Búsqueda

domingo, 16 de abril de 2017

Un Modelo que Entra a Palos (o No Entra)


No podía ser peor el presente económico para las mentes brillantes del mejor equipo de los últimos 5000 años, que aún (?!) repiten letanías de un año 2017 con baja inflación y fuerte crecimiento. Resulta novedoso para la teoría económica que confluyan altas tasas de interés, derrumbe del dólar, y consumo sin reacción, con índices inflacionarios propios de una expansión económica. Marioneta Gato Macri lo hizo y es tapa de diarios en el exterior, hasta el derechista y conservador diario español "El País" no puede pasar por alto los ecos internacionales y la vista internacional sobre los índices económicos de la gestión de Corporación Cambiemos S.A.

En CABA, el incremento del costo de vida fue del 3% en marzo, en Córdoba y otras provincias incluso superó ese guarismo.
Las cacareadas metas de inflación parecen burlarse de las estrellitas económicas macristas. En medio de una total huelga docente y de la negación del gobierno de cumplir la ley de paritarias nacionales, los índices de inflación se siguen disparando mucho más allá de las falsas presunciones oficialistas para consolidarse en la segunda inflación más alta del mundo.
Mientras tanto en el encapsulado salón de fiestas del Titanic, funcionarios y operadores de prensa se narcotizan con alguna encuesta que les dicen que repartir palos en las manifestaciones y piquetes está muy bien visto por una mayoría.



Mientras tanto, ellos viven en su nube de pedo, pero guarda que tienen el garrote por si algo sale mal...





La institucionalidad está lesionada desde el 16 de enero de 2016, cuando un tribunal que responde al arbitrio político del gobernador de Jujuy Gerardo Morales encarceló a la dirigente social Milagro Sala y a otros militantes de la organización Tupac Amaru, violando las garantías jurídicas y la separación de poderes, violación que se mantiene y se agrava hasta el presente. Como Milagro es negra, india, militante y mujer, como Jujuy queda lejos y la Tupac es una organización popular, su prisión política fue consentida por las instituciones de la república.



El gobierno jujeño sigue atacando de nuevo al Estado de Derecho: en la noche del jueves pasado, cuando jóvenes del centro de estudiantes realizaban un asado con la autorización del decano de la Facultad de Ciencias Agrarias, la policía irrumpió en el predio universitario y detuvo ilegalmente a dos estudiantes universitarios.



Ya vimos reprimir en una murga en la Villa 1, 11-14, en un comedor infantil de Villa Caraza, en una manifestación en la Panamericana, en un acto de maestros en el Congreso. Vimos a policías de civil sacando de los pelos aun grupo de mujeres en una pizzería en Plaza de Mayo. Vemos a diario grabaciones “caseras” de atropellos y abusos de autoridad. La penúltima, un policía de civil registrando a un indigente, intimidando a la propia persona que registraba la escena. La última fueron dos policías agarrando del cuello a una persona que los filmaba.
Jujuy es el laboratorio del estado represivo que se extiende como mancha de aceite. Algunos pensaron que las operaciones mediáticas para demonizar a Milagro Sala "no les concernían" y que, naturalmente, ella tenía que demostrar su inocencia. Pero la eficacia social de los grupos de tareas mediáticos fue la llave para empezar a perseguir a otros. La grasa militante, los choriplaneros, los villeros chorros, los inmigrantes, los investigadores del CONICET, los maestros, los gremialistas que conducen reclamos sindicales, etc. etc. Y hasta los jueces y fiscales que buscan hacer su trabajo sin entrar en las reglas de juego del modelo que entra a los palos...




Cómo un signo de los tiempos que corren, el gobierno avanza orgánicamente en esta ofensiva generando polarización, descalificando y extorsionando a los sectores populares. También espiando y persiguiendo a quienes sacan los pies del plato. Cuando un juez dicta una sentencia a favor de una paritaria, viene el gobierno y recusa a los jueces, les monta juicios políticos en un Consejo a medida de su ideal de magistratura. Son métodos propios de la mafia.
Ahora, el oficialismo prepara la modificación del Código Penal para penar con prisión la protesta social, en un claro avance a favor de la criminalización de la protesta. Ya en las últimas semanas los operadores mediáticos de los grupos dominantes han intentado imponer nuevos canales narrativos que desembocan en una suerte de desconocimiento del conflicto social como eje de la política y detenernos en los detalles de cada cuestión, anteponiendo el orden -como necesariamente lo principal- a las necesidades de las mayorías.



El Gobierno reprime porque parte de la población pide mano dura. La represión a los docentes fue relatada en Radio Mitre como desalojo de kirchneristas y contó con un 81 por ciento de aprobación entre sus oyentes. Esto es para los que se preguntan dónde están ahora los argentinos que le llenaron la plaza a Galtieri. Escuchando Radio Mitre.
El Ministro de Educación Esteban Bullrich también justificó la represión policial: "Tenemos que entender que cuando un oficial nos da una instrucción, lo tenemos que obedecer", dijo. Es una idea sólo aplicable a cuando un oficial le dice a un trabajador que deje de reclamar por lo que le corresponde, pero no es aplicable a cuando un oficial le dice a Clarín que cumpla con la Ley de Medios, ni es aplicable a cuando un oficial le dice a Macri que explique por qué tiene 57 (¿o ya son más?) cuentas off shore.

La mano dura que muchos pedían para los delincuentes será aplicada para disciplinar opositores. No van a perseguir al que piensa distinto, sino que lo molerán a palos, lo intoxicarán con gases o le dispararán con balas de cualquier material. No cumplir con la ley es, para Ellos, no acatar las condiciones de miseria que se vienen. Las que se viven, con una inflación que supera el dos por ciento para el INDEC y una canasta familiar que se aleja cada vez más de los sueldos. Quien quiera recuperar el bienestar de otrora, recibirá el toque mágico del palito de abollar ideologías. En estos quince meses cambiamos tanto que ya nos parecemos a nuestros padres cuando eran jóvenes.


Para los jóvenes:
Yo viví bajo la dictadura.
El plan económico era como este.
Se perseguía al opositor, como ahora, aunque entonces se lo eliminaba.
Mucha gente aplaudía esa persecución y la exigía, lo mismo que ahora.
El gobierno te decía que faltaba un esfuerzo más y el país arrancaba. Nunca arrancó. Estos repiten.
Los periodistas retransmitían el mensaje oficial en virtual cadena nacional. Igualito.
El enemigo era el peronismo, como ahora mismo sucede.
Los únicos que andaban bien eran los agro exportadores, tal cual ocurre en este período.
Cerraban fábricas y negocios a diario, a un ritmo similar al actual.
El discurso presidencial sonaba fuera de tiempo y lugar, de tal forma que parecía referido a otro país o a una realidad ajena. Así está pasando en nuestros días.
La imagen internacional del gobierno decaía fuertemente a causa de las tendencias represivas sobre los sectores populares y el encarcelamiento de opositores. Tal cual hoy.
Amplias capas sociales comenzaban a sentir temor de ser tomados como enemigos del sistema y aprendían a callar, fingir y aceptar lo que fuera con tal de no caer bajo la ira del poder. Ocurre.
Misería creciente. Idem.
Bronca en ascenso. Ídem.
Gobierno altanero e intransigente. Ídem.
Final anunciado.
Esperamos que sin guerra de por medio (pero se están armando).
Cuidado.
Esto ya se vivió y no salimos bien ni fácil.
Cuidado.
Ricardo Antonio López

El gobierno sólo ofrece la carta del miedo y la disciplina a fuerza de garrotazos. Aquí no hay diálogo real, sólo hay una continuidad histórica con las formas del terror de la dictadura. Todavía no son simétricamente equivalentes, porque la relación de fuerzas y la conciencia histórica del pueblo no lo permiten. Por eso, tienen a Milagro presa. Por eso, sigilosamente cuestionan los 30 mil desaparecidos, por eso buscan re instalar la teoría de los dos demonios, por eso hablan del "curro de los derechos humanos".

El problema de sembrar el caos por todas partes es que luego es muy difícil impedir que alguna de las chispas encendidas no termine en un incendio generalizado donde todos saldremos perdiendo.


1 comentario:

  1. Los doce años de bonanza Kirchnerista, le permiten aún, a la camaleónica clase media argentina, llegar a fin de mes. Cuando no lleguen (no sé si falta mucho o poco para eso, ustedes dirán), van a empezar a hacer sonar sus cacerolas (fogoneados por TN, como suele ocurrir en estos casos).
    No hay ningún "club del helicóptero" muchachos!
    Ustedes se voltean solos.

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).