Búsqueda cabezona

viernes, 11 de mayo de 2018

Peter Hammill ‎- Skin (1986)


Un disco amado por unos y odiado por otros de Peter Hammill solista, otra vez con los miembros de VDGG asiduos y el primer violinista de su banda solista, junto a nuevos músicos y un David Jackson que juega y llora la voz de Peter con sus saxos. Después de tres años sin sacar un nuevo disco en estudio con canciones nuevas, sacó en 1986 este que bajó bastante el nivel del increíble "Patience" (ya lo traeremos al blog) pero donde hay canciones muy buenas, sobretodo la última. Hammill realizó un disco notable y más accesible con quizás las dos mejores piezas de Hammill en toda la década de los 80s. Digamos que no será lo mejor de Hammill pero lo tengo a mano, y creo que en algún momento alguien lo había pedido, además hay gente que lo considera excelente, así que no está demás traerlo un viernes para que le peguen una escucha en el fin de semana, en una de esa se sorprenden!

Artista: Peter Hammill
Álbum: Skin
Año: 1986
Género: Progresivo ecléctico
Duración: 43:17
Nacionalidad: Inglaterra


La década del 80 fue difícil para el progresivo. Y si bien este es uno de esos artistas que no han renegado de su pasado artístico y se mantuvo fiel a su estilo sin importar la década y las modas (similar a lo que pasó aquí con el Flaco Spinetta), "Skin" es un álbum que está infectado por las tendencias principales del momento y con esos horribles sonidos sintéticos tan ochenteros en canciones como "Skin" o "Painting by Numbers". Sin embargo, Hammill (como Spinetta) siempre ha estado más allá de todo eso, dependiendo principalmente de sus propios valores musicales y líricos, en lugar de los dictados por la moda contemporánea. Cada álbum de Hammill tiene varias pistas geniales, y "Skin" no es una excepción. Escuchando el disco uno se puede imaginar fácilmente que una canción como "After the Show" (una canción sobre el alma de los artistas) podría haber estado escrita en los años 70. "Shell" y "Four Pails" (esta última escrita por Chris Judge Smith, uno de los fundadores de Van der Graaf Generator, y Max Hutchinson) son suaves melodías melancólicas, tradicionalmente apreciadas no solo por los fanáticos de Hammill. Y finalmente, "Now Lover", la mejor canción del álbum. Este largo (casi diez minutos) track tiene varios cambios de estilo. Comienza en un tempo medio, pasa a una siguiente sección, más lenta, suena como una típica pieza de VdGG (especialmente cuando Jackson ingresa con su distintivo saxo para luego pasar a una sección rápida con esos sintetizadores de los 80; todo esto termina con el desorden total de sonidos extraños y experimentales que recuerda a los experimentos musicales del artista alemán Kurt Schwitters. "Now Lover" sigue siendo impresionante, fresco, emocionante y conmovedor después de todos estos años, es que es una canción perfecta, y con un Hugh Banton que realiza un trabajo climático espectacular, sobretodo al final de "Perfect Date".


Así vemos que la naturaleza progresiva de Hammill se muestra incluso en los malos años 80, logrando en "Skin" un álbum desigual, pero que aún así requiere ser escuchado, apreciado y explorado, porque de lo contrario nos perderemos de algunas de las bellezas de este artista.






Como decía en la introducción, en general este es un disco un poco irregular, con temas un poco mas convencionales y un sonido más ochentoso, pero sin perder su esencia. Desde la misma portada ya se nota que ya se implementarán bastante de esas lejanas nuevas tecnologias: un retrato del artista con imagen digitalizada electronicamente.




El disco comienza con los cuatro minutos de "Skin", un convencional rock enérgico y vibrante pero con mucha calidad. Le sigue "After the Show" otro tema de cuatro minutos, precioso, de aire suave y triste, con juegos de voces y saxos increibles. El solo final de saxo es muy elegante. Y seguimos con otro tema de cuatro minutos, dando idea de la tesitura general del disco, "Painting by Numbers" es un tema demasiado convencional y que, considero personalmente, no es apropiado al estilo de Peter Hammill, aunque sea alegre, marchoso y con estribillo pegadizo, instrumentalmente es muy plano y con demasiados sonidos sintetizados. Otro track de cuatro minutos es "Shell", y aunque sea una cancion bella con una melodia delicada y gran voz, las instrumentaciones son un poco llanas, cosa que se soluciona en "All Said and Done" (casi cuatro minutos), tema bastante mejor que el anterior y mas variado, con partes lentas y solemnes pero también con partes más intensas y eléctricas al final. Hammill canta de manera operística y con sus juegos vocales excepcionales. Le sigue "A Perfect Date" ¿saben cuanto dura? Adivinaron! Cuatro minutos! tema igualmente interesante como el anterior, con inicio suave y melódico, que va tomando fuerza y velocidad poco a pococon un final es muy rítmico. El disco continúa con "Four Pails" (cuatro minutos y medio), un tema muy emotivo y bello, que se inicia a capella de manera solemne, y al que se le van incorporando poco a poco el piano y los otros instrumentos. Hay variaciones de la melodía y partes incluso sinfónicas, con unos coros de iglesia espectaculares. Y al fin llega "Now Lover", que con sus 10 minutos es el mejor tema del disco. Esta canción habla de ciertas teorías modernas de la biología y la neuropsicología (Peter Hammill recurre a menudo a estas ciencias) que afirman que la conciencia humana está siempre a una fracción de segundo detrás del evento, hammill dijo "In the here and now.... Between sensation at the nerve-ends and arrival of information at the cortex time elapses. So, you see, each time we touch we did so in the past". Empieza con sonidos extraños lentos para luego a ser solemene y operístico, con un estribillo vibrante y enérgico, también solemne, donde Hammill nos deleita con sus juegos vocales. Hay una parte más suave, con violín en ritmo lento y un solo de saxo muy interesante. Luego el tema varia aún más, con coros, partes instrumentales y partes roqueras y un final desgarrador languideciendo con los sonidos caóticos.




Aunque haya bajado el listón en la calidad, Hammill realizó un disco notable y más accesible con quizás las dos mejores piezas de Hammill en toda la década de los 80s, que abrió al público en general. Fue el disco que en su momento abrió las puertas a muchos nuevos fans.

Así como la estructura estética y pop de los 80 de gran parte del material que aquí aparece será un obstáculo insalvable para algunos, una mirada más profunda, debajo de la superficie, mostrará el alma, las arterias y el corazón palpitante de un gran músico. Personalmente creo que este es un álbum bueno, un raro álbum progresivo genuinamente experimental propio de los años 80, creado por un artista que todavía estaba descubriendo un nuevo terreno.
Muy parecido a lo que le pasó al Flaco Spinetta en esta misma época.






Lista de Temas:
1. Skin
2. After the Show
3. Painting by Numbers
4. Shell
5. All Said and Done
6. A Perfect Date
7. Four Pails
8. Now Lover

Alineación:
- Peter Hammill / vocals, guitars, keyboards (Yamaha DX7 synth), Emu drum machine, producer
With:
Stuart Gordon / violin, viola
Hugh Banton / cello
David Jackson / saxes
Guy Evans / drums, percussion
David Coulter / didgeridoo
David Luckhurst / voice
Paul Ridout / electronics








3 comentarios:

  1. Yo diría que es un disco odiado al principio (con muchas comillas esto de odiado) y amado con el tiempo. Es lo que me pasó a mi, bah.

    "Hugh Banton que realiza uno de sus mejores trabajos en el chelo."
    Calculo que se deben referir al sonido de chelo, con el teclado, al final de "Perfect Date".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si si, lo redacté mal, después lo corrijo

      Eliminar
    2. Antes que nada los felicito por esta titanica tarea con las reviews de los discos de PH

      Y Una nueva sugerencia (disculpen lo hincha pelotas); yo sacaría la palabra "sobre todo" ya que su única participación en el disco es en Perfect Date...

      Abrazo!

      Eliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).