Ir al contenido principal

En las Puertas del Inframundo: Larga vida al Rey Carmesí


Surgidos junto con la llegada del hombre a la Luna, no es fácil imaginar que esta banda surgió cuando los Beatles habían lanzado su Album Blanco. Y mucho menos que hayan debutado como teloneros de los Rolling Stones en aquel concierto de Hyde Park en 1969. King Crimson comenzó su propia carrera espacial a través de un manifiesto futurista y demoledor: "21st Century Schizoid Man" con el que cierra sus shows en esta nueva etapa, que son eventos de una aceitada maquinaria de precisión funcionando sobre la base de siete engranajes perfectos. Un combo arrasador de tracción a sangre, musicalidad y disciplina. Sonaron los clásicos de la edad de oro: el estallido espectral de "Red", el épico in crescendo de "Epitaph" y la belleza absoluta de "Moonchild", una sentida versión de "Islands", una nueva vida para "Easy Money", otra visita a la furiosa de "Larks' Tongues in Aspic" (parte II) y una de las pocas aproximaciones a la etapa 80 de "Indiscipline", el hermoso y sutil "Starless", o el tremendo y rockero himno apocalíptico "21st Century Schizoid Man". Crimson refleja ternura y violencia, caricias y neurosis, siempre a la búsqueda de nuevos horizontes y un detallismo de otro mundo.


Cero nostalgia para un recorrido histórico. Esta vez con un trío de baterías sl frente: Pat Mastelotto, Gavin Harrison y Jeremy Stacey, quien además toca teclados dialogan a contratiempo y proyectan nuevas sonoridades más allá de su virtuosismo, el saxo de Mel Collins tira pistas de jazz y música contemporánea y casi que pone el alma de esta nueva encarnación crimsoniana, orquestal, intrincada y laberíntica. Tony Levin es pura elegancia intercambiando bajo, stick y contrabajo. A Jakko Jakszyk le toca la difícil tarea de reemplazar a Greg Lake y John Wetton, y completa el cuadro el inmutable titiritero Robert Fripp.

La música en estado puro aún existe y todavía es posible disfrutarla en vivo. No es poca cosa en el escenario actual del rock, donde las nuevas bandas y solistas parecen repetir hasta el agotamiento fórmulas inventadas y trajinadas hace décadas por otros artistas.
Rara banda, única. King Crimson es una obra en sí misma y siempre dispuesta a reformularse. Las raíces del sonido de esta banda habría que buscarlas antes bien en ciertas formas del más áspero free-jazz junto con algunos de los experimentos sonoros de Karlheinz Stockhausen, padre alemán de la música aleatoria y electroacústica. Actualmente, sus tres baterías funcionan como una formación de tambores japoneses taiko sobre las que se engancha un Levin que plasma el gancho necesario para que se desarrolle la complejidad melódica de Collins, que forma la columna vertebral de esta nueva reencarnación crimsoniana, junto con Jakko cantando y acompañando con la guitarra, y el enano maldito dirigiendo, rígido, su propia creación.



King Crimson abrió las puertas de su inframundo en el Luna Park

El septeto británico, que celebra su medio siglo, es el epítome de la exigencia brutal, del desafío imposible, de la excelencia incontestable.
Cuando uno tiene una banda, hay una batería, y la batería va al fondo. En King Crimson modelo 2019 no hay una ni dos: hay tres baterías. Y las tres están alineadas delante, al borde del escenario, en “modo pared”. Este monstruoso can Cerbero, de tres cabezas, es quien tiene a su cargo vigilar el paso al reino del inframundo de Hades-Fripp, reservado sólo para dioses y semidioses; nadie del barrio, se sabe, puede entrar allí. Pero eso se verá más adelante.
A lo largo de medio siglo, el Club Exclusivo para Varones de Robert Fripp ha visto pasar una veintena de cantantes, instrumentistas y letristas; algunos han fallecido (Greg Lake, Ian Wallace, Boz Burrell, John Wetton); varios siguen luminosas carreras por su cuenta (por caso, Adrian Belew); el irreemplazable Bill Bruford tuvo el descaro de retirarse de los escenarios, y hasta hubo quien terminó dedicándose a la pintura con buena suerte (Jamie Muir, el percusionista de Lark’s Tongues). Esta noche, en escena, hay dos que siguen conservando –por suerte y por ahora- las llaves de sus habitaciones en la Casa Fripp (el inmenso Tony Levin, desde 1981; el impecable Pat Mastelotto, desde 1994); está quien regresó de inolvidables inframundos históricos (Mel Collins, 1970-73) y completan la grilla quienes tocaron el timbre hace “relativamente poco” (Jakko, Stacey, Harrison; 2013) y aprobaron la membresía para esta nueva, octava, encarnación de King Crimson. O “Krim”, como le dicen en familia.
Resulta innecesario abundar en la estupenda maestría y el formidable desempeño instrumental de cada uno de estos músicos. King Crimson es el epítome de la exigencia brutal, del desafío imposible, de la excelencia incontestable. Cada tema dispara la carcajada incrédula y nerviosa, el sacudón en el diafragma, el agarrarse la cabeza y apretarla a full con ambas manos hasta fabricar un sandwich de sesos. Aun a pesar de un sonido algo problemático que debió ser ajustado más de una vez -la voz del arranque, el taladro del saxo, cierto barullo general-, a los Magníficos les encanta corroborar, minuto a minuto, 5/4, 11/8 o 71/129, que son capaces de dejar sin aire a Aquaman. Altar aparte para Mel Collins en su bendito regreso a la Casa Fripp: si bien la mayor parte del repertorio elegido necesitaba a las claras de flautas, saxos y todo viento adicional, su trabajo fue absolutamente brillante.
Para esta gira celebratoria, Robert Fripp decidió centrarse en sus primeros siete álbumes (1969-1974), con brevísimas paradas en Discipline (1981) y Beat (1982); hubo sólo dos composiciones “recientes”, pero aun así más o menos viejas a esta altura (“Suitable Grounds for the Blues” y “Radical Action II”). Krim ya no graba en estudio desde hace eones, aunque el año pasado se rumoreó que hay un paquete de estas cositas sueltas que, quizá, valdría la pena sentarse a trabajar.
Hace 24 años, por única vez, la Argentina vio a la banda en su versión “doble trío” y con Belew al frente: sin tener en cuenta este dato histórico, hoy resultaría imposible cualquier balance honesto. Jakko Jakszyk es el que canta ahora; carga con un aire a Jon Anderson pero con el pelo de Pablo Brieger. Está casado con la hija de Michael Giles (uno de los padres fundadores de Krim) y había trabajado durante un lustro con su suegro y otros exmiembros del primer Crimson en el proyecto paralelo/rescatista 21st Century Schizoid Band por lo que, cuando Fripp lo reclutó hace seis años, Jakko por suerte ya se sabía de memoria todos los temas viejos.
Es un guitarrista capaz y un muy buen vocalista de manual: le cupieron como dedal al dedo las canciones de Greg Lake (“Epitaph”, “Moonchild”, “The Court” y el grand finale con “Schizoid”); les sacó un poquito –bastante- el alma a Haskell en “Cirkus” y a Burrell en “Islands” (dicho sea de paso: la reestructuración del final de esta última no resultó nada dichosa); recuperó un poquito de la gloria de Wetton en “Easy Money” y “Starless”; y terminó derrapando mal cuando tuvo que vérselas con el fantasma de Belew –que sigue con excelente salud, fuera del inframundo- y una extraña “Indiscipline” que jamás había resultado tan disciplinada y mediopelo. No culpen a Jakko, que tiene menos onda que un azulejo; por ahí es culpa de Hades.
Robert Fripp construyó King Crimson para explorar, desde los vivos y desde muy arriba, aquel (su propio) inframundo sin estrellas y con biblias negras, con circos y con islas, con epitafios, lagartijas y neurosis, con disciplinas e indisciplinas. No por nada en 1970 hizo despertar a Poseidón… hermano ¡de Hades! Pero, lo haya querido o no, terminó convirtiendo su sótano en universo. Por eso pudo entrar ahí el público anoche, cuando el monótono escenario del inframundo, siempre iluminado de azul durante dos horas y media, se puso rojo de golpe para la indeleble e infinita “Starless” y a más de un par se les terminó piantando un lagrimón. A Cerbero no le gustó esto; después de tres horas de concierto y con la monada filtrada y terminado el bis con “Schizoid”, a Gavin Harrison se le dio por… ¡otro solo de cinco minutos! Entendido. Gracias, muchas gracias.
Cincuenta años, al final, no es ni poco ni mucho. Para Fripp es una línea de espacio-tiempo propia, disruptiva siempre y siempre eficaz. Sin embargo, quizás, algo se haya perdido en el camino. Hubo un tiempo en el que un show de Crimson, además de una freidora de azoteas, era también algo muy, muy divertido. Y estimulante. Y conmovedor. Bueno, todo debe de ser visto cuadro por cuadro: “Frame by Frame”, claro. Pero quién podría reflexionar algo así.
Larga vida a la crème de la crème, la Krim de la Krim.
Gloria Guerrero


Esta es la narración de la epopeya de Crimson por Argetnina en su versión 2019. La misma será un recuerdo difícil de borrar (creo imposible) para todos los que pudieron disfrutarlo. Larga vida al Rey Carmesí.

Comentarios

  1. Dios es Argentino!!!! impresionante recital de King Crimson, verlos es vivo le pone la piel de gallina a uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios es argentino? baja un cambio, man

      Eliminar
    2. Es verdad, esa frase viene de cuando los argentinos eramos derechos y humanos. Digamos pues que fue un concierto orgásmico, muy bien descrito por Gloria Guerrero.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más visto de la semana pasada

Mahavishnu Orchestra - The Complete Columbia Albums Collection (2011)

#Músicaparaelencierro. LightbulbSun ya nos había presentado el "Original Album Series" de Billy Cobham y nos había prometido esto que publicamos ahora, bien para un viernes en el blog cabezón, y para que tengan para disfrutar en todo el fin de semana. Y ya su título nos lo dice todo, por lo que no me parece necesario agregarle muchas más palabras, con tanta música a disposición. Esta colección contiene versiones remasterizadas de todos los álbums de la primera encarnación de la banda, incluido "The Lost Trident Sessions", que sería el tercer álbum de estudio de la Mahavishnu, grabado en 1973 pero solo lanzado en 1999. Además, "The Inner Mounting Flame" contiene un tema adicional, el álbum en vivo "Between Nothingness & Eternity" fue remezclado y ampliado, y la caja incluye un CD en vivo inédito llamado "Unreleased Tracks from Between Nothingness & Eternity". Creo que está todo dicho, los incondicionales de la Mahavishnu estarán…

Billy Cobham & Colin Towns & HR Big Band - Meeting Of The Spirits (2006)

#Músicaparaelencierro. Jorge N. nos vuelve a deleitar mientras nos dice: "Ya que andaban dando vueltas algunas cosas de Billy Cobham, se me ocurrió pasarte un disco del susodicho, con la Big Band de Colin Towns (tiene unas cuantas cosas muy recomendables, entre ellas un disco con temas de Zappa), con temas de la Mahavishnu. Para mi gusto es un disco espectacular, digno de estar en la biblioteca cabezona...". Dicho y hecho, aquí lo tenemos para presentar una nueva versión de las canciones de la Mahavishnu Orchestra. Una nueva versión de temas ya conocidos, re comuestos e interpretados por músicos de primer nivel. Esta vez los músicos en juego han llevado esta música a una dimensión aún más lejana que la de los temas originales. Seguramente el guitarrista de Mahavishnu, John McLaughlin (quien escribió algunas de las notas para este disco) nunca esperó escuchar sus composiciones interpretadas por una Big Band, y ha comentado que la música en este disco es una revelación para él…

Derribar la Clausura de un "Mundo Muerto"

Protestas populares y sentidos de lo común en tiempos de pandemia, rutas de fuga, revuelta y re-existencia en América Latina: La pandemia del nuevo coronavirus ha saturado absolutamente todo. Incluso la memoria, que ya venía siendo atropellada y convulsionada permanentemente por el eterno presente de esta sociedad hiper-informada, inundada de datos, imágenes, video-cápsulas, memes y múltiples acontecimientos impactantes. Así que, como un acto para recobrar el aliento, como quien sofocado se quita el tapabocas para tomar una bocanada de aire fresco, hagamos nuevamente memoria de vida, recordemos los meses y semanas atrás, que determinaron todo 2019: calles calientes, millones de voces; marchas, piquetes, pancartas, consignas, pañuelos, enjambres, multitudes. Corazones latiendo, rabia, anhelo, hartazgo, esperanza. Chile, Ecuador, Colombia, Haití, Perú, Honduras, Puerto Rico, Venezuela, Costa Rica, Bolivia, Nicaragua; y fuera de las tierras del Abya Yala, Hong Kong, Francia, Irak, Líbano…

Luis Alberto Spinetta - Un Mañana (2008)

#Musicaparaelencierro. Algo que estabamos debiendo desde hace un tiempo y viene bien para empezar un día de mal clima y mucho virus. Hay que ponerles ganas y qué mejor que algo del Flaco, y gracias al aporte de José Ramón que sigue contribuyendo al salvataje de sus conciencias y su psiquismo a fuerza de pura música... Y nada menos que con un disco que fue Gardel De Oro, votado como el mejor disco del año y nominado para el Grammy Latino. El Flaco, fue cantante, guitarrista, poeta y compositor como ningún otro logró ser, y este no es sino otro ejemplo de ello.

Artista: Luis Alberto Spinetta
Álbum: Un Mañana
Año: 2008
Género: Rock
Duración: 56:41
Nacionalidad: Argentina

Les dejo otro del Flaco:

Un mañana es el decimotercero y último álbum de estudio de Luis Alberto Spinetta grabado en el año 2008. Mantiene una marcada línea jazz-rock. El corte de promoción fue Preso Ventanilla, del cuál salió un video-clip. El álbum fue elegido el mejor del año en una encuesta realizada por la website Rock.co…

Hijos de Puta Disfrazados de Libertarios

En medio de la pandemia dan rienda suelta a su fibra libertaria. ¿Serán un nuevo grupo anarquista?. Así parece. Disfrazados de Robespierre se lanzan contra el estatismo del gobierno que ha decretado que estamos ante "la hora del Estado", así se despliegan columnistas de Clarín, Infobae y La Nación mientras desarrollan una oposición radicalizada sea como sea y sin lógica que importe (su descalificación mediática a la política sanitaria choca con las evidencias locales y mundiales). Así se suman en los medios concentrados al relato confuso de periodistas que exigen control como en países comunistas, libertades como en países de reducida población, aperturas de la cuarentena como en países que ya están en la reducción de la curva de contagios, producción como en un mundo ideal que ya no existe, rebeliones fiscales como en ningún modelo, siguiendo el ejemplo de la pulsión por la muerte de la derecha que remite a los cercanos y actuales de Trump y Bolsonaro, que presencian como s…

Áuryn - Antes de Cerrar los Ojos (2020)

#Músicaparaelencierro. Luego de varios años de idas, venidas, retrasos, grabaciones, separaciones, producción y demoras varias, al fin nos llega el LP de Áuryn, una gran banda que habíamos presentado en el blog cabezón cuando apenas eran unos purretes. Hoy se traen un magnífico trabajo bajo el brazo, por lo que demuestran que la espera valió la pena: mucha destreza, ritmo, potencia, melodía, buen gusto, poesía,en una explosión de creatividad, destreza, energía, imaginación y buen gusto. Por eso, ya es hora de dejar de lamentarse porque su disolución representaba un gran disco que había quedado en el veremos, al fin podemos escuchar a estos grandes músicos y sumamos otro nuevo y gran disco a nuestra colección de discos recomendados. Tremendo trabajo recomendado al 100%. Un disco que parece destinado a erigirse como uno de los más notables ítems de prog argentino del presente (y apestado) año 2020. A no perdérselo!

Artista: Áuryn
Álbum: Antes de Cerrar los Ojos
Año: 2020
Género: Heavy prog
D…

Mapa de campañas solidarias y ollas comunes en Chile

Para los cabezones chilenos. Las integrantes de Fundación Vértice, organización sin fines de lucro e interdisciplinar de mujeres dedicadas a los estudios urbanos y territoriales, todas egresadas de la U. de Chile, desarrollaron este acervo informativo en constante construcción, el cual busca dar a conocer diversas iniciativas en todo el país trasandino. Fue con la llegada de la pandemia y proyectando las consecuencias económicas y sociales de la misma, que interrumpieron su despliegue en el ámbito de estudios urbanos para dedicarse a desarrollar este mapa interactivo


“Somos todas ex estudiantes de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U. de Chile (FAU), de las tres carreras: geografía, arquitectura y diseño. Sentimos la necesidad de hacer investigación aplicada ligada a los estudios urbanos y territoriales, y creamos Fundación Vértice, con el propósito de contribuir al debate sobre la ciudad y el hábitat”, cuenta Paulina Gatica, una de las integrantes y fundadoras de Vért…

Frank Zappa - Waka / Jawaka (1972)

#Musicaparaelencierro. Zappa parecia estar avanzando hacia un tipo mas elaborado de musica, explorando y creando nuevis pasajes de sonido, color e intensidad. Una continuación de "Hot Rats" que define la trilogía junto con "The Grand Wazoo", un disco con mucho jazz-rock en la línea de "Bitches Brew" o "In a Silent Way" de Miles Davis y de los primeros grupos que se registran en éste género, y las comparaciones van más allá de los musical, porque el genio inquieto de Zappa -al igual que como Miles- le impedía permanecer mucho tiempo haciendo lo mismo (hormigas en el culo dirían algunos). Más Zappa ahora de parte de Carlos el Menduco para que disfruten a lo grande, y que no se olviden del blog cabezón...  otro de los imprescindibles de Zappa y que conforma la gran trilogía jazzística de nuestro Frankie querido.

Artista: Frank Zappa Álbum: Waka/Jawaka
Año: 1972
Género: Rock / Progressive rock / Experimental / Jazz / Psychedelic rock
Duración: 36:08
Naci…

Chulpa - Vidala del Monte (2020)

#Músicaparaelencierro. El Mago Alberto se viene con un disco bien de viernes. Muchas veces hemos presentado interesantísimos proyectos argentos que unen el folcklore con el metal y el prog, y los ejemplos de aquellos grupos que han aterrizado en el blog cabezón son innumerables, pudiendo nombrar a grupos como Raza Truncka, Arraigo, Solsticio, Alter Ego y muchísimos otros, inclusive, algunos de ellos crearon el sello Rocklore, que congrega el arte desde una mirada latinoamericana y que reúne artistas y gestores culturales en un sello de gestión colectiva. Hoy seguimos con esa tónica pero desde una mirada diferente, más inclunado al punk (ojo, incluso no tanto) y de la mano de Joana Gieco, que no es sino la hija de León Gieco (multiinstrumentista y tecladista en la banda de Ricardo Iorio) desde el proyecto "Chulpa", en un disco que recién sale a la luz y que no puede quedar fuera del blog cabezón! Otro sorpresita para que conozcan y disfruten este din de semana.

Artista: Chulpa

Genesis - Genesis (1983)

#Musicaparaelencierro. Lisandro nos presenta este disco que estaba fuera de la discografía publicada en el blog cabezón, hasta ahora. Y corresponde a la continuación de "Abacab", con su sonido modernizado y ochentoso, el cambio del progresivo a un sonido mas accesible para las masas y radiable a traves de la todopoderosa FM, dejando de lado las orquestaciones, el sinfonismo y los arreglos ambientales que tanto se dejaban apreciar en los albumes de los 70's. También la partida de Steve Hackett en la guitarra fue un duro golpe a la creatividad de los Genesis de mediados de los 70's en adelante. Aquí viene bien lo que publicó Raúl cuando presentó ese disco: "Lo bueno del arte, en cualquiera de sus vertientes, es la diversidad de opiniones. ABACAB representa un cambio fundamental en las técnicas de grabación. lógicamente de la mano del nuevo productor de Genesis, Hugh Padgham. En esta fase reconozco el valor de ese álbum. Pero casi todo Genesis tiene belleza de dist…

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona


"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.