Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Lito Vitale / Carrión / González - Nuevo Trío (2008)

Artista: Lito Vitale - Víctor Carrión - Lucho González
Álbum: Nuevo Trío
Año: 2008
Género: Latin Jazz / Folcklore experimental
Duración: 48:18
Nacionalidad: Argentina / Perú


Lista de Temas:
1. Decarísimo (Astor Piazzolla)
2. La Oncena(Eduardo Lagos-Juan Bautista Goñi)
3. La Puñalada(Pintin Castellanos - Celedonio Flores)
4. Espejo de agua(Lito Vitale)
5. Pintándome el alma(Jorge Cumbo)
6. Improvisación por Marineras (Lucho González)
7. A fuego lento (Horacio Salgan)
8. Paisaje de Catamarca (Rodolfo "Polo" Giménez)
9. A Monteros (Chango Nieto- Pedro Favini)
10. Milonga del 700 (Lito Vitale) Antarqui (Lucho González)

Alineación:
- Lito Vitale / piano, pedalera de bajos
- Víctor Carrión / saxo soprano, quena, flauta traversa, sikus
- Lucho González / guitarras, coros


Nuevo colaborador en el blog cabezón y se van sumando algunos otros. Para que no queden dudas de que esto es un blog colaborativo... Ya teníamos varios Carlos y un solo Mago Alberto, ahora lo tenemos a Carlos Alberto que viene a dar su manito, y les aseguro que muchos se lo van a agradecer muchísimo.

Vamos con el disco: Un día, en el 2008, Lito Vitale volció a formar un trío, junto con su compañero Lucho González, pero con una nueva cara: Víctor Carrión en vientos, saxo soprano y quena.
Los tres generan una nueva mirada sobre la música argentina, integrándola con la música de fusión, con el jazz, con la experimentación. Este nuevo trío interpreta temas reconocidos del folklore y de la música ciudadana argentina, además de composiciones propias de Vitale y González, en un trabajo de música instrumental, música tradicional argentina que tiene poco de tradicional pero sí tiene muchas influencias del jazz, abriendo un espacio para la improvisación, posibilitando modificar las versiones en cada momento. Amplio, ecléctico y libre.

Con toda la mística de la década de los ochenta, vuelve el legendario trío con nueva formación. Siempre Lito Vitale, siempre Lucho González. Junto a ellos fueron pasando Jorge Cumbo, Bernardo Baraj, Mono Izarrualde y ahora le toca el turno al joven Víctor Carrión.
Un tanto más calmo que de costumbre este Nuevo Trío recorre clásicos del tango (decarísimo, la puñalada o a fuego lento), del folclore (la oncena, paisajes de Catamarca o a Monteros) más las expresivas composiciones propias de Vitale y González, que retoman el sendero trazado hace dos décadas. La elección de un repertorio apto para el tipo de arreglos que le gusta realizar a Vitale y González según la tradición, hace de este material un hecho disfrutable. La versión de Antarqui suena casi exacta a la interpretada con Jorge Cumbo en el álbum debut de El Trío. Sin embargo, a diferencia de grabaciones anteriores y exceptuando a Monteros, el disco prioriza la técnica, la prolijidad y síntesis por sobre el derroche de temperamento.
Disconario

La siguiente entrevista corresponde a la preliminar de la presentación de este disco en el teatro Ateneo, en el año en cuestión:

El músico se juntó con su viejo amigo Lucho González y con Víctor Carrión para ofrecer una renovada versión de su histórico grupo. El resultado es un CD austero y fresco, que versiona el cancionero popular y suma temas propios, con algunos guiños para los fans de siempre.
Lito Vitale está en una especie de break cotidiano. Mabel, asistente todoterreno del clan, ingresa en el estudio nuevo (Los Elefantes), ubicado en uno de los rincones aéreos de la casona de San Telmo, su nido de acción, con dos tazas de café y cuatro vigilantes de los buenos: mucha crema amarilla y blanditos... la merienda tienta. “Me acuerdo de que cuando iba a escuchar a (Luis) Salinas a Oliverio en el ’93, terminaba yéndome de día, en cambio vas ahora y dura lo que tiene que durar. Lo lógico para este momento”, cuenta Lito de entrecasa, mientras devora el primer trozo de factura. Está literalmente desparramado en el sillón que da a la pared oeste del estudio, mirando el piano de costado, y la razón de la reflexión es un link directo a su último disco: Nuevo Trío. En él, Lito sumó la guitarra de Lucho González y los vientos de Víctor Carrión a sus teclas y originó un fresco instrumental de once piezas que, acorde con la sinonimia con Salinas, dura lo que tiene que durar: no más de cincuenta minutos. “Me está pasando que cuando recibo un disco largo, me cuesta mucho escucharlo entero... por ahí es un defecto mío, pero me cuesta asimilar algo tan largo. Quería que no pasara con este disco... más bien que te suene corto y lo puedas volver a escuchar. Me parece que en este momento no se sostiene.”
–Signo de la era: el desmadrado avance tecnológico y el exceso de actividades está modificando el tempo cotidiano de la gente. Ya no hay espacio para un cuelgue como aquella “Sonata cíclica” de MIA...
–Too much information (se ríe).
Acotado por la finitud, entonces, este homo faber incansable de la música se despachó con un trabajo austero y fresco que pendula entre versiones del acervo popular –inducidas hacia su costal– más algunas piezas propias y guiños que orientan la mirada a los orígenes del formato, como “Pintándome el alma”, de Jorge Cumbo. El nuevo trío sucede a los cinco discos que Vitale editó en tal formato (los tres con Vitale-Baraj-González, el antecesor con Cumbo en lugar de Baraj y aquella joyita del ’97 junto al Mono Izarrualde) y la presentación debut será hoy en el ND Ateneo (Paraguay 918). “El parate del campo fue letal para mí. Caí en una especie de crisis de creatividad que también asocio con la edad: no es lo mismo parar a los 47 años que a los 20, cuando te llevás el mundo por delante”, admite él.
–¿Y cómo superó la crisis?
–Bueno, estaba planeando hacer un disco nuevo con el quinteto, con un perfil más acústico y personal, y en eso nos invitaron con Lucho a dar unas clínicas y un concierto en Rosario. Sonó tan bien que nos terminó entusiasmando... fue como un envión que me sacó del mal momento. Siempre es una alegría poder refundar un trío. ¿Por qué no volver a eso con cierto plan, con ciertas consignas distintas? A nivel de terapia musical, el formato trío siempre funciona, porque no es lo mismo que armar un grupo, donde todo es más planeado, más pensado.
–¿De qué manera lo ubica entre los históricos?
–En el trío con Cumbo, la cosa era más volada, quizá por eso no nos fue tan bien con el público, como sí ocurrió con Baraj, que era más efectivo y contundente... más meta palo y a la bolsa. Este es una especie de equilibrio entre lo volado de aquél y lo contundente del otro. Por eso, la propuesta de hacer un disco me empezó a cerrar por todos lados.
Exceptuando la lluvia de trabajos solistas que el pianista editó entre Sobre miedos, creencias y supersticiones (1981) y El otro (2007) y los cuatro de su prehistoria con MIA, el del Nuevo Trío es el 18º de una serie en la que Lito fue y vino en todos los formatos: dúos, tríos, cuartetos y quintetos, un devenir intenso que él asocia con el amor de pareja. “Los proyectos suelen ir y venir, pero en mi caso nunca se desarman por quilombos personales. Son como los casamientos: los encarás como si fuesen a durar toda la vida, confiás en eso, pero al año se puede ir todo a la mierda. Bueno, el mismo sentimiento pasa con un grupo... si va mal, se deshace naturalmente”. Y agrega: “Este es un momento en el que aparece una contradicción entre lo famoso que soy yo –pide comillas– y lo experimental que es el proyecto. Mostré demasiadas opciones como para que alguien se interese en algo nuevo”.
–La palabra experimental es clave para explicar la vuelta que le dieron a “Decarísimo”, de Piazzolla. La versión es nítidamente más festiva y despojada. Habla de un riesgo...
–Lo mismo se intentó con “La oncena” (Lagos-Goñi) y “A fuego lento” (Salgán). Están como jugados porque plantean, dentro del formato, una nueva opción. Nos demoramos más en el estudio como para darles un toque especial... que no sean tan a la parrilla.
–Tal vez menos que con “La puñalada”, donde sí aparece un lazo con la concebida allá lejos en el tiempo por Castellanos y Celedonio Flores.
–Es probable. Con Lucho tenemos un buen groove milonguero, ya nos había ocurrido con “Taquito militar” en el disco que hicimos en 1986. Siempre, cuando encaramos una milonga, aparece una cosa pesada que nos hace sentir cómodos. Pese a que la versión tiene sus zapadas, conserva su espíritu original.
–“Milonga del 700” es, junto a “Espejo de agua”, la única composición suya. ¿El nombre alude sólo a una intención estética?
–Sí. Al ser una milonga con toque de minué, se me ocurrió ir hasta el siglo XVIII, básicamente por el formato armónico. Me pareció que estaba buena la boludez de jugar con el nombre.
Además del trío, Vitale prosigue con sus “kioscos” de músicas instrumentales y, por otro carril, acaba de producir un disco de doce canciones compuestas y grabadas por bandas formadas en diversos colegios de la ciudad de Buenos Aires. “Me convocó Educación. Es un proyecto que intenta contar a la sociedad la cantidad de jóvenes que hay con intenciones de hacer algo... que no es todo quilombo, desmadre y desesperanza”, explica. ¿Lito macrista? “Bueno –sonríe–, yo soy un tipo que se mostró públicamente apoyando a Daniel Filmus durante la campaña de las últimas elecciones, pero me pareció interesante el proyecto y, como hubo libertad de laburo, acepté. No más que eso.”
Cristian Vitale

Espero que les guste esta sorpresita de hoy. Y bienvenido Carlos Alberto a colaborar en el blog cabezón!


5 comentarios:

  1. Download: (Flac - No CUE - No Log + Scans)
    http://pastebin.com/Ajj6MC1v

    ResponderEliminar
  2. Merci beaucoup Carlos! Estaré escuchando el disco y ojalá me guste tanto como el Trío Vitale-Baraj-Gonzalez. Tengo un anécdota medio gracioso: Me acuerdo que cuando me puse a escuchar ese disco un amigo me oyó escuchándolo y me dijo que era música de anime. Raro no?

    ResponderEliminar
  3. Muchas Gracias, por dejarme formar parte del blog, colaborando con algunos de los albumes de mi colección.... Compartir música, y gustos, creo que es lo que funciona como común denominador de los que incursionamos en blog's, tanto para colaborar como para servirnos de ellos. Este BLOG es de una calidad mayuscula.... entonces agradezco se me permite alguna que otra humilde colaboración. Gracias y que disfruten de lo compartido.......

    ResponderEliminar
  4. Lamentablemente ya está caído el link... Habrá un alma generosa que lo pueda subir? Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya se cayo??? :(
      Queda en el listado de discos por resubir...
      Carlos Alberto, lo podrìas resubir please?

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana