Búsqueda cabezona

miércoles, 16 de mayo de 2018

Censura del Régimen: el Fin del Relato Amarillo

Los medios de propaganda del régimen corren riesgo de desmoronarse. Un fulminante acto de denuncia y organización colectiva logró quebrar hoy el silenciamiento y la censura que pretenden imponer el ministro Hernán Lombardi y el directorio de TelAm (la Agencia Nacional de Noticias que provee información periodística a unos 2800 abonados, entre los que se incluyen medios de prensa nacionales e internacionales y oficinas gubernamentales nacionales, provinciales y municipales). Así, el cable redactado ayer que consignaba un fallo judicial contrario al titular del Sistema Federal de Medios Públicos, que había sido desechado y eliminado por los comisarios políticos de la agencia, tuvo que ser recogido del tacho de basura y finalmente ser emitido al servicio informativo. Las trabajadoras y los trabajadores de TelAm doblegaron la ignorancia, la estupidez y la censura de quienes se proponen desacreditar el servicio. Aquí, el texto de la Comisión Gremial Interna del organismo que sorteó con valentía los frenos informativos que impone el macrismo. Veremos quienes los siguen...


Hechos. Ayer al mediodía la Justicia Federal revocó un sobreseimiento al ministro Lombardi. Un noticia para cualquier medio nacional, sea cual fuera su ideología. Un ministro del gabinete y una sentencia de un tribunal de alzada del fuero federal. Noticia hasta para el menos aventajado alumno de cualquier escuelita de periodismo. Hechos. Ayer, 14.30 el periodista acreditado envía el materia informativo. Hechos. El cable fue eliminado anoche a las 19.57. No sólo no fue publicado. Fue eliminado del editor de texto y bloqueado para que no lo pudiera tomar ningún otro editor. Hechos: esta mañana, a raíz de la fuerza de la denuncia pública y la insostenible posición del Directorio, la agencia intentó detener su escarnio en las redes sociales emitiendo tardíamente el material, un día después, a las 9.59, a casi 24 horas de la difusión masiva de la información.

Hoy las trabajadoras y trabajadores celebramos la lección que -ojalá- hayan aprendido nuestros patrones. Podrán intentar imponer sus políticas de censura y de achicamiento de contenidos, pero de este lado no encontrarán resignación ni disciplinamiento. Los trabajadores no entregamos los contenidos ni nuestras condiciones para el ejercicio de la profesión.

Menos contenidos también es censura. TelAm anunció el cierre de la sección Reporte Nacional, y sus suplementos: Literario, Deportivo, Tecnológico y Para Chicos. También, la sección Derechos Humanos de TelAm y su valioso archivo sobre los juicios de Lesa Humanidad, que evidentemente no son de interés para esta gestión. En paralelo se paralizó el trabajo en áreas vinculadas al circuito publicitario.

No consentiremos ninguno de estos actos. Denunciaremos cada episodio de censura, cada restricción a los contenidos. Como hicimos, por caso, el 24 de marzo montando una redacción en vivo en medio de la masiva movilización popular por los derechos humanos desarrollando el servicio que TelAm les retacea a los ciudadanos.

Las reivindicaciones históricas de la vida sindical (salario, condiciones de trabajo) y las llamadas reivindicaciones profesionales van de la mano.

Es mentira que debamos cerrar los ojos ante la censura para preservar nuestros puestos de trabajo en este tiempo de retracción. Los puestos de trabajo los defendemos sosteniendo el servicio con los mejores estándares de pluralidad y democracia.
Nota original

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).