Ir al contenido principal

La Vida No Fascista; Foucault, Deleuze, Guattar

Con la actual agitación del patio, me acordé de este texto de Foucault comentando el Anti-Edipo de Deleuze y Guattari, que según explica, para él, antes que nada, suponía una introducción a la vida no fascista. Con lo que que no sólo se refería a los grandes autoritarismos, sino a los micro y "meso-fascismos" cotidianos, el "enamorarse del poder", "las paranoias unificadoras y totalizadoras"... "el fascismo que existe en todos nosotros"... En fin, que veo muy oportuna su lectura, no ya sólo para los super-cataclismos políticos que se avecinan, sino sobre todo para la gestión y auto-organización de las fuerzas que pretenden (o pretendemos) luchar por otros mundos... Y en un momento donde cunde la desorientación (única forma de que los pueblos elijan a bestias tales como Trump, Macri, Bolsonaro, como sus prepresentantes) leer a los pensadores viene muy bien, basta comenzar a hacer un paralelismo entre la situación de aquel entonces con la actual, cambiar la palabra fascita por neoliberal (si es que hace falta, porque en sus raíces es lo mismo) y podemos comenzar a tener una idea de cómo poder comenzar a desenredar este quilombo en que nos han metido los poderosos de todo pelaje.


Este texto de Michel Foucault sirvió de prefacio a la edición estadounidense de "Anti-Edipo. Capitalismo y esquizofrenia", de Gilles Deleuze y Félix Guattari, publicada en 1977.Como todas las reflecciones agudas, estas no se centran en un momento determinado y puede ser transplantado a la actual

Deleuze, Foucault y otros en unas protestas en París, en 1979.
Falta en esta foto Guattari, quizás, el más activista de los tres.


El Anti-Edipo: Una introducción a la vida no fascista

Por Michel Foucault

Durante los años 1945-1965 (pienso en Europa), había una determinada manera correcta de pensar, un cierto estilo de discurso político, una cierta ética para intelectuales. Había que tutearse con Marx, no dejar que los sueños vagabundeasen demasiado lejos de Freud, y tratar los sistemas de signos – el significante – con el mayor respeto. Esas eran las tres condiciones que convertían en aceptable esta singular ocupación que consiste en escribir y enunciar una parte de verdad acerca de sí mismo y de su época.

Después vinieron cinco años breves, apasionados, cinco años de júbilo y de enigma. A las puertas de nuestro mundo, Vietnam, evidentemente, y el primer gran golpe asestado a los poderes constituidos. Pero aquí, dentro de nuestras murallas, ¿qué estaba ocurriendo, exactamente?¿ Una amalgama de política revolucionaria anti-represiva?¿ Una guerra librada en dos frentes, el de la explotación social y la represión psíquica?¿Una escalada de la libido, modulada por el conflicto de clases? Es posible. De todos modos, es a partir de esta interpretación familiar y dualista que se ha pretendido explicar los acontecimientos de esos años. El sueño que, entre la Primera Guerra Mundial y el advenimiento del fascismo, mantuvo bajo su encanto a las fracciones más utópicas de Europa – la Alemania de Wilhem Reich y la Francia de los surrealistas – había regresado para arrebolar a la mismísima realidad: Marx y Freud iluminados por una sola incandescencia.

Pero, ¿fue realmente esto lo que ocurrió? ¿Fue realmente una recuperación del proyecto utópico de los años treinta, esta vez a la escala de la práctica histórica? ¿O bien, por el contrario, hubo un movimiento hacia luchas políticas que ya no se adecuaban al modelo prescrito por la tradición marxista?¿Hacia una experiencia y una tecnología del deseo que habían dejado de ser freudianas? Es cierto que los viejos estandartes fueron enarbolados una vez más, pero el combate se desplazó y ganó nuevas zonas.

El Anti-Edipo muestra en primer lugar, la extensión del terreno cubierto. Pero es mucho más que eso. No derrocha su caudal en denigrar viejos ídolos, si bien es cierto que se divierte mucho con Freud. Y, sobre todo, nos incita a ir más lejos.

Sería un error leer el Anti-Edipo como la nueva referencia teórica, es decir, esa famosa teoría que tan a menudo nos ha sido anunciada: la que todo lo englobará, esa absolutamente totalizadora y tranquilizante; esa, se nos asegura, “que tanto necesitamos” en esta época de dispersión y de especialización, de donde “la esperanza” ha desaparecido. No hay que buscar una “filosofía” en esta extraordinaria profusión de nociones nuevas de conceptos-sorpresas. El Anti-Edipo no es un Hegel relumbroso.

Yo creo que la mejor manera de leer el Anti-Edipo, consiste en abordarlo como un “arte”, en el sentido en que se habla de “arte erótico”, por ejemplo. Apoyándose en las nociones, en apariencia abstractas, de multiplicidades, flujos, dispositivos y ramificaciones, el análisis de la relación del deseo con la realidad y con la “máquina” capitalista aporta respuestas a preguntas concretas. Preguntas que se preocupan menos del por qué de las cosas que de su cómo. ¿Cómo se introduce el deseo en el pensamiento, en el discurso, en la acción? ¿De qué manera el deseo puede y debe desplegar sus fuerzas en la esfera de lo político e intensificarse en el proceso de derrumbamiento del orden establecido? Ars erotica, ars theoretica, ars politica.

De allí los tres adversarios a los cuales el Anti-Edipo se halla confrontado: Tres adversarios que no poseen la misma fuerza, que representan grados diversos de amenaza, y que el libro combate con diferentes medios.

1. Los ascetas políticos, los militantes morosos, los terroristas de la teoría, aquellos que quisieran preservar el orden puro de la política y del discurso político. Los burócratas de la revolución y los funcionarios de la Verdad.

2. Los lamentables técnicos del deseo – los psicoanalistas y semiólogos – que registran cada signo y cada síntoma y que desearán reducir la organización múltiple del deseo a la ley binaria de la estructura y de la carencia.

3. Por último, el enemigo mayor, el adversario estratégico (ya que la oposición de el Anti-Edipo con sus otros enemigos constituye más bien un combate táctico): el fascismo. Y no solamente el fascismo histórico de Hitler y de Mussolini – que tan bien supo movilizar y utilizar el deseo de las masas- sino también el fascismo que existe en todos nosotros, que habita en nuestros espíritus y está presente en nuestra conducta cotidiana, el fascismo que nos hace amar el poder, desear esa cosa misma que nos domina y nos explota.

Yo diría que el Anti-Edipo (ojalá que sus autores me perdonen) es un libro de ética, el primer libro de ética escrito en Francia desde hace mucho tiempo (y de ahí, tal vez, la razón por la cual su éxito que no se limita a un “lectorado” en particular: ser anti-Edipo se ha convertido en un estilo de vida, en un modo de pensar y de vivir).

¿Cómo hacer para no convertirse en fascista incluso cuando (sobre todo cuando) se cree ser un militante revolucionario? ¿Cómo hacer desaparecer de nuestro discurso y de nuestros actos, de nuestros corazones y placeres, ese mismo? ¿Cómo arrancar ese fascismo incrustado en nuestro comportamiento? Los moralistas cristianos buscaban las trazas de la carne que se habían introducido en los repliegues del alma. Deleuze y Guattari, en cambio, acechan las más ínfimas partículas del fascismo en el cuerpo.

Rindiendo un modesto homenaje a San Francisco de Sales (1) podría decirse que el Anti-Edipo es una introducción a la vida no fascista.

Este arte de vivir contrario a todas las formas de fascismo, ya estén instaladas o próximas de serlo, van acompañadas de un cierto número de principios esenciales, que yo resumiría como sigue si tuviera que convertir este gran libro en un manual o una guía de la vida cotidiana:

  • Liberar la acción política de toda forma de paranoia unitaria y totalizadora.
  • Incrementar la acción, el pensamiento y los deseos mediante proliferación, yuxtaposición y disyunción, antes que por subdivisión y jerarquización piramidal.
  • Liberarse de las viejas categorías de lo Negativo (la ley, el límite, la castración, la carencia, la laguna) que el pensamiento occidental ha sacralizado durante tanto tiempo como forma de poder y modo de acceso a la realidad. Preferir aquello que es positivo y múltiple, la diferencia a la uniformidad, los flujos a las unidades, las disposiciones móviles a los sistemas. Considerar que lo que es productivo no es sedentario sino móvil.
  • No imaginen que haya que ser triste para ser militante, incluso si lo que se combate es abominable. Es el vínculo del deseo a la realidad (y no su fuga en las formas de la representación) el que posee una fuerza revolucionaria.
  • No utilicen el pensamiento para dar a una práctica política el valor de Verdad; ni la acción política para desacreditar un pensamiento, como si no fuera más que pura especulación. Utilizar la práctica política como un intensificador del pensamiento, y el análisis como un multiplicador de las formas y de los dominios de intervención de la acción política.
  • No exijir a la política que restablezca los “derechos” del individuo tal cual han sido definidos por el filosofo. El individuo es el producto del poder. Lo que hay que hacer es “desindividualizar” por la multiplicación y el desplazamiento, por la suma de combinaciones diferentes. El grupo no debe ser el vínculo orgánico que une a individuos jerarquizados, sino un constante generador de “desindividualización”.
  • No os enamoréis del poder.
  • Podría incluso decirse que Deleuze y Guattari aman tan poco el poder que trataron de neutralizar los efectos del poder vinculados a su propio discurso. De ahí los juegos y las trampas que encontramos un poco en todo el libro, y que convierten su traducción en un auténtico tour de force. Pero no se trata de las trampas familiares de la retórica, aquellas que tratan de seducir al lector sin que éste sea consciente de la manipulación, y que terminan por ganarlo para la causa de los autores, contra su voluntad. Las acechanzas de el Anti-Edipo son las del humor: otras tantas invitaciones a dejarse expulsar, a despedirse del texto dando un portazo. El libro hace a menudo pensar que no se trata de otra cosa que de humor y de juego, allí donde, sin embargo, ocurre algo esencial, algo tremendamente serio: el acoso de todas las formas del fascismo, desde aquellas, colosales, que nos rodean y nos aplastan, hasta las formas más pequeñas que instauran la amarga tiranía de nuestras vidas cotidianas.

———————————–

(1) Hombre de Iglesia del S. XVII, que fue obispo de Ginebra. Es conocido por suIntroducción a la vida devota.


Comentarios

Lo más visto de la semana pasada

Documental: Estallido Social en Chile (2020)

"Desde el 18 de octubre miles de chilenos salieron a las calles. Su principal motivo fue plantarse ante un aumento en el precio del boleto del metro, pero ahora la sociedad sigue enardecida y exige un cambio en el modelo económico neoliberal que existe en el país desde hace más de 30 años y que ha cultivado una alta desigualdad. La crisis se ha agudizado debido a la represión con la que el Gobierno ha respondido a los reclamos". Así se presenta un documental realizado por el equipo de @PiensaPrensa, en medio de una lucha que está lejos de acabar y aún menos con un brío que a pesar de la pandemia no se ha apaciguado. Aquí, parte de la historia que se escribe día a día y que en el futuro se estudiará en los libros.


La policía chilena (carabineros) ha respondido a los movimientos de los manifestantes con agua, lanzamiento de gases lacrimógenos y disparos de perdigones. Desde el comienzo de las protestas los enfrentamientos han dejado más de 2.500 heridos y decenas de personas m…

Serú Girán - La Grasa de las Capitales (Edición 40 Aniversario) (1979 / 2019)

Esta edición especial tiene su lanzamiento digital hoy, y nosotros no podíamos dejar de mencionarlo. Un disco bien para que aparezca en el blog cabezón un viernes. Porque no es una versión cualquiera, porque salió hoy mismo, porque es una gran sorpresa tenerlo aquí y porque lo trae el Mago Alberto.  A partir de la recuperación del histórico catálogo discográfico de Music Hall, realizada por el Instituto Nacional de la Música (INAMU), y con un minucioso trabajo de producción que incluyó la remasterización del sonido desde cintas, restauración de arte de tapa e inclusión de un insert con fotos originales nunca antes vistas, se lanza a 40 años de su publicación una edición especial de "La Grasa de las Capitales", segundo disco del legendario Serú Girán.
Con la idea de escuchar cada vez mejor estas obras que traspasan el tiempo, es que anunciamos estas cosas maravillosas que van saliendo, y es que así se vive la mejor música en el blog cabezón.


Artista: Serú Girán
Álbum: La Grasa d…

FFWD (The Orb + Robert Fripp) - FFWD (1994)

Otra vez tenemos un aporte de Lean que nos vuelve a traer a la palestra un disco de un proyecto entre el señor Fripp y The Orb, muy volado, muy experimental, muy ambiental... realmente una rareza que entra dentro de los discos para odiar o para amar sin términos medios, porque esto es así, no tiene grises. Otro disco para que disfruten (o no) en otro fin de semana pandémico.

Artista: FFWD Álbum: FFWD
Año: 1994
Género: Experimental / Ambient /
Duración: 57:43
Nacionalidad: Inglaterra

Retomamos los aportes de Lean, ahora sobre un disco que alguna vez, ya hace mucho mucho tiempo, trajo el Mago Alberto, en un trabajo distinto a lo que normalmente compartimos... un disco distinto, punto.


FFWD is an eponymous album by FFWD - Robert Fripp, Thomas Fehlmann, Kris Weston, and Dr. Alex Paterson.
The title is also a play on the abbreviation often used on the fast forward control of a tape deck or CD player, also referenced in the "double-arrow" graphic used on the cover.
The album peaked …

Spinetta, esquina Artaud

En el pasado mes de junio, en medio de la cuarentena, se publicó un nuevo álbum de Luis Alberto Spinetta, el concierto de presentación de una de sus mayores obras: Artaud. Hoy, es considerado por la crítica el mejor disco de la historia del rock argentino, suscribo esa idea. Más allá de contiendas, argumentos y comparaciones es un buen momento para escuchar sonidos que pintan un tiempo particular, agitado y profundo que dejó secuelas que leemos, miramos y escuchamos en tantos formatos. Este disco parece un documental de época. Una excelente nota de Jorge Garacotche (líder de Canturbe y miembro de la movida de AMIBA) para fervor.com.ar.


Por Jorge Garacotche

Un domingo 28 de octubre de 1973, exactamente a las 11 de la mañana, sucedió algo insólito en plena avenida Corrientes, se presentó Artaud. Llegó al Teatro Astral de la mano de Luis Alberto Spinetta, se metió tras unas cuerdas y sonó hasta el mediodía. Esto viene a colación de un hecho muy importante para nuestra cultura, que ocurri…

The Byrds - Mr. Tambourine Man (1965)

#MúsicaParaElEncierro Vuelve al blog cabezón, luego de una corta estancia en una edición de vinilo, el primer disco de "Los Pájaros" en 4 ediciones de CD distintas enumeradas en sus respectivas carpetas. Un disco que muchos consideran dentro de los 100 discos más importantes de la música rock/pop anglo, como también es visto como uno de los mejores discos "debut" de la historia de la "música popular". El beat y el pop psicodélico son el plato fuerte de este enorme trabajo que, si eres beatlemaniáco, no te va a defraudar.


Artista: The Byrds Álbum: Mr. Tambourine Man
Año: 1965
Género: Beat
Duración: 31:37
Nacionalidad: Estados Unidos

Lista de Temas:
1. Mr. Tambourine Man
2. I'll Feel A Whole Lot Better
3. Spanish Harlem Incident
4. You Won't Have Cry
5. Here With You
6. The Bells Of Rhymney
7. All I Really Want To Do
8. I Knew I'd Want You
9. It's Not Use
10. Don't Doubt Yourself, Babe
11. Chimes Of Freedom
12. We'll Meet Again

Ediciones con B…

Piazzolla y la Historia de su “Retrato de Alfredo Gobbi”

Astor Piazzolla había vueto embalado de Francia, tras un año de estudios con Nadia Boulanger y puso en el Octeto los objetivos que le había señalado la gran pedagoga francesa, más lo que él llevaba en su sangre como genes musicales. La fórmula era explosiva y válida para toda su obra, fundamentalmente para la posterior a 1955. Los solistas de aquella agrupación de cuerdas eran él, Elvino Vardaro en violín, José Vasallo en contrabajo y José Bragato en cello. Corría el año 1957 y con aquel conjunto había terminado de grabar para Music Hall (sigla 65001) el LP "Tango en Hi Fi", que había tenido una más que modesta recepción.
En Bahía Blanca, mi ciudad natal, se había organizado un recital a efecturse en el viejo Palacio del Cine, a despecho de su pésima acústica. Me tocó entrevistarlo para el diario local. Y me dio la impresión de un poseído. De uno incapaz de plantearse dudas. Ni siquiera cuando, dos o tres veces, le observé la dura resistencia que iba a encontrar en un ambien…

'Entre la batuta y el rock' Francisco Lequerica y su "Summon EP"

Hoy les presento a Francisco Lequerica. Uno de los 3 compositores sinfónicos nativos y activos de la ciudad de Cartagena, Bolívar (Caribe colombiano) que con mucho gusto accedió a una entrevista para el blog cabezón, en la que en un principio buscaba tratar y promocionar su último trabajo titulado "Summon", pero la ocasión misma nos llevó a hablar sobre diversos problemas a través de una serie de observaciones brillantes propias de un artista mayúsculo acerca de la situación del escenario artístico actual, la labor creativa de un músico auténtico, y sobre cómo es vivir entre la batuta y el rock. 

Viaje al Pasado de Spinetta

El lanzamiento del célebre disco de Pescado Rabioso por un solitario Spinetta en el Teatro Astral fue por años un misterio dormido en grabaciones de dudosa calidad. Votado como el primero de Los 100 mejores álbumes del rock argentino según Rolling Stone, desde ahora su presentación de 1973 circula en versión oficial. "Pescado Rabioso es una idea musical creada en 1971 por Luis Alberto Spinetta. A través de esta idea tocaron en grabaciones y actuaciones los siguientes músicos: Juan Carlos Amaya, Osvaldo Frascino, Carlos Miguel Cutaia y David Oscar Lebón. Los músicos que aparecen en este disco sólo están ligados a la idea Pescado Rabioso por las circunstancias de la grabación y a expreso pedido de Luis Alberto Spinetta" aclaraba, en ese sentido, el sobre interno de aquella histórica tapa irregular pergeñada junto a Juan Gatti. El disco fue considerado entre los mejores discos de rock en la historia argentina, "Artaud" es un disco oscuro en momentos en que la Argentin…

Artaud 1973: El Disco Donde Spinetta Forzó Sus Límites

La familia Spinetta recuperó y remasterizó la grabación de la presentación de 'Artaud', el mejor disco de rock nacional según Rolling Stone, en 1973. El 28 de octubre de 1973 a las 11 de la mañana, Luis Alberto Spinetta imprimía sobre el escenario del Teatro Astral una página dorada para la historia del rock argentino. La presentación de Artaud, su último disco bajo el nombre de Pescado Rabioso -elegido por RS como el mejor álbum del rock nacional-, lo encontraba sin banda y decidido a inaugurar el comienzo de una nueva era artística. Así fue que Spinetta se cargó un show en solitario, con su guitarra acústica y nuevas canciones como "Todas las hojas son del viento", "Bajan" y "Cantata de puentes amarillos", transformando aquella hora quince de concierto en una poderosa performance, dialéctica y desafiante, para con su pasado y su futuro.

Por Juan Barberis
El 28 de octubre de 1973 a las 11 de la mañana, Luis Alberto Spinetta imprimía sobre el escen…

Alejandro Del Prado - Dejo Constancia (1982)

#Músicaparaelencierro. "Cabezonas/es, esto es una obra de arte de los 80, para disfrutar hasta el hartazgo, el primer disco de Alejandro del Prado, una belleza total". Así comienza el comentario del Mago Alberto sobre este disco de Alejandro Del Prado, alguien que hacía rato tenía pensado traer al blog cabezón pero por alguna razón recién cae por estos pagos. Un inconseguible sobre poemas musicalizados por Del Prado del argentino Jorge Boccanera, que cuenta con la participación de Litto Nebbia, Daniel Binelli y Silvio Rodríguez, que fuera grabado en 1980, siendo su primer disco luego de su participación en Saloma, pero fue editado recién dos años después. De inclinaciones folklóricas y tangueras, un cantautor que reunió como nadie tango, rock, murga, milonga y más, y dejamos constancia del primer disco de Del Prado.

Artista: Alejandro Del Prado
Álbum: Dejo Constancia
Año: 1982
Género: Testimonial / Trova
Nacionalidad: Argentina


Trabajó de albañil, de capataz, en escuelas y hasta …

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona


"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.