Ir al contenido principal

El Tiempo de la Locura

La modernidad, y la salud mental de una civilización en riesgo. La crisis del coronavirus no ha hecho sino exacerbar las enfermedades que hace mucho tiempo viene carcomiendo la mente y el corazón de las poblaciones. Vivimos en un tiempo de suicidios colectivos, donde no solo soportamos la locura indiscriminada de los atentados terroristas, sino también locuras políticas y experimentos económicos que llevan a desastres en masa, y donde millones de vidas pasan su efímera existencia en el absudo del sinsentido consumista, muy lejano al "superhombre" que Nietzsche profetizó. El rol de los grandes medios de comunicación, que llenan sus portadas con palabras grandilocuentes a favor de sus negociados callan acerca de la violencia que se ejerce cada día contra las poblaciones en todo el mundo. Estamos en un momento y en un mundo atacado por la locura más que por un virus, donde las potencias gastan el dinero no en cuidar a su población, sino en una carrera armamentista eterna y sin sentido (hoy en día tenemos un nuevo récord de gasto militar mundial). Somos frágiles psicológica y físicamente, como se demuestra en situaciones como la que estamos viviendo, y por ello, hoy, más que nunca, debemos superar el odio, la ignorancia y el egoísmo bestial, para eludir el camino del suicidio, ese camino de la "total normalidad".


"Locura es hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes"
Rita Mae Brown - Oración del libro "Sudden Death" (Muerte Súbita)

"Nuestra situación no es comparable con ninguna en el pasado. Es imposible, por lo tanto, aplicar métodos y medidas que, en etapas anteriores, pudieran haber sido adecuadas. Necesitamos revolucionar nuestro pensar, nuestras acciones y tener el coraje de revolucionar las relaciones entre las naciones del mundo. Los estereotipos de ayer ya no funcionan hoy y serán, sin duda alguna, irremediablemente anticuados mañana".
Albert Einstein (1948) "A Message to Intellectuals" del libro: "Albert Einstein" Green J. (Ed.), 2003


 Tendencias del SIPRI en los gastos
militares mundiales, 2019.
No hablo solamente de la locura producida por las guerras modernas. No solamente sucede que, en medio de la pandemia y llevados a la fuerza al confinamiento, muchas obras sociales no reconocen los tratamientos en modalidad online/remota. No, ni mucho menos. Vivimos un momento donde las sociedades enfermas eligen a crueles delirantes dementes como Trumps, Bolsonaros o Macris. Sucede que, en rigor, la verdadera enfermedad de Estados Unidos brotó inadvertidamente hace 3 años en el corazón de Washington DC, un fatídico 8 de noviembre de 2016. Sucede que, con más detalle, la enfermedad se viene desarrollando desde épocas coloniales hasta ahora, como un lento tumor que se evidencia cada vez más, y desde ese punto de vista, el coronavirus es solo una manifestación de un cuerpo enfermo.

El rostro de la coordinadora del comité de respuesta contra el coronavirus, doctora Deborah Birx, lo dijo todo. Mientras Donald Trump –en uno de los momentos quizás de más delirio (al borde de lo patológico) de su Presidencia–, mirándola directamente, sugería, en conferencia de prensa, a todo el pueblo estadounidense inyectar directamente en el cuerpo desinfectantes o productos de limpieza para destruir el COVID-19, la doctora se convirtió en el símbolo del escape sicológico. Las cámaras la enfocaron sentada, a máxima tensión, con sus manos tomadas sobre sus muslos, su cuello y boca en paroxismo, con su mirada fija a un punto en el vacío, como deseando que la barbaridad que el presidente del país más poderoso del planeta enviaba desde la Casa Blanca, fuera una pesadilla.
Patricio Zamorano

¿Acaso alguien puede negar el fracaso de los diferentes sistemas políticos, sean éstos pseudo democráticos o centralistas? La corrupción instalada en todos ellos, el alejamiento de la base social de las principales decisiones, la dependencia de poderes fácticos no elegibles, la manipulación, falsedad e incoherencia que destilan sus prácticas, todo ello atestigua dicho ocaso. ¿Y qué decir del paraestado que reemplazó al Estado? Enormes corporaciones antihumanistas ue son parte del problema que hoy nos mantiene confinados en nuestras casas.
No hay otra salida que proclamar el fracaso global. El fracaso indica solamente que se ha llegado al fin de un ciclo y que posiblemente, ante el crecimiento del ser humano, de sus conocimientos y aspiraciones, se hace necesario desandar nuevos senderos, discurrir por nuevos caminos e intentos distintos a los utilizados hasta aquí.
Denunciar y asumir el fracaso global es el punto de partida para una reflexión novedosa en todos los campos. Es la condición de humildad suficiente que habilita para avanzar por sobre los prejuicios aceptados como verdades inconmovibles. Todo sea para evitar el suicidio hacia donde, inexorablemente, caminamos. Esta pandemia es solo un llamado de atención... si no cambiamos de rumbo, lo peor estará por venir.



Covid19, solo el posthumanismo nos salvará

Por Saiba Bayo



Socavados por la peor pandemia de la historia contemporánea, es urgente que prioricemos las reflexiones sobre la fragilidad conceptual que ha venido caracterizando al humanismo, con el propósito de «reforzar los cimientos» de lo relacional, parafraseando lo que dijo Ngugi Wa Thiong’o. El triunfo del capitalismo ha fulminado las tibias asunciones de los muy cuestionables valores del “universalismo de sobrevuelo” cuyo éxito ha engendrado una desconexión del hombre con su entorno. Ya se ha esfumado la posibilidad de alcanzar el «Superhombre» que Nietzsche profetizó.
“El hombre ha matado a Dios”. Pero no ha conseguido reemplazar aquello que desapareció con Dios y su ambición de sustituirle se ha vuelto esquizofrénico y autodestructivo. El hombre sigue agarrándose a una fe en una humanidad arraigada en una divinidad sin Dios. Una humanidad donde prevalece el predominio de unos esclavos sin amos. Nuestro mundo está poblado por hombres y mujeres libres con moral de esclavos que se vanaglorian de su superioridad racional incrustada en el dualismo platónico. Desde luego, Nietzsche no ha acertado. Hoy el “nuevo hombre” se planifica en los laboratorios biotecnológicos antes de convertirse en un puro producto de los think-tank de las empresas bursátiles.
Tolo lo que somos se lo debemos a las técnicas de marketing. De poco sirve tener valores basados en la ética, los buenos modales y ser justo y ecuánime. Basta con procurarse un buen envoltorio, un “código de barras” o un certificado de calidad para hallar un sitio en las estanterías del “supermercado de lo relacional”. El consumo es nuestra raison d’être y todo aquello que no podemos consumir es desechable. Es cierto, la pandemia está sacudiendo la humanidad, haciendo cundir el pánico hasta en nuestros sueños, algo obvio. Pero, debemos reconocerlo; hace tiempo que llevamos corriendo como pollos sin cabezas.
La posibilidad de rentabilizar la vulnerabilidad humana a través del sometimiento masivo a experimentos colectivos a bajo coste es factible. Tales prácticas serán necesariamente usuales en los tiempos futuros. Orientando los experimentos psicosociales hacia la maniobra de nuestras actitudes conductuales, la privación o la limitación de las libertades será una condición necesaria para el éxito de las futuras políticas públicas y las dinámicas productivas. Dentro de la lógica de este proceso productivo, el confinamiento es solo un protocolo en la optimización y del “uso racionado” de la materia prima en el que se ha convertido el hombre. Es la cosificación del hombre por la tecnología.
La tecnología es, hoy en día, una de las mejores garantías para cualquier operación de formateo en masa de la población mundial. Que no cunda el pánico pero que no queden dudas. Podemos ser manipulados en masa, maltratados en masa y nuestra conducta es perturbable por la única presencia de la cola de una cometa. Nuestra vulnerabilidad es, será, de ahora en adelante, el tema central y el principal foco de los trabajos de los estrategas de movilidad social. La vida y la muerte se han convertidos en meras variables en un empirismo excesivo al servicio del control de la humanidad. Por otro lado, vivimos unos tiempos donde hemos dejado atrás las gripes «regionales”. La muerte se ha impuesto en el pulso contra la “mano invisible” de las teorías de libre mercado y no es necesario intervenir para matar a unos para que otros vivan mejor.
La “autorregulación de la muerte” no es una quimera y aquello que mata a un chino, mata un americano, un italiano, un español, un senegalés, un burkinabes. Parece que el igualitarismo ha recobrado sentido hasta para los más feroces defensores de las teorías del “laissez faire”. Ha quedado claro, no vale la “hypermasculidad” ni el narcisismo de los dirigentes del primer, segundo o tercer mundo. Donde se confina a un británico, se confina a uno de Bangladesh, Kuwait o Surinam. No hay contención por muy alto que fueran los muros construidos para protegerse de amenazas externas. ¿Podemos decir que el universalismo humanista se ha cumplido por fin? En todo caso, debemos reconocer la necesidad de superar el proselitismo ideológico que ha agotado toda posibilidad de explorar la complejidad de las relaciones humanas y la salvación de nuestra especie.
El caso es que no hemos resuelto el enigma sobre la idea y el significado de la humanidad. ¿Somos todos iguales de humanos o algunos lo son menos que otros? Esta pregunta persistirá mientras se nos siga planteando la realidad de nuestras relaciones como algo disruptiva o, por lo menos, problemática. La mera idea del peligro o la muerte es suficiente para condicionar nuestros hábitos comunicacionales y relacionales. ¿No es esta la percepción absurda del hombre y del mundo la que nos ha enjaulado en una burbuja de competición? Rechazar la alteridad es hoy más eficaz a la hora de fomentar la producción y la acumulación del capital. Somos más humanos porque poseemos más que los otros. Aún así, esta no es nuestra única desgracia puesto que sabemos que no basta con producir y seguir acumulando; hemos de ser los primeros.
Somos meros números que destacan los unos sobre los otros por las cifras que han alcanzado los ahorros. La prueba de ello es que tenemos a Donal Trump como presidente de uno de los países más influyentes. Podemos reclamar nuestra humanidad pero sabemos que todo lo que somos viene determinado por nuestra posesión, por nuestra capacidad de acumular. Nuestra humanidad y todo lo que conlleva gira entorno a la idea del individuo y de su progreso. Las barreras de contención de lo humano se han derrumbado y la humanidad se ha desmoronado por completo por culpa de la obsesión de acumular.
Se nos dice que tenemos que correr más y volar cada vez más alto para progresar. Los más avispados en esta interminable carrera inventan artimañas de todo tipo para poseer la naturaleza y revindicar su derecho de propiedad sobre la tierra, el aire, el agua y el fuego. Todo se resume a un juego de suma cero y elección racional: “donde tú ganas, yo pierdo”.  Es la disrupción total y radical de la interacción entre los humanos. Hombres y mujeres, estamos todos atrapados en la máquina de hilar de la economía global, la dictadura del capital. Mercado libre o globalización son algunos de los conceptos acuñados con magnanimidad para justificar la “desechabilidad” del hombre, consecuencia de su improductividad.
¿La humanidad está agotada? Puede que sí, pero debemos preguntarnos el estado de los hechos de este agotamiento en un mundo globalizado. La globalización consistió en la normalización de las formas de apropiación interrelacionados y las desigualdades generadas por la mercantilización de la naturaleza. Puesto que el hombre se ha proclamado dueño de la tierra, el aire, el agua y del fuego, era lógico que el Estado tomara posesión de la vida y de la muerte del hombre. La “Bio-política” de Michel Foucault combinada con la “necro-política” de Achille Mbembe forman la misma cara de la misma moneda. Estado de excepción o de urgencia, es la expresión del poder difuso e inmaculado que se vuelve evidente, palpable y aceptado.
¿Y si con el fin de la pandemia comienza la era de lo posthumano? Las aplicaciones informáticas han cambiado el ecosistema del hombre, agudizando el individualismo, pervirtiendo la noción del progreso y afianzando la “liquidez del tiempo”. No me refiero aquí al mosaico de aplicaciones “de los tiempos líquidos” de Bauman (Instagram, Faceboock, Tinder…) como emblema de esta disrupción. En algunas localidades de China se han puesto en marcha programas de medición de la temperatura corporal de los vecinos desde sus casas sin necesidad de contacto físico. El objetivo de dicha medida es anticipar los hechos, evitar contactos entre personas. Por Doquier, las empresas priorizan la eliminación de los desplazamientos innecesarios. Hemos entrado de lleno en la era de la virtualidad de la vida. Teletrabajo, tele-aprendizaje, tele-conferencia, tele-manifestaciones, tele-amor, etc. Incluso algunos gobiernos africanos como el de Senegal, cuyo sistema de servicios públicos desconoce el significado de la digitalización, ha lanzado una circular para invitar a trabajar desde casa.
La digitalización del hombre está en proceso y parece que la pandemia consolida su irreversibilidad. Lo que se presagia es que el control de movilidad desbordará los discursos políticos sobre el control de fronteras y se centrará en el monitoreo de la ciudadanía. La racionalización de los recursos implica el poder del Estado sobre quién debe vivir y quién debe morir. La “necro política” y  la banalidad de la muerte será una característica de los tiempos futuros. Es necesario y urgente pensar un mundo donde podamos asumir que somos seres con tremendas limitaciones y que la racionalidad ha estado siempre sobrevalorada.
Superar la hyperrobotización de nuestras vidas y la asunción de la condición material de las personas requiere repensar la posibilidad del posthumanismo. La disertación de Rosi Braidotti en «The Posthuman» nos proporciona sólidos argumentos para rechazar o al menos dudar del humanismo universal, resultante del todopoderoso pensamiento occidental. Desde el ideal del humano introducido por Protágoras, el modelo y la representación del hombre inventado por Leonardo Da Vinci, la idea del humano idealizado por la ilustración, hasta la narrativa del romanticismo italiano, Braidotti realiza una importante y profunda revisión bibliográfica para argumentar que la icónica representación de lo humano se articula alrededor de la doctrina biológica y la discursiva de la moralidad encapsulada en el ordenamiento de la moral judeo-cristiana  y la superioridad de la razón occidental.
Hasta los más ecuánimes pensadores europeos han magnificado la ecuanimidad humanista que definiría, según ellos, la centralidad occidental. En “Crisis de las ciencias europeas y la fenomenología trascendental”, Edmond Husserl no dudó en afirmar que Europa no es solo una localización geográfica, sino un atributo universal de lo humano que puede expandir su cualidad al resto del mundo. Siguiendo la teoría de Edwar Said en su obra “Orientalismo” podemos afirmar que la humanidad universal es una humanidad excluyente que no contempla la humanidad de los otros pueblos. Es en esta dirección que Braidotti señala que la humanidad no occidental ha sido sujeto de “exclusiones letales y de fatales descalificaciones”. Es contra esta concepción de lo humano y del mundo que Jacques Derrida nos ha ofrecido una excelente propuesta de “deconstrucción”.
Por desgracia, un breve recorrido de los recientes acontecimientos nos desvela que la humanidad sigue siendo atravesada por la construcción eurocéntrica de la humanidad de hombre blanco. Ahora bien, admitamos que son humanos los defensores de las ideas descabelladas como la posibilidad de aniquilar parte de la población del mundo (en especial la de los países pobres) a beneficio de la sostenibilidad de los privilegios. Admitamos que son humanos los partidarios de ensayar las vacunas en una especie de humanos, como los africanos, para beneficiar los europeos. Admitamos que son humamos los autores de las atrocidades cometidas contra poblaciones por la asunción de las ideologías supremacista y racistas. Entonces no debemos tener dudas a la hora de expresar nuestro asco por la idea de considerarnos humanos.
Con los efectos de la pandemia a la vista, se hace vital, necesario e imperioso apostar por la renovación de nuestros conceptos sobre el significado de la vida de los hombres y las mujeres en base a las relaciones que construimos, lejos de los esquemas mentales disruptivos del eurocentrismo. Una posible solución sería (es) contemplar la moralidad que debe caracterizar nuestra condición posthumana. Así es; si vamos a afirmar nuestra particularidad y la vuelta a nuestro microcosmos, a lo local desde el globalizado y mercantilizado mundo, hagámoslo reconociendo las limitaciones de nuestra capacidad racional, nuestra inteligencia (incluida la artificial) y de ahí la asunción de la diversidad de nuestra especie. Empecemos a crear las condiciones para alcanzar el posthumanismo.

Saiba Bayo






Comentarios

Lo más visto de la semana pasada

Imágenes del horror: Resnais, Stockhausen, El Salvador

Una búsqueda rápida por “Spencer Tunick” en tuiter rebota las imágenes del horror de las cárceles salvadoreñas, difundidas con orgullo —y como advertencia— por distintas instituciones del gobierno de ese país centroamericano. Llama la atención que la ignominia tenga como referente tan común las fotografías de grandes grupos de personas desnudas con que el artista estadounidense se ha hecho famoso alrededor del mundo. Pero los cuerpos desnudos encimados, hacinados y a la vez sistemáticamente ordenados de los presos salvadoreños, portando sólo tapabocas (algunos de ellos) y boxers (cuando las tomas permiten verles la cintura); sometidos en el suelo ante la vigilancia de policías acorazados que los rodean y amenazan, y pegados unos a contra otros en el momento histórico en que, por la pandemia de covid-19, la distancia entre los cuerpos es equivalente a la salud y a la vida, esos cuerpos desnudos y pegados representan la muerte y el totalitarismo. No son una fotografía de Tunick, no son …

Rodolfo Mederos y Generación Cero - En Vivo 9 De Diciembre De 1977 - Teatro Coliseo (2019)

#Músicaparaelencierro. Gracias a los aportes de LightbulbSun esta semana fueron a puro Rodolfo Mederos y Generación Cero, y cerramos la semana con este extraordinario registro inédito en vivo de la presentación oficial del álbum "De todas maneras", con la dirección del hombre que dice: "El tango murió, ya fue, pero debe ser la música popular bailable que llegó a los más elevados niveles técnicos y poéticos". Generación Cero, el grupo de culto desde el que Rodolfo Mederos propuso a mediados de los 70 un nuevo espacio sonoro entre el tango y la música progresiva. Ya con una nueva formación, se presentó esa memorable noche en el Teatro Coliseo y dieron muestras de gran virtuosismo aproximando el Avant Tango al rock progresivo y psicodélico, con pasajes de jazz rock inclusive, con un resultado áspero, arrogante, arrasador. Uno de esos discos épicos, bien de los viernes, para que se quemen la cabeza escuchándolo en el fin de semana... Imperdible!!! Y agradezcan a Lightb…

Pappo's Blues - Vol. 6 (1975)

#musicaparaelencierro. Aquí está el Volumen 6 de la banda del Carpo, sexto disco de Pappo's Blues, grabado en 1974, con cintas que habían quedado afuera del "Volumen 5". No creo que haya que agregar demasiado, salvo que aparece gracias a José Ramón que se mkandó un montón de aportazos tremendos. Y menciono que este album no fue lanzado por el Carpo sino por iniciativa de la compañía grabadora, aprovechando esas cintas descartadas que mencionamos antes; y es al día de hoy uno de los discos más oscuros de Pappo. En todos lados pero no acá en el blog cabezón.

Artista: Pappo's Blues Álbum: Volumen 6
Año: 1975
Género: Hard Rock
Duración: 25:59
Nacionalidad: Argentina

Fue lanzado por la compañía Music Hall en 1975, mientras Pappo se radicaba en Londres. Es un disco extremadamente corto, marcado por una atmósfera de blues pesado experimental, mayormente instrumental.
Pappo's Blues Volumen 6 es el sexto disco de la agrupación argentina Pappo's Blues, editado en 1975, mie…

La Pesada del Rock and Roll - Buenos Aires Blus (1972)

Una vez habíamos presentado, medio de contrabando, a través de nuestro amigo polaco Bob -pero cuentan las historias que por ello Bob fue perseguido por la mafia rusa (o alguna de por ahí... maso) y tuvo que dejar de participar en este blog-. Esa es una de las tantas historias que se tejen tras las bambalinas de este espacio cabezón, y hay unas cuantas. Hoy, en el día del trabajador, y gracias a La Lágrima, compartimos este trabajo sin que se le complique la vida a nadie. En especial para el blog cabezón. Y a la mafia rusa... vaffanculo!!!

Artista: La Pesada
Álbum: Buenos Aires Blus
Año: 1972
Género: Hard Blues Rock Psicodélico / Rock experimental
Duración: 32:38
Nacionalidad: Argentina

Esto es algo raro, rock argentino casi inconseguible, un álbum hecho en Brasil, con 7 temas y donde participan Billy Bond, Kubero Díaz, Alejandro Medina, David Lebón, Black Amaya, Rinaldo Rafanelli, Isa Portugheis y Javier Martínez, entre otros, y donde se suma la participación de la cantante de jazz…

El Virus de la Revolución (IX): Vigilar y Castigar

La pandemia pasará, pero la crisis quedará -la social, la económica, la política- que nos llevará del neoliberalismo al capitalismo de vigilancia (quizás la versión más parecida al nazismo). Muy lejos de las propuestas de los hijos de puta para estimular la expansión del coronavirus y de sus bolsillos (justamente ellos son parte del problema), vemos como la irracionalidad da paso a la discriminación facilitada por una cada vez mayor militarización. ¿Estamos viviendo, con esta reclusión forzada, un nuevo totalitarismo?. Al fin de cuentas, entregar nuestra intimidad para resolver una crisis de salud no sería tan grave si no fuera porque cuando la pandemia termine, la tecnología al servicio del control social, permanecerá. En la medida en que se transforma el concepto de soberanía, cerrándose fronteras, se abren nuestros datos y la era de la policía del pensamiento y la biopolítica digital, con su militarización y recorte de libertades como efectos negativos de la crisis económica y de s…

Posdata - Córdoba Va (1984)

#Músicaparaelencierro. Primer disco del grupo Posdata, material que hasta hace poco era muy dificil acceder. Joyas que van apareciendo y que son primicias en el blog cabezón.

Artista: Posdata
Álbum: Córdoba Va
Año: 1984
Género: Trova cordobesa
Nacionalidad: Argentina


Otra aportación del Mago Alberto que se va ahora a territorio poético con este clásico de Posdata. Para alimentar las ideas, buscando encontramos sobre este disco un material de lectura muy interesante que se puede descargar de acá: http://revistalacentral.com.ar/pdfs/13/6-9-posdata.pdf





Pure Reason Revolution - Eupnea (2020)

#Músicaparaelencierro. "Nos apegamos a nuestro manifiesto de no tener límites musicales y el resultado es ‘Eupnea’. Regresamos a un sonido más progresivo con guitarras feroces, baterías que parecen tormentas y unas armonías propias de nuestra marca. Estamos muy contentos de empezar a tocar estos temas en directo". Y un buen día volvieron. Y el tiempo pasó pero todo lo que los definió sigue allí, intacto: la mezcla de géneros, el dueto de voces, la voz subyugante de la bajista Chloe Alper y esa frescura musical tan propia de ellos. Durante una década no supimos nada y pensamos que la historia había terminado, y sin embargo aquí están, continuando la cosa como si nada. Si te gusta una simbiosis entre Pink Floyd, Porcupine Tree y una variedad de estilos, no te puedes perder este último disco de un proyecto que renace y, hoy como ayer, se las trae.

Artista: Pure Reason Revolution
Álbum: Eupnea
Año: 2020
Género: Crossover Prog
Duración: 47:49
Nacionalidad: Inglaterra


Pure Reason Revol…

Arbolito - Cuando Salga El Sol (2007)

#Musicaparaelencierro. Folk rock argento de la mejor calidad y de lo más rebelde, como para calentarse la sangre ante tanta pandemia imperante. Porque Arbolito, tanto musical como ideológicamente, no puede estar fuera de este blog. Disfrútenlos! Gracias al aporte (otra vez) de José Ramón. Esta vez viene con un texto incluido que también se las trae, entren al post y vean...

Artista: Arbolito
Álbum: Cuando salga el sol
Año: 2007
Género: Folk rock
Nacionalidad: Argentina
Este álbum ya lo había publicado y de un momento a otro desapareció el post, ahora reaparece solamente porque me lo pidió el Pyra, ya que además los links cayeron con el apagón de luz de Megaupload. No voy a hacer mucha reseña, imagino que todos saben de que estamos hablando al presentar a Arbolito.


A pesar de haber firmado para una multinacional el nuevo disco de la ascendente banda Arbolito, tiene la independencia de estilos y temáticas sociales de sus anteriores trabajos. La novedad aparece en un sonido mucho más s…

Rodrigo San Martín - Absolutely No Commercial Potential - Best of the 2010s (2020)

#Músicaparelencierro. Pareciera que fue ayer mismo cuando un joven músico con muchísimo talento se presentó ante el voraz público de un grupo de Taringa llamado "Progresivo y otras yerbas" y comentábamos las cualidades de su primer disco, llamado "One". Hace poco se cumplieron 10 años de que el incansable Rodrigo San Martín hiciera pública su opera prima, y desde allí nos ha regalado muchísimas alegrías y discos. Conmemorando dicho hito, ahora nos comparte "Absolutely No Commercial Potential", un recopilatorio con algunos de los mejores temas de su carrera (ya sea tanto en sus trabajos solistas como en sus proyectos y bandas: Vanished from Earth, Souls Ignite y The Astral Platypus). Y como es debido, no lo podemos dejar fuera del blog cabezón. Y mientras cantamos el feliz cumpleaños y Rodrigo sopla las velitas en cuarentena, dejamos una maravilla que, a contraposición de la costumbre, él nos regala a nosotros. Por eso, además de darle las gracias por tene…

El Virus de la Revolución (IIX): La Pandemia Pasará pero la Banca se Quedará

Las políticas del miedo tienen efectos perversos. Cuando se asusta a la población y los vínculos se enferman y el ansia de seguridad suele sacar lo peor de las personas, incluidos la renuncia a la libertad propia y el atentado contra la ajena. Pasamos del auge global de las protestas al silencio de la cuarentena, con un escenario por delante que es la combinación de la mayor crisis económica de los últimos 70 años con la militarización y retroceso de libertades individuales, en un momento en el que el neoliberalismo nos ha dejado sociedades fragmentadas, donde prima el individualismo, fomentado cada vez más por los avances tecnológicos. Y así, una vez inoculado el virus del miedo (peor que el virus en sí mismo), estando encerrados en nuestras casas, observamos cómo nuestras sociedades se están transformando a pasos agigantados ¿hacia qué dirección?. Aquí, una muy onteresante nota muy interesante del economista humanista Guillermo Sullings, que se puede resumir en dos futuros caminos p…

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona


"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.