Ir al contenido principal

La Naturalización de la Crueldad y las Nuevas Generaciones


Como la rana en el agua al fuego, noa vamos acostumbrando e insensibilizando a las aberraciones cotidianas, mientras que las nuevas generaciones nacen y mueren en esta aberración: los gobiernos pasan y la gestión del descarte social queda, mientras el consumismo devora las mentes de millones en la pobreza de elegir entre Pepsi y Coca Cola. Por otro lado, un abismo separa a quienes todavía logran subsirtir en el sistema, de aquellos que se han caído de él: trabajadores y desocupados, formales e informales. En ese contexto, copio una muy interesante nota titulada "Blues del Siglo Nuevo" donde se expone el paisaje social donde los más jóvenes intentar desarrollarse y las consecuecias que ello acarrea...


En todo el mundo, la cantidad de perversiones cotidianas y violencias va en aumento y parece que la sociedad se acomoda a ellos, no solamente naturalizándolos sino también adoptándolos como propios. Por ejemplo, en nuestro país y en este momento pareciera natural que los combustibles aumentan por segunda vez en el año y en marzo se vuelve a encarecer, o que un servicio de luz cada vez más cara se corte ininterrumpidamente, o que setenta mil pacientes interrumpen tratamiento contra VIH por falta de medicamentos, que haya 500 despidos en una mina de Río Turbio, mientras los amarillos van por la reforma del sistema previsional de la provincia de Buenos Aires, y "Heidi versión Forra" Vidal cierra Ferrobaires y la provincia deja de tener trenes al tiempo que se lanza un paro de 80 hospitales bonaerenses en rechazo del despido de 122 trabajadores, o que nuestra economía sea ejecutada por Vladimir Werning, economista y ex JP Morgan, desde la misma Jefatura de Gabinete, o que los delincuentes que estuvieron directamente involucrados en la red de trata sexual en la que quedó atrapada Marita Verón, junto con extorsiones, estafas, administración fraudulenta, tenencia de armas de guerra y asesinatos, la justicia tucumana les impuso condenas menores y hoy gozan de prisión domiciliaria a un paso de la libertad. En un momento en el cual se emula la infausta pintada “viva el cáncer”, se celebran las represiones a trabajadores, mapuches, jubilados, organizaciones sociales, indigentes, niños, adolescentes, murgueros, desocupados…, se festejan los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, se alaba y promueve la existencia de presos políticos; un diputado Amarillo pide "reconciliación" y "perdón" entre víctimas y represores de la dictadura cívico militar, mientras el ex policía bonaerense Etchecolatz, que tiene sobre sus hombros 4 condenas a prisión perpetua, pero está en libertad. Asesinos genocidas condenados a varias cadenas perpetuas están en libertad y a un pibe de 18 anos al que acusan de haber tirado piedras en una manifestación y que estaba "armado con dos piedras y volantes izquierdistas" en su mochila le acaban de confirmar por parte de la Cámara la prisión preventiva. No hay relación...
No parece ser el amor el que prevalece. Todo ello y mucho más es lo que vemos en cualquier lado del mundo, y es la realidad más común para cualquier joven que ya no cree en nada ni en nadie, un ejército de nihilistas que termina siendo funcional al sistema siempre que en su escala de valores los más importante sea el dinero o el consumo.

Hoy las poblaciones experimentan a su alrededor rasantes cambios en la modalidad de vida desplazando paisajes vividos anteriormente y colocando a grandes conjuntos en una fuerte inestabilidad. Las mutaciones afectan la vigencia de valores en las que se sustenta la identidad colectiva. El lazo valórico resquebrajado da paso a una creciente disolución del tejido social. Ante ello, en muchos casos se produce en las personas y conjuntos una respuesta mecánica, involutiva, pretendiendo detener las transformaciones y regresar a situaciones conocidas. Ése es el núcleo de la regresión conservadora y del fundamentalismo que vemos crecer en el planeta.
La capacidad en la generación de odio del poder comunicacional es siniestro y descomunal, capturando principalmente las subjetividades de las personas despolitizadas, reduciéndolas a identidades homogenizadas en la ilusoria identificación totalizadora con el dominador. El enemigo de la gran burguesía (supongamos un "Robin Hood"), pasará a ser el enemigo de ciertos sectores de trabajadores, humildes, marginales, y de la clase media, con lo cual, las fuerzas de seguridad han perdido el triste privilegio de ser el poder represor a utilizar contra los humildes, ya que ahora se tratará de pobres contra pobres. El poder "neoliberal" ataca con toda su artillería: política, económica, mediática, judicial, imaginaria y simbólica, imponiendo su forma de vida, que es donde crecen y se desarrollan quienes heredarán el mundo. Nuestra actual forma de vida es una trituradora de almas, hemos pulverizado la fidelidad a nuestro ideales, la generosidad comunitaria y cualquier relación directa, reemplazándolas con la dureza del vivir cotidiano.
La imposición de una cultura de guerra y odio, profundizada por el aparato propagandístico es sintónica con la activación de las mociones inconscientes más primitivas, donde la destrucción del otro que obstruye el placer inmediato.

En ese contexto un tanto tenebroso y de futuro incierto, traigo una nota muy interesante sobre el mundo que les toca a nuestros niños y jóvenes (nuevos "nadies" de la era digital), pero también el mundo que ellos crean con las herramientas que tienen.



Blues del Siglo Nuevo
Para nuestros jóvenes, el futuro ya llegó… y es negro

“La juventud es la estación alegre de la vida”, pensaba el historiador, filósofo, matemático, satirista y crítico social Thomas Carlyle (1795-1881). Puede que su juventud lo haya sido, o que esa haya sido la norma en la Escocia del siglo XIX. Pero su máxima no parece aplicarse a los jóvenes de este tiempo.
A juzgar por sus consumos culturales, la juventud de hoy tiene una mirada muy poco ingenua. Los relatos que prefiere son casi todos distópicos: pesadillas futuristas que describen mundos donde todo se fue al demonio y hemos sido esclavizados de un modo u otro. En sus juegos predilectos los atacan zombies, demonios pandimensionales o dinosaurios robot en paisajes post-apocalípticos. Y las músicas que prefieren no suelen tener entidad independiente, sino como banda sonora de esas situaciones extremas.
Si con algo resuenan los jóvenes de hoy es con el blues del siglo nuevo.

La hora del crepúsculo
Hubo una vez, hace ya tiempo, un mundo donde los adultos contaban a los niños los cuentos más crueles y terribles. A veces se compadecían y les concedían un final feliz; pero la mayor parte de las veces terminaban mal, porque la idea era que los niños asimilasen los tremendos peligros que el mundo les tenía reservados.
Andersen, el patito feo
La razón de ser de los cuentos de hadas era, entre otras, pedagógica: asustar a los pibes y pibas para que, una vez librados a su suerte, supiesen cuidarse. Dentro de ese género mi autor favorito fue siempre Hans Christian Andersen. Las versiones disneyficadas de sus cuentos no le hacen justicia, porque evaden el final trágico de los originales. (Pensemos en La sirenita, El soldadito de plomo y Las zapatillas rojas.) Imagino que parte de la autoridad con que Andersen escribía derivaba de su experiencia personal. El pobre era tan poco agraciado y tan inadecuado socialmente, que tenía claro que este mundo podía ser una mierda. (Su biografía es una versión de El patito feo, en la que el pobre bicho nunca devino cisne.)

Pero el tiempo pasó. Y algún otro artista inventó la corrección política. El objetivo, ahora, era no traumatizar a los más pequeños. (Entre la muerte de mamá Bambi y el fin de papá Mufasa en El rey león transcurrió medio siglo.) Ya bastantes sustos procuraba el mundo real, con sus dos guerras bestiales y la ulterior versión fría, que pobló las pesadillas de una nueva generación. (Quien quiera entender qué temían los niños criados bajo el peligro atómico haría bien en ver El gigante de hierro, del genial Brad Bird. Allí se parodian los cortometrajes de divulgación que informaban cómo ‘protegerse’ de una bomba H.)



Después cayó el Muro y terminó la Historia. (O no.) El hecho es que, a fines del siglo XX, las historias para niños y jóvenes se volvieron seguras, pasteurizadas de terror genuino. La puja por el Sistema Único que, a la manera del anillo de Tolkien, iba a reinar sobre todos nosotros, había quedado zanjada. ¿Qué había que temer?
En apariencia, no mucho. El mundo de Harry Potter copó la imaginación de una generación entera a partir de 1997. Allí había maldad, pero todavía confiábamos en que la magia y las buenas intenciones podían ponerle coto. Con el correr de los libros, las cosas se fueron poniendo más oscuras (en particular después del 11/9/2001, cuando el Primer Mundo comprendió que era más vulnerable de lo que creía y que la Historia había regresado para vengarse), pero aun así J. K. Rowling consiguió arrimarse a un happy end.
La saga de Harry no había culminado aún cuando se le sumaron los libros de Stephenie Meyer —de Crepúsculo a Breaking Dawn—, que cambiaron hechiceros por vampiros y licántropos y potenciaron el elemento romántico. Ambas colecciones conocieron el éxito mundial y lograron que pibes y pibas que nunca habían leído nada se zampasen volúmenes de seiscientas páginas.
Las dos autoras de esos universos culminaron sus ciclos entre 2007 y 2008. Que fue el año de la última crisis financiera mundial. O sea, el momento en que los ciudadanos del Primer Mundo comprendieron que no sólo corrían el riesgo de explotar por obra de terroristas extranjeros, sino también el de implosionar a causa del terrorismo financiero perpetrado por sus compatriotas.
Puede que niños y jóvenes no comprendan racionalmente esa clase de remezones. Pero los adultos, que escriben las historias que fijan las pulsiones de una época, sí que las comprenden. Y las sufren. Y las metabolizan, dejando que impregnen sus ficciones.
De entonces hasta hoy, los relatos que seducen a los más jóvenes son casi indefectiblemente tenebrosos.

Tristeza nao tem fin
El primer volumen de Los juegos del hambre, de Suzanne Collins —los autores que marcan la imaginación de las nuevas generaciones tienden a ser mujeres— se conoció en 2008. Aquí también había protagonistas adolescentes, pero el universo ya era completamente otro. Para empezar, se trataba de una historia que transcurría en un futuro de fecha imprecisa, en una América del Norte autocrática y profundamente injusta que, una vez al año, fuerza a sus jóvenes a luchar hasta la muerte en una suerte de circo romano enriquecido con tecnología de punta.
La saga explora algunas de las ansiedades de los jóvenes de hoy: la pregunta por la supervivencia (ni siquiera en el Primer Mundo tienen asegurado empleo digno), el Estado que todo lo vigila y controla mediante cámaras, la fama espuria que confieren las redes (vía reality shows o YouTube) y la inexistencia de movilidad social verdadera, a contrapelo del American Way of Life. (A modo de frutilla encima de la torta, Collins tomó otra decisión coherente con el zeitgeist: su héroe es una heroína, Katniss Everdeen, más fuerte, inteligente y llena de recursos que sus pretendientes masculinos, reducidos aquí a poco más que objetos románticos, en perfecta inversión del relato épico tradicional.)
‘Los juegos del hambre’, o la hora de las heroínas

En la misma liga juegan Uglies, de Scott Westerfeld, donde a los dieciséis todo el mundo se somete a una cirugía estética para adaptarse a un standard de belleza; The Maze Runner de James Dashner, donde los adolescentes despiertan sin recuerdos de sus vidas previas y encerrados en un laberinto lleno de trampas, Incarceron, de Catherine Fisher, donde los protagonistas están confinados en una prisión del tamaño de un país; The Forest of Hand and Teeth de Carrie Ryan, donde los personajes viven en una villa de aires medievales asolada por zombies; Feed de M. T. Anderson, donde la información y la publicidad son descargadas en el cerebro (el narrador piensa en la época pretérita de las computadoras y reflexiona: “Era como si uno llevase sus pulmones en un maletín y tuviese que abrirlo para respirar”); y The Knife of Never Letting Go, de Patrick Ness, donde un virus hace que los pensamientos personales puedan ser leídos por todos los que te rodean — la internet como enfermedad.
Hay infinidad de novelas y cómics en el mismo tenor, donde los jóvenes no pueden apartarse de la casta en que han nacido o se descubren cosecha humana que desarrolla órganos a ser trasplantados a otros privilegiados. Unas cuantas han llegado al cine con suerte dispar, pero eso no significa que el género languidezca. Las redes están llenas de chats donde los lectores debaten los relatos incansablemente y hasta interactúan con los autores, a quienes alaban, les sugieren cosas y critican de modo despiadado si los relatos no evolucionan como esperaban.
Está claro que la distopía no es un género nuevo. El término data de 1868 y lo acuñó John Stuart Mill como antónimo de la utopía creada por Tomás Moro en 1516. Pero si en Moro utopía —literalmente en ninguna parte— servía para definir una sociedad ideal a la que debíamos aspirar, su antónimo describe la clase de sociedad infernal hacia la que tememos estar encaminándonos y, además, su condición viral, tan infecciosa como las pestes del Medioevo: lo opuesto a en ninguna parte es, de modo inevitable, en todas partes.
¿Fue un ingenuo Tomás Moro?

Hasta no hace mucho, las distopías como 1984 y Un mundo feliz estaban escritas por hombres y dirigidas a un público adulto, a quien sacudían para que reaccionase ante la inminencia de ciertos horrores. Hoy sigue habiendo distopías para grandes, pero sus mejores cultoras suelen ser mujeres como Margaret Atwood, la autora de El cuento de la criada y Oryx y Crake. Las distopías escritas para el público definido como Young Adult (YA) no sólo son pródigas en autoras mujeres, sino que además son leídas por más lectoras que lectores adolescentes.



Aunque parezca contradictorio con la visión de Carlyle, no es sorprendente que los adolescentes y jóvenes se sumerjan en un género tan deprimente. El psicólogo Laurence Steinberg, de la Temple University, reconoce que “cuando los adolescentes se sienten tristes, a menudo buscan insertarse en situaciones aún más tristes”. Lo cual explica desde la música de The Smiths hasta el movimiento emo, pasando por la saga libresca de Lemony Snicket llamada Una serie de eventos desafortunados (pronta a estrenar su segunda temporada en Netflix) hasta llegar al boom de los libros de John Green y en particular Bajo la misma estrella (The Fault in Our Stars, 2010) la Love Story teenager de nuestra época. La fobia a la tristeza parece ser, más bien, patrimonio de los adultos a medida que nos volvemos inelásticos y empezamos a temer que el mundo nos quiebre de modo irreparable.
Pero esa sensibilidad ante la tristeza que adquiere belleza artística no es, por supuesto, lo único que explicaría la afición de los más jóvenes por las distopías. Para empezar, aquellas que prefieren se diferencian de las pensadas para adultos en un aspecto esencial. De Orwell al Cormac McCarthy de El camino, las distopías para grandes tratan de embarcarnos en la causa para impedir que algo terrible, generalmente proyectado al futuro, termine por pasar. Pero las distopías que hoy leen los pibes y pibas, aun cuando también ocurran en el futuro, hablan de lo que les está pasando a ellos aquí y ahora. El autor de Uglies, Scott Westerfeld, lo definió de este modo: “Si el género los interpela y los hace sentirse identificados, es porque no hay nada más parecido a una distopía que la escuela secundaria”.

Escenas del delito americano
En la secundaria hay que fingir para ser cool o protegerse del bullying; las jerarquías son tan caprichosas como inquebrantables; uno se siente constantemente observado y basta un paso en falso para que la vida (social, al menos) llegue a un fin trágico. La presión para adaptarse al sistema puede ser tremenda, asfixiante. Por eso las nuevas distopías tienden a presentar regímenes totalitarios, que disfrazan su mano de hierro detrás de una fachada hedonista.
La otra gran diferencia entre las distopías actuales y las clásicas ya la anticipó The Matrix (1999) al advenir el siglo. Tanto Huxley como H. G. Wells imaginaban futuros complicados, pero remotos. Desde The Matrix, todos asumimos que la distopía ya llegó, y hace rato. No se trata del futuro sino de nuestro presente. Cuando hablamos de un sistema asfixiante, tecnocrático de un modo que le permite ser más controlador que un padre estricto, donde nada es como nos dijeron que era y la vida de un ser humano no vale una moneda (a no ser, claro, que forme parte del exclusivo club de los ricos como Creso), ya no estamos refiriéndonos a relatos como el film Brazil (1985) de Terry Gilliam: hablamos del hoy, de ahora, es lo que estamos viviendo —padeciendo— en este instante.
La otra gran contribución de The Matrix es esta: no sólo trajo la distopía al presente, sino que además encontró una forma de contar que algo siniestro puede estar ocurriendo, a escala planetaria, por debajo del simulacro de una democracia.



Es por eso que el público adulto abraza hoy la moda de las distopías: a través de series como El cuento de la criada y Black Mirror, pero pisando una huella que el público juvenil ya abrió a machetazos. Entre nosotros están teniendo éxito libros como Cadáver exquisito de Agustina Bazterrica —a la que tienta definir como distopía caníbal— y Escenas de El Delito Americano de Indio Solari, que el célebre artista empezó a escribir hace cuarenta años en un impulso claramente visionario.
Todo indica que estamos aceptando, por fin, que las fantasías concentracionales no eran producto de hormonas descontroladas y la proclividad de los más jóvenes al melodrama. El mundo se está poniendo oscuro, espeso e intenso. Hay naciones poderosas al mando de gente sacada de una de estas novelitas distópicas. (Trump se parece menos al presidente Snow de Los juegos del hambre que a su conductor televisivo: el vano, pomposo y ridículo Caesar Flickermann.) Y hasta el Papa admite que vivimos en un riesgo de conflagración nuclear que debe a tener al pobre Brad Bird sin pegar un ojo.
Las distopías para adultos tienden a los finales negros. En su ensayo para la antología Utopian and Dystopian Writing for Children and Young Adults (2003), Kay Sambell dice que “la derrota del protagonista es crucial para el impulso admonitorio de la distopía clásica”. Pero aunque algunos de los escritores más nuevos se atreven a eludir el happy end, la mayoría de los que escriben / filman distopías para un público joven tratan de encontrar una resolución que no clausure la esperanza. Está claro que avanzamos sin pausas hacia una serie de catástrofes autoinfligidas, pero —esto parecen preguntarse—, ¿no habrá forma de que surja una civilización mejor de entre las ruinas?
Por ejemplo aquello que en estas latitudes solíamos llamar, en otros tiempos, revolución.

The End of the F***cking World
La mayoría de estos relatos desemboca en una rebelión, una sublevación que implica violencia. Para ponerlo aún más claro: las fantasías de las nuevas generaciones vuelven a involucrar, por primera vez en cuarenta años, el estallido de una revolución. Extendida por todo el / los territorio(s). Y armada. Que no se toma a la ligera: The Hunger Games, que (re)inició este trend, no esconde el precio a pagar por un terremoto semejante, en términos físicos y psicológicos. (Permítaseme mencionar un granito de arena de cosecha personal: mi novela El rey de los espinos, primera de una serie y publicada en 2014, imagina el comienzo de un alzamiento liderado por jóvenes en la Argentina de 2019, que imaginé gobernada por un tipo cuyo apellido empieza con M.)
Algunos narradores parecen pensar que semejante circunstancia sería inviable, en un mundo donde el desbalance de poder es tan grande como el control que ejercen sobre nosotros. Por eso prefieren imaginar un potencial después, la posibilidad de que se pueda construir algo sobre las ruinas del apocalipsis que dan por sentado.
La quinta ola, de Rick Yancey, se plantea cómo sobrevivir en un mundo devastado por sucesivas invasiones alienígenas. Algunos relatos llegan al extremo de incluir tips concretos para no ser devorado por un mundo concentracional: el hacker adolescente de Little Brother de Cory Doctorow explica cómo fabricar un detector de cámaras con el rollo de cartón que hay dentro del papel higiénico y unas pocas luces L.E.D. Pero otros creen que nuestra suerte ya se ha acabado y prefieren pensar en un más allá literal. Ferryman, un cómic de Claire McFall que será llevado al cine, se concentra en lo que le ocurre a su joven heroína después de muerta, en su tránsito hacia el otro mundo. Y otros no hacen diferencia entre el infierno formal y el presente. La pareja central de The End of the F***cking World, comedia negra de origen inglés que acaba de estrenar Netflix, tiene tan pocas esperanzas que se lanza hacia la (pretendida) autodestrucción con los brazos abiertos.



Llegado este punto, se torna necesario dar vuelta la argumentación. Más que sorprendernos por la naturaleza mórbida de los paisajes que sobrevuela la imaginación joven, deberíamos preguntarnos: ¿cómo no van a verlo todo (casi) negro, a sentirse paranoicos y acorralados, si les estamos legando la peor versión del mundo desde el transcurso de la Segunda Guerra? A veces me pregunto si los poderosos de verdad no actúan hoy con semejante alevosía porque esperan que desechemos la democracia —que no ha sido todo lo que nos habían vendido, por cierto— y demos vuelta la página, resignándonos a los regímenes autocráticos que gobernaron durante casi toda la Historia.
Pero los jóvenes pueden estar deprimidos, o enojados, o confundidos pero no están vencidos, porque si lo estuviesen no serían jóvenes. “El deber de la juventud es desafiar la corrupción”, dijo Kurt Cobain, cuando el rock todavía significaba algo más que un telón de fondo sonoro para matar el tiempo. Y hoy existen muchos jóvenes (especialmente acá, donde se alentó una visión del mundo más solidaria que egoísta durante doce años) que se toman en serio ese deber, concibiendo la corrupción como un enemigo verdadero a combatir —quiero decir, no a la manera pour la gallerie que cacarea Maurizio—: la corrupción de la verdad, de la palabra, de la noción del trabajo, del sentido de comunidad, de la justicia y de la ley — la corrupción, en suma, de los valores más esenciales del sistema democrático.
La frase de Carlyle se vuelve más atinada cuando se la reproduce completa: “La juventud es la estación alegre de la vida; pero a menudo lo es sólo debido a lo que espera, más que por aquello que alcanza en verdad, o de lo que escapa”.
Hoy la juventud latinoamericana, y en particular la argentina, entienden que la cosa no pasa por la magia. Si algo va a torcerle el brazo al régimen más distópico, serán la cultura y la política incorruptibles.
Marcelo Figueras



Comentarios









Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona

Autonautas de la Cosmoogpista...


Este espacio fue gestado con la intención de compartir sonidos, melodías que nos conmueven día a día, que nos reciben al abrir los ojos, quizás para muchos el primer contacto con la realidad, antes que un mate o un desayuno como la gente. Estos sonidos nos causan extremo placer y por eso queremos convidarles un poquito, para juntos escapar a la dominación del hemisferio izquierdo.
Pasen, vean, lleven lo que gusten. Pero si tienen la posibilidad de hacerse con el material tangible, no lo duden, es la forma que tenemos de colaborar con los artistas para que sigan creando.
Sí alguna persona o ente se siente ofendido por encontrar material en este sitio le rogamos nos lo haga saber, todavía creemos en las palabras.
Si por alguna razón no pueden leer estas lineas, usted ya no es, usted ya no existe, usted tiene un moog en la cabeza.


Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Información y estadísticas









Lo más visto de la semana pasada

David Byrne: ¿Cómo Funciona la Música?

Por el año 2012, David Byrne presentó un libro imprescindible sobre la trascendencia del uso de la tecnología en la música y cómo ésta ha cambiado nuestra manera de escuchar y de entender lo que es la música. A la manera del mejor ensayo anglosajón, divulgativo, literario y documentado, sin incurrir en el tedio académico, Cómo funciona la música (Random House) se compone de distintos capítulos que combinan adecuadamente ideas sobre la historia de la tecnología musical, pasajes memorísticos y biográficos sobre la propia experiencia de David Byrne (Dumbarton, Escocia, 1952) como músico, comentarios sobre las modas musicales del siglo XX, consideraciones sobre la composición musical e interesantes análisis sobre la industria. Byrne pone de manisfiesto cómo todos los condicionantes externos modelan la historia de la música, y para ello comienza explicando el peso que las iglesias, catedrales, óperas y palacios tuvieron en la composición de la música clásica, la relación entre la música po…

Salsa, Literatura y Rebelión de 1970

¿Qué relación hay entre salsa, literatura y rebelión en los años setenta?. El movimiento rebelde y literario de los "beat" de los años setenta en Estados Unidos usó el jazz como su principal interlocutor. Jack Kerouac, William Burroughs y sus colegas de la "beat generation" recurrentemente musicalizaban sus recitales con las obras de Charlie Parker, Charles Mingus, John Coltrane. La rebelión literaria se unió con la rebelión musical de la cultura negra de los barrios bajos del Nueva York. El jazz influyó en la literatura de los "beat" y también en la obra de Julio Cortázar. En América Latina, la música salsa, especialmente en Nueva York, Cuba y Colombia también influyó a su modo en la literatura. Reconozco dos obras clave para pensar esta influencia. En primer lugar "Tres Tristes Tigres", de Guillermo Cabrera Infante, y la más importante, "Que viva la música" de Andrés Caicedo. Aquí, les traigo una interesante nota (aunque podría haber…

Luis Alberto Spinetta - Peluson of Milk (1991)

Vamos cerrando otra semana muy especial en el blog cabezón, sonde han circulado grandes obras, como siempre y gracias a todos los que participan en el staff,  y ahora le toca el turno nuevamente al gran Flaco, pero no con un disco cualquiera, sino con la mejor versión que pueden escuchar de "Peluson of Milk". Esto es en exclusiva y viene de la mano del Mago Alberto, que con su magia consiguió una versión especial, que no salió a la calle, que tiene el mejor sonido, con la fidelidad adecuada que merece su obra y que, al menos en este disco, no estuvo nunca representada en las distintas versiones y ediciones que se comercializaron. Así que cerrando otra gran semana en el blog cabezón, y engalanando la Biblioteca Sonora, presentamos un disco con mejor calidad que el que tiene el CD que seguramente guardás en tu colección. Únicamente esto pasa en este humilde espacio, para alegría de la comunidad.

Artista: Luis Alberto Spinetta Álbum: Peluson of milk
Año: 1991
Género: Rock
Duración:

M. I. A. Cornostipicum según Rockarte

Artista: M.I.A.
Álbum: Cornonstipicum
Año: 1978
Género: Rock sinfónico experimental
Nacionalidad: Argentina

Alineación:
- Lito Vitale / Piano, organ, synthesizer, mellotron, accordion, clavinet, celeste, percussion, vocals
- Liliana Vitale / Drums, bass, celeste, recorder, contralto recorder, percussion, vocals
- Daniel Curto / Electirc & acoustic guitar, bass, flute, contrabass, organ, mellotron, percussion
- Alberto Muñoz / Electric & acoustic guitar, bass, vocals
- Nono Belvis / Bass, electric guitar, percussion
- Emilio Rivoira / Tenor sax, chorus
- Kike Sanzol / Drums

Reseñado aquí en su momento... 



Música y Neurociencia III: ¿Qué le Hace la Música a Nuestro Cerebro?

Los seres humanos convivimos con la música en todo momento. Es un arte que nos hace disfrutar de tiempos placenteros, nos estimula a recordar hechos del pasado, nos hace compartir emociones en canciones grupales, conciertos o tribunas deportivas. Pero eso que resulta por demás natural, se produce a través de complejos y sorprendentes mecanismos neuronales. Es por eso que desde las neurociencias se hacen muchas veces esta pregunta: ¿qué le hace la música a nuestro cerebro?. "Somos lo que somos con la música y por la música", argumenta el autor de esta nota, neurólogo y neurocientífico Facundo Manes (PhD in Sciences, Cambridge University) y presidente de la World Federation of Neurology Research Group on Aphasia, Dementia and Cognitive Disorders y Profesor de Neurología y Neurociencias Cognitivas en la Universidad Favaloro (Argentina), University of California, San Francisco, University of South Carolina (USA), Macquarie University (Australia).

Por Facundo Manes
La música pare…

Prisas - Caricia de acero. Edición Rockarte

Frank Zappa - Sheik Yerbouti (1979)

El Mago Alberto se zarpa otra (otra!!!) vez, y nos deja un indispensable del tío Frankie que por estos pagos tanto queremos. Y este no es un disco cualquiera, es un circo dentro de un psiquiátrico, y estamos hablando de un disco de culto en la extensísima carrera musical de Frank Zappa, quien por primera vez bajo su sello musical, Zappa Records, donde reunió varios temas de distintas presentaciones en vivo y sale este álbum doble donde encontramos una satirización extrema de la sociedad (y la música, ya sea de paso) de aquel entonces. Con un grupazo de lujo detrás suyo, con un Adrian Belew que en momentos imita a Bob Dylan, con un gran Terry Bozzio a cargo de la batería pero que canta en dos canciones, con pasajes graciosos donde Zappa no para de hacer críticas a estereotipos, con algunas de las canciones de este disco censuradas en el "Zappa más prosaico, vulgar e hiriente que puedas imaginarte". Señoras, señores, aquí el disco de la basta discografía de este genio que más …

Ya Somos Venezuela

Lo veníamos viendo desde hace rato. Al final, lo lograron (o les falta poco). Esta es la historia de Argentina, un país que no quería parecerse a Venezuela: corría el año 2014 y los medios de comunicación reproducían en forma de titular las falacias con las que la por entonces oposición pretendía acumular votos: "Por este camino, vamos derecho a convertirnos en Venezuela", decía el Felino Macri respecto de cualquier política que no sea neoliberal, mientras que los suyos hacían eco del vaticinio siempre que tuvieran al alcance de su boca un micrófono amigo. Ahora, vemos con tristeza como Corporación Cambiemos chocó el Titanic y nos deja culo para el norte (literalmente), y muchos ingenuos comprueban que los que nos impedirían llegar a ser Venezuela nos dejan como Venezuela. Tanto es así, que aquel oscuro presagio pareciera haber mutado tanto que bien podríamos asegurar que ahora es Venezuela la que no desea convertirse en Argentina.


La mesiánica visión apocalíptica de los a…

Música y Neurociencia II: la Música como Lenguaje Universal

A través de la historia humana, la música ha tenido diversas connotaciones y funciones. Además de ser un lenguaje, un vehículo de expresión y comunicación, ha sido también un arte que ha reflejado las corrientes concordantes de pensamiento religioso y filosófico, contemporáneo a su creación, lo que ha revolucionado su estructura formal y dotado de una concepción polisémica y dinámica a sus significados, sin que se excluya ningún fenómeno sonoro, natural o cultural, creado por la civilización humana. Desde tiempos remotos se han constatado, empíricamente, los beneficios de sus interconexiones. La idea de la unidad cuerpo - mente se originó en el siglo VI a.C., y el médico griego Hipócrates decía que “Las fuerzas de la naturaleza que llevamos en nosotros son las auténticas sanadoras de la enfermedad” (Gaynor). De modo que la práctica musical es uno de los aspectos necesarios para el equilibrio físico. En la antigua Grecia, a la Música se le otorgaba la “ca…

La Culpa es Nuestra, las Vaquitas son Ajenas

Ya vimos desfilar en su delirante mundo paralelo y su discurso sicótico, a organizaciones mapuches financiados por el ISIS, artistas chilenos ponebombas, a jubilados asesinos, delincuentes incendiarios que asistían a marchas y movilizaciones, peligrosísimos futbolistas pakistaníes y hasta una deportista colombiana, venezolanos sospechosos de acciones violentas, jovenes musulmanes acusados de tener un peligroso arsenal del Hezbollá y hasta un pollo confundido con una bomba. Ahora los argentinos, toditos, estamos aliados con el mismo Satán, y así nos iremos al infierno. No así nuestras vaquitas que estarán bien cuidadas por aquellos que intentaron defendernos de semejante maldad. Aquí, las andanzas, dimes y diretes de los dueños del Ministerio del Miedo, hoy con más cagazo que nunca...


Ahora el nuevo terrorismo imaginario de Corporación Cambiemos somos nosotros. ¿Quienés? Todos. Los argentinos en general somos enemigos de la Argentina. Sin querer resultó que el nuevo enemigo público es e…

Unordered List

"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.

Entradas populares de este blog

Denuncia en Primera Persona. El Desprecio a la Discapacidad

Quizás el rostro más duro y paradigmático de la política se pueda captar con precisión con las personas más vulnerables de la sociedad y el respeto que reciben por parte del poder político. Y esto va mucho más allá de las ideologías: es simple humanidad, o anti-humanidad. Aquí nos deja su mensaje, reclamo y denuncia nuestra amiga cabezona Natalia, quien partiendo de su historia personal, toca la problemática de la precarización laboral existente en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en general, y repasando las actuales dificultades para la obtención del Certificado Único de Discapacidad, enfatizando la necesidad del pase a planta permanente de las y los integrantes del colectivo que actualmente se encuentran precarizados. Los datos demuestran que la crisis afecta de manera más significativa a las personas que pertenecen a colectivos que ya venían sufriendo discriminación. Por eso la crisis también ha empeorado las condiciones laborales y sociales de las personas con discapacidad…

Esbjorn Svensson Trio - Live In Hamburg (2007)

Artista: Esbjorn Svensson Trio Álbum: Live In Hamburg
Año:2007
Género: Jazz
Duración: 1:58
Nacionalidad: Suecia
Lista de Temas:
1. "Tuesday Wonderland"
2. "The Rube Thing"
3. "Where We Used To Live", 
4. "Eighthundred Streets By Feet"
5. "Definition Of A Dog"
6. "The Goldhearted Miner"
7. "Dolores In A Shoestand"
8. "Sipping On The Solid Ground"
9. "Goldwrap"
10."Behind The Yashmak"
Alineación:
Esbjörn Svensson / Piano
Dan Berglund / Contrabajo
Magnus Öström / Batería
Lino, nuestro cabezón venezolano, se pega una vuelta por el blog y resube este buen disco de jazz contemporáneo. Si te gusta el jazz, no dudes de escuchar este trabajo. Gracias Lino!

Las 100 Mejores Canciones del Prog

Aquí, las 100 mejores canciones de rock progresivo de todos los tiempos, según la revista "Prog". Y aunque habitualmente no le damos bola a la lista de mejores discos o canciones de rock progresivo de la historia ofrecida por algunos portales, webs y demás publicaciones, quizás está bueno darle importancia a la lista que ofrece ahora la revista "Prog" (esa misma que da los premios que mencionamos el otro día) ya que es armada según la opinión de gran parte de su público. En concreto, la revista "Prog" ofrece un total de 100 canciones y la lista la ha elaborado a partir de una encuesta muy trabajada donde han participado tanto lectores como expertoso, artistas y autores de música consultados por la publicación. Una recopilación de lo más compleja que creo merece la pena.

Aquí está la lista de las mejores canciones de rock progresivo del puesto 100 al 1:

100) Inca Roads - Frank Zappa & The Mothers Of Invention
99) The Life Auction - Strawbs
98) In The Ca…

La Barranca - Eclipse de memoria (2013)

Artista: La Barranca
Álbum: Eclipse de memoria
Año: 2013
Género: Rock poético mexicano
Duración: 45:04
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. El alma nunca deja de sentir
02. Ante la ley
03. Garzas
04. Flores de invierno
05. En cada movimiento
06. La tercera joya desde el sol
07. El futuro más distante
08. Campos de batalla
09. Sequía
10. Siempre joven
11. El tiempo es olvido


Alineación:
- Federico Fong / bajo, piano, percusión.
- José Manuel Aguilera / voz, guitarras, órgano, charango.
- Adolfo Romero / guitarras.
- Navi Naas / batería.
Invitados;
Enrique Castro / marimba, percusión, piano, kalimba.
Alfonso André / batería.
Cecilia Toussaint / coros.
Yamil Rezc / percusión, juno, batería.
Agustín Bernal / contrabajo.
Darío González / rhodes, mellotron, hammond.
Daniel Zlotnik / sax soprano, sax tenor, flauta, hulusi.
Erick Rodríguez / trombón.
César Barreiro / trompeta.
Magali / piano.
Mónica del Águila Cortés / cello.
Arturo González Viveros / violín.
Erika Ramírez Sánchez / viola.

Y ya p…

Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos - Duas Vozes (1985)

Artista: Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos Álbum: Duas Vozes
Año: 1985
Género: Jazz Fusión / Latin Jazz
Nacionalidad: Brasil

Lista de Temas:
1. Aquarela do Brasil
2. Rio de Janeiro
3. Tomarapeba
4. Dancando
5. Fogueira
6. Bianca
7. Don Quixote
8. O Dia, À Noite

Alineación:
- Egberto Gismonti / guitar, piano, dilruba, wood flutes, voice
- Naná Vasconcelos / percussion, berimbau, voice



Robert Dimery, Editor - 1001 Albums You Must Hear Before You Die (2006)

Libro de referencia de la música pop aparecida entre 1955 y 2005, abarcando los géneros desde el rock, blues, folk, jazz, pop, electrónica y world music. Las reseñas fueron realizadas por un equipo de unos 90 críticos de distintas latitudes y gustos. El trabajo se basa en discos originales, quedando así por fuera las recopilaciones de varios artistas, quedando excluido así, el mítico álbum de Woodstock. Sin embargo el panorama es muy amplio y uno siempre encontrará artistas que no ha oído.

Editor: Robert Dimery Prefacio: Michael Lydon
Primera Edición: 2005
Cubierta:Jon Wainwright
Género: Catálogo
Páginas: 960
Nacionalidad: EEUU Editorial:Universe Publishing
Reediciones:2008, 2011, 2013 Otros Idiomas: español, portugués, noruego, finés, sueco, y otros.



Presentación del Editor de libros de Amazon.com 

The ultimate compendium of a half century of the best music, now revised and updated.1001 Albums You Must Hear Before You Die is a highly readable list of the best, the most important, and the most in…

Manantial - Manantial (1977)

Nuestro amigo Julio Moya sigue con su tarea de palentólogo del rock latinoamericano y ahora nos presenta la historia de Manantial, algo así como los Arco Iris de Bolivia (incluso en su historia hay puntos de contacto con la banda de Santaolalla). Manantial fue una de las bandas mas representativas del rock boliviano producido en la decada setentera, con una clara influencia inclinada al rock progresivo y experimental, creando una verdadera joya perdida del rock boliviano (no van a encontrar referencia alguna por ningún lado de esto, salvo lo escrito por el cabezón Julio) que ahora presentamos en el blog cabezón gracias al trabajo investigativo de Julio Moya.

Artista: Manantial
Álbum: Manantial
Año: 1977
Género: Rock progresivo / Rock psicodélico
Nacionalidad: Bolivia


Este tiempo Julio estuvo viajando de lado a lado, ahora se encuentra en Bolivia consiguiendo material para "Años Luz", y nos deja la reseña de este disco, una nueva banda que damos a conocer en el blog cabezón, una …

La Barranca - Denzura (2002)

Artista: La Barranca
Álbum: Denzura
Año: 2002
Género: Rock alternativo
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. fascinacion
02. animal en extincion
03. hasta el fin del mundo
04. donde la demasiada luz forma paredes con el polvo
05. la vision
06. no mentalices
07. denzura
08. montana
09. la rosa
10. madreselva
11. minotauro
12. kalenda maya

bonus ep: cielo protector
13. cielo protector
14. rendicion
15. tsunami
16. el agua que cae
17. cielo protector (demo)


Alineación:
- José Manuel Aguilera / guitarra, voz, órgano
- Alejandro Otáloa / guitarra, piano, teclados
- José María Arréola / batería
- Alonso Arréola / bajo, guitarra acústica
Músicos Invitados:
Federico Fong - piano eléctrico (6)
Cecilia Toussaint - voces femenina (2,10)
Marco Antonio Campos - percusiones (2, 4, 9, 10)
Joe D'Etiene - trompeta (8 )
Cherokee Randalph - viola (3, 6, 7)
Mónica del Aguila - chelo (3, 7, 6)
José del Aguila - violín (3, 6, 7)
Arturo González - violín (3, 6, 7)
Eduardo del Aguila - platillo tibetano (1)

Argentina Kamikaze

La Fiesta Amarilla (a la que no estás invitado, dicho sea de paso) sigue su curso y no va a parar hasta el iceberg. Después de los tristes anuncios desmentidos sobre los horizontes inflacionarios de 2018 llegan las primeras atenciones del gobierno PRO para con sus gobernados y a partir del 1 de febrero (2018) rigen los primeros aumentos del año: boletos de colectivos, boletos de trenes, facturas de luz, facturas de gas, medicina prepaga y peajes. Aumenta todo menos tus ingresos.

Hoy entran en vigencia los tarifazos del transporte (colectivo 32% y tren 35%), luz (24%) y prepagas (4%). Decisiones que afectan a la mayoría de los argentinos de un gobierno de empresarios en un año no electoral. Casualmente.
La catarata de aumentos tiene impacto no sólo en los bolsillos sino también en los índices de inflación, lo cual complica de entrada el cumplimiento de la meta de inflación anual que puso del Banco Central, del 15%. Según las estimaciones de las consultoras, el avance de los precios pod…

The Flower Kings - Retropolis (1996)

El segundo disco de estudio de The Flower Kings refuerza su pertenencia a la más sólida tradición prog, homenajeando sutilmente a algunos de los clásicos. Con este disco la banda se dio a conocer más ampliamente, con una propuesta musical entre el reconocimiento a los gigantes que crearon el género y la recreación de sus posibilidades en su presente. Retropolis ayudó en el resurgimiento del prog de los años 90 con su propuesta ecléctica y sus acertijos: “¿De quién estoy hablando?”, parecen decir en ciertas frases del texto y la música, ¡para que respondan lxs cabezonxs!

Artista: The Flower Kings
Álbum: Retropolis
Año: 1996
Género: Progresivo sinfónico ecléctico
Duración: 1:08:45
Nacionalidad: Suecia


El título y la carátula parafrasean el clásico cinematográfico Metropolis de Fritz Lang (1927), aunque la referencia se detiene ahí (a no ser porque la temática general de aquella visionaria película —la condena de una sociedad tecnológica que oprime al pueblo— es también una de las preocupacion…