Búsqueda cabezona

martes, 25 de septiembre de 2018

Deep Purple - Fireball (1971)

Y aquí Neck nos hace otra entrega de la discografía de los Deep Purple, que continúa con esa música tal como la conocemos: hard rock pegadizo y potente, con muchos solos y virtuosismo. En "In Rock", el disco pasado, se había formado la primera junta del Mark II (la alineación más famosa de la banda), y fue excelente, y en este, repiten la fórmula de buena manera también. Guitarras que hacen juegos con los teclados, improvisando y haciendo riffs todo el tiempo, con muchos juegos de teclados, una batería que brilla todo el tiempo, sumado a la increíble voz de Ian Gillian. Es un muy buen disco de hard rock, pero lejos de ser las obras maestras comolo fue "In Rock" y lo sería "Machine Head", pero igual este meritorio álbum se encuentra entre los destacados de la discografía de Deep Purple.

Artista: Deep Purple
Álbum:
Fireball
Año:
1971
Género:
Hard Rock
Edición:
25º Aniversario
Duración:
78:46
Nacionalidad:
Inglaterra



Tras el arrollador éxito de In Rock, los shows en vivo se dispararon y abarcaron gran parte de 1970 para los chicos púrpuras, no tardando mucho el cansancio en pasarles factura. Además, a medida que el foco de atención, al menos mediático, se trasladaba de Jon a Ritchie, el trato con éste último se hacía cada vez más tormentoso.  “Era tanto el trajín por esos días, que nunca tenían tiempo y por consiguiente las grabaciones se retrasaban”, recuerda Martin Birch, el productor. “Me reunía con ellos en la ciudad de turno para oír las canciones nuevas y darles el OK, y apenas podían se pasaban por De Lane Lea u Olympic para grabar. Por eso Fireball no estuvo a la altura de In Rock, pero a nadie pareció importarle demasiado.”

Aunque inferior a otras indiscutibles obras maestras como “In Rock” o “Machine Head”, este meritorio álbum se encuentra entre los destacados de la discografía de Deep Purple.
Tras sus plausibles inicios en el rock psicodélico y progresivo a finales de los años 60, y asentados ya sin perder querencias progresivas en el contundente hard rock y blues rock con clara influencia en el posterior desarrollo del heavy metal, el grupo alterna en este disco (dentro de un conjunto un tanto irregular) algunos clásicos ineludibles de su repertorio como la propia “Fireball”, “The Mule” o “Strange Kind Of Woman”, con otros temas quizá no tan reconocibles pero de igual o superior valía artística que los anteriores como son los extraordinarios “Fools” y “No One Came”.
Sobresale la poderosa capacidad vocal de Ian Gillan y sobre todo la inconmensurable labor instrumental del guitarrista Ritchie Blackmore y del teclista Jon Lord, puntales básicos de esta mítica formación británica.
Javier Platas

Aquí les dejo un video de "Lazy" en vivo una gira por Escandinavia de 1972.




Ian Gillan, otro que no se anda con chicas, quizá pecando de soberbia, nunca le rindió a Blackmore la deferencia que él creía merecer, lo que hacía que la relación mutua por momentos se hiciera insufrible. Sin mencionar que, últimamente, Ian había empezado a hacer abuso de la bebida.  “Ian parecía haber enloquecido a causa del alcohol. Daba la impresión de querer ser un fastidio tan grande como lo fuese Ritchie”, recuerda Roger.

Todo este escenario pronto sumió a la banda en un profundo tedio y los roces no tardaron en hacerse presentes: primero, como bromas pesadas; luego, en ataques personales. Y Glover se ganó el papel principal como víctima de una de esta serie de bromas pesadas. En una ocasión, lo desnudaron y lo arrojaron al hall del hotel; haciendo gala de un autocontrol impresionante, Roger se dirigió al mostrador, pidió sus llaves y tomó  el ascensor, en medio del escándalo de los horrorizados huéspedes.  El rol de bufón le estaría por siempre reservado, cada vez que Blackmore anduviera cerca, no salvándose en Rainbow ni en la vuelta de la Mark2.


Aquí les dejo un video de "Fireball" en vivo en estudio de TV, y con un montón de tarados bailando y jodiendo el video... en fin, es lo que hay.



Durante todo este periodo, el setlist de la banda permaneció casi inmutable, debido a las ya mencionadas restricciones de tiempo. En un esfuerzo por reposicionarse en USA, se intentó montar una mini versión del Concerto en el Hollywood Bowl que los ayudara a promocionarse de cara a sus giras americanas, pero aquí no les resultó como en Inglaterra y fallaron como escopeta de feria. Finalmente, la gira se dividió en varios tramos y terminó frustrándose por problemas de salud, luego de los cuales volvieron a Inglaterra a tomarse un mes de vacaciones.

El tiempo apremiaba y los contratos exigían un próximo álbum que se esperaba fuera tan exitoso como su predecesor. Lo que se supone sería un mero trámite, terminó por consumirles gran parte del segundo semestre, y sus buenos deseos de terminar el disco en un par de sesiones, fueron hechos trizas y acabaron repitiendo la historia de In Rock, haciendo las primeras tomas durante septiembre, entre medio de presentaciones de TV, festivales franceses y el esperado Gemini Suite en vivo.


Ya para fines de junio, se graban las mezclas finales de Demon’s Eye, el cual fue incluido en algunos shows, y los Purple salen con álbum nuevo bajo el brazo. También trataron con Anyone’s Daughter, pero a ésta no le fue tan bien y pronto la desecharon. El merecido descanso llegó en agosto, abocándose completamente a la promoción de Fireball durante septiembre, que alcanza a ser top de ventas tal como In Rock aunque no por mucho tiempo. “Sentíamos la presión de tener que sacar un superventas, algo a lo que yo no estaba acostumbrado”, recuerda Roger. “Si bien no es tan duro y agresivo como In Rock, me parece un disco mucho más admirable. Que no le haya ido tan bien, fue una decepción, pero decir que sea inferior, es una desconsideración tremenda. Fue un gran avance para la banda y una época de mucha exploración”.


Una gira nacional acompañó el lanzamiento de la placa, presentándose a tablero vuelto en el Royal Albert Hall, recinto que al poco quedaría vedado para el rock. Durante los meses siguientes, el setlist fue más cambiante de lo normal, ya que empezaron a experimentar con el material nuevo. Primero lo hizo No no No; luego Paint it Black sería remplazado por The Mule. Al cabo, Fireball también haría su debut en vivo, durante los bises.

Debe haber extrañado en demasía a los asistentes del primer show en Portsmouth, comprar el nuevo álbum y darse cuenta que no venía ningún Highway Star en el disco, canción creada de camino a alguna presentación. Ni hablar de Lazy, también en el show, pero desarrollada durante los ensayos. Al parecer, la banda ya se había hecho a la idea que Fireball tenía sus días contados en los escenarios.




Lista de Temas:
 1. Fireball
 2. No No No
 3. Demon’s Eye
 4. Anyone’s Daughter
 5. The Mule
 6. Fools
 7. No one Came
 8. Strange Kind of Woman (Remix 96)
 9. I’m Alone
10. Freedom
11. Slow Train
12. Demon’s Eye (Remix 96)
13. The Noise Abatement Society Tapes
14. Fireball (Instrumental)
15. Backwards Piano
16. No one Came (Remix 96)



Alineación:
- Ritchie Blackmore / Guitarra
- Ian Gillan / Voz
- Roger Glover / Bajo
- Jon Lord / Teclado
- Ian Paice / Batería



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares