Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 30 de junio de 2016

La Corrupción tan Temida


Si bien todo el mundo se escandaliza y desgarra las vestiduras ante el show-corrupción, que tiene más tintes políticos de fomento de la anti-política que otra cosa, todos entran en el juego de los poderosos y así cada vez la gente comùn tiene menos posibilidades de cambiar las cosas. Por medio de la política, ya le herá difícil cambiar algo, mientras menos participación del hombre común en los asuntos públicos. más imposible se harà cualquier cambio verdadero en beneficio del pueblo. Imagino también que eso no solamente pasa en el mundo, pero me centraré en nuestro país donde florecen López y Béaz, donde se habla de la corrupción hasta el hartazgo, donde la sangre hierve de indignación ante las noticis de los millonarios bolsos en las bóvedas.

Un cimbronazo social fue la noticia de las operaciones ilegales de personajes del gobierno anterior, o ligados a él. Ello produjo declaraciones de todo el espectro público y en la gente misma. En ese torbellino de histeria anticorrupción, se pudieron leer y escuchar cosas como éstas:

El blanqueo no obliga a traer la plata al país para evitarnos espectáculos bochornosos como el de los bolsos con dólares de López.
Alfonso Prat Gay

Indignados por el bochornoso espectáculo de los bolsos con dinero de López, decidimos acompañar favorablemente el blanqueo de capitales propuesto por el gobierno.
Margarita Stolbizer

Esperemos que con la detención de José López haya terminado la era de terror de la Triple A.
Hermes Binner

Habría que ver si Perón no mandó a quemar las iglesias en el 55' para hacer desaparecer el botín.
Hernán Lombardi



Acá va una entrada un poco larga para mi gusto pero generalmente éstos temas se tocan muy superficialmente y dan mucha tela para cortar. Aclaro que lo escribí a las apuradas y no fue ni mínimamente corregido, cosa que terminaré haciendo cuando tenga algunos segundos de tiempo libre. Y seguro que también recibiré bastantes puteadas de la gente de bien y alma impoluta que de vez en cuando visita esta mugroso antro a ver si puede rapiñar algún disquito.
En todo caso, cualquier opinión es bienvenida, por algo éste es un espacio participativo.


López

Yo quisiera, en primer término, que alguien me explique porqué la corrupción de funcionarios estatales vale más, mucho más, que la corrupción de empresas y organismos privados. Quizás haya una razón lógica, pero en las dos se le quita lo que le corresponde a uno (generalmente ese "uno" es la gente, el pueblo, una comunidad, un barrio) para que englobe las arcas de uno o varios estafadores. Las estafas en el mundo de las empresas, y hablo de las grandes (IBM, Enron, Merck, Worldcom, Volkswagen, General Electric, etc. etc.) donde los fraudes fiscales, evasiones, lavado de divisas y delitos varios son tan comunes y diarios que ya a nadie le llama la atención, se ha naturalizado, por lo que nadie suele pensar que en el mundo de las empresas son casi todos delincuentes, pero la realidad así lo demuestra.
llevemos ésto a un caso práctico: el boludo-chorro de López que está tan de moda. En los medios nadie pregunta de dónde provienen los bolsos llenos de dinero. ¿De dónde aparecieron?. ¿Ese dinero le cayó como maná del cielo?. Todos saben que el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo seguramente lo consiguió coimeando para entregar obras públicas a empresas. Pero para que haya un sobornado o un coimeado, tiene que haber un sobornador, un coimero.
Ah, y en el ranking de las 10 empresas con más obra pública en Argentina están, Techint en primer lugar, y en el tercer lugar, IECSA, de Calcaterra-Macri.
Con ésto no estoy defendiendo al boludo-ladrón de López sino o de Báez o el que sea, sino aclara algunas cosas que me parece que los medios naturalizan. Si bien López está en impostura, también las empresas que le pagaron, y ellas están, con nombre concreto, en el listado mencionando, y son tan responsable como el mismo López.



¿El kirchnerismo fue un gobierno de neta raíz corrupta?

Mucho se ha dicho de Néstor o Cristina Kirchner, chorros, ladrones, delincuentes son sólo algunas, acusando a su gobierno como "12 años de choreo" pero hasta ahora esa comprobación está floja de papeles, y no por ello niego esa acusación, solamente digo que todo el ejército de marcenarios periodistas de Clarín, todos los sabuesos de Lanata están desde hace mucho tiempo tras la ruta del dinero K y... nada. Ni en Panamá. Y lo más c{omico es que a cada paso que dan se encuentran con la ruta del donero M. Quizás en algún momento encuentren la forma en que los K escondían lo robado (repito que estoy tratando de ser objetivo y no me interesa defenderlos) pero hasta ahora poca pruba hay de ello salvo lo que se dice en la calle, que es producto de una de las campañas de los medios que tanto denunciamos desde este lugar.
Traigo a colación que los Recalde fueron coimeados y los coimeros terminaron en la cárcel denunciados por padre e hijo. Personalmente no considero que el kirchnerismo haya sido un Gobierno de raíz corrupta (como el de Menem, por ejemplo), si no que fue un Gobierno con muchos y serios hechos de corrupción, que es algo muy distinto.
Y segurament hubo corrupción en, por ejemplo, los casos de patria contratista, obras públicas, amiguismo, etc. En ese caso, al que verdaderamente le interese luchar contra la corrupción debería investigar a todos los gobiernos y empresas proveedoras del Estado que sacaban sus beneficios de los grandes contratos públicos, y no solamente a nivel nacional sino también a nivel provincial no tampoco sólo en el gobierno kirchnerista sino al menos desde mediados de los 70, momento en que en Argentina se empezó a utilizar el concepto de "patria contratista y financiera" (nombre casi creado a medida de Franco Macri, padre de Mauricio, el que se explayó en el recordado programa de Bernardo Neustard), ese capitalismo de maletín, contrato público y fuga de capitales. Si vamos a hablar realmente de la lucha contra la corrupción, deberíamos hacerlo en esos términos, sino solamente estaremos siguiendo la zanahoria que nos dan los medios en su show-corrupción para olvidarnos del desastre del actual gobierno y recordar que debemos odiar a los malvados Kirchner Bin Laden.



Profundizando

Podemos hablar, como lo podrán leer mejor explicado y más extensamente en la nota firmada por el economista Aldo Ferrer, de corrupción circunstancial y la sistémica. Creo que en el caso del kirchnerismo hubo una corrupción circunstancial llevada adelante por algunos tipos cercanos a la mesa chica. Eso si, demasiada corrupción circunstancial para un gobierno que se erige como defensora de los derechos del pueblo y que entró en tantos conflictos con los grupos-pulpos concentrados básicamente por la redistribución de la riqueza. No creo que el kirchenismo haya sido un gobierno sistemáticamente corrupto sino un gobierno que debió haber cuidado al detalle y amonestado seriamente cualquier acto de corrupción en sus filas, ya que debería haberte tratado de mostrar como éticamente sin fisuras, y al no hacerlo abrió las puertas a que tuvieran un flanco muy abierto por donde se los podía golpear seriamente ante la opinión pública de una sociedad donde los medios saben sacar probecho de su doble moral.

Y ya que tratamos de tocar seriamente el tema de la corrupción y hablamos de la corrupción sistémica, aclaro que personalmente considero que cualquier gobierno neoliberal es sistémicamente corrupto, por el simple hecho que el ADN del neoliberalismo lleva a la corrupción: la concentración de riqueza, el individualismo, el egoísmo, el gobierno de los mercados financieros, la anulación del Estado y todo ente regulador, todo lleva a la corrupción, sea en el gobierno y país que sea.
Para ponerlo en algo evidente y fácilmente apresable por todos, y siguiendo el ejemplo de los 9 millones del dólares del boludo-chorro López, me tomo el atrevimiento de hacer una comparación, relacionandola con hechos de correopción sistémicos, como para establecer proporciones:

  • En lo que va del año, producto de la "eliminación del cepo" y del relajamiento de los controles, se fugaron del país 5 mil millones de dólares. Ahí tenemos 555,55 López en 6 meses. 
  • La plata de retenciones a los productos agropecuarios y mineros representa anualmente para el Estado una pérdida de recaudación de 2.220 millones de dólares. 246,66 López por año. 
  • El Gobierno macrista se comprometió a pagar 9300 millones de dólares a los fondos buitre. 1.033,33 López. 
  • En el primer trimestre de este año, YPF mostró una caída en sus ganancias operativas del 63,8 %, algo así de 53 millones de dólares menos. 5,88 Lopez en 3 meses. 
  • Entre sólo 7 miembros del Gabinete de Mauricio Macri (Juan José Aranguren, Mario Quintana, Gustavo Lopetegui, Federico Sturzenegger, Susana Malcorra, Carlos Melconian y Alfonso Prat-Gay), y el propio Presidente, tienen en conjunto depositados en paraísos fiscales (para evadir el pago de impuestos en el país), según sus propias declaraciones, alrededor de 22 millones de dólares, sin perjuicio que el escándalo abierto a partir de los Panamá Papers les atribuya mucho más. 2,5 López. 
  • La rentabilidad anual que las acciones de empresas privadas que posee el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Previsional ronda los 36 millones de dólares, que corre riesgo de perderse si se venden como lo autoriza la ley de supuesta reparación histórica a jubilados. 4 Lopez por año. 
  • El Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 797/2016 beneficia a Angelo Calcaterra (primo de Macri) con un incremento de 6,666 millones de dólares por el precio a pagar por una obra pública adjudicada. 2/3 de López de un solo plumazo. 
Eso, sin contar los 1.126 millones de dólares es la deuda que asumió del Grupo Macri el Estado Nacional en 1982. Ahí tenemos 125 López de un saque.
También podríamos preguntarnos cuántos López extras pesan sobre los bolsillos de los argentinos la quita de subsidios a las tarifas de gas, electricidad, agua y transporte. O cuántos López pesan sobre los salarios el exorbitante incremento de los precios de los productos de la canasta alimentaria. Cuántos López le paga Aranguren de más a Shell por vendernos el gas un 128% más caro que Bolivia o por quedarse con 7 de 8 barcos en los que se importa gasoil y cuántos López representan esas operaciones para el propio Aranguren por su calidad de accionista de Shell. O cuántos López implican para los comerciantes las drásticas caídas del consumo interno, la pérdida de ingresos por la escasa circulación turística que se ha venido verificando durante todo este año; o cuántos López implica en la balanza comercial la indiscriminada importación de citrus, trigo, carnes de cerdo, productos de mar, zapatillas e indumentaria, electrodomésticos que vienen a desplazar la industria y la mano de obra nacional.


Lamentablemente, el reboleo de bolsos con plata se multiplica. Por supuesto que queda más feo si se hace por sobre los muros de un convento… pero más discretamente (y bajo un manto de injusta legalidad), son mucho más cuantiosos (y socialmente gravosos) los revoleos que se realizan al otro lado de la frontera, del sector más pobre de la sociedad hacia los más privilegiados, y desde el Estado hacia las corporaciones privadas. Aunque no sea un delito, pero también cuento a la falta de ética coo parte de la corrupción.
O hablamos de corrupción en serio o sólo de lo que nos muestra la TV del show-corrupción de moda. Y aclaro al salame que diga que estoy defiendo a los delincuentes de López y Báez y el gobierno K, que nada está más lejos de la realidad, ojalá todos los corruptos de todos los gobiernos vayan presos, pero no podemos quedarnos solamente con la información parcial que nos brindan los medios porque es información sesgada, estoy ampliando el tema para ver distintos puntos de vista sobre el mismo problema, puntos de vista que son ocultados por los medios.

Se puede ser corrupto en forma "decente" o tratar de ocutar bolsos con plata en bóvedas. Se puede ser corrupto éticamente pero sin manchas judiciales, y si no saben cómo, aquí la titular de la Oficina Anticorrupción macrista, Laura Alonso, da clases magistrales de cómo ser corrupto sin caer en las redes de la justicia, ella da instrucciones para robar de forma decente!
¿Qué es eso de andar enterrando lo afanado en tumbas y bóvedas como hacen esos negros peronistas y no llevar la guita al exterior, como corresponde? ¡que gronchada!. Cosa de negros! ¿Cómo pensaban seguir gobernando el país si tenían ese tipo de imposturas tan escandalosas?, nada que ver con la fineza de unas cuentas en paraísos fiscales.

Para el que no sepa ni quiera leer el link de la nota, le cuento que a raíz del conflicto desatado por los millonarios contratos otorgados por el ministro de Energía, Juan José Aranguren, a la empresa Shell, de la cual es accionista, la dirigente del Pro y actual responsable de la Oficina Anticorrupción instó a los funcionarios del gobierno nacional, que hasta el mes de diciembre se desempeñaron como CEOs de grandes empresas, evitar firmar personalmente los contratos del Estado que beneficien a sus anteriores empleadores para no ser alcanzados por la Ley de Ética Pública:
"El trabajo de la Oficina Anticorrupción es prevenir. Por eso le pedimos a todos los funcionarios que crean que podrían tener un conflicto de interés, que nos consulten y si llegaran a tener una sospecha y tiene que tomar una decisión si o si y tienen una duda que deleguen la firma. Que la deleguen hacia arriba o que la deleguen hacia el costado", señaló sin inmutarse Laurita Alonso.

Es decir estimados cultores del entusiasmo y el optimismo, y sobretodo de la doble moral, si les llegua a su despacho un expediente donde tiene que decidir acerca de un contrato en la que está involucrado un pariente, novio/a, socio, amante o compañero de farra, frene sus ímpetus y no firme los folios en cuestión, La manera de hacerlo es que pase los mismos a cualquier compinche con un alegre: "firmame acá que luego yo firmo los tuyos", si todos sabemos que una mano lava la otra y todos en santa paz como nuestra decencia, integridad, moralidad, honestidad y honradez lo requieren.

Creo que dejé ejemplificado que un gobierno neoliberal, específicamente el gobierno de Marioneta Macri, es sistemáticamene corrupto, y eso sin hablar de la corrupción familiar de los Macri.

Buscando la nota Acerca de la corrupción de Aldo Ferrer me topé con ésta nota genial de Teodoro Boot que sintetizó gran parte de mi pensamiento y opinión, y me ahorró explicaciones que aparecen mejor plasmadas que las que podría generar mi torpe escritura. Recomiendo empecinadamente que lean la nota entera, ahora copio las partes que me parecieron más importantes.








Corrupción divino tesoro

(...) Puede decirse que, por lo menos desde los tiempos en que gobernaba Yrigoyen, la corrupción de los funcionarios públicos fue el principal argumento usado para desprestigiar a los procesos nacionales, desplazando el ángulo de mira de lo principal a lo secundario. En estos casos, lo principal es el sentido de las políticas, la dirección que se les imprima y a quiénes beneficien o perjudiquen, porque ya se sabe: más allá de los eslóganes publicitarios, distribuir es siempre sacarle a unos para darle a otros, y la pobreza cero sólo es posible en tanto también lo sea la riqueza cero. Cualquiera que sostenga otra cosa, miente descaradamente o se encuentra en avanzado estado de ebriedad.
Pero ¿por qué el discurso de la corrupción tiene como objetivos predilectos a los movimientos populares?
La primera razón es que, por definición, los movimientos populares, además de tener ambiciones justicieras, son, en líneas generales, protagonizados por individuos y grupos ajenos a las oligarquías. En una palabra, por pelagatos a los que, en cuanto echan buena, se les nota demasiado, razón por la que se los suele acusar, muchas veces con justicia, de enriquecimiento ilícito. Para la percepción general, el vecino de la vuelta no tiene derecho a pelechar, y si lo hace, fija que fue por robar. Pero para esa misma percepción los oligarcas, los ricos, los millonarios, tienen todo el derecho a seguir enriqueciéndose, del modo que sea, porque para eso son ricos.
Hay aquí un asunto de percepción, de mirada y de prejuicios –la base de lo que comúnmente se llama “cultura”–, contra la que los argumentos y explicaciones lógicas valen muy poco. Cuando un rico aumenta su fortuna, hizo las cosas bien y tuvo suerte. Cuando un pobre se hace rico, robó o es corrupto. Y no hay más nada que discutir.

Los perros de Lanata
La segunda razón por la que los movimientos nacionales y populares son tan frecuentemente acusados de corrupción es estratégica: a poco que cualquiera se detenga a mirar, libre de prejuicios y manipulaciones, verá que, por lo general, cuando los ricos aumentan su fortuna no lo hacen mediante el esfuerzo personal, físico si se quiere, como podrían hacerlo un camionero, un plomero o un comerciante, sino que lo consigue mediante dos métodos: el tradicional y “honesto”, la sofisticación capitalista del antiguo esclavismo que consiste en apropiarse del valor que produce el trabajo de sus empleados; y el picaresco: el robo de guante blanco, básicamente, la corrupción, de ambos lados del mostrador.
No es difícil darse cuenta de que los ricos son más corruptos y roban más que los pobres porque pueden y saben cómo apoderarse de lo ajeno.
El maravilloso resultado de hacer siempre hincapié en la honestidad o falta de honestidad de unos y otros es que, siempre para la percepción general –lo que no es un detalle menor–, “todos los políticos son corruptos”, y todo termina siendo igual y nadie mejor, tal como reprocha el amargo y depresivo discurso del “Cambalache” de Discépolo.
Esta percepción es, justamente, lo máximo en materia cultural a que puede aspirar una oligarquía, que no necesita más que del ejercicio del poder para conservar el sistema en el que medra y hace las cosas a su antojo. El pueblo, en cambio, necesita o bien de la violencia revolucionaria o bien de la política para hacer escuchar sus reclamos y plasmar su voluntad.
En tanto la violencia popular revolucionaria tiene que ser ejercida por aficionados contra profesionales que detentan el monopolio de ella, y la política se basa en el imperio del número, siendo los pobres mayoría el camino a elegir parece surgir con claridad.
Pero es entonces que, excluyendo las proscripciones de uso, aparecen los otros, los sutiles instrumentos de dominación, los que manipulan las mentes y la percepción, que nos llevan inevitablemente a desconfiar de todos y, en consecuencia, a descartar cualquier política justiciera por inviable, porque, finalmente, todo da igual, nadie es mejor y, ya se sabe, todos los políticos roban.
Conviene recordar el sentido y propósito de esos discursos moralistas, que arrecian cuando imperan las políticas populares o cuando se hace necesario distraer la atención. Un ejemplo: durante el menemato, mientras tenía lugar la mayor entrega del país al capitalismo financiero internacional desde los tiempos de Bernardino Rivadavia, el discurso anticorrupción del programa televisivo Día D conducido por el trío Jorge Lanata- Marcelo Zlotogwiazda- Ernesto Tenembaum, se concentraba en exhibir los bienes inmuebles de los funcionarios. La pregunta, el chascarrillo de rigor estaba en boca de Lanata: “¿Tiene perro?”.
Cuando Domingo Cavallo y Carlos Melconián estatizaban –¡por segunda vez!– la deuda privada, y Cavallo y los bancos a quienes servían Federico Sturzenegger y Alfonso Prat Gay cobraban exorbitantes comisiones por el ruinoso megacanje de la deuda, Lanataseguía preguntando si el subsecretario Mengano o el intendente Zutano tenían perro.

La anormalidad al poder
Entre los simpatizantes y activistas populares, la insistencia en la corrupción produce una reacción instintiva en los de cierta generación –rechazar de plano cualquier denuncia o revelación– y otra de sentido opuesto en los de menor edad o menor grado involucramiento: desazón y desconcierto.
Y si esto suele ser habitualmente así ante cualquier campaña mediática, adquiere otra densidad cuando esas campañas se construyen sobre una base demasiado obvia, como en el caso que en estos días –y seguramente por varias semanas– concentra y concentrará la atención mediática: los 9 millones de dólares en efectivo con que fue “sorprendido” quien fuera secretario de Obras Públicas de Néstor y Cristina Kirchner.
Que el “hallazgo” se produjera en momentos en que un oficialismo en acentuado proceso de descrédito tuviera necesidad de designar dos jueces para la Corte Suprema, aprobar las leyes de blanqueo de capitales malhabidos y de una nueva destrucción del sistema jubilatorio público, no es casualidad. Pero ¿qué importancia tiene que no sea casualidad?
¿Se tratará de una operación de inteligencia?
¿Y?
Abocarse a lamentar la perfidia del enemigo es una actividad masturbatoria –que, como suele suceder, proporciona escasa satisfacción– equivalente a quejarse de lo malvada que resulta la bruja de Hansel y Gretel.
Hasta los niños saben que para eso está la bruja: para ser mala. De otro modo ¿qué sentido tendría en la historia?

Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa
Muchos años atrás podía, con cierta lógica, sostenerse que la corrupción y los negocios eran subproductos, excrecencias de la acción política, hasta el advenimiento del gobierno de los Ceos –inaugurado, es preciso recordarlo, en el año 2007 en la ciudad de Buenos Aires–, cuando los términos se invirtieron y la política se convirtió en un subproducto, una excrecencia de la corrupción y los negocios. Hay, entre uno y otro fenómeno, una diferencia no de dimensión ni de generalidad, sino de naturaleza. Demostraciones palmarias de este cambio de naturaleza pueden encontrarse en la “política” del ministro de Energía, un accionista de la petrolera Shell que aumenta el precio de los combustibles un 30%, cuando –en sintonía con “entrar en el mundo” adoptando los precios internacionales– podría perfectamente reducirlos un 10 o un 20%, o la devaluación decidida por Mario Quintana en momentos en que tenía 11 millones de dólares invertidos en dólar a futuro. No se trata de medidas políticas o económicas gracias a las que algunos hacen negocios, sino de políticas decididas a partir de la conveniencia de los negocios, y aun en perjuicio de los intereses políticos del gobierno de que forman parte. Es que, en estos casos y para estas gentes, la política no existe: es apenas un instrumento de los negocios.
La corrupción tradicional, como daño colateral de la política, es cualitativamente distinta pero ¿no hay diferencias dentro de ella? ¿Es y ha sido siempre igual, en todos los casos y en todos los tiempos?
Estas preguntas parecerán ociosas a mucha gente, pero ocurre que no todos tenemos naturalizada la corrupción como consecuencia inevitable de la acción política. Por el contrario, siempre habrá quienes la repudien profundamente, y no por razones de moralina sino porque para una política popular resulta altamente contraindicada.
De ahí que justificarla o restarle significación provoque un efecto tan desconcertante.

Medios y fines
(...) Los casos de corrupción son detalles circunstanciales –dolorosos, por cierto, para quienes han sacrificado sus mejores años en una lucha que por momentos parece irse por la cloaca de las canalladas–, pero finalmente secundarios, pequeños ejemplos de un problema más profundo que consiste en una concepción del mundo y del poder cuyas consecuencias se extienden más allá de José López y gentes parecidas.
La Secretaría de Obras Públicas era, al fin de cuentas, una de las tres patas en las que se asentaba una estrategia de acumulación, imprescindible, según cierta óptica, para no depender de los poderes económicos. Las otras dos patas fueron las secretarías de Transporte y de Energía, y cabe preguntarse, con toda lógica, cuántas de las dilaciones y deficiencias en esas áreas no se debieron a la preeminencia de esa concepción por sobre los objetivos nacionales y las necesidades populares. ¿A qué se debió, sino, la larga década perdida en materia de reconstrucción del sistema ferroviario? ¿Era necesario esperar diez años para comprender la importancia que la energía tiene para la soberanía nacional? Y, saliendo de esa esfera y tan sólo para dar un ejemplo que pueda resultar obvio a tantos colegas que parecen no ver la relación entre los fines y los actos, ¿cómo se explican, sino es en base a esa concepción del poder, de la conducción y de la construcción política, la estrategia comunicacional de los gobiernos kirchneristas y su lamentable –por decirlo suave y por lo bajo– política de medios? ¿Cuál era la razón cultural y conceptual que podía explicar la predilección gubernamental por conocidos crápulas empresarios por sobre los modestos medios de comunicación populares, en su gran mayoría dejados al garete, sin financiación, sin infraestructura y, tras trece años de gobierno, hasta sin licencias?
¿Es tan difícil ver la relación entre esas políticas y aquella concepción del poder de la que hablábamos? ¿O se piensa que todo no es más que casualidad? ¿Se hace necesario dar más ejemplos para mostrar lo que, muy deficientemente, se intenta aquí decir? ¿Habrá, acaso, que indagar en los métodos de construcción y elaboración política de las agrupaciones partidarias? ¿Cuál es la lógica y el sentido de una mirada que desde las cúspides del poder va hacia la base de sociedad? ¿No es acaso una política popular la que, de pie sobre la base social, interpela a quienes detentan el poder, sean quienes fueren, y no a la inversa?
Pero la pregunta en realidad debería ser ¿es posible que simpatizantes, activistas y militantes consigan empezar a pensar –o vuelvan a hacerlo– en serio? ¿O acaso se seguirá creyendo que la discusión y el análisis político consisten en emular las opiniones escandalizadas que se vierten en los talk shows televisivos de pretensiones periodísticas?
La discusión y el análisis político no consisten en quejarse de los enemigos ni en lamentarse de la incomprensión ajena, sino en observar la estrategia del enemigo y, más que nada y aunque a algunos les pese, en detenerse en los errores propios, con mesura, pero también con dureza y oportunidad, para poder corregirlos justamente cuando se está a tiempo de hacerlo (...).
Teodoro Boot



Ahora, para ir cerrando el tema, les dejo el texto de Aldo Ferrer del que he hablado anteriormente...




Acerca de la corrupción


En la actualidad y en el pasado, se advierte que la corrupción no es un problema reducido a los países ricos, a los de desarrollo intermedio o los periféricos. Se presenta en todas partes. En el caso de los Estados Unidos, por ejemplo, ocurrió en escándalos financieros recientes y, a lo largo de su historia, en la colusión de intereses públicos y privados, como sucedió con los célebres robber barons o con el aparato militar e industrial denunciado, en su último discurso, por el Presidente Eisenhower. En China, se reprime con la pena máxima, a sujetos incursos en el delito de corrupción y, en la República de Corea, un ex Presidente fue condenado a muerte por la misma causa. El problema se plantea tanto en economías de lento crecimiento, como las de América Latina, como en las emergentes de Asia, de más rápida expansión.
Las relaciones internacionales han sido frecuentemente portadoras de la corrupción de las grandes potencias como sucedió, por ejemplo, en el siglo XIX, en las dos célebres guerras del opio de Gran Bretaña, acompañada en la segunda por Francia, contra China, para abrir su mercado interno a las importaciones de opio. En la actualidad, de verificarse las sospechas, existe relación entre conflictos en Medio Oriente e intereses petroleros.

Tipología

Dada la diversidad de situaciones y formas en que se expresa el delito de la corrupción, puede intentarse una tipología del problema. Cabe distinguir, así, entre la corrupción cipaya y la vernácula. La primera, suele suceder en países de débil densidad nacional, en los cuales, se enajenan activos a intereses extranjeros, en el marco de operaciones dolosas. La segunda, tiene principalmente lugar, en los países avanzados y en los emergentes de rápido desarrollo, de sólida densidad nacional, en los cuales, los corruptos reciclan sus lucros en la propia economía nacional y el poder sigue concentrado en manos locales.

Se puede distinguir también, entre la corrupción circunstancial y la sistémica. La primera se configura en maniobras vinculadas a operaciones puntuales, su modalidad más notoria es la “coima” y consiste en el soborno, por un precio, de quien tiene autoridad de disponer de un activo o un servicio, que no le pertenece. La sistémica consiste, principalmente, en adoptar decisiones y políticas que generan rentas privadas espúrias, no necesariamente ilegales ni directamente redituables para quien las adopta, que perjudican el interés público. En el caso argentino son ejemplos notorios de corrupción sistémica, la imposición de un tipo de cambio sobrevaluado y la desregulación de los movimientos de capitales que culminaron en el endeudamiento hasta el límite de la insolvencia, generaron una masa gigantesca de rentas especulativas y fuga de capitales y deterioraron el aparato productivo y la situación social. En los países avanzados y en los emergentes, con fuerte densidad nacional, la corrupción es generalmente circunstancial ya que, en tales países, por definición, la política económica tiende a promover el desarrollo y a defender los intereses nacionales. En los países subdesarrollados, de débil densidad nacional, suelen coexistir ambas, siendo la sistémica, mucho más depredatoria que la segunda.
Una tercera categoría, diferencia entre la corrupción pública y la privada. La primera compromete a funcionarios públicos y la segunda a actores privados. Ambas son las dos caras de una misma moneda. Recuerdo, al respecto, una frase que le escuché en un discurso, en 1945, en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, al dirigente socialista Carlos Sanchez Viamonte. Dijo: “a este país si hay alguien que lo compra es porque hay alguien que lo vende”. También existen casos de corrupción en transacciones entre particulares
Puede distinguirse, por último, entre la corrupción globalizada inserta en redes delictivas trasnacionales (como, por ejemplo, el lavado de dinero) y la endógena, vinculada a hechos y políticas producidos dentro de las fronteras nacionales.


Malos entendidos

El estudio de la corrupción debería ocuparse, asimismo, de aclarar una serie de malos entendidos, como los siguientes:

La corrupción es la causa principal del subdesarrollo. En la realidad, todos los países industriales y emergentes, registran hechos notorios de corrupción. No hay evidencias cuantitativas concluyentes que, en esos países, el problema sea menor que en los subdesarrollados aunque sí, en estos, las consecuencias son mas notorias y nefastas por la pobreza y la desigualdad prevalecientes. Además, como en estos países es donde tienen principalmente lugar la corrupción cipaya y la sistémica, sus consecuencias, sobre el desarrollo y el bienestar, son de más vasto alcance.
La Argentina es un país particularmente corrupto. El problema es aquí mayor que en algunos países y menor que en otros, pero no es un problema que singularice a nuestro país.

El accionar del Estado es inherentemente corrupto.Las evidencias revelan que existen organizaciones del estado y funcionarios públicos, aquí y en el resto del mundo, transparentes y honorables.

El empresario industrial argentino es más corrupto que el extranjero o que el productor agropecuario. La mayoría de los emprendedores argentinos (de la industria y del campo) y extranjeros, es seguramente honorable. Los casos de corrupción se pueden encontrar en una u otra parte.


La estrategia

Cuanto más se conozca el problema, más eficaces serán las medidas de prevención y represión de la corrupción. Probablemente nunca se lograra erradicar totalmente el problema. El objetivo alcanzable es reducirlo a la mínima dimensión posible.

Es preciso enfrentar el problema en todas sus manifestaciones. Cada tipo de corrupción puede ser atacado con medidas focalizadas. Por ejemplo, la corrupción cipaya y la sistémica deben ser enfrentadas con la solidez de los equilibrios macroeconómicos, la creación de espacios de rentabilidad para que el lugar más rentable y seguro para invertir el ahorro interno sea la Argentina y políticas que defiendan el interés nacional. La corrupción circunstancial, vernácula, endógena, publica y privada, con la transparencia y la justicia. Y la corrupción globalizada movilizando a fondo la cooperación internacional.

Es preciso ubicar la lucha contra la corrupción en el marco de estrategias de desarrollo que movilicen el potencial del país, defiendan los intereses nacionales y promuevan la equidad y el bienestar. De otro modo, seguiríamos sometidos a los problemas que promovieron la corrupción, al mismo tiempo que frustraron el desarrollo de la Argentina y debilitaron el ejercicio de su soberanía.
Aldo Ferrer

 




Conclusión

Y por últomo y para cerrar el tema, quisiera aclarar algo que me parece el punto más importante. Más allá del comentario, opinión o datos referidos a los casos de corrupción mencionados o de las estupieces vomitadas por el arco político, es interesante caer en cuenta que lo que se intenta es darle un golpe de knock out a tanto joven militante para que se termine sintiendo el "globoludo" de Majul y los mientemedios.
Esa es mi interpretación más allá de los hechos, y ésta es mi opinión personal sobre el punto más importante en todo esto...

La lucha de aquellos anhelan la liberación del ser humano se da desde el principio de los tiempos, tratando de abolir la explotación del hombre sobre el hombre. Esa lucha de liberación se ha dado de mil maneras, en mil formas, bajo mil banderas. A veces con métodos equivocados que solo traían más sufrimietno, otras veces bajo formas de dictaduras horrendas o con líderes traidores.
Hoy, que las campañas mediáticas, montadas sobre los hechos delictivos de pelotudos-chorros como López, Báaz, y el que sea, ponele Cristina o Néstor si alguna vez les demuestran fehacientemente alguna metida de mano, Más allá del escarnio público aplicado a la bandera que sea, en realidad eso no tiene importancia. Porque no importa la bandera, importa el ideal que es el mismo que inflama los mejores corazones de la Humanidad desde el momento que un hombre esclavizó a otro hombre. Esa lucha de libertad es la llama que está presente en lo mejor que ha conseguido el ser humano en su historia, y no debe apagarse porque es la única que ilumina el sinsentido.
En momentos de la larga noche neoliberal, lo que se quiere apagar es esa llama que inflama el pecho de los militantes, que en definitiva es el bien más preciado de una sociedad, aunque la moral de mucha gente no lo entienda: el hacer cosas por otros, por construir una sociedad mejor, por superar el sufrimiento, la inequidad, la pobreza, el hambre, todo acto que se hace por otros. Para todos los genuinos militantes del partido que sea, kirchnerista, troskos, comunistas, socialista etc. que ven cómo sus ideales están tan lejos de la realidad en ésta noche negra, les digo que más allá de sus líderes, más allá del desaliento y desánimo, más allá del desvío de algunos que tenías al lado, más allá del cansancio de luchar como un Quijote, nunca deberían dejar que esa llama se apague. Ella es la que le termina dando sentido a tu vida y sin ella todos, todos, todos, estaremos perdidos.
No por nada alguien dijo una vez: "Seamos libres, qué lo demás no importa nada".

La campaña anti-política es un signo de los tiempos, un signo del poder de los poderosos que escandaliza a la sociedad con sus propios demonios. Cuando gane definitivamente la meritocracia, la anti-política y el neoliberalismo destroce la militancia, entonces realmente estaremos definitivamente perdidos.

Quizás alguien entienda esas palabras.



9 comentarios:

  1. Para lo único que sirven estas campañas de desprestigio político, es para llenar de odio y de frustración a las personas comunes, que no se dan cuenta que la corrupción no es patrimonio de un solo partido político.
    Siempre lo mismo, sacan los trapitos al sol para que al final todo quede impune, y nosotros quedamos re calientes y peleándonos como unos pavotes, porque sos K por que sos M porque somos todos unos pelotudos que nunca reaccionamos y exigimos juicio y castigo a los culpables.
    Por eso es también que tipos como CArlo I y Cavallo hoy se pasean tranquilamente por la calle... pero eso si denunciemos a este blog por criticón eso no se puede tolerar.
    A ver si dejamos de mirar el árbol y empezamos a ver el bosque...

    ResponderEliminar
  2. >Yo quisiera, en primer término, que alguien me explique porqué la corrupción de funcionarios estatales vale más, mucho más, que la corrupción de empresas y organismos privados.

    No podes tener corrupción civil que dure sin corrupción estatal. Los funcionarios estatales tiene mucho mas poder y control que pueden abusar son los que hacen la vista gorda, permitiendo la corrupción a nivel civil - osea, actos ilegales de empresas - Si no tiene un pibe en el gobierno que te haga la vista gorda, la empresa no tiene chances de que no la agarren.

    Generalmente, corrupción se la reserva para organismos "oficiales" tipo la AFA, el estado e organizaciones que se las dan de sin fines de lucro, el ciudadano simplemente comete crimenes.

    >Todos saben que el ex secretario de Obras Públicas del kirchnerismo seguramente lo consiguió coimeando para entregar obras públicas a empresas. Pero para que haya un sobornado o un coimeado, tiene que haber un sobornador, un coimero.

    Es un poco mas complejo. Aceptan tanto coimas de empresas independiente como """"coimas"""" de otros miembros del gobierno, usualmente teniendo ellos mismos empresas a nombre de otros o con testaferro

    >Mucho se ha dicho de Néstor o Cristina Kirchner, chorros, ladrones, delincuentes son sólo algunas, acusando a su gobierno como "12 años de choreo" pero hasta ahora esa comprobación está floja de papeles, y no por ello niego esa acusación, solamente digo que todo el ejército de marcenarios periodistas de Clarín, todos los sabuesos de Lanata están desde hace mucho tiempo tras la ruta del dinero K y... nada.

    Cayeron todos los -amigos- de la pareja K menos los K. Si ellos prentendian ser correctos, la primer pregunta deberia ser por que toleraron a gente como López, Fernadez o Baez. Como no purgaron el FPV de los corruptos y los dejaron basicamente hacer mierda la infrastructura nacional.

    >(como el de Menem, por ejemplo)

    Estas seguro? Duhalde fue parte del gobierno de Menem, gobernador de la provincia si no me equivoco. Es sabido que fue Duhalde el que saco a nestor de la provincia y lo metio en la politica a nivel nacional. Nestor acepto su influencia - la influencia de un corrpto conocido.

    ResponderEliminar
  3. >aclaro que personalmente considero que cualquier gobierno neoliberal es sistémicamente corrupto, por el simple hecho que el ADN del neoliberalismo lleva a la corrupción

    Neoliberalismo es un termino falso, primero y principal. No existen gobiernos neoliberales, virtualmente todos los gobiernos de hoy en dia usan sistemas economicos regulados. Ni lo a habido por muchas decadas. El gobierno de Menem no es neoliberal - Ningun economista te va a aceptar que un gobierno que le ponga un cepo a la competividad de la moneda, como lo fue el 1 a 1, sea de manura alguna de tilde libertario -, ni tenia ideologia politica mas que ser una facada completamente surreal para robar.

    Segundo, un sistema economico no es intrinsicamente corrupto, eso va de la mano del sistema de gobierno.

    >Creo que dejé ejemplificado que un gobierno neoliberal, específicamente el gobierno de Marioneta Macri, es sistemáticamene corrupto, y eso sin hablar de la corrupción familiar de los Macri.

    Todo lo que dijiste de Macri es incompetencia proveniente de lo que es basicamente un partido politico de una decada de edad. No es corrupción. La definición de corrupción es no acatar los procesos reglados (pagar impuestos, papeleo, firmar, etc, etc) en un sistema. Lo demas es una falla en el mismo sistema. Los ejemplos que mencionaste.

    >y la pobreza cero sólo es posible en tanto también lo sea la riqueza cero. Cualquiera que sostenga otra cosa, miente descaradamente o se encuentra en avanzado estado de ebriedad.

    que? la relatividad donde te la metes? En estados unidos un gringo medio pelo tiene mas poder adquisitvo que toda mi familia.

    >sino que lo consigue mediante dos métodos: el tradicional y “honesto”, la sofisticación capitalista del antiguo esclavismo que consiste en apropiarse del valor que produce el trabajo de sus empleados

    Marx se revuelca en su tumba. El empleador intercambia el valor del trabajo por moneda, si no la gente no te trabaja. Estas leyendo cosas de gente muy pelotuda.


    >No es difícil darse cuenta de que los ricos son más corruptos y roban más que los pobres porque pueden y saben cómo apoderarse de lo ajeno.

    Los ricos son humanos, y los humanos, cuando son personas de poco bien, tienden a cagarse en los demas.

    >militantes, que en definitiva es el bien más preciado de una sociedad

    El bien mas preciado de una sociedad son los fanaticos politicos? No hay diferencia entre el militante de cualquier estirpe y el religioso, no se basan en la logica, solo en la emoción.

    Siento que estas buscando una fantasia, ser el heroe de la historieta luchando contra un enemigo malvado mas alla de duda alguno. Lo mismo que decis de la bondad potencial del militante, se aplica a tus supuestos enemigos. Te quedas en el detalle, en la necesidad de pelear, en vez de ver la imagen. Es muy egoista lo que haces, buscas satisfacción psicologica en detrimiento de otra gente, te llenas la cabeza con una historia y simplificas situaciones que son una orden de magnitud mas complejas de lo que decis.

    Tenes que tomarte un tiempo y observar, no saltar a conclusiones y buscar especificamente la satisfacción psicologica inventarte las respuestas.

    Pero bueno, al fin y al cabo, me da para no estas realmente interesado en el bienestar de la gente. Simplemente usas esas ideas para satisfacer tus emociones. Te vas a cerrar y vas a borrar el comentario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Anónimo. Lo únio que no entiendo es porqué dices que borraré el comentario, jamás hago eso salvo que sean comentarios insultantes.
      Respondi cortito a cada uno de los temas:

      1) Sobre porqué la corrupción de funcionarios estatales vale más que la corrupción de empresas y organismos privados, perdoname pero no estoy de acuerdo con lo que decís. Pero te voy a dar la razón pero por otras razones no tan técnicas y más éticas: la corrupción de un funcionario público vale más que uno del área privada porque representa a un partido y un ideal que fue votado por su gente y como tal se está cagando en ellos. pero es una razón ética aunque legalmente tengan la misma sanción.

      2) Ya más de uno me respondió más o menos lo mismo. El neoliberalismo no es una ideología en sí pero no sigunifica que no exista, aunque le pongas otro nombre: fase actual del capitalismo, capitalismo depredador, gobierno de los mercados, etc. Se refiere a una etapa donde el capitalismo ha roto tadas las cadenas y fronteras y las grande Compañías, Entidades Financieras y Bancos se convierte en un ParaEstado que consume todo, desde lo ecológico hasta lo social, y se traduce en el proceso de concentración de riqueza en pocas manos que puedes observar en las estadísticas de todo el mundo. Ponele el nombre que quieras, pero pongas como le pongas es intrinsicamente corrupto. Sobre el neoliberaslismo de Menem ¿la Ley de Reforma del Estado fue socialista? se vendió el estado a lo privado, ¿que duda cabe?

      Eliminar

    2. 3) Cuando decís que "cayeron amigos de la pareja K menos los K, si ellos prentendian ser correctos, la primer pregunta deberia ser por que toleraron a gente como López, Fernadez o Baez. Como no purgaron el FPV de los corruptos y los dejaron basicamente hacer mierda la infrastructura nacional" es lo mismo que planteo yo en la nota cuando digo "Creo que en el caso del kirchnerismo hubo una corrupción circunstancial llevada adelante por algunos tipos cercanos a la mesa chica. Eso si, demasiada corrupción circunstancial para un gobierno que se erige como defensora de los derechos del pueblo y que entró en tantos conflictos con los grupos-pulpos concentrados básicamente por la redistribución de la riqueza". Teodoro Boot también lo dice a su modo en la nota. estamos diciendo lo mismo.

      4) ¿Así que en EEUU no hay pobres? Fijate las estadísticas de la gente jodida por el quilombo de las hipotecas subprime. Sobre la frase de la que hacés alusión. Si hablás de redistribuir la riqueza, a alguien se la vas a tener que sacar, de algún lado va a salir.

      5) Sobre Marx y las interpretaciones teóricas del esquema capitalista, cada frase la podés interpretar de mil maneras. Creo que te estás enrollando demasiado en la quinta pata del gato.

      6) Cuando comparás al militante con el fanático religioso, se nota que no conocés la militancia. Tu concepto de la militancia es la que denuncia que se implanta socialmente (el "militonto" del que habla Majul, por ejemplo) y nada tiene que ver con la realidad. Veo más fanatismo, mucho más, en las campañas mediáticas y la defenza que hace de ese relato mucha gente común que se traga todo el verso que en cualquier militante, porque para militar, al contrario de lo que piensan, es necesario formarse, debatir, meditar, pensar y aprender. El verdadero militonto es la gene que milita sin saberlo para el sistema, repitiendo como loros lo que le dicen por su programa de opinión favorito.

      7) Sobre "Siento que estas buscando una fantasia, ser el heroe de la historieta luchando contra un enemigo malvado mas alla de duda alguno. Lo mismo que decis de la bondad potencial del militante, se aplica a tus supuestos enemigos" ¿perdón?. La gente que en éste mismo momento está haciendo distribución de la riqueza pero al revés, sacándole a los pobres para dársela a los ricos, es gente buena???. Je, la Madre Teresa era un potoro.

      8) Sobre ésto otro: "Te quedas en el detalle, en la necesidad de pelear, en vez de ver la imagen. Es muy egoista lo que haces, buscas satisfacción psicologica en detrimiento de otra gente, te llenas la cabeza con una historia y simplificas situaciones que son una orden de magnitud mas complejas de lo que decis". Totalmemente de acuerdo salvo en que tengo necesidad de pelear, de la única necesidad que tengo es que no nos roben el futuro y que podamos vivir más o menos dignamente.
      Sobre lo de simplificar, y si, hay que simplificar para exponer, así y todo trato de simplificar y me queda una entrada enorme. No hay forma.

      Eliminar
  4. Un Anonimo de Ideales

    ResponderEliminar
  5. Enorme entrada y si es larga o muy larga, es irrelevante.- El que no la puede leer de un saque y no la entiende por eso, es porque en su vida ha leído un cuento, un libro o un buen diario.- Me la copio para llevarla a otros lados.- El tema de la corrupción me ha apasionado desde hace rato, sobre todo cuando no parece entenderse que la misma es en esencia algo tan humano como respirar o comer, pues está basada en la avaricia sin freno, algo que el ser humano trae desde el momento en que se bajó del árbol para afanarle la hembra al que estaba en el de al lado.- Esto no quiere decir que todos sean chorros; claro que no.- Lo que digo es que si uno va a pintar su casa, pide 3 presupuestos y elige el más bajo (aunque también hay que ver las condiciones, materiales, etc.).- Si lo que hay que hacer es un puente, o una represa, o pintar un ministerio, etc. etc. ¡no nos confundamos! Estamos seteados para pensar que el funcionario estará pensando en el retorno y brindando por anticipado.- Pero les puedo asegurar que todos los empresarios del ramo, también se están frotando las manos y preparando los sobres con la cometa.- Si no somos capaces de pensar como seres humanos y ponernos en lugar del otro y, como bien dice la nota, saber que todos son corruptos: los que piden y los que pagan; los que ofrecen y los que aceptan, y que esto es el ABC del meganegocio, estamos en el horno de los nabos.- Si en una empresa mediana sucede, que el de Compras lo caga al dueño; ¿qué creen que pasa a gran escala?.- Ahora bien, esto no significa que López, o Báez, o Calcaterra, o Macri, o Caputo sean pobrecitos.- Cuando se prueben sus fechorías y se vea hasta dónde llegan, entonces deberán ir en cana todos.- Igual que fue Miceli.- Pero el corruptómetro utilizado por unos que son tan corruptos (o complacientes con la corrupción de unos) o más que los otros, eso es lo que vivimos hoy.- No puede ser que en la Balanza de la corruptela haya un plato con todas las pesas y la otra esté vacía porque nadie quiere poner nada ahí.- (sigue)

    ResponderEliminar
  6. (viene)Esto es lo que hacen los medios omnímodos en la Argentina apoyados por los políticos que apoyan a este gobierno y que se dicen “campeones de la libertad , de la República y de la cristalinidad”.- A mí, modestamente, lo que más me importa es lo que los gobiernos hacen, sus medidas de gobierno, cuál es su verdadero “objeto de gobierno”.-Y en ese sentido, el peronismo kirchnerista fue un oasis en comparación con el país recibido de los neoliberales de Menem y la Alianza y con lo que están haciendo estos EN SOLO 6 MESES de gestión.- Que el multimedio Clarín, La Nación y otros hayan juntado como el viento a todos los politicastros que no ganaban una, les hayan dado entidad y fuerza para ser gobierno, no me extraña.- Lo mismo hacen en el resto del mundo.- Unos porque la Ley de Medios les estorbaba su negocio espurio y el gobierno de turno no se arrodillaba ante sus petitorios y exigencias; los otros porque estuvieron a solo 2 puntitos de perder una 4 elección consecutiva y con probabilidades de repetir más adelante, los que los llevaría a morirse de viejos sin “mojar una”.- Así dadas las cosas, y con la bandera tuerta de la corrupción de ALLÍ (no la de acá) y con la inestimable ayuda de la justicia berreta comprada y amenazada, llegamos a esta situación.- Repito lo ya dicho mil veces: nadie ha hecho nada para frenar en algo la corrupción.- Habría que sentarse, entre muchos actores (algo así como la maravillosa Ley de medios) y que de allí salga algo que involucre a todos: públicos y privados y con duras penas para todos, incluido quita de bienes.- Recién allí podremos ver como se frena bastante (no eliminarla porque sería imposible).- Así se terminarían estas operetas de cuarta donde periodistas , políticos, jueces y fiscales iluminados, incorruptibles y de cuarta categoría nos venden su producto.- Tengamos siempre presente que mientras nos ponen delante los espejitos de colores, mientras Carrió, Stolbizer o Campagnoli (a quien vi hoy por TV y realmente da asco) estén allí ladrando contra los gobiernos populares y progresistas, los otros degenerados nos vuelven a robar, a endeudar hasta la coronilla, a generar desocupación y recesión.- Y para ello, cuentan además con la otra zanahoria que es la inflación.- Pero ese es otro tema.- Perdón por la extensión, yo también.-

    ResponderEliminar
  7. Gente votando Ricos pensando que alguna vez lo van a ser... "Nunca pudo comer del queso sin que la trampera la aplaste". Saludos.

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana