Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

martes, 23 de junio de 2015

Sambara - Asomándose (2013)


Artista: Sambara
Álbum: Asomándose
Año: 2013
Género: Crossover prog
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
1 - Revancha
2 - Asomandose
3 - Sin Pensar en Nada
4 - Hojas
5 - Esta Bien
6 - Vas a amarme
7 - Praia
8 - Impuestos al Nacer
9 - Serpientes del Alba
10 - Lejos
11 - Baloma
12 - Pasos

Alineación:
- Federico Schujman / Voz
- Marcos Lorenzo Inchausti / sintetizadores y voz
- Andrés Elijovich / teclados y coros
- Gabriel Kerman / guitarras y coros
- Ariel Schujman / bajo y coros
- Julián Malosetti / batería
invitados:
Ramiro Flores / vientos
Richard Nant / vientos
Juan Canosa / vientos
Alejandro Franov / Sitar
Javier Malosetti / bajo y percusión

Ya habíamos presentado a esta joven banda y a este disco y ahora lo traemos para que lo disfruten. Otra vez, un disco exclusivo de nuestro blog que no lo van a encontrar en otro lado. Y si no los conocen, pégenle una escuchada que está muy bueno.





En la mitología hindú, "Sambara" era un dios/demonio, pero a la hora de elegir el nombre para la banda, ninguno de los integrantes sabía de la existencia de este ser que representa una fuerte dualidad. Jugando vocalmente empezó a aparecer la "desconocida" palabra “Sambara” la cual adoptaron sin saber que la palabra, además de existir, aludía a un dios hindú el cual era un poco Divino y otro poco Demonio... Sambara es en sí mismo el nombre del "ente" donde seis músicos jóvenes (cuyas edades oscilan los 22 años) crean una expresión musical genuina y fuerte. Con la mística que encierra su nombre, Sambara trae la versión argentina del rock progresivo de los ’70, este sexteto integrado por músicos que promedian los 22 años se convirtió en uno de los grupos emergentes de mayor proyección en la actualidad, ya que el espíritu de su arte hipnotizan en vivo a puro rock y baile arriba y abajo del escenario, y ya se han convertido en un fenómeno creciente con amplia convocatoria (convengamos, algo raro en la música que normalmente presentamos), y que no para de expandirse, se presentaron en El Marquee, Makena, El Roxy, Konex, y en el Personal Fest 2013, Ciudad Emergente 2014 fueron el grupo revelación.


Sambara, el sexteto formado a fines del año 2011, combina elementos del rock clásico con sonidos y estructuras modernas. A principios del 2013 grabó su primer disco de estudio, producido por Javier Malosetti. El mismo saldrá a la luz en las próximas semanas.

Y me parece correcto hacer el comentario de este disco luego del de Circus Dei, más que nada por una cuestión musical y no tanto por lo ideológico que puede desprenderse de la lírica, pero este grupo también está fuertemente influenciado por Serú Giran, tiene mucha onda, mucho swing, mucho groove, hacen mover el bote, y así y todo es progresivo, confirmando lo que decíamos en la entrada pasada, que la música progresiva no es un estilo sino una forma de hacer música que atraviesa todos los estilos.



También con alguna onda de Spientta Jade, y bandas extranjeras como King Crimson, Pink Floyd o iconos del rock sinfónico como Yes y al Genesis de Peter Gabriel como se percibe en el largo instrumental que abre el disco "Revancha", mientras que el virtuosismo del rock argentino de los 70's surge más que nada en base al gran trabajo de los teclados, sobretodo en temas como "Asomándose", con pasajes de los sintetizadores bien 70 al estilo de La Máquina de Hacer Pájaros, aunque también con alguna influencia más actual como Catupecu Machu. Al escuchar Sambara, se respira un poco de todos estos grupos de psicodelia y progresión, pero también mucho de creatividad propia, de juego, de búsqueda.
Para esta producción los músicos se pusieron en manos del virtuoso Javier Malosetti, que inclusive trabaja en la percusión y bajo de algunos de sus temas, y produjo el disco.
Así es que no quería dejar pasar la ocasión para presentar el disco (aunque no esté disponible para la descarga ni podamos por ahora compartirlo con todos) de una banda que es toda una promesa además de un intenso presente. Y una de las pocas bandas progresivas que logran, al menos, acercarse a los circuitos masivos tan lejos de su propio espíritu, y quien sabe porqué mecanismos de la magia... o quizás por la propia magia de Sambara, al fin y al cabo no olvidemos que es una divinidad que puede hacer milagros, al menos, aquí lo está haciendo, llevando a que un número cada vez más grande baile sin parar en base a la música de un grupo progresivo.


El disco tiene interesantes arreglos de vientos y explosiones rítmicas que, por lo que dicen, en vivo se amplifican y maximizan hasta el paroxismo, mientras que los músicos juegan con diversas entradas instrumentales. Es que el despliegue instrumental y las pruebas del talento de estos jóvenes músicos y su decisión de jugarse por un sonido no comercial quedan en videncia, aunque también llegan a entrometerse en terrenos más pop, siempre dentro de su propio estilo, mientras que hasta hay tiempo para acordes latinos y el jazz rock, así que a pura fusión se conforma un disco de rock progresivo muy personal y talentoso.

Como ellos mismos dicen "Éramos amigos con ganas de hacer nuestros temas, allá en los inicios en el 2011, y a medida que fue pasando el tiempo eso se transformó en ganas de mostrar esos temas a otra gente. Y cuando los empezamos a mostrar y vimos que había gente que le gustaba, que estaba interesada, de repente estábamos todos metidos en la idea de armar de esto un proyecto lo más serio posible. Nos juntamos para crear a este ser que se mueve con nosotros y nosotros con él. Es una banda de música, de rock nacional, joven, con canciones progresivas o como quieran llamarlas, las defendemos, las damos a conocer bajo este nombre que nos eligió a nosotros casi más que nosotros a él. básicamente lo que pasó es que el rey Sambara bajó a la tierra y nos utilizó para expresarse. No somos más que seis tipos poseídos por él. Más allá del chiste, la sensación que tenemos es esa, estamos poseídos por esto, ya Sambara es un monstruo mucho más grande que nosotros seis juntos. Esta banda ensaya mucho, tratamos de no repetir estructuras obvias de la música en general. Intentamos canalizar y actualizar de la mejor manera posible estilos que tal vez no sean la moda de hoy, pero que al hacerlo logran un impacto y un feedback con el público único".

Vamos, como siempre, a comentarios de terceros, entrevistas, videos, y todo lo que encuetre dando vueltas por ahí...

Sambara, una de las bandas revelación del último Personal Fest, acaba de lanzar Asomándose, su álbum debut. Entrevista con el cantante Federico Schujman.
“Sambara es nuestra vida, nuestro proyecto, el espacio en el cual depositamos nuestra creatividad y sensaciones”, define Federico Schujman, cantante de la banda que entre trazos vintage anclados en los setenta constituye una de las revelaciones musicales de 2013. Desde las primeras juntadas del grupo (que completan Marcos Lorenzo Inchausti, Andrés Elijovich, Gabriel Kerman, Ariel Schujman y Julián Malosetti), a principios del 2011, los seis integrantes sintieron la necesidad de encontrar y construir un proyecto donde poder realizarse artísticamente. En octubre fueron una de las revelaciones del último Personal Fest Deluxe, en Buenos Aires, y a fines de noviembre lanzaron Asomándose, su primer disco. En esta charla, Federico habla sobre los orígenes del grupo, sus ambiciones y los próximos proyectos de Sambara.
- ¿Cuál es el significado de la palabra Sambara?
- Surgió desde adentro de la música. Fue una creación nuestra dentro de un juego de armonización de voces que hacíamos antes de cada ensayo. Varios días después de decidir el nombre de la banda nos enteramos que Sambara es un personaje de la mitología hindú, un tanto diabólico por cierto, y hasta el día de hoy seguimos aprendiendo cosas sobre su historia.
- ¿Cómo por ejemplo?
- Nos llegaron muchas historias. Y lo que podemos saber es que es un personaje muy ligado a la sexualidad. En sus dibujos está muy presente el sexo y sospechosamente aparece como un monstruo con doce brazos (nosotros somos seis) haciéndole el amor a una mujer.
- Volviendo a lo musical, ¿cuáles son las influencias que tiene la banda, y cuál de ellas creen que se plasman en el sonido de Asomándose?
- Las influencias que existen en Sambara son diversas. Esto tiene que ver con la forma en la que encaramos la composición de los temas. En la sala de ensayo los seis creamos, opinamos y aportamos cada uno lo suyo. De esta manera se fusionan en las canciones las influencias de los seis y éstas varían desde el rock clásico nacional (Spinetta y Charly, fundamentalmente) hasta sonidos más modernos del rock internacional.
En Asomándose aparece un poco de todo esto, pero marcado y encaminado por el oído de Javier Malosetti, productor del disco y otra de las influencias grandes que tiene la banda.
- Claro, el sonido de La Máquina de Hacer Pájaros, parte de Seru Giran o Spinetta Jade se respira muy fuerte en ustedes. ¿Hay un sentido consciente de tributo a ese legado, que muchos reivindican desde la palabra y no tanto desde la música, o simplemente fue saliendo así?
- La realidad es que todos los integrantes de Sambara respiramos a Spinetta, a Charly y admiramos mucho sus obras. Desde ya que los reivindicamos y los consideramos influencias importantes. Pero tampoco es que la música que hacemos es un tributo consciente a ellos. Simplemente a la hora de componer somos sinceros con nuestros gustos y nuestras ideas. Por eso aparecen estos sonidos y tantos otros que también nos influencian.
- ¿Cómo ven la propuesta de Sambara en relación a los sonidos que hoy dominan el panorama del rock argentino?
- Nuestra propuesta es siempre animarse a arriesgar. Creo que esto se siente en el sonido, en el show en vivo y con lo que transmite la banda en general. Nuestra búsqueda es dejar ser a las cosas que nos surgen. No limitar la composición o las búsquedas sonoras por "amoldarse" a lo que el panorama actual y el mercado imponen. Así es que dejamos fluir a las distintas influencias musicales que tenemos y combinamos, como te decía antes, un sonido que remite a sensaciones "setentistas" con influencias modernas.
En nuestro corto pero intenso recorrido conocimos muchas bandas que se animan a arriesgar y salirse del molde, pero en la mayoría de los casos el mercado impone a las bandas que se ofrecen desde lugares comunes. Nosotros buscamos romper con eso, ofrecer algo distinto y hacer llegar nuestro mensaje a la mayor cantidad de receptores posibles.
- ¿Con qué banda de la escena argentina se sienten hermanados en esa actitud de búsqueda y riesgo musical?
- La verdad es que nos cruzamos en este tiempo con muchas bandas con las cuales nos sentimos hermanados. Voy a ser injusto porque es imposible nombrarlas a todas. Pero en este momento se me vienen a la cabeza Atahualpa Newpunky, Pájaro Inaudible, Nidos, Jean Jaurez, Caperucita Coya, Camerú, La Conjura de los Necios. Y hay muchas más. Es sólo cuestión de ir a escuchar bandas, buscar y finalmente encontrar.
- Yendo a Asomándose, no es muy común que un disco debut salga por una discográfica (Sony) como la que los edita a ustedes., ¿Sienten el peso, tanto positivo como negativo, que eso puede tener?
- Más allá de que sabemos que no es muy frecuente, en nuestro caso la edición del disco por Sony Music nos favoreció mucho. Fundamentalmente porque el arreglo por la edición lo hicimos una vez que el disco ya estaba terminado en su totalidad. Nos sentamos con el sello una vez finalizada la grabación, la mezcla, el master y hasta el arte de tapa. En este proceso contamos con la ayuda de muchos amigos y músicos y con la producción artística de Javier Malosetti. Pero al no interferir el sello en lo que refiere al contenido del disco, entonces el ofrecimiento de editarlo y distribuirlo significa para nosotros un salto y la posibilidad de que nuestra música y nuestro mensaje lleguen a más gente.
Por otra parte, más allá de ser nuestro primer disco y que Sambara tenga algunos pocos años de existencia el recorrido que hicimos fue muy grande e intenso, tocando y dándonos a conocer por todas partes. Por eso la grabación del primer disco nos encontró preparados para apuntar alto.
- ¿Cuáles son los proyectos y anhelos para el 2014?
- El anhelo es llevar Asomándose a todas partes. Cerramos el año con shows muy importantes en Capital y la idea es empezar a llevar el disco al interior. Girar y tocar mucho en vivo. Sentimos que nuestro lugar es el escenario y queremos tocar en cada lugar en el que se nos presente la posibilidad. Ese fue el camino de Sambara desde el arranque y esperamos poder seguir por esta senda en el 2014.
Diego Maita López


Sambara comienza a ascender gracias a su mix de rock, pop, funk y candombe que te hace bailar hasta el último compás.
Federico Schujman se mueve de un lado a otro, saltando, agitando los brazos y mirando al público con los ojos desorbitados, en una mezcla de emoción, éxtasis y ansiedad. El lado A de Niceto es el gran paso de Sambara, y esta noche no temen darlo, porque ellos están preparados.
Entre melodías funky psicodélicas que recuerdan a un Charly García en “Cómo conseguir chicas” y “Clics modernos”, el sexteto coquetea con el candombe uruguayo y hace bailar a todos los presentes.
La tríada Gabriel Kerman (guitarra), Ariel Schujman (bajo) y Julián Malosetti (batería) representa el pulmón inagotable y el costado más rockero de una banda que nos hace viajar entre el pasado y el presente en una misma noche.
Completan el grupo, Andrés Elijovich (teclados) y Marcos Lorenzo (sintetizadores), portadores de un sonido más eléctrico y psicodélico que rompe con todas las reglas.
“Serpientes del alba” anticipa el gran final: arriba, la banda deja hasta la última gota de sudor; y abajo, la multitud se fusiona en una ronda infinita, para bailar una vez más.
Lucía Ferro


Atractiva mezcla de rock, jazz y funk
“No se van a encontrar con un show convencional, vamos a mostrar todo nuestro fuego”, promete Federico Shujman, el cantante de un grupo que busca vulnerar fronteras de estilo.
Federico Shujman y Gabriel Kerman, dos de sus fundadores, coinciden en que le buscaban un nombre musical a su proyecto de banda. Tenían una marcada debilidad por el rock and roll y querían que se notara. “Antes de cada ensayo, hacíamos una especie de canto, donde nos estirábamos, respirábamos y cantábamos. Era como una especie de concentración y, de repente, apareció la palabra”, evoca y revela Shujman, cantante, sobre la palabra primal: Sambara. “Buscábamos algo que únicamente signifique nosotros seis y nuestra música”, apuntala Kerman, guitarrista, sin saber ambos –ni el resto– que estaban evocando un ser de la mitología hindú que, como ellos, tenía seis cabezas y podía ser un poco demonio y un poco ángel. “Nos vino como anillo al dedo para fantasear con eso y, además del toque místico, jugar. No somos más que seis tipos poseídos por él”, se ríen cantante y guitarrista de esta banda que completan Marcos Lorenzo Inchausti en sintetizadores, Andrés Elijovich en teclados, Ariel Schujman en bajo y Julián Malosetti en batería y que acaba de editar Asomándose, disco debut que presentarán hoy en The Roxy (Niceto Vega 5542). “No se van a encontrar con un show convencional, vamos a mostrar todo nuestro fuego”, arriesga Shujman.
Asomándose, el disco a estrenar por Sambara, consta de doce piezas y el apoyo de Javier Malosetti que, además de producirlo, tocó bajo y percusión y facilitó la intervención de músicos que aportaron lucidez al trabajo total del sexteto: Ramiro Flores, Richard Nant y Juan Canosa en vientos y Alejandro Franov en sitar. “Tener de nuestro lado a Javier nos brinda una facilidad enorme... El hizo que la grabación fuera muy placentera”, sostiene el cantante. “Es un monstruo musical, un tipo que tiene una historia, un oído y una experiencia tremendas. Igual, los temas los hicimos nosotros y casi no hubo alteraciones, salvo pequeñas cosas que propuso y que nos encantaron. Después, claro, se hizo cargo de la mezcla y el master, y fue una gran mano”, suma el guitarrista, sobre el aporte del experimentado bajista a este grupo cuyo promedio de edad da 22 años.
“Como Sambara, el mito hindú, el grupo tiene una cuota de oscuridad y una lumínica, que es también la dualidad que tenemos todos los seres humanos. Todos tenemos un demonio y un dios, que nos permite juzgar las cosas de determinada manera. En nuestro caso, lo que se ve representado en la música, también un poco de ambos”, define Kerman. “Del riesgo y de la tensión surgen las expresiones artísticas más interesantes”, tercia Shujman, sobre una totalidad de temas que pendulan entre el cool jazz de “Sin pensar en nada”, el rock de “Serpientes del alba” y ciertos toques funk, que aromatizan el resto. “Es una mezcla de todo eso, en realidad”, determina el bajista. “A todos nos gusta el jazz, su lenguaje y sus acordes; el rock como potencia y como grito desesperado y desenfrenado; y el funk como baile y groove. Sambara es una mezcla de los tres.”
Página 12


Barrio de Palermo. Barcito. Se apagan las luces. Ansias. La tensión de la atmósfera estalla en un acorde. La música te penetra, te atrapa. Casi sin darte cuenta y delirando te entregás a la danza más improvisada, a la más pura expresión, al desquite. Dejás escapar la cordura en un alarido incontenible, y ya entraste en su juego.
Barrio de Almagro. Ya casi es de noche. En la terraza de su sala de ensayo gira el mate y una niña de unos tres años revolotea y juega con el grabador que registra la conversación entre El Pez y los muchachos de Sambara.
Ariel Schujman en el bajo, Julián Malosetti en la batería, Gabriel Kerman con la guitarra eléctrica, Marcos Lorenzo en los sintetizadores, Andrés “El ruso” Elijovich en los teclados y la voz de Fede Schujman. Voy a empezar preguntándoles cómo se formó el proyecto hasta que llegaron a la formación actual.
FS: Bueno, mirá, hay un par de historias cruzadas. Por un lado estábamos Edu que fue el primer bajista de la banda y yo tocando algunas cosas juntos, por otro lado Marquitos y Andy andaban también haciendo su música juntos, y Juli también estaba con sus proyectos… Todos estábamos por nuestro lado haciendo música, pero ninguno con un proyecto que lo termine de completar. Buscamos armar algo juntos para desarrollar eso. Nos contactamos y armamos esto que ya existe. Muy rápidamente fue Sambara, y muy rápidamente tuvo para nosotros la importancia que tiene hoy.
Y también muy rápidamente sacaron su primer EP, Sambara (2012), un trabajo que ya suena muy bien. En retrospectiva, ¿cómo ven este EP que les abrió tantas puertas?
FS: Mirá, el EP salió en un momento de la banda, después de un viaje que hicimos a Brasil. Se fue Edu, nuestro primer bajista, y entró Ari. Ahí dio como un salto la banda. Entre otras cosas, nos propusimos grabar nuestras primeras canciones. En retrospectiva, en lo personal, me gusta mucho escucharlo y apreciar en qué punto estábamos como músicos en ese momento.
ML: Cuando lo hicimos teníamos otra inspiración. Era algo muchísimo menos desarrollado, y nos sirvió a nosotros para ver en qué lugar estábamos. Además lo hacíamos desde un lugar mucho más inocente, con mucha menos expectativa. Pero siempre proyectamos: dijimos que lo que primero íbamos a sacar era esto y nos gustaba mucho. Y ahora también.
JM: Había como un sentido de urgencia. Había entrado Ari, los temas se habían estructurado de una manera y ya sentíamos que eran para grabarlos en ese momento. De hecho, lo hicimos en dos o tres semanas. Al toque lo sacamos, al toque lo presentamos. Estábamos muy manijas. Y se nota eso en la música, en todo. En el buen sentido y en el malo también.
AE: Aparte, las grabaciones no son como eran antes, porque antes para grabar necesitabas un estudio sí o sí. Lo que quiero decir es que grabar hoy es más sencillo. Ari tenía en la casa lo que era nuestra sala de ensayo, y ahí tuvimos la posibilidad de grabar y hacerlo bastante bien. Lo hicimos nosotros: el EP está hecho sólo por integrantes de Sambara. Ari se encargó de la mezcla y la grabación, y nosotros tocábamos los instrumentos que teníamos. Es un CD casero. Ahora a mí me genera como un toque de ternura. Me gusta escucharlo, me gusta escuchar los temas y me gusta acordarme de cómo tocaba en ese momento, del teclado que tenía, que era otro que el que tengo ahora. Pero es lindo. Es como un hijo...
ML: Medio boludo (risas).
AE: Pero lindo...
GK: Un pibe de 15 años.
En el 2013 salió su primer disco, Asomándose[1] —un nombre oportuno para un primer disco— que es un trabajo muy fino, muy elegante. Se aprecia en otro nivel que sus recitales, en los que las circunstancias exigen cierta agresividad, cierta desprolijidad, cierto rock…
FS: Sí, me parece que la historia de Sambara y de Asomándose tiene un poco que ver con esto que decís. Después del EP nos lanzamos a tocar mucho en vivo. Se fue generando algo muy copado entre nosotros y con el público en los recitales. Empezaban a aparecer canciones nuevas que tuvieron una recepción muy buena. Y con Asomándose tuvimos la misma intención que tuvimos con el EP —lo que decía Marcos antes— de dejar algo fijado, pero estando la banda en otro momento. Entonces la búsqueda era de otro carácter, porque estábamos mucho más exigentes. No alcanzaba con los equipos que teníamos en mi casa ni con el instrumento que cada uno tenía, hubo que hacer un paso más profundo en términos de lo que quede. Y aparte apareció la mano de Javier Malosetti como productor, y el estudio, los ingenieros, y nosotros buscando el audio de cada instrumento. Me parece que fue asentar otro momento de la banda.
AE: Es verdad también que el disco Asomándose, que se suena todo, no suena como suena Sambara en vivo, suena como suena Asomándose. Sambara en vivo es único y es diferente al disco, donde está todo limpio, claro y donde se escucha todo. Nosotros en vivo tenemos otra energía. Y por eso, para quienes quieren conocer a Sambara en su naturaleza, la mejor recomendación es que nos vengan a ver en vivo. Que escuchen el disco, pero lo auténtico, lo genuino, está en los recitales.
También se genera algo muy especial con su público. ¿Cómo lo viven desde el escenario?
JM: Yo creo que el público modifica muchísimo. De hecho, esta diferencia entre el vivo y el disco no se dio para nada premeditadamente. Fue muy natural y tiene mucho que ver la invitación que nos hace el público a nosotros a tocar más fuerte, dejando más energía. O sea, esta invitación es algo que te presta el público y que nosotros tomamos casi sin tener ninguna opción. Nos invita, o casi nos obliga… a estar zarpados, a tocar a pleno. Y en el disco no pasa eso. Tenemos otra manera, más calma, de abordar nuestra música.
AE: Aparte es un círculo. Tocamos la música, pasa por el público, vuelve a nosotros, y así. Es un círculo porque el público te viene a ver, te da las ganas de escuchar, de rockear, y nosotros somos canal de eso. Un círculo que sólo se cierra en ese momento.
ML: Lo que te da el vivo es la posibilidad de hacer lo que vos tengas ganas de hacer. No te limitás mucho. O al menos, nosotros no nos limitamos mucho. Como que simplemente damos todo lo que podemos, vamos bien para adelante, y el escenario en sí mismo es un lugar en el cual nos permite hacer cosas que en otros lugares no podés permitirte por una cuestión social o cultural. Entonces para nosotros es un desquite.
GK: Nosotros tomamos el escenario como un lugar para sacar a relucir todos nuestros miedos, nuestras cosas, nuestra locura…
Muchas veces se los catalogó como rock progresivo. Si bien la influencia es clara, lo suyo es realmente muy difícil de catalogar. Se interpreta que esto responde a una búsqueda genuina de hacer algo nuevo: no sonar bien a imagen y semejanza de otras bandas, sino más bien hacer música hermosa, que aunque suene como una perogrullada, es algo muy inusual.
GK: De hecho, con respecto a lo que decís, nunca pudimos tocar un cover de otra banda … en realidad una vez, dos veces.
ML: El mismo tema, que era Raros peinados nuevos, una versión bastante decadente y pobrecita pero era lo que nos salía. Ari todavía no estaba, o sea que la formación actual de Sambara no ha tocado ningún cover en vivo todavía. Y mejor que así sea…
GK: Porque nos queremos avocar más a nuestra propia creación. Y está bueno eso que decís de que tenemos una búsqueda de creatividad, y de ser originales con lo que hacemos nosotros.
FS: A la hora de la composición participamos todos, los seis integrantes de Sambara. Y al estar interviniendo los seis aparecen las influencias que cada uno tiene. Es muy distinto un tema que surge de una idea de Gabi o del Ruso o de Marqui. Cambia mucho el germen de los temas porque escuchamos música distinta entre nosotros.
ML: Sucede algo con las catalogaciones en la música. No sé desde cuándo la música, como arte o como expresión, tiende a catalogarse de distintas formas. Antes las personas que hacían blues hacían blues y jamás iban a pensar en hacer música clásica, o lo que sea. En esta época de la música, el desarrollo llevó de repente a no quedarse en una estética muy determinada porque eso al fin y al cabo te resta. Entonces nosotros nos damos ciertas libertades: desde hacer ciertas bases tipo electrónica en algún tema, a después tocar alguna cosa muy progresiva, o a hacer una canción sin más. Creo que eso suma.
GK: Es como una suma de todas las influencias que tuvimos en nuestra vida. Desde Britney Spears cuando tenía once años (risas), hasta Pink Floyd, los Beatles, Nirvana. Todas las bandas que nos fueron tocando.
AE: Quiero agregar que cuando nosotros empezamos con Sambara, ni yo era un pianista —tampoco es que lo sea ahora, no sé cuándo lo voy a hacer— ni Marqui tampoco era un sintetizadorista, ni Gabriel tocaba la guitarra eléctrica hacía cuatro años… Salvo Ari que está re metido en la música hace mucho tiempo, ninguno era un experto. Empezamos a componer desde la intuición. No es que nos juntábamos a tocar, y que empezamos con estándars. Tocábamos nuestros temas, con los instrumentos que eran nuevos. Y el crecimiento individual de cada uno se dio con Sambara.
Ignacio Mozetic


Y para que no se queden con la duda sobre como suena el disco, en el video de abajo pueden escuchar algunos de los temas del disco... y esperamos poder traer y compartir el disco completo dentro de poco!

Blog oficial
Twitter
Facebook










4 comentarios:

  1. Ya lo dije, el disco no está disponible para la descarga directa, lo publicaremos después de un tiempito si los músicos nos dejan...

    ResponderEliminar
  2. Y si en vez de descarga directa lo escuchan en Spotify, Deezer o You Tube o lo compran en Itunes asi los musicos cobran por su trabajo y pueden seguir creciendo y dedicandose a hacer musica maravillosa?

    ResponderEliminar
  3. Excelente banda! Acá el link de Spotify
    https://play.spotify.com/artist/03opeXA9lavlaoCEy0xyV0

    ResponderEliminar
  4. Y ahora con links de descarga...

    Download: (Flac + CUE + Log - No Scans)
    http://pastebin.com/AtR3AL8a

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana