Búsqueda cabezona

martes, 21 de abril de 2015

Juan Ravioli - Álbum Para La Juventud Vol. 2 (2009)


Artista: Juan Ravioli
Álbum: Álbum Para La Juventud Vol. 2
Año: 2009
Género: Rock / Indie rock
Duración: 44:55
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
1. Comenzar
2. El Misterio (o La Naturaleza Deblön)
3. Siete Vidas
4. Perdido (Perro De Casa)
5. Son Dias Felices
6. Domingo
7. John Merrick
8. La Ternura
9. Benteveo
10. Cuatro Segundos
11. Desde Mi Puerta Al Fin Del Mundo
12. Despedida

Alineación:
- Juan Ravioli / guitarra acústica, piano y voz
Músicos invitados:
Fernando Pereyra / guitarra eléctrica
Alejandro Carrau / piano, piano eléctrico y órgano hammond
Marcos Rocca / bajo
Lucas Herbin / batería y percusión
Aandrés Ravioli / trompeta
Rodrigo Guerra / trombón
Paloma Schachmann / saxo alto y clarinete
Pablo Romagnoli / saxo tenor
Fernano Kabusaski / guitarra eléctrica
Mariano Esaín / voz
Arial Minimal / solo de guitarra acústica en Despedida
Carlos Cutaia / solo de órgano en Despedida
Los Saxópata / arreglo de saxos en Despedida
Los Saxópatas son: Belen Collante (soprano), Juan Manuel Rama (alto), Paloma Schachmann (alto), Cosme Tarantino (alto y tenor), Pablo Moldes (tenor), Gonzalo Martínez (tenor) y Santiago Fernández (barítono). Arreglados y dirigidos por Cosme Tarantino.


Seguimos con los aportes de Agustín, ahora el segundo disco del Raviol Ravioli.
"Álbum para la juventud vol. 2" fue muy bien recibido por la prensa. La revista Rolling Stone incluyó "Son días felices" en la lista del las 100 mejores canciones del año y en diciembre de 2009, Juan Ravioli fue galardonado con el Premio Clarín, como Artista Revelación Rock. Así que viene son chapa.


La edición argentina de la revista Rolling Stone incluyó “Son días felices” en la lista del las 100 mejores canciones de 2009.
"Despedida" fue el segundo corte y su video clip, dirigido por Nicolás Ciganda, fue producido en Uruguay y premiado en diversos festivales de America Latina y Europa.

El disco se trata de otra colección de canciones cuidadosas, climáticas y clásicas, con cimientos en los 70´s menos bombásticos y cadencias románticas frecuentemente valseadas, influencia spinetteana y canciones como cuentos delicados.

Hoy les voy a comentar unos de mis regalos del día del padre. En este nuevo disco Juan Ravioli confirma algo que ya había mostrado en su primer CD , es un arreglador meticuloso y de una prolijidad poco habitual por estas lides.
En este disco Ravioli sorprende con un estilo setentoso o vintage como le dicen algunos, pero absolutamente local. Tampoco crean que es un disco rock y blues, aunque haya algo de esto ultimo. Este disco es un paso instropectivo al universo Ravioli, con sus luces y sus sombras, sus canciones luminosas y sus oscuros momento de implacable lucidez.
Es bueno encontrar nuevos músicos que escarban en el sonido que caracterizo al rock nacional, la invitación a Carlos Cutaia en el órgano lo demuestra.
Creo que Juan Ravioli es una secreto bien guardado que comienza a conocerse y tiene mucho por mostrar.
Jorge Rúa


La sonrisa de Juan Ravioli es perfecta. Mientras su cuerpo solitario ocupa por completo el escenario y sus dedos recorren las cuerdas de la guitarra, esa mueca en su rostro domina la situación y exhibe sin mesura el placer que experimenta. Y contagia. Luego, cuando sus cuatro compañeros de banda lo secundan, se transforma, deja de ser ese chico que, en la más absoluta soledad, mira de frente al público para mostrarle sin tapujos cada partícula de su ser, y se convierte en un muchacho extrovertido que baila y bromea. Pero nunca, nunca, pierde la sonrisa. Ni siquiera cuando, lejos del calor de las luces del escenario y apartado de los instrumentos musicales que armonizan sus palabras, se sienta, encorvado, en una mesa de un bar de Almagro para hablar con Agencia NAN.
Para Ravioli es difícil pensar en su vida separada de la música: de pequeño solía escuchar a su padre cantar. “En general, lo que uno experimenta de chico, queda”, afirma demostrando la seguridad que siente al estar en el lugar indicado. La multinstrumentación, otro de los rasgos característicos del muchacho de rostro juvenil, que puede ejecutar con profesionalismo más de cinco instrumentos, también data de aquellos días, cuando sus padres lo enviaron a estudiar con una profesora que proponía abordar la música desde el juego, descubriéndola. Quizás desde entonces Juan piensa a la música de manera minuciosa. Tiene en cuenta cada detalle y logra que sus composiciones sólo puedan desmenuzarse en una infinita cantidad de partículas que juntas resultan, claro, perfectas. Como su sonrisa.
A pesar de que la producción de cada uno de sus discos es “lenta y ardua”, Ravioli no duda de participar en numerosos proyectos artísticos de sus colegas. Más que eso, de sus amigos. Así, desde hace tiempo toca con Pablo Krantz, Ariel Minimal, Flopa, Franco Salvador y Ulises Conti, entre muchos otros. “Soy un entusiasta: donde me llaman, si me interesa y hago falta, voy”, explica con sencillez. Más allá de esa inquietud constante, sostiene que las uniones se producen de un modo natural y, a la vez, están libradas a la suerte. “Son como una constelación que en ese momento se fusiona en la música, que es un lenguaje, un mundo aparte donde ya no hay palabras”, subraya con convicción. Y luego resume que esas conjunciones se materializan solamente por “una cuestión de piel, de entendimiento y disfrute.”
Aunque por momentos pueda parecer que el azar determina sus encuentros con otros artistas, esas comuniones no están absolutamente atravesadas por la eventualidad sino que Ravioli concuerda con las formas de trabajo y con “lo que dicen” esos hacedores. “Realizan canciones que a mí me gustaría hacer o que, tal vez, yo podría hacer, pero que por alguna razón no hago. Entonces, comparezco en eso; siento lo mismo que ellos”, puntualiza.
Como si su cuerpo fuese el de una hormiga que construye su lugar ocupándose de cada granito de tierra para lograr su cometido, Ravioli se toma todo el tiempo que sea necesario para que sus composiciones sean no perecederas: “Me las ingenio haciendo pocas canciones que me duren”. Ése es uno de los motivos por los cuales sus discos solistas (los dos LP Álbum para la juventud, volumen 1 y Álbum para la juventud, volumen 2 y el simple Noviembre) fueron editados por la cooperativa discográfica Azione Artiginale, sello que fue creado por los músicos de Pez. “Las circunstancias dan para que hoy elija la independencia. En un momento de mi vida, me crié con Pez y Flopa, grupos que me parecen muy sinceros y honestos con su trabajo. Relacionándome con ellos, cuando me tocó sacar un disco, no pensé en llevarlo a EMI, entendí que el camino era ése”, sostiene complacido.
Juan explica que sus dos larga duración, a pesar de parecer estar dedicados a una juventud generalizada, hablan sobre sí mismo, sobre los “problemas iniciáticos” que solía tener de joven y que aún conserva. Luego, la reflexión del hombre orquesta acerca de su futuro artístico llega sin titubeos: “Pienso que voy a estar ligado a una música más sin palabras que con ellas”.
Mientras Ravioli toca en vivo, y demostrando su absoluta carencia de egocentrismos ridículos, el músico no duda en recomendarle al público asistir a un recital de Defórmica, o en distinguir a las bandas que le gustan interpretando sus canciones. En ese sentido, desde hace un tiempo tiene entre manos la posibilidad de hacer un disco de versiones, en el que piensa incluir adaptaciones de temas de Mostruo!, Pequeña Orquesta Reincidentes, Avant Press y Julieta Rimoldi, entre otros. “Son temas que me acompañaron en un momento, que me gustaron, que escuché mucho, que no se tocan más, que conozco yo y un número muy limitado de gente. Entonces, me parece que sería un homenaje a esas canciones y un intento para que vuelvan a escucharse”, resume.
A pesar de sostener, entre risas, estar estresado y necesitar vacaciones, el lánguido cuerpo de Juan parece no poder detenerse. Como si los matices que tanto busca plasmar en su música fuesen los mismos que determinan la intensidad con la que transcurren sus días, no descansa. Ahora espera a que el 26 de febrero se abran las puertas de Casa Brandon y, luego, el 14 de marzo, la Ciudad Cultural Konex lo reciba para que su sonrisa vuelva a adueñarse de la audiencia.
Caro Sánchez Iturbe


La sombra de Spinetta se alarga en esta hermosa balada en la que Ravioli administra, con mano maestra, lo acústico y lo eléctrico, con arreglos armónicos que llegan lejísimo. Enorme canción.
#200Inrocks > 2006

Si la idea rectora de 'Volumen I' fue ensamblar las canciones como pequeñas catedrales de arreglos, la segunda entrega llega aun más lejos: temas que parecen suspiros y no logran superar los 50 segundos, libertad para internarse en tempos lentos o detenerse en algún movimiento perdido. Todas estas travesías del músico de voz tímida podrían quedar reducidas a una simple demostración de aptitudes si detrás de las paredes de imaginación, dominio instrumental e ingeniería sonora no abrigaran una canción. Como dicta el manual del buen romántico, Ravioli cuida la frágil criatura sin enviciarla con certezas poéticas ni obligaciones de seducción inmediata.
Oscar Jalil - Revista Rolling Stone









www.juanravioli.com
Facebook
Bandcamp






2 comentarios:

  1. Download: (Flac) Temporal
    https://dl.dropboxusercontent.com/u/33775382/Juan%20Ravioli%20-%202009%20-%20%C3%81lbum%20Para%20La%20Juventud%20Volumen%202%20%5B2009%2C%20Azione%20Artigianale%2C%20Argentina%2C%20Azar%20028%5D.7z

    ResponderEliminar
  2. Download: (Flac + CUE + Log + Scans)
    http://pastebin.com/B3K7Ndmd

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).