Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 21 de agosto de 2015

Magenta - Metamorphosis (2008)


Artista: Magenta
Álbum: Metamorphosis
Año: 2008
Género: Rock sinfónico
Duración: 53:16
Nacionalidad: Inglaterra

Lista de Temas:
01. The Ballad Of Samuel Layne
02. Prekestolen
03. Metamorphosis
04. Blind Faith

Alineación:
- Rob Reed / keyboards, guitars, bass, recorder, backing vocals
- Christina Booth / lead vocals
- Tim Robinson / drums
- Chris Fry / lead guitar
- Martin Rosser / detuned guitar
- Troy Donockley / uilleann pipes
- Stephan Rhys Williams / backings vocals

Resubida de un discazo conceptual que habla de los cambios profundos que devienen de estar cercanos a la muerte, en base a esa idea pasan por el disco amantes suicidas, los pensamientos de un soldado de la primera guerra mundial que se prepara para ir a combate, la historia de un asesino serial con doble personalidad (justamente el tema que da nombre al disco) y fantasmas de todo tipo (como ya lo adelanta su oscura tapa) saliendo de grandes composiciones con influencias clarísimas de Yes.
De los videos del "Magenta Live at Real World Studios Concert" saqué esta versión del temazo "Metamorphosis" (versión acústica y acortada del tema original, que dura más de 23 minutos):



Esto no lo hago nunca en la cabecera pero dejo un pequeño comentarios sobre el disco, porque éste disco merece la pena, y simplemente porque amo a este disco:
Impresionante.
Este disco me ha dejado boquiabierto.
Está muy claro que es una época dorada para el rock progresivo, si tenemos en cuenta el nivel de las bandas actuales. Pero está aún más claro que es un estilo que no goza de una aceptación masiva. La mayoría de la gente de hoy en día necesita música facilona, sin complicaciones, con canciones de corta duración, estructuras calcadas, estribillos pegadizos y sobretodo el omnipresente 4x4. Por tanto, para descubrir buen rock progresivo te lo has de currar, has de buscarlo tú, porque los medios no te lo van a ponen en bandeja.
Pues eso es lo que hago yo, y buscando buscando, he descubierto este pedazo de grupo.
Magenta es un grupo galés con chica. Christina Booth.
Es la mejor voz que he escuchado en los últimos años. No exagero nada. Para hacernos una idea, me recuerda a aquella moza, no recuerdo su nombre, que cantaba con Mike Olfield y juntos dejaron para la posteridad maravillas como “Moonlight shadow” o “Five miles out”. Sí sí, me recuerda a ella. He escuchado a Christina Booth en otros discos de Magenta, y no me convenció del todo por usaba demasiado la técnica del vibrato, casi constantemente, en este disco ha pulido eso, consiguiendo una voz mucho más suave y dulce. Es un placer enorme escucharla, no se lo pierdan.
Magenta no es sólo una bonita voz. Son un pedazo de grupo con instrumentistas buenísimos, sobretodo la base rítmica. Se curran temazos de minutadas extraordinarias (de hecho el disco sólo tiene 4, dos larguísimos y otros dos no tanto), con estructuras muy complejas y diferentes compases compuestos que se alternan continuamente.
Tiene momentos verdaderamente geniales, de gran profundidad, de esos que te hacen desenfocar la vista para poder captar con mayor intensidad la esencia de la música.
Pero lo que más me sorprende es que en un entorno tan técnico lo mejor no sea la composición, o la coordinación, o el virtuosismo instrumental, lo que destaca en este disco es la suavidad y la dulzura con que está hecho y el ambiente conseguido, todo guiado con la voz de Christina, capaz de crear melodías maravillosas sobre cualquier base musical, por sencilla que sea.
Todo un placer para los sentidos.
Recomendado a cualquiera que pueda aguantar canciones de más de 20 minutos.
Bueno no, recomendado a todo el mundo. De vez en cuando no está mal salirse de lo que uno escucha normalmente y adentrarse en otros terrenos, por peligrosos que sean. Puedo certificar que este disco de Magenta no puede aburrir a nadie.
Es que es genial.
J. C. Alonso

Les dejo un excelente regalo para este viernes, siguiendo la tónica porque últimamente estamos afiladísimos con los discos que estamos publicando. Espero que lo sepan disfrutar...


Hoy estoy disfrutando nuevamente este discazo y recuerdo que en su momento no había publicado los links de descarga para cuidarnos del monstruo devorador de blogs (ese que se devoró al blog del Rafa) pero me gusta tanto que no puedo dejar de compartirlo, además es un álbum que ya tiene sus años, no creo que jodan si publico esto.

Bueno, el tema que sigue no estará en este disco pero siempre es bueno ver a un grupo en vivo, y más para disfrutar de toda la teatralidad de Christina:




Están en pedo los que dicen que esto es Neo-Prog, esto es puro rock sinfónico pero con sonido muy moderno. ¡Una belleza de álbum! Encima la voz de Christina Booth nos envuelve en mundos de ensueño y la musicalidad de todos los músicos llegan a niveles muy muy altos. Imperdible.



Vuelvo a publicar alguno de los discos internacionales que más me han gustado, esta vez le toca a la fabulosa banda galesa que se mandó este bruto trabajo en el 2008, personalmente es el disco que más me gusta de Magenta (acá entramos en cuestiones personales porque hay quien tiene otra opinión), un disco conceptual que habla no de una historia sino de las transformaciones del alma en los momentos críticos, momentos cercanos a la muerte, y en sólo 4 temas nos hablan de las aventuras de un soldado, o de una pareja de enamorados suicidas (historia verídica por lo que sé) y del atormentado asesino serial que es el tema central del disco, o directamente de nuestra fe en una continuación de la existencia luego de la muerte. Un disco oscuro, fuerte, hermoso, perturbador, poderoso, inteligente, con grandes trabajos tanto compositivos como en la instrumentación y que rompe con lo que venía haciendo la banda anteriormente. Para mi el mejor álbum del año 2008 y el que consolidó a Magenta como uno de los pedestales actuales dentro del rock progresivo moderno.


Llámenme fanático desmedido, pero con este disco, terminaré las reseñas de los discos de Magenta, el motivo no es personal, sino que este ha sido el último disco que ha salido de la agrupación de Cardiff, que después de conquistar la crítica y cosechar el respeto de sus colegas, no se durmió en sus laureles y se metió de nuevo al estudio para lanzar Metamorphosis, un trabajo mas variado que sus antecesores; yo lo llamo “semi-conceptual”, ya que las canciones no siguen una secuencia hablando una historia en particular, sino de temas diferentes, pero todos aluden a esa transformación que creemos que sucede cuando transmigramos de la vida a la muerte y de conflictos que tiene una persona desde el ámbito interno.
Una prueba de la reinvención de esta banda es su portada: una imagen de un torso masculino sin brazos y cortado como res sobre un fondo rojo. Innegablemente metalera, y no es que la banda haya llegado a tal extremo; sin embargo, prepárate a rockear, por que éste es un disco diferente, más oscuro que los dos anteriores.
Prueba fehaciente de la diferencia es la estructura del disco: cuatro temas en total, donde los temas nones son canciones de mas de 20 minutos de duración y los pares de menos de 7, que al momento de escucharse el disco, sirven de “enlace” entre los primeros. Si bien esta estructura es difícil de digerir para cualquier escucha, Magenta logra su cometido al combinar un nivel técnico apreciable, la excelente personificación de cada uno de los personajes de parte de la vocalista y las líricas muy bien desarrolladas.
El primer tema The Ballad Of Samuel Layne, empieza con un pasaje algo oscuro, atrapante, nada que ver si se compara con los trabajos anteriores de la agrupación, y habla sobre un soldado que va a la batalla a una muerte segura dejando en casa a su amada. Sus pensamientos, sus emociones y sus sueños se esfuman con alguna bala, y su espíritu emprende el viaje de regreso a su lugar de origen. Una pieza siniestra, emocional, y si tuviera que compararla con algo, seria con una araña: te envuelve, te acecha y te ataca vorazmente. Un tema fuerte, que te deja desafiar la gravedad de tu mente con una sección de vientos y ...wow! Seguir con el riff más pesado que han tocado que hace que saltes por unos breves segundos, esta sección es seguida de un solo de sintetizador por parte de Rob Reed (¿de quien más?) para terminar con un solo soberbio del propio Reed. Los múltiples movimientos de la pieza la rescatan por si sola, pero se vuelve algo completo cuando la letra se incorpora, dándole coherencia, cohesión y justificación a la pieza. Me gusta la manera en que la vocal dice sus frases, e interactúa con lo que cada instrumento le dispara. Sirvieron las clases de actuación tomadas para grabar el anterior álbum.
Le continúa Prekestolen, (que significa “El púlpito de las rocas” en la lengua bokmål), es una historia sobre una pareja que entabla un pacto suicida en lo alto de un acantilado (hay uno en Noruega con ese nombre). Esta es mas tranquila, con un piano que se repite a lo largo de la corta pieza, que no se siente como si fuera de relleno. Breve pero bella.
La siguiente, la que da el titulo al disco, es la mejor del disco, muy compleja y completa con sus 23 minutos de duración. Con una guitarra infernal te cuenta la historia de un asesino serial (¿o asesina?) esquizofrénico(a) que tiene un conflicto mayúsculo: su parte buena y mala son enemigas; y esta última, cuando es su turno de apoderarse del cuerpo de la persona en cuestión, se tatúa sus hazañas, sus crímenes, para que el lado bueno y el mundo se den cuenta. La guitarras lanzan riffs pesados y el bajo no se queda sin lucirse, creando slides, y, combinados a los lamentos que Christina Booth realiza, caracterizaran a la perfección esa agonía, esa lucha interna. Cada sección es heterogénea, disímbola de las anteriores, sin que se ven metidas a la fuerza; para después, con coros épicos y contagiosos, terminar una de las mejores canciones que he escuchado.
La canción anterior inmediatamente conecta con “Blind Faith“. Que precisamente habla de esa ineludible fe ciega que se tiene sobre la existencia de algo mejor cuando morimos. Aparenta ser una canción similar a la segunda, pero conforme se desarrolla se escuchan ciertos riffs pesados; en mi opinión, es el perfeccionamiento entre el lado pesado desarrollado, las canciones cortas de Home y un final sinfónico digno de este cd sin dejar de ser Magenta. Lo más llamativo, es el final abrupto y una voz que nos dice “Wake Up”, (Despierta).
Creo que este trabajo es más enfocado hacia el lucimiento de las guitarras y la excelente voz de Christina, algunos dicen que es el mejor que Magenta ha hecho, pero yo me quedo con Seven. Es la culminación y confirmación de que esta banda llegó para hacer historia, pisando cada terreno del subconciente humano con resultados sobresalientes.
Nelson Araujo


Metamorphosis es la última entrega de la banda galesa Magenta. Es mi primer acercamiento a esta banda y la verdad no va a ser el último. Si bien la tapa puede sugerir algo bastante pesado, no se dejen engañar, el disco para nada lo es, obviamente, como todo grupo progresivo en sus canciones mezclan estilos y hay partes que tienen riffs poderosos pero no son la mayoria.
Para comenzar, quisiera destacar la labor vocal de Christina Booth en este disco. Luego de escucharlo a subido a ocupar un lugar en el top de las vocalistas femeninas que más me han gustado. La verdad, espectacular.
El disco en si es de corta duración (57 minutos) que se resumen en 4 temas. 2 temas épicos que rondan los 20 minutos cada uno y 2 temas que actuarian de, uno como interludio entre los 2 épicos y uno final que resuelve el disco. El trabajo de producción y mezcla es sobre saliente!.
Siguiendo con los músicos, ya que se merecen todos una mención, son todos de primer nivel. Rob Reed, el “Mastermind” detras de esta banda, ha logrado reunir a un excelente grupo. Chris y Daniel Fry (guitarra y bajo respectivamente), Colin Edwars (teclados y guitarras) y Tim Robbinson (bateria) conforman este excelente grupo.
Tema aparte es la orquestación que posee el disco. Violines, cellos y violas le dan un toque sinfónico a la obra. Mientras que flautas y gaitas le dan un toque folk celta conviertiendo al disco en una amalgama de sonidos que realmente sorprende y gusta. Además que la voz de Christina y las guitarras y teclados agregan el toque moderno. Los cambios de ritmo o de feeling en los temas es algo que la banda maneja extremadamente bien. Los temas épicos del disco fluyen de manera homogenea, con subidas y bajadas ejecutadas a la perfección.
Para finalizar un pequeno spoiler… El tema que cierra el disco “Blind Faith” termina de manera espectacular e inesperada.
Puntaje: ¡10/10!
El viejo portal del cielo


Sin abandonar el sentido por la melodía y dinamismo que permanece como una marca registrada en MAGENTA, el álbum "Metamorphosis" observa a una banda más oscura, en caminos más intensos y con temas de repente perturbadores.
Cuando Rob REED (teclados, guitarras, bajo, flauta, coros) dijo que este álbum iba a sorprender a mucha gente sabía lo que estaba diciendo. “Será un reto para la percepción de mucha gente sobre lo que es MAGENTA y sobre lo que, como músicos, somos capaces de hacer. La mayor parte del álbum fue escrito en guitarra por lo que algo del material el más pesado que antes, mientras que la mayoría de los elementos del sonido de la banda se retienen”. "Metamorphosis" también es un álbum en el que la banda retoma las canciones largas: el tema central que exhibe una historia de un asesino serial con doble personalidad y 'The ballad of Samuel Layne', que sigue los pensamientos de un soldado de la primera guerra mundial, atrincherado mientras se prepara para ir a combate... conteniendo menos presencia en los teclados, MAGENTA se termina de alinear con la preciosa y poderosa voz de Christina, los tambores de Tim ROBINSON, la guitarra eléctrica de Chris FRY, una guitarra desafinada (intencionalmente) de Martin ROSSER, los uilleann pipes de Troy DONOCKLEY y haciendo corro, Stephan Rhys WILLIAMS.
El cuarto álbum de MAGENTA es de lo mejor que el grupo ha hecho hasta la fecha. Dominan la guitarra y los arreglos de cuerdas, y aunque la presencia de teclados disminuye con respecto a "Home", el álbum anterior, la calidad rock progresiva en "Metamorphosis" es de lo mejor que ha dado el año. Cada uno de los músicos involucrados en grabar el álbum es estupendo, con un nivel de virtuosismo individual capaz de comprenderse con el resto del conjunto en diálogos precisos e interpretaciones expresivas, y los pasajes instrumentales son impresionantes. Personalmente disfruté el trabajo de la batería, golpeada con tanta precisión como complejidad mientras guitarra eléctrica se da sus vuelos, soportados por un bajo sólido y enérgico, o profundo y dulce como la voz. Los adornos que caracterizan el sonido de la banda se mantienen, impulsando una energía –y hasta cierto punto una visión siniestra– bien ganada de uno de los grupos más importantes de la Gran Bretaña de la actualidad, desde luego hablando en rock progresivo sinfónico.
Alfredo Tapia-Carreto

Y para no ocultar sus influencias (o mejor dicho la gran influencia de Yes), acá va su versión de "Wonderous Stories"...



For Metamorphosis, Magenta's fourth release, the band find themselves on The Lasers Edge for North America, a good place to be considering how many quality groups reside on Ken Golden's roster these days. This latest CD sees the UK band, comprised of multi-instrumentalist Rob Reed, singer Christina Booth, guitarist Chris Fry, drummer Tim Robinson, and a host of guest musicians on strings, pipes, and backing vocals, tackling some darker lyrical themes, and musically the scope mixes Celtic flavors with symphonic prog and hard rock. The album is centered around two 20+ minute tracks, the epics "The Ballad of Samuel Layne" and "Metamorphosis", both excellent numbers that hit on all the 70's elements we all know and love, but there's a modern air to these pieces, thanks for the vocals of Christina and the use of violins, cellos, pipes, and other assorted instruments, that add a charming, folky, Celtic flavor amidst some of the more proggy and heavy rock bombast. In between these behemoth pieces, you have the gorgeous "Prekestolen", a short little ditty that harks back to classic Renaissance, Booth's beautiful vocals floating over a bed of keys and Uilleann Pipes, while "Blind Faith" is more of a straightforward pop-rock piece with some folk,Celtic, prog, and hard rock leanings.
The two gargantuan epics that really make up the bulk of this CD is what ultimately will delight progressive rock fans. Fry's tasty Steve Howe-inspired guitar riffs and leads mesh perfectly with Reed's layers of vintage sounding keyboards on the title track, which also sees Robinson laying down plenty of tricky drum fills. Some of the arrangements seem to pay homage to bands such as Yes and Marillion, which is not necessarily a bad thing for fans of the classic material these two legendary acts have recorded. This icing on the cake though is always the enchanting vocal delivery of Christina Booth, who really seems to cement her reputation on this CD as one of the best female vocalists in all of progressive rock.
Through it all, Metamorphosis is accessible, yet complex, melodic, but at times dissonant, making it a CD that has a little something for everyone. Filled with great vocals and expert instrumentation, this latest from Magenta should be the one that finally puts them at the forefront of the modern progressive rock scene.
Peter Pardo

Imagino que al álbum ya lo escuchó medio mundo, pero si no es así y todavía queda alguien que no lo conoce, lo dejo para que repare ese error y pueda disfrutarlo como se debe. Un discazo imperdible.

www.magenta-web.com
www.myspace.com/magentauk


9 comentarios:

  1. No sé si el Gran Hermano de Internet joderá si publicamos este disco... mejor hacemos como con Storm Corrosion: si lo quieren lo piden. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Uh, de Magenta tengo escuchado el Seven (de lo mejor del subgénero de mi desagrado conocido como "neoprog") y el Home (un "neoprog" que me aburrió), pero por cómo lo pintás promete bastante este. Me pego una vuelta por San Petersburgo y me lo llevo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí este álbum no es Neo-progresivo, es sinfónico puro, pero con un sonido completamente moderno y propio de Magenta. Personalmente, considero que el álbum no tiene desperdicio...

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Discazo. Coincido, esto no es ni a palos neo-prog. La razón por la cual creo que Magenta es de las dos o tres bandas de ese género horrible que me gustan es porque de ese estilo definitivamente tienen muy poco. Seven es una maravilla de disco también, y todavía no le encuentro la parte neo; tienen muchísimas estructuras y yeites bien marcados al estilo Yes (revelación repentina que tuve escuchándolo en el MP3 mirando por la ventana del 110), la cantante que es una discípula moderna de Annie Haslam y el guitarrista que tiene bastante de Gilmour.

    Lo que tiene el Metamorphosis es a un invitado de recontra lujo como a Troy Donockley, que es el loco que toca la gaita y demás silbatitos con Iona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que son fans definitivos y declarados de Yes, y por algo tocan temas de Yes en vivo y hacen temas como este:

      http://www.youtube.com/watch?v=o2EeF59ObeE

      Eliminar
  6. Download: (Flac + CUE - No Log - No Scans)
    http://pastebin.com/UyMYukG7

    ResponderEliminar
  7. una genialidad ,gracias. Jorge P.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana