Búsqueda cabezona

domingo, 30 de julio de 2017

Aborym - Shifting.negative (2017)

Antes de que termine el fin de semana les dejo a los cabezones más metaleros una reseña de un disco sumamente ecléctico: metal industrial de otra banda metálica italiana que me llamó la atención, sin embargo este álbum tiene un montón de elementos industriales distópicos. Otra banda italiana de metal poco común que aterriza en el blog cabezón, y aún tenemos varias que hacen cola para aparecer en este espacio...

Artista: Aborym
Álbum: Shifting.negative
Año: 2017
Género: Metal industrial
Duración: 46:56
Nacionalidad: Italia


Amplios paisajes sonoros ambientales, black metal derivado en música impulsada por ritmos electrónicos, mucha música industrial e intención y ganas de experimentar, esos sono los indicios que podemos dar de un disco que seguramente no será adecuado para todos los oídos, pero a más de uno le puede resultar sumamente interesante y una experiencia de escucha agradable. Para otros, seguramente será una porquería que no querrán escuchar. Y para saber de qué lado estás vos, acá lo podés escuchar...




¿Alguna vez has mordido una galleta pensando que tenía trozos de chocolate y se sorprendió cuando descubrió que era en realidad pasas de uva? O... ¿Alguna vez le puso una salsa roja que aparentemente era ketchup en un sándwich, y cuando mordió se dió cuenta que en realidad era salsa picante? (aunque prefiero la salsa picante al ketchup... puajjj). En realidad, yo tenog una anécdota mejor: llego a casa muerto de hambre, reviso la alacena y con alegría encuentro una lata de atún, rápidamente lo abro y luego de comerme la mitad de su contenido, y ya que su gusto me resultaba bastante raro y desagradable, voy a ver su fecha de vencimiento y en realidad era... comida para gato!!! claroq ue mi gato me odió y yo odié a quien había comprado comida para gatos que parecía atún... en fin, me estoy yendo por las ramas. Lo que uiero decir es que de vez en cuando ingerimos algo que pensamos que sería familiar sólo para ser abruptamente sorprendido por lo que nuestros sentidos nos dicen. Algo aquí va en ese mismo sentido.


Aborym siempre ha sido una banda de black metal que a menudo revela muchas más facetas que las aparentes. su existencia viene desde 1992, un grupo italiano que ha hecho de una mezcla de paisajes sonoros industriales en su explosión del black metal a menudo claustrofóbico su sonido característico, y por suerte con no muchas voces guturales. En gran parte el trabajo creativo del vocalista fundador / tecladista / bajista Fabrizio Giannese, en este 2017 se los ve desparramando a sus antiguos miembros e incorporando a Davide Tiso (Ephel Duath otro grupo italiano que ha realizado muy buenos trabajos más en el estilo de The Mars Volta) en la guitarra, que junto a otros músicos le dan vida a este trabajo. Otra manifestación de esta entidad musical en constante evolución, los artistas no se quedan quietos. y en este "Shifting.Negative" se los muestra más en la senda de experimentar desde la música industrial más que desde el black metal.
Lo vamos presentando con un comentario de terceros...

No podríamos hablar de Aborym sin hablar de Fabban, el fundador y miembro original del proyecto italiano, que sigue haciendo de las suyas desde que a principios de este siglo comenzara a desarrollar su personal mezcla de black industrial con discos memorables, colaboraciones más memorables aún (Attila Csihar de Mayhem o Faust de Emperor) y alguno de los pasajes más importantes en el género industrial europeo, con imprescindibles como ‘With No Human Intervention’, que sentó las bases del black industrial y que generó una atmósfera pocas veces alcanzada por discos de otras bandas como DHG o The Kovenant.
‘Unpleasantness’ abre el álbum con sonidos industriales muy en la línea de proyectos como Combichrist o Mortiis, y haciendo gala de toda una gama de sonidos hardcore que explotan con guitarras zumbantes, samplers tecnológicos y una voz grave e intimista que va desarrollando el tema hasta llegar a unos estribillos comerciales, y que nos recuerdan la gran influencia de bandas como NIN o Filter en toda la música europea con tintes industriales. La producción una vez más sobresaliente, con una base rítmica muy bien programada, y una omnipresente capa de sintetizadores que harán las delicias de los más acérrimos a la electrónica.
‘Precarious’ es discordante, grave y completamente innovadora, con una base de sintes de bajo que bien puede traerte a la cabeza temas de los último álbumes de NIN, mezclados con todo el intimismo de Tiamat o Zeromancer. Toda una oda a la introspección.
‘Decadence in a Nutshell’ nos trae a la memoria los experimentos vocales de los casi olvidados Babylon Zoo, o los en su día muy promocionados Godhead, todos ellos expertos en sus respectivos campos del género más ecléctico del metal. Siempre con algunas referencias como Ministry en la punta de la lengua, incluso los solos de guitarra nos traen algunos pasajes del ya casi olvidado ‘Antichrist Superstar’ de Marilyn Manson. Atravesamos todo un cúmulo de experiencias con este corte en particular.
Con ‘10050 Cielo Drive’ volvemos a ese sonido muy propio de los Marilyn Manson noventeros mezclados con unos NIN algo cinemáticos. Es una auténtica pasada lo que consigue esta banda, pasar de la tempestad a la calma en tan solo un segundo, melodías y rabia cargados de buenos riffs hard rockeros y bases sobresaturadas que crean una atmósfera gradualmente sobrecargada, solos de nuevo cortos pero al grano, y detalle en cada capa y cada distorsión. Voces sobresalientes esta vez saliendo hacia el metal más americanizado.
‘Slipping Through the Cracks’ es algo más lenta y siniestra, con una voz y un bajo que te traen a todas esas bandas que adorábamos en los noventa por su facilidad para hacer rock/metal industrial sin complicaciones. Los estribillos son uno de los fuertes de Aborym, y dejamos a vuestra opinión a que saben los pianos, y a que banda multiplatino nos recuerdan.
‘You Can’t Handle the Truth’ comienza intimista y experimental, muy anclado a las bandas sonoras en la capa electrónica y a pasajes doom que bien podrían salir de manos de Sunno))). Y no es de extrañar que Ministry estén entre sus influencias, ya que resuenan en buena parte de los samples y en la forma de escribir los enrevesados riffs de los estribillos. Como siempre contrastes y una enorme amalgama de sonidos que rebotan y se entremezclan con pesadez a veces, y con implacable precisión otras.
‘For a Better Past’ vuelve a la senda del piano reznoriano, con una introducción oscura y compleja a nivel melódico, con notas que se basan en la asonancia y en los ciclos más góticos y tétricos que el piano permite. La electrónica vuelve a abrirse camino a medio tiempo, quizás de los temas más lentos del trabajo, con voces muy bien producidas, cercanas y omnipresentes te envuelven desde el primer minuto.
‘Tragedies for Sale’ suena sucia y programada desde el primer momento, una tarea de producción en baterías y samplers que se apoya en las guitarras y las voces distorsionadas una vez más. Nuevos estribillos con el sello más Aborym, desconcertante e hipnótico al mismo tiempo. Con ‘Going Pew Places’ resuenan las baterías programadas de nuevo, pero esta vez la guitarra recrea una atmósfera a base de arpegios que te engancha desde el primer momento. Uno de los temas más oscuros del LP, con una cierta reminiscencia a The Kovenant.
Y al final del camino, ‘Big H’ aterriza haciendo poco a poco que el disco desaparezca entre una nube de ritmos hard rock de una guitarra muy cuidada en todo el álbum, y soltando toda la artillería restante con unas melodías que nos han recordado al grandísimo ‘The Downward Spiral’ de NIN.
Lo mejor:
- El estribillo de ‘Unpleasantness’.
- Quien necesita a Trent Reznor teniendo un exponente europeo aún más creativo.
- La programación es sobresaliente.
- Las guitarras no estorban en ningún sitio.
- Es un álbum futurista pero que no pierda la base más orgánica.
Lo peor:
- La batería real habría hecho de un disco sobresaliente una obra maestra.
- El orden de los temas cambia mucho la escucha del disco. Aconsejamos escucharlo en modo shuffle.
Leoben Conoy

Un disco que sorprende desde el principio al comenzar completamente en su faceta industrial, y al poco tiempo te das cuenta que este black metal sale de su estilo porque la voz te acaricia en lugar de escupirte, sobre ritmos programados intercalados con explosiones de percusión "verdadera", con un sonido de guitarra claro y eficaz, con canciones que a menudo podían cambiar sin piedad y abruptamente entre estilos. Hay bastantes atmósferas, ritmos industriales, arreglos interesantes, metal experimental con algunos momentos explosivos.
En general, "Shifting.Negative" suena como Aborym ha decidido que quiere sonar, hay un montón de similitudes con bandas que han hecho sus carreras con un sonido de música industrial dirigida por la guitarra. Un disco de una banda que en su próximo disco seguramente será completamente diferente. Y si bien este disco no es innovador, al menos, y como dije al principio es interesante. Y también como dije al principio, no es para todo el mundo.

nos encontramos con el regreso a la palestra de ABORYM y su último trabajo “Shifting.negative”, editado a través de Agonia Records. Los amantes del industrial/experimental metal, están de enhorabuena con esta mítica banda italiana, pues llevan en activo desde 1992, aunque el único miembro fijo es Fabban, si frontman y creador. En este nuevo trabajo han girado más la balanza hacia caminos electrónicos y con una gran influencia del sonido NINE INCH NAILS, combinando pasajes de rock, metal, noise…, una banda legendaria de la época en la que este sonido era el predominante y que mantienen su esencia noventera.
Este es su séptimo álbum tras “Dirty” editado en 2013 y para el que se ha rodeado de un gran elenco de profesionales como Marc Urselli ganador de un Grammy, para la mezcla y el master, grabandolo en Eastside Soun Studio (LOU REED, MIKE PATTON) y contando para la post producción con Guido Elmi, otro legendario productor italiano.
El inicio del álbum no puede ser más prometedor,”Unpleasantness”, es un corte electrónico, industrial, muy al estilo NINE INCH NAILS, con una voz omnipresente y unas guitarras metálicas en una estructura de metal, donde los samples y loops envuelven y recrean una gran atmosfera oscura y mágica, pero que en el estribillo explota, un temazo. De hecho a lo largo del álbum podemos encontrar numerosas colaboraciones como Davide Tiso (EPHEL DUATH), Sin Quirin (MINISTRY) o Dan V, en las guitarras, gente de MANES, THE AMENTA, DOPE STARS…. y muchos más. Todo ello para hacer un álbum variado y repleto de detalles y cambios rítmicos, pero con una misma esencia el metal industrial/experimental, desde la oscura “Precarious”, repleta de misticismo y tinieblas, donde mandan los sonidos sintetizados y a base de teclados, con una voz misteriosa y ecléctica, hasta las metaleras “Slipping Throigh The Cracks”, “10050 Cielo Drive” o “Decadence In A Nutshell”, donde las guitarras tienen más presencias, alternando estrofas rápidas y rockeras, incluso punk, con un oscurantismo electrónico muy decente.
También tiene ese elemento de locura y cambios de ritmos, donde el metal industrial se funde para convertirse en líquido y recordarnos momentos noventeros, esto le ocurre al tema “You Can’t Handle The Truth” o “Tragedies For Sale”, me recordaron mucho a la banda sonora de “El Cuervo”, y el tema “After The Flesh” de MY LIFE WITH THE THRILL KILL JULT, con sus toques cyberpunks y cambios de ritmos y locura. En esta película también podríamos haber incluido “For A Better Past”, un tema tétrico y teatral, con un gran desarrollo industrial y electrónico, que pone un punto de misterio junto a las voces, a veces tratadas, otras veces limpias y susurrantes o enérgicas como en el estribillo, uno de los temas que más me gustan del álbum.
ABORYM, regresan con un gran álbum industrial/experimental, con toques NIN, MINISTRY…, destacando temas como, ”Unpleasantness”, “Precarious” o “For A Better Past”, solo por mencionar algunas. Si eres amantes de estos sonidos, no los dejes escapar porque merecen mucho la pena y actualmente hay pocos grupos que realicen este sonido noventero industrial.
Juan Angel Martos

uando ABORYM lanzaron, en 1999, su primera obra, Kali Yuga Bizarre, no serían pocos los puristas, que hartos de unos años en los que el black metal en su versión sinfónica y gótica, y su versión más tradicional estaba fagocitada por los medios amarillistas, vaticinarían que ABORYM no era poco menos que la enésima banda tratando de coger elementos del black metal para subirse a la cresta de la ola; y que, en cuanto esta moda pasase (como así fue), regresarían al fango del que nunca debieron salir. Motivos tenían para pensarlo: a finales de los noventa, como hemos mencionado, gente como CRADLE OF FILTH o DIMMU BORGIR se veían por el gran público como grandes representantes del género. Mientras que el metal industrial estaba en un auge al que no se ha visto proyectado desde entonces. No era raro ver a MINISTRY y compañía encabezando festivales. Y por si fuera poco, en Italia la cultura gótica siempre ha sido muy fuerte. Kali Yuga Bizarre era sobresaliente, pero para muchos flor de un día, por contexto debía ser así…
Pero ABORYM no sólo no fracasó, sino que acabó convirtiéndose en el máximo estandarte del black metal industrial, llegando aún más lejos que THORNS, que tan sólo sacó su excelente álbum homónimo y se desvaneció en las sombras, o DODHEIMSGARD, que si bien usaron el industrial para otra obra maestra como 666 International, tampoco fueron el grupo más activo del mundo, amén de que sus siguientes obras han ido experimentando con muchísimas más cosas. Realmente siempre jugaron en la liga del metal vanguardista.
Poco les importaron modas, contextos… Fire walks with us (para muchos, la obra cumbre) y With No Human Intervention, mejoraron y endurecieron la fórmula. Contaban incluso con Attila Csihar de vocalista. El sonido de ABORYM no cambiaba demasiado, era una evolución lenta, donde la base se renovaba poco a poco, los discos eran parecidos, que no idénticos. Eso no quitó que decidieran arriesgarse más con el disco conceptual Psychogrotesque, que seguía moviéndose en los parámetros del black industrial, pero con una estructura completamente distinta, hecha a modo de un sólo tema, incluyendo elementos tales como spoken words, algo inédito por entonces.
Después de eso, Dirty, sin ser un mal disco, sabía a poco. Lo que no nos esperábamos es el volantazo que supone este Shifting.Negative. Y es que antes mencionaba que el sonido de ABORYM no cambiaba demasiado… Hasta ahora.
Hablamos del álbum más suave, accesible y electrónico del grupo. ¿Es algo malo? No y por dos razones. Primera porque siempre es todo un soplo de aire fresco que un grupo ya consagrado decida tocar los pilares de su sonido. Y segundo, porque pese a quién le pese, ABORYM siguen haciendo lo que les da la gana y encima de manera excelente. Shifting.Negative se desprende de la mayor parte de su metal negro y abraza un metal industrial más clásico, el de NINE INCH NAILS (con un homenaje descaradísimo en “Sleeping through the cracks”, tanto que los fans de NIN tenemos que esbozar una sonrisa sí o sí), la etapa media de PITCHSHIFTER, o los FRONT LINE ASSEMBLY del Millenium. No puedo decir “determinado tema sí que recuerda mucho a los ABORYM de siempre”, porque ese sonido está muy diseminado a lo largo de determinados momentos de algunas canciones. ¿Hemos perdido por eso? Para nada, hemos salido ganando si a cambio tenemos cortes tan bellos como “Precarious”, lo más cerca que va a estar ABORYM de proporcionarnos una balada. Los sintentizadores, los teclados, las progresiones de los riffs, las voces con eco que recuerdan al Burton C.Bell más onírico, todo eso toca el alma a cualquiera.
Y es que “Unpleseantness” es la primera hostia en la cara. Una canción mucho más electrónica, entre el EDM y el synthwave que sorprende nada más empezar (no es casualidad la elección del tema de apertura), para seguir con los riffs cortantes del metal industrial de manual… Y el uso de voces limpias. ABORYM ya las había usado en el pasado, pero nunca habían tenido el peso principal en un trabajo. Ahora las voces limpias (aunque con bastantes efectos) son las que mandan.
La agresividad del metal industrial sigue siendo la base, aunque como hayamos dicho, el porcentaje de negrura se haya visto empequeñecido. Pero esto ha derivado en una hibridación completa, donde el aggrotech, el breakbeat, el EDM, synthwave y ambiental campan a sus anchas, juntándose con las guitarras distorsionadas, dando muchísimos matices a cada canción. Vale, ABORYM siempre fueron muy detallistas, pero ahora la paleta de colores se abre, el porcentaje de metal y electrónica ha variado, o al menos lo han conjugado de distinto modo. Sólo así se explica que “For a Better Past” pueda pasar de ser un bello tema de corte más ambiental a un torbellino de furia, o que “Big H” coquetee con el thrash y sirva también para una sesión de rave.
Canciones con mil caras para una obra que puede revisitarse una y otra vez, que siempre tendrá algo novedoso. Y lo mejor de todo, que ABORYM llevan tanto tiempo en el negocio que han logrado la fórmula para ser capaces de colarte un disco con tantísimos detalles sin que se haga pesado. Todo lo contrario, resulta ser un álbum extremadamente entretenido. De ahí que sea la obra más accesible de estos italianos, aunque sería una empresa demasiado arriesgada decir que la mejor.
Por contra, a quién no le guste el cambio efectuado por los transalpinos, sería un poco absurdo quejarse de ello ante un grupo que siempre ha hecho y hará lo que le ha querido.
Pablo Balbontín


Lista de Temas:
1. Unpleasantness
2. Precarious
3. Decadence In A Nutshell
4. 10050 Cielo Drive
5. Slipping Through The Cracks
6. You Can't Handle The Truth
7. For A Better Past
8. Tragedies For Sale
9. Going Places
10. Big H

Alineación:
- --- / ---
- --- / ---
- --- / ---
- --- / ---





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).