Búsqueda cabezona

lunes, 6 de agosto de 2018

Renaissance - Live at Carnegie Hall (1976)

Live at Carnegie Hall representa el cierre, el punto culminante de la mejor etapa de Renaissance, una de las bandas de rock sinfónico que más honor le hacen a ese calificativo en la historia del prog inglés. Annie Haslam en su mejor momento, todo rodeado del sonido impecable de la Orquesta Filarmónica y Coro de Nueva York dirigidos por Tony Cox, con pistas grabadas durante el ciclo de conciertos que la banda dio en el mítico Carnegie Hall de Nueva York en junio de 1975. Un álbum doble realmente memorable para seguir conociendo a una banda especial de la mejor generación del prog.

Artista: Renaissance
Álbum: Live at Carnegie Hall
Año: 1976
Género: Rock progresivo sinfónico
Duración: 1:42:38 (2 CD)
Nacionalidad: Inglaterra


Nada es comparable al concierto. La adrenalina de estar ahí, con todos esos otros cientos o miles de personas; el compás de espera mientras comienza, el furor de los primeros compases y el viaje en el que acompañas a esos creadores, creando con ellos, el rugido de un momento especial —solo superado por el del estadio de futbol en un gran partido o el de las masas en una manifestación—, el estruendo del aplauso, hasta que el viaje termina y emprendes el regreso con las vibraciones aún latentes de lo que has vivido. Nada se compara. Para los músicos es también una experiencia diferente: del momento íntimo de composición, compartido ligeramente con la situación de estudio en la que todo es cuidadosamente armado para el disco, a la puesta a prueba sin más controles que el setting del sonido previo al concierto, el “vivo” es el máximo reto. No valen ahí los trucos de estudio, no hay segundas tomas ni overdub; la banda tiene que darlo todo en el escenario porque solo así logrará superar la magia de consola y grabadora: es el examen último: la música en su máximo estado de pureza frente al público. Por eso son tan interesantes y, a veces, emocionantes los discos en vivo, los registros de esa experiencia única que es el concierto, extendiéndolo para quienes no pudimos estar ahí. En las discografías de muchas bandas de la era central del rock progresivo, ciertas placas en vivo pueden ser tanto o más importantes que las grabaciones de estudio. ¿Qué sería de nuestro conocimiento de Yes sin Yesshows y Yessongs? Puedes conocer lo mejor de Genesis solo a través del Live y el Seconds Out; Pink Floyd suena más grandioso en Pompeya y The Wall nunca fue tan contundente como cuando en Berlín en la versión de Waters; Bursting Out de Jethro Tull; los seis volúmenes dobles de You Can’t Do That on Stage Anymore de Zappa; Live at The Fairfield Halls de Caravan; las colecciones de King Biscuit Flower Hour que registraron a tantísimas bandas; en fin, la lista es incontable. En la era de los cassettes, yo solía hacer compilaciones que llamaba Todo en vivo en las que mezclaba de aplauso en aplauso las más diversas rolas de lo que me gustaba (llegué a poner a Silvio Rodríguez cantando “Mariposas” después de “The Knife” de Genesis y antes de “Horse with No Name” de America y “4 + 20” de Crosby, Stills, Nash & Young, versión Woodstock) y alucinaba que asistía a un festival personal en el que tocaban todos los músicos que más quería. No faltaba en esas compilaciones alguno de los temas de este fabuloso Live at Carnegie Hall de Renaissance; seguramente la larga, alucinante versión de “Ashes Are Burning”.





Y es que entre los discos en vivo de las bandas clásicas del prog, este es uno de mis favoritos. Un agradecimiento (y disculpa) antes de empezar: esta reseña es iniciativa de Eduardo Sánchez, que roló en la lista de correo cabezona sus archivos de este conciertazo y en cuanto llegó su correo, que agradezco en el alma, me ofrecí a escribir la reseña. Le pido disculpas a Eduardo por no usar sus archivos: los comparé con los que yo tenía y encontré que la versión de mi disco duro estaba ligeramente mejor y además tenía scans (de baja resolución), así que es la que encontrarán en la biblioteca cabezona. Como sea, gracias a Eduardo por la propuesta de compartir este disco con el que aumentamos las reseñas de los mejores discos de esta banda fundamental del prog inglés de los setenta, destacada junto con Curved Air por tener al frente a una mujer, a una cantante que los comentaristas de la época no dudaron en calificar como la mejor voz de Europa.



Ya se podía saber gracias a los discos de estudio: Annie Haslam es una voz privilegiada; con toda la intensidad y el registro de una soprano operística pero sin la impostación que exige ese arte, sino manteniendo una dulzura natural que la hace ideal para una banda de progresivo. En el blog tenemos reseñas de tres de los cuatro primeros discos de Renaissance en su formación definitiva: Ashes Are Burning (1973), Turn of the Cards (1974) y Scheherezade and Other Stories (1975); nos falta el primero de esa etapa, Prologue (1972) que también tiene sus joyas. Luego vendría la serie de conciertos en el Carneguie Hall de Nueva York, en junio de 1975, con la que el grupo lanzaba el fabuloso Scheherezade. Live at Carnegie Hall, un álbum doble, recoge temas de esos cuatro discos. En 1977, 1978 y 1979, Renaissance lanzó sendos discos (Novella, A Song for All Seasons y Azure D’Or respectivamente) que, aunque tienen elementos sinfónicos y progresivos de primer nivel, empiezan a acercarse poco a poco al pop que finalmente estallará en Camera Camera (1980), ya en pleno declive progresivo si bien logran un new wave muy respetable. Por tanto, Live at Carnegie Hall es una especie de parteaguas en la historia de la banda; el segundo si tomamos en cuenta el radical cambio de alineación que la banda tuvo en 1971-1972. Así, esta grabación de concierto, en la que los acompañan la Orquesta Filarmónica y Coro de Nueva York es un cierre, un broche de oro para su mejor época (vendrían después, en 1977, dos discos en vivo en el King Biscuit Flower Hour, nada desdeñables).

Excepto el primer tema, “Prologue”, todos los demás ya los hemos comentado en otras entradas. En este tema, el primero del disco del mismo nombre, de 1972, destaca la introducción para piano solo que es un estudio, el “Revolucionario” del fabuloso Chopin (también conocido como “Estudio sobre el bombardeo de Varsovia”, en el que Chopin plasmaba su impotencia y su tristeza por la derrota con que la Polonia revolucionaria trató de sacudirse, sin éxito, el yugo ruso en 1831), ejecutado aquí con sorprendente maestría. Llama la atención esta referencia a cuestiones histórico-políticas relacionadas con Rusia, que será retomada después en “Mother Russia” (también incluida en Live at Carnegie Hall) y en “Ukraine Ways” (el tema más progresivo de Camera Camera).



El resto de los temas es de los tres discos que conocemos: “Ocean Gipsy” y “The Song of Scheherezade” de Scheherezade and Other Stories; “Can You Understand?”, “Carpet of the Sun” y “Ashes Are Burning” del disco homónimo, y “Running Hard” y “Mother Russia” del Turn of the Cards. Las interpretaciones en vivo son en general bastante apegadas a sus versiones de estudio, con pistas ligeramente más largas pues incluyen presentaciones y aplausos; señaladamente en el caso de “The Song of Scheherezade”, en la que se introduce la historia con una presentación de cuatro minutos.

Para “The Song of Scheherezade”, escrita originalmente para banda de rock y orquesta sinfónica, esta es la versión que hay que escuchar. La Filarmónica de Nueva York protagoniza la obra de un modo casi omnisciente, con mucho mayor presencia y vida que en la versión de estudio que ya era de por sí notable. Y la voz de Annie, ¿qué decir? Aquí demuestra su tamaño, en el escenario, al frente de ese batallón de músicos, alcanzando las notas más imposibles de un registro humano, con un calor y una intensidad que ¡solo en concierto!

El caso de “Ashes Are Burning”, cierre del disco, es especial pues aquí sí se incluyen variaciones significativas con respecto al original de estudio: solos de teclado y piano más improvisadores que en el estudio, seguidos de un solo de bajo espectacular de Jon Camp que se lanza al jazz (en plan trío), al slap funky y a la armonización y logra arrancar los aplausos rítmicos y el entusiasmo del público, y se entrega a un final atmosférico soportado por más bajo (pedales y contrabajos de la orquesta) para llegar a una transición de locura con la que el público se levanta, antes de seguir a la parte final, con un cierre en la voz de Annie Haslam realmente de otro planeta.

En cuanto a la mezcla, en estas versiones de concierto el bajo es más presente que en el estudio (más profundo, menos brillante o metálico), y eso marca una diferencia importante pues, en Renaissance, una banda muy basada en el piano, el bajo es un protagonista central. Un disco doble de verdadera antología, el broche de oro de una era, la consagración de una de las más interesantes bandas de la mejor época del rock progresivo sinfónico inglés. No se lo pierdan.





Lista de Temas
CD 1:
1. Prologue
2. Ocean Gipsy
3. Can You Understand
4. Carpet Of The Sun
5. Running Hard
6. Mother Russia

CD 2:
1. Scheherezade
2. Ashes Are Burning

Alineación:
- John Tout / teclados, voz
- Annie Haslam / voz principal
- Jon Camp / bajo, bajo de pedal, voz
- Terrence Sullivan / batería, percusiones, voz
- Michael Dunford / guitarras acústicas, voz
- Orquesta Filarmónica y Coro de Nueva York (dirección: Tony Cox)





3 comentarios:

  1. Me encanto la reseña, es maravillosa la música de Rennaisance, y como no, es una de mis tantas bandas favoritas. Este concierto es histórico y debería ser material escolar obligatorio en alguna materia de música. Un documento musical tan valioso como extraordinario.

    ResponderEliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares