Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 2 de enero de 2017

Jan Akkerman - Tabernakel (1973)


A caballo entre renacimiento, barroco y rock sinfónico, el Jan Akkerman de los años '70 era uno de los guitarristas más virtuosos y versatiles de su tiempo. Les hablaré hoy de Tabernáculo, su tercer disco solista, en el que no alejandose todavía demasiado del estilo de Focus, su banda de proveniencia, nos invita a la serena contemplación con música de laúd, pero tambien a la tensa expectación de la experiencia mística suprema, que esboza con sus dedos y con las cuerdas de su guitarra y su laúd en el último tema del disco, la suite Lammy.  




Artista: Jan Akkerman
Álbum: Tabernakel
Año: 1973
Género: rock progresivo, clásica crossover
Duración: 37:33
Nacionalidad: holandesa


Lista de Temas:
01. Britannia by John Dowland
02. Coranto for Mrs. Murcott by Francis Pilkington 
03. The Earl of Derby, his galliard by John Dowland 
04. House of the King 
05. A galliard by Anthonie Holborne 
06. A galliard by John Dowland 
07. A pavan by Thomas Morley 
08. Javeh 
09. A fantasy by Laurencini of Rome 
10. Lammy:

- I Am
- Asleep, Half Asleep, Awake
- She Is
- Lammy
- We Are
- The Last Will and Testament 
- Amen



Alineación:
Jan Akkerman - Electric and Acoustic Guitars, Lute, Organ and Percussion
Tim Bogart - Bass (4,10)
Carmine Appice - Drums (4,10)
Ray Lucus - Drums (1,10)
George Flynn - Harpiscord, Piano and Glockenspiel (8,10)
Daniel Waitzman - Flutes (10)




Si sueles transitar por este blog lo más probable es que ya conozcas Focus, la mejor banda holandesa de los '70: lo que acabas de ver en el video de arriba es un fragmento  de un concierto de Focus en el que Jan Akkerman toca algunos temas a laúd sin ningún acompañamiento. Jan Akkerman, guitarrista y laudista, es un virtuoso de formación clásica, que empezó a estudiar guitarra a los cinco años.



Escuché Tabernakel por primera vez en los ochenta. Yo había vivido los tiempos de Focus, conocía bastante bien la carrera musical de Jan Akkerman, y me fascinó desde un principio como pasaba del laúd a la guitarra eléctrica más rockera con una desenvoltura y naturalidad asombrosas. Y lo curioso es que la mezcla de estilos no me sonaba chocante para nada: todo encajaba a la perfección.

Cuando oí por primera vez Delitiae Musicae, brevísima pieza a laúd y flautas dulces que abría el álbum Hamburger Concerto caí en un estado de fascinación por todo lo renacentista y medieval que me duró por más de una década, sin exagerar. Eso fué a finales de los '70. Mi estado de fascinación aumentó cuando después escuché el doble álbum Focus III, en el que aparece un tema, Elspeth of Nottingham, en la misma línea que el anterior, pero bastante más largo. En general, todo el álbum me sedujo. 

Luego descubrí a través de un amigo el segundo álbum en solitario  de Akkerman, Profile, del cual, una cara está dedicada al laúd renacentista y barroco, alternado con breves temas de rock progresivo, mientras que  la otra cara contiene una suite a guitarra eléctrica con mucha distorsión llamada Fresh Air, que, francamente, nunca he podido escuchar hasta el final.
 En realidad, Profile está compuesto por un conjunto de grabaciones que Jan hizo en el período de transición entre su salida de la banda Brainbox y su ingreso en Focus.






Tabernakel fue otro hallazgo memorable para mi. Al igual que en Profile, Jan interpreta numerosos temas renacentistas y barrocos a laúd, y los alterna con temas de su propia cosecha. El primero, Britannia, una composición de John Dowland, es ejecutado por Jan con arreglos de orquesta  y acompañado por bajo y batería. Un tema festivo y alegre.
El resultado está bien para mi, aunque encuentro que los arreglos orquestales son un poco abigarrados.
Si se fijan en el primer video, Jan abre su repertorio de Laud con este mismo tema.
Le siguen temas renacentistas que el músico interpreta ciñendose fielmente al original (debo decir que más adelante escuché muchos discos de música para laúd a cargo de músicos más puristas, pero su interpretación en muchos casos me pareció de menor calidad que la de Akkerman).

El tema 4 para mi es el único que encuentro nefasto de todo este disco: de hecho me lo suelo saltar. Se trata de una versión a sitar (que ocupa el lugar de la flauta de Thijs Van Leer) y para mi gusto demasiado acelerada del magnífico tema The House of the King, de Focus, presidida en todo momento por el chin pum martilleante de una batería, hasta que recibe el golpe de gracia de la mano de la ya mencionada orquesta, dirigida por George Flynn, que, al entrar en acción, en cuestión de segundos, termina por destrozar del todo el tema.

siguen tres temas renacentistas más, y luego Javeh, un tema de diseño muy actual, totalmente ajeno a la música renacentista, en el que intervienen laud, guitarra clásica  y orquesta. Yaveh: el dios voluble del antiguo testamento, arrastrado por sus caprichos y pasiones, por la soberbia o por la piedad según cual fuera su humor del momento... el tema empieza  con unas escalas de sonido tenebroso y amenazante, que evocan a ese dios al que habría que temer más que amar... luego el tema se resuelve en acordes dulces, tiernos, que tal vez sean  una invitación  a pensar que ese dios en el fondo no es tan malo, y que tambien tiene su corazoncito (aunque no lo parezca).







Sigue otro tema renacentista y finalmente, Lammy. Lammy, según parece, es un diminutivo de lamb, cordero en inglés, y dado el carácter místico del disco en general, y de este tema en particular, no sería raro que se refiriera a Jesús, alias "cordero de dios". Este último tema ocupa toda la segunda cara del álbum; es una larga suite de 7 partes y de unos 14 minutos de duración, compuesta por Jan Akkerman conjuntamente con George Flynn. Para mi, esta suite muestra una evidente carga de misticismo con tintes judeocristianos, aunque algunos titulos de temas que la componen parecen no entrar en esa categoría. En una atmósfera cargada de expectación por lo trascendente, en la que se siente inminente la venida de una fuerza de orden superior, Jan Akkerman aprovecha para hacer alarde de su pericia guitarristica con varios momentos realmente memorables. Es una pieza a la que le falta poco para pecar de demasiado barroca y pretenciosa, pero no llega a cruzar esa raya, y a mi, al menos, me resulta lograda y sugestiva, a pesar de que en ciertos momentos el fárrago de arreglos orquestales del señor Flynn me siga pareciendo muy recargado y excesivo.

Aún así, a mi modo de ver, Profile y Tabernakel son lo mejor que ha hecho Jan Akkerman en solitario. He oído bastantes cosas de las que hizo despues, y me resultaron bastante descafeinadas y  comunes. Lo abandonaría la musa?
Como regalito final te pongo este video: que lo disfrutes!







                                               el Canario

3 comentarios:

  1. Pues qué lindo disco. Lo tuve mucho tiempo en el teléfono y me acompañó en mis viajes. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Que maravilla! Gracias Cana!!! siempre dando en el blanco.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana