Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

viernes, 2 de octubre de 2015

Lyle Mays - Lyle Mays (1986)

Artista: Lyle Mays
Álbum: Lyle Mays
Año: 1986
Género: Jazz fusión
Nacionalidad: EEUU


Lista de Temas:
1. Ascent
2. Close to home
3. Highland Aire
4. Invocation
5. Mirror of the Heart
6. Nothern Lights
7. Slink
8. Teiko

Alineación:
- Alejandro N. Acuña / baterias
- Billy Drewes / alto & soprano saxophones
- Bill Frisell / guitarra
- Marc Johnson / bajo acustico
- Nana Vasconcelos / percussion


Terminamos una semana de tremendos aportes con tres disquitos que nos trae el Mago Alberto, van a ir los tres seguidos, con un mismo comentario... tres discos de Lyle Mays, conocido como pianista, arreglador/coequiper y artífice principal del sonido de la extensa discografía del Pat Metheny Group.


Los tres discos van acompañados de éste interesantísimo comentario de Alberto:

En las idas y vueltas de los años 80, donde los dinosaurios de los 70s habian cambiado el moog por la bata electrónica, había un movimiento musical en pleno furor, y por sobre todo under, y era el jazzrock, o el jazz fusión, como quieras llamarlo.
Dentro de los dioses sagrados había un guitarrista que se llevaba todos los premios y era Pat Metheny, un señor adorado, idolatrado, supervalorado, con muchísimo estilo y el polo o la otra parte de la balanza era el tecladista de su grupo, Lyle Mays. Un señor que desde su bajo perfil le otorgaba "el sonido" al Pat Metheny Group.
El creador de un sonido mágico, misterioso, profundo, espiritual, climático sobremanera, el verdadero 50% de un grupo que marcó tendencia en esos años.
Cuando el furor del Pat Metheny Group llegaba al cono sur, en aquella época, había un elemento que ponía en perspectiva el proyecto de Pat Metheny y era que todo el mundo reconocía la influencia de Lyle Mays, por eso su presencia en Chile y Argentina, en pleno auge musical del grupo, ponía en el ansia del fan también la llegada de Mays. Aquellos conciertos develaron el misterio y dejaron en claro que ese estilo de música venía a cubrir un vacío que había dejado el progresivo, y se hizo cargo con un bagaje de instrumentación que no defraudó a nadie.
Este disco fue grabado en 1985 y se editó en el año posterior y fue un verdadero regalo para los oídos, un álbum que cuando uno lo decubre ya no lo abandona más, una joya de la música, un hito, son esos discos que siempre vuelven, siempre están, ideal para cargarlo en el reproductor y salir a caminar sobre las nubes.
Acá se pone en evidencia más que nunca la influencia de Mays en el Pat Metheny Group, y también la influencia de Jarrett en Mays, algo así como una ecuación perfecta, ésta última referencia se nota muy especialmente en los fraseos del piano y esas escalas rápidas y dulzonas que salen de los dedos de Mays tanto como los de Jarrett.
Esta obra de arte cuenta con climas sonoros que te abren las compuertas mas enigmáticas del cerebro, te sugieren imágenes, se acopla a tu tiempo, te mueve las neuronas, se te va haciendo el amigo de a poco, te lleva de la mano a pasear por los rincones más misteriosos de tu cabeza, en pocas palabras, CONMOVEDOR.
Fue considerado como el mejor disco editado ese año, y las encuestas y las críticas de entonces le dieron el touch definitivo para reconocerlo como un disco imprescindible.
Para los jóvenes que recién se acercan a este tipo de producciones se van a encontrar con una sorpresa, para los jóvenes de ayer, un ambiente, un recuerdo.
Alberto


Yo no reparé a Mays hasta que reparé en la admiración que tenían, mejor dicho tienen, tanto Pedro Aznar como Lito Vitale, para mi uno dos los más grandes músicos que ha dado esta tíerra. Incluso Vitale ha dedicado su tema "Ese amigo del Alma" por la influencia que reconoce de Mays...

Para los oídos virtuosos, para los que dominan el horizonte de su tímpano, para los oídos ríspidos, para los repentizados, los líquidos y altisonantes.
Para los serenos, los angelicales y propensos al diálogo, para los oídos geniales, descontrolados y nerviosos.
Para los oídos suaves y vaporosos, para los poderosos y precisos, está dedicado este disco, la ópera prima de un pianista inmenso: Lyle Mays.
Porque es el big bang de toda su obra.
Un incunable.
Para escuchar esos días, cuando cada noche es una lágrima que se atraganta, y al amanecer parece que todo es posible, y que uno podría nacer de cosas que todavia no se han ido.
Y si se han ido también, dejo en los "iluminados" de la lista de tracks "Highland Aire", por lo montañoso del aire; "Slink", por lo escurridizo; "Mirror of the heart", por su parecido con Larsen y "Close to home", una maravilla tan cercana al corazón como nuestra casa.
Música de sobrevivencia

Empezamos aquí con su disco solista, y ahora vemos qué otros discos de él nos ha traído el Mago, en un ratito estaremos con más Lyle Mays en el blog cabezón.



4 comentarios:




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana