Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 22 de octubre de 2015

Gonzalo Farrugia - Stellium (1999)


Artista: Gonzalo Farrugia
Álbum: Stellium
Año: 1999
Género: Progresivo ecléctico
Duración: 50:42
Nacionalidad: Uruguay


Lista de Temas:
1. Portal del Desierto
2. Medio Mundo
3. Insomnio
4. Eurociclon
5. Suite Rioplatense- Parte A Levitango Parte B Tangonzalo
6. Bossagoza
7. Rancherita
8. Farrugiando con Barral
9. No Molestes
10. Sandombe
11. Catedrales del Miedo

Alineación:
- Gonzalo Farrugia / batería
Músicos:
Gustavo "Mamuth" Muñoz (ex Psiglo) / bajo
Ricardo Wizard Gonzalez / guitarra
Rodrigo Gonzalez Phalem / piano y teclados
Jorge Nasser / guitarra y voz
Pablo Faragó / guitarra
Luis Alderotti / teclados
Pablo Portela / teclados
Jorge Barral (ex Días de Blues) / bajo

Otro de los discos destacados del blog, un aportazo de Carlos Albertos con una reseña genial de Carlos M. (no se pierdan a un mexicano reseñando el disco de este uruguayo). Disco solista de Farrugia, fundador de Psiglo y Crucis, quien supoi tocar con Días de Blues y Pappo, quien fuera responsable de la nueva versión del Himno Nacional Mexicano, la cual fue adoptada como la versión oficial... una bestia en la batería que dejó su nombre grabado a fuego en el rock latinoamericano. Aquí, en exclusiva para el blog cabezón, en su disco solista...


Y les dejo las siguientes palabras de Carlos M.: "Sin duda me quedo pensando que algo debe suceder en el Uruguay, una ciudad y una cultura que permite que los pensamientos y la creatividad vuelen por todas partes y con todos los elementos que para algunos no sería bueno mezclar, pero para estos uruguayos les importa poco y fusionan todo lo que se les da la gana".



El comentario de Carlos M. sobre un disco compartido por Carlos Alberto, esta vez del uruguayo Farrugia... no sé si catalogarlo como un disco histórico, sino más bien un disco de un histórico, y si no saben quién es, paso a transcribirles lo que dice el señor Wikipedia:


Luis Gonzalo Farrugia (Treinta y Tres 19 de Julio de 1952 - Montevideo, 9 de enero de 2009), fue un baterista uruguayo cuya trayectoria más importante puede ubicarse en los grupos Psiglo, Níquel, Porsuigieco y Crucis.
Wikipedia

En el siguiente video se lo puede ver en el Bateröz Drumfest 2005.




Gonzalo Farrugia se fue hace ya un tiempo y dejó lo mejor de su vida artística que son sus discos, fundador de bandas fundacionales tanto en Uruguay con Psiglo o en Argentina con Crucis, "Stellium" fue su último trabajo y como el mismo lo dijo, es una rica ensalada de ritmos que van desde el heavy, el progresivo, el jazz, el tango moderno o ritmos afro. Tocó en Opus Alfa y Días de Blues), entre otras bandas, mientras que compartió escenarios con los uruguayos Eduardo Mateo, Jorge Nasser y Virginia Martínez entre otros, y los argentinos León Gieco, Charly García, David Lebón, Pappo Napolitano y Alejandro Lerner.


Pero aquí los dejo con el review realizado por Carlos M. en otro de los ya tradicionales trabajos colaborativos y colectivos del blog cabezón.


Si uno escucha este disco sin ver la portada y sin saber quien toca, después del minuto y medio del primer track estas seguro que es un grupo de progresivo, seguramente los 80’s o mas reciente con aire oriental, pero con una fuerza sonora muy particular, y lo cierto es que estas en un "Portal del desierto"
escuchas la segunda pieza y comienzas a dudar sobre el origen progresivo del material pues inevitablemente te recuerda a los 80’s de Chick Corea y su piano eléctrico, ya cuando llegas a la cuarta rola, totalmente confundido pues más parece a algún grupo de matal pesado con fuertes tintes de progresivo y solos de guitarra elefantiácidos y obstinatos de bajo, que no tienes ni idea de quien carajos es, pero lo seguro es que son muy buenos músicos (muy europeos parecería), pero al llegar el 5 track, lo que escuchas es bastante confuso, parece que un amiguito de Piazzola se metió en la grabación, te levantas del asiento, te arrancás el trapo que te cubre los ojos (pa que no hagas trampa y vieras quien es) recuerden que es una de esas pruebas a ciegas (no cita) que les llaman "Blindfoldtest" (?) y... no dejaron la portada y el disco está en el reproductor que se encuentra en otra habitación, grrr.... mientras tanto ha terminado el tango (?) y comienza a sonar un Bossa nova (????) más parece una pesadilla que una prueba a ciegas de un grupo, pues va del progresivo pesado al gozoso bossa-nova, pero al quitarte la venda de los ojos también descubres que solo existe el sillón y unas bocinas, repentinamente comienza a sonar una rola muy a go-go muy sesentera, pero con una batería pesadísima y una guitarrita desenfadada bien sicodélica, luego sigue una baladita bien popera, pero prestas atención y la batería tiene una fuerza poco convencional y bajo firme apoyando la voz tralaleando desenfadadamente para finalizar con un alegre y retozón acordeón, le sigue un rock and roll básico muy sesentero (????), y un bossanova jazz (recontra ????), ya totalmente convencido de que son varios grupos de diferentes géneros los que tocan en este disco, en el que no dejas de notar que el toque de batería está presente en todas las rolas, y piensas seguramente el baterista tuvo que ver en la producción, pues pocos veces suena tan clara y definida la presencia del baterista, aunque no solo por la grabación sino por la manera de tocar de acompañar, con una manera que casi parece la voz principal, en estos pensamientos estas cuando te ataca una... una samba y en el desconcierto no sabes si seguir el hilo de tus pensamientos o ponerte a bailar la deliciosa samba que invita a bailar y a aplaudir al baterista que a decir de un dicho mexicano: "está cabrón" y regresa la pesadez, el rock blusero, pacheco y ponedor, muy 70’s con guitarras deslizadas, y... saca pa’andar iguales.
Repentinamente abres los ojos, carajo estabas soñando, y dejaste sonando el disco maravilloso del Gonzalo Farrugia, "Stellium". Y se repetía y repetia toda la noche.
Sin duda me quedo pensando que algo debe suceder en el Uruguay, una ciudad y una cultura que permite que los pensamientos y la creatividad vuelen por todas partes y con todos los elementos que para algunos no sería bueno mezclar, pero para estos uruguayos les importa poco y fusionan todo lo que se les da la gana, los que conozcan al Gonzalo ya sabrán su historia, baterista de dos de los mejores grupos de progresivo de los 70’s uno uruguayo y el otro argentino: Psiglo y Crucis, no te los pierdas, andan por acá en cabezademoog.
Para mas información al respecto remito a textos tomados de la Internet, no por gueva sino que si ya están rolemos la información, con sus respectivos créditos vaya pues disfruten este disco.
Carlos M.



Y los siguientes comentarios también han sido buscados y seleccionados por Carlos...


Luis Gonzalo Farrugia (Treinta y Tres 19 de Julio de 1952 - Montevideo, 9 de enero de 2009), fue un baterista uruguayo cuya trayectoria más importante puede ubicarse en los grupos Psiglo, Níquel, Porsuigieco y Crucis.
Hacia 1971 forma junto a César Rechac, Luis Cesio, Jorge García Banegas y Ruben Melogno de la formación del grupo Psiglo, el cual es considerado uno de los grupos más importantes de la historia del rock sudamericano y se cuenta entre los 20 más importantes de la historia del hard rock progresivo.
Luego del golpe de estado en Uruguay se radicó en Buenos Aires, donde participó en le proyecto Porsuigieco y en la banda Crucis.
A finales de 1978 se traslada a la ciudad mexicana de Tijuana, donde junto a Francisco Javier García, formó la Banda Municipal de Tijuana en 1980. En este marco graba una nueva versión del Himno Nacional Mexicano con base en las partituras oficiales, la cual fue adoptada por el gobierno de ese país como la oficial.
Compartió escenarios con músicos como los uruguayos Eduardo Mateo , Jorge Nasser y Virginia Martínez , entre otros, y los argentinos León Gieco, Charly García, David Lebón, Pappo Napolitano y Alejandro Lerner.3
El músico se suicida el 9 de enero de 2009.4
Su colega Jorge Barral (Opus Alfa, Días de Blues), le ha compuesto una canción a modo de homenaje llamada "Es pa' ti", en la que colaboran los ex compañeros de PsigloRubén Melogno y César Rechac.
wikilikiki


Luis Gonzalo Farrugia
Luis Gonzalo Farrugia nace en Treinta y Tres, y luego de deambular su infancia por Montevideo pasa a residir en La Figurita. Desde muy niño le gusta la música y en particular la percusión. Sus estudios secundarios los realiza en el liceo Nº 1 "José Enrique Rodó". Influenciado por los Beatles, será en esos años que comienza un gran vínculo de música y amistad con César Rechac y Luis Cesio, al que se agregará Jorge García Banegas (futuro tecladista de Asfalto en España), interpretando covers de Deep Purple, Carlos Santana, Steppenwolf y otros. Al poco tiempo se sumará Ruben Melogno, proveniente de Ovni 87, donde también militara otro futuro Psiglo: Hermes Calabria, posteriormente en Barón Rojo en España. Así, comenzará el período más importante de su vida, algo que lo acompañaría aún en la distancia de su tierra natal.
"Cuando adolescente tuve un sueño, estaba en un escenario con una batería blanca, tocando con un grupo que se llamaba Siglo... Parece increíble, más años más tarde se hizo realidad"...
"Ideación" y "Psiglo II" bastaron para convertir a la banda en una de las más populares e importantes de la historia del rock y la música popular uruguaya, llegando a ser muy reconocidos en suelo argentino luego de sus apoteósicas veladas en los festivales B.A. Rock (71-72) en los años setenta. "Ideación" fue el primer disco de oro de la historia del rock uruguayo. Todo esto, origina la inquietud de incursionar en el mercado y ambiente musical de la República Argentina. Con César Rechac en sustitución de Cesio en la guitarra y Gustavo "Mamuth" Muñoz en el bajo, viajan a grabar su "Psiglo II", un opus adelantado para aquella época en el Río de La Plata. Sus obras, han sido editadas en países como Argentina y Brasil. Aún hoy, Psiglo es considerado uno de los más importantes grupos de la historia del rock sudamericano y publicaciones europeas lo sitúan entre los 20 más importantes de la historia del género denominado "hard rock progresivo" junto a Uriah Heep, Deep Purple, Led Zeppelin y King Crimson, entre otros.
Busco mi destino... CRUCIS
Tras el golpe de estado del 27 de junio de 1973, decide emigrar a Buenos Aires. El resto de los Psiglo, decide emigrar a España. "Yo no quería quedarme en un Uruguay en dictadura, mucho menos ir a una de 40 años como la España de Franco", sentencia el baterista.
En la capital porteña trabaja como músico profesional y percusionista de sesión, entre otros en el boliche "Bambú" de la calle Corrientes y Carlos Pellegrini, del cual tiene entrañables recuerdos. Más el destino, juega sus cartas nuevamente. En un ómnibus, el 36 por Rivadavia, dos jovencitos llamados Pino Marrone y Aníbal Kerpel lo reconocen por sus actuaciones en B.A. Rock y lo invitan al barrio de Flores a ver su banda, por entonces sin baterista: Crucis.
"Eran la continuación de Psiglo. Una banda muy potente que procuraba fusionar lo mejor de la música sajona con la fuerza latina y la riqueza de los textos de la lengua castellana. Me aprendí el repertorio en tres días. Tenían un gran poder latente, a punto de explotar. Muy buenos músicos, parecía estar de nuevo en Psiglo, me faltaba la voz de Ruben Melogno, para la cual no había reemplazantes.
A través de mis conexiones logradas con Psiglo, consigo una entrevista con Osvaldo Ripoll de la revista Pelo y nos damos manija para hacer un show en el teatro Astral"... "Ese fue el comienzo de Crucis, allí nos ve Jorge Alvarez y nos ficha para la RCA Records", afirma Gonzalo Farrugia.
Graban en 1975 el primer LP: "Crucis". La revista más importante de aquellos años, Pelo, lo elige como el mejor disco del año y a Gonzalo como el mejor baterista del rock argentino. Similar éxito en 1977 con el segundo: "Delirios del Mariscal" y el comienzo de su actividad como docente de batería y percusión.
Fueron excelentes años de mi vida, crecí humana y espiritualmente, mi conciencia y concepción del mundo tuvo un gran salto en hechos concretos". Una prueba fehaciente del éxito de Crucis fue la gira brasileña junto a León Gieco y Nito Mestre en el estadio de Ibirapuera, donde Gonzalo en su set incluye ritmos afro y de samba, con lo cual hace bailar a más de diez mil almas presentes. "Me sentí como si hubiera logrado vender arena a los árabes
", recuerda Farrugia.
Luego de esta gira, la banda se separa debido a diferencias internas. "Yo era el músico veterano y que quería ir aún más adelante y concretar mi visión de futuro para la banda. Gustavo Montesano empezó a denotar feos síntomas del estrellato y Pino y Aníbal no se lo bancaron más". "El último concierto en el Luna Park fue liberador y triste a la vez. Tocamos amenazados de muerte, en ese entonces comenzó mi repugnancia por el manejo del negocio del rock... Posteriormente, Pappo me invitó a unas jams y me subió el ánimo, volví a querer a la música".
Farrugia comienza a trabajar con Charly García, David Lebón y Alejandro Lerner entre otros, obteniendo buen suceso en los "Festivales del Amor" por Buenos Aires, Córdoba y Rosario. La banda que formaron García y Lebón para esas fechas se llamaba Serú Girán, futuro pilar de la escena musical argentina.
En 1978, después del mundial de fútbol se desata una gran recesión económica. "Me dormí una noche en el país campeón mundial de fútbol y me desperté en el país campeón mundial de la recesión".
La realidad lo obliga, una vez más, a replantearse su futuro. Pino y Aníbal, entonces en Los Angeles, lo invitan a unírseles. Forman allí un grupo llamado "Contraband", pero dificultades legales perturban el posible futuro de Farrugia en EE.UU.
Un uruguayo en la tierra de los mariachis
El 28 de diciembre de 1978 llega a Tijuana, Baja California, México. Harto ya de promesas y falsas ilusiones de managers y mercaderes del negocio del rock, empieza a trabajar gracias a la buena voluntad de la asociación de músicos local. Es invitado a unirse a la banda del argentino Diego Verdaguer, a quien conocía de sus tiempos de Crucis. Más la buena disposición expresada por sus colegas de la asociación y el romance con la floreciente ciudad, lo obliga a fijar residencia. Tijuana vivía un gran esplendor demográfico, comercial, turístico e industrial. Los talentos artísticos eran muy bienvenidos.
"La gente quería saber quién era ese tipo pelado y de pelo largo, alto como los norteamericanos y que hablaba inglés como tal, pero no lo era, que hablaba español con acento argentino, pero era uruguayo", rememora Gonzalo Farrugia.
Se incorpora a una banda de salsa, incorporando nuevos lenguajes y conocimiento a su bagaje musical. Paralelamente, cosecha un sólido renombre como músico de "estudio" (sesionista), siendo frecuentes las invitaciones para grabar con docenas de los más variados artistas.
En 1980 junto a Francisco Javier García, forma la Banda Municipal de Tijuana gracias a la aprobación del entonces presidente de la municipalidad, Roberto Andrade Salazar. La misma, de 35 músicos, albergará a Farrugia hasta el día de hoy inclusive como director de la sección de percusión. "Me permitió respirar tranquilo, era un obrero de la música, más llevaba una vida normal y en familia".
El himno de México de la mano de un docente uruguayo
Un día, conversando con García de los orígenes comunes de los himnos nacionales de Uruguay, Argentina y México y sus reminiscencias de clara inspiración del himno francés: "La Marsellesa", observan que las partituras originales del himno mexicano están fuera de tiempo en muchas de sus versiones no oficiales. Deciden grabar una nueva versión del Himno con la Banda Municipal de Tijuana, esta vez según las partituras de su autor: Don Eduardo González Bocanegra.
El entonces presidente de la nación mexicana, el licenciado Miguel de La Madrid, aprueba esta versión como la nueva y oficial del himno mexicano.
Al fijar residencia en Tijuana, otra vez la docencia se instala en su vida, con Paco García funda una escuela de música. Muchos de sus alumnos, hoy son discípulos privilegiados de maestros de la talla de Alex Acuña y Dave Weckl, entre otros.
Incansable compositor, junto a Renés Araos en teclados, Rafael de los Palos en trompeta, Juan Córdoba en bajo y Martín Castro en guitarra forma una banda de jazz con influencias de música latina y afro. También junto a Neto Lizarraga funda T J Band, con la cual cosecharía numerosos éxitos.
Paralelamente, incorpora la tecnología de punta a su arsenal musical, siendo uno de los primeros de la región en contar con batería electrónica, estudio con computadoras y teclados midi y demás implementos que le permiten aumentar su potencial de interpretación y de composición.
En 1988 funda el grupo Todavía. "Un pop de excelente factura", nos dice Gonzalo. En su primer año recibirán el premio Obelisco, que otorga la prensa de Tijuana a los artistas más destacados de la cultura de aquel país. Se convierten en frecuentes invitados de la poderosa cadena televisiva ECO, hasta llegar a quebrar el monopolio angloparlante del Iguana’s, recinto donde se han llevado a cabo los más grandes conciertos de la localidad, reservado hasta ese entonces para artistas de la talla de Paul Mc Cartney, The Cure, Quiet Riot, etc. Allí, se produce el primer concierto de un grupo de habla hispana: "Rock en español", que recibe los más grandes elogios del público y la crítica.
Graba junto a la Banda Municipal, "Música Nacional", editada en ocasión del centenario de la fundación de Tijuana.
La docencia le dará grandes satisfacciones: es visitado por los músicos de Soda Stéreo, Los Enanitos Verdes, fervientes admiradores de Crucis y de su persona.
Esto es de un compa que quiso mucho al flaco
No se olvida de su tierra...
Más a pesar de todos los reconocimientos en otros lares, Farrugia es un hombre que gusta de los desafíos. Luego del recital-reencuentro de Psiglo en 1993 declara a la prensa: "Tocar música en mi país con Psiglo es como una deuda pendiente y estoy dispuesto a llevarla adelante".
También con Crucis en Argentina: "Con Pino Marrone tenemos esa que el destino nos negó: reunir a Crucis. Ojalá que las fuerzas nos lo permitan".
En 1997, con motivo de una invitación a los integrantes de Psiglo vuelve para participar en un merecidísimo homenaje al maestro de la comunicación Ruben Castillo y su "Discodromo TV" en el Teatro Solís. Las cerradas ovaciones del público de las más diversas edades al desempeño de la banda y la adhesión de una multitud que los corea en el escenario de "La Factoria" (lugar del rock por excelencia en Montevideo), lo hace afirmar: "A veces, me pica el gusanito"...
También, recibe la invitación de Jorge Nasser de Níquel para incorporarse a la banda para el mega festival "Rock in Rou" en marzo del ’98. "Fue un desafío y a la vez un reeencuentro con mi país. Níquel es una de las bandas que ha mantenido el espíritu del rock en esta tierra. Siento que tengo que darles cosas al Uruguay, por eso estoy dando clases en la Yamaha School Music, para legar mi conocimiento musical y mis vivencias. El rock no va a cambiar la historia ni el mundo, más los chicos deben aprender a utilizarlo como un instrumento de conocimiento y crecimiento personal, por eso me dedico a la formación de bandas en esta escuela de música. Es una forma de agradecer y aportando, muy humildemente, algo a un país que necesita crecer. La cultura es el mejor valor, el tesoro de los pueblos", dice Farrugia.
La actualidad, se llama "Stellium" su primer trabajo para el sello Sondor luego de casi 30 años, con músicos de la talla de Gustavo "Mamuth" Muñoz (bajista, ex Psiglo, Monalisa, entre otros), Ricardo Wizard González (ex guitarrista de los heavy progresivos Empire), Rodrígo González Pahlem (piano/teclados), además de invitados locales como: Jorge Nasser y Pablo Faragó (cantante-guitarrista y guitarrista de Níquel), Luis Alderotti (tecladista, ex Zafahroni), Pablo Portela (tecladista, el Conde de Saint Germain y Sótano Blues), e internacionales como Jorge Barral (bajista, ex Días de Blues y La Banda de España). A este trabajo, Farrugia lo define como "un CD de música sin fronteras, desde música latina a rock, desde fusión a new age, de tango moderno a ritmos afro, de heavy metal a rock progresivo, de pop a jazz, con una propuesta fresca y vital que podrán disfrutar los públicos más diversos en gustos y edades". Porque querer es poder...
Opus por Gonzalo Farrugia (el cielo esta llorando)
Recuerdo la primera vez que hablé con Gonzalo Farrugia sin micrófonos de por medio.... le veía escribir negras y corcheas en una servilletita de papel a un chico luego del concierto de Psiglo en AFE en Montevideo, Uruguay, como aquella que me comentaba en aquel bar de Garibaldi y Gral Flores su sueño de adolescente de un grupo llamado Psiglo. Cuantas veces de niño, en aquella heladería del Balneario Parque del Plata mientras escuchaba en una rockola "En un lugar un niño"/"Vuela a mi galaxia" como si fuera una ceremonia religiosa, me imaginaba a aquellos "dioses de la música" en un escenario mientras mi padre que me pedía un cucurucho de chocolate y frutilla.
Tiempo atrás, nos habíamos conocido con el flaco Farrugia gracias a una entrevista que les realizo a todos los Psiglo en el diario "La República" para aquel importante concierto que cerraba un círculo abierto y pendiente de la cultura popular uruguaya. Yo ya estaba curtido en esto de las entrevistas en el periodismo, más aquella me costo sangre, sudor y lágrimas... Me quedó grabado a fuego su fuerte apretón de manos y el conocimiento de mi tarea por obra de amigos, colegas y compañeros de banda que le habían acercado ejemplares de mis obras periodísticas. Fue la semilla de una amistad que se concretó en 1998 cuando su regreso al Uruguay luego del concierto homenaje a Ruben Castillo en el Teatro Solís.
Música pop-latino (los exitosos mexicanos Todavía), jazz (T J Band), rock progresivo, la partitura del himno nacional de México, la docencia (entre sus alumnos Charly Alberti de Soda Stereo de Argentina y futuros discípulos dilectos de Alex Acuña y David Weckl) y su dirección de la sección de percusión de la Orquesta de Tijuana (México). Fusión de culturas y versatilidad instrumental para los más diversos estilos y disciplinas musicales, fueron parte de su largo exilio en tierras centroamericanas.
"Tremendo pedazo de baterista, capaz de tocar cualquier cosa", me dijo el genial guitarrista argentino de rock y blues Norberto "Pappo" Napolitano, que lo había tenido en su seno en Aeroblues, luego del paso de Gonzalo por el grupo de rock progresivo Crucis en Buenos Aires y la posterior primer integración de Serú Giran junto a Charly García. Este último, hablaba de él como "el baterísta que tocaba tan fácil esas cosas de jazz imposibles de la Mahavishnu Orchestra y Return to forever de Chick Corea"....El gran compositor y guitarrista argentino Luis Alberto Spinetta siempre lamenta no haber tenido "a ese demasiado gran músico" en los 80's para sus trabajos.
Todo era una lista interminable de elogios hasta nuestro reencuentro en 1996 por la reunion de Psiglo en el Teatro Solís para Ruben Castillo y su homenaje.
Estuvo una tarde en mi casa, con su entonces compañera Stella tomando café y escuchando jazz (Frank Zappa) y rock progresivo de ayer y hoy (King Crimson y Dream Theater). Hablamos de sus ideas, sus proyectos. Juntar a Psiglo para un tercer disco, igual que a sus argentinos Crucis. Aportar a los jóvenes músicos uruguayos su experiencia, como hiciera posteriormente en la Yamaha Music School. Así, sin querer y dando una mano a quien quería volver a vivir en Uruguay, me converti en su amigo, plomo, manager, productor, asistente y lo que hiciera falta. Buscar la mejor reentré en la música uruguaya, fue obra de la generosidad de Jorge Nasser para que ingresara en Níquel. El reencuentro con Gustavo "Mamuth" Muñoz (bajista de Psiglo II) abrío la puerta de Stellium, su cd de reencuentro con la creación en tierras charrúas y el trabajo con grandes músicos como Luis Firpo y Luis Alderotti (Zafahroni), la cofradía de amigos como Jorge Barral (Días de blues) y Jorge Nasser. La búsqueda de un guitarrista novel, me permitió acercarle las dotes y artes de un gran amigo: Ricardo "Wizard" Gonzalez, con quien compartí inquietudes musicales en Empire, una prometedora banda de metal progresivo. "Caminando con gigantes", del cd de Ricardo "Teatro de marionetas", juntaba nuevamente las genialidades instrumentales de Mamuth y Gonzalo. Pirotecnia, frescura y arte en estado puro.... El flaco era una persona capaz de discutir con el más duro fervor y despedirse con un cálido abrazo y un "hasta luego" con generosa sonrisa. Y vernos 3 días después y seguir mirando hacia adelante.
La megacrisis de fines de los 90's en la Banda Oriental de aquellos incapaces gobernantes que malusaban las tierras uruguayas, nos llevó a distintos caminos. A mí, la puerta del exilio como todos los uruguayos de mano de obra calificada. A otros, perder amigos que siempre estaban a la vuelta de la esquina de su barrio. Más Gonzalo siempre quiso saber de quienes estabamos del otro lado de la esquina del Atlántico y estaba al día de nuestros caminos. Su buen hacer, me había acercado a sus camaradas de ruta de los 70's que residían en la vieja Europa: sus compañeros de Psiglo Ruben Melogno, César Rechac y colegas incondicionales como Jorge "Flaco" Barral (Días de blues), Hermes Calabria (Barón Rojo).
En 2006, luego de reencontrarnos en la presentación de un libro de Fernando Peláez sobre el rock uruguayo de los 80's y gracias a la lucidez e inmensa generosidad de José "Deco" Nuñez del programa de radio "Meridiano Juvenil" (CX 26 Sodre), decidimos hacer una charla sobre las distintas generaciones del rock uruguayo... Allí, pudimos sentar a hablar a 2 gigantes. Los años 70's con Gonzalo Farrugia y los 80's con Martiniano Olivera (ex Zero)... y la charla fue tan hermosa que sentó bases importantes: el teléfono de Meridiano no paraba de sonar con gente de las más variadas edades, se estaba aportando para cerrar un círculo de la identidad de la cultura juvenil uruguaya. Como dijera Martiniano: "gracias a Dios aún existe en Uruguay un lugar como Meridiano que nos permite hablar y compartir palabras entre dos generaciones del rock uruguayo y más con alguien tan grande como Gonzalo Farrugia y enterrar estas malditas lagunas de la dictadura en la cultura de nuestro país": Luego del programa, Gonzalo me agradece con su bonhomía y humildad la oportunidad de hablar de esos temas en la radio... Le dice a José "Deco"Nuñez: "A Ernesto, tienen que darte una oportunidad, un tipo como él tiene que volver al Uruguay y dirigir un medio periodístico. El paisito necesita gente así".... Desgraciadamente, fue la última vez que compartimos charla y presente. Quedó pendiente una cena que por cuestiones de trabajo de Gonzalo y de agenda de mi persona (me quedaban días para regresar a España) no pudimos concretar.... En noviembre de 2007 recibí de Tabare Rivero y Carlos Porteiro las malas noticias de que había estado pasando malos momentos de ánimo y salud.... A fines de octubre del 2008, recibo la linda noticia de que volvía a casarse y que se sentía muy ilusionado con ello.... Quien iba a decir que meses después, a quien que buscaba nuevos horizontes para sus huellas, se le iría su último hálito de vida en breve...
Más el destino, jugo sus cartas y la muerte, esa vieja puta y cruel, te llevó en su viaje cuando aún quedaban tantos bemoles para trinar entre los sonidos que trae el viento de la noche desde una estrella azul.
Si existe un más allá, seguramente desde el otro lado del silencio tal vez haya un Monte Olimpo de la música. Si es así, los clarines de las puertas de marfil de los sueños de Gonzalo están sonando. Su amigo Jimi le iluminará el camino con un trueno de su guitarra encantada para comenzar a construir un castillo mágico con retazos de cielos.
Seguramente, lo recibirá su amigo Enrique Pereyra con su "abrazo de oso" como dijera su camarada de armas Jorge Nasser y la mano fraterna y cálida del "flaco" Ruben Castillo, aquel hombre que logró la hazaña de tender puentes de palabras con silencios más allá de las cinco de la tarde en su discodromo. Aguantando la musicasión estará el Corto Buscaglia riéndose con el loco Mateo y, seguramente, sus baquetas de batería estarán a pedir de manos para integrarse a la Orquesta Filarmónica de los Cielos a interpretar su "Sinfonía de un Nuevo Mundo Mejor", más justo, más humano y real, donde en cada primavera la musa de la música le susurrará al oído melodías eternas como el tiempo para elevarse y encontrar nuevos caminos.
Hasta luego flaco, que aquellos que compartimos los soles del paraíso terrenal de tus creaciones te saludamos y recordamos siempre tu mirada plena de eterna sonrisa.
Ernesto Sclavo


Fue así que un día no solamente Uruguay se puso triste, sino todo el mundo que sabió de él... dicen que era un buen tipo, sencillo y sensible...

Lo último que le vi hacer a Gonzalo fue un gran espectaculo en duelo de guitarras y presentando bateros jovenes.
Y Farrugia se fue, nadie sabe porque, pero se fue porque el quiso, ¿que lo obligó? ¿vaya uno a saber?. Sentí un comentario que la estaba pasando mal, pero tampoco se porque.
En fin, lastima pues creo que tenia mucho para dar, mucho para enseñar, como le canta Barral "...flaco que nos paso.." Pero el legado que dejo es muy bueno;
escuchen en los reproductores, su labor en diferentes epocas tiempos y grupos; presten atención a la batería, amen que siempre se rodeo de excelentes músicos, y son todos trabajos fenomenales.... la pucha¡¡¡ estoy escuchando Pollo frito.... y esta impresionante....
Zadi

Para terminar este emotivo post, que mejor que escucharlo y verlo tocar...


Espero disfruten el disco, otro de los inconseguibles que conseguís solamente en el blog cabezón.




2 comentarios:

  1. Download: (Flac - No CUE - No Log + Scans)
    http://adf.ly/1QNtCX

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana