Ir al contenido principal

Baltasar Comotto - Blindado (2011)

Aquí en un disco solista de Baltasar Comotto, guitarrista de Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, elegido por Spinetta, el Indio Solari y Calamaro, en su segundo disco solista llamado "Blindado" y aparecido en 2011. Con invitados de lujo como el Indio Solari, Luis Alberto Spinetta, Ricardo Mollo, y el pianista y tecladista de jazz fusión "Patán" Vidal a cargo del Hammond en un track. Un rock duro, directo, visceral, en otro aporte del Mago Alberto.

Artista: Baltasar Comotto
Álbum: Blindado
Año: 2011
Género: Hard Rock
Duración: 38:41
Nacionalidad: Argentina


"Blindado" es un disco con 12 temas en un formato explosivo, donde Comotto refleja una lírica de alto vuelo con potentes riffs de guitarra.
Como dijo el Mago Alberto, tiene invitados de lujo como Indio Solari, Luis Alberto Spinetta, Ricardo Mollo, y "Patán" Vidal, el trabajo se posiciona como una propuesta diferente a los lanzamientos de loúltimo del rock argento.


A continuación, las palabras del Mago presentando este disco...
El segundo trabajo de Baltasar Comotto, uno de los guitarristas más originales de la nueva camada del rock argentino, con un sonido duro, con mucho cuerpo, hoy característico en cada álbum del Indio Solari, grupo del cual Comotto es el guitarrista líder, también supo darle todo su vuelo a la última banda del Flaco Spinetta, con quien participó de la grabación de "Un Mañana" y de los shows en vivo en la presentación de "Para los Arboles". Cabe señalar que muy pocos músicos se dieron el gusto de participar en dos bandas simultaneamente y nada más y nada menos que de Solari y Spinetta, todo un lujo!.
Este proyecto titulado "Blindado" nos muestra a Baltasar desarrollando ideas musicales, distintas a su primer trabajo donde la onda estaba orientada hacia canciones muy ligadas al funk, cosa que aquí se direcciona hacia un rock más crudo, quizás como influencia de lo tocaba en la banda del Indio Solari, y créanme que se nota en algunas canciones.
A los cabezones desprevenidos les comento que Spinetta canta en "Hipnotic", el Indio Solari en "A lo Mejor" y Ricardo Mollo de Divididos en "Las Penas", y quizás por esas participaciones sobran los motivos para escuchar este trabajo de Comotto.
Mago Alberto





A continuación un jugoso reportaje de la revista Rolling Stone, que nos da cuenta de una vida muy particular de este gran músico.


Algunos años después se iba a convertir en el guitarrista más codiciado del rock argentino: elegido por Luis Alberto Spinetta, alabado por el Indio Solari y reclutado por Andrés Calamaro para su última gira europea. Pero a finales de la década del 80, Baltasar Comotto era un adolescente introvertido que pasaba las tardes mirando recitales de Jimi Hendrix en VHS. El show en la isla de Wight, de 1970, y la versión incendiaria de "Purple Haze". La presentación en el festival lisérgico Monterey Pop de California, en 1967, con un Hendrix exultante prendiendo fuego la Fender Stratocaster en el solo final de "Wild Thing".

Todas las tardes eran iguales, con Comotto rebobinando y reproduciendo una y mil veces ese material en la videocasetera hasta aprender cómo tocaba ese negro de ascendencia aborigen y afroamericana que lo hipnotizaba. Porque además, Hendrix era zurdo y tenía un estilo muy particular para mover los dedos sobre el diapasón de la guitarra, como si hiciera fricción sobre las cuerdas. Entonces, copiar la técnica y sacar los riffs y solos del álbum The Cry of Love o de Band of Gypsys mirándolo por televisión se le hacía más difícil. "Yo quería tocar así", dice Baltasar con una sonrisa que esconde un dejo de vergüenza. "Hendrix tenía toda una cosa rítmica, armónica y melódica muy particular que me llamaba mucho la atención. A mí me copaba todo su lado no tradicional, 'Machine Gun' y todas las canciones de esa época."

Es un sábado lluvioso de julio por la tarde y, mientras Croacia y Rusia definen su futuro mundialista en los penales, las calles de Chacarita lucen desoladas. Sentado junto a una pequeña mesa ubicada en el centro de lo que sería el living de su casa, una propiedad de comienzos del siglo pasado totalmente reciclada que se ve ordenada y silenciosa, Baltasar Comotto revisa los mensajes en su teléfono celular. Una luz diáfana penetra por el ventanal que da a un pequeño patio e ilumina apenas dos estantes de madera empotrados que funcionan como biblioteca. Apoyados sobre ellos están los libros que por estos días está leyendo (After Dark, de Haruki Murakami; Cartas a Theo, de Vincent Van Gogh y Cash, la autobiografía de Johnny Cash). Hay, además, cientos de CDs perfectamente apilados, un vinilo de Miles Davis que sobresale, adornos, suvenires de viajes y la estatuilla del flamante premio Gardel que acaba de ganar como Mejor Álbum de Rock Pesado/Punk por Elite, su tercer disco solista, editado en agosto de 2017. "¿Querés un mate?", dice con la tranquilidad de quien acaba de levantarse y comienza el día a ritmo lento, mientras carga yerba en una taza de café estampada con una serie de retratos de Mao Tse-Tung.

Fuera de los escenarios, Baltasar irradia armonía y su tono de voz suave contrasta con la energía desorbitante que contagia cuando se cuelga su Gibson SG Standard Cherry 1977. A los 44 años, después de más de dos décadas formando parte de diferentes proyectos musicales (llegó a tocar en cuatro grupos al mismo tiempo), por primera vez en muchos años está abocado por completo a las canciones de su carrera solista, que lo tiene recorriendo los escenarios de distintas provincias argentinas. Y eso, para él, es algo reconfortante.

Hace unos días estuvo en Salta y Jujuy, invitado a tocar en dos fechas homenaje a Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota junto a su amigo de la adolescencia y compañero en Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, Gaspar Benegas, y el ex Redondos Walter Sidotti en batería. La experiencia también fue productiva y reveladora porque aprovechó el largo viaje para preguntarle a Walter algunas cuestiones de las grabaciones de los Redondos que siempre le habían llamado la atención. Las giras y shows multitudinarios de Comotto con el Indio y Calamaro y las presentaciones en plan solista por boliches pequeños del conurbano se han vuelto una constante a lo largo de su carrera. En mayo, presentó Elite en la Patagonia con una serie de conciertos programados en bares y pubs de Esquel, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia con una buena recepción del público.

"Con el Indio y Los Fundamentalistas hemos tocado en estadios grandísimos, pero si tengo que tocar en un bar para dos personas seguramente voy a flashear igual", explica él. "Puedo disfrutar las dos instancias porque hay cosas íntimas que están buenísimas y no se logran con mucho público."

Detrás de Comotto hay una lámpara de pie vintage, un sillón cubierto por una manta blanca, un escritorio con una MacBook Pro en la que estos últimos días estuvo grabando demos para el próximo disco, la Gretsch Chet Atkins Tennessean 1967 que lleva a todos lados apoyada sobre un pie de guitarra, un amplificador de mesa Boogie Mark II que conserva casi desde que aprendió a tocar, un contrabajo que descansa apoyado sobre la ventana, un piano de pared y, en una esquina junto al sillón, una pequeña mesa con un teléfono gris que ahora ha empezado a sonar. "Ahí al lado de ese teléfono tenía el contestador en el que escuché el mensaje de Spinetta, que me invitaba a tocar en su banda."
¿Se conocían de antes?
No, lo había cruzado una vez que vino a ver las zapadas en un bar al que yo iba, llamado Tobago, y alguien nos presentó. Recuerdo que lo encontré en el baño y me dijo: "Che, muy buena la tocada". Pero bueno, cuando me llamó un tiempo después fue algo inesperado. Jamás me había imaginado que iba a encontrar en el contestador un mensaje con la voz de Luis. Lo llamé enseguida y me invitó a tocar en la presentación de este disco en el Gran Rex.
Se pone de pie. Va hasta la repisa y vuelve con el vinilo de Para los árboles, de 2003, en la mano.
"Ahí conocí a Luis y empezamos una relación musical", dice. "Fue una banda que armó por seis meses como mucho. Después de un tiempo largo volvió a llamarme y nos reencontramos, pero en el medio se dio lo del Indio y Los Fundamentalistas, la grabación de El tesoro de los inocentes y Porco Rex."
Así, con la tranquilidad de un tipo al que la vida ya le ha dado todas las sorpresas que le tenía destinadas, Comotto habla del camino que lo ha llevado a consagrarse como uno de los mejores nuevos guitarristas del rock argentino, de los días en que dividía las horas para grabar por la tarde con el Indio en Luzbola y por la noche tocar con Spinetta en el teatro Coliseo de La Plata, y de cómo Calamaro lo convocó para sumarlo a su banda en la gira europea de Bohemio.
Lo suyo no es la actitud del guitar hero virtuoso, sino probar, mutar, adaptarse. La desprolijidad, el pragmatismo, el sonido imperfecto.

***

Hablar con Baltasar Comotto fuera del escenario, mientras toma un vaso de jugo de naranja exprimido en el living de su casa, es un poco como charlar con Clark Kent antes de convertirse en superhéroe. El comienzo de su día transita en un clima zen en el cual el tiempo corre en slow motion. Nació en la Ciudad de Buenos Aires, en 1974, hijo menor de tres hermanos del matrimonio entre una arquitecta y un abogado laboralista militante del Partido Socialista que, en tiempos de dictadura, era perseguido por los militares y en 1977 tuvo que exiliarse con su familia en Madrid. A través de su hermano Agustín, Baltasar escuchó por primera vez a los Rolling Stones, Jethro Tull, música progresiva y la voz de Spinetta en una versión de "Alma de diamante" grabada en el estadio Obras. Pero a él lo que más le gustaba era el rock pesado: el sonido distorsionado y sucio de las violas, la dureza de Iron Maiden y el punk melódico de los Ramones.

De los años de exilio lo que más recuerda no son historias musicales, sino los viajes familiares que emprendieron durante los casi seis años que duró la experiencia en el viejo continente. "Nos íbamos un mes todos juntos en auto a conocer lugares", dice Baltasar y se pone de pie, va hasta el escritorio y vuelve con varias fotos en tono sepia. "Mirá, esta es en África, estoy con un dromedario."

En la foto se lo ve serio, debe tener unos 7 años y lleva una melena muy rubia con el flequillo hasta las cejas. "Esto es Sevilla. Mirá esta otra: es en Marruecos con un guía que nos llevaba por todos lados. Me acuerdo también perfectamente cuando subimos a la torre de Pisa, en Italia, con mis viejos, o de estar en una mezquita mirando a un tipo cómo amaestraba una serpiente encantada."

Volvieron a Buenos Aires en 1983, con el regreso de la democracia y el gobierno de Raúl Alfonsín, pero el padre tuvo que hacerlo un año después porque la amenaza militar estaba aún latente. "Mi viejo estaba en las listas de los militares y tuvo que esperar un tiempo", dice Baltasar. La adaptación al principio no fue del todo fácil: tuvo que aprenderse el himno argentino que cantaban todas las mañanas en el patio del colegio y empezar a deshacerse del acento español.

"Es un héroe de la guitarra dispuesto a incendiar escenarios", dice Calamaro, que lo sumó a su banda en su gira de 2013.
Los Comotto vivieron un tiempo como nómades, en la casa de los abuelos, y se instalaron después en la zona de Belgrano, donde Baltasar terminó la escuela primaria. A los 9 años le regalaron una guitarra criolla y empezó a tomar clases con un profesor particular. Pero prefería ratearse e ir a jugar al fútbol con amigos. Hasta que un día la madre se enteró y se terminaron para siempre las clases de guitarra. Tener un hermano mayor significó también descubrir a los 13 las bondades de la música de Los Beatles, Charlie Parker y Jimi Hendrix. A los 14 ayudaba a su papá en el estudio haciendo trabajos de tipeo y se planteó durante una temporada la posibilidad de seguir la carrera de abogacía, pero a los 15 llegó la primera guitarra eléctrica, una Telecaster, y su perspectiva profesional cambió.

"Mi hermano desde chico supo que quería ser dibujante, pero mi caso fue diferente", explica Comotto. "Yo iba viendo qué cosas me atraían hasta que todo desencadenó en la música. Era como ir siguiendo lo que indicaba el sentido común: '¿Balta, te gusta la música? Bueno, tenés que ir para ese lado'."

En esos años ya se juntaba con amigos que tenían sus mismos gustos musicales: Soundgarden, Nirvana, Alice in Chains, Jane's Addiction, Primus, Living Colour, Fishbone. Y a los 16, junto a su hermano y el bajista y fotógrafo Theo Lafleur armó Mutrones, un trío experimental que combinaba funk, metal y grunge. "Empecé a conectarme con la guitarra, hacer canciones y tocarlas en vivo", cuenta Comotto. "Recuerdo que en una fecha en el bar El Imaginario enganché un acople increíble con la guitarra y fue como sentir la gloria. Cuando terminamos el show me cayó la ficha y pensé: 'Esto es lo que quiero'."

Los padres lo alentaron en el camino que había emprendido, pero al mismo tiempo le exigieron que terminara el secundario. Cumplió el mandato familiar: se recibió de bachiller en el Nicolás Avellaneda con 7 de promedio y se dedicó a estudiar música de forma autodidacta. Tenía facilidad para reconocer tonalidades y leer cifrado armónico, negras y corcheas. Pero como nunca aprendió a leer partituras no le quedaba otra que memorizarse las canciones. A mediados de los 90 comenzó a frecuentar Tobago, un bar de Chacarita en el que se armaban zapadas, y consiguió que lo invitaran a tocar. Allí pudo compartir escenario y conocer a músicos de la talla de Luis Salinas, René Rossano, Juanjo Hermida y Sergio Verdinelli, entre otros.

Después de un tiempo en Tobago le surgieron varias posibilidades de trabajo. "Fui con Gaspar a San Martín de los Andes y tocamos durante un mes en un casino como parte de la banda de su mamá." La madre de Benegas es la cantautora de folk-rock María José Cantilo, que por ese entonces volvía a los escenarios después de su paso por prisión. Cuando Comotto volvió del Sur armó una sociedad musical con el tecladista Patán Vidal que tuvo muy buena aceptación. Tocaban un repertorio que incluía clásicos del blues y algunas cosas de jazz, funk y soul.

En octubre del año 2000 volvió al Sur, esta vez contratado junto a Patán y Miguel Zavaleta para abrir durante cinco noches las jams del Festival de los Siete Lagos organizado en Bariloche y San Martín de los Andes. "Mi historia como músico fue parte de un largo desarrollo", explica Balta. "Todo se fue dando de a poco, impulsado por la inquietud y la facilidad para tocar un instrumento que tuve siempre."

Lo que vino después fueron tres discos de factura personal en los que forjó su estilo multifacético: Rojo (2008), con el que transita entre el funk, el jazz y el hip-hop; Blindado (2011), en el que logró reunir en distintas colaboraciones al Indio, Spinetta y Ricardo Mollo; y Elite (2017), que le sirvió como catarsis en una época en la que vivía "cosas emocionales muy fuertes". Durante el período de producción del último disco se accidentó Eduardo Herrera, productor del álbum y amigo, y Comotto se separó de su novia después de una larga relación. "Por eso Elite es un trabajo al que le tengo mucho cariño", explica él.

Ahora Comotto elige componer sin partir de la guitarra."Me copa esto más cibernético que estoy haciendo", dice.

El desarrollo de su carrera solista fue intermitente, pausada por el llamado impostergable de los próceres del rock nacional que solicitaban sus talentos como violero. Aunque a Comotto le gusta siempre aclarar que no se considera un músico sesionista: "No soy de los que graban con todo el mundo y cualquier estilo. Yo busco seguir siempre una línea musical".

"Con Balta fue amor a primera vista", dice Calamaro a RS. Lo conoció durante los ensayos previos al show del Indio Solari en La Plata, en 2008, y cinco años después lo convocó para que aportara unas guitarras en Bohemio y se sumara a la gira presentación de ese disco en Europa. "Cuando sube a un escenario pisa fuerte, como un gigante, entonces el escenario se inclina como si su peso rompiera el equilibrio de la balanza, transmitiendo su instinto natural", describe Calamaro. "Hay muchos guitarristas muy buenos, pero Comotto está hecho de otra madera: es un verdadero héroe de la guitarra, dispuesto a incendiar escenarios como nunca antes había visto."

"Fue muy loco lo que pasó con Andrés", continúa Comotto en su casa. "Porque él tenía Bohemio casi cerrado y me llamó Cachorro López (productor del disco) para grabar en dos canciones sin darme antes ninguna referencia de los temas. Fui al estudio y me adapté ahí mismo a lo que pedía cada canción."

Lo suyo no es la rapidez digital para clavar mil notas por minuto ni la actitud impostada del guitar hero virtuoso, sino la precisión para tocar un acorde en el momento indicado, o mantener una base rítmica mixturando el groove de la música negra con el vigor del rock británico. Probar, mutar, adaptarse. La desprolijidad, el pragmatismo, el sonido imperfecto. Por ejemplo, si Comotto tuviera que elegir entre Joe Satriani, Steve Vai y Jack White, elegiría sin dudar al ex líder de los White Stripes. "Me gusta cómo White tomó el sonido viejo del blues y lo recicló."

Comotto está convencido de que grabar los temas "Vacío sideral" y "Despierta en la brisa" para el disco Para los árboles de Spinetta fue un aprendizaje clave. Llegó al estudio sin conocer las canciones y se tuvo que acoplar ahí mismo al juego que proponía la banda. Algo similar le pasó con El tesoro de los inocentes, el primer disco que grabó con el Indio. "Me llamó Edu Herrera, ingeniero de sonido, y fue: 'Bueno, dale, vamos a ver qué pasa'. Tenés que estar metido en ese mundo tratando de colaborar para esa música, que es bastante exigente y reveladora."

Tocó en simultáneo en las bandas de Spinetta y el Indio, algo que al 99 por ciento de los guitarristas argentinos le hubiera hecho perder la cabeza, y que Comotto logró sostener porque su trabajo en ambos grupos se complementaba, "y eso creo que se daba porque el Indio y Luis se respetaban mutuamente", dice.

Años más tarde, cuando le preguntaron al Indio sobre las cualidades de Comotto con las seis cuerdas, no dudó en definirlo como "un guitarrista pornográfico". El Indio escribió entonces: "Si yo fuera un extraterrestre y al acercarme a la Tierra captara los sonidos de la viola de Baltasar, creería que no puede haber vida en este planeta". Para Herrera, que en los 90 fue asistente de Skay Beilinson y sonidista de los Redondos: "Balta es un violero que toca con la energía vital del alma". A Spinetta, en cambio, le gustaba presentarlo en sus shows como "el guitarrista atómico".

Comotto rompe con el estereotipo de guitarrista salvaje que Pappo inauguró en Argentina cuando promediaban los 70, y que unos años después continuaron Ricardo Mollo y Chizzo Nápoli. No tiene una gran colección de guitarras ni le gusta ir a los motoencuentros manejando una Harley Davidson. Tampoco lo enloquece el rugido valvular de los autos antiguos. Cuando no está de gira, prefiere juntarse a comer con amigos, mirar en Netflix Twin Peaks, leer una novela o ir al cine. Hace unos días fue a ver El legado del diablo, que lo hizo volver a creer en el cine de terror. "Te la recomiendo, ¡es buenísima!", dice. "Me encantaría hacer música para una película de terror como esa."

Un jueves de mayo a la tarde está sentado frente a la consola de la sala de ensayo donde pasa varias horas del día. Durante las últimas semanas, estuvo en su casa componiendo canciones que formarán parte de un nuevo disco y decidió venir hasta acá para probar sonidos con la guitarra a un volumen que en otro lugar podría causarle problemas. Dice que para armar los temas usó secuencias, arpegiadores, pads y la MacBook Pro con ProTools que ahora lo tiene fascinado. A pesar de que es de noche y esta parte del estudio está apenas iluminada con el foco de una dicroica, Comotto lleva puesto un par de lentes Ray-Ban de color azul tornasolado.

"Este es un tema que grabé y te voy a hacer escuchar, pero antes voy a mutear las guitarras", dice antes de poner play. Desde dos cajas enormes de madera Yamaha se escucha una secuencia futurista y su voz que, procesada por una capa de efectos, parece estar siendo reproducida dentro de una cápsula espacial. "Sabés, sabés, lo que me cansa", dice la única parte de la letra que se puede entender. Para la grabación utilizó un teclado que emulaba el sonido de un bajo y después arregló las bases haciendo crossover en los tracks. "Son experimentos que hago en mi casa", dice. "Trato de simplificar, meter pocas herramientas y que suene fuerte, que tenga profundidad. Y, en este caso, encima todavía no grabé violas."

Por estos días y de cara el futuro, el guitarrista más codiciado del rock argentino elige componer sus nuevas canciones sin partir del sonido de la guitarra. "En los discos anteriores compuse la mayoría de los temas con la guitarra, pero me gusta también buscar diferentes formas de composición. Me copa también esto más cibernético con máquinas que estoy haciendo. Con pocas herramientas puedo lograr algo que tenga power", dice con una sonrisa mientras se sirve y prueba un trago de cerveza. "Quizás algún día haga un disco solo con la guitarra como Frank Zappa, pero ahora tengo la necesidad de hacer temas, comunicar con palabras sin tratar de convencer a nadie más que a mí."

"Vení, vamos arriba y te muestro la sala", invita Comotto. Para llegar a "arriba", a la sala donde compone, ensaya y graba, hay que atravesar un patio y después subir una escalera angosta que desemboca en una puerta pesada de madera. Él sube con frecuencia a este lugar, porque dice que le permite "jugar" con la guitarra a un volumen casi similar al de los shows. A veces lo hace acompañado de los músicos que integran su banda en vivo, pero esta tarde la sala será toda suya.

"Este lugar es el laboratorio", dice mientras enciende el amplificador y experimenta unos acordes en la Gretsch. "Esta guitarra es de 1967 y me da un tono especial que utilizo en las canciones con sonidos más limpios. En cambio, la SG es del 77 y me da un sonido más crudo." Su set de pedalera está compuesto por varios módulos: wah-wah, delay, reverb strymon, fuzz Zvex, pedal Octavia y un Pog 2. Con esta última adquisición, el octavador, incorporó un efecto de sonido similar al de un teclado que, dice, el año pasado utilizó en la grabación de varios de los temas de El ruiseñor, el amor y la muerte, el nuevo disco de Solari. "Me gusta buscar diferentes sonidos. El wah-wah podés usarlo al principio o al final del set y vas a obtener otro resultado. A mí me gusta utilizarlo como hacían Hendrix y Jimmy Page, directo a la viola, así la señal ya entra saturada y logro un sonido más pornográfico. A pesar de que para muchos guitarristas ese seteo es erróneo, para mí muchas veces hacer lo contrario suele ser mejor. Escuchá cómo suena la guitarra sucia, saturada.."

Unos segundos después se cuelga su SG roja, ejecuta un solo infernal, improvisa un riff como Hendrix, deja flotando un acorde y, cuando todo el lugar finalmente queda en silencio, esboza una sonrisa y dice que, para él, hacer música es experimentar y divertirse. "Ahora quiero seguir sacando más discos, evolucionar en todo sentido y conocer otras ciudades. Mi historia está muy marcada en Argentina, pero estoy pensando hacer el año próximo una gira por Europa", termina. "Quiero tocar con músicos de otros lugares."
Bruno Larocca


Lista de Temas:
1. Mundo cabeza
2. Rompe el cristal
3. Años
4. Buenos Aires
5. Lugano
6. A lo mejor
7. Siete
8. Las penas
9. Mate
10. ¿Quién sos?
11. Hipnotic
12. Sacude tu mente

Alineación:
- Baltasar Comotto / Guitarra y voz
- Ramiro Naguil / Batería
- Johnny Monti / Bajo
Musicos Invitados:
Ricardo Mollo
Indio Solari
Luis Alberto Spinetta
Carlos "Patán" Vidal / Hammond en ¿Quien sos?





Comentarios









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ideario del arte y política cabezona

Ideario del arte y política cabezona

Autonautas de la Cosmoogpista...


Este espacio fue gestado con la intención de compartir sonidos, melodías que nos conmueven día a día, que nos reciben al abrir los ojos, quizás para muchos el primer contacto con la realidad, antes que un mate o un desayuno como la gente. Estos sonidos nos causan extremo placer y por eso queremos convidarles un poquito, para juntos escapar a la dominación del hemisferio izquierdo.
Pasen, vean, lleven lo que gusten. Pero si tienen la posibilidad de hacerse con el material tangible, no lo duden, es la forma que tenemos de colaborar con los artistas para que sigan creando.
Sí alguna persona o ente se siente ofendido por encontrar material en este sitio le rogamos nos lo haga saber, todavía creemos en las palabras.
Si por alguna razón no pueden leer estas lineas, usted ya no es, usted ya no existe, usted tiene un moog en la cabeza.


Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Información y estadísticas









Lo más visto de la semana pasada

King Crimson, Una Lírica Insular

King Crimson la han seguido tocando a lo largo de toda su carrera con muchas de las distintas formaciones en las que los ha ido reencarnando Robert Fripp, guitarrista y exclusivo propietario del "Rey Carmesí" manteniendo siempre su esencia original. 25 años después de su única visita al país, el grupo de rock progresivo liderado por el guitarrista Robert Fripp volvió para presentarse en el Luna Park. Y hoy, recordando ese hito, y en consonancia con este viernes crimsoniano en el blog cabezón, les dejo una nota que viene justo como nuevo homenaje a los cincuenta años de la salida de "In the Court of the Crimson King", disco primordial que tenía esa leyenda que cuya lírica fue escrita por Peter Sinfield, letrista del grupo en aquella época, y estaba dedicada al vicepresidente republicano de los Estados Unidos Spiro Agnew, un tema que ha sido versionado con más o menos acierto por artistas tan variados como April Wine, Forbidden, Voivod, Gov't Mule y Ozzy Osbourne…

Hablar de Música: Entre la Seducción y la Erudición

Hablar de música es una de las tentaciones más estimulantes que existe. Lo cierto es que al tratar de explicar cualquiera de los elementos que la contienen y la rodean, la mayoría naufragamos; más allá de la información básica para situarla en su historia y circunstancias, todo se queda en parloteos y anecdotarios que pueden derivar, eso sí, en parlamentos inflamados y escurrirse como espeso flujo entre las manos. Los escritores que han domeñado las palabras, con iluminadas excepciones, la mayoría de las veces destacan en sus disertaciones —aunque pocas veces con interpretación y menos análisis— más por su estilo que por su esclarecimiento sobre el mismo proceso que se sintetiza en sonidos, ordenados o no; en una partitura o sin ella. No olvidemos que antes que existiera el habla y las lenguas, ya existía la música, claro, desde su cimiento: el ritmo, el cual da lugar primigenio a la danza.



Por Roberto García Bonilla
George Steiner, uno de los pensadores vivos más significativos de Occ…

Ayreon - The Theory Of Everything (2013)

¿Se imaginan un disco que pueda reunir a tipos como John Wetton, Rick Wakeman, Keith Emerson, Jordan Rudess y Steve Hackett más otros grandes músicos? Sin duda sería algo espectacular, y lo mejor que este es ese disco. Volvemos a la opera rock de Ayreon, el proyecto de Arjen Anthony Lucassen, y como todo álbum de Ayreon, éste es un CD doble que sigue una historia, con personajes interpretados por distintos vocalistas al frente de distintos roles. Cuenta con un lujazo de colaboraciones (más allá de aquellos que ya hemos mencionado) tanto en las voces como en los instrumentos, con gente de la talla de Cristina Scabbia de Lacuna Coil, Tommy Karevik (Kamelot) o Marco Hietala (Nightwish) entre otros,  (¿alguna otra vez estuvieron juntos en algún trabajo? no creo!)  y con esto son solo algunos ejemplos de los grandes músicos que colaboran en el disco. Este es uno de los discos bien de viernes, que les dejamos para que se fumen dos discos tranquilamente en el fin de semana. Uno de los mejor…

Kül - Ait Ve Dair (2019)

Desde Turquía, acá llegan estos Küliados que se mandaron un flor de disco, otro de los discos de bandas desconocidas que hacen un trabajo de gran calidad. Cantado en su idioma natal, con un estilo sumamente interesante, musicalidad, buenas ideas, conceptos bien armados y buenas composiciones. Aquí no vas a encontrar una carga orientada a la destreza individual sino que, por el contrario, aquí hay múltiples universos que interactúan entre sí para dar un resultado donde prácticamente no hay fisuras. Aquí, otro de nuestros hallazgos en nuestra interminable búsqueda de buenos aportes a la buena música desde cualquier parte del mundo. Y dentro de esa investigación les presentamos a Kül, y creo que les será de agrado a muchos cabezones con sed de experimentar con sonidos novedosos.

Artista: Kül
Álbum: Ait Ve Dair
Año: 2019
Género: Heavy prog
Duración: 40:58
Nacionalidad: Turquía



Cuando escuché el disco por primera vez, que comienza con un despliegue rítmico del bajo, pensé que esto sería otra de …

Alas - Grandes Exitos (2004)

Riganti, Aznar, Zucker y Moretto en un recopilatorio de una de las mejores bandas que ha parido este país. Para que les revienten los oídos de tanta buena música, no podía faltar Alas en este festival de presentación de buenos discos ya presentados oportunamente, uno de los mejores grupazos argentinos de todos los tiempos, en un disco que es una recopilación de temas de lo más interesante. Y si bien el disco es solamente un recopilatorio, les recomiendo que vean los dos videos que lo acompañan porque hay alguna sorpresita aquí...


Artista: Alas
Álbum: Grandes Exitos
Año: 2004
Género: Jazz-Rock / Tango Fusión
Duración: 69:18
Nacionalidad: Argentina

Este es un álbum de compilación, donde el mayor mérito es encontrar muchos de los temas del inconseguible álbum (inconseguible en buena calidad, en MP3 seguramente lo encuentran) "Pinta tu aldea", estoy atrás de él desde hace tiempo, pero aún nada... esto es lo más cercano de conseguirlo... sobre Alas, el que no lo conozca puede empez…

Neoliberalismo y Autonomía del Arte

El neoliberalismo se define como un sistema regido por la economía del libre mercado, la privatización del estado de bienestar y una buena parte de los servicios gubernamentales (educación, salud, energía), subcontratar al sector privado y cambios en las leyes laborales y en los derechos de los trabajadores al igual que una división trasnacional del trabajo. En cuanto al sistema de control, el neoliberalismo combina un régimen policial militarizado con tolerancia represiva: gobernando con soberanía diferenciada –unos como “ciudadanos” y otros como “no-ciudadanos” o excluidos –, implica una lógica de securitización y el afianzar la libertad de expresión y la ‘”calidad de vida”. Las figuras políticas moldeadas y gobernadas por el régimen neoliberal son: el homo oeconomicus (o el emprendedor, responsable de su propio bienestar y el administrador de su propio capital humano) y el sujeto de derechos (en el sentido que el Estado se encarga de garantizar que los derechos humanos de los ciuda…

King Crimson - In The Court of The Crimson King (50th Anniversary Series) (1969 - 2019)

Ya teníamos la versión de este disco correspondiente a la "40th Anniversary Series", salido en el 2009. Ahora, a horas de que esto haya salido a la venta, el Mago Alberto nos trae como novedad absoluta la nueva versión de uno de los discos más icónicos del rock, cuyo arte de tapa se transformó en sinónimo del estilo y que adorna incontables carátulas, blogs, fotos de perfiles, paredes, fondos de pantallas y vaya a saber uno cuantas cosas más. Otra vez eñ remix está a cargo de Steven Wilson y supervisado por Fripp. Para recordar su reciente visita a nuestro país, y para festejar sus 50 añitos, llega esta novedad con versiones extra y bonus, entre el que está la mejor versión de "21st Century Schizoid Man" que se haya grabado (eso según opinión del Mago Alberto, yo aún no lo alcancé a escuchar). Así que como sorpresa para un viernes bien crimsoniano, y para que tengan para divertirse en el fin de semana (y no se olviden de nosotros) aquí va la nueva versión de un dis…

Ministerio de la Verdad: Con La Memoria En Peligro

Hace dos días hackearon la empresa encargada del sistema de expedientes digitales de la era Macri, me refiero a la empresa Everis. Quizás eso no les diga nada pero es la encargada de hacer el soporte del GDE (Gestión de Documentación Electrónica) en la Argentina. Esa que el abogado periodista Ari Lijalad denunciara que no tiene backup ni posee planes de contingencia ante desastres, etc.  ¿Están seguros los documentos públicos del Estado o todo estará a merced de una "borrada" oportuna, en estos tiempos de transiciones problemáticas hacia el nuevo gobierno? ¿Hasta dónde nuestra memoria corre peligro?


El Ministerio de la Verdad (en neolengua: Miniver) es una institución ficticia ideada por George Orwell para su novela 1984, y es uno de los cuatro ministerios con los que el Partido, el Ingsoc, ejercía el gobierno en esa novela. Los nombres de los Ministerios en 1984 se refieren al "doblepensar", de modo tal que la principal función del ministerio de la verdad es la re…

Hoy 21:00 Hs Sig Ragga en Konex

CIUDAD CULTURAL KONEX Sarmiento 3131, C1196AAG Buenos Aires
Entradas....

La Dictadura No Está Muy Lejos, La Caída del Muro Tampoco

Por las tardes las patotas recorren las calles de Santiago. Detienen, golpean y torturan. Abusan sexualmente de las chicas. El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile presentó 149 denuncias en 19 días. En estas semanas de manifestaciones populares, la policía chilena ha asesinado, golpeado, torturado y abusado sexualmente con una brutalidad que remonta a los tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet. Entre las víctimas hay más de 160 personas con graves traumas oculares, incluyendo pérdida de la vista y de globos oculares, reviviendo las historias más brutales de violencia policial del Estado contra la población civil. Los carabineros han actuado con una creciente violencia, episodios registrados por centenares de cámaras de teléfonos móviles que circulan por las redes sociales. Acciones aparentemente innecesarias, como una violencia que impresiona e indigna al país, se presume que responden a una estrategia de amedrentamiento previamente planificada. Han aparecido vehículos…

Unordered List

"La desobediencia civil es el derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser un hombre".

Gandhi, Tous les hommes sont frères, Gallimard, 1969, p. 235.

Entradas populares de este blog

Denuncia en Primera Persona. El Desprecio a la Discapacidad

Quizás el rostro más duro y paradigmático de la política se pueda captar con precisión con las personas más vulnerables de la sociedad y el respeto que reciben por parte del poder político. Y esto va mucho más allá de las ideologías: es simple humanidad, o anti-humanidad. Aquí nos deja su mensaje, reclamo y denuncia nuestra amiga cabezona Natalia, quien partiendo de su historia personal, toca la problemática de la precarización laboral existente en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en general, y repasando las actuales dificultades para la obtención del Certificado Único de Discapacidad, enfatizando la necesidad del pase a planta permanente de las y los integrantes del colectivo que actualmente se encuentran precarizados. Los datos demuestran que la crisis afecta de manera más significativa a las personas que pertenecen a colectivos que ya venían sufriendo discriminación. Por eso la crisis también ha empeorado las condiciones laborales y sociales de las personas con discapacidad…

NatGeo: Documental de Luis Alberto Spinetta

Para los que no pudieron ver este documental del Flaco, emitido por un canal de cable, aquí lo compartimos, una hermosa biografía de un gran artista. La biopic sobre el artista que falleció en 2012 tuvo varios momentos destacados, con Catarina Spinetta como conductora, la biografía, de casi dos horas, reconstruye la vida y obra de Luis a través del testimonio de los que más lo conocieron: sus familiares, amigos y compañeros de trabajo. Dante comentó: "Mi viejo es inmortal, porque te sigue hablando a través de las canciones y te sigue enseñando". Y como yapa, les damos las coordenadas del mural "Luis Alberto Spinetta" (Grand Bourg, Provincia de Buenos Aires). Y gracias al Mago Alberto por pasar el link...





Esbjorn Svensson Trio - Live In Hamburg (2007)

Artista: Esbjorn Svensson Trio Álbum: Live In Hamburg
Año:2007
Género: Jazz
Duración: 1:58
Nacionalidad: Suecia
Lista de Temas:
1. "Tuesday Wonderland"
2. "The Rube Thing"
3. "Where We Used To Live", 
4. "Eighthundred Streets By Feet"
5. "Definition Of A Dog"
6. "The Goldhearted Miner"
7. "Dolores In A Shoestand"
8. "Sipping On The Solid Ground"
9. "Goldwrap"
10."Behind The Yashmak"
Alineación:
Esbjörn Svensson / Piano
Dan Berglund / Contrabajo
Magnus Öström / Batería
Lino, nuestro cabezón venezolano, se pega una vuelta por el blog y resube este buen disco de jazz contemporáneo. Si te gusta el jazz, no dudes de escuchar este trabajo. Gracias Lino!

Las 100 Mejores Canciones del Prog

Aquí, las 100 mejores canciones de rock progresivo de todos los tiempos, según la revista "Prog". Y aunque habitualmente no le damos bola a la lista de mejores discos o canciones de rock progresivo de la historia ofrecida por algunos portales, webs y demás publicaciones, quizás está bueno darle importancia a la lista que ofrece ahora la revista "Prog" (esa misma que da los premios que mencionamos el otro día) ya que es armada según la opinión de gran parte de su público. En concreto, la revista "Prog" ofrece un total de 100 canciones y la lista la ha elaborado a partir de una encuesta muy trabajada donde han participado tanto lectores como expertoso, artistas y autores de música consultados por la publicación. Una recopilación de lo más compleja que creo merece la pena.

Aquí está la lista de las mejores canciones de rock progresivo del puesto 100 al 1:

100) Inca Roads - Frank Zappa & The Mothers Of Invention
99) The Life Auction - Strawbs
98) In The Ca…

Tool - Fear Inoculum (2019)

Lo presentamos como sorpresa incluso antes de que salga a la calle, gracias a los incomparables aportes del Mago Alberto. Recién salido, ya adelantamos un poco lo que se notaba, Tool aportaba un nuevo / viejo estilo, con los mismos elementos de siempre pero dispuestos de otra manera, lo que generó primero la incógnita, luego la patada en el culo y el desgarro de ropajes de sus seguidores más incondicionales, acérrimos y fanáticos. Pero con un resultado completamente diferentes para aquellos que lo escucharon con las mentes abiertas. En el momento de publicar el disco hablamos aquí de disrrupción. ¿Ocaso? ¿Renacimiento?. En todo caso más bien de alternativa y desafío. Oprobio y quizás nueva gloria. Quizás... Y ahora, más escuchado y con más idea de todo lo que se mueve aquí adentro, le damos una revisión a este disco, que no es ninguna continuación de "Lateralus" (que era lo que todos los fans esperaban). Todo ello igual a lo nuevo de Tool.

Artista: Tool
Álbum: Fear Inoculum
Año…

La Barranca - Eclipse de memoria (2013)

Artista: La Barranca
Álbum: Eclipse de memoria
Año: 2013
Género: Rock poético mexicano
Duración: 45:04
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. El alma nunca deja de sentir
02. Ante la ley
03. Garzas
04. Flores de invierno
05. En cada movimiento
06. La tercera joya desde el sol
07. El futuro más distante
08. Campos de batalla
09. Sequía
10. Siempre joven
11. El tiempo es olvido


Alineación:
- Federico Fong / bajo, piano, percusión.
- José Manuel Aguilera / voz, guitarras, órgano, charango.
- Adolfo Romero / guitarras.
- Navi Naas / batería.
Invitados;
Enrique Castro / marimba, percusión, piano, kalimba.
Alfonso André / batería.
Cecilia Toussaint / coros.
Yamil Rezc / percusión, juno, batería.
Agustín Bernal / contrabajo.
Darío González / rhodes, mellotron, hammond.
Daniel Zlotnik / sax soprano, sax tenor, flauta, hulusi.
Erick Rodríguez / trombón.
César Barreiro / trompeta.
Magali / piano.
Mónica del Águila Cortés / cello.
Arturo González Viveros / violín.
Erika Ramírez Sánchez / viola.

Y ya p…

Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos - Duas Vozes (1985)

Artista: Egberto Gismonti & Naná Vasconcelos Álbum: Duas Vozes
Año: 1985
Género: Jazz Fusión / Latin Jazz
Nacionalidad: Brasil

Lista de Temas:
1. Aquarela do Brasil
2. Rio de Janeiro
3. Tomarapeba
4. Dancando
5. Fogueira
6. Bianca
7. Don Quixote
8. O Dia, À Noite

Alineación:
- Egberto Gismonti / guitar, piano, dilruba, wood flutes, voice
- Naná Vasconcelos / percussion, berimbau, voice



Robert Dimery, Editor - 1001 Albums You Must Hear Before You Die (2006)

Libro de referencia de la música pop aparecida entre 1955 y 2005, abarcando los géneros desde el rock, blues, folk, jazz, pop, electrónica y world music. Las reseñas fueron realizadas por un equipo de unos 90 críticos de distintas latitudes y gustos. El trabajo se basa en discos originales, quedando así por fuera las recopilaciones de varios artistas, quedando excluido así, el mítico álbum de Woodstock. Sin embargo el panorama es muy amplio y uno siempre encontrará artistas que no ha oído.

Editor: Robert Dimery Prefacio: Michael Lydon
Primera Edición: 2005
Cubierta:Jon Wainwright
Género: Catálogo
Páginas: 960
Nacionalidad: EEUU Editorial:Universe Publishing
Reediciones:2008, 2011, 2013 Otros Idiomas: español, portugués, noruego, finés, sueco, y otros.



Presentación del Editor de libros de Amazon.com 

The ultimate compendium of a half century of the best music, now revised and updated.1001 Albums You Must Hear Before You Die is a highly readable list of the best, the most important, and the most in…

La Barranca - Denzura (2002)

Artista: La Barranca
Álbum: Denzura
Año: 2002
Género: Rock alternativo
Nacionalidad: México

Lista de Temas:
01. fascinacion
02. animal en extincion
03. hasta el fin del mundo
04. donde la demasiada luz forma paredes con el polvo
05. la vision
06. no mentalices
07. denzura
08. montana
09. la rosa
10. madreselva
11. minotauro
12. kalenda maya

bonus ep: cielo protector
13. cielo protector
14. rendicion
15. tsunami
16. el agua que cae
17. cielo protector (demo)


Alineación:
- José Manuel Aguilera / guitarra, voz, órgano
- Alejandro Otáloa / guitarra, piano, teclados
- José María Arréola / batería
- Alonso Arréola / bajo, guitarra acústica
Músicos Invitados:
Federico Fong - piano eléctrico (6)
Cecilia Toussaint - voces femenina (2,10)
Marco Antonio Campos - percusiones (2, 4, 9, 10)
Joe D'Etiene - trompeta (8 )
Cherokee Randalph - viola (3, 6, 7)
Mónica del Aguila - chelo (3, 7, 6)
José del Aguila - violín (3, 6, 7)
Arturo González - violín (3, 6, 7)
Eduardo del Aguila - platillo tibetano (1)

Manantial - Manantial (1977)

Nuestro amigo Julio Moya sigue con su tarea de palentólogo del rock latinoamericano y ahora nos presenta la historia de Manantial, algo así como los Arco Iris de Bolivia (incluso en su historia hay puntos de contacto con la banda de Santaolalla). Manantial fue una de las bandas mas representativas del rock boliviano producido en la decada setentera, con una clara influencia inclinada al rock progresivo y experimental, creando una verdadera joya perdida del rock boliviano (no van a encontrar referencia alguna por ningún lado de esto, salvo lo escrito por el cabezón Julio) que ahora presentamos en el blog cabezón gracias al trabajo investigativo de Julio Moya.

Artista: Manantial
Álbum: Manantial
Año: 1977
Género: Rock progresivo / Rock psicodélico
Nacionalidad: Bolivia


Este tiempo Julio estuvo viajando de lado a lado, ahora se encuentra en Bolivia consiguiendo material para "Años Luz", y nos deja la reseña de este disco, una nueva banda que damos a conocer en el blog cabezón, una …