Búsqueda cabezona

jueves, 24 de mayo de 2018

Peter Hammill - Over (1977)

Nosotros estamos acostumbrados a tremendos viajes auditivos a los confines del sonido, pero este es un viaje a lo más profundo del alma humana, de hecho, aquí están todas las fases por las que suele pasar una persona que ha sufrido alguna pérdida: el Jimi Hendrix de los vocalistas de rock despliega furia y calma, claridad y oscuridad, el bien y el mal, ahora en una de sus obras más intensas, piedra angular de su amplia discografía. "Over" funciona como una perfecta imagen de un ser humano destruido luego de una ruptura sentimental, pero expresa lo que todos sentimos tras una gran pérdida (no solamente amorosa), este álbum es un gran exponente del estilo compositivo y descomunal fuerza emotiva de Hammill, que recorre diversos estados de ánimo, unificando todo con su dramatismo desgarrador y siempre con un hilo conductor fundamental: el dolor, la tristeza, la nostalgia, la furia. Un álbum fundamental, que duele en su honestidad y desolación, pero que eclipsa con su belleza existencial. Tan recomendable como demoledor.

Artista: Peter Hammill
Álbum: Over
Año: 1977
Género: Progresivo ecléctico
Duración: 46:27
Nacionalidad: Inglaterra



A principios de 1977, un colaborador de la revista francesa Best titulaba un comentario sobre el disco "Over" con un emblemático "Hamill Is God!". Peter Hammill acababa de publicar una de sus obras más intensas, piedra angular de su amplia discografía. Detrás quedaban siete discos al frente de Van Der Graaf Generator y cinco en solitario. Detrás vendrían más con Van Der Graaf -el "Generator" pasó a mejor vida- y muchos más como solista. Vasto recorrido. Intenso recorrido quizás aún no ha finalizado.

Si no conocen a Peter Hammill por su nombre, más allá de que deberían (?), les cuento que este muchacho tuvo, a principios de los ‘70, la enorme responsabilidad (y el gigantesco mérito) de formar y liderar uno de los grupos más importantes del rock progresivo británico, los extraños y brillantes Van Der Graaf Generator. Pero como no sólo de prog rock vive el hombre (?) en los tiempos libres -o en las habituales separaciones- de Van Der Graaf Peter también ha desarrollado una interesante carrera como solista, vadeando entre el art rock -como el progresivo pero con temas más cortos (?)- y el rock acústico y confesional. Porque Peter, amén de ser un genio en lo que a arreglos y música se refiere, es un songwriter tremendo, capaz de combinar la más inextricable poética con visos personales en viñetas de cuidada factura. Imagínense lo que pasa cuando sus letras -para mí su punto fuerte, les digo más- se unen con esas músicas a veces más directas a veces más complejas y su voz tan característica… No puede salir nada más que una genialidad.
Over, su sexto disco de estudio, es, en efecto, una genialidad absoluta. Marcado a fuego por una experiencia personal de Hammill, se transformó en uno de los discos más intensamente personales de su carrera. El desamor que sintió por ser el patabolseado (?) por una mujer llamada Alice, el desengaño, el abandono, todo eso lo volcó en un gran álbum de canciones. Pero a diferencia de muchos putitos, el disco no exuda tristeza. Bah, un poco sí (?) pero a lo que voy es a que Hammill no catalizó este momento sólo en canciones folk acústicas, sino más bien en una cantidad de diferentes expresiones que hacen eje en la temática común que mencionábamos. Si “Crying Wolf” es una dura declamación rockera de la falsedad de su ex significant other, “Autumn”, su inmediato continuador, es todo lo contrario, una balada basada en piano y violín que transmite desolación y soledad. Con todo y todo, Hammill logra transmitir todos sus sentimientos en un disco que, a diferencia de muchos que intentan hacer lo mismo, no aburre ni se repite en sí mismo.
de mi discoteca

"Over", el sexto disco solista de Peter Hammill, tiene tres músicos invitados -el bajista Nic Potter y el baterista Guy Evans en tres temas, el violinista Graham Smith en otro, todos pasaron por las filas de Van der Graaf Generator- y acompañado por una orquesta en otras dos canciones. El cantautor del rock progresivo se encarga de todas las guitarras, teclados y pianos, consiguiendo los tonos adecuados para cada ocasión, siempre creativo y ecléctico, desde la apertura eléctrica y furiosa con "Crying Wolf" hasta la frágil y otoñal "This Side of the Looking Glass".
Este es otro de los discos que no podía faltar en nuestra biblioteca sonora. Y aquí está, para todo cabezón que guste disfrutar su oscuridad.




Esta es una obra llena de tristeza y emociones sin colorido. En toda ella se respira un ambiente de nostalgia y melancolía, todo muy intimista, pero rebosante de una belleza serena desprendida de cualquiera complejidad que pudiera parecer superflua. Uno de los mejores trabajos en solitario de Hammill.
Aquí todos los temas giran alrrededor de su reciente divorcio, sin embargo dejarlo solo en eso no le hace justicia. Así como los poemas de algunos escritores se pueden analizar palabra por palabra para desentrañar sus posibles interpretaciones, las letras de Hammill pueden significar más de una cosa. Por ejemplo que una canción termine pronunciando las palabras "time heals" no necesariamente significan que quien la canta se esté recuperando. Tampoco es casualidad que los riffs más rockeros aparezcan justo al principio de "Crying Wolf" y al final de "Lost and Found", cmo si fuera un ciclo, con lo que uno piensa si en verdad ese "put on your red dress baby" es la resolución del conflicto o no es más que el inicio de otro.
Pero hay tanto y tan bien escrito sobre este este disco (se ve que hay mucha gente a la que le voló la cabeza) que los dejo con algunos (pocos) comentarios sobre esta obra, pero alcanzan de sobra, solo falta que lo disfrutes vos...

Para mi uno de los mas delicados discos con los que uno puede toparse. La sensiblidad de Hammill esta presente en este disco de una forma mas que notable. De alguna forma, Hammill se aleja con este disco de los excesos instrumentales propios del rock progresivo de su etapa con VdGG (no por ello detestables) para centrarse en una nueva faceta mas transparente y directa. No obstante, debe recordarse que aunque con VdGG se exploraron sonidos mas atrevidos y experimentales, rozando en ocasiones lo caotico, Hammill creo algunos momentos con VdGG sencillamente exquisitos (para que sirva de ejemplo, me viene a la cabeza el inicio de Still Life con Hammill cantando dulcemente con como unico acompanyamiento el organo de Hugh Banton). El resultado de Over es el de un disco directo a los sentimientos con el que consigue emocionarnos. Hammill se encarga de tocar los teclados y guitarras acustica y electrica. Graham Smith aporta su violin en una pieza y en algunas piezas tambien figuran como colaboradores Guy Evans (bateria) y Nic Potter (bajo). En las piezas Autumn y This side of the looking glass Hammill se hace acompanyar de una orquesta. Jamas he sido muy partidario de los arreglos orquestrales, pero debo reconocer que estas dos piezas son increiblemente buenas. Sobretodo This side of the looking glass, donde la versatilidad de Hammill y su capacidad creativa quedan una vez mas sobradamente demostradas. Betrayed es otro tema brutalmente bueno, dominado por el violin de Smith y la agresivas notas que salen de las cuerdas vocales de Hammill. En definitiva, un disco para mi excelente, a mi me parece de los mejores discos de Peter Hammill en solitario. Todas las canciones tienen un muy buen nivel. Quizas decepcione a aquellos aficionados al progresivo mas proximos al virtuosismo y la experimentacion, pero creo que dificilmente puede decepcionar a aquellos cajeros que buscan buenas canciones con la sensibilidad y personalidad que Hammill imprime a sus composiciones.
Jordi Boix


Después de las sesiones de Godbluff y Still Life para VDGG, Peter Hammill se puso a escribir nuevas canciones y salió material que aparecería en discos tanto suyos como del grupo. Por lo tanto, parte del material de Over como de World Record está relacionado entre sí y proviene de la misma época.
Durante 1976 Hammil dió un recital en solitario en Oxford donde presentó estás y otras canciones. De las destinadas a Over /i] encontramos "Crying Wolf", "Betrayed", "(On Tuesdays she used to do) Yoga" y "This Side of the Looking Glass". También presentó "The Mousetrap (Caught in)" -que grabaría para su disco [i]The Future Now-, "Meurglys III" -que grabó VDGG en World Record- y la única interpretación que sepamos de "This is me Dreaming" -canción sólo conocida por esta grabación no oficial-.
De alguna manera, lo siguiente en la evolución de VDGG y Peter Hammill se interpoló cuando aún existía la formación “clásica” de VDGG. Over, se grabó entre junio y julio de 1976 con el violinista Graham Smith en dos cortes y con la sección rítmica formada por el recuperado Nic Potter junto a Guy Evans en otros tres. Son los miembros del futuro Van der Graaf -sin el Generator-, que ya están aquí, pero que no llegan a coincidir en ninguno de los cortes del álbum.
Además, una de las piezas contó con orquesta y las dos canciones restantes fueron interpretadas por Hammill en solitario.
Over trata sobre la pérdida y contiene las letras más directas de toda la obra hammilliana. La mitad del álbum se refiere a la pérdida de la persona amada y en dos de los temas se especifica que se fue con el mejor amigo de ambos. Sin embargo, la crisis se ha superado, como se deduce de “Lost and Found”, canción que es una secuela de “La Rossa”.
Casi nada en lo estético remite a VDGG. La presencia de Evans y Potter le da un aire rockero a “Crying Wolf”, “Time Heals” o “Lost and Found”. Lo más emotivo es “This Side of the Looking Glass”, referencia obligada del romanticismo hammilliano en el que el protagonismo es para Hammill, arropado por los arreglos orquestales de Michael Brand. Cada canción cuenta con arreglos adecuados a su tono, como el triste violín de “Autumn” que se vuelve agrio en “Betrayed”; sin olvidar la vulnerabilidad de la voz y guitarra acústica de “Alice (Letting Go)”, o los perturbadores experimentos de “(On Tuesdays She Used to do) Yoga”.
Las canciones del álbum, tal y como están planteadas en el orden del disco van acercándose al objeto del "campo de minas emocional" -en palabras de Hammill y no mías. Nunca he encontrado un disco de Hammill donde los arreglos de los temas estén más ajustados a su contenido.
"Crying Wolf" es un tema agrio y rockero, que trata un poco sobre el contexto en que se desarrolla el disco.
"Autumn" es una canción maravillosa. También es muy triste, ya que habla sobre la pérdida de los hijos y el abandono que ejercen a una pareja de padres mayores. En palabras de Hammill es un "futuro alternativo" a la situación que había y que provocó la materia del disco.
Sigue "Time Heals", donde se entra en "materia". Es la canción más larga del disco y en su creación se fundió un poema previo de Hammill. Hay abundantes cambios de contexto, ritmo y toques muy melodramáticos, junto a otros irónicos.
Parte de la letra lo dice todo:
And hand in hand go you and my friend,
you are his and I am yours
and just cannot evade you
(...)
but there is no way to persuade you
to come with me, leave him behind you.

Como anticlímax de lo anterior, "Alice (Letting Go)" es una canción más sencilla, interpretada por Hammill con la única ayuda de la guitarra acústica. Según Hammill, ésta y las siguientes, fueron escritas en el ojo del huracán.
We spent seven years together in our own way.
I can't Believe the story ends like this today...
"This Side of the Looking Glass" abría la segunda cara del vinilo con una de las mejores composiciones del álbum. Un tema arreglado para voz y orquesta. Quiza sólo un cantante como Hammill podría hacer creible una confesión de soledad, tristeza y añoranza del ser amado tan terribles como ésta. Letras que podrían sonar risibles en boca de otros se convierten en puñales.
You're all the love I've ever known
and without You I'm nothing
but empty and silent,
reflecting on all that I've lost.

"Betrayed" es pura amargura, arreglada para guitarra acústica y violín, Hammill no puede ni quiere esconder la rabia que le consume.
Friends - they're all harbouring knives
to embed in your back out of revenge, or spite,
or indifference, or lack of other things to do -
In the end who's going to be a friend for you
when they kick you in the guts as your
hand holds out the pearl?

"(On Tuesdays she used to do) Yoga", es una canción que siempre me ha gustado. Es un experimento en textura con extraños sonidos (un laud con las cuerdas afinadas en a misma nota, pistas en reversa...), para ilustrar una letra llena de autoconmiseración. Sobre lo que pudo hacer y no hizo, para entendernos; y lo hace después, cuando eso ya no tiene sentido.
Finaliza el disco con "Lost and Found", un tema con sección rítmica, más largo que la media del disco, en el que asistimos a una resolución del "conflicto".
I'm free at last
I'm in love at last
I'm lost and found
...put on your red dress, baby.

En abril de 1977 Hammill, junto a Smith, grabó para la BBC tomas de “Betrayed”, “Afterwards” y “Autumn”, temas incluidos en el disco The Peel Sessions. Para la reedición remasterizada de Over se han recuperado “Betrayed” y “Autumn”. Se completa el remaster con una versión en directo de "THis Side of the Looking Glass" sacada del célebre disco pirata Skeletons of Songs.
VDG -sin el Generator- incluyó piezas del ábum en su repertorio como "Time Heals", "Lost and Found" y "Crying Wolf" -elecciones obvias-. Hammill también ha incluido durante mucho tiempo piezas de Over en su repertorio en solitario.
Yo me compré el disco, en vinilo, cuando se puso a la venta en España. Yo ya tenía algunos -pocos- discos de VDGG -gracias a los cuales conocí a Robert Fripp- pero nunca había escuchado a Hammill en solitario. Me sorprendió mucho, ya que se alejaba de los "cánones progresivos" de VDGG, algo que no esperaba -por ignorancia-.
No obstante, en aquél año de cambios para mí, como fue el curso académico 1976-77, fue todo un descubrimiento, ya que me gustó a rabiar y este álbum terminó de afianzar mi fijación Hammilliana.
Casi treinta años después se edita el remaster y escucho cosas que antes no escuchaba...
Además, en los 70, me fijaba más en aquello que diferenciaba este disco de los otros de Hammill. Ahora soy más consciente de las conexiones internas de la obra del cantante, y me encaja mejor dentro del puzzle, por así decirlo. Sigue siendo una obra singular, pero tiene un contexto.
Lo recomiendo, claro, pero no es un disco de rock sinfónico.
icrp1961

Para quien no conozca a este cantautor, es hora de que despierte; para quien ya lo haya escuchado, no creo que haya nada que decir: o bien lo evita cortésmente (con cara de haberse comido un limón), o bien ya conoce toda su obra, en solitario y con Van der Graaf Generator (probarlo es querer más). Para mí, Over resultó muy especial. Van der Graaf Generator estaban en el terreno del rock sinfónico y el uso de la guitarra eléctrica era anecdótico. Además, el carácter progresivo de la música y el minutaje de las canciones, no apelaban a la reacción directa, sino a la escucha. Y me gustó que «Crying wolf» sacara a relucir una mala baba más tozuda, más heavy, por decirlo de alguna manera. Pero no iba a ser éste el camino de este disco (sería decididamente la senda de Van der Graaf en su período sin el Generator: The Quiet Zone y Vital). También me gustó la contraportada: Hammill con una Gibson Les Paul negra, como la de Robert Fripp, rockeando. Pero, no. El disco es un equilibrio entre voz, guitarra acústica y violín, y tres apariciones de batería y bajo.
Me gustó que tratara de amor, porque yo estaba enamorado. No me acabé de enterar de que el disco era, de hecho, la crónica de un desamor. Pero de hecho (cosas de juventud), también fue la crónica del mío (junto con el Still life de VDGG). Claro, yo entendía muy poco (por mucho que leyera las letras que llevaba el disco). Para mí, fue durante mucho tiempo la obra maestra de Peter Hammill. El violín y la devastadora melancolía de «Autumn» me hundían en una atractiva depresión, autocompasiva, elegante, propia de la adolescencia.
«Time heals.» El tiempo lo cura todo, claro. Ya no es lo mismo. «Pero pensando en aquellos tiempos, parece que pudiera yacer contigo, como nunca lo hice, en el atardecer, sin tener que decirnos nada después.» La bomba. Si pudiéramos revivir los amores pasados y llevarlos al límite..., eso sí que sería una revolución moral.
«Alice» tiene la guitarra acústica más violenta que yo haya escuchado. Hay dolor de verdad. Recuerdo como en 1986, en Barcelona, alguien le pidió a Hammill que la tocara y él contestó: «De ninguna manera.» Bueno, no creo que le haga gracia recordar cómo su pareja se fue con su mejor amigo. «Cuando me decías que me amabas, yo no tenía razones para dudarlo, así que seguí con mi vida de egoísmo y no pensé más en ello. (…) Oh, nunca me iré. Oh, no quiero ser sólo tu amigo. Hemos pasado siete años a nuestra manera, no puedo creer que la historia se acabe así hoy...». Pues sí, escuchar esta canción da la medida del desengaño.
La segunda cara empieza con una belleza orquestal. Hammil es un cantante tan prodigioso que puede ser punk o puede ser Frank Sinatra (Fripp dijo de él que era el Jimi Hendrix de los cantantes). Soledad, tristeza y Alicia que se ha marchado por el espejo. «Las estrellas en el cielo aún brillan sobre mí: qué encantador sería si estuvieras conmigo. (…) Las estrellas en sus constelaciones, cada una de ellas, tristemente parpadean y caen... Sin ti, no significan nada.»
«Betrayed» da idea de la traición en la que se regodea el artista. Recordemos que una canción es la expresión artística de una vivencia. Hammill se recrea en su desgracia y la supera convirtiéndola en arte. «Al final, ¿quién será un amigo para ti cuando resulta que te dan una patada en los huevos mientras tu mano les ofrece la perla? (…) Ya no tengo nada por lo que luchar, excepto por que mi pasión sea oída. Ya no creo en nada en ningún lugar del mundo.»
«Yoga.» Reflexión.
Y la última canción del disco, «Objetos perdidos». ¿Dónde habrá ido a parar el amor? Oiga, ¿el departamento de objetos perdidos? Dios mío, por fin. Perdido y encontrado. Capítulo final de la crónica de desamor. El gran escritor que es Hammill hace recuento. Clama que está curado. «Soy libre al fin, estoy enamorado al fin, perdido y encontrado..., ponte el vestido rojo, nena. Todo se va a arreglar (?).»
¿Y por qué no hacernos un regalo? Procedente de las Peel Sessions de 1977, durante el período de digestión de Over, he aquí "Afterwards", una de las canciones más bellas que haya escuchado, versión inmejorable de aquel viejo primer disco de VDGG (1969).
Nota: En su momento tuve mis dudas, pero el mito me engañó. La guitarra no es una Les Paul; es una Guild, apodada Meurglys III.
Juan Manuel Pereira

Sentimientos lùgubres, oscuridad, tristeza, paisajes desoladores y depresiòn son tal vez visiones, estados de ànimo y circustancias. Algo fàcil de distinguir, sobre todo en la mùsica .
A lo largo de su carrera ya sea como lider de la banda pionera inglesa de rock sinfònico/progresivo Van der Graaf Geneator y como solista, Peter Hammill logra consumar a flor de piel en sus composciones estos conceptos.
EL disco "Over" es un espejo del momento por el cual atravesaba: la separciòn de por entonces su actual mujer. Hammill , un artista sensible por demàs y asi precursor del Punk, ha influenciado a muchos cantantes con su voz descarnada, acompañada en el papel principal a sus grandes aliadas: la pluma y la palabra.
Peter Hammill es uno de esos pocos cantantes (junto a Jon Anderson de Yes) que logra que su voz se imponga como un instrumento màs dentro de la banda. No es extraño notar entonces que los climas de su "vox" (en algunos discos suele figurar asi en los crèditos de la alineaciòn de mùsicos) vayan cambiando bruscamente dentro de una canciòn o que dentro de una suite sea la protagonista.
"Over" se nos presenta como un disco principalmente acùstico y claramente despojado de los excesos del rock progresivo. Hammill ejecuta casi todos los instrumentos (teclados y guitarras acustica y electrica) y cuenta con tres mùsicos invitados bajista Nic Potter, el baterista Guy Evans y el violinista Graham Smith todos integrantes alguna vez de Van Der Graaf Generator.
Siempre tan eclèctico como se lo conoce , Peter recorre varios terrenos, desde una intro enèrgica como "Cryng Wolf" hasta las desoladoras y depresivas "This side of the looking glass" y "Autumn". Estas dos ùltimas acompañado por una orquesta.
Otra de las aristas de su estilo la podemos ubicar en "Alice (Letting Go)" , aplicando una faceta menos densa , desempeñando solo guitarra acùstica y voz. Algo parecida se nos presenta "Betrayed" pero acompañada por el violin de Graham Smith. El tema màs cercano al sonido Van der Graaf es seguramente "Lost and Found" donde se vislumbran ciertas dòsis de experimentaciòn.
En resumen, un disco fabuloso y fundamental en la carrera de Peter Hammill. A los amantes del virtuosismo y la experimentaciòn quizàs los deje desepcionados, pero no asi a los que busquen el colorido de las composiciones.
Alvaro Beasi





“Over”: a 40 años del desgarrador momento de Peter Hammill
Para el momento en que Hammill entró al estudio a grabar éste, su sexto disco en solitario, ya era la tercera vez en un solo año (1976) que se encerraba en los estudios. En enero de aquel año completó el increíble disco Still Life de Van Der Graaf Generator, luego en abril junto a los mismos Guy Evans (batería), Hugh Banton (teclados) y David Jackson (saxos, flauta), grabaron World Record, y luego Hammill entre el 27 de junio y el 4 de julio en Foel Studios de Gales, grabaría Over.
Ambos discos de VDGG fueron lanzados durante 1976 y eso hizo que la publicación de Over se pospusiera hasta el 30 de abril de 1977, un año que significó también la aparición unos meses después del último disco de estudio de la banda por los siguientes 27 años.
Para el momento, Hammill había sido el único compositor de casi todos los temas de los seis discos de VDGG, que sumados a los suyos, eran un total de doce discos grabados en un período de 7 años. Los años por venir fueron igualmente prolíficos y es por ello que Peter Hammil es uno de los cantautores británicos con una de las obras más nutridas y consistentes.
En plena efervescencia punk fue lanzado este intenso disco, preámbulo de la etapa más descarnada de Hammill que comprende los discos The Quiet Zone, The Pleasure Dome (1977) de Van Der Graaf y sus discos solistas The Future Now (1978), Ph7 (1979), A Black Box (1980), Sitting Targets (1981) y Enter K (1982), en los que toca casi todos los instrumentos.
Over fue compuesto durante una etapa de intenso despecho tras la ruptura con su pareja Alice, a la que dedica una canción del mismo nombre realmente desgarradora y que sin duda inspira otras. Over se mueve entre los temas de espíritu vandergrafiano pero despojados de la etiqueta prog y los momentos más tristes y desoladores. En el primer grupo está obviamente la roquera “Crying Wolf” que abre el disco con un brutal riff de guitarra y una contundente base rítmica de Guy Evans y Nic Potter, sobre la que navega la voz indomable de Hammill y un piano desbocado tocado por él mismo que le suma tensión. Y tal como nos ha acostumbrado, es seguida por un tema de espíritu otoñal titulada precisamente “Autumn”. A esa atmósfera contribuye de manera especial el maravilloso violín de Graham Smith.


El siguiente tema “Time Heals”, el más largo con casi 9 minutos, podría considerarse la obra central del disco. Peter se encarga de piano y sintetizador, y junto a Evans y Potter, pasa de la melancolía inicial a la tensión instrumental, con un pasaje intermedio de gran contenido existencial para llegar al cierre que repite la estrofa inicial.

El lado A lo cierra “Alice (Letting Go)”, cantada solo con guitarra acústica casi como un lamento. Peter se desnuda y abre cantando lo siguiente:
“Cuando me dijiste que me amabas
No tenía ninguna razón para dudarlo
Así que seguí con mi vida de una manera egoísta
Oh ¿tengo que dejarte ir?
Oh tuve mi oportunidad y la he desperdiciado,
Porque te he amado tanto todos estos años
y en algún lugar dentro de mí, entre mi orgullo y el miedo
no pude encontrar una manera de demostrarlo”

Al darle la vuelta al LP nos encontramos con el más sobrio y académico de todos los temas del álbum y de su carrera: “(This Side of) Looking Glass”, con la orquesta dirigida por Michael Brand y una voz comedida y a veces cercana al falsete. Luego aparece el conmovedor dramatismo de “Betrayed”, probablemente una de las composiciones más desgarradoras de toda su larga carrera, con apenas guitarra acústica y un sensacional violín de Smith que lo es todo para la voz casi al borde de la desesperación de Hammill. Es uno de esos temas que eriza la piel, sobre todo con línea final:
“Traicionado…no hay lugar donde esconderse
En ninguna parte del mundo.
No tengo nada más por lo que pelear, excepto hacer escuchar mi pasión
No creo en nada
Nada en el mundo”.


Otro tema de naturaleza acústica es “(On Tuesdays She Used To Do) Yoga”, con la voz de Hammill con un efecto de delay y una guitarra con efectos psicodélicos. Es uno de los momentos más enigmáticos del álbum que amplía la paleta sonora de manera brillante. El cierre es con “Lost and Found”, el tercero de los temas con bajo y batería y elementos vandergrafianos, entre ellos la referencia a “La Rossa” (tema de Still Life) y una guitarra cruda que sin tener la presencia que adquiere en “Crying Wolf”, sirve para crear una base de distorsión que se entremezcla con los teclados. Es un magistral cierre para Over, un disco literalmente redondo, sin fisuras, que nos bambolea de un lado a otro de nuestras emociones, esencial para entender la obra de uno de los cantautores imprescindibles en la historia del rock.


La fotografía de Sebastian Keep produjo también una de las portadas más representativas de su carrera, con un apacible Peter sentado en una ventana con su guitarra eléctrica y la campiña inglesa al fondo. Aquellos que no conozcan Over, tiene la oportunidad perfecta para adentrarse en su desafiante naturaleza ahora que cumple 40 años sin perder un ápice de su vigencia e impacto.
Juan Carlos Ballesta





Lista de Temas:
1. Crying Wolf
2. Autumn
3. Time Heals
4. Alice (Letting Go)
5. (This Side Of) The Looking Glass
6. Betrayed
7. (On Tuesdays She Used to Do) Yoga
8. Lost and Found

Alineación:
- Peter Hammill / vocals, guitar, keyboards, arranger & producer
With:
Graham Smith / violin (2,6)
Nic Potter / bass (1,3,8)
Guy Evans / drums (1,3,8)
Michael Brand / orchestra arranger & conductor (5)









1 comentario:

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares