Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Santaolalla - Ronroco (1998)


Alberto nos trae este disco pedido por algún cabezón. Todo el talento de Gustavo Santaolalla, sólo él y su roncoco, y toda la emoción puesta en un disco.

Artista: Santaolalla
Álbum: Ronroco
Año: 1998
Género: Folk / Folk rock
Duración: 42:31
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
01. Way Up
02. Gaucho
03. Atacama
04. Coyita
05. Jardín
06. De Ushuaia a La Quiaca
07. Zenda
08. Lela
09. Iguazú
10. Pampa (con Jaime Torres)
11. Del Pago
12. La vuelta

Alineación:
- Gustavo Santaolalla / Charango, Strings [Ronroco, Maulincho], Pipe, Tin Whistle, Harmonica, Guitar, Guitarrón




Debo traer varios discos de Santaolalla, los tengo listos para subir... en fin, tengo tantas para hacer! Pero ésto lo trae el Mago Alberto. Que parece que no tiene nada que hacer y se pasa complaciendo pedidos.
En este disco, Santaolalla se acerca al folklore de su tierra (cosa que es una constante en su carrera, desde los tiempos de Arco Iris) de una manera natural, pero –y he aquí su gran acierto– tomando los ritmos autóctonos de la "Argentina profunda" siempre como un punto de partida y nunca como un fin en sí mismo.


On Ronroco, Gustavo Santaolalla creates a song cycle of original songs in the vein of traditional Argentinian music. Santaolalla infuses Argentinian music with jazz and prog-rock influences, creating a unique hybrid layered with harmonic overtones and complex polyrhythms. He augments his guitar with indigenous instruments, and often trades melodic lines with vibraphonist Anibal Kerpel, resulting in a hypnotic record that sounds like nothing else in worldbeat.
Leo Stanley

Santaolalla sorprendió a la crítica musical con éste disco, un trabajo exquisito en el que abordaba la música tradicional argentina desde una óptica contemporánea que la emparentaba con lo que se ha dado en llamar "World Music" (etiqueta difusa, errónea, imprecisa si la hay).
Vayamos ilustrando con videos y reportajes...

1998 fue un año de mucho trabajo para Gustavo Santaolla, pero en sus poquísimos ratos libres grabó un disco con un instrumento más bien desconocido, que no se editó en Argentina ni fue tocado en vivo jamás (porque no tenía tiempo). Ese disco se llamó Ronroco, contó con la bendición de Jaime Torres, y al poco tiempo le abrió las puertas de Hollywood. Al ex Arco Iris las cosas le salen bien hasta cuando no las planea.
¿Cuál es tu instrumento favorito?
El ronroco que tengo en mi estudio de Los Ángeles. Es precioso. Lo hizo un lutier buenísimo que se llama "Chiquito" Rodríguez.
¿Qué es un ronroco?
Es un instrumento muy particular, como un charango pero grave. La característica que lo distingue es que afina en Mi, a diferencia del charango que lo hace en La y en Sol. Pero en definitiva son de la misma familia. Ambos son originarios del norte de Argentina, Bolivia y Perú.
¿Cómo fue la primera vez que tuviste un ronroco en tus manos?
Yo toco el charango desde muy chico, y tuve varios que eran de caparazón de armadillo. El tema es que esos se vencen, entonces hoy son de madera. Pero una vez tuve uno de caparazón de tortuga, que era más grande, más grave, que se afinaba en mi, o sea... ¡tenía un ronroco y no lo sabía! Con los años, de tanto andar por ahí dando vueltas, descubrí el nombre real. Fui a un lugar a ver si encontraba algo parecido y me dijeron "ah, lo que vos buscás es un ronroco". Eso fue hace veinte años.
¿Cómo aprendiste a tocarlo?
Soy medio autodidacta, como con todo. De hecho lo toco de una manera muy particular, con una técnica totalmente diferente a la de los charanguistas, que suelen tener las uñas largas y tocan con una mano muy rápida. Yo hago lo que en Estados Unidos se conoce como "fingerpicking", o sea, toco como arpegiando, así puedo hacer melodía y acompañamiento al mismo tiempo. Los charanguistas hacen una cosa o la otra. Lo que pasa es que el charango es tan agudo que, si no lo tocás rápido, el sonido se muere. En cambio el ronroco, al ser más grave y al tener las cuerdas más sueltas, queda sonando un poco más. Tiene una escala más larga, con más sustain.
¿Componés con el ronroco?
Sí, en mi carrera es un instrumento importantísimo. Durante muchos años hice grabaciones de ronroco que no le mostraba a nadie, hasta que un día me convocaron para producir un compilado de la trayectoria de Jaime Torres, que para mí es como el Ravi Shankar del charango. Cuando lo conocí en persona, me moría de ganas de mostrarle esas grabaciones, pero al mismo tiempo me daba muchísima vergüenza. Finalmente le di una grabación y le dije: "Jaime, esto es algo que hicieron unos amigos míos". A los pocos días me llamó. "Acá el que toca sos vos", me dijo. "Es alucinante, tenés que hacer un disco".
¿Lo hiciste?
Sí, recopilé grabaciones de trece años de mi vida e hice un disco que se llamó... Ronroco. Acá nunca salió, pero en Estados Unidos lo editó Nonesuch, que es un sello muy prestigioso. En esa época yo estaba trabajando a pleno como productor, con mi sello Surco, entonces sabía que no iba a poder salir a tocarlo, porque no me daba el tiempo. Pero igualmente el disco empezó a circular en algunos ámbitos. La radio KCRW de Inglaterra lo pasaba. Hasta que un día me avisan que habían llamado de la oficina del director Michael Mann, porque querían usar un tema de Ronroco en The Insider, una película con Al Pacino.
Para ser un disco que no salió, bastante bien...
Sí, y paralelamente, a través de ese mismo disco, viene mi conexión con Alejandro González Iñárritu. Hacemos juntos Amores Perros, que cierra con otro tema de Ronroco. Y de ahí sale también el tema "De Ushuaia a La Quiaca" que usó Walter Salles para Diarios de motocicleta. Ese instrumento me abrió las puertas del cine, me hizo ganar Oscars, fue fundamental.
¿Hay mucha gente que toque el ronroco?
No hay tantos, pero, aunque te parezca mentira, yo siento que impuse el instrumento con ese disco. Me pasa bastante seguido que estoy leyendo los créditos de música de películas y aparecen intérpretes de ronroco. ¡Y hace unos años no lo conocía nadie!
Lucas Garófalo

Siendo básicamente un músico de rock y teniendo su base de operaciones en Los Ángeles (desde donde se ha convertido en lo que muchos denominan el “gurú del rock latino” por su trabajo como productor de Juanes y Café Tacuba, entre otros), Santaolalla es un músico atento a lo que ocurre a su alrededor y permeable a las influencias más variopintas, que pueden abarcar desde música de África o Japón hasta Europa del Este, así como, por supuesto y en mayor medida, Latinoamérica.
Conceptualmente hablando, "Ronroco" es una obra minimalista, en la que el trabajo de producción (que lo hay, y mucho), nunca sale a la superficie de manera obvia. Santaolalla construye un andamiaje sonoro prácticamente imperceptible sobre el que se deslizan sutiles arpegios que se superponen unos a otros, creando texturas de una belleza realmente conmovedora.
La interpretación, lejos de cualquier alarde de virtuosismo, funciona a la perfección con la idea que este talentoso multiinstrumentista nos quiere transmitir. Charango, ronroco y maulincho, todos ellos instrumentos de cuerda autóctonos de Argentina, Perú, Bolivia y Chile son los encargados de dar el “color” general a la obra, mientras que muy medidas intervenciones de flauta, armónica, guitarra y guitarrón, enfatizan y realzan momentos puntuales a lo largo de los más de 40 minutos de placer que nos depara “Ronroco”. Santaolalla mismo es el encargado de ejecutar todos estos instrumentos, mientras que su socio musical desde hace más de 20 años, Anibal Kerpel, aporta lo suyo en vibráfono y melódica, y el legendario charanguista Jaime Torres hace una breve pero contundente intervención en uno de los 12 tracks del cd.
Extramusicalmente, la mayor hazaña de esta obra magistral, es ponerle sonidos a una parte olvidada del mundo y, paradójicamente, hacerlo desde el corazón mismo de la industria musical internacional (no olvidemos que, además de tener su propio sello discográfico, Santaolalla es uno de los “productores estrella” del poderoso sello multinacional Universal Records y que, entre otras cosas, ha sido elegido como una de las 25 personas de origen latino más influyentes de los Estados Unidos por la revista Time).
En síntesis (una palabra que bien sirve para definir el espíritu de esta obra en su totalidad), escuchar estas canciones es adentrarse en el paisaje que las ha inspirado, como si ese mismo paisaje generase la música, como si el viento del Altiplano del árido norte argentino nos estuviese susurrando melodías ancestrales al oído.
Quino87

Un disco hermoso que les recomiendo escuchar. Muy muy disfrutable...








4 comentarios:

  1. Download: (Flac + CUE + Log + m3u)
    http://adf.ly/1SKdxB

    ResponderEliminar
  2. Gracias a la Vida que me ha dado tanto.... Y al Blog al que quiero demasiado....
    Un Millon de Gracias por hacer tan placentero mis momentos....Estaba super pendiente de esta joya!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi amigo Lino! La semana que viene publico más discos de Santaolalla, haberlo dicho antes!

      Eliminar
    2. Estare al pendiente mi hermano, disculpa que no haya subido mas material, he estado ocupado pero nunca dejo de hechar una mirada, Un Abrazo Moe!!!

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana