Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 15 de junio de 2016

Gustavo Santaolalla - Diarios de Motocicleta (2004)


Un disco hermoso instrumental compuesto por Gustavo Santaolalla para la película "Diarios de Motocicleta" donde se muestra el viaje que alguna vez hicieran Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado a través de Latinoamérica. Claro que éste disco tampoco podía faltar en el blog cabezón y por varias razones... también porque la música es absolutamente emotiva y hermosa. Super super recomendado!

Artista: Gustavo Santaolalla
Álbum: Diarios de Motocicleta
Año: 2004
Género: Soundtrack / Folk rock
Duración: 47:46
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
01. Apertura
02. Lagos Frias
03. Chichina
04. Chipi Chipi - María Ester Zamora, "Polito" González, Jorge Lobos, Cuti Aste, Roberto Lindl
05. Montana
06. Sendero
07. Procesión
08. Jardín
09. La Partida
10. La Muerte de la Poderosa
11. Lima
12. La Salida de Lima
13. Zambita
14. "Que Rico el Mambo" - Perez Prado
15. Circulo en el Río
16. Amazonas
17. Cabalgando
18. Leyendo en el Hospital
19. El Cruce
20. Partida del Leprosario
21. De Usuahia a la Quiaca
22. Revolución Caliente
23. "Al Otro Lado del Río" - Jorge Drexler

Alineación:
- Gustavo Santaolalla / Charango, guitarra, percusión
- Sin información adicional del resto de los músicos




La película muestra a Ernesto en su juventud cuando aún no se convertía en el revolucionario que sería más tarde. En su travesía, Ernesto se fue enamorando del continente latinoamericano. No voy a hacer mención a la película ni a la historia del Che, que me gustaría pero no tengo tiempo. Si quiere hacerlo algunos de los cabezones que está en el staff, podríamos seguir completando de a poco a ésta entrada. Como corresponde.
Muchos de los pasajes, o temas, están ejecutados con una combinación de guitarra, charango, guitarra con distorsión y una percusión. Son muy lindos, musicalmente hablando, pero sobretodo muestran la emoción a flor de piel. La musica del señor Santaolalla logró sentir el momento de el viaje. Claro que Santaolalla es un gran artista, así que no extraña, pero me imagino que el tema de la película lo conmovió aún más. La música es ideal para el viaje sudamericano del protagonista, y supone un paso perfecto en la carrera cinematográfica de un autor




Esa es la versión de "De Usuahia a la Quiaca" del disco. Aquí lo tienen a Santaolalla tocándola en vivo en el programa de Lalo Mir "Encuentro en el estudio".






Diarios de Motocicleta es un film basado en el homónimo libro –o diario de viaje- que escribió Ernesto Che Guevara (interpretado por Gael García Bernal) sobre su travesía por Sudamérica en 1952. Guevara, un estudiante de medicina por aquel entonces, fue acompañado por Alberto Granado (Rodrigo de la Serna), un bioquímico mayor que él pero con quien compartía el interés por recorrer nuestro continente y conocer de nuestra cultura, además de cierta fijación científica por investigar sobre la lepra. Montando “La Poderosa”, una motocicleta Norton 500 en pésimo estado, tenían el objeto de recorrer 14.000 kilómetros que, sin saberlo, terminarían marcando para siempre el ideario de unos líderes de la revolución cubana. Así, en esta película nos muestran cómo Ernesto Guevara dejaba cada día de ser Ernesto, dando paso al Che.
Como señalábamos, la música de Diarios de Motocicleta es producto del trabajo de Gustavo Santaolalla. Compositor argentino radicado en Hollywood, nos dio a conocer su talento, principalmente, con su disco Ronroco en 1998. Ya volveremos a hablar de este álbum, porque en él se articula la gran crítica que podemos hacer a su trabajo. La consagración definitiva de Santaolalla en la industria norteamericana vino 7 años después, cuando se adjudicó el Óscar a la mejor banda sonora con “Secreto en la Montaña” (Brokeback Mountain) -2005-. El año siguiente repetiría la gracia, ganando por segunda vez consecutiva el premio, esta vez con Babel, de Alejandro González Iñárritu -2006-.
¿Qué ha hecho que la carrera de Santaolalla sea tan meteórica? Primero, obviamente, el talento. Segundo, creo yo, esa chispa latina que transmite a su trabajo en un rubro donde lo plano y las copias son cada día más recurrentes. En tercer lugar, las buenas decisiones. Una de ellas fue irse a EE.UU. a trabajar como productor en los 80’s, lo que sigue haciendo casi con más éxito que su faceta como compositor. La otra buena decisión la acaba de tomar. Santaolalla es ya un conocido en el ambiente de las películas, tanto así que ha sido uno de los primeros en dar el salto de la pantalla de cine a los videojuegos, componiendo el año pasado el soundtrack de “The Last of Us”. Eso demuestra que es un visionario en la materia. En cuarto y último lugar, sus alianzas. Ha sido el brazo derecho de directores prestigiosos como González Iñarritu, lo que le vale un sitial de respeto que ningún otro latinoamericano tiene hasta ahora. Y como productor ha trabajado con artistas reconocidos como Juanes, Molotov, Café Tacuba, Los Prisioneros de Chile, entre muchos otros.
Insisto en que escuchen Ronroco. En ese disco pueden encontrar la esencia de Santaolalla en su máxima expresión. Me refiero al instrumento andino que todos conocemos como el charango (el ronroco es una variante del mismo). Las canciones del disco son además la gran fuente de todo su trabajo, apelando en su discografía recurrentemente a ellas. Esa es la gran crítica que podemos hacerle a Santaolalla, al menos a su trabajo de mayor reconocimiento, con excepción de Secreto en la Montaña. En el tracklist de Ronroco pueden encontrar 2 de las canciones que marcan el soundtrack de Diarios de Motocicleta. Una de ellas es la inolvidable “De Ushuaia a la Quiaca”, que aparece casi al final de la película y antes de los créditos, mostrándonos la cara de un pueblo latinoamericano empobrecido y abusado. Es una de mis canciones favoritas de cualquier álbum, y entrega tranquilidad como ninguna otra puede. La otra es “Jardín”, con un contenido que se asemeja más al código musical de nuestros pueblos originarios. Pero en Ronroco también encontrarán “Iguazú”, una de las canciones más explotadas por los productores norteamericanos, y que yo, personalmente, he escuchado en películas como The Insider, Babel, en la serie 24 de Fox, entre otras. Con esto pretendo probarles que muchas veces lo mejor de Santaolalla no es lo nuevo. Favorablemente esta muletilla se ha ido abandonando, en especial si consideramos que ha compuesto para tantas producciones el último tiempo que es imposible encontrar ya recurrencias a Ronroco.
Por eso debemos centrarnos ahora en lo nuevo que creó Santaolalla para la película. Es fácil de todas formas distinguirlo. En gran parte se trata de música con instrumentos más modernos, donde si bien se mantienen las cuerdas, éstas adquieren otro matiz. Ejemplo de ello es “Apertura”, dónde a grandes rasgos se nos presenta esta inolvidable historia. Miembros, recorrido, etc. “La Partida” es prácticamente idéntica. Al final es el “tema” que representa el viaje, la aventura. Otro ejemplo claro es “Sendero”, canción dominada por una guitarra clásica, y donde la percusión cobra más relevancia. “Leyendo en el Hospital” es, finalmente, tal como se muestra en la foto de esta publicación, una canción ideal para un espacio de intimidad, dónde Guevara descubre el aislamiento y la necesidad de un pueblo que ha sido empobrecido en cuanto a los recursos y mutilado en lo cultural por los “inca-paces”.
Diarios de Motocicleta es una película que pasó a la historia. A los latinos les dio mucho sentido de pertenencia, mientras que en el resto del mundo fue una especie de redención de la vilipendiada figura del Che. Si bien por ciertos minutos se vuelve un poco panfletaria (¿de verdad esperan que creamos que el Che fue el único que cruzó ese río nadando, por ejemplo?), lo cierto es que es un interesante proyecto del cine latinoamericana, y otro gran paso en la carrera de Santaolalla. Música para acompañarte en tus viajes como ninguna otra.
Pablo Eterović

Y el siguiente video se lo dedico a Dark-is porque el otro día me estaba hablando, desde su lejanía, de Jorge Drexler. Aquí con la canción de su autoría que está incluida en la película...




This acclaimed soundtrack, mostly consisting of composer Gustavo Santaolalla's haunting score, features an eclectic mix of Latin styles. The music here is a hybrid of South American folk music, mostly from Santaolalla's native Argentina, also the homeland of the film's main character, the young medical student and future revolutionary Ernesto "Che" Guevara.
Most of Santaolalla's compositions are quite reflective. "Leyendo en el Hospital," "Chichina," and "Partida del Leprosario" showcase his sensitive acoustic guitar playing, while other tracks, such as the moving "De Usuahia a la Quiaca," feature the ronroco, a mandolin-like Argentinean instrument (and one of Santaolalla's specialties). The brief interludes "Montana" and "Circulo en el Rio" are moody atmospheric pieces that contrast effectively with Santaolalla's distorted rock-like guitar riffs on "Apertura" and "Cabalgando." Rounding out the album are tracks by other artists. "Chipi Chipi," which features the vocals of Maria Esther Zamora, is a lighthearted novelty tune, while Jorge Drexler's "Al Otro Lado del Rio" is a gentle, acoustic number that won the Best Song award at the 2005 Oscars.
CD Universe

Strange how despite his years and years on the metier Gustavo Santaolalla still isn't a household name. Stranger even that he'd get closer to global recognition not for his 70's work but for one of his soundtracks. This won an Oscar even. If you've never seen the movie it's from it naturally won't sound nearly as good nor will your imagination bounce back to Ernesto and Alberto riding La Poderosa across South America. I found the movie itself, "Los Diarios de la Motocicleta", ok upon the first viewing but the more I watch it the better it seems to get, the more its subtlety burrows under my skin, surely helped by the always magnetic presence of Gael Garcia Bernal.
Santaolalla (why do I nearly always mispell his name as Santaolla?) embraces a sparse, reflective tone for most compositions (with exceptions like the electric guitars and crashing drums on "La Salida de Lima"), a bit of a slowly unfolding travelogue across America. Sometimes there's a majestic guitar, in "Apertura", others it's the placid, rain sodden lakes of ice that seem to inhabit "Lago Frias", in any case it conjures the atmosphere of the movie pretty much pitch perfect. The hopes, dreams of young, innocent Ernesto, the more intense realization of the reality of his continent as he struggles across the Andes, it's all here. It doesn't matter that most of these 23 tracks are instrumental, they still manage to transmit the heart and soul of South America's heartland in quite the satisfying way.
Tezcatlipoca

before I went to Cuba in the end of 2004, I saw The Motorcycle Diaries in a film house. The film was good, and I was very impressed with the music, later it turned out to be the Oscar-film music winner, no surprise, there have been worse winners in the past. The film ends with the magnificent "De Ushaia a la Quiaca" ; I remember everybody remaining on their chairs for the music to end.
henkt

whenever I feel "stuck in this stinking town" (wich is pretty often) I listen to this cd. it is rare to have a soundtrack that stands well on its own as this one does. stimulating without being catchy/cheesy. it is subtle and sophisticated. a delight, a treat for any dreamer. what he did for 21 grams was so intense and emotional.. it was amazing what he contributed to that movie. once again he amazes but takes a different approach, and still finds the appropriate notes to touch.
IMac4ever

Santaolalla stands head and shoulders over his contemporaries, easily the best score composer of this decade. This score has some really nice pieces, my favourite is De Usuahia a la Quiaca. Very cool stuff.
Crumpet

Personalmente me parece un disco cautivante, simplemente brillante. Santaolalla en un nivel superlativo y sumamente emotivo. No voy a hacer menciones a la película ni a la historia, que me gustaría pero no tengo tiempo. Así que se comparte su música que es para lo que estamos aquí. Ya saben dónde la pueden conseguir y si no saben... pregunten.




1 comentario:

  1. Fenomenal el genio de Santaolalla, no por nada fue el líder de Arco Iris y Soluna!

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana