondo Tied To The Tracks (RCA, 1989). Era la sua personalita` tormentata a dominare il disco, capace tanto dell'epica serenata country di Marie quanto della storia depressa di Junkyard, tanto del tributo honkytonk di Hank quanto del ritratto desolato di King Of Beers. Champagne teneva di nuovo per se` le composizioni piu` frizzanti (Big Medicine, Back To Sin City, la title-track). Ancora una volta il disco era soprattutto un capolavoro di produzione.

Unos videos pa' probar:

Taboo:



Back to Sin City:



No Reason:


Y como curiosidad, la rola de Roy Head que le dio nombre a esta gran banda:


¡Disfruten!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana