Búsqueda cabezona

viernes, 3 de agosto de 2018

Focus - Ship of Memories (1976)

En el invierno holandés de 1969, Thijs Van Leer, recibido en flauta y composición en el conservatorio de Amsterdam, formó un trío, empiezan tocando algunos covers y temas de Van Leer en pequeños shows, hasta que en noviembre de 1969 se les une un guitarrista de formación clásica llamado Jan Akkerman, y había nacido Focus. Tanta agua pasó bajo el puente y ahora el Mago Alberto se pregunta porqué es que hay tan poco de Focus presentado en el blog cabezón, y la respuesta es más que obvia: porque aún nos falta presentar una innumerable cantidad de discos y grupos excelentes, y verdaderamente hay tanto que yo cada vez voy conociendo más proyectos y tengo más y más cosas para traerles. Esta vez le toca a los clásico y dentro de ello hay que hacerle un lugar a Focus, y el Mago se encarga de ello, que trae esta retrospectiva con trabajos inéditos que además incluye versiones alternativas de temas viejos, de 1973, más un tema inédito que titulaba al disco, compuesto por el baterista Piere Van Der Linden. Con ustedes, algo de la gran banda holandesa, pero seguramente no será lo último que aparezca por este espacio.

Artista: Focus
Álbum: Ship of Memories
Año: 1976
Género: Rock sinfónico
Nacionalidad: Holanda



El movimiento musical holandás fue bastante prolífico e importante para la escena europea, exportando grupos y estilos que serán tomados en distintos países como punto de partida para desarrollos de otros artistas y grupos de rock progresivo clásico y sinfónico. Las variantes más espaciales, psicodélicas y lisérgicas no tuvieron tanta influencia como estas primeras bandas que se proyectan desde el rock sinfónico, el beat y el rock-pop experimental, con bandas como Supersister, Kayak, Earth & Fire, Ekseption, Cosmic Dealer, Lady Lake entre los más destacados, sumando por supuesto a Focus. La banda formada en el año 1969 y liderada por el icono del rock progresivo Thijs Van Leer es una leyenda del genero con discos emblemáticos. Inclusive el año pasado (2017) el sitio Ultimate Guitar hizo una lista con las 35 bandas mas importante del rock holandés donde el numero 1 pertenece a Focus.
Aquí, las palabras del Mago Alberto presnetando este disco de estos holandeses de oro.

¿Qué pasa que hay tan poco publicado de Focus?. ¿Alguien se esta guardando algo?. Llegó la recesión a Holanda?. ¿El Vampiro se esconde detrás de la censura?. ¿Porqué no está este disco? eh....???. ¿Estamos todos locos o pasó una hormiga....Cacho????.
Uno de los grandes trabajos de Focus, "Ship of Memories", un disco sin desperdicio, acá los holandeses estaban ya acariciando el trofeo conseguido con "Moving Waves", y despues de allí se dedicaron a experimentar y seguir buscando la veta del tesoro, y pasaban los 70 y todo explotaba, y ellos explotaban adentro, perdón... implosionaban.
Y luego de un disco super soft, como "Mother Focus", surge airoso este proyecto que lleva en su contenido los climas cada vez mas apacibles de Akkerman, junto a la traversa de Thijs Van Leer, la marchosa "Ps March", como su título lo indica, una versión más rockera de "Mother Focus" con un título nuevo, "Glider", todo bajo una producción sonora impecable.
Esta versión es la remasterizada, con el agregado de la versión single para USA de "Hocus Pocus", distinta a la original, por supuesto. Un combo difícil de rechazar, y junto con este trabajo va como agregado especial un bootleg, grabado en Londres en 1972, que aunque es conocido no figura dentro de su discografía oficial.
En tu infancia quizás no te gustaba el tomate o la cebolla, pero creciste y ahora te gustan... bueno, esto es algo parecido, así que si creíste que Focus fue un grupo de un solo disco, te equivocas!!. Y "Ship of Memories" es una muestra de ello.
Por eso vamos a reivindicar a Focus posteando cosas de ellos, otra muestra de que hay muchísimo material que aún no asomó por el blog, pero que siempre va a existir una posibilidad.
Mago Alberto





1975: El album "Mother Focus", con el nuevo baterista David Kemper, salió ante la gran cantidad de comentarios negativos. Los críticos y los fanáticos quedaron desconcertados por el repentino giro a canciones pop y un estilo de Jazz Fusion en varias pistas, mientras que por la falta de un potencial single la industria de la música puso en duda la habilidad de la banda para capturar una audiencia más amplia. La calidad de las composiciones eran de alto nivel, pero la carrera de Focus fue obstaculizada por la evolución de los gustos de la audiencia fuera de la música progresiva que estaba en lo alto cuando la banda comenzó.



Si "Mother Focus", de 1975, era un claro signo de estancamiento creativo, la aparición de "Ship of Memories" debió de representar para los seguidores coetáneos de FOCUS una señal inequívoca del fin de la banda: en lugar de un nuevo material –o de uno viejo remozado mediante el expediente de la entrega en vivo– he aquí una recopilación de piezas de diverso origen estilístico y temporal, inéditas en su mayoría, que representa para algunos de sus críticos más ceñudos un auténtico batiburrillo sin pies ni cabeza. Sin embargo, aunque no sea posible encontrar en "Ship of Memories" una obra ambiciosa y brillante como "Hamburguer Concerto", sí se puede hallar, al menos, un conjunto de piezas dignas de la mejor época de esta banda extraordinaria.
El álbum abre con 'P’s march', pieza en la línea de 'House of the King', con dos motivos que se alternan. La diáfana marcha de contornos clásicos presentada por la flauta desemboca en un tempo pausado y una melodía de talante casi opuesto: sobre un discreto riff pesaroso y solemne expuesto por el órgano, la guitarra gimiente de AKKERMAN, en clave de blues, modula las variaciones de un canto con ribetes de elegía, morigerados por un cierto aire bufonesco y macizos compases de batería.
Una atmósfera de inquietud y expectativa, como anunciando un inminente desastre, recorre 'Can’t believe my eyes'. Se trata de una vigorosa pieza de rythm and blues, en la que AKKERMAN despliega su habitual sapiencia apoyado en un trabajo notable, con mucho swing y sentido del contrapunto, de Bert RUITER en el bajo. De hecho, es este diálogo entre las cuerdas el que aporta esa intensidad amenazante a los mejores pasajes. AKKERMAN, van LEER y compañía han depuesto momentáneamente su vena afable para entregarnos una pieza salvaje registrada en un concepto más cercano al jazz que al rock. Un deleite visceral sin atenuantes.
'Focus V' supone la recuperación de una aparente calma: sobre un motivo de sencillas escalas ascendentes, la guitarra canta una suave balada de acordes lánguidos y melancólicos; más tarde, la flauta traversa, reelaborando el motivo central ahora en escalas descendentes, parece comentar compasivamente lo expresado por las cuerdas. Una pieza de verdad hermosa que muestra una faceta intimista difícil de hallar en una banda de rock, sea ésta progresiva o no, excepto en FOCUS.
'Out of Vesuvius' nos devuelve otra vez al rythm & blues. El tono es ahora más expansivo y vital. Tras una breve introducción dubitativa, la guitarra arranca con un vibrante acorde de blues que da la pauta para el despliegue animoso de los demás instrumentos. La banda, inmersa en una auténtica jam session con solos de guitarra y órgano incluidos, despliega energía incandescente como la lava del volcán de marras. Un recreo para el disfrute de grandes y chicos.
'Glider' es otro tema típico de FOCUS: a partir de un ritmo inicial galopante que comunica su ligereza al conjunto, la atención se centra en dos momentos que se alternan: la breve y etérea melodía tarareada por van LEER en su acostumbrada faceta de yodeller y el despliegue guitarrero de AKKERMAN, quien muestra una vez más su virtuosismo y versatilidad incomparables en veloces punteos plenos de musicalidad.
'Red sky at night' retoma la calma y belleza de los temas introspectivos de FOCUS. Una guitarra reverberante y lejana emite notas largas, agudas, satinadas, sobre los compases graves y serenos de la batería y el piano. El leit motiv de la melodía así descrita evoca nobleza y espiritualidad. La flauta, siempre más dulce y diáfana en sus reflexiones que la apasionada guitarra, complementa bellamente el motivo central en su respectiva intervención solista. van LEER, como en otras ocasiones, muestra su sabiduría en la creación de sutiles atmósferas que acrecientan la profundidad emocional de una composición.
En dos minutos y medio, 'Spoke the lord craetor', talvez el más débil de los cortes –a excepción del homónimo 'Ship of memories'–, tiene de todo un poco: insinuaciones barrocas en el intro a cargo del órgano, acordes de guitarra que suenan a tonada country, rythm & blues brioso a lo LED ZEPPELIN y, en la voz cantante, punteos de guitarra sin mayor desarrollo temático.
'Crackers', una piecita de poco más de dos minutos, muestra la vena pop de FOCUS. Aquí todo es graciosa despreocupación y optimismo, como aparente liberación de las densidades previas. van LEER y AKKERMAN, se lucen dictando cátedra sobre cómo facturar una pieza ligera sin caer en lo intrascendente.
La entrega se cierra con la pieza que da nombre al disco, 'Ship of memories', brevísima composición que, tras el redoble de tambor coronado por un percutir obstinado de platillos, presenta un discreto tema apenas esbozado por el órgano –o un instrumento parecido, talvez un armonio– que semeja una letanía fúnebre, acaso una suerte de epitafio a la era dorada de FOCUS.
Un disco no redondo –busque el lector la forma irregular que más le plazca–, pero que, en justicia, recupera instantes notables de FOCUS provenientes de sus años gloriosos. ¿Por qué tendría que ser perfectamente simétrico y cumplido para ser bueno? Jazz y rock desmelenados, baladas intimistas que doblegan al más rudo, pop de postín como en los buenos tiempos, atmósferas inenarrables, profusión de arreglos elegantes, virtuosismo a raudales nunca gratuitos, en fin… Hay más enjundia en estos “retazos” que en infinidad de placas producidas hoy en día sin más argumento que saciar el apetito del mercado.
La atención sobre este disco no será, por tanto, una pérdida de tiempo para los aficionados al progresivo de ley.
Igson Edgardo



Lista de Temas:
1. P'S March
2. Can't Believe My Eyes
3. Focus V
4. Out Of Vesuvius
5. Glider
6. Red Sky At Night
7. Spoke The Lord Creator
8. Crackers
9. Ship Of Memories
Bonus Track:
10. Hocus Pocus (US Single version)

The Sky Will Fall Over London Tonight.
01. Bob Harris Introduction
02. Anonymous Two
03. Band Introductions
04. Focus 1
05. Focus 3
06. Answers? Questions! Questions? Answers!
07. Focus 2
08. Bob Harris Once More
09. Hocus Pocus

Alineación:
- Thijs Van Leer / vocals, organ, piano, electric piano, Mellotron, clavinet, flute
- Jan Akkerman / guitar, lute
- Bert Ruiter / bass (1-5,8), vocals
- Martin Dresden / bass (7)
- Pierre van der Linden / drums (1-5,9)
- David Kemper / drums (6,8)
- Hans Cleuver / drums (7)





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares