Búsqueda cabezona

domingo, 11 de junio de 2017

Malicorne - Colín (1974)

Cabezonas/es, esto es algo que se venía imponiendo en mi interior desde hace meses. El enorme deseo de presentarles a una de mis bandas favoritas de todos los tiempos entra por la puerta grande del blog Cabezon. En ningún blog aún se les homenajea como le corresponde ahora a Cabeza de Moog, está banda me hechiza desde cualquier perspectiva, hay algo mágico y enigmático en sus venas, desde su nombre, estilo, portadas, y desde luego, su arte musical que me cautivó desde que escuche de ellos. Ya les presente a un grupo tan especial como Gryphon, llenos de instrumentaciones antiquísimas y canciones tradicionales del folklor británico, ahora corresponde su parte a su similar con sede en Francia: MALICORNE. Tenemos el placer de escuchar peculiares instrumentos exóticos y tradicionales con sonidos inesperados, casi olvidados hoy en dia. Nos encontramos y tratamos con trovadores del presente, atrapados en un mundo diferente. Su música también sorprende por las lineas de voces principales, extrañas vocales a capella del matrimonio Yacoub que comparten dentro del mismo nivel musical en la escala de la rareza, pero no por ello tan hermosas. Tenemos en su música una colección delicada de tradiciones musicales actualizadas, tocadas a guitarra, violín, armonio, dulcimer, bouzouki y una variedad de otros instrumentos de cuerda y viento como la gaita y con los únicos elementos del rock en el bajo eléctrico y la guitarra ocasionalmente.
Y aquí su primer álbum, sin título, pero que los fans bautizaron como 'Colin'. Ya bien establecido con el sonido y estilo singular de Malicorne que establece un formidable conjunto en movimiento con sus arreglos pensativos, voces magníficas y canciones de gran clase. Poco a poco iremos presentando sus álbumes. Lo mejor está por venir. Pero lean ya este grandisimo monográfico y terminen ya de decidir el gran privilegio de escuchar a Malicorne. 

Artista: Malicorne
Álbum: 'Colín'
Año: 1974
Género: Folk Progresivo
Duración: 38:43
Nacionalidad: Francia


Lista de Temas:
1. Colin
2. Dame Lombarde
3. La Pernette
4. Les Filles sont volages/Ronde (instrumental)
5. La Fille soldat
6. Landry
7. Le Chant des livrées
8. Bourrée
9. Réveillez-vous belle endormie/Branle poitevin (instrumental)
10. Le Deuil d'amour
11. Colin (reprise)

Alineación:
- Hughes de Courson : a la guitarra electrica, bajo, cromorno, percusiones y voces. 
- Laurent Vercambre : al violín, viola, bouzuki, salterio de arco, harmonio, mandolina y voces. 
-Gabriel Yacoub: a las guitarras acusticas y eléctricas, espineta de los Vosgos y voces. 

- Marie Yacoub: al dulcimer eléctrico. bouzuki, la Viola de Roue y voces.



MALICORNE: 
ENTRE EL HUMOR Y EL AMOR POR ESTA GRAN BANDA:

Corrían los primeros años setenta cuando un musico muy curtido en los circuitos del Folk llamado Gabriel Yacoub decidió que ya estaba bien de morirse de hambre y de que entre tortas y solo tortas, se lo comieran los piojos. Para alcanzar tan noble fin y de paso poder comer caliente de vez en cuando, se le ocurrió la original idea de formar un grupo de música folk. Sin duda alguna, esa sería la clave del éxito. Pero claro, para formar un grupo (pensó el mozo) hace falta más de uno, así que para lograrlo llamó a su amigo del alma y compañero de. fatigas, un tal Rene Werneer, a quien había conocido en una comisiara de la Gendarmería de París por hacerse el gracioso delante de los maderos en pleno Mayo del 68. René era, no obstante, ciertamente conocido en diversas penitenciarias de la Güayana Francesa pero sobre todo en la zona del Macizo Central francés por haber intentado patentar el cartón de huevos bajo el pseudónimo (algo cursi) de Madame Baterfly. La hábil maniobra, ¡claro está! no coló en ningún Registro de la Propiedad Intelectual y así el bueno de Werneer se encontró de golpe y porrazo con las mismas hambres de antes de haber tenido la genial idea, pero además con más de una demanda de los auténticos poseedores de la patente del tan socorrido invento. Asi pues, como las opciones para René se concretaban en ir al talego por no poder pagar los gastos de los pleitos o ponerse a trabajar para poder pagarlos con dignidad y gallardía, optó por unirse a Gabriel y su descabellado proyecto vital no sin antes decir para sus adentros ¡Maricón el último!. 
Estando así las cosas el dúo comenzó a actuar por los más selectos tugurios de mala muerte de la zona de París que por aquella época solían ser frecuentados por hippies, progres, músicos de cualquier pelaje y en general por gente de baja estofa y mal vivir. Dentro del dúo mismamente, Gabriel ponía la voz solista y además se hacía cargo de la guitarra acústica, la mandolina, el bajo, la guitarra eléctrica, el auto arpa y el platito para recoger las limosnas. Por su parte Werneer hacía lo que podía con diversos instrumentos de cuerda, caña, viento y percusión. Y hete aquí que tras un año de constantes éxitos, en 
una de sus actuaciones coincidieron con otro músico muy conocido por aquella época, un tal Alan Stivell quien también se unió al catarro y en menos que canta un gallo se hizo con las riendas del invento. Decían las malas lenguas que Alan para eso de repartir los dividendos de las actuaciones era más agarrado que una pelea de moros en un trapecio, así que el bueno de Gabriel, entre que había conocido a la que luego sería su esposa, Marie (que estaba una jartá de güena) y que estaba harto de comer algarrobas y fideos con tomate un día si y otro también, decidió montarse el proyecto por su cuenta. Con tal idea un buen día de marzo de 1973 dejó plantados a AJan y a Werneer con la excusa de su conversión al Islam (Culto Chiita) y de tener que ir a La Meca por un paquete de Marlboro. Y así con la buena de María, que a la sazón había estado rondando por diversas discográficas, y unos cuantos colegas entre los que destacaba el guitarrista folk Dan Ar Braz (posteriormente 
saltacañítas de Alan Stivel), Dominique París y Hughes De Courson, futuro miembro fijo y productor de muchos álbumes de Malicorne, grabaron el album "PIERRE DE GRANOBLE", germen de lo que en breve sería Malicorne. 


El album es una pequeña maravilla de la música popular francesa y además recuperó algunas canciones medievales famosas, entre otras muy conocidas contenían dos de los temas que con el tiempo serían clásicos en las actuaciones de Malicorne, me refiero en concreto a la estupenda vocal "Le Prince d'Orange" y a la canción que le daba título al álbum "Pierre de Granoble". La primera es una preciosa canción de romance francesa del siglo XVI y es posiblemente una de las canciones antimilitaristas más antiguas que se conocen en Europa. La segunda es una hermosa canción que durante la carrera de Malicorne fue rehecha y reinterpretada mil veces y curiosamente, el grupo estuvo a punto de adoptar ese nombre. Este álbum pre-Malicome tuvo tanto éxito en Francia, que el matrimonio Yacoub volvió a contactar con su amigo Hughes de Courson y otro colega llamado Laurent Vercambre para formar, un grupo estable y dedicarse a esto de la música tradicional francesa de una forma profesional. Y así, en los primeros días de la primavera de 1974 entraron en los estudios parisinos Acousti para grabar lo que sería el primer álbum oficial de Malicorne, llamado escuetamente Malicorne, aunque también es conocido por "COLIN", que es el tema con el que se abría la cara A de la placa. El nombre de la banda se le ocurrió al bueno de Gabriel, apasionado de la historia medieval y lo tomó del pueblo del mismo nombre situado a unos 30km de Mansa a orillas del Sarthe, ciudad que posee un impresionante castillo gótico, al parecer más bonito que un San Luís. 


La formación de Malicorne en este primer álbum era: 
- Hughes de Courson : a la guitarra electrica, bajo, cromorno, percusiones y voces. 
- Laurent Vercambre : al violín, viola, bouzuki, salterio de arco, harmonio, mandolina y voces. 
-Gabriel Yacoub: a las guitarras acusticas y eléctricas, espineta de los Vosgos y voces. 
- Marie Yacoub: al dulcimer eléctrico. bouzuki, la Viola de Roue y voces.


Como podéis comprobar y en lo que toca a los instrumentos desde este primer álbum se dio una curiosa conjunción de instrumentación moderna con muchos y variados instrumentos tradicionales y sobre todo con voces, muchas y angelicales armonías vocales, siendo este predominio de lo vocal un sello de la música de Malicorne que les acompañará durante toda su carrera y fiestas de guardar. El álbum en sí estaba compuesto por once temas, todas ellas tradicionales en sus letras y músicas excepto una titulada "La Pernette" cuya música fue firmada por Gabriel Yacoub. El álbum fue editado en Francia por el sello Hexagone en Julio de 1974
y como ocurrió con "Pierre de Granoble", este "Colín", pese a ser un álbum de debut tuvo un gran éxito en Francia y dado 
que funcionaba relativamente bien a nivel de ventas y que el personal comenzaba a ir a sus conciertos, tras consultar el grupo con su discográfica y con el beneplácito de esta, decidieron grabar otra placa. 

El segundo álbum de Malicorne, sin nombre específico pero como en el caso anterior conocido por su primera corte, vino a llamarse popularmente "LE MARIAGE ANGLAIS" (El matrimonio Inglés), un tema tradicional, de origen Normando y de incierta fecha de composición que recordaba el matrimonio celebrado entre Enriqueta de Francia, hija de Enrique IV con Carlos 1° de Inglaterra, algo mariconzuelo él, según el contar de las malas lenguas de la época. El disco se grabó durante la primavera del año 1975 en los estudios Acoustic de París. La formación en este disco es la misma que en el primero y el contenido son 1 O excelentes temas, todos ellos tradicionales adaptados por Malicorne.
De todos los temas que integraban el disco, la cuarta canción obtuvo un gran éxito popular ya que se trataba de un conocido 
tema tradicional francés llamado ''J'ai Vu Le Loup, Le Renard Et La Belette" que además se utilizó por una conocida marca de piensos compuestos para promocionar alimento para pollos ingleses ponedores, en la TV Francesa. La cancion es un Bourrée en dos tiempos muy alegre y originaria de Haute-Auvergne muy apta para animar cualquier fiesta. Este mismo tema originariamente instrumental y así grabado por Malicorne, fue posteriormente versionado con instrumentación tradicional y eléctrica y texto francés por un excelente grupo de folk norteamericano del estado de Louisiana de la década de los 70's cuyos integrantes tenían todos ascendencia francésa y llamado "Les Freres Balta". Pero dejando anécdotas aparte, en general podemos decir que se trata de un excelente álbum en el que ya se contienen todas las claves del sonido Malicorne de su primera época y en el que la calidad de la ejecución musical es altísima, realizando una música que bien podríamos denominar folk-progresivo por la riqueza instrumental de los temas, su colorido, originalidad y sobre todo por las formas de conjugar las hermosísimas armonías vocales y de actualizar un sonido tradicional para que pudiera ser del gusto del ciudadano de a pie del siglo XX. Es dificilísimo destacar algún tema sobre otro por que todos tienen una gran calidad, pero si tuviese que elegir uno me quedaría con el que cierra el disco, una antigua copla Occitana llamada "Le Bouvier" con un final a capella a cinco voces acompañado de una base de guitarra acústica realmente precioso. El álbum fue un nuevo éxito lo que dio origen a que la propia casa discográfica les propusiera grabar una nueva placa, la tercera consecutiva en tres años. 


El tercer trabajo del grupo llevó por titulo "ALMANACH" y fue grabado en los estudios Acoustic en la primavera del año 1976. La formación siguió siendo la misma que en los anteriores álbumes, si bien en el tema "Les Tristes Noces" colaboró el también conocido grupo folk francés "La Bamboche". El álbum es un homenaje a las prácticas mágicas de carácter tradicional y que de manera general se llevaban a cabo en la Francia rural durante cada uno de los doce meses del año. Cada canción cuenta una historia que guarda una estrecha relación con una de esas prácticas y en ese sentido podemos hablar de que nos encontramos ante un álbum conceptual. Contiene trece excelentes coplas todas ellas tradicionales que en general conservan las mismas pautas que las ya marcadas en el álbum anterior. Es también muy difícil destacar algún tema, pero personalmente creo que "L'ecolier Assassin" es un tema excelente, una pequeña suite basada en un romance al mas puro estilo medieval con enamoramiento de mozo rico de chica pobre, oposición de la madre del caballero y posterior asesinato de la amada a manos del ambicioso mozuelo incitado por la madre de este y a cambio de un dinero que la hija de puta de la madre no le llega a pagar, motivo por el que al final de la canción/romance, el caballero maldice su perra suerte y a su desmedida ambición.
Esta copla sería un clásico de su repertorio en directo y así podemos encontrar una excelente versión en su directo "En Public". El album fue un nuevo éxito en Francia, de forma y manera que la casa discográfica les animó a que grabaran una cuarta placa y dado que el folklor frances, como todos los folklores del mundo, es rico en multitud de bellas tonadas y romances sin par, los chicos de Malicorne se dispusieron a ello. 


Y ello ocurrió en el verano de 1977 en el que Malicorne entrarían, esta vez, en los Estudios Normandia para grabar lo que sería su cuarta placa, de nuevo innominada pero conocida entre el vulgo como "MALICORNE IV". El álbum es una continuación de los trabajos anteriormente realizados, si bien como novedades podemos comentar la entrada de un nuevo miembro en el grupo, Olivier Zdrzalik (se lee dsiilik, con s líquida), que se hizo cargo del bajo electrico, el sintetizador de cuerdas Elka, tambien las percusiones y las voces. A destacar tambien que desde este disco, Malicorne incorporará a su música el apoyo de los sintetizadores, el piano y el órgano electrónico, que serán tocados tanto por Olivier como por el bueno de Hughes de Courson, lo que daría mayor contundencia a su ya de por sí rica música. Y como el grupo ganaba cada vez más prestigio tanto a nivel de la propia Francia como allende de sus fronteras y en todo el universo mundo, ni cortos ni perezosos empezaron a hacer planes para grabar una nueva placa. Desde mi punto de vista Malicorne IV es uno de los albunes más trabajados y "progresivos" del grupo y cuya audición les recomiendo encarecidamente, porque de 
hecho si no lo han escuchado no saben lo que se estan perdiendo. Como temas a destacar todos, ya os digo que es un album excelente, pero personalmente el a cappella "Daniel Mon Fils" es uno de mis preferidos con un impresionante crescendo de polifonías vocales, rematado con la introducción de un órgano "bachiano" realmente estremecedor. 


En el verano de 1978, Malicorne grabaría el que sería su quinto álbum oficial llamado "L 'EXTRAORDINAIRE TOUR DE FRANCE D' ADELARD ROUSSEAU, DIT NIVERNAIS LA CLEF DES COEURS, COMPAGNION CHARPENTIER DU DEVOIR".
El álbum es un excelente trabajo y en mi modesta opinión es el más completo, complejo, variado y hermoso álbum de Malicorne. En él la perfección de los temas y su ejecución llega a límites soberbios que nada tienen que envidiar a los grandes grupos del progresivo de la época. El disco contiene Suites hermosísimas, como "L'auberge Sanglante", con un excelente desarrollo instrumental, canciones a capella que te ponen la piel de gallina, (La Complainte du Coureur de Bois, Les Coleurs) y todo ello aderezado con un dominio instrumental de nivel académico. mico. En fin, una maravilla del folk, diría que progresivo, que desde estas líneas les vuelvo a recomendar encarecidamente, de hecho si aún no lo han escuchado es que realmente no aman a sus respectivas novias-esposas-madres. El álbum, como ya pasara con "Almanach" y posteriormente con "Le Bestiarie", vuelve a tratar una historia conceptual, tratándose en este caso del viaje iniciático que realiza un carpintero de fines del siglo XIX a lo largo y ancho de Francia para que las distintas "Compañías" le fueran enseñando el perfeccionamiento de su profesión. En la placa junto a la formación estándar de la banda colaboraron el guitarrista Dan Ar Bras en los temas "A París la grande ville" y "Le mari jaloux", Michel Santangeli colaboro a la batería en los temas  "A París la grande Ville" y "Si l'amour preanit racine", Jean- Danial Mercier hizo arreglos de fanfarria y Bruno Menny colaboró en los teclados y efectos especiales. En la edición original, el álbum se acompañaba de un libreto de 36 páginas con los textos de las canciones y la historia del Compañerismo.  
Así que por su indudable interés, está sería la historia del libreto del compañerismo traducida al español:

"La Historia del compañerismo -Cofradía de Compañeros- no tiene nada que ver con el folklore. Es la historia de las luchas de los trabajadores en Francia antes del nacimiento de la clase obrera. Pero ¿por qué una organización y un aprendizaje secreto? Sencillamente, porque el secreto era necesario. Los compañeros, es decir, en su origen los pocos obreros de la Edad Media, tenían que luchar contra un adversario poderoso, los maestros, agrupados en corporaciones que dominaban una sociedad en la que los asalariados eran una minoría. De ahí los ritos, los signos y las ceremonias secretas. La iniciación, que nunca, en seiscientos años, fue contada del todo por ningún compañero, era una especie de misa negra, impregnada de un deísmo, comparable en cierta medida con la aceptación de un nuevo Masón. Compañero al fin, el adepto 
recibe entonces su nombre dentro de la Compañía: "Aviñonés la Virtud", "Leonés el Valeroso" y se hace "paisano", algo así como lo que entendemos por "camaradas" hoy en día. Se le entregan sus colores, una cinta que llevará en la botonera, en el echarpe o en el sombrero, y en su bastón, con su nombre grabado, muy útil en caso de pelea.
De ahora en adelante cuando encuentre a otro compañero, el dialogo se iniciará de una manera ritual: 
''¿Bueno? -¡Bueno!- ¿Qué vocación? - Carpintero-
¿Compañero? - Compañero. ¿Y tu paisano? - Ebanista."
Después cada cual daba a conocer su "Deber". Cuando un compañero llegaba a una ciudad debía localizar al "Primero en la ciudad", que jugaba un papel fundamental equivalente al del actual secretario de una agrupación sindical. Estos ritos aseguraron la supervivencia de la Cofradía en medio de las persecuciones de las que fueron objeto desde Carlos VI, que inauguró la represión, hasta que Napoleón Bonaparte la clausuró. En todo ese período de tiempo, ni un solo agente provocador se coló en sus filas y nunca pudo ser desmantelada la organización. Tal era su nivel de hermetismo. La fuerza del compañerismo estribaba en los servicios que rendía a los adeptos: ayuda, monopolio de la contrata, defensa del salario, perfeccionamiento técnico etc.
Los Compañeros del Deber tenían cama en los hospitales cuando la necesitaban, una ayuda económica para cuando caían enfermos y también tenían asegurado el sepelio al morir, algo que en siglos pasados era un auténtico lujo solo al alcance de las clases pudientes. Sin embargo esos servicios se negaban a los Compañeros enfermos a consecuencia de algún comportamiento libertino o que hubieran sido heridos en alguna refriega que ellos mismos hubieran provocado. Asimismo disponían de una casa común que los esperaba en cada Ciudad Recibida (las otras eran ciudades bastardas) Reconocido el Compañero por el ''Primero en la ciudad", el Compañero encuentra en ella a la "madre" que lo acoge, le da de comer y le fía hasta la primera paga. Lo conduce también hasta un Maestro y le fija un salario. En el local común encontrará a otros Compañeros y no se sentirá solo en el seno de una sociedad en la que los maestros, algunos comerciantes y los 
representantes del poder le son hostiles. 
En el siglo XV las corporaciones patronales pretenden controlar las contratas de mano de obra y sobre todo aumentar sus beneficios mediante la reducción de los salarios. El Compañerismo se defendió, en un principio lo hizo en el sector de la edificación, la única actividad que reúne numerosos trabajadores. Descubre un medio para hacerse pagar mejor, mejorar la calidad del trabajo. De ahí nace la idea de dar la vuelta a Francia, sorprendente en una época en la que el francés es eminentemente casero, pero que tiene una explicación. Yendo de ciudad en ciudad, el Compañero aprende mejor su oficio, descubre aquí una herramienta, allí un método y en general obtiene una experiencia profesional que le permitirá primero poder ser contratado, luego estar mejor pagado y finalmente con el tiempo aspirara a ser Maestro. Pero las Corporaciones exigen una obra maestra al que desea convertirse en Maestro. El Compañerismo acepta la prueba, la hace suya. Innumerables obras maestras nacerán, maravillosos objetos, milagros del virtuosismo técnico, que prueban que la vuelta a Francia y la obra maestra no solo están motivados por el deseo de ganar más o ascender en la escala social, sino que manifiestan el gusto por el trabajo bien hecho, la conciencia profesional, la realización del hombre en su trabajo considerado creador. 
Las guerras religiosas, el flujo del oro español en la primera mitad del siglo XVII, y otros factores de orden socio-económico preparan una larga crisis. El coste de vida aumentará cinco veces mientras que los salarios solo lo hacen el doble. El Compañerismo descubre entonces una nueva arma, la huelga, que se denominaría "Tric". La primera huelga conocida de la historia como tal fue la de los panaderos de París de 1535 y en 1539 se produce el Tric de los impresores de Lyon, que durará tres años y medio, con comité de huelga, caja de resistencia y las lógicas peleas entre huelguistas, afectados por la huelga y empresarios. Eso eran huelgas y no las mariconadas de hoy en día. Los patronos consiguieron que el poder central, esto es, el Monarca promulgue sendos Edictos en 1541 y 1544 por los que se consideraban Ilegales los Trics y cualquier entente entre obreros por considerarlos nocivos para la cosa pública. También se prohibieron todo tipo de Cofradías, cotizaciones para el mantenimiento de las mismas, lugares oficiales de reunión, sediciones, porte de armas y de bastones. Pero por contra, tras los primeros Trics, el compañerismo tambien logró del poder Central una legislación que regulara el aprendizaje (que permitía salarios bajísimos) y que fue limitado legalmente a un período máximo de tres años y también que las pagas para obreros aprendices subieran. Empezó entonces una lucha que duraría doscientos cincuenta años. Los maestros quieren destruir el Compañerismo atacando su secreto. Consiguen que la Universidad parisina de La Sorbona condene las prácticas supuestamente sacrílegas de los Compañeros además de que el Arzobispado de Toulousse los excomulgue. Bajo Colbert, el Parlamento prohíbe toda Asamblea o cábala pública, huelga o tric bajo pena de prisión, castigos corporales o destierros. Comienza la hora de los registros policiales en los locales conocidos de la Cofradía, los arrestos, las multas. Es la represión en estado puro. El Compañerismo resiste, se refuerza gracias a su organización secreta, a la fraternidad de sus miembros, y responde en el siglo XVII con sesenta huelgas extendidas por toda Francia, algunas tan famosas como la de 
los alicatadores de establos de Villiers le Bel, que llegó a durar más de cuatro décadas y la de los astrónomos de Clif-Mont-Ferrant que durante catorce años (1560-1574) mantuvieron una huelga de observación de ocho de la mañana a ocho de la tarde, movida que jodió de sobremanera a los Astrólogos que eran los que realmente vivían en aquella época de los frutos del cielo. También inventaron una nueva arma. En 1677, los patronos carpinteros de Dijon, que daban un vaso de vino en cada comida a sus obreros, se negaron a seguir cumpliendo con la tradición y suprimieron el vaso de vino en las comidas, alegando razones de carácter médico. Los Compañeros del Deber respondieron con una prohibición a todos sus cofrades carpinteros que durante un año no trabajaron en Dijon.  Abocados a la ruina, los Maestros volvieron a la costumbre y el vino continuo sirviendose en las comidas de los carpinteros Dijonenses a costa de los maestros. 
En Marzo de 1791, la Ley de Allarde suprime las corporaciones. Los compañeros, creyendo haber triunfado sobre sus adversarios, exigen aumentos por doquier. Dos meses más tarde la Ley de Chapelier prohíbe las ententes entre obreros. La burguesía está en el poder. El Código Napoleónico refuerza las prohibiciones, la dura política imperial reanuda las investigaciones, los arrestos y la represión. Pero el compañerismo resiste. Con el final del imperio recobra su fuerza de antaño y alcanza nuevos oficios. Sin embargo el germen del fin está en él. Los aspirantes se pelean contra los compañeros, los Deberes luchan entre sí. Los que son de origen protestante reanudan sus viejas y estúpidas disputas con los de origen católico. Agricol Perdiguier, "Aviñonés la Virtud", compañero ebanista del Deber de Libertad, amigo de Lamartine y de George Sand que lo hará héroe de la reconciliación es elegido en 1848 Diputado por París, reúne en una manifestación a 10.000 compañeros y proclama el fin de los conflictos. Pero ya es demasiado tarde. La gran industria ha nacido y con ella los inmensos talleres en los que el compañerismo aislado en los oficios tradicionales tiene poco arraigo. La división del trabajo es un hecho que hace imposible la obra maestra. Metalúrgicos y mineros no tienen ninguna necesidad de dar la tradicional vuelta a Francia. Por otra parte 
los socialistas utópicos franceses, desde Fourrier a Saint Simón y Prou'hon, han inculcado en la clase obrera ideas diferentes al espíritu del Compañerismo. La lucha de clases ha empezado. La conciencia obrera ha nacido. En 1848, Marx 
y Engles publícan el Manifiesto Comunista. A pesar de todo, esta organización obrera sigue existiendo en Francia enclaustrada en si misma, alejada de las masas. Sigue aún formado aprendices y reciclando compañeros. Como anécdota podemos citar alguna de las obras más o menos recientes de las que el compañerismo está orgulloso haber realizado: "Guepín el Sostén" dirigió el levantamiento de la Torre Eiffel, "Angevín el Hijo del Genio" talló las maravillosas flechas de piedra de la Sainte Chapelle y de la Catedral de Nótre Dame de París, "La Prudencia de Draguignan" construyó la escalera de la Opera de París, "La Virtud de Malicorne" fue el maestro albañil del Gran Palacio de París, "La Flor de Coutras" trazó y montó los ojos del puente de Alejandro lll en París, "La Marcha 
del Sostén de las Bellas Artes" fue el primer urbanista de Buenos Aires (Argentina), la restauración del castillo de Versailles fue prácticamente ejecutada por seis compañeros de "La Villete" y "Bourguignon la Sinceridad" fue el maestro de cocina del Rey George V de Inglaterra. Como se puede ver una buena historia para ser recreada en una hermosa obra musical como así sucedió en este magnífico álbum. 


Tras su publicación Malicorne salió de gira por toda Francia 
e incluso realizaron algunas galas en ciudades de la comunidad francófona de Canadá. De una de esas actuaciones surgió su único álbum oficial en directo, el titulado "EN PUBLIC". Esta nueva placa fue grabada durante los días 2 y 3 de Diciembre de 1978 en la sala de conciertos "El Casino", un garito de Montreál, Quebec, Canadá, para ello utilizaron el Estudio Mobil Filtroson y su ingeriero de grabación fue Guy Charbonneau. El álbum fue posteriormente mezclado en los estudios de La Gran Armada de París y el ingeniero de sonido fue el tradicional de todas sus grabaciones hasta el momento, esto es Nic Kinsey, un viejo amigo de Gabriel y a quien hay que agradecer parte del sonido Malicorne.
La placa en sí es una magnifica grabación que demuestra el excelente estado de la banda en directo en su época dorada y además es sumamente interesante por que de las 8 coplas que incluye, todas ellas tradicionales, 5 no habían sido previamente grabadas por el grupo, de todas formas 3 de esos temas son en realidad popurris de varios temas con lo cual el valor de este 
directo es mayor por la cantidad de material no grabado con anterioridad que incluye. El álbum por otra parte recoge perfectamente el ambiente que se debió de respirar en la sala de conciertos, que parece ser más bien un pequeño local de esos tan acogedores en los que puedes escuchar un rato de buena música con los colegas, ponerte verde y oro de libaciones bourbon y otros suculentos licores y terminar medio borracho hablando de lo hermosa que es la amistad, lo buenísimas que están las tías y maldiciendo tu perra suerte por no saber tocar ni el tambor. Paralelamente a todo esto, Gabriel Yacoub, aun encontraría tiempo para dar rienda suelta a sus ansias de trabajo y grabaría en el invierno de este año (1978) su primer disco en solitario, que no obstante no sería publicado hasta el año siguiente. Este trabajo llevo por título "TRAD. ARR." abreviatura de la expresión "Arreglo tradicional" que cuando se encuentra a continuación del nombre de una pieza musical aclara que se trata de una canción tradicional que ha sido arreglada modernamente. Los créditos del disco no indican si los temas que incluye son tradicionales o temas compuestos por el propio Gabriel, pero a mi juicio y por el título del álbum bien podrían ser todos temas tradicionales arreglados para la ocasión. En el álbum se incluyen 1O temas y pese a seguir la línea del grupo es para mi gusto bastante distinto, lo que en absoluto quiere decir que sea un álbum flojo, pero si es cierto que se echan de menos las hermosas armonías vocales que tanto caracterizan el sonido de Malicorne. En cuanto a la instrumentación de los temas es menos rica, casi de cantautor pero no así las melodías que siguen siendo muy bellas. De todas formas es perfectamente posible que Gabriel quisiera con ese disco hacer precisamente lo que hizo, es decir separarse un poco de la línea del grupo sin perder el indiscutible sonido Malicorne, que por cierto en gran parte se debía al genio compositivo, arreglista y a la personalidad de la voz de Gabriel Yacoub. Para la grabación de este álbum contó con los siguientes músicos: Marie Yacoub y Michel Hindenoch a las voces, Bernard Blanc a las gaitas y al Hurdy Gurdy (Zanfona). Barry Dransfield al violín, Jean Blanchard a las gaitas y al acordeón diatónico, Hughes de Courson al Harmonio y a las labores de producción y por supuesto el propio Gabriel a las guitarras, mandolina y voces. 
El álbum fue grabado en los estudios Acoustic de París en el invierno de 1978 y el ingeniero de grabación como en los anteriores trabajos de Malicorne fue Nic Kinsey, asistido por Michel Etchegaray, Richard Galled y Bruno Menny. 


Tras la gira que siguió a "L'Extraordinaire Tour de France... y la grabación, producción y publicación del "Trad. Arr" de Gabriel Yacoub, Malicorne se metieron en los estudios Frémontel y grabarían en 1979 su nueva placa, el excelente "LE BESTIAIRE". El ingeniero de grabación fue como en otros álbumes Bruno Menny. En este caso como en anteriores, el álbum es de carácter conceptual y esta vez está centrado en la relación entre los animales y los humanos y sus virtudes mitológicas y poderes mágicos. El álbum pese a seguir en líneas generales la tónica de los anteriores refleja una clara evolución en el sonido del grupo por medio de un uso más presente de la batería y de los arreglos de instrumentos eléctricos que en los próximos álbumes llegarían a alcanzar un gran protagonismo en detrimento de los instrumentos tradicionales. La formación que grabó esta placa contó con la incorporación de nuevos miembros y así junto con el núcleo de toda la vida encontramos también a Brian Gulland, procedente del grupo de Folk-Rock inglés Gryphon, tocó el Harmonium, cromornos, oboes, piccolo, y las voces, Jean Pierre Arnoux tocó la batería y las percusiones y a Dominique Rejeff el Cello y el Hurdy-Gurdy (Zanfona). El disco contiene 8 temas de los que siete de ellos son tradicionales arregladas por el grupo y la última es un tema compuesto en su letra y música por Gabriel Yacoub y titulada "Jean des Loups". Como en discos anteriores el resultado general es excelente. Como siempre es dificil destacar alguna en concreto, pero creo que "Le Ballet des Coqs" es un excelente tema por que se trata en realidad de una especie de marcha para baile del siglo XVI, rescatada del olvido y arreglada para la ocasión y que posee un encantador aire cortesano que demuestra cuan rico es el patrimonio musical tradicional de los pueblos y el tremendo error que para nuestras culturas ha supuesto el olvido de esta música. Tras la grabación de este álbum y la correspondiente gira, Malicorne se tomo un año de descanso para replantearse nuevas ideas en la composición dadas las múltiples influencias que venían recibiendo del ambiente de la nueva ola (Nouvel Vage) y de la música tecnificada que entonces florecía por doquier pero sin renunciar por ello a la base tradicional de su música. 


De esta simbiosis surgió en 1981 un buen álbum de título "BELANCOIRE IN FEU", y en el que ya no aparece ningún tema tradicional sino que en su mayoría iban firmados por el bueno de Gabriel, y otros por el resto del grupo. En el disco junto con la ya conocida formación de Gabriel, Marie, Hughes y Olivier, participaron los siguientes músicos: 
Patrick Le Mercier a las guitarras eléctricas, cromornos y voces, Michel Bourseix al xilófono, Bertrand Darin al piano, Ivan Lantos , ex-líder del magnífico grupo de folk Hungaro Kolinda, a la gaita bulgara y Jim Cuomo al Saxo Soprano.
Tras la grabación y edición del album, Malicorne tuvieron un largo silencio discográfico que se prolongó durante cinco años, no obstante el grupo siguió actuando, aunque con menor regularidad que hasta el momento. Asimismo los distintos miembros de la banda comenzaron a trabajar en distintos proyectos, bien en la producción como en el caso de Hughes de Courson, bien en la composición para otros artistas como en el caso de Gabriel, sin embargo lo cierto y verdad es que los días de la banda estaban contados. 


El ultimo disco de Malicorne se llamó "LAS CATEDRALES DE LA INDUSTRIA", data de 1986 y en el se mantiene la tónica ya apuntada en su anterior trabajo, es decir una presencia prioritaria de los instrumentos eléctricos en detrimento de los tradicionales. No obstante las letras de los temas siguen girando sobre lo mágico y lo sobrenatural, encantamientos, brujas, plenos en la Lotería Primitiva y otros ensalmos. Los músicos que participaron en este álbum fueron: Como 
integrantes del grupo: Gabriel y Marie Yacoub, Olivier Kowalski, Jean Pierre Arnoux y Michel le Cam, asimismo intervinieron como músicos invitados a Alan Kloatr: que tocó Uillean Pipe y Tjn Whistle, Olivier Daviau: Chabrette, Jean Michel Kajdan: Guitarra eléctrica y programación del sintetizador Emulator y 
Patrick Robin: Programación de secuenciadores. Los temas que integran este álbum están todos firmados por Gabriel Yacoub, excepto el 3° y el 5° que aparecen confirmados con Olivier Kowalsky.


Tras la grabación de este álbum, casi póstumo, porque bien podría haber sido el segundo en solitario de Gabriel Yacoub, el grupo se disolvió definitivamente y dio comienzo la carrera en solitario de su líder y alma mater Gabriel Yacoub.
Atrás quedaron 12 años de carrera y 9 excelentes álbumes que supusieron para la música francesa la recuperación y 

actualización de parte del rico patrimonio musical tradicional francés y de muchisimos bellos temas de origen medieval. En un momento de la historia de la música popular francesa, en que los jóvenes volvieron su mirada a la forma de hacer música que venía de Inglaterra y los EE.UU. Malicorne, junto con otras muchas bandas que no son objeto de estas líneas, (La Bamboche, Alan Stivell, Tri Yann, Gwendal, Bleizi Ruz) reinventaron la música popular francesa y lo que es de mayor valor, la pusieron al alcance de la juventud de los años 70s y dicho sea de paso tambien de todos nosotros. Ese es su mejor legado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).