Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

martes, 3 de mayo de 2016

Egberto Gismonti Group - Música de Sobrevivência (1993)


Aunque también podría llamarse "Música en épocas de Marioneta Macri", éro a diferencia de las consecuencias de La Peste Amarilla, esto es muy disfrutable, extremadamente disfrutable diría yo, la guitarra, la flauta y el piano de Gismonti acompañado de chelos y sintetizadores. Un disco que personalmente me resulta hermoso... escúchenlo si no me creen. Nada que ver con la Peste Amarilla! No se lo pierdan, DISCAZO!!!!

Artista: Egberto Gismonti Group
Álbum: Musica de Sobrevivencia
Año: 1993
Género: Jazz fusión / Latin jazz / Jazz contemporáneo
Duración: 68:29
Nacionalidad: Brasil


Lista de Temas:
1. Carmen
2. Bianca
3. Lundú
4. Forró
5. Alegrinho
6. Natura, Festa Do Interior

Alineación:
- Egberto Gismonti / piano, guitar, flute
- Nando Carneiro / synthesizers, guitar, caxixi
- Zeca Assumpção / bass, rainwood
- Jacques Morelenbaum / cello, bottle



En Gismonti nos encontramos tanto a John McLaughlin y Jimi Hendrix como a Astor Piazzolla, Heitor Villa-Lobos y Baden Powell, pero también a Ravel y al folcklore del noreste y medio oeste de Brasil, además de la música indígena y música de la India, entre las mayores influencias.


El multi-instrumentista, compositor y arreglista brasileño Egberto Gismonti es sin duda el dueño de una de las obras más amplias y coherentes dentro de la música brasileña. Y ni hablar dentro de la vanguardia. La música de Gismonti cubre una amplia gama de colores, texturas, dialectos y estados de ánimo musicales. Puede sonar grandioso o introspectivo, dramático o lúdico, nostálgico o futurista, puese sonar brasilero u oriental. Sus composiciones están diseñados para que se aúnen la guitarra solista a la orquesta sinfónica, anexados a través de distintos instrumentos étnicos y teclados electrónicos.

Este disco es un ejemplo del trabajo de Gismonti como guitarrista. (a diferencia de muchos otros en los que toca exclusivamente el piano).
Fue grabado en el Rainbow Studio, en Oslo, Noruega, en abril de 1993.¿
Aunque la música es instrumental, el álbum viene acompañado de una serie de textos correspondientes a cada uno de los cortes. Todos estos textos son de autoría del propio Gismonti, a excepción de los que acompañan al último corte, Natura, Festa do Interior (que corresponde a la mitad del disco), escritos por el poeta brasileño Manoel de Barros, y que forman parte de su libro Gramática Expositiva Do Chão.
A lo largo de su prolifica carrera, solo ha lanzado dos discos firmados como “Egberto Gismonti Group”. El primero, Infância, de 1991, y este segundo, Musica de Sobrevivência. Este grupo lo conforman, además del propio Gismonti, Nando Carneiro, Jaques Morelenbaum y Zeca Assumpção. Un tercer disco surgió mas adelante con una agrupación similar, Zig Zag, de 1996, firmado por el Egberto Gismonti Trío (los mismos músicos, menos el violonchelista Jaques Morelembaum).
Radio Universidad

En Gismonti nos encontramos a John McLaughlin, Baden Powell, Astor Piazzolla, Heitor Villa-Lobos, pero también a Ravel y al folcklore del noreste y medio oeste de Brasil, además de la música indígena y música de la India, entre las mayores influencias. Pasó dos años experimentando con diferentes afinaciones y en la búsqueda de nuevos sonidos, que también refleja en su uso de flautas, kalimbas, campanas y demás instrumentos. Por los años 70s, se había sentado las bases de su concepción actual estaba escuchando a los músicos el amplio alcance como por ejemplo Django Reinhardt y Jimi Hendrix ... Para él, los logros de Hendrix eran la prueba de que la música "popular" y la "seria " son expresiones que no necesitan estar polos opuestos, salvc por una cuestión de mercado: "no hay diferencia entre los dos tipos de música...".
Aquí, un discazo para engalanar al blog cabezón!

Egberto Gismonti's profound search for the universal departing from the particular is always an applauded approach. On this album, one can recognize references from several cultures, but that never resembles an opportunistic pastiche. The cello parts (played by Jaques Morelembaum) and some rhythmic motifs (such as the one in Bianca's theme) are reminiscent of Brazilian tradition, especially Heitor Villa Lobos' work (which although is taken with reserves by Gismonti in his spoken speeches, seems to transpire in his music unconsciously). His compositions can be meditative but also reflect the ingenuous happiness of folkloric dances. Tender lyricism again reveals a touch of naïveté balanced with an original perception of the universal patrimony of humankind. His music, even more challenging in the required sensibility for the folk element that is almost always missing in cultivated musicians, finds a proper channel in the passionate delivery of Jaques, Nando Carneiro, Zeca Assumpção, and Gismonti himself.
Alvaro Neder

One can always look forward to a fresh experience with every Egberto Gismonti encounter. This promise is deeply fulfilled on Música de Sobrevivência (Music of Survival), which designates the title of his group’s sophomore ECM outing as much as it does the genre under which it creates. The opening arpeggios of “Carmem” earn our trust at once with a timeworn and familiar comfort. The pebbles of Gismonti’s plunking notes sink into nostalgic waters, pulled by arco threads into the hands of light that loosed them. “Bianca” picks at those same threads, frayed like the edge of a carpet in a childhood home through which pass only the ghosts of revolt. Such backward glances are ever-present in Gismonti’s world, whether they are charting the skyward paths of “Lundú #2” or dancing with joy in “Alegrinho #2.” His fingers flutter across piano keys as adeptly as they walk a fingerboard, escorting the group’s cultured sound through a gallery of moods. Children’s feet map the gray streets of “Forró,” cracked yet held in shape like the shells of hardboiled eggs, and continue to run through “Natura, festa do interior,” a 33.5-minute masterpiece of eroded landscapes. With a sweep as cinematic as it is prosaic, it inscribes a scroll’s worth of love for all things just and familial.
The group members blend like a metal alloy, each a shade of bark in the same forest, with cellist Jacques Morelenbaum adding notable fire to Gismonti’s cool motives. The result is a sonic scrapbook of travels and shades of innocence guaranteed to enrich your listening life.
ECM Reviews

Una maravilla misical sin desperdicio, DISFRUTENLO! está disponible en la Biblioteca Sonora en la lista de correo.



2 comentarios:

  1. Disculpe, puede ser que se hayan olvidado el Link?
    Saludos, viva el blog cabezòn!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rax: si buscás algo que no està acá lo tendrías que buscar en la lista de correo. Tenès que suscribirte a ella, y acá te dice cómo tenés que hacerlo:

      http://cabezademoog.blogspot.com.ar/p/por-si-algun-dia-no-estamos-aca.html

      Y lee los mails de confirmaciòn y bienvenida porque ahí te dice donde tenès que ir para encontrar lo que buscás.

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana