Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 5 de septiembre de 2016

Picaporters - El Horror Oculto (2016)


De todos los discos del under argentino y latinoamericano que tenemos para reseñar, hoy elegimos al último trabajo de los Picaporters, agrupación que ya hemos presentado en el blog y que se despachan en este 2016 con un disco donde personifican a los Black Sabbath de La Plata, que luego de su muy buen primer trabajo titulado "Elefantes" vuelven dispuestos a quebrar cabezas a puro aplaste sonoro. Una estrecha mirada al profundo y lúgubre escenario que despertaban los pioneros del heavy metal y el doom en los 70s.

Artista: Picaporters
Álbum: El Horror Oculto
Año: 2016
Género: Hard rock progresivo
Duración: ---
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
1 El viejo roble
2 Diferentes formas de ostras
3 Los Espejos
4 Humo Ancestral
5 El Horror Oculto
6 Zombies
7 Etude 6
8 Ra
9 War is over

Alineación:
- Juan Pablo Herrera Morales / bajo y voz
- Lucas Barrue / guitarra
- Juan Pablo Vázquez / batería
Sergio CH / Voz & Slide en "Los Espejos"
Nico Romero / Voz en "Diferentes Formas de Ostras"








Se nota la onda del trabajo ya por su tapa...
Gran disco del poderoso trío de la ciudad de La Plata. Rock psicodélico y pesado, con invitados como Sergio Ch. de Los Natas. El power trío sube la apuesta y explora su versión más oscura y stoner.


Mezcla de rock psicodélico sesentero y hard rock de guitarras, “El horror oculto” perpetúa la impronta sonora de Picaporters. Constituye un ensamble musical que recorre varios momentos y climas. La contundencia frenética del riff inicial se va disipando en cuanto entra la voz de Juan Pablo Herrera Morales, quien ocasionalmente viste su lírica entre reverberaciones y trances mántricos, sobre todo durante la apacibilidad que adquiere la canción en la segunda mitad.
El devenir musical de la banda y esa constante búsqueda sonora los llevó a grabar en los estudios El Attic, con Patricio Claypole (responsable del sonido y los detalles técnicos de la desaparecida banda Los Natas) a cargo de la maquinaria analógica, logrando un producto vintage y valvular.
No es azarosa la elección del nombre, en referencia a uno de los relatos más conocidos de H.P. Lovecraft. Los Picaporters funcionan como el soundtrack perfecto para aquellas historias de espíritus vengadores y dioses primigenios, que han inspirado a muchos referentes del género más pesado (es imposible no recordar la superlativa interpretación de “The Call of Ktulu” de Metallica en el disco Ride The Lightning).
La banda adelanta hoy este unitario mientras prepara un disco que -si nos guiamos por “El horror oculto”- es mucho más denso y oscuro que el anterior –Elefantes, de 2013-, pero no menos psicodélico.
Escuchalo:
Pequeña Babilonia
 
El disco ya transmite clima lúgubre desde la tapa, y comodice el siguiente comentario: "una estrecha mirada al profundo y lúgubre escenario que despertaban los pioneros del heavy metal y el doom en los 70s". Una síntesis perfecta.
Si pusieran este disco oomo el tema inicial de alguna película tipo "El horror de Dunwich" estaría muy bien, siendo un viaje abisal y solemne con el misterioso viaje por las tierras de las sombras, mientras te acompaña la música de un disco preñado de furia. Es más crudo que su disco anterior, que si bien tenía la influencia del sonido de bandas oscuras de la década del setenta como Black Sabbath o Pink Floyd, también en su sonido se podía escuchar a Led Zeppelin, Jimi Hendrix, Pescado Rabioso o Pappo's Blues, pero el disco que hoy nos ocupa ha dejado cualquier atisbo de claridad y se zambulló en el pantano lúgubre para embarrarse con los sonidos del más decadente Black Sabbath. desde el mimso comienzo el sonido es aún más denso que su antecesor, y sus riffs parecen una variación pequeña de temas de Blac Sabbath, incluso a veces repitiendo sus fórmulas de machaque y riffs que pasan a momentos de climas tenebrosos, bien como tanto le gusta a la banda de Iommy, incluso tan es así que uno esperaría que aparezca la voz de Ozzy en cualquier momento. A veces se salen un poquito del libreto y aparece un Doom y Post-metal más al estilo Agalloch (sobretodo) o Alcest y Pelican, como en el caso de "Diferentes Formas de Ostras", canción que luego de desgarradores lamentos da paso a una rara simbiosis entre Pappo's Blues y Church of Misery que derivará en una marcha bien Sabbath en "Espejos". Cada canción parece haber salido del infierno, literalmente. Y así seguirán las canciones, variando un poco su fluidez, su influencia, su potencia, pero siempre con ese halo místico y oscuro, siempre esos climas tétricos que llegan y anteceden a un orgasmo de riffs incontenibles. "Humo Ancestral" es una muestra de ello, volcado en una onda más stoner, mientras que "El Horror Oculto" remite mucho mucho a la banda sabbatica, al igual que "Zombies". Hasta que llega la variación con los arpegios con tan buen gusto de "Etude 6", cristalinos, hermosos, pero no por ello menos tétricos. "Ra" dará paso a otro infernal Doom denso y siniestro que cambia de formas y ritmos para convertirse en una demoníaca y épica cabalgata por la noche del demonio. El disco termina con... ¿se pueden imaginar?... "War Is Over"... pero ojo que no tiene nada que ver con el clásico de John Lennon.
Así que desde aquella escuela del mal de los 70s salieron estos hijitos siniestros, en un disco lleno de power y de climas abrumadores, que no atisban la más mínima esperanza, blues psicodélico sangrante para reventar neuronas. Y si bien el disco no es original en absoluto me parece muy muy bueno. Quizás si los Picaporters lograran hacer una obra de estas carctarísticas que suene realmente original, sería un disco que quedaría en los anales del rock argentino de todos los tiempos.


Parece que aquella manada de elefantes que tumbaron la puerta número 235 en el año 2013 en forma de debut solo ha dejado tras de sí, cadáveres, un estado desolado y un polvo tenebroso sumido en una oscura ambientación. Básicamente y de un modo rápido, así mismo se le puede definir a la segunda apuesta que traen este año la banda argentina Picaporters, un perfecto ejercicio que cristaliza una evolución bajo una estrecha mirada al profundo y lúgubre escenario que despertaban los pioneros del heavy metal y el doom en los 70. Los argentinos y en este caso su nuevo álbum, “El Horror Oculto” honra ese legado que dejaron los titanes del pasado, para bañarnos de nostalgia en el presente.
Durante el año pasado, esta casa fue portadora del lanzamiento de los 3 adelantos que ofrecieron por aquel entonces. Canciones que postulaban un trabajo que apuntaba cotas muy altas y que ahora, con la labor minimalista de la propia banda, un artista del método como Patricio Claypole y un veterano de la estirpe como el mismísimo Sergio Chotsourian, han dejado como resultado final, una de las ofertas más atractivas y perturbadoras que han salido de territorio argentino.
Con un inicio tan eléctrico como “El Viejo Roble” uno puede esperar un vendaval de riffs durante el resto del disco y es aquí donde estos monstruos son capaces de sorprenderte con un sinfín de deleites capaz de eyectarte hasta el mismo cielo o por el contrario empujarte entre lamentos y agonía hasta las mismas puertas del infierno. Aquí es donde entra la verdadera experimentación bañada en piezas sombrías y rebosantes de melancolía como se ven en las posteriores “Diferentes Formas De Ostras” o “Los Espejos”, dónde intervienen las colaboraciones del disco. Buenos ejercicios y grandes momentos más atmosféricos, dónde los argentinos entran en estado de reflexión, cálidas melodías de ritmo lento con invitados de lujo como Nico Romero o Sergio Chotsourian. La banda comienza a descender hasta su propio infierno en busca de la redención, allá abajo dónde todo es negro como el azabache, encuentra “El Horror Oculto”, pieza que perfectamente puede resumir con sus más de 7 minutos todo el disco en una sola canción. Posiblemente hablemos de la versión más completa hasta la fecha de Picaporters en esta quinta pieza que lleva el nombre del disco.
La producción lo es todo en un disco y los músicos, para la ocasión, han querido cuidar hasta el último detalle para que esta nueva apuesta que nos traen, no deje indiferente a todas aquellas almas en penas que suscitan por el heavy metal primitivo. Ahí quedan ejemplos como “Zombies” o “Humo Ancestral” dónde agarrados a los mejores riffs del disco, Lucas Barrue alardea a la guitarra consiguiendo grandes momentos. “Ra” la habíamos escuchado como adelanto, una canción que el simple grito agonizante de su frontman puede poner los pelos de punta. Dicho esto, y viendo la entrega final de la banda en esa segunda parte del tema, es dónde vemos a una formación que alcanza la excelencia y posiblemente uno de los puntos culminantes del disco, implorando al gran dios del Sol.
Tenemos la producción idónea, unas composiciones que llegan directas al corazón y unas letras que derrochan el misticismo y la oscuridad de la atmosfera inquietante que recoge su segundo trabajo. Como colofón final, una canción como “War Is Over”, tercer adelanto que habían ofrecido el pasado verano, rinde homenaje a uno de los mayores exponentes que pueden tener los argentinos, que como muchos, son los eternos Sabbath.
Como muy pocas bandas suelen hacer desde aquel lado del planeta azul, el power trío innova dentro de sus influencias, apostando por algo novedoso, lo cual puede valer como toda una contradicción ya que su fuerza musical radica en el campo santo de la gloria setentera. Sin embargo, y siendo esto plato de cada día en la 235, Picaporters ha conseguido entregar un disco mimado desde sus inicios, capaz de afrontar cualquier tipo de estado de ánimo, ofreciendo diferentes caras, mostrando a una gran banda de recursos y sobre todo, y repito, sobre todo, tirando de su gran poder, la composición de sus piezas y la espiritualidad que conecta el entorno de este “El Horror Oculto”. El 2015 fue todo un cúmulo de vivencias personales para la banda y su mejor legado se entrega con esta nueva obra suya, como si los argentinos abrieran sus propios corazones para derrochar todo ese sentimentalismo plasmado en un solo disco.
Ruben Herrera


Una propuesta más pesada es la consigna que siguió la banda platense Picaporters para abordar su segundo disco de estudio, El Horror Oculto. Y ese espíritu ominoso no está para nada escondido, incluso desde las primeras notas de “El Roble Viejo”, una poderosa canción empujada por guitarras encargada de abrir el álbum. Las canciones de Picaporters ahora tienen un espesor que alejan a la banda de la receta de la psicodelia y la acercan más al hard rock.
Una de las primeras impresiones que deja El Horror Oculto es el trabajo destacado de producción, una prolijidad en la distorsión que demuestra que no estamos frente a una banda de improvisados. Picaporters se formó allá por 2007, pero este sonido mucho más denso, más oscuro, recién puede apreciarse ahora. Sin embargo, se nota la trayectoria de una banda de casi una década con cada nota acertada.
Como suele suceder con muchos tríos, la potencia de la música resulta tan grande que a veces extraña que provenga solamente de tres personas. Con Elefantes su debut, la banda había trabajado dentro de un clima sonoro más psicodélico. Ahora, si bien quedan trazos de esa psicodelia inicial, el rumbo natural de su música los llevó hacia otros horizontes, quizás no perdiéndole pisada a influencias como Sabbath, Hendrix, Pappo y Motorhëad, entre otros.
“Diferentes Formas de Ostras” es un claro ejemplo del recorrido de la banda. Un diálogo de guitarras, casi, con diferentes secciones, un ejemplo de los climas que se van construyendo en El Horror Oculto. En “Los Espejos”, la banda cuenta con la colaboración del icónico Sergio Ch (Los Natas, South American Sludge Records) y, en “El Horror Oculto”, demuestra su maestría a la hora de dibujar sonido con sus guitarras.
El camino recorrido hasta ahora por Picaporters es más que interesante: demostraron su flexibilidad como banda, buscando nuevos sonidos. Habrá que ver qué traerán entre manos para la próxima, pero el cambio les sienta más que bien.
Bárbara Pavan


El sello South American Sludge Records (la misma escudería de Babas Del Diablo y Soldati) nos acerca el segundo álbum de esta banda argentina oriunda de La Plata y sucesor de Elefantes (2013) y como habrán adivinado estamos ante un trío de Stoner Rock desértico y pesado con trazas psicodélicas y Doom por momentos. Una formula ya conocida pero que sin dudas sigue siendo muy interesante y más cuando se usa a favor del gancho, brindando muy buenos discos; así como el que hoy nos ocupa.
El horror oculto es un álbum de composiciones de Rock a puro fuzz, desierto, hierba y cuelgue hipnótico y lisérgico pero que en si suena bastante variado y cohesionado, y ni siquiera los cambios de ritmo disgustan, sino que hasta son esperables y bienvenidos. Desde el amanecer lleno de humo y distorsión pesada de “El roble viejo” con los ya mencionados cambios de ritmos en plan ¨Sabbathicos¨, pasando por piezas hipnóticas minados en psicodelia como “Diferentes formas de ostras” y la genial “Los espejos” y sus aires Doom fumones.
Seguimos con el comienzo rockero y contundente de “Humo ancestral” que muta en un pasaje contemplativo y lisérgico como si estuvieras en medio de un cuarto oscuro dándote unas pitadas. En la misma sintonía tenemos a la canción homónima y que pese a tener la misma estructura fueron lo suficientemente inteligentes para diferenciarlas una de otra. El blues psicodélico y fumón “Ra” que luego toma matices más Doom y el final con los pasajes fumados iniciales de “War is over” para luego estallar en un riff que me trajo reminiscencias al de ¨Caras en el parque¨ de Pappo Blues y algún que otro yeite a ¨Iron man¨ de Black Sabbath, dándole un buen final al trabajo.
De muy buen producción y arte de portada de aires Lovecraftianos (al igual que la temática de sus letras) hacen de El horror oculto en una muy buena segunda incursión de Picaporters. Recomendado para el ¨fuma mucho¨ de corazón y para el que no se lo recomiendo igual. Mismo efecto, señores, mismo efecto!.
Christian Darchez



El disco está disponible para su descarga directa y gratuita,  los músicos que parecen salidos de una cueva infernal en realidad son buenos y te comparten su arte. Apoyalos cuando puedas, andá a verlos en los recitales que se van a encargar de volarte la cabeza...

Website: http://www.picaporters.com
Bandcamp: http://picaporters.bandcamp.com
Spotify: https://play.spotify.com/album/7llyQ1...
iTunes: https://itunes.apple.com/ar/album/id9...
Facebook: http://facebook.com/picaporters.rock
Twitter: http://twitter.com/#!/picaporters
SoundCloud: http://soundcloud.com/picaporters
MySpace: http://myspace.com/picaporters





1 comentario:

  1. Me había olvidado de copiar el link a Bandcamp, pero igual estaba en los enlaces del post

    Download; (Flac + Mp3)
    http://picaporters.bandcamp.com/

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana