Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 29 de octubre de 2015

Faust - Faust (1971)


Artista: Faust
Álbum: Faust
Año: 1971
Género: Krautrock
Duración: 34:08
Nacionalidad: Alemania


Lista de Temas:
1. Why don't you eat carrots
2. Meadow Meal
3. Miss Fortune

Alineación:
- Werner Diermeier / drums
- Hans-Joachim Irmler / organ
- Jean-Hervé Peron / bass
- Gunter Wüsthoff / synthesiser, saxophone
- Rudolf Sosna / guitar, keyboards
- Arnulf Meifert / drums


Siguen los aportes de nuestros amigos, y ahora es Marcelo quien nos comparte y presenta a Faust, mítica banda alemana que, junto con otros creadores de la escena Krautrock, buscaron en sus raíces y, como siempre que sucede eso y si la búsqueda es genuina, profunda y honesta, se construyen cosas originales, tanto como un estilo musical, en este caso. El Krautrock fue la respuesta alemana a tanta cultura inglesa y yanky metida a la fuerza por el mainstream. Faust fuela banda más subersiva de toda la invasión "kraut", más anticonvencional, irreverente, políticamente incorrecta y experimental que sus coetáneos y compatriotas, eran los más politizados y los más cultos, por lo tanto estaban al tanto de las vanguardias artísticas: el absurdo, el dadá, la música concreta, el minimalismo, la anarquía.


Faust es un grupo alemán de música rock que es considerada una de las más importantes del movimiento krautrock.
La banda fue formada en el año 1971 con ayuda del productor y periodista Uwe Nettelbeck y se separó en 1975 tras editar cuatro álbumes de estudio, pero se volvió a reunir para realizar algunas presentaciones en vivo a principios de los años 90, tras lo cual el grupo editó tres álbumes con material nuevo. El grupo también editó dos álbumes junto al compositor minimalista Tony Conrad, quien también colaboró en la grabación del primer álbum del grupo.
Faust es considerada una influencia importante en la música ambient y la música industrial. El grupo no logró demasiado éxito comercial, aunque su LP The Faust Tapes fue vendido al precio de un single en Reino Unido, llamando la atención de los medios y vendiendo una cantidad significativa de copias.
Wikipedia


Ya el nombre de la agrupación revelaba la cultura e intelectualidad de sus miembros, Fausto, el legendario personaje germánico de quien se dice que vendió su alma al diablo y que protagoniza la obra cumbre de Goethe, quizás para que no queden dudas sobre su raíz germánica a toda prueba, aunque se dice que su nombre se refiuere al "puño", no por el mito de Fausto. Sea como sea es un grito contracultural de múltiples ideas musicales, experimentaciones, vanguardismo, manipulaciones electrónicas, estructuras musicales eclécticas.... todo ello expuesto de manera loca aunque coherente, creando un disco alucinante y tortuoso, para nada accesible al primer contacto auditivo. En general, esto puede ser un reto o un obstáculo, de acuerdo a la mentalidad de quien lo escucha, aunque para el hambriento público cabezón que no conozca esta agrupación, deben saber que tienen que abris sus mentes ante esta herejía cultural.

En los principios del rock, antes de que los adultos se apoderaran completamente de la toma de decisiones, la iniciativa de los jóvenes tenía un valor; pero este oasis duraría muy poco, especialmente en países como Estados Unidos e Inglaterra. Si algo caracteriza al krautrock es que algunos de sus principales exponentes tenían espacios propios en los cuales podían experimentar sin ataduras. Can asentó sus reales en Slochss Norvenich, Kraftwerk hizo lo mismo en esa fortaleza de la experimentación llamada Kling Klang; Amon Düül II evolucionó de una comuna a un laboratorio musical; Kluster encontró en la sala Zodiak Free Arts Lab el espacio idóneo para su desarrollo.
Allí, sin límites de tiempo, con ingenieros (cuando los había), al igual que los músicos, ávidos de experimentar, con managers deseosos de incentivar la escena, con directivos de disqueras sin los vicios del mundo anglosajón y con uno que otro vivales, grupos como Can grababan largas sesiones de improvisación que luego serían objeto de meticulosos procesos de edición y de los cuales emanó prácticamente la totalidad de su discografía.
Si Kraftwerk podía dedicarse a explorar con denuedo hasta encontrar el sonido buscado, una especie de Santo Grial, era porque no había un ejecutivo apresurándolos con la cuenta por el uso del estudio de grabación. Incluso la mala fe de Rolf Ulrich Kaiser que invitaba a músicos de diferentes grupos (Klaus Schulze, Manuel Göttsching, Harald Grosskopf, entre ellos), les suministraba drogas, grababa los jams y luego editaba sin su autorización los discos bajo el nombre de Cosmic Jokers, tenía como aliado una extraordinaria libertad al momento de crear. Eso, y la presencia totémica de un Karlheinz Stockhausen que para entonces había incubado obras como Hymnen, Kontakte o Gesang Der Jünglinge, dotaron a ese rock alemán un rostro inconfundible.
No es casual que esa efervescencia de agrupaciones se haya mantenido en el subterráneo de Alemania, al grado de ser una nota al pie de página en su historia musical. Si bien el krautrock nunca hizo a un lado las canciones, en realidad cuando encaró éstas, lo llevó a cabo de forma completamente atípica. Lo suyo fue una exploración sonora en donde lo mismo hay viajes espaciales (de donde también le viene la denominación de kosmische musik que con el tiempo ha pasado a ser, erróneamente, un sinónimo de krautrock) como Irrlicht o Timewind de Schulze; que viajes místicos a la manera de Popol Vuh (Aguirre); salvajes improvisaciones en Tago Mago de Can; delirios sicodélicos en Dance of the Lemmings o Phallus Dei de Amon Düül II.
David Cortes

Mucho se ha escrito, y tan bien, que me voy a basar en comentarios de terceros para presentar el disco, vamos pues, a conocer el universo de los Faust o los alemanes más rebeldes...

La escena alemana de los primeros años setenta encontró sus exponentes más subversivos y "locos" en Faust. Cruda, alienante, agresiva son algunos de los adjetivos con los que es posible describir la música eléctrica de esta banda, que hizo su clamoroso debut discográfico en 1971 con un álbum lapidariamente titulado 'Faust'. En la extravagante portada transparente pueden leerse los nombres impresos de los artistas, pero no se da a conocer cuáles son los diferentes papeles de cada miembro del grupo (Irnnler, Meifert, Peron, Sosna y Wusthoff). Provocativos por vocación, Faust, desde el primer álbum infringían las reglas de cualquier estructura melódica, escogiendo el alucinante camino de un rock hecho a base de ritmos eléctricos irregulares y de sonidos convulsivos, y aprovechando la electrónica con el objeto de una pura destrucción sonora. Poco después de la publicación del primer álbum, Arnulf Meifert abandonó el grupo, que en marzo de 1972 grabó su segundo disco. El álbum, titutado 'So far', se abre con un tema de puro rock minimalista ('It's a rainy day, sunshine girl') y sigue en sintonía con la música de Pink Floyd en 'Atom heart mother'. Tras unos pocos meses de tregua, en octubre de ese mismo año, Faust regresaron a los estudios de grabación para grabar 'Outside the dream syndicate', junto al violonchelista Tony Conrad. El grupo logró llevar a buen fin las negociaciones para un nuevo contrato discográfico: firmó con Virgin, que publicó 'The Faust tapes' (1973) y 'Faust IV' (1974), este último con una portada singular e incomprensible (rayas horizontales sobre un fondo blanco). Después del cuarto, decidieron repentinamente abandonar la actividad. Con el paso de los años, Faust se convirtieron en un grupo de culto, tanto por parte del público como de los músicos vanguardistas de los años ochenta, inmersos en la "free-form music". Muchos, por la lúcida locura que animaba su inspiración creativa, los definían como una variante europea de Frank Zappa; otros quedaron perplejos al descubrir que su música resistía el desgaste del tiempo y al cambio de las modas. Recommended Records, una emprendedora compañía londinense, editó dos singles inéditos, y en 1986 'Return of a legend / Munich & elsewhere'. Se trata de una antología en la que se recuperan seis temas que, a causa de la separación del grupo, nunca habían visto la luz.
Erlantz Bikendi Gonzalez


Si no conoces a Faust, este disco es una puerta de entrada al mundo desquiciado y alucinante de una banda alemana de ¿rock? ¿esto es realmente rock? de principios de los setentas, un momento histórico fundamental en la historia del género musical más universal del siglo pasado. Aunque esto no tiene ni pizca de lo que es la estructura de rock, pero como buenos cabezones esto no nos debería asustar. Como seguramente diría el Mago Alberto... que no sea rock pero siendo tan radicalmente subversivo ¡también es rock and roll!

Un género casi exclusivamente alemán que nace a fines de los sesentas y principios de los setentas, también llamado "Kosmische musik" o "rock de la col", un nombre que identifica un sonido característico de Alemania. Entre las bandas más representativas del género podemos citar a Can, Amon Düül II, Popol Vuh, Neu! y no menos importante, Faust. El Krautrock es un estilo con amplias variaciones que pueden tener elementos tanto de space rock, como de rock psicodéico, pero sobre todo mucha experimentación y enfoque en sonoridades electrónicas y motivos hipnóticos.
Los historiadores de la música consideran a Faust como uno de los más grandes grupos de Alemania, además de ser uno de los clásicos por excelencia del Krautrock y uno de los principales fundadores del rock industrial. Faust es una banda que prefiere la parte más experimental y electrónica del Krautrock, en lugar de lo atmosférico o ritmos jazzísticos que predominan en otras agrupaciones alemanas. Su debút del mismo nombre es demasiado bueno y adelantado a su época, al igual que varias de sus producciones. Es un disco breve que consta de sólo tres temas, pero lo sobresaliente es la gran creatividad, nivel de experimentación y las variedades que ofrece. Es un trabajo único, lleno de sonidos yuxtapuestos, pausas muy inesperadas vocal e instrumentalmente, y un ligero toque de space rock, apoyándose en un sintetizador que de vez en cuando le da un carácter ambiental al disco. Al igual que bandas como Amon Düül II, Faust también sabe perfectamente como plasmar lo acústico y lo electrónico al mismo tiempo, dando entrada a inteligentes sonoridades dinámicas pero con fuertes bases rítmicas.
Kob

Faust relizó cuatro álbums en estudio, entre 1971 y 1975. Luego, se reunieron muchos años después y como producto de esto hay nuevas grabaciones pero el Faust legendario fue el de sus primeros discos... y sobre éste en particular se pueden leer cosas como la siguiente:

Faust nos trae una propuesta sin precedentes, encara este proyecto musical con una libertad total. Por lo tanto, no es un trabajo de fácil escucha, ni tampoco recomendado para mentes poco abiertas. La banda nos pone a prueba desde el comienzo con un sonido, digamos poco grato, que creo hace la suerte de una advertencia: “Si no soportas esto, no estás preparado para nuestra música”. Luego, entre una atmósfera errática pueden oírse canciones de los Stones y los Beatles sampleadas, a la distancia, muy lejos y difusas, como si estuvieran en otro espacio y tiempo. Claramente estos primeros segundos son muy simbólicos. Estos alemanes están muy lejos de los cánones comunes del rock y de la música anglosajona de la época, esas canciones que escuchamos difusas están muy lejos del objetivo musical de esta obra, pertenecen a otra dimensión.
He leído una descripción muy acertada acerca de este disco, lo comparaba con un descampado, donde entre el pasto, surgen del suelo, bloques de cemento, una zapatilla vieja, un piano de juguete, entre las flores puede verse un alambre retorcido. Para los oídos acostumbrados al rock y aún al rock progresivo, estos alemanes son inclasificables, más que nada en esta primer obra, luego eligirían estructuras un poco mas convencionales.
Como decía antes, describir su música es difícil. Un poco de jazz, un poco de psicodelia, rock progresivo, música acústica, ruido, todo muy bien procesado con aires de caos, como si todo estuviera unido y pegado sin mucho cuidado, pero esto no es un descuido, es intencional y característico del sonido de la banda. Faust utilizaba al estudio de grabacion como un elemento muy importante en sus discos, "Por lo que a mí respecta, la mitad de la esencia de Faust",valora Irmler, "radicaba en utilizar el estudio como un instrumento más, no tratarlo simplemente como una máquina registradora que graba sonido. Aun estoy infectado con esa idea. Es como darle una nueva oportunidad al material. Darle una nueva dirección a una sesión que ya está completa. Ofrecerle un nuevo impacto".
Sus sonidos son fúnebres y festivos a la vez, ácidos y misteriosos, a veces circenses y satíricos, y por supuesto muchas veces oscuros. Se mezclan riffs absurdos de vientos sintéticos, pianos fantasmagóricos, sonidos estrafalarios, alguna que otra conversación en alemán y una experimentación total que me recuerda al disco de estudio de Ummagumma de Pink Floyd, salvando las distancias.. Es un trabajo que a la primera escucha resulta desalentadoramente extraño, pero que de a poco con nuevas escuchas, y la mente abierta, nos muestra su belleza oculta, que es enorme. Una vez develados los misterios, es una obra magnífica.
Hablemos un poco de Faust: Faust es una banda de Krautrock alemana, compuesta originalmente por Werner “Zappi” Diermaier, Hans Joachim Irmler, Arnulf Meifert, Jean-Hervé Péron, Rudolf Sosna y Gunter Wüsthoff, además del productor musical Uwe Nettelbeck y el ingeniero en sonido Kurt Graupner. El grupo se formó oficialmente en 1971 y tenían como lugar de origen Wümme. Uwe Nettelbeck, el creador y productor de Faust falleció el 17 de Enero del 2007.
Según algunos son nada menos que “inventores de la música industrial, precursores del post-punk y padrinos del techno”. Faust empezaron a crear a principios de los setenta, reunidos en una suerte de comuna, como si de una prolongación aislacionista del mayo del 68 se tratara. Revolucionarios, impredecibles y crípticos, su misión residió en dinamitar los formatos preestablecidos y vencer el encapsulamiento musical. En 1973 entregaban el seminal “The Faust Tapes”, primer disco de la historia realizado con cut’n’paste. Cada nuevo trabajo suyo hizo tabula rasa de lo anterior, nutriendo sus composisiones de improvisación, accidentes y experimentación. Abstracta e insondable, entre futurismo y primitivismo, hoy (cuando anuncian nuevo disco para el otoño) su no-música ya ha alcanzado la universalidad. Y como dice Hans Joachim Irmler: “Nada que sea ‘Faust’ puede morir. Lo fáustico no muere”
Vivieron en comuna en la villa rural de Wümme y se apartaron del ruido mundanal para centrarse en el suyo propio. Este aislacionismo tendió un halo de misterio a los inicios de la banda. Ideal para constituirse en grupo de culto. ¿Existió entonces una escena kraut? "Una de nuestras leyes era vivir aislados de influencias. Sin conexión con otras bandas. Centrados en lo nuestro.
Irmler contesta esta pregunta de la siguiente forma: “Le pusimos krautrock a la primera canción de del disco Faust IV irónicamente. Es decir, que el flamante krautrock nació precisamente porque Faust no era rock ni estábamos de acuerdo con las guerras de nuestros antecesores. Éramos una progresión de las ideas revolucionarias de los estudiantes europeos de finales de los 60 en Francia, Alemania y Reino Unido. Llevamos esas ideas a otros extremos. Creímos que era un buen momento para crear una música autóctona, desligada del modelo sajón de blues y rock. Nuestra realidad era otra".
Dispares musicalmente, lo que tenían Neu!, Can, Faust y Kraftwerk en común fue "el deseo de constituir un punto de fuga y el intento de crear un nuevo standard musical que tenga sus raíces en Alemania y en la reflexión individual".
Stephenson


Dueños de un estilo donde impera la técnica del collage, completamente innovadora para el mundo del rock en ese momento, técnica que es llevada hasta un punto esquizoide, y mientras la técnica de los integrantes del grupo como instrumentistas pudo ser pobre, su imaginación y el sentido del humor, cualidades implícitas en la mayoría de sus discos, son infinitas.

Faust es con toda justicia una de las mejores bandas de la historia del rock (sino la mejor). completamente alejados de la escena musical de su momento, prefirieron siempre desarrollar su trabajo sin las presiones de la industria musical. dos de sus 4 primeros albumes tranquilamente estan entre los maximos trabajos del rock aleman y mundial de todos los tiempos.
la calidad de la musica de Faust esta, sin ningún animo de alabanza, al mismo nivel de la de los mejores exponentes de la musica contemporanea. mas alla de simplemente ser un grupo que se servia de los ingredientes de la electronica y el vanguardismo mas ascetico para crear una especie de collages amorfos, Faust le otorgo a esa fusion un significado artistico de tal magnitud que absorbia cientos de años de filosofia e historia humana.
su musica es una grotesca muestra de los sentimientos y visiones mas inquietantes de la sociedad moderna: el miedo (notable en los desgarradores efectos vocales distorsionados de algunas de sus canciones), lo absurdo (base fundamental de sus composiciones, mas o menos en la misma vena que Frank Zappa pero con un contenido mucho mas filosofico y abstracto) y lo desagradable. su vision apocaliptica de la humanidad, vista como una repeticion de horrores y vejaciones es mostrada sirviendose de una especie de expresionismo abstracto e incoherente, dadaista a mas no poder, surreal en su concepcion y en la manera deliberada de organizar sus collages sonicos; sus composiciones trascienden el significado de cancion, formando parte de una especie de teatro negro, de un film de horror que nunca en la historia de la musica pudo volver a repetirse. su obra es una celebracion diabolica sin el componente de "adoracion", un festival que recoge las visiones mas decadentes de la humanidad desde un punto de vista metafisico, psicologico y filosofico. pero en verdad esta decadencia no era una manera de embriagarse con la oscuridad del mundo, sino, como en el apocalipsis biblico, una manera de mostrar y hasta instruir al mundo al punto de degradacion al que han llegado tras una serie de atrocidades. la vision faustiana del mundo es probablemente la mas valisosa y profunda que la musica rock ha ofrecido al arte en general.
Su primer disco nacio de esta filosofia y se convirtio en el mejor trabajo del rock en la historia de la musica no solo del siglo XX sino de toda la historia humana, Why Dont You Eat Carrots era su composicion collage-istica por excelencia y una de las mayores obras maestras de la musica rock y aun mas, la composicion Miss Fortune pasara a los anales de la historia como el maximo testamento de la musica rock, la muestra definitiva de la historia humana, de su comienzo a su final, contada como una especie de fabula, de premonicion, el libro del apocalipsis para la musica. sus unicas liricas, recitadas al final de la cancion son precisamente la "moraleja" de la fabula :"se supone que debemos ser o no ser..." es aun mas profunda que la famosa frase shakesperiana y con ello resumen cientos de años de filosofia, la vida humana dependiendo de una decision que trasciende su entendimiento.
el segundo disco del grupo Faust So Far, "lamentablemente", era una decepcion muy grande al lado del primero y a pesar de eso era tan bueno como lo mejor que al menos la mitad del mundo del rock podia haber hecho; de vez en cuando habia una que otra cancion excepcional, I've got my car and my TV es una parodia magistral al consumismo y al absurdo de la sociedad, digna de Frank Zappa.
su tercer album The Faust Tapes fue algo mas interesante, presentando un collage que absorbia un sinfin de generos.
el grupo recupera su estatus de primer nivel con el lanzamiento de su Faust IV cuyas canciones eran todas al menos interesantes y que ademas traia a una de las maximas obras maestras del rock (por 3era vez para el grupo): "Krautrock", un trance hipnotico digno de la Velvet Underground y el ultimo testamento artistico del rock aleman de todos los tiempos.
lamentablemente el grupo se disolvio antes de poder lanzar su quinto album.
pasaron muchos años hasta que a finales de los 80 deciden juntarse de nuevo y seguir haciendo musica con mucha menos fortuna que en sus años mozos. mayormente discos pequeñamente buenos o mediocres a comparacion de sus cuatro primeras joyas que de vez en cuando tenian una que otra cancion digna.
solo ahi Faust recibio reconocimiento como uno de esos grupos "excentricos" con musica que el vulgo no entiende pero que son precisamente reconocidos por su excentricidad. nadie habla de sus 4 joyas de la misma forma que la gente no habla de la musica de The Residents sino de sus identidades desconocidas y sus mascaras de ojo.
el falso reconocimiento de Faust es uno de los peores vicios de la critica de rock, vanagloriar a los excentricos por el simple hecho de ser excentricos y no por el significado de sus composiciones. de ahi la sobrevaloracion a actos como el de Aphex Twin. Antes de los 90's el grupo era totalmente desconocido y eso es prueba de la ignorancia de la critica.
Mas alla de las injusticias, las ideas absolutamente revolucionarias de su primer album quedaran escritas para la posteridad, ningun musico de rock ha sido capaz de trascender el valor artistico y creativo de aquella obra.
Si Shakespeare hubiese nacido en la época de las vanguardias y hecho una tragedia sobre la humanidad en su conjunto y esta se hubiera musicalizado seguro sonaría como este álbum. Así Faust se convierte en una enciclopedia, la obra absoluta, totalizadora de la música rock de todos los tiempos, una obra con pocos bordes estilísticos, bebe de casi todos los géneros, tanto el jazz, como el clasicismo, así como la electrónica y la experimentación vanguardista. Se puede definir como un tipo de expresionismo de la época industrial, de la era de la histeria colectiva y del caos, un expresionismo bastante Dada, como lo son la mayoría de sus letras, pero el sin sentido adquiere una dimensión adicional aquí, la música no seria “absurda” si no lo fuese aquello de lo que trata de su mensaje, es decir, su visión de la naturaleza humana como un cúmulo de incongruencias y de negaciones, enraizados en la estética de lo desagradable y lo oscuro, de lo patético, de lo caótico y surreal. Hasta aquí se puede entender que su estética viene dominada por una fusión expresionista-surreal-dada con una base en el rock progresivo de aquellos días; lo cual colapsa en canciones fraccionadas, letras absurdas, pasajes oscuros y crípticos, momentos de exploración metafísica e irracionalidad. Su propuesta es parecida a la que Foetus (J.G Thirwell) haria años despues, una puesta en escena de un infierno terrenal, aunque con una visión de narrador diferente: no desde el centro de las cosas sino como observadores externos, la humanidad de Faust no era adoradora de lo satánico al igual que la de Thirwell, sino más bien adoradora por ingenuidad, con una sapiencia menospreciada y amoral. La humanidad de Thirwell se autodestruye a conciencia y con gozo, la de Faust se autodestruye sin saberlo y con mucho sufrimiento.
Por último, a pesar de su nada oculta satirizacion de la naturaleza humana su mensaje es uno de los mas profundos, metafísicos y aunque no se crea, nobles y sinceros, que la música rock ha dejado en el arte.
Son 3 las canciones que nos deja este disco, el único que puede jactarse de que todas sus canciones son obras maestras y de tener a la que es con justa razón la mejor canción de la historia:
Why Don’t You Eat Carrots: Es una de las mayores obras maestras de la música de rock. Básicamente un collage muy abstracto, primero empieza con un muro de sonido, mejor dicho de ruido, una entrada a la confusión y al caos, donde se oye a lo lejos dos melodías harto conocidas del pop rock, la de satisfaction (Rolling Stones) y la de all you need is love (Beatles), esto es la primera muestra de que lo aparentemente inconexo tendría un significado abstracto, quizá un tipo de respuesta a un estimulo: No puedo lograr satisfacción! Respuesta: todo lo que necesitas es amor. Luego, una voz que canta algo irreconocible rompe el ruido y empieza una melodía de piano, herencia de la música cabaretera de Kurt Weil, en medio se interpone un pequeño fragmento de experimentación electrónica, herencia de Karlheinz Stockhausen, hay una similitud con su obra maestra “Gesang der junglinge” , luego continua el aparente absurdo de esta sección, que como repito, quizá nos sirve de introducción al universo Faustiano, una muestra de caos y absurdo conviviendo y formando una unidad. Luego ingresa el riff principal y el coro entona una melodía y una letra aparentemente absurda, mas adelante se rompe la melodía y se incrusta un fragmento de drama, un intercambio de palabras y de frases aparentemente sin sentido, o mejor dicho de interpretación bastante difícil. La canción termina como empezó, con aquella cortina de ruido.
Meadow Meal: La tenebrosa introduccion de meadow meal, producto de un uso de "sonidos encontrados" combinado a su efecto electro-metalico, es el precedente mas notable de lo que mas adelante se conoceria como rock industrial ( basta escuchar la similtud entre esta y private war de Foetus), es mas que todo como una introduccion al caos por lo aspero y la manera desordenada en que se superponen todos los sonidos, la sensacion es la de estar en una fabrica siniestra, mejor dicho la revelacion de lo oscuro de la sociedad industrial.
la letra de la cancion es bastante hermetica, de dificil interpretacion aunque siempre conservando esa linea de lo absurdo, se prepara un terreno para que entre el coro que parece esta vez contestatario, dos voces, una simple y una compuesta que se responden una a la otra. luego de su parlamento se entra a una seccion mas rockera, una sensacion de disociacion, caos y (mas) absurdo rodea un solo de guitarra que termina con un grito agonico. se repite parte del parlamento inicial y se desemboca en una seccion bastante intima, con base en un dia lluvioso un sonido de organo cuasi-angelical y conmovedor hace su aparicion, parece ser la musicalziacion de la asencion de cristo pero con mucha tormenta. la interpretacion de todos estos pasajes juntos se hace complicada por lo diasociado de sus partes aunque aqui se podrian interpretar como la unidad de un sistema de contradicciones, de la muerte y la vida (o la resurreccion) o quiza de una sensacion de despegarse del mundo caotico. asi el conjunto de sonidos dispersos convierten a este tema en una obra maestra del surrealismo, del dada y del expresionismo.
Miss Fortune: Es la obra maestra definitiva de la musica rock, la obra totalizadora y el sumum de toda la ideologia faustiana del caos y el absurdo. su letra (que solo es "cantanda" al final de la cancion) resume cientos de años de historia y poetica. su estructura es bastante interesante, la de una fabula, la musica funciona asi como una narracion de hechos desastrosos de la historia humana, es decir un "cuento" sobre el hombre y el mundo que ha creado, de ahi su condicion "totalizadora", cientos,quiza miles de años de historia humana estan representados aqui; para ellos el significado de la vida, se interpreta mas o menos desde una perspectiva Homerica-Shakesperiana, de la cual solo sabemos que esta llena de inconsistencias, de caos y que solo es llevada hacia el abandono, la locura y la destrucion.
La cancion empieza con una seccion psicodelica, minimalista, jazzera, otra de las "introducciones al caos" tipicas de este album, sin embargo y a diferencia de las anteriores esta parece venir desde el vacio, de la nada, mas parece narrar el inicio absoluto, la creacion del universo, el desorden universal, o quiza el desorden psicologico. la intensidad de esta intro va creciendo, acompañada por un toque de bateria tipico de los grupos alemanes de esa epoca (motorik) acompañado de distorsion electronica. termina en un cuasi-silencio, aunque el silencio faustiano posee un toque de suspenso, no es totalmente asonoro sino mas bien contiene un aura de expectativa, de espectralidad, es un silencio tenebroso. luego se empieza a dibujar un pasaje oscuro, una sensacion de perdicion y de terror claustrofobico se puede percibir, luego se produce la entrada hacia algo, y alli tenemos la seccion mas conmovedora del tema: se canta una letra desconocida, pero la letra no es necesaria para percibir lo evidente: el dolor, la locura, el desastre, un ritmo de vals lleva la voz, aunque "retorcido" por el sonido macabro del sintetizador. finalmente la melodia sigue sin voz, un sonido electronico distorsionado nos hace salir de este pasaje "de ensueño" para llegar a territorio mas agreste, y otra vez nos introducimos en la oscuridad, el piano empieza a tocar una melodia que parece anteceder a un momento terrorifico. aqui empieza el canto demente, como un coro de voces suplicantes,dolorosas, venidas del inframundo (del infierno o del purgatorio), finalmente una voz diabolica les contesta las "plegarias", hasta aqui se llega al momento mas terrorifico, una concentracion de atrocidades y maldad parece ser la conclusion, hasta que el organo con ayuda de manipulacion electronica crean una coda, que parece darle fin al todo, al final parece que todo se apagara. todo esto parece ser el momento del fin del mundo y del universo entero.
cuando al parecer todo ha terminado el silencio es solo un respiro, tomando aire para la conclusion, o mejor dicho la moraleja, todo el mensaje faustiano se puede resumir en los versos aqui recitados. unos punteos de guitarra con aire medieval que crean una seccion casi fantasiosa y reposada nos sirven como base para la conclusion:
"Are we supposed to be or not to be? /se supone que debemos ser o no ser
said the angel to the Queen / le dijo el angel a la reina
I lift up my skirt and Voltaire turns / me levante la falda y Voltaire giro
as he speaks, his mouth full of garlic / mientras habla con su boca llena de ajo
white, yes, white / blanco, si, blanco
misfortune of us two / desgracia de nosotros
he told you to be free / él te dijo para ser libre
and you obeyed / y tu obedeciste
we have to decide which is important / debemos decidir que es importante
a war we never see / una guerra que nunca veremos
or a street so black babies die? / o a una calle tan negra que los bebes mueran
a system and a theory / un sistema y una teoria
or our wish to be free? /o nuestro deseo de ser libres
to organise and analyse / para organizar y analizar
and at the end realise / y al final darse cuenta
that knowbody knows / que nadie sabe
if it really happened" / si realmente ocurrio

recitado por un dueto a manera de "ping-pong" se hacen la gran pregunta (parafraseando a Shakespeare): ¿se supone que debemos ser o no ser? probabemente una de las frases mas profundas jamas creadas. este trozo de poesia de altisima calidad que ya muchos grandes quisieran haber creado es pues un resumen de todas las atrocidades vividas, del caos y del completo universo faustiano; pero mas que todo es la gran pregunta de la humanidad entera, ¿se supone que debemos ser o no ser? es la muestra ultima y definitiva de la naturaleza del hombre: la duda, la contradicción y el temor: ante lo desconocido, ante lo que no se puede explicar y ante él mismo; la pregunta que ha motivado el desarrollo de la ciencia y de la filosofia, una pregunta que quedara irresuelta por siempre pero que nosotros seguiremos repitiendonos hasta el ultimo día de nuestra existencia; la historia humana queda reducida a esta mera cuestión, las "conquistas" y el destino de la humanidad entera penden de su propia naturaleza contradictoria y dubitativa, el hombre es reducido a una nada ante la inmensidad del universo (como en el Irrlicht de Klaus Schulze) y lo desconocido. la ultima frase es igual de increible: "...y al final darse cuenta: que nadie sabe si realmente ocurrió", de nuevo toda la historia es reducida a un mero hecho fortuito y del cual nada se ha dicho; con esto se resumen cientos de años de filosofía e historia humana.
Ninguna cancion de rock ha logrado proponer letras del impacto y trascendencia de este tema (ni siquiera las de los "poetas" del genero). Mientras seguimos celebrando a las letras triviales y ultra-cliche de canciones como Imagine existen muchas otras con un grado de profundidad largamente mayor.
Lo lamentable es que, a pesar de ser la mayor obra de arte que el rock ofrecio al mundo nunca aparecio en ninguna lista y el grupo siempre paso desapercibido, una muestra mas de la injusticia en el mundo del rock.
progreadicto

El mundo empezaba a conocer a Faust cuando éste desapareció. Quizás la no reedición por parte del sello discográfico de los dos primeros discos, el debilitamiento del rock progresivo, corriente en la que tangencialmente se acomodó el Krautrock; o quizás factores internos, diron fin a un grupo gobernado por el caos y que, sin embargo, en un periodo muy corto revolucionó el mundo sonoro, abriendo infinitas puertas a nuevas formas (¿informes?) de hacer música.

Es bastante poco significativo (y poco, a secas) lo que puede decirse de los miembros de Faust al acometer su extraordinario legado. Son o eran alemanes. Son o eran cinco o seis. Sus nombres son o eran - no tomen nota, de cualquier modo no se acordarán - Werner Diermaier; Jean-Hervé Peron (nada que ver con El General); Arnulf Meifert; Hans Joachim Irmler; Rudolf Sosna y Gunter Wüsthoff. Se formaron en 1971 y desaparecieron - tal verbo no es antojadizo - en 1975.
Fuera de esas minucias, nadie sabe más nada. Nadie sabe qué instrumento tocaba cada uno; nadie sabe cómo eran sus semblantes humanos; nadie sabe qué hacían para ganarse el pan (música, está claro, no). Para ser precisos, no es que nadie sepa sino que a nadie le importa demasiado; la envergadura mítica que Faust ostenta con orgullo ciertamente no necesita que se discurra sobre las vidas privadas (seguramente, harto mundanas) de quienes llevaron adelante una de las empresas más audaces de la breve cronología del rock. Lo que verdaderamente nos importa es el objetivo común que dio origen a la banda: empujar las fronteras del género hacia latitudes desconocidas. En el caso de Faust, más que en ningún otro, es la obra la que "habla" por el obrero. Éste, como corresponde a su título, cunde en el anonimato y se desvanece del mapa.
Y sin embargo incurrimos en una modestia algo pretenciosa (¡hurra! ¡un oxímoron!) llamando "obreros" a los músicos de Faust. En su esencia, su arte es demasiado academicista e intelectual - demasiado "de autor" - como para considerarlos simples empleados al servicio de una idea (alentada por el mentor y productor de la banda Uwe Nettelbeck). La música de Faust desconcierta y, a su manera heterodoxa, llena al oyente de emociones. Aunque concientemente calculada - como toda la música experimental - para "ir más allá", al mismo tiempo consigue transmitir una espontaneidad liberadora de la que pocas bandas avant-garde pueden jactarse.
Federer

Yo no creo que haya nada más para agregar, quizás un video y algún comentario en inglés para el que necesite más o el que no sepa hablar castellano...

The panning feedback and primitive samples guide you harshly into an announcement, with piano accompaniment. Then the horn hook takes hold, and fades off and on and molds into new forms. Faust seems to be doing something particular to my neurons. Their English is virtually glossolalia, familiar words subverted and rendered meaningless, logically. They still take on meaning in context with the sounds and the emphasis placed on each word. One word might take on the tone of a Muslim crier, hovering between sonic spaces. Some words are placed in an urgent context. Some knowing, some confused. All divorced from their dictionary marriages, swiftly, absurdly, and shamanistic they are thus cutup.
The German couple sound like Adam and Eve lying in a picnic in Eden, discovering sex and sensuality. They fade out in the collage and the trumpets and LSDZappa sounds come back and then leave again. It sounds like the past present and future are all gathered together, and not really at odds. The wholeness seems comfortable to my ears.
Meadow Meal gives us a brief homemade instrument freak-out before chopping into the enchanting voice-and-guitar combo in which I think the words are: "me, is the meadow meal, and the guest I get it and the gate I get and the game I get it. The wonderful wooden reason. To stand in line, keep in mind. Line up, brushed aside, you lose your head to understand the accident is red." If those aren't the words, I don't care. They basically are, to me. Then the explosive guitar. Adrenaline courses through me. Battle and sex. Then the thunderstorm calms like chamomile and passionflower.
Then Miss Fortune. O god, what a dumb record. I hate it all.
Actually, it's super psychedelic to the max.
hortonscorton

Ah, Germany in springtime. The leaves have returned, and the air is cool and of noble weightlessness. You can clearly see what the past has left behind in the medieval town squares, and hear the music of Bach's day playing continually from the opera houses and churches. Germans, like most of us, enjoy admiring nature. And since their cities have many parkland areas, it's no surprise to find the tourists crowding shops while the locals gaze in an auburn splendor. This is a country of quaint Bavarian villages and major metropolitan centers, majestic mountains and beautiful waterways, castles and culture. So, wouldn't it be nice if we dropped some acid, holed up like trolls and made an album?
Faust's records have never been the kind you dissect. The band seems to have some kind of plan at work, but not the type of plan left for others to follow. It's not the kind of algorithm that bears any scrutiny; yet, 30 years later, the music remains. And given the state of the boys in der Gruppe, that alone makes it worthy of reissue.
After spending several months in 1970-71 lazing, smoking, and existing rather superfluously (on Virgin Records' dime, of course), Faust moved their commune to Wümme in western Germany and decided to get serious. By serious, I mean they decided to put to tape the sugarplum visions in their heads. By sugarplum visions, I mean the acid-damaged prototypes of the New Solution for Music. By music, I mean their self-titled 1971 debut album and its contents, which consist of the music they played and processed using Kurt Graupner's infamous little black boxes. And by Kurt Graupner, I mean Faust's engineer, the sound wave savior who, perhaps more than any other, was responsible for bringing the group's adventures in hi-fi to acetate.
"Why Don't You Eat Carrots?" gets the movement underway with a knall ("bang," my kliene Kinder). Actually, it's more like the wake of a small jet whose engine roar is panned out all over your speakers. In the jet's cockpit, we have "All You Need is Love" and "Satisfaction" blaring, if only to remind you that Faust were at one time human and listening to your music. Upon reaching an altitude of about 120 decibels, our captains decide to let the aerodynamic vehicle coast, dropping a vaguely Bill Evans-esque piano interlude before launching a vaguely Zappa-esque groove that features some vague kind of shinai solo (or maybe one of their homemade synthesizers). I wish I could translate the sheer romantic terror of the thing, but it's all rather vague.
"Meadow Meal" follows, and though the intensity has died down a bit, Faust still resides in the hall of mirrors. There doesn't seem to be much reason behind the stuff (other than the "wonderful wooden" variety), and though the by-product may be skewed art-pop along the lines of Throbbing Gristle or Nurse with Wound, the overwhelming vibe here is of playful curiosity rather than oppressive abstraction. After a mystical incantation ("And the guess I get it/ And the gate I get it/ And the game I get it"), they break into a trashy rock joint, shimmying like Monkees on parade. I suppose they couldn't have kept it down if they'd tried.
And that ends the program as Faust planned it: a total of about 18 minutes of music before running out of steam and/or money. What to do, then, but jam out the mother of all documented freak-outs. "Miss Fortune" is probably not Faust's greatest legacy, but it is a testament to some fairly unadulterated haze-charisma. Recorded live, it consists of two rock-esque instrumentals (again filtered through Graupner's little black boxes), and one fantastic piece of prose set to a ghostly backdrop of acoustic guitar and admirably understated shakers. "And at the end, realize that nobody knows if it really happened." And at the end, I say "amen."
Faust wasn't a hit by any stretch, but it was freakish enough to garner a cult following. So, with a small sect of the world waiting, the band retreated to Wümme again, presumably with the intention of making an album that you could at least play while sober. That album would turn out to be So Far, their 1972 sophomore release, and the record with which the press (or whomever it was covering them at the time-- probably just the NME's Ian MacDonald) caught up.
Within seconds, the change is obvious. The steady tom toms and insistent rhythm guitar of "It's a Rainy Day, Sunshine Girl" aren't the work of the voodoo shamans on the last album-- or maybe they are, but under pressure, perhaps Faust just betray their VU roots more readily (and simultaneously earn their Krautrock merit badge). But where there had been chaos, there was now tranquility; where there had grown paranoia and Dadaism, suddenly there sprouted mystique and atmosphere. A good start, but stay tuned.
After "On the Way to Abamäe," we're given signs that all is not well in the Faust camp. "No Harm" begins with a drawn-out crescendo that leads into a horn-driven instrumental. That's about as much as I can say about it. It's sort of indistinct, but in the context of the album, and coming from this band, it seems either very campy and strange, or oddly comfortable. In any case, the feeling doesn't last long, as three minutes in, the tune transforms into feverish blues-rock, with the phrase, "Daddy take the banana, tomorrow is Sunday," repeated ad nauseam. You know Faust, right?
The funny part about Faust was, no matter how far out they got, they always came back. And on the title track, they trade in their acid wisdom for pure Kraut trance groove-- though very different from Can's avant-funk or Neu's motorik beat-- via horn punches and a galloping rhythm. And, like clockwork, just when you think they've managed the whole acid situation, "Mamie" introduces the buzzsaw of doom, replete with an intimidating synth force field and Moog vomit. Then, the chanting returns. The chanting! It's like some kind of game that only the Boredoms have figured out how to play since.
I could tell you that the next song goes back to sounding halfway normal (you know, that "kids in a dark studio with bipolar musos to the tune of a DeVry commercial" kind of normal), and that the last track tells you how many toes and ears you have, but you get the picture. It also asks, "I wonder how long this is gonna last?" and if I didn't know it lasted two or three more years, I'd say about ten minutes. In the end, history and I were wrong, because both of these albums have outrun all the detox statistics by maintaining a permanent place in the hearts of seemingly normal people everywhere. Okay, so it's probably mostly greasy lo-fi musicians and acidheads, but there are times when it doesn't pay to know the difference.
Dominique Leone

This was the first album I ever got on Vinyl, and as such, it is very special to me. It is also the only album that I would actually argue is "perfect". It not only opened my eyes to underground rock, but also enlightened me on the subject of just how far rock music can go, while still being rock music.
Surrounded in chaotic wails and angry flourishes, this album creates an atmosphere that has to this day never been topped. The word "insane" doesn't quite fit here, because there is nothing insane about this album. The definition of "insane" is doing something over and over again the same way and expecting the same results. In this album, there is not a bar that is the same. Aside from a small portion of the first track. It is all a completely visionary masterpiece, the likes of which cannot be topped.
Too many interesting sounds in this to fit into a readable review, but one of my favorite is the modern adaptation of the classical Mannheim birds that occurs in Miss Fortune. Elements of classical music from classically trained musicians, go figure. Another part I love is the build up in Miss Fortune to the piano riff. It is a subtle yet brilliant arch formation melody, and the atmosphere that surrounds it is just remarkable. What seems like an immense amount of instruments, all jamming the same chords, really is just a couple of perfectly played and woven instruments. Such is the genius of Faust, one of the only bands ever to create music that is in almost every way, perfect.
The latter part of Miss Fortune is the only part that is so grandiose, so perfectly created, that it is physically impossible to hum. Go ahead try it. I'll bet you couldn't. (Almost) every other album ever is recreatable with the human voice (to some extent). Not this one.
I recently came to the conclusion, in an altered state of mind, that the only reason that this album could be completed in one lifetime is because it wasn't made in one lifetime. In truth it had been in the making since the classical era. Faust takes influence from every composer of the modern classical era, including futurism, and combines them all to create the best music ever created. Truly one of the great feats of history.
HipNorwegian

Faust's bassist, Jean-Hervé Péron, once said to The Wire that when the band started out, they were "trying to put aside everything we had heard in Rock 'n' Roll".
Mission accomplished.
In 1971 there was no Rock 'n' Roll as out-there as this. During the sixties Frank Zappa, Beefheart, Red Krayola and others were transporting Rock into wierder territory; Faust took inspiration from these artists, but were far more radical. "Why Don't You Eat Carrots" takes clear influence from Zappa's "Lumpy Gravy"; the noise collages, the surreal, echo-drenched dialogue, the warped sense of wit, yet Faust achieve a level of sheer mindfuckery that "Lumpy Gravy" never did. "Meadow Meal" is equally amazing, an ethereal Psych Folk jam featuring searing guitar workouts and mournful church organ, opening with a dense soundscape of rattling percussion and electronic effects.
Unfortunately, after a truly astonishing first half, Faust fumble the ball on side two. "Miss Fortune" doesn't really seem to go anywhere- the first five minutes or so consist of tiresome wah-wah wankery, and the piece fails to improve until it is nearing the end, when ghoulish goblin voices leap out at the listener, and we are treated with something that resembles a noise-rock rendition of "Louie Louie". Though not without it's moments, it's hard to deny that "Miss Fortune" lets the whole album down. Still, the fantastic first side makes this essential Krautrock!
Péron said that Faust "had the urge of saying something completely different", and if you want to hear something completely different, I urge you to give this album a whirl!
Update: I was much too harsh on "Miss Fortune" before, but there's no denying it prevents this album from getting a four-and-a-half star rating from me!
HorseMouth

This is so far beyond just being the greatest album of all time it's absurd. It's probably the only truly important thing humans have ever done.
gangrate


De esta manera presentamos a Faust, adentrándonos en el confuso terremoto psíquico de Krautrock, el movimiento de música progresiva alemana que floreció a comienzos de los 70's, un monumental paredón de sonido que inicia el álbum siempre dispuesto a horrorizar neófitos.
Y si a mi me preguntan, particularmente no me gusta ni Faust ni el Krautrock, pero no dejo de aplaudir su búsqueda de identidad, sus ganas de experimentar, su revolución sonora y su espíritu contracultural. Sea como sea, deben conocer esto si realmente les interesa todo el alucinante mundo musical-subterráneo que el blog cabezón les viene presentando en cada muestra que hacemos. Otra materia que se nos va sumando en nuestra escuelita de rock... ¿hummm, pero esto es rock? ¡No, es Krautrock!




7 comentarios:

  1. Download: (agradezcan a Marcelo!!!!!)
    http://adf.ly/1QkZ0j

    ResponderEliminar
  2. Gracias!! Estimado Moebius, leí que no te gusta el krautrock... Escuchaste Agitation Free? Si no lo hiciste aún, te súper recomiendo el segundo disco :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo, no recuerdoi haber escuchado Agitation Free, te voy a hacer caso y hoy los escucho...

      Eliminar
    2. Lamentablemente el disco entero no está en Youtube, pero te lo podés bajar de esta página: http://murodoclassicrock4.blogspot.com.br/2010/11/agitation-free-4-albuns.html

      Eliminar
  3. Gracias! igual ya lo estaba escuchando! abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Tengo todos los discos de AF en lossless.Te voy a mandar el que te recomienda Anonimo.Saludos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana