Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 5 de mayo de 2016

Congreso - Con los Ojos en la Calle (2010)


Los aportes de nuestros amigos cabezones siguen y siguen, y aquí llegamos al último disco de Congreso, la gran banda chilena, histórica, hito dentro de la buena música que se ha hecho en nuestra latinoamérica, demostrando que la música popular puede ser también la mejor música y biceversa. Otro de los discos exclusivos del blog cabezón!

Artista: Congreso
Álbum: Con los Ojos en la Calle
Año: 2010
Género: Folk rock / Latin jazz rock
Duración: 60:21
Nacionalidad: Chile


Lista de Temas:
1. Con los ojos en la Calle
2. Landó del Ángel
3. El Tricentenario
4. Quién detiene este amor
5. Mapocho
6. Y tus ojos no me dejan de mirar (A Lupercio, el del dancing)
7. Rosa
8. Mundo al revés
9. Babel
10. NN
11. Ovidio, sin papeles en la fiesta de tu barrio
12. Venus en bicicleta

Alineación:
- Sergio "Tilo" González / composición, textos, batería, percusión.
- Francisco Sazo / voz, textos, tarkas.
- Hugo Pirovic / flauta traversa, vientos indígenas, percusión, coros.
- Sebastián Almarza / piano, teclados, coros.
- Jaime Atenas / saxo soprano, tenor, barítono, ewi.
- Federico Faure / bajo eléctrico, fretless, contrabajo.
- Raúl Aliaga / marimba, percusión étnica y clásica.
Invitados:
Lenine / voz en "Con los ojos en la calle".
Ed Motta / voz en "Mundo al revés".
Magdalena Matthey / coros en "Con los ojos en la calle" y "Venus en bicicleta".
Violines / Alberto Dourthé, Hector Viveros, Esteban Sepúlveda, Nicolás Viveros, MIguel Ángel Muñoz y Cristina Toledo.
Violas / Boyka Gotcheva y María Isabel Muñoz.
Cellos / Francisco Pino K. y Maritza Pino K.
Contrabajo / Marco Álvarez.




Nueve años han pasado desde el gran disco titulado "La Loca Sin Zapatos"; ahora gracias al aporte de nuestros amigos cabezones nos reencontrarnos con material nuevo de esta gran banda chilena. Y a pesar de que mucho ha cambiado en casi una década, la legendaria agrupación reafirma su vigencia y elegancia, con una nueva formación, pero con la esencia conservada de forma intacta.

Con los ojos en la calle, es el decimonoveno disco oficial de Congreso, que refleja su vuelta a los estudios para registrar canciones inéditas. Cuenta con la participación de los músicos brasileños Ed Motta y Lenine. Es editado por el sello independiente Machi (Música Alternativa Chilena), en conjunto con Feria Music.
Congreso, luego de un silencio discográfico de 9 años, en dónde no habían grabado material inédito, salvo un disco en vivo, el grupo decide volver al fin a los estudios a grabar una nueva placa. Luego de registrar el disco en vivo de Congreso de exportación, y de algunas memorables presentaciones como en el Festival de Viña del Mar en su versión del 2005, comienza a surgir la idea de grabar un posible nuevo disco el año 2006.
El 17 de junio de 2006, realizan un concierto llamado "Con los ojos en la calle", mostrando temas de un posible nuevo disco y además aprovechan de despedir al bajista Jorge Campos, quien parte a radicarse a Inglaterra para seguir con sus proyectos solistas. Federico Faure, es quien reemplaza a Campos en el bajo y el grupo comienza a presentarse en innumerables escenarios por un par de años.
El año 2007, Congreso se presenta con mucho éxito en la Cumbre del Rock Chileno, demostrando que aún siguen vigentes en el público masivo. Además, ese mismo año realizan el concierto histórico en la Estación Mapocho, llamado Todos estos años, en donde se presentan todas las formaciones que pasaron por el grupo a lo largo de sus 38 años, mostrando canciones de todos sus discos. También lo repiten en Viña del Mar y Concepción. Se especulaba que prepararían un DVD, pero por razones técnicas de post producción, no será jamás editado.
El año 2009, con motivo de la celebración de los 40 años, Congreso realiza una serie de conciertos para conmemorar sus 4 décadas. Entre agosto y septiembre, se adentran en los estudios a registrar ésta placa, en la Sala Master de la Universidad de Chile y en el estudio Toc. La mezcla del disco fue en Brasil, de la mano de Alvaro Alencar, ganador de algunos Grammys. La curiosidad de este disco, es que el mismo Ed Motta contactó al grupo, ya que es un seguidor de ellos. Así se estrechó el lazo con este connotado artista brasileño. A través de Alencar, se contactó a Lenine, quien accedió con mucho interés a participar de este disco.
En el marco de sus celebraciones, el 2 y 3 de diciembre, realizan un concierto en conjunto con la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Chile, en donde preparan un DVD que será lanzado a fines del 2010. Dicho concierto, lo repiten el 17 de diciembre en Antofagasta, junto a la Orquesta Sinfónica de la Corporación Cultural de dicha ciudad. Finalmente, lanzan el disco el 19 de junio de 2010 en el Aula Magna de la Universidad Federico Santa María en Valparaíso y posteriormente el 2 de Julio en Santiago en el Teatro Nescafé de las Artes.
Wikipedia

Congreso muestra un sonido renovado, pero dando guiños a sus etapas clásicas. En este disco, el formato canción predomina a lo largo del disco. Sin embargo Babel, único tema instrumental del disco, da una pincelada del Congreso de los años '80 en algunos compáses.
Esa rara mezcla de folklore y rock progresivo de una manera muy chilena, raras veces ha encontrado el eco masivo, su perseverancia y la solidez de su sonido le han permitido sobrevivir durante décadas, enfrentando la falta de espacios tras la llegada de los militares, la permanente deserción de integrantes y la escasa difusión para su compleja fórmula musical. Con una serie de recesos en su historia, Congreso ha escrito su nombre en la historia de la música popular chilena, con una fundamental fusión que, pese a todo, se mantiene vigente y saludable, gozando de un enorme respeto en la comunidad musical. Por su formación han pasado varios de los más destacados instrumentistas del país.

Con los ojos en la calle, tema homónimo comienza abriendo el disco, con la participación de Lenine, haciendo una descripción de la ciudad. Landó del Ángel, sorprende por ser un landó en 5/4 y además por hacer una reivindicación directa a los inmigrantes peruanos en Chile. El Tricentenario, muestra una melodía en 6/8 con una letra bastante esperanzadora y útopica que intenta imaginar al país en 100 años más. Quién detiene este amor, un bolero que puede considerarse con el tema homónimo las canciones más antiguas de este disco. Ambas presentadas el año 2006. Mapocho, con un guiño a música étnica, retrata una especie de Oda al río del mismo nombre. Y tus ojos no me dejan de mirar una especie de rumba, bastante lúdica, que hace recordar aquellas orquestas de los años '50. Rosa una canción más lenta, que retrata la historia de una mujer que sufre violencia física de parte de su pareja. Mundo al revés un funk en 3/4 que cuenta con la participación de Ed Motta. Su letra es algo irreverente, mostrando algunos contrastes de la vida cotidiana. NN, canción lenta que habla sobre la situación de indigencia. Hace una alusión directa al hombre que un grupo de Neo-Nazis le incineraron los pies. Ovidio, sin papeles en la fiesta de tu barrio es un reggae que habla sobre la situación de inmigrancia ilegal. Venus en bicicleta, hermosa canción que cierra el disco, con la participación de Magdalena Matthey en los coros. Su letra retrata a una mujer hermosa que pasa por un pueblo en su bicicleta y deja a todos impávidos con su belleza.
Wikipedia

Vamoc on algunos comentarios de terceros, porque yo lo escuché poco y no tengo tiempo de ponerme a reseñar :)

Será casual o no, pero suena muy bien que haya un eco de Los Blue Splendor en las primeras armonías del nuevo disco de Congreso. El comienzo de "Verano sin amor", éxito de esa orquesta de Valparaíso, se parece al comienzo de "Con los ojos en la calle", nueva canción del grupo nacido en Quilpué hace 45 años. Puede ser historia, herencia, identidad porteña por supuesto, pero es claro que el décimo octavo disco de Congreso da para pensar en asuntos de largo alcance, como es de largo alcance la propia carrera del grupo. Ese logo de "nueva música latinoamericana" que han tenido desde sus inicios está ratificado en esta música, que es la continuación del recorrido y el gesto de seguir fusionando fieles a esa historia.
La misma canción "Con los ojos en la calle" es una muestra de fusión funk latinoamericana, desde los acordes del piano de Sebastián Almarza hasta el sabor carioca de la voz del cantante brasileño Lenine, uno de los invitados al disco. Congreso se interna luego en una de sus reconocibles melodías evocadoras en "Quién detiene este amor", y arma una minuciosa base instrumental en "Mapocho" que da paso a una especie de marcha o fanfarría como salida del barrio de La Chimba hace dos siglos. "Y sus ojos no me dejan de mirar" es otra de las historias que escribe el cantante Pancho Sazo y es al mismo tiempo la canción popular como la entiende Congreso, con percusión latina y un bajo de cumbia pero también con pinceladas de piano y saxo disonantes. Del piano profundo de "Rosa" el grupo pasa al piano funky y eléctrico de "Mundo al revés", que no podía sino ser funk si el invitado ahora es el brasileño Ed Motta, que queda aquí fusionado con Gato Alquinta y con Nicanor Parra por obra de la letra de Sazo.
Una composición instrumental de largo aliento y más personajes salidos de la narrativa del cantante son otras estaciones de Con los ojos en la calle. Y clarificador como pocos se oye el "Landó del ángel". Es un landó, ritmo afroperuano, es decir latinoamericano, pero en un compás asimétrico, de cinco tiempos en vez de seis, y con un primer acorde de piano disparado en cualquier armonía, como un manchón sobre la partitura, combinado con una letra integradora, capaz de cerrar en "Viva el Perú, viva el landó". O sea, esto es fusión latinoamericana por definición, en la que cada instrumento es una relojería al servicio de una relojería mayor, y donde cada canción es un pequeño continente. Y cada integrante también. Congreso es persistencia y oficio a prueba de cualquier control de calidad: es una fortuna que la música chilena tenga a este grupo.
David Ponce

Al fin, la larga espera terminó. Nueve años han pasado desde el gran disco titulado "La Loca Sin Zapatos"; nueve años para volver a reencontrarnos con material nuevo, de esta gran banda nacional que es Congreso. Y a pesar de que mucho ha cambiado, en casi una década, la legendaria agrupación reafirma su vigencia este bicentenario, con una nueva formación, pero con la esencia conservada de forma intacta.
De esta forma, las composiciones y batería de Sergio "Tilo" González, la pluma de Francisco Pancho Sazo, en compañía de los ya clásicos integrantes Hugo Pirovich en percusiones, vientos y coros; los saxos de Jaime Atenas y la percusión y marimba de Raúl Aliaga, además de Sebastián Almarza en pianos y teclados, -quien es parte de la formación desde la muerte de Jaime Vivanco-, reciben a Federico Faure en bajo y contrabajo, quien se integra tras la partida de Jorge Campos hace un par de años atrás.
"Con Los Ojos en la Calle", trae de vuelta lo más característico de Congreso: líricas sobre lo cotidiano, el día a día de personas comunes y corrientes, contadas en formato canción, con melodías sinceras y ritmos estimulantes. El disco grabado el año pasado en la ciudad de Santiago, fue mezclado en Río de Janeiro, Brasil, por Álvaro Alentar. Cuenta con doce cortes, que como es habitual, nos presentan una exquisita fusión chilena de ritmos latinos, esencias de música étnica y toques de jazz.
El corte homónimo es el encargado de insertarnos en este nuevo viaje de Congreso. "Con Los Ojos en la Calle", tal como lo dice su título, va haciendo un recorrido por la ciudad y los distintos personajes del día a día, con una melodía festiva y un coro fácil de recordar. La participación del cantautor brasileño Lenine, le imprime aún más energía y alegría a la composición. El siguiente, es un bello homenaje al pueblo peruano, "Landó del Ángel", una composición en un ritmo de landó poco habitual por tratarse de un 5/4.
"El Tricentenario", es una canción con letra de esperanza, de ver a Chile en 100 años más con cambios notables como: "Alamedas abiertas de par en par, el dinero ya no existe pues no hay explotación, las fronteras son de mentira, la cárcel es un museo de fantasmas que no están, la tierra ahora es de todos, Bolivia llega hasta el mar". Una mirada de bicentenario, proyectándose a un mundo con un Chile mejor, del cual en un siglo más nos sentiremos orgullosos.
"Quien Detiene Este Amor", un bolero caribeño, con toques parisinos "Oh, mon amour, viens dans mes bras, duele la herida en su piel", delicados arreglos de cuerdas, melódica y contrabajo, van creando uno de los cortes más delicados del álbum. Los aires mapuches del rítmico ostinato de "Mapocho", se hacen presentes para introducirnos a una composición de una luminosidad innegable; una atmósfera de sutil trance que se levanta con la petición de su lírica cantada como rogativa, "Ay Mapocho, alza el vuelo desde este nicho de piedras, agua fuerte es tu caudal, lávame el corazón".
Un candente y lúdico ritmo afro cubano llega con "Y Tus Ojos No Me Dejan de Mirar (A Lupercio el del Dancing)", un entretenido corte que cuenta la historia de un bailarín que no puede hacer su trabajo, porque hay una mujer que no le quita la vista de encima y frente a eso no puede resistirse. Sin duda, todo un galán de personaje, caracterizado con música con aires de orquesta de antaño. A modo de contraste, la cruda realidad de la violencia intrafamiliar, se ve plasmada en "Rosa", una sentida composición, que conmueve por la delicadeza de su música y lo triste de su lírica: "Ella no es flor y sangra, el golpe la derribó, el cobarde no sabe que una rosa en el barro es flor, siempre una flor, que hay que cuidar".
Los ánimos suben rápidamente con un funkero teclado que da el inicio a "Mundo Al Revés", un corte en compañía del brasileño Ed Motta. Acá el groove funk y la energía, son la característica de la composición, que cuenta con una improvisación vocal de Motta, enérgicos solos de saxo y teclado, una encendida rítmica y una letra que en su coro hace alusión al Gato Alquinta y Nicanor Parra: "Todos juntos canta el Gato, le responde Nicanor, todos juntos son destino, vida, funerales no". Sin duda, uno de los grandes cortes del álbum.
"Babel" es un extenso instrumental, reflexivo y delicado, que tiene como protagonista el piano de Sebastián Almarza. Le sigue "NN", composición que nos lleva de vuelta a una dura realidad, en esta ocasión al plano de la indigencia, con una lírica que vuelve a conmover: "Lejos de panteras, que me quemaron los pies, yo solo dormía en mi cartón". Su música va creando una imagen de desconsuelo, con suaves arreglos de cuerdas que van entristeciendo aún más el entorno de tonos en blanco y negro.
"Ovidio, Sin Papeles En La Fiesta de Tu Barrio", es un enérgico reggae que habla de los inmigrantes ilegales. Entre percusiones y un bajo marcado, el corte muestra en su final a un contestatario Sazo exclamando en un ritmo punketa "¡Si vas para Chile, te recuerdo viajero, que verás como quieren al amigo cuando es forastero!". Para finalizar, la pureza de "Venus en Bicicleta" llega para revivir "El nacimiento de Venus" de Sandro Boticcelli, pero con una protagonista que vive en nuestros días y se pasea en bicicleta deslumbrando a todos con su belleza. Una composición que cuenta con la colaboración de la calida voz de Magdalena Matthey y que, personalmente, me recuerda la transparencia y delicadeza del clásico, "Vuelta y Vuelta".
En definitiva, "Con Los Ojos en la Calle" revive la fibra noble y emotiva de la música de Congreso, contagiando, como es habitual, de energía y variados sentimientos. Canciones que nos invitan a reflexionar desde crudas realidades, otras a soñar con buenas intenciones o, incluso, sonreír y divertirnos con la alegría que sólo la banda sabe generar. A mi juicio, un disco que va creciendo y gustando en la medida de su escucha, ya que es necesario poner atención a sus letras e insertarse en cada una de sus historias. Un regreso esperado con ansias, que logra y satisface todas las expectativas.
Ilse Farías A.

Espero que les gusto, un disco que no nos puede faltar, como ninguno de los discos de Congreso. Recuerden que aquí no hay links de descarga, si quieren algo, busquen en la Biblioteca Sonora de la lista de correo.




3 comentarios:

  1. Hooo... Gracias!!! se agradece mucho este disco de Congreso.

    ResponderEliminar
  2. excelente aporte tendras por ahi el por amor al viento???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, lamentablemente no lo tengo (aún) a ese.
      Larrymox: veo que querés participar compartiendo! te invito a que me escribas y organicemos, desde ya se agradece mucho que quieras compartir y te invito que te sumes a la patriada. Escribime a mo.381.u5.8gmail.com ynos organizamos.
      Abrazos

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana