Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 13 de mayo de 2016

María Gabriela Epumer - Perfume (2000)


Tataranieta del cacique Epumer, famoso por ser el más bravo y noble de los indios ranqueles que habitaron las pampas siglos atrás, hace gala de su sangre y graba un disco valiente que reúne a Charly García, Robert Fripp, Fernando Kabusacki, Richard Coleman y Fernando Samalea entre muchos otros, y con algún cover de Luis Alberto Spinetta y de La Máquina de Hacer Pájaros. Otro gran aporte de Pedro Rock al blog cabezón.

Artista: María Gabriela Epumer
Álbum: Perfume
Año: 2000
Género: Rock
Duración: 64:53
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
01. Perfume
02. Espero que el sol salga
03. Otro lugar
04. Sirena
05. Canción para los días de la vida
06. Desierto corazón
07. Tierra mojada
08. Angel
09. Introducción (Robert Fripp)
10. Quiero estar entre tus cosas
11. Foxtrot
12. Sus ropas
13. Un minuto
14. Primera luz
15. Fuga
16. Ah! Te vi entre las luces

Alineación:
- María Gabriela Epumer / guitarra, programación y voz
- Christian Basso / contrabajo, bajo y teremín
- Fernando Kabusacki / guitarra eléctrica y sintetizada
- Martín Millán / batería y xilofón
Invitados:
Charly García / Hammond, teclados y voz
Fito Páez / piano acústico y clavinet
Robert Fripp / guitarra, soundscapes
Richard Coleman / voz
Fernando Samalea / bandoneón, glockenspiel, percusión y gong
Claudia Sinesi / coros
Diego Dubarry / batería, teclados y fantasía
Matías Mango / teclados, arp string
Clea Torales / flauta traversa, saxo alto
Lucio Mazaira / batería
Francisco Bochaton / voz
Mario Serra / batería
Clara Asuaje / chello
Pablo Cepeda / violín
Martín Pantyrer / saxo barítono
Nicolás Porley / saxo soprano
Daniel Lifshitz / saxo alto
Ervin Stutz / trompeta
Honcho Tintoreros / Voz en japonés



"Perfume" es el segundo y último álbum de estudio solista de la guitarrista, conformado por dieciseis canciones contó con la participación especial de Charly García, Fito Paez, Robert Fripp, Richard Coleman, Fernando Kabusacki, Fernando Samalea, Claudia Sinesi, también Diego Dubarry, Matías Mango, Clea Torales, Lucio Mazaira y Francisco Bochaton. El álbum está compuesto por 16 canciones, de las cuales 4 son destacables covers. Entre las canciones incluidas de otros autores se destacan "Canción para los días de la vida" de Luis Alberto Spinetta y "Ah! Te vi entre las luces" de La Máquina de Hacer Pájaros. La presentación del álbum incluyó giras por EE. UU., España (en el marco del festival Fémina Rock, junto a Aterciopelados, Julieta Venegas y Amaral), Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile y por supuesto Argentina, donde teloneó al grupo británico Blur.

"En lengua ranquel, epumer significa dos zorros, y en la tribu mantenían la tradición de bautizarse según el animal al que cada familia adoraba. Mi tatarabuelo fue el cacique Epumer, un tipo escurridizo al que nadie podía encontrar. Era como un zorro: imposible de cazar".

Nieta del guitarrista de Agustín Magaldi -rebautizado Espumer para disimular la procedencia-, hermana de Lito Epumer y sobrina de Celeste Carballo, en la ruta genética de la que fuera guitarrista predilecta de Charly García había una leyenda de excesos y epopeyas.

"Horrible: era muy tímida y me costaba mucho vincularme. Para colmo, se reunían todos a tocar en mi casa. Mi primo con la batería, un tío que improvisaba sobre bases de rock, mi hermano y los amigos, la tía Celeste, y cuando llegaba mi turno me escondía debajo de la mesa o me encerraba en el baño para que no me vieran cantar... Dale, vení, decían. Pero era imposible imponerse entre todos ellos, eran una vorágine. Encima, mis padres fueron muy cariñosos, comprensivos y permisivos: si no quería comer no insistían, si no quería estudiar tampoco pasaba nada. Tenía pocas amiguitas. La gente hoy me dice: ¿cómo es que sos tan tímida y tocás con Charly delante de 20.000 personas?"

Desde muy chiquita no se perdía ni un recital del mítico Madre Atómica, donde su hermano tocaba junto a nada más y nada menos que Pedro Aznar y al Mono Fontana. Así descubrió que era imposible escaparle al destino: cumplidos los 10, la promesa partió a estudiar guitarra con Jorge Stirikas, profesor y compositor del teatro Colón.

"La música era todo. Me podía expresar, podía mostrar algo de mí. Al fin me animaba a llamar a alguien para decirle: ¿vamos a tocar la guitarra? Tenía 13 cuando Claudia Sinessi y el Mono Fontana me ofrecieron debutar con Los desconocidos de siempre. Fue bárbaro, porque como también acompañaba a mi hermano a zapar al bar Jazz&Pop, todo era un aprendizaje y un desafío constante. A los 15 grabé mi primer disco con María Rosa Yorio, y no paré. Le dije a mamá que no quería ir más a la escuela a perder tiempo. Venía muy tarde de ensayar y a la mañana siguiente iba dormida a clase. Además, no me interesaba. Yo estaba en otra".

Sobre el trabajo que comparte Pedro Rock; es un disco que personalmente me resulta muy pero muy agradable, con muchos matices, muchos invitados, mucho talento, muchos instrumentos y mucha música...

En la tapa la mujer está con la cara toda azul. Adentro, la mujer canta un clásico más o menos oculto del rock argentino, y es la última frase del disco: “Ah, te vi entre las luces/ con tu cara toda azul”. Cuando suena esa frase el viaje está terminando, y a esa altura la mujer puede darse el lujo de incluir el tercer cover a modo de homenaje, nunca como gancho: en algo más de una hora ya demostró lo suficiente. La mujer es María Gabriela Epumer y el disco es Perfume, y la música hace el resto.
Desde aquellos lejanos tiempos de Viuda e Hijas de Roque Enroll, Epumer supo construir un prestigio que hizo olvidar toda artificiosidad pop, y fue colgando medallas en su guitarra. Su primer intento solista, Señorita corazón, ya había dado suficientes pruebas de que era mucho más que aquella chica maquillada y que –posteriormente– “la guitarrista de Charly García”, pero este disco viene además a reconfirmar sus dotes como escritora de canciones. Vale como muestra la serena melancolía de “Desierto corazón”, una bossa escrita a dúo con el ex Portuaria Christian Basso y cantada con Francisco Bochatón, pero también el aire lúdico de “Tierra mojada” y “Foxtrot”, el vals tecnológico “Angel” o la redondez melódica de “Perfume”, con cuerdas y las guitarras combinadas de Epumer y Fernando Kabusacki para abrir el disco.
Ese recorrido, además, reconoce estaciones ajenas, pero que encuentran un buen vehículo en las versiones de la guitarrista. La primera perla llega con una canción para la que hay que tener –valga la paradoja– muchos cojones para atreverse. Pero el mismo Luis Alberto Spinetta estuvo en el estudio cuando Epumer puso las voces en “Canción para los días de la vida”, una de las piezas más bellas de A 18’ del sol. En un extremo estilísticamente opuesto, resulta curioso encontrar a Mr. Robert Fripp haciendo la introducción a un tema de Daniel Melero (“Quiero estar entre tus cosas”, en una versión delicadamente bella). El clásico de La Máquina, quedó dicho, sirve como apropiado cierre, con el mismo García grabando todo en una sola toma.
De cualquier modo, los covers elegidos por María Gabriela son al cabo pinceladas de un disco que se defiende solo, y que encuentra su punto más alto en la oscura “Fuga”, en la que las voces de la guitarrista y Richard Coleman –y el bandoneón de Fernando Samalea– complementan sus colores para una melodía que parece quedar suspendida en el aire, flotando como el más encantador perfume. De eso se trata. Perfume de música.
Eduardo Fabregat

Espero que lo disfruten... Ya saben donde encontrarlo. Y ésto no termina aquí...




1 comentario:

  1. Alguien debería teorizar sobre qué es lo que le pasa a los músicos después de tocar un tiempo largo junto a Charly. Porque pareciera que después de esa experiencia, al menos la calidad técnica a la hora de grabar es completamente distinta a la que tenían antes de estar con él. Más evidente se ve en los discos que él produjo, como los Abuelos de la Nada y los Twist, que a mi humilde opinión, comparás lo que suenan con otros discos de la época y quedan separados por un río bastante grande. Igual, mi comentario apunta, no solo a la calidad técnica de grabación, si no al planeamiento, las estructuras de muchos 'hijos' de Charly, se parecen a sus discos solistas de los 80's.
    Perfume, me parece que hereda estas dos cualidades torpemente descritas en el párrafo anterior. Tiene cosas que estoy seguro que le gustan mucho a Charly, como el hecho de que algunas canciones no se pueden cantar solo con una guitarra, como 'Sirena' cuyo estribillo consiste en entrelazar la misma frase al estilo de 'Gaby' el tema que tocaba Sui. (esto debe tener un nombre que desconozco). Y miles rimas con el Charly pop de los 80's.
    Perfume es un discazo. Las canciones, en si mismas, son bellísimas o jocosas. Pero cada una tiene algún juego de los músicos que se destaca y que la identifica única.
    El ejemplo más eficaz de lo que digo es el anteúltimo tema 'Fuga'. Consiste en una melodía simple de fondo, un poco de bajo, una percusión y la voz de Mepu cantando toda la canción al mismo tiempo con alguien que suena muy parecido a Javier Calamaro (pero no sé bien quien es). Un intermezzo de acordeón y de vuelta la cupla de voces, y en un verso y solo un verso aparece una tercera voz junto a ellos (esta María Gabriela es una picarona (?)). Esto no pasa en cualquier disco pop. Y esto no pasa en cualquier disco de rock.

    A veces siento que traiciono a Spinetta cuando pienso que la versión de Mepu me gusta más que la original, pero es tremenda, es algo que todos, por lo menos los argentinos, debemos conocer.

    Por último, hay en youtube un video de Maria Gabriela tocando Otro lugar, creo que era para una nota en la tele, pero podría ser un video clip tranquilamente. Súbanlo a la publicación, es lo que a mi más me compró, para escuchar este disco, hace unos años.

    Ah, y por último de verdad, los discos de las personas que consiguen tantos invitados para sus canciones en general me gustan, les tengo fé. Pienso en Gabriela (la primer cantante del rock nacional), cuando tantos músicos te tienen cerca debe ser porque algo musical y enorme en vos los nucléa.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana