Búsqueda cabezona

lunes, 8 de enero de 2018

Nicomedes Santa Cruz - Cumanana (1970)

Este no es simplemente un disco de música folclórica; es un documento histórico, un parteaguas, un antes y después para la supervivencia de la tradición afrodescendendiente del Perú. Nicomedes Santa Cruz dedicó su esfuerzo y su genio a mantener vivas tradiciones que morían o eran desvirtuadas por un vano pintoresquismo; a recuperar y reconstruir otras que parecían desaparecidas y a difundir una rica cultura que más tarde habría de producir una vanguardia tan revitalizante como es la del jazz afroperuano de los 80 y 90 hasta nuestros días.

Artista: Nicomedes Santa Cruz
Álbum: Cumanana. Poemas y canciones
Año: 1970 (reedición/remasterización 2011)
Género: Folclor afroperuano
Duración: cd1: 30:06, cd2: 40:12 (total: 1:19:18)
Nacionalidad: Perú


Cumanana, grabado en 1970 1965, es el resultado de más de quince años una década de investigación y difusión en tres ámbitos de la cultura afroperuana: la poesía, la música y la danza, hechas en el contexto de toma de conciencia política sobre los problemas de la dominación imperialista y clasista sobre la “africanía”, tanto la de la diáspora americana —la lucha por los derechos civiles en los Estados Unidos; el reconocimiento de las culturas afro en Latinoamérica— como la del propio continente-raíz —los procesos de independencia africanos y angloantillanos—. Si la investigación arqueológica, antropológica y genética ha demostrado que África es la cuna de lo humano, los esfuerzos de Nicomedes se insertan en una pesquisa que demostraría que también lo es de la música que se crea en al menos medio planeta.






...y los indios con sus quenas
y el negro con tamborete
cantaron su triste suerte
al compás de las cadenas...


Sin África no habría blues, lo sabemos, ni jazz, ni rock, ni son, ni tango, ni samba, ni huapango, ni calipso, ni... sumemos nombres. Esto es más relevante aún cuando observamos el proceso a través del que surgió la mayor parte de aquello que consideramos central en la formación de identidades en cada uno de los países americanos: el de la esclavitud; el proceso que arrancó violentamente a millones de personas de sus tierras y culturas y, desmembrando familias y comunidades, mitologías y religiones ancestrales, culturas enteras, y marcando a los individuos con hierros ardientes, los repartió encadenados como mercancías por todo el “nuevo continente” y los obligó a rasparse el lomo hasta la muerte trabajando para europeos y eurodescendientes que, de pronto, se habían repartido todo.


Como un Arguedas de lo negro, en la década de 1950 Nicomedes Santa Cruz se dio a la tarea de documentar, rescatar y reconstruir la herencia africana del Perú que entonces parecía destinada a desaparecer y expresó la solidaridad de las luchas contra el racismo y la marginación de los negros con las de los indios y los demás explotados de nuestras desiguales sociedades. Como él mismo escribió:
… en 1965, conscientes de la extinción del folklore negro-peruano, creímos dejar en Cumanana el testimonio de una muerte digna… Pero a poco de esto proliferó un comercio nocturno donde el “show” de folklore “afroperuano”, mal orientado por personas que lo creen saber todo y “artistas” que no les importa nada, recurrió a mixtificaciones “hollywoodenses” por lograr efectos exóticos; así pues, lo que creímos una muerte digna se ha convertido en una agonía indecente.

Y Nicomedes estaba dispuesto a combatir esa mixtificación que quería hacer pasar la caricatura por auténtica (y lo sigue haciendo, basta ver Coco de Disney y su caricaturización del Día de Muertos mexicano). Cumanana apareció en 1965 y nuevamente en 1970 (aunque con menos temas, según nos han aclarado nuestros amigos Diego y Luciano en la fanpage del blog cabezón en fb) como un álbum doble acompañado de un folleto ilustrado a todo color en los que se recogía y glosaba una era, una historia, una tragedia de proporciones colosales, un genocidio; todo sintetizado en lo que no nos cuesta ningún trabajo llamar una gesta heroica de la cultura popular. No sólo es la música tradicional afroperuana: incluye también la obra poética, en rimas tradicionales y versos libres de este genial autor, y los resultados de sus investigaciones y reflexiones sobre la herencia de la esclavitud. Nicomedes escarba en las tradiciones y en la historia hasta encontrar el ancestro común africano en América: el lundú de origen bantú (la enorme cuenca del río Congo) que se esparció por el continente, se fusionó con las tradiciones yoruba (la cuenca del Níger) y, oculto tras las imposiciones y prohibiciones de los esclavistas que no cejaron en el intento de extirparle su contenido explícitamente sexual, le dio forma a la música y fue raíz de un árbol de infinitas ramas: la diversidad de las expresiones populares de todo un continente.

Rutas de la esclavitud


El disco está dividido en dos partes: primero la poesía de Nicomedes en su propia teatral voz, que incluye tanto poesía rimada, declamada o cantada, en las rígidas tradiciones heredadas de la época colonial (coplas, décimas, seguidillas), como los versos libres escritos sobre temas relacionados con las luchas antiimperialistas de la época, donde se muestra claramente el compromiso político del autor. Particularmente interesantes son las “décimas de pie forzado”, herencia del siglo de oro español recreada y revitalizada por poetas populares de todo el continente. Entre estas, en forma de “socabón” —“toque de guitarra y canto en décimas”— destaca “Nada en este mundo dura”. Construida con versos octosílabos, la forma de la décima de pie forzado consiste en una cuarteta (glosa o planta), cada uno de cuyos versos cierra otras tantas décimas (estrofas de diez versos octosílabos):
Nada en este mundo dura,
fenecen bienes y males.
Una triste sepultura
a todos nos hace iguales.

Los minutos se hacen horas,
la flor se vuelve semilla,
la madera se apolilla
y el mismo mar se evapora.
La niña pronto es señora,
si era virgen ya no es pura.
El pelo, con su blancura,
deja la niñez ausente
porque desgraciadamente
nada en este mundo dura.

Pasa el amor que tuvimos
y se olvidan mil recuerdos.
Se rompen nuestros acuerdos
y las promesas que hicimos.
Se aleja el mundo que vimos
con sus momentos fatales.
Nacen nuevos ideales
cuyo fin está cercano
porque más tarde o temprano
fenecen bienes y males.

Tras la angustia va la suerte;
tras el llanto, las sonrisas;
tras los huesos, las cenizas,
y tras la vida, la muerte.
Tras el cadáver inerte
se esconde la noche oscura
y tras la verde espesura
de los hermosos cipreses
hay oculta muchas veces
una triste sepultura.

El tiempo no se detiene
con amor ni con dinero.
La muerte es su mensajero
y muy tarde nos previene.
Basta que su mano frene
nuestros órganos vitales;
después de los funerales
nos convierte en calavera
y de esta triste manera
a todos nos hace iguales.


El café


Entre los poemas de Nicomedes de esta primera parte están también las geniales décimas de pie forzado de “La Pelona”, una crónica humorística del conflicto de los oprimidos ante los opresores en la personificación de una mujer negra que quiere hacerse pasar por blanca, tema que encontraremos otra vez en el disco 2 en el festejo “Manuel Antonio”. Las décimas de “El café” utilizan la historia de este cultivo para metaforizar la tragedia de la esclavitud: “Tengo tu mismo color / y tu misma procedencia, / somos aroma y esencia / y amargo es nuestro sabor...” “Johanesburgo” denuncia el apartheid sudafricano mientras “Congo Libre” celebra la lucha por la independencia de esa nación centroafricana. En el espíritu latinoamericanista de aquellos años sesenta, dice Nicomedes en “América Latina”: “Nací cerca de Cuzco, / admiro a Puebla, / me inspira el ron de las Antillas, / canto con voz argentina, / creo en Santa Rosa de Lima, / y en los orishás de Bahia...”

El disco 2 está dedicado al folclor afroperuano propiamente dicho, interpretado por el conjunto Cumanana que formaron Nicomedes y su hermana Victoria y contiene ejemplos de los diferentes ritmos negros del Perú que sobrevivieron hasta entonces y, gracias a Nicomedes, hasta hoy: danzas, habaneras, panalivios, landós, zañas, marineras (en realidad zamacuecas; origen de la zamba argentina, la cueca chilena y otras formas), pregones, lamentos, festejos. Una compilación sin la cual no habría sido posible que se desarrollara la fusión que dio origen al jazz afroperuano cuyo representante más importante es Perujazz, viejo conocido del blog cabezón.

El "Son de Los Diablos"


Además de la música y la poesía, la producción incluye un extenso folleto en el que se recogen los resultados de las investigaciones de Nicomedes. Ahí están sus textos, sus hipótesis etnomusicológicas (quizá discutibles pues no era, como Arguedas, un antropólogo), sus hallazgos y sus opiniones políticas, todo ilustrado con viñetas, grabados y acuarelas antiguas, ilustraciones modernas y fotografías de Carlos “El Chino” Domínguez, uno de los fotógrafos más interesantes del Perú. Explica, por ejemplo, la historia de la décima de pie forzado; el proceso de rescate del ritmo y danza conocido como festejo; los parentescos entre formas folclóricas de países diferentes y hasta el origen de la voz “cumanana”, que en el Perú designa exactamente lo mismo que en Chile y Argentina se conoce como payada, o en Veracruz, México, simplemente como décima: la improvisación repentista en que dos poetas orales se enfrentan intercambiando cuartetas, como esta, recogida en Chile a fines del siglo XVIII, entre Tahuada y Javier de la Rosa (Nicomedes se encontró una versión de la misma con otros personajes en el norte del Perú):
Mi don Javier de la Rosa,
dígame su parecer:
una vara, estando seca,
¿cómo puede florecer?

Habéis de saber, Tahuada,
la respuesta va con prisa:
echando la vara al fuego,
le florece la ceniza.

Desgraciadamente, la edición que comentamos, aparecida en 2011, que es reedición (y remasterización) del original de 1970 (basado a su vez en el de 1965), aparece en tamaño CD y en blanco y negro, a diferencia del original que era a todo color y en tamaño LP.

En resumen, aquí está, en exclusiva para el blog cabezón, una de las piezas fundamentales de la historia de la música popular latinoamericana, así como pieza central del dramático rompecabezas de la descendencia africana en nuestro continente: Cumanana de Nicomedes Santa Cruz.

Nicomedes y músicos de Cumanana tocando la quijada de burro o carachacha




Lista de Temas:
CD1: Poemas
1. Meme neguito
2. Nada en este mundo dura
3. La Pelona
4. Juan Bemba
5. Ritmos negros del Perú
6. Negra
7. ¡Aquí está la marinera!
8. El café
9. Johanesburgo
10. Congo libre
11. ¡Ay mama!
12. Muerte en el ring
13. Muerte, si otra muerte hubiera
14. América Latina

CD2: Folclor afroperuano
1. Son de Los Diablos
2. Ingá
3. Negrito
4. Ahí viene mi caporal
5. No quiero que a misa vayas
6. Samba malató
7. Mámdame quitar la vida
8. Cumanana
9. Ya yo'stá cansá
10. El Frutero
11. La Misturera
12. No me cumbén
13. Belén Cochambre
14. Manuel Antonio

Alineación:
- Nicomedes Santa Cruz / Textos, producción general, voz

Elenco musical de la Compañía Cumanana:
- Mercedes Traslaviña Ruiz / Voz
- Tertula Traslaviña Ruiz / Voz
- Carmen Charun Ochoa / Voz
- Teresa Mendoza Hernández / Voz
- Vicente Vásquez Díaz / Primera guitarra, zapateo, voz
- Daniel Vásquez Díaz / Guitarra, voz
- Abelardo Vásquez Díaz / Voz, percusión
- Oswaldo Vásquez Díaz / Cajón, zapateo
- Héctor Albújar Dañino / Voz
- Rafael Matallana / Voz
- Ronaldo Campos / Percusión
- Enrique Borja / Guitarra, voz
- Antonio Velázquez / Guitarra, voz
- Augusto Saldaña / Voz
- Miguel Benítez / Quijada de burro
- Guillermo Regueira / Percusiones africanas
- Carlo Hayre / Contrabajo
- Orlando Soto / Quijada de burro

Nicomedes entrega un ejemplar de Cumanana al Rey Pelé, flamante campeón mundial


Quiero dedicar este post a mi papá, que me hacía reír tanto con “La Pelona” cuando era niño y a la memoria de don Raúl Ortiz, erudito amigo de mis padres, recientemente fallecido, que tenía en su biblioteca de la ciudad de México un ejemplar del Cumanana original; me lo prestó semanas antes de que yo decidiera emigrar al Perú en 2001 y aproveché para digitalizar los discos y escanear las imágenes del folleto que son con las que ilustro el post. Por ahí debo tener los wavs de aquella digitalización y hasta creo que están mejores que esta remasterización de 2011 (si los encuentro comparto).

Callenep




1 comentario:

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares