Ir al contenido principal

Riverside - Wasteland (2018)

Otro de los mejores discos del 2018, un disco donde los Riverside se reinventan otra vez, ahora convertido en trío tras el fallecimiento del guitarrista Piotr Grudziński en 2016 justo antes de su cumpleaños número 41. "Wasteland" es el primer álbum de un nuevo Riverside, y copio el texto de uno de los comentarios que leo: "Was7eland es el mejor disco hasta la fecha de una de las bandas más grandes del prog actual. Quizá quede algo mal decirlo, sabiendo que es el primero sin Piotr Grudzinski en la banda, pero está claro que las musas les han visitado a la hora de componer. La tragedia les ha inspirado en un homenaje bellísimo y el disco es capaz de tocarte en lo más hondo de tu alma". Melancólico, emotivo, potente, bello, poético, oscuro, visceral y a la vez esperanzador, la tragedia sirve de inspiración y musa para una obra casi perfecta. Así empezamos otra semana en el blog cabezón, en otra muestra de todo lo bueno que nos va regalando este 2018, porque hay de todo para todos los gustos. He aquí, un futuro clásico salido de las entrañas de estos ajetreados y complejos tiempos modernos.

Artista: Riverside
Álbum: Wasteland
Año: 2018
Género: Rock progresivo / Heavy prog
Nacionalidad: Polonia


Riverside están de vuelta. La tragedia cuestionó la existencia misma de la banda, pero tras sopesar la opción de poner punto y final al proyecto, decidieron continuar y grabar su siguiente obra como un trío – contando con numerosas colaboraciones, eso sí – y nosotros, la verdad es que nos alegramos, porque este "Wasteland" es, probablemente y según lo que dicen varios, el mejor trabajo de su carrera. Nosotros no lo podemos asegurar porque al menos yo no lo he escuchado tantas veces, pero si no es le pega en el palo.
El disco llega poco después de que Duda lanzara el nuevo disco de su proyecto personal Lunatic Soul, "Under the Fragmented Sky".
"Ya está a la venta el último álbum de la banda, lo que para mí supone el final de lo que ha sido un viaje un poco tormentoso. Después de lanzar las dos primeras partes de ‘Lunatic Soul’, ésta sería la última pieza de una trilogía que habla sobre la supervivencia y el hecho de encontrarse a uno mismo en una nueva realidad. Para mí, las emociones en la música lo son todo. Todo lo demás es superficial, por lo que unos se sienten atraídos y otros recelosos. En este sentido, muchas gracias a todos los que han permanecido a nuestro lado, y a mi lado en los últimos años. Gracias por acompañarnos en este viaje y por entendernos. Espero que ‘Wasteland’ os encante"
Mariusz Duda


Como en anteriores trabajos, se basa en la actualidad y hablará de las cosas que están pasando en el mundo, pero también en la tragedia que vivió la banda en 2016 con el fallecimiento de Grudziński. Musicalmente hablando, explican que "volvemos a sonidos más oscuros aunque con un nuevo estilo a la hora de grabarlo. Somos aún Riverside, pero con una expresión mucho más profunda y madura".
"He estado pensando en explorar regiones ‘postapocalípticas’ durante mucho tiempo. Leí libros, vi películas, jugué videojuegos, todos conectados por historias sobre un intento de sobrevivir en un mundo que había llegado a su fin. Pero escribir una historia así por mi cuenta no tenía mucho sentido hasta ahora.
Riverside está comenzando un nuevo capítulo y después de nuestras experiencias recientes, una historia como esta ha ganado más significado. ‘Wasteland’ es sobre todo lo que está sucediendo en el mundo en estos días, pero también hace referencia a la tragedia que le sucedió a la banda en 2016. Musicalmente, hemos vuelto a sonidos más oscuros, pero también hemos pasado página y grabado el álbum con un estilo diferente. Todavía es Riverside, pero se expresa de una manera mucho más profunda y madura.
La mayoría de los artistas dicen lo mismo mientras promocionan sus nuevos lanzamientos: que acaban de crear su mejor trabajo hasta la fecha. No diré eso porque todo lo que hemos hecho hasta ahora ha sido consistentemente muy bueno y único. Pero diré que nunca hemos tenido una carga emocional tan increíble en ninguno de nuestros lanzamientos anteriores, y no es probable que alguna vez hagamos un álbum así de nuevo. “Wasteland” es un álbum épico, multidimensional, poético y muy profundo. Quizás del tipo de los de una vez en la vida".
Mariusz Duda


Un disco hecho desde las entrañas, visceral y épico, donde no abundan las estructuras demasiado complejas, a veces con solo un piano o acústica y la voz de Duda, que se convierte en momentos en alguien que canta y recita (como si fuera un poema) al mismo tiempo, dando un disco especial que merece ser escuchado con atención, desde el principio hasta el final, para lograr comprender toda su dimensión.




Después de una reciente compilación y dos álbumes solitarios de Lunatic Soul en rápida sucesión llega este disco donde la banda nuevamente cambia su sonido. Siempre sacaron discos lujosos, atrevidos y sofisticados hasta la fecha y éste no es la excepción. Mientras que el trío central permanece, su sonido se ve reforzado por guitarras adicionales, así como un violín evocador, y la combinación de otros músicos que ayudan a hacer de "Wasteland" un gran puento de (nueva) partida de Riverside.


Sorprendentemente, "Wasteland" no solo es su trabajo más pesado en partes desde "Anno Domini High Definition" de 2009, sino que a pesar de ser muy melódicos, vuelven a cambiar el enfoque moderado de la banda había tomado en su disco anterior "Love, Fear and the Time Machine". Si bien las canciones no presentan un concepto narrativo, muchas de las letras del álbum aluden a un enfoque recurrente en la supervivencia en un mundo que ha terminado, que también se duplica con una banda que refleja así su propia carrera e identidad como consecuencia de la muerte de su amigo y guitarrista. Pero aquí, Riverside aún encuentra tiempo para composiciones más largas de varias partes e incluso pistas puramente instrumentales para asegurar que haya suficiente para mantener a sus fans satisfechos.
""Wasteland" es básicamente un reflejo de lo que está sucediendo en el mundo hoy en día. Además de ser un guiño a los malos tiempos que sufrimos en 2016. Musicalmente, creo que en este disco hemos vuelto a los sonidos y ambientes oscuros propios de la banda. Pero a su vez, hemos querido renovarnos y darle un nuevo aire al álbum. Sigue siendo un disco marca de la casa, pero hemos madurado y profundizado en nuestro propio estilo.
Mariusz Duda

Sintetizadores tristes, despojos orquestales y coros melancólicos conviven armoniosamente con el refunfuñar de los riffs de guitarras pesadas y base densa, frágiles pasajes acústicos con un drama que se percibe en la voz contemplativa, y algunas armonías armoniosas en varias partes seguidas con mucha elegancia por violentos sacudones que se alternan con los sonidos más ambientes y bucólicos, dan cuenta de un disco sobrio, visceral, desgarrado pero a su vez lleno de calidez. La canción principal "Wasteland" comienza como una balada de excitantes guitarras acústicas cercanas al blues y un áspero desarrollo vocal antes de ser golpeado por el acoso salvaje de sintetizadores, base y guitarras bien duros, pero encontrarán tiempo para interludios misteriosos sutiles. Si bien los más metaleros aún añoraran aquellos tiempos más duro de Riverside, todavía pueden sentirse un poco decepcionados ya que si bien es más pesado de lo que estuvieron haciendo nuevamente, todavía están bastante lejos del "heavy metal" (creo que no estuvieron realmente demasiado cerca), y quizás la excesiva dependencia de las baladas pueda aburrir a algunos oyentes que gustan más del dinamismo, pero "Wasteland" es otra excelente adición de una banda que no ha puesto mal a un solo pie, que continúa ofreciendo obras épicas inteligentes, maduras y emocionantes.

Apenas salido el disco, ya había reseñas de gente que había salido corriendo a comprarlos. Aquí traigo algunas de esas reseñas...
A mi parecer, Wasteland es el álbum más oscuro de Riverside hasta la fecha. Esto es algo que ya auguraba su título, Wasteland, cuya posible traducción al español sería Ciudad Perdida o Tierra Baldía. De hecho, una de las obras cumbre de la literatura inglesa es The Waste Land, por T.S. Eliot, que en la primera parte, The Burial of the Dead (traducido: El entierro de los muertos), comienza de esta manera: “Abril es el más cruel de los meses, pues engendra lilas en el campo muerto”.
Y así mismo es el aura que rodea al séptimo redondo discográfico de los polacos. Wasteland representa la explosión madurativa y saca a relucir las apesadumbradas conclusiones introspectivas de la banda tras la muerte de Piotr Grudziński, lo que sin duda hizo mella en el otrora cuarteto.
Cargado de un simbolismo ambivalente, el disco enarbola, por una parte, esa aridez propia de un mundo post-apolíptico, y por otra parte, el sentimiento compungido causado por la pérdida inesperada del guitarrista. Wasteland está enfocado desde el punto de vista de alguien huérfano de esperanzas que ha sobrevivido a una tragedia. El batería Piotr Kozieradzki no podía estar más acertado cuando dijo que Wasteland“transporta muchas emociones que reflejan lo que ha estado ocurriendo últimamente en la banda en los últimos años. Es una cara mucho más heavy y oscura de Riverside”.
Wasteland sugiere el estilo lóbrego y apocado de Lunatic Soul, el proyecto paralelo de Mariusz Duda, y a la par evoca los orígenes que siempre han enraizado en el seno de Riverside. Los discos Out Of Myself y Second Life Syndrome forman parte de la baraja sonora que cuaja en el nuevo trabajo de los polacos, quienes no dudan en bautizarlo como “segundo debut”. Mientras que, según ellos, Eye of the Soundscapefue una especie de recopilación y por tanto no era un sucesor de Love, Fear and The Time Machine, Wasteland sí que es un nuevo capítulo en la andanza de los polacos.
Esas reminiscencias a discos pasados se evidencian, por ejemplo, en el título del primero y el último corte, ‘The Day After’ y ‘The Night Before’, respectivamente, una referencia a Second Life Syndrome. De la misma forma, Wasteland comienza con voces a capella, igual que en ese segundo trabajo de larga duración, y ambos redondos están divididos en nueve tracks.
“Hace poco estuve escuchando la discografía completa de Riversive, el modo en que nuestra música ha cambiado” – dice Duda -. “Hay muchos fallos de producción en los primeros trabajos, pero también está esa inocencia y ese tipo de emociones irrepetibles, específicas y profundas, el “grito interno” que más tarde se perdió. Resurgió por un momento en el álbum negro de mi proyecto solista, Lunatic Soul, pero se perdió igualmente. No sé si es algo bueno o no, pero me acuerdo de estar escuchando lo nuevo de Riverside con lágrimas en los ojos, y aquí pasa lo mismo. La música a menudo te agarra la garganta. He publicado recientemente dos álbumes solista, Fractured y Under the Fragmented Sky, ambos sobre afrontar una pérdida, pero han sido historias contadas por alguien que ha decidido levantarse y comenzar una nueva música. Wasteland te agarra y te dice “espera, cuéntame algo más sobre cómo era antes, cuéntame cómo te sentías al principio, cuéntame lo que no me has contado todavía”. Y así regreso. Regreso al momento más oscuro. Y resulta que había estado guardando el “grito interior” hasta el final. Parece que finalmente lo he tratado con Riverside”.
El pesimismo se cierne ya sobre ‘The Day After’, un sentido e inquietante intro en que se aborda con un espíritu derrotista la visión del mundo. ¿Qué pasa si no está destinado a ser?, es una de las preguntas retóricas que se hace Mariusz Duda, quien obra como cantante y como narrador al mismo tiempo. Aparece un eco que se va intensificando y que subraya la terminación de sus palabras, hasta que suena un violín y un teclado que enfatizan esa congoja intangible. Impresionante, por decirlo en una palabra.
‘Acid Rain’ – no confundir con ‘Acid Rain’ de Liquid Tension Experiment – se mueve sobre una base más rockera en la que predomina una majestuosa batería como hacía discos que ya no se veía en Riverside. La guitarra y el bajo electrónico ostentan también un coprotagonismo, e influyen también para crear una sensación de ritmo vertiginoso. La segunda mitad está conducida por una guitarra más melódica y un tempo más ágil.
Ya más contundente que las dos anteriores, ‘Vale Of Tears’ se desenvuelve sobre una soporte que en ocasiones puede recordar a Muse, no en el sentido eléctrico pero sí en la espomtaneidad y la insolencia musical que tienen Bellamy y compañía. ‘Guardian Angel’ es una pieza más onírica, con un Duda ambiguo que relata y canta al mismo tiempo, como una suerte de Fish en A Feast of Consequences o unos Pendragon en el tema ‘The Edge Of The World’.. Una guitarra acústica y un ambiente más relajado interpretan el papel principal en la escena.
Pasamos a la quinta pieza y seguimos con las similitudes insospechadas – o quizás únicamente imaginadas -, pero debo decir que ‘Lament’ me recuerda en algunas partes a ‘Behind Blue Eyes’, de The Who. Un violín se entrelaza con la partitura, hasta que ésta va pereciendo y se mezcla con el silencio.
‘The Struggle For Survival’ tiene dos secciones: ‘Dystopia’ y ‘Battle Royale’, con un principio que va in crescendo en cuanto a intensidad hasta llegar a una extensión más o menos constante capitaneada por las baquetas, que marcan el compás del bajo eléctrico, sin vocales aunque con unos coros en la sección final.
‘River Down Below’ es un corte más pausado, y pone sonido a una especie de ocaso, impresión dada por el empleo de guitarra acústica y los efectos teclísticos como el graznido de una gaviota. La letra es melancólica y sufrida; aquí Duda le pide a alguien que regrese, que le echa de menos. Que se siente a su lado y que le cuente la historia de su vida. El título de la canción me hace pensar en Pink Floyd y en el símil de la vida que empieza como un río en The Endless River. No obstante, Riverside lo enfoca a la inversa: river como vida que termina. Atmósfera nostálgica y derrotista como pocas, no hay optimismo aquí.
‘Wasteland’ es la pieza más western de Riverside. Una composición puntillista que se desarrolla prácticamente sin vocales – únicamente al principio -. El cierre perfecto del disco es ‘The Day After’, donde la voz de Duda se sirve de piano. La letra es resignada; es decir, mientras que los temas anteriores – sobre todo los primeros -, eran más oscuros y en ese sentido, más belicosos, en ‘The Day After’ se asume la pérdida y se enfrenta a la visión de un mundo anegado de dolor.
Calificación: Nota: 8 / 10
Eva Plaza

9 / 10
Uno de los discos del año, el primero sin Piotr Grudzinski
El ahora trío polaco Riverside se encuentra en el doloroso momento de seguir adelante tras el fallecimiento de Piotr Grudzinski, uno de los pilares de su sonido. Para cualquier banda, el deceso de uno de sus miembros es algo devastador y suele suponer un punto de inflexión en su carrera. Así pues, por vez primera, han grabado un disco sin contar con la mente y la guitarra de Piotr, y la verdad es que en todo el disco reboza melancolía, dolor, tristeza, pero a la vez belleza, y ganas de seguir avanzando a modo de homenaje al héroe y amigo. No deja de ser una heroicidad que una banda de metal progresivo polaca haya conseguido varios discos de oro y hasta un número 1 en las listas de su país. Otros tres de sus discos, incluyendo este, han escalado hasta el número 2.
Yo quedé prendado de ellos con la obra “Anno Domini High Definition” y con su directo en el Be Prog de 2015. Noté ese día que estaba ante una banda con mucho que aportar a la escena, y su siguiente disco, “Shrine of New Generation Slaves”, fue la confirmación absoluta. Estamos ante uno de los discos del año. El disco atrapa y te acaricia en lo más hondo siguiendo muchas veces la máxima de “menos es más”. La voz de Mariusz Duda es más evocadora que nunca, y a pesar de que parece que el disco vaya a una única velocidad, consiguen momentos de belleza absoluta y canciones tan redondas o más que las vertidas en “Shrine of New Generation Slaves”.
Siguiendo la máxima del “menos es más” en clave melancolía prog
Hiela la sangre el inicio a capela con “The Day After”. Inspiración medieval y tristeza para mostrar el estado de ánimo del grupo. Pura belleza... Es un disco dominado por las acústicas y los temas calmos pero las guitarras eléctricas también tienen su cuota en “Acid Rain”. Onda Porcupine Tree aunque con todo el sabor de Riverside. Majestuosidad y una línea vocal exquisita y que resulta de lo más logrado de toda su carrera. “Vale of Tears” mantiene los tempos pausados pero las guitarras juegan reforzando los andamios de verso para culminar en un estribillo suave, con voces de apoyo y un teclado puntual. Hay un momento en el que incluso invitan a que hagas hedbanging. Riqueza y variedad para un inicio de disco impecable.
Un piano a lo Pain of Salvation y una atmósfera nebulosa en segundo plano parecen un amanecer nublado en “Guardian Angel”. Exquisito riff de acústica y otra gran línea vocal en un corte que parece sencillo y fácil. Esas mismas credenciales sirven para “Lament”, aunque esta va cargada con guitarras eléctricas y un teclado. Michal Lapajes el elemento clave en esos teclados y coros sutiles que visten de complementos a los temas haciéndolos más atractivos. Hay un estribillo precioso y un violín de apoyo remarcando la tristeza general del álbum. En “The Struggle for Survival” ya entramos en uno de los cortes más extensos y con más peso instrumental. Por momentos los instrumentos suenan desnudos y sin apenas producción ni ornamentos acentuando el carácter de “la lucha por la supervivencia”. Gran papel de Piotr Kozieradzki tras los parches que hasta ese momento participaba más con sutileza y elegancia que con pegada y protagonismo.
La tragedia sirve de inspiración para una obra casi perfecta
En “Wasteland” vuelve el minutaje generoso y ya se atisban melodías algo más positivas irrumpiendo cual rayo de sol entre neblinas. Otro gran tema con deje medieval en la estructura y momentos épicos muy conseguidos. En “River Down Below” hay un acercamiento a los Genesis de la era dorada a pesar de que mantienen el minimalismo absoluto dejando voz, teclado sutil, acústica, y esas gaviotas que graznan sobre el punteo de Duda. Gran final electrificado en otro tema redondo. Se despiden con “The Night Before” dando todo el protagonismo al piano de Michal quedando como un final esperanzador y bello a un disco melancólico.
“Was7eland” es el mejor disco hasta la fecha de una de las bandas más grandes del prog actual. Quizá quede algo mal decirlo, sabiendo que es el primero sin Piotr Grudzinski en la banda, pero está claro que las musas les han visitado a la hora de componer. La tragedia les ha inspirado en un homenaje bellísimo y el disco es capaz de tocarte en lo más hondo de tu alma. Su próxima visita en esta gira me parece absolutamente obligada respaldando tamaña obra como esta. Si de verdad quieren tocarla entera... bienvenida sea.
Jordi Tàrrega

Riverside están de vuelta. La banda polaca, que lleva en activo desde 2001, regresa este año con su séptimo álbum de estudio que llega a nuestros oídos de la mano de Inside Out Music. “Wasteland” supone su primer álbum tras el trágico y repentino fallecimiento del guitarrista y fundador de la banda Piotr Grudziński el pasado 21 de febrero de 2016, justo antes de su 41º cumpleaños. La tragedia cuestionó la existencia misma de Riverside, pero tras sopesar la opción de poner punto y final al proyecto, Mariusz Duda (voces, guitarras y bajos), Piotr Kozieradzki (batería) y Michał Łapaj (teclados y Hammond) decidieron continuar con la banda y grabar su siguiente obra como un trío – contando con numerosas colaboraciones, eso sí – y nosotros, la verdad es que nos alegramos, porque este “Wasteland” es, probablemente, el mejor trabajo de su carrera. Un disco hecho desde las entrañas y que merece ser escuchado con atención, desde el principio hasta el final, para lograr comprender toda su dimensión.
Tras el parón por la muerte de Grudziński, Riverside reanudaron su actividad en vivo en la primavera de 2017. Durante la gira “Towards The Blue Horizon” la banda reclutó a Maciej Meller como su guitarrista para los directos, sin embargo Meller – que en “Wasteland” ha colaborado como guitarra solista en la grabación de varios temas – no se ha convertido en miembro oficial de la misma. El trío cuenta con él para sus presentaciones en vivo pero según explica Duda, el nuevo álbum tenía que partir del punto de vista de alguien que ha sobrevivido a una tragedia, y el hecho de que éste sea el primer álbum sin su guitarrista tenía que servir para experimentar musicalmente algo más de lo habitual. La banda ingresó al estudio de grabación en diciembre del año pasado y Mariusz Duda asumió la tarea de guitarrista de la banda, interpretando todas las partes rítmicas, todas las melodías y algunos de los solos.
“Wasteland” es uno de los álbumes musicalmente más pesados ​​y emotivos de la discografía de los polacos. En algunos aspectos, viene a ser como una segunda parte de “Second Life Syndrome” (2005). “Wasteland” comienza con voces a capella (“The Day After”), al igual que el segundo lanzamiento de la banda (con “After”), y termina con una canción titulada “The Night Before” (“Second Life Syndrome” lo hace con “Before”). Además, ambos álbumes comprenden nueve composiciones. Musicalmente también es, como aquel, un álbum pesado aunque algo más accesible. “Wasteland” trata sobre sobrevivir en un mundo después del Apocalipsis. Sin embargo, el simbolismo del álbum se refiere no solo a las visiones post-apocalípticas del mundo, sino también a la muerte de su compañero de banda, al intento de encontrarse a sí mismos dentro de una nueva circunstancia y, en general, a la situación actual de un mundo cada vez más turbulento y lleno de divisiones y conflictos. Un disco emocional y lleno de contrastes. Grave y pesado, pero al mismo tiempo extremadamente melodioso. Después de ese arranque a capella coronado por los violines interpretados por Michał Jelonek, nos topamos con “Acid Rain”, un corte que ellos han subdividido en un inicio pesado, más metalero (Part I. Where Are We Now), y una segunda parte más atmosférica, de rock progresivo más clásico tipo Pink Floyd (Part II. Dancing Ghosts). “Vale Of Tears” enfatiza el lado épico de la banda pese a no ser un tema de largos desarrollos, pero el solo de guitarra de Mateusz Owczarek – un joven y talentoso guitarrista que tocó con la banda durante su concierto homenaje a Piotr Grudziński en Varsovia – le hace ganar enteros. Aquí llegamos el mejor momento del álbum, en mi opinión. Con un “Guardian Angel” protagonizado por la sublime melodía llevada a cabo por las guitarras acústicas de Duda; una melodía que puedes recordar y tararear, algo que pocas veces ocurre en el rock/metal progresivo donde muchos tienden a dar demasiadas vueltas a la idea central, como buscando que sea imposible saber qué va a venir después y casi imposibilitando memorizar una canción. Ese no es el caso de este tema, y es todo un acierto por parte de Riverside. “Lament” es un single excepcional, el tema con más gancho del disco. Un pepino progresivo donde todo está en su sitio: la nítida y melódica voz de Duda te atrapa, los riffs son tan certeros como melódicos, y de nuevo el violín de Michał Jelonek pone un épico broche final al tema. “The Struggle For Survival” es el corte más extenso del álbum. Un tema instrumental que supera los nueve minutos y que también han subdividido en dos partes (Part I. Dystopia y Part II. Battle Royale) que, por otra parte, son difíciles de diferenciar ya que a lo largo de todo el tema pasan de momentos jazzísticos, a otros más funk, mediando momentos más metaleros. Rock progresivo rematado con un final acústico complementado con unos sencillos coros. “River Down Below” es otro de los temas destacados del álbum. Una canción muy bonita, que me recuerda a los noruegos Airbag, donde la voz de Duda brilla como en pocos momentos del álbum y el solo final de Maciej Meller le añade ese toque épico que tan bien le sienta. “Wasteland”, el tema que da título al álbum, tampoco tiene desperdicio. Un corte paradigma del prog moderno, donde destaca el sonido sobrecargado de guitarras y bajos, y las pesadas baterías de Piotr Kozieradzki que dirigen los diversos cambios de ritmo que nos encontramos dentro. Y para colmo, tenemos al versátil teclista de la banda, Michał Łapaj, tocando un theremin para culminar un tema que aúna distintas atmósferas, bailando entre la psicodelia y la distorsión. Canelita fina que da paso a un cierre tan sutil como “The Night Before”, una especie de nana que aporta la calma que el disco pedía para su punto y final.
“Wasteland” es un trabajo excepcional que subraya los elementos más importantes de la música de Riverside. La naturaleza emocional de cada una de las pistas tiene un enorme potencial para cautivar al oyente y su conjunto demuestra que mientras sigan así, la banda varsoviana seguirá siendo un referente del rock/metal progresivo europeo. Este álbum marca un nuevo capítulo, un nuevo y brillante comienzo. Lo mejor: “Wasteland” es un disco que te atrapa y no te deja escapar. El sonido logrado por la coproducción de Robert Srzednicki y la propia banda es espectacular, y la narrativa épica y cinematográfica nos lleva a un paisaje de tierra quemada a través de un solitario camino polvoriento y un personaje principal atormentado por experiencias tristes, vislumbrando un halo de esperanza.
Lo peor: Le falta algún tema más con el gancho de “Lament” para redondear esta gran obra.
David González

La tragedia golpeó violentamente las filas de los polacos Riverside cuando estos pasaban por el mejor momento de su carrera. Recordándonos y recordándoles que en esta vida nunca se puede dar nada por sentado, mientras estaban saboreando el merecido éxito cosechado por un Fear, Love and the Time Machine (2015)que les había aupado a lo más alto de las listas de ventas en su país y en otros colindantes, su guitarrista Piotr Grudzinski suf rió un totalmente inesperado ataque al corazón que acabó inmediatamente con su vida. Fue en 2016, y le faltaba un mes para cumplir los 41 años.
Si ya de por sí, por supuesto, el fallecimiento de un compañero es un auténtico drama, en el caso de Riverside, una pequeña familia de cuatro tíos que llevaban con la misma formación desde que grabaran su primer disco casi veinte años atrás, se antojaba aún más terrible de sobrellevar. Tanto que yo, personalmente, daba por sentado que estábamos ante el fin definitivo de esta banda. Y más aún teniendo en cuenta que Mariusz Duda, su líder, bajista, vocalista y principal compositor, vivía (y vive) su propio éxito paralelo a los mandos de Lunatic Soul, ese otro proyecto con tintes más electrónicos al que, por momentos, parecía prestarle más atención que a su proyecto principal.
Pero el hecho es que la banda, con Mariusz al frente, compartió serena y abiertamente su duelo y su luto a través de las redes sociales, y los seguidores pudimos vivir y sentir de cerca el proceso de aceptación que los miembros restantes tuvieron que pasar para superar esa pérdida tan dolorosa. Y al final, nos acabó por parecer normal que la banda, apelando a que la vida continúa y que, por supuesto, esto es lo que Piotr hubiera querido (algo que, por otro lado, seguro que es verdad), decidiera continuar adelante como trío con total honestidad.
Evidentemente, todos los que hemos seguido las gracias de Riverside con interés (yo mismo, por ejemplo, los descubrí a medio camino entre Rapid Eye Movement (2007) y Shrine of New Generation Slaves (2013), atrapándome muy decididamente desde entonces), superamos nuestras reservas iniciales y nos alegramos de verdad al oír esta noticia. Y si su visita a la Sala Salamandra el año pasado ya supuso una pequeña catarsis entre banda y público, la publicación de su primer trabajo como trío, el primero de esta nueva etapa, promete ríos de lágrimas y emociones a flor de piel tanto a un lado como el otro de los auriculares. Tanto arriba como abajo del escenario.
Porque aunque éste ya es el tercer disco que Mariusz Duda, vocalista, bajista (y ahora también guitarrista), líder indiscutible, compositor principal y prácticamente único de la banda, ha publicado desde el fatal fallecimiento de Piotr, seguro que no es lo mismo ponerse a escribir para un proyecto puramente personal como es Lunatic Soul que hacerlo para la banda que se acaba de quedar coja de uno de sus miembros fundamentales y uno de sus mejores amigos.
Bien es cierto que Riverside nunca han escondido sus sentimientos en cada una sus obras, más bien al contrario: justamente esa melancolía, esa cercanía y esa apertura de alma es lo que ha hecho de ellos una banda tan amada y tan sentida por tantos seguidores. Así que, de una forma u otra, había curiosidad para ver como Mariusz y el resto de sus compañeros iban a trasladar este duelo y su propia introspección interior a su música y al primer disco de toda una nueva era para la banda polaca.
Para empezar, y como era de esperar, estamos ante un disco mucho más oscuro que su predecesor, que fue un álbum sorprendentemente luminoso y lleno de esperanza. Tal y como ellos mismos comentan, Wasteland tiene una temática post apocalíptica perfectamente apropiada para la situación en la que se encuentran, con un pie en la propia experiencia personal, listos para empezar de nuevo después de la tragedia, y con otro pie en la situación mundial que perciben a día de hoy. Y este concepto se refleja irremediablemente en la música, más minimalista y orgánica que nunca, con un poso muy analógico, muy básico y muy visceral, sin rastro de la electrónica que nos había acompañado en sus anteriores trabajos.
Hay cambios, y muchos, pero lo que se mantiene es la melancolía habitual e inherente en cualquier nota que salga de esta banda. Esto es algo que podemos sentir tan pronto como escuchamos el arrebato de sinceridad y proximidad que supone la intro “The Morning After”, en el que Mariusz no tiene ningún miedo a desnudarse por completo y marcarse un sentida y etérea intro a capella con la que ya nos remueve las entrañas a las primeras de cambio.
El líder de la banda, de hecho, comenta que éste es el disco más distinto de la historia de Riverside, y yo voy incluso más allá: también es el más variado, ya que aquí dentro podemos encontrar, de verdad, un poco de todo, desde cortes absolutamente inesperados (como veremos más adelante) hasta temas 100% típicos de los polacos como son, por ejemplos, las dos canciones que abren el disco. “Acid Rain” y, sobretodo, “Vale of Tears” (con su dulcísimo y pegadizo estribillo), son dos temas excelentes, pero quizás no son del todo representativos de lo que nos podemos encontrar a lo largo de Wasteland, como si se tratara de una introducción ligera a la pesadez y la profundidad que se despliegan por los surcos de este disco. Ambos son temas orgánicos, eléctricos, pegadizos, con mucho groove y llenos de coros. Y visto lo que está por venir, hasta cierto punto, alegres
“Guardian Angel” puede empezar sonando como unos Anathema modernos para continuar emulando a Nick Cave, a Mark Lanegan o a Tom Waits. Armado con una guitarra acústica y con una voz bastante más grave de lo normal, Mariusz nos avasalla a base de intimidad. Toda una sorpresa en la que se tanto él como el resto de la banda se desenvuleve con total naturalidad, formando uno de los temas más especiales de un disco cuyas las canciones, en general, entran con sorprendente facilidad teniendo en cuenta el ambiente pesado que las rodea. Quizás el mérito es de la presencia de teclados muy orgánicos, de una generosa cantidad de guitarras acústicas y de, en última instancia, una honestidad y una sinceridad que me creo totalmente.
El siguiente corte, llamado “Lament”, suena precisamente a eso, a lamento. Alternando partes más potentes y otras más acústicas con pasajes que suenan casi a juglar medieval, se trata de una canción muy bonita y muy triste, de nuevo llena de la-la-las que invitarán al personal a unirse a la suave desesperación que la banda nos presenta aquí.
“The Struggle for Survival” es el tema más largo del disco con sus casi diez minutos, y para más inri se trata de un tema instrumental. Mariusz se empeñó en decir que Riverside ya no suenan progresivos y yo me quedé sin saber qué decirle: para mí siguen sonando definitivamente progresivos. Un progresivo moderno y con un sonido “alternativo”, por supuesto, pero aún y así progresivos. Con una “intro” que ronda los dos minutos y medio, la expresividad en los diálogos entre los instrumentos y los matices en los sonidos la hacen entretenida de principio a fin (y la inclusión de unos pequeños ah-ah-ah’s finales, otra vez). Ahora, una cosa: si esto no es progresivo, que me aspen.
“River Down Below” es una auténtica preciosidad. Íntima y serena. Suave y dulce, bella, oscura, gris y brumosa. Una canción magnífica que, en mi mundo, se podría convertir en himno con facilidad. La guitarra sobre la que camina la melodía es sencillamente maravillosa, y los pequeños solos jazzeros que dan color a una estructura, ahora sí, más directa y menos prog, me ponen los pelos de punta. A día de hoy, si tuviera que elegir solo una canción de este disco, sería seguramente ésta.
Con la casi final “Wasteland” vuelve la voz grave de Mariusz, emulando a una especie de Nick Cave en modo solemne o, incluso, a un Wovenhand oscuro y sever (como el reverendo ya acostumbra a ser, claro). Se trata de otro tema interesantísimo, con mucha guitarra acústica, con un aire a western brumoso y oxidado que recuerda a las bandas sonoras de Ennio Morricone y que te hace visualizar a un joven Clint Eastwood con la cara sudada y el semblante impertérrito. Al preguntarle, ésta fue la primera canción que el vocalista polaco me nombró como posible futuro clásico de la banda, así que imaginaos lo que debe ser en un mar de temazos como éste. En un par de ocasiones, el tema cambia radicalmente (de forma incluso un poco demasiado brusca, para mi gusto) y se pone a abrazar un rock evidentemente progresivo (Mariusz, come on), lleno de fuerza y de groove. Excelente.
Y acabamos un poco como empezamos, con “The Night Before” mostrándonos un Mariusz íntimo y preocupado, narrándonos la insegura preparación para la catástrofe que está por llegar. Esta vez se hace acompañar de un piano muy bonito y en cierto modo esperanzador, unos coros etéreos y un final sorprendentemente abrupto.
Variedad, buen gusto, sensibilidad, elegancia El primer disco de esta nueva post-Piotr se ha saldado con un éxito rotundo, y lo hace dándole más protagonismo que nunca a la figura de Mariusz Duda. Un Mariusz que agarra el bajo, agarra la guitarra, y no tiene miedo de mostrar su lado más íntimo, más sensible y más introspectivo. Características habituales en la música de Riverside, claro, pero ahora, si cabe, más aún.
Albert Vila

“Es, sin duda, uno de los discos musicalmente más pesados ​​y más emotivos de nuestra discografía “, dice Michał Łapaj.“En cierto modo, alcanza a los inicios de nuestros temas, hay muchos riffs de guitarra, elementos más oscuros y más espacios, todo combinado con un sonido nuevo y sin procesar que nunca antes habíamos logrado, lo que hace que el álbum sea una mezcla explosiva. Estamos literalmente atravesando un segundo síndrome de vida y cuando estábamos grabando este álbum, agregamos conscientemente algunos elementos que hacen referencia a nuestro segundo trabajo de estudio, lo que hace de ‘Wasteland’ una segunda parte de ‘Second Life Sindrome'”.
Mientras escribía letras para el nuevo álbum, Mariusz tuvo una idea para los títulos de la primera y la última canción, lo que hace una referencia muy clara al susodicho segundo trabajo. El álbum comienza con “The Day After” y termina con “The Night Before”. Además, ‘Wasteland’ comienza con voces acappella, al igual que el segundo álbum de la banda y ambos discos contienen nueve composiciones.
El motivo conceptual principal de ‘Wasteland’ es intentar sobrevivir en un mundo después del apocalipsis, cosa que se menciona en algunas letras y títulos de canciones (“The Day After” es también el título de una película post-apocalíptica de 1983). En las redes sociales, Duda claramente admitió estar inspirado en el libro de Cormac McCarthy, ‘The Road’, así como en los juegos de la serie ‘Fallout’. Sin embargo, el simbolismo del álbum se refiere no solo a las visiones post-apocalípticas del mundo, sino también a la muerte de Piotr Grudziński, al intento de la banda de encontrarse en nuevas circunstancias y, en general, a la situación actual de el mundo cada vez más turbulento, lleno de nuevas divisiones y conflictos.
“‘Wasteland’ es un gran álbum”, dice Robert Srzednicki, el ingeniero de sonido y coproductor del álbum. “Es emocional y está lleno de contrastes. Es grave y pesado, pero al mismo tiempo extremadamente melódico y potencialmente”exitoso”. El sonido central está hecho por instrumentos “en vivo”. A veces es espacioso y suave, en otros momentos crudo y áspero. Comenzando con el kit de batería increíblemente extendido a través de una amplia gama de bajos, guitarras acústicas y eléctricas, órganos Hammond y sintetizadores analógicos, hasta todo el espectro de voces “.
“Nunca pensé que después de 17 años en RIVERSIDE, después de 6 álbumes de estudio y un montón de lanzamientos diferentes, volvería a sentir como si estuviera a punto de lanzar el primer álbum”, dice Piotr Kozieradzki. “Me siento como si estuviéramos haciendo un “segundo debut”. Un debut muy importante, casi tan importante como “Out of Myself”. El álbum en sí tiene muchas emociones que reflejan todo lo que le ha estado sucediendo a la banda en los últimos años. una cara mucho más pesada y oscura de RIVERSIDE “.
Hay algunos elementos clave que hacen que la nueva versión sea muy original. Primero: el sonido sobrecargado característico y un tratamiento inusual de guitarras y bajos. Segundo: las baterías pesadas. Tercero: Mariusz Duda cantando en tonos más graves que nunca. Y cuarto: elementos que se refieren a las bandas sonoras de… películas occidentales.
“RIVERSIDE ha encontrado su estilo para siempre”, dice Duda, “Y la banda ha ampliado sus horizontes. Es una mezcla peculiar de contrastes, películas occidentales, road movies y melodías eslavas. Todo esto, junto con fragmentos increíblemente emocionales, crea una combinación excepcional y original. Tiene muy poco que ver con la música de las bandas con las que solíamos ser comparados “.
Esta vez, los característicos solos de guitarra RIVERSIDE son tocados por tres músicos; Duda, Owczarek y Meller y hacen que el álbum sea muy rico en este aspecto. La mayoría de las partes solistas de guitarra son interpretadas por Maciej Meller, el cual participa en cuatro canciones, y esto es lo que tiene que decir sobre el nuevo álbum de RIVERSIDE: “Tal vez es más fácil para mí evaluar este lanzamiento porque lo veo un poco desde fuera”, dice. “Para mí, ‘Wasteland’ es una síntesis de los elementos de toda la historia de RIVERSIDE que más me gustan. ¡Pero también hay muchas cosas nuevas! Existe el peso emocional de ‘SLS’ pero también el espacio de ‘Out Of Myself’, está el retorcido golpe de guitarra de ‘Anno Domini High Definition’ y la melodía de ‘Love Fear-And The Time Machine’. Y luego hay un nuevo tipo de narrativa, algo que no había escuchado antes. Es muy épico y cinematográfico, son imágenes musicales. Un camino vacío, el polvo, el suelo quemado y el personaje principal atormentado por experiencias tristes. El final, pero quizás también el comienzo. Estas son las cosas que veo. Y por muy tonto que parezca, en este momento, para mí es el mejor y más coherente álbum de RIVERSIDE. “
Mariusz Duda: “He estado escuchando recientemente toda la discografía de RIVERSIDE, y la manera en que ha cambiado nuestra música. Hay muchos errores de producción en los primeros álbumes, pero también hay inocencia y emociones específicas e irrepetibles, profundidad, el “grito interno”, que más tarde se perdió. Resurgió por un momento en el álbum negro de mi proyecto en solitario, Lunatic Soul, pero también se perdió en algún lugar. No sé si es algo bueno o no, pero este tipo de emociones, esta profundidad está de vuelta en ‘Wasteland’ y con ganas de venganza. Honestamente no recuerdo escuchar música nueva de RIVERSIDE con lágrimas en los ojos, y momentos así hay algunos, de esos que te encogen la garganta. Recientemente he publicado dos álbumes como solista, ‘Fractured’ y ‘Under the Fragmented Sky’, ambos hablan de tener que aceptar una pérdida, pero esas fueron historias contadas por alguien que ya había tomado esa decisión. la de levantarse y comenzar una nueva vida. ‘Wasteland’ te atrapa y te dice que esperes, que le cuentes más sobre lo que había sucedido antes, que le digas cómo te sentiste al principio, que le digas lo que todavía no le habías dicho’. Y entonces vuelvo, al momento más oscuro. Y resultó que había guardado el ‘grito interno’ para el final. Parece que finalmente tuve que lidiar con eso en RIVERSIDE “.
‘Wasteland’ es un lanzamiento excepcional que subraya claramente los elementos más importantes de la música de RIVERSIDE. La naturaleza increíblemente emocional de cada una de las canciones tiene un enorme potencial para conmover al oyente. El séptimo álbum de la banda marca un nuevo capítulo, una nueva mano amiga, un nuevo comienzo.
A mediados de octubre, la banda inicia el “Wasteland Tour”, su gira más grande hasta el momento. Los conciertos en 2018 se han planeado en lugares más grandes que antes en Europa y la gira tendrá más etapas en la primavera de 2019. Puedes ver toda la gira en su web: https://riversideband.pl/en/gigs
Rock On

Si quieren una descripción tema por tema, aquí les dejo un video, para que no se cansen de leer tanto.



Lista de Temas:
1. The Day After
2. Acid Rain (Part 1: Where Are We Now?, Part 2: Dancing Ghosts')
3. Vale of Tears
4. Guardian Angel
5. Lament
6. The Struggle for Survival (Part 1: Dystopia, Part 2: Battle Royale)
7. River Down Below
8. Wasteland
9. The Night Before

Alineación:
- Mariusz Duda / vocals, bass, electric and acoustic guitar, piccolo bass, banjo, guitar solos on `Lament' and `Wasteland'
- Michał Łapaj / keyboards and synthesizers, rhodes piano and Hammond organ, theremin on `Wasteland'
- Piotr Kozieradzki / drums, percussion
with
Maciej Meller / guitar solos on `Acid Rain - Part II: Dancing Ghosts', `Guardian Angel', `The Struggle for Survival - Part II: Battle Royale' and `River Down Below'
Michal Jelonek / violin on `The Day After', `Lament', `Wasteland' and `The Struggle for Survival - Part II: Battle Royale'
Mateusz Owczarek / guitar solo on `Vale of Tears'.









Comentarios









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona

Autonautas de la Cosmoogpista...


Este espacio fue gestado con la intención de compartir sonidos, melodías que nos conmueven día a día, que nos reciben al abrir los ojos, quizás para muchos el primer contacto con la realidad, antes que un mate o un desayuno como la gente. Estos sonidos nos causan extremo placer y por eso queremos convidarles un poquito, para juntos escapar a la dominación del hemisferio izquierdo.
Pasen, vean, lleven lo que gusten. Pero si tienen la posibilidad de hacerse con el material tangible, no lo duden, es la forma que tenemos de colaborar con los artistas para que sigan creando.
Sí alguna persona o ente se siente ofendido por encontrar material en este sitio le rogamos nos lo haga saber, todavía creemos en las palabras.
Si por alguna razón no pueden leer estas lineas, usted ya no es, usted ya no existe, usted tiene un moog en la cabeza.


Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Información y estadísticas









Lo más visto de la semana pasada

King Crimson, Una Lírica Insular

King Crimson la han seguido tocando a lo largo de toda su carrera con muchas de las distintas formaciones en las que los ha ido reencarnando Robert Fripp, guitarrista y exclusivo propietario del "Rey Carmesí" manteniendo siempre su esencia original. 25 años después de su única visita al país, el grupo de rock progresivo liderado por el guitarrista Robert Fripp volvió para presentarse en el Luna Park. Y hoy, recordando ese hito, y en consonancia con este viernes crimsoniano en el blog cabezón, les dejo una nota que viene justo como nuevo homenaje a los cincuenta años de la salida de "In the Court of the Crimson King", disco primordial que tenía esa leyenda que cuya lírica fue escrita por Peter Sinfield, letrista del grupo en aquella época, y estaba dedicada al vicepresidente republicano de los Estados Unidos Spiro Agnew, un tema que ha sido versionado con más o menos acierto por artistas tan variados como April Wine, Forbidden, Voivod, Gov't Mule y Ozzy Osbourne…

Hablar de Música: Entre la Seducción y la Erudición

Hablar de música es una de las tentaciones más estimulantes que existe. Lo cierto es que al tratar de explicar cualquiera de los elementos que la contienen y la rodean, la mayoría naufragamos; más allá de la información básica para situarla en su historia y circunstancias, todo se queda en parloteos y anecdotarios que pueden derivar, eso sí, en parlamentos inflamados y escurrirse como espeso flujo entre las manos. Los escritores que han domeñado las palabras, con iluminadas excepciones, la mayoría de las veces destacan en sus disertaciones —aunque pocas veces con interpretación y menos análisis— más por su estilo que por su esclarecimiento sobre el mismo proceso que se sintetiza en sonidos, ordenados o no; en una partitura o sin ella. No olvidemos que antes que existiera el habla y las lenguas, ya existía la música, claro, desde su cimiento: el ritmo, el cual da lugar primigenio a la danza.



Por Roberto García Bonilla
George Steiner, uno de los pensadores vivos más significativos de Occ…

Ayreon - The Theory Of Everything (2013)

¿Se imaginan un disco que pueda reunir a tipos como John Wetton, Rick Wakeman, Keith Emerson, Jordan Rudess y Steve Hackett más otros grandes músicos? Sin duda sería algo espectacular, y lo mejor que este es ese disco. Volvemos a la opera rock de Ayreon, el proyecto de Arjen Anthony Lucassen, y como todo álbum de Ayreon, éste es un CD doble que sigue una historia, con personajes interpretados por distintos vocalistas al frente de distintos roles. Cuenta con un lujazo de colaboraciones (más allá de aquellos que ya hemos mencionado) tanto en las voces como en los instrumentos, con gente de la talla de Cristina Scabbia de Lacuna Coil, Tommy Karevik (Kamelot) o Marco Hietala (Nightwish) entre otros,  (¿alguna otra vez estuvieron juntos en algún trabajo? no creo!)  y con esto son solo algunos ejemplos de los grandes músicos que colaboran en el disco. Este es uno de los discos bien de viernes, que les dejamos para que se fumen dos discos tranquilamente en el fin de semana. Uno de los mejor…

Kül - Ait Ve Dair (2019)

Desde Turquía, acá llegan estos Küliados que se mandaron un flor de disco, otro de los discos de bandas desconocidas que hacen un trabajo de gran calidad. Cantado en su idioma natal, con un estilo sumamente interesante, musicalidad, buenas ideas, conceptos bien armados y buenas composiciones. Aquí no vas a encontrar una carga orientada a la destreza individual sino que, por el contrario, aquí hay múltiples universos que interactúan entre sí para dar un resultado donde prácticamente no hay fisuras. Aquí, otro de nuestros hallazgos en nuestra interminable búsqueda de buenos aportes a la buena música desde cualquier parte del mundo. Y dentro de esa investigación les presentamos a Kül, y creo que les será de agrado a muchos cabezones con sed de experimentar con sonidos novedosos.

Artista: Kül
Álbum: Ait Ve Dair
Año: 2019
Género: Heavy prog
Duración: 40:58
Nacionalidad: Turquía



Cuando escuché el disco por primera vez, que comienza con un despliegue rítmico del bajo, pensé que esto sería otra de …

Alas - Grandes Exitos (2004)

Riganti, Aznar, Zucker y Moretto en un recopilatorio de una de las mejores bandas que ha parido este país. Para que les revienten los oídos de tanta buena música, no podía faltar Alas en este festival de presentación de buenos discos ya presentados oportunamente, uno de los mejores grupazos argentinos de todos los tiempos, en un disco que es una recopilación de temas de lo más interesante. Y si bien el disco es solamente un recopilatorio, les recomiendo que vean los dos videos que lo acompañan porque hay alguna sorpresita aquí...


Artista: Alas
Álbum: Grandes Exitos
Año: 2004
Género: Jazz-Rock / Tango Fusión
Duración: 69:18
Nacionalidad: Argentina

Este es un álbum de compilación, donde el mayor mérito es encontrar muchos de los temas del inconseguible álbum (inconseguible en buena calidad, en MP3 seguramente lo encuentran) "Pinta tu aldea", estoy atrás de él desde hace tiempo, pero aún nada... esto es lo más cercano de conseguirlo... sobre Alas, el que no lo conozca puede empez…

Neoliberalismo y Autonomía del Arte

El neoliberalismo se define como un sistema regido por la economía del libre mercado, la privatización del estado de bienestar y una buena parte de los servicios gubernamentales (educación, salud, energía), subcontratar al sector privado y cambios en las leyes laborales y en los derechos de los trabajadores al igual que una división trasnacional del trabajo. En cuanto al sistema de control, el neoliberalismo combina un régimen policial militarizado con tolerancia represiva: gobernando con soberanía diferenciada –unos como “ciudadanos” y otros como “no-ciudadanos” o excluidos –, implica una lógica de securitización y el afianzar la libertad de expresión y la ‘”calidad de vida”. Las figuras políticas moldeadas y gobernadas por el régimen neoliberal son: el homo oeconomicus (o el emprendedor, responsable de su propio bienestar y el administrador de su propio capital humano) y el sujeto de derechos (en el sentido que el Estado se encarga de garantizar que los derechos humanos de los ciuda…

King Crimson - In The Court of The Crimson King (50th Anniversary Series) (1969 - 2019)

Ya teníamos la versión de este disco correspondiente a la "40th Anniversary Series", salido en el 2009. Ahora, a horas de que esto haya salido a la venta, el Mago Alberto nos trae como novedad absoluta la nueva versión de uno de los discos más icónicos del rock, cuyo arte de tapa se transformó en sinónimo del estilo y que adorna incontables carátulas, blogs, fotos de perfiles, paredes, fondos de pantallas y vaya a saber uno cuantas cosas más. Otra vez eñ remix está a cargo de Steven Wilson y supervisado por Fripp. Para recordar su reciente visita a nuestro país, y para festejar sus 50 añitos, llega esta novedad con versiones extra y bonus, entre el que está la mejor versión de "21st Century Schizoid Man" que se haya grabado (eso según opinión del Mago Alberto, yo aún no lo alcancé a escuchar). Así que como sorpresa para un viernes bien crimsoniano, y para que tengan para divertirse en el fin de semana (y no se olviden de nosotros) aquí va la nueva versión de un dis…

Ministerio de la Verdad: Con La Memoria En Peligro

Hace dos días hackearon la empresa encargada del sistema de expedientes digitales de la era Macri, me refiero a la empresa Everis. Quizás eso no les diga nada pero es la encargada de hacer el soporte del GDE (Gestión de Documentación Electrónica) en la Argentina. Esa que el abogado periodista Ari Lijalad denunciara que no tiene backup ni posee planes de contingencia ante desastres, etc.  ¿Están seguros los documentos públicos del Estado o todo estará a merced de una "borrada" oportuna, en estos tiempos de transiciones problemáticas hacia el nuevo gobierno? ¿Hasta dónde nuestra memoria corre peligro?


El Ministerio de la Verdad (en neolengua: Miniver) es una institución ficticia ideada por George Orwell para su novela 1984, y es uno de los cuatro ministerios con los que el Partido, el Ingsoc, ejercía el gobierno en esa novela. Los nombres de los Ministerios en 1984 se refieren al "doblepensar", de modo tal que la principal función del ministerio de la verdad es la re…

Hoy 21:00 Hs Sig Ragga en Konex

CIUDAD CULTURAL KONEX Sarmiento 3131, C1196AAG Buenos Aires
Entradas....

La Dictadura No Está Muy Lejos, La Caída del Muro Tampoco

Por las tardes las patotas recorren las calles de Santiago. Detienen, golpean y torturan. Abusan sexualmente de las chicas. El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile presentó 149 denuncias en 19 días. En estas semanas de manifestaciones populares, la policía chilena ha asesinado, golpeado, torturado y abusado sexualmente con una brutalidad que remonta a los tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet. Entre las víctimas hay más de 160 personas con graves traumas oculares, incluyendo pérdida de la vista y de globos oculares, reviviendo las historias más brutales de violencia policial del Estado contra la población civil. Los carabineros han actuado con una creciente violencia, episodios registrados por centenares de cámaras de teléfonos móviles que circulan por las redes sociales. Acciones aparentemente innecesarias, como una violencia que impresiona e indigna al país, se presume que responden a una estrategia de amedrentamiento previamente planificada. Han aparecido vehículos…

Unordered List

"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.

Entradas populares de este blog

Denuncia en Primera Persona. El Desprecio a la Discapacidad

Quizás el rostro más duro y paradigmático de la política se pueda captar con precisión con las personas más vulnerables de la sociedad y el respeto que reciben por parte del poder político. Y esto va mucho más allá de las ideologías: es simple humanidad, o anti-humanidad. Aquí nos deja su mensaje, reclamo y denuncia nuestra amiga cabezona Natalia, quien partiendo de su historia personal, toca la problemática de la precarización laboral existente en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en general, y repasando las actuales dificultades para la obtención del Certificado Único de Discapacidad, enfatizando la necesidad del pase a planta permanente de las y los integrantes del colectivo que actualmente se encuentran precarizados. Los datos demuestran que la crisis afecta de manera más significativa a las personas que pertenecen a colectivos que ya venían sufriendo discriminación. Por eso la crisis también ha empeorado las condiciones laborales y sociales de las personas con discapacidad…

NatGeo: Documental de Luis Alberto Spinetta

Para los que no pudieron ver este documental del Flaco, emitido por un canal de cable, aquí lo compartimos, una hermosa biografía de un gran artista. La biopic sobre el artista que falleció en 2012 tuvo varios momentos destacados, con Catarina Spinetta como conductora, la biografía, de casi dos horas, reconstruye la vida y obra de Luis a través del testimonio de los que más lo conocieron: sus familiares, amigos y compañeros de trabajo. Dante comentó: "Mi viejo es inmortal, porque te sigue hablando a través de las canciones y te sigue enseñando". Y como yapa, les damos las coordenadas del mural "Luis Alberto Spinetta" (Grand Bourg, Provincia de Buenos Aires). Y gracias al Mago Alberto por pasar el link...





Esbjorn Svensson Trio - Live In Hamburg (2007)

Artista: Esbjorn Svensson Trio Álbum: Live In Hamburg
Año:2007
Género: Jazz
Duración: 1:58
Nacionalidad: Suecia
Lista de Temas:
1. "Tuesday Wonderland"
2. "The Rube Thing"
3. "Where We Used To Live", 
4. "Eighthundred Streets By Feet"
5. "Definition Of A Dog"
6. "The Goldhearted Miner"
7. "Dolores In A Shoestand"
8. "Sipping On The Solid Ground"
9. "Goldwrap"
10."Behind The Yashmak"
Alineación:
Esbjörn Svensson / Piano
Dan Berglund / Contrabajo
Magnus Öström / Batería
Lino, nuestro cabezón venezolano, se pega una vuelta por el blog y resube este buen disco de jazz contemporáneo. Si te gusta el jazz, no dudes de escuchar este trabajo. Gracias Lino!

Las 100 Mejores Canciones del Prog

Aquí, las 100 mejores canciones de rock progresivo de todos los tiempos, según la revista "Prog". Y aunque habitualmente no le damos bola a la lista de mejores discos o canciones de rock progresivo de la historia ofrecida por algunos portales, webs y demás publicaciones, quizás está bueno darle importancia a la lista que ofrece ahora la revista "Prog" (esa misma que da los premios que mencionamos el otro día) ya que es armada según la opinión de gran parte de su público. En concreto, la revista "Prog" ofrece un total de 100 canciones y la lista la ha elaborado a partir de una encuesta muy trabajada donde han participado tanto lectores como expertoso, artistas y autores de música consultados por la publicación. Una recopilación de lo más compleja que creo merece la pena.

Aquí está la lista de las mejores canciones de rock progresivo del puesto 100 al 1:

100) Inca Roads - Frank Zappa & The Mothers Of Invention
99) The Life Auction - Strawbs
98) In The Ca…

Tool - Fear Inoculum (2019)

Lo presentamos como sorpresa incluso antes de que salga a la calle, gracias a los incomparables aportes del Mago Alberto. Recién salido, ya adelantamos un poco lo que se notaba, Tool aportaba un nuevo / viejo estilo, con los mismos elementos de siempre pero dispuestos de otra manera, lo que generó primero la incógnita, luego la patada en el culo y el desgarro de ropajes de sus seguidores más incondicionales, acérrimos y fanáticos. Pero con un resultado completamente diferentes para aquellos que lo escucharon con las mentes abiertas. En el momento de publicar el disco hablamos aquí de disrrupción. ¿Ocaso? ¿Renacimiento?. En todo caso más bien de alternativa y desafío. Oprobio y quizás nueva gloria. Quizás... Y ahora, más escuchado y con más idea de todo lo que se mueve aquí adentro, le damos una revisión a este disco, que no es ninguna continuación de "Lateralus" (que era lo que todos los fans esperaban). Todo ello igual a lo nuevo de Tool.

Artista: Tool
Álbum: Fear Inoculum
Año…

La Barranca - Eclipse de memoria (2013)

Artista: La Barranca
Álbum: Eclipse de memoria
Año: 2013
Género: Rock poético mexicano
Duración: 45:04
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. El alma nunca deja de sentir
02. Ante la ley
03. Garzas
04. Flores de invierno
05. En cada movimiento
06. La tercera joya desde el sol
07. El futuro más distante
08. Campos de batalla
09. Sequía
10. Siempre joven
11. El tiempo es olvido


Alineación:
- Federico Fong / bajo, piano, percusión.
- José Manuel Aguilera / voz, guitarras, órgano, charango.
- Adolfo Romero / guitarras.
- Navi Naas / batería.
Invitados;
Enrique Castro / marimba, percusión, piano, kalimba.
Alfonso André / batería.
Cecilia Toussaint / coros.
Yamil Rezc / percusión, juno, batería.
Agustín Bernal / contrabajo.
Darío González / rhodes, mellotron, hammond.
Daniel Zlotnik / sax soprano, sax tenor, flauta, hulusi.
Erick Rodríguez / trombón.
César Barreiro / trompeta.
Magali / piano.
Mónica del Águila Cortés / cello.
Arturo González Viveros / violín.
Erika Ramírez Sánchez / viola.

Y ya p…

Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos - Duas Vozes (1985)

Artista: Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos Álbum: Duas Vozes
Año: 1985
Género: Jazz Fusión / Latin Jazz
Nacionalidad: Brasil

Lista de Temas:
1. Aquarela do Brasil
2. Rio de Janeiro
3. Tomarapeba
4. Dancando
5. Fogueira
6. Bianca
7. Don Quixote
8. O Dia, À Noite

Alineación:
- Egberto Gismonti / guitar, piano, dilruba, wood flutes, voice
- Naná Vasconcelos / percussion, berimbau, voice



Robert Dimery, Editor - 1001 Albums You Must Hear Before You Die (2006)

Libro de referencia de la música pop aparecida entre 1955 y 2005, abarcando los géneros desde el rock, blues, folk, jazz, pop, electrónica y world music. Las reseñas fueron realizadas por un equipo de unos 90 críticos de distintas latitudes y gustos. El trabajo se basa en discos originales, quedando así por fuera las recopilaciones de varios artistas, quedando excluido así, el mítico álbum de Woodstock. Sin embargo el panorama es muy amplio y uno siempre encontrará artistas que no ha oído.

Editor: Robert Dimery Prefacio: Michael Lydon
Primera Edición: 2005
Cubierta:Jon Wainwright
Género: Catálogo
Páginas: 960
Nacionalidad: EEUU Editorial:Universe Publishing
Reediciones:2008, 2011, 2013 Otros Idiomas: español, portugués, noruego, finés, sueco, y otros.



Presentación del Editor de libros de Amazon.com 

The ultimate compendium of a half century of the best music, now revised and updated.1001 Albums You Must Hear Before You Die is a highly readable list of the best, the most important, and the most in…

La Barranca - Denzura (2002)

Artista: La Barranca
Álbum: Denzura
Año: 2002
Género: Rock alternativo
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. fascinacion
02. animal en extincion
03. hasta el fin del mundo
04. donde la demasiada luz forma paredes con el polvo
05. la vision
06. no mentalices
07. denzura
08. montana
09. la rosa
10. madreselva
11. minotauro
12. kalenda maya

bonus ep: cielo protector
13. cielo protector
14. rendicion
15. tsunami
16. el agua que cae
17. cielo protector (demo)


Alineación:
- José Manuel Aguilera / guitarra, voz, órgano
- Alejandro Otáloa / guitarra, piano, teclados
- José María Arréola / batería
- Alonso Arréola / bajo, guitarra acústica
Músicos Invitados:
Federico Fong - piano eléctrico (6)
Cecilia Toussaint - voces femenina (2,10)
Marco Antonio Campos - percusiones (2, 4, 9, 10)
Joe D'Etiene - trompeta (8 )
Cherokee Randalph - viola (3, 6, 7)
Mónica del Aguila - chelo (3, 7, 6)
José del Aguila - violín (3, 6, 7)
Arturo González - violín (3, 6, 7)
Eduardo del Aguila - platillo tibetano (1)

Manantial - Manantial (1977)

Nuestro amigo Julio Moya sigue con su tarea de palentólogo del rock latinoamericano y ahora nos presenta la historia de Manantial, algo así como los Arco Iris de Bolivia (incluso en su historia hay puntos de contacto con la banda de Santaolalla). Manantial fue una de las bandas mas representativas del rock boliviano producido en la decada setentera, con una clara influencia inclinada al rock progresivo y experimental, creando una verdadera joya perdida del rock boliviano (no van a encontrar referencia alguna por ningún lado de esto, salvo lo escrito por el cabezón Julio) que ahora presentamos en el blog cabezón gracias al trabajo investigativo de Julio Moya.

Artista: Manantial
Álbum: Manantial
Año: 1977
Género: Rock progresivo / Rock psicodélico
Nacionalidad: Bolivia


Este tiempo Julio estuvo viajando de lado a lado, ahora se encuentra en Bolivia consiguiendo material para "Años Luz", y nos deja la reseña de este disco, una nueva banda que damos a conocer en el blog cabezón, una …