Búsqueda cabezona

miércoles, 23 de mayo de 2018

La Apropiación Autoritaria de la Cultura

Del rock al jazz, del jazz al tango, y del tango al rap, cada día el sistema cultural capitalista avanza más, sobre todo en el ámbito de la música: desde Premiata Forneria Marconi hasta los raperos Pablo Hasel y Valtonyc, pasando por los asesinatos de los poetas Miguel Hernández y Lorca entre tantos otros. Por una parte están los grupos portadores de una cultura y sus productos, personas que suelen ser escindidas de los círculos de poder y comercialización. Por la otra, están quienes gozan de ciertos privilegios, que son a quienes se les permite reproducir y también beneficiarse de los productos culturales concebidos y armados por el primer grupo. Pero todo en un marco sumamente controlado ideológicamente, donde cualquiera que se atreva a pasar ciertas normas deberá sufrir el escarmiento. Surgen interrogantes varios, como quiénes tienen derecho a usar de manera legítima los productos culturales, y donde está el límite de lo que deben decir o hacer. Si la cultura tendría lugar entre personas pertenecientes a grupos oprimidos ¿será ilegal que reclamen por sus derechos? ¿qué griten contra el opresor?.


Individualidades, Colectivos y Organizaciones de Madrid (obviamente, organización oriunda de España) contra la represión nos trae un texto titulado "Denunciar las injusticias no es delito", que comienza así: "El régimen que padecemos es enemigo de la cultura popular y del arte; sobre todo, cuando estas se utilizan como herramienta de lxs oprimidxs para crear conciencia y denunciar los abusos del poder", y que no solamente habla del caso de los raperos Pablo Hasel y Valtonyc, que han sido condenados a varios años de prisión por denunciar en éstas las injusticias sociales, sino también de las persecuciones y asesinatos de artistas para acallar su prédica a favor de los oprimidos, y para crear conciencia y denunciar los abusos del poder. Ya tenemos (como un ejemplo cercano al estilo de este espacio) el caso de Premiata Forneria Marconi en su paso por EEUU: resulta que los tanos tuvieron éxito hasta que le hicieron la cruz por apoyar la causa palestina luego de la participación de la banda en un concierto a favor de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), PMF fue puesto en la lista negra del mercado global. "Chocolate Kings" sería único disco en el que todos los temas están cantados en inglés, pero sin embargo fue uno de sus discos de menor repercusión comercial, un injusto fracaso de ventas debido a que en su lírica el grupo toma una posición claramente pro-palestina en el conflicto árabe-israelí, posición que hiciera que el mercado americano les diera la espalda.
El grupo, de la noche a la mañana, pasó de la gloria al ostracismo. Y si eso pasaba en 1975, imagínense ahora donde el poder del pulpo cultural es muchísimo más fuerte. Y eso que sirva como un simple ejemplo, porque podemos citar muchos más.
A pesar de ello, los tanos siempre prestaron su apoyo manifiesto a las causas sociales y comprometidas... como en la iniciativa italo-guatemalteca llamada "Yo soy Atitlán" para la preservación y limpieza de deshechos en el Lago de Atitlán, entre otros.

A continuación, la nota en cuestión



El régimen que padecemos es enemigo de la cultura popular y del arte; sobre todo, cuando estas se utilizan como herramienta de lxs oprimidxs para crear conciencia y denunciar los abusos del poder.

Los raperos Pablo Hasel y Valtonyc han sido condenados a varios años de prisión, no por cantar o hacer rap, pues en el Estado español hay muchos cantantes y raperxs que nunca pisarán la cárcel por sus canciones, sino por denunciar en éstas las injusticias sociales, el bochornoso despilfarro de los Borbones a costa del erario público y sus oscuros negocios con el genocida Estado Saudí, la desatención sanitaria y el exterminio de lxs presxs políticxs, las torturas de las fuerzas represivas en cuarteles y comisarías, la ejecución de inmigrantes en aguas del Mediterráneo, y por señalar a lxs culpables de las numerosas lacras que padecemos la clase obrera y trabajadora y los amplios sectores populares.

El régimen que padecemos es enemigo de la cultura popular y el arte, como demostró asesinando a los poetas Miguel Hernández y Lorca, entre otrxs. Sobre todo, cuando es utilizado como herramienta de lxs oprimidxs para crear conciencia y denunciar los abusos del poder. Dicho arte popular, crítico y reivindicativo, puede contener mensajes más ambíguos o más afilados y explícitos. Es por estos últimos, y por tomar partido por lxs oprimidxs, y hacer suyos sus padecimientos, por lo que estos raperos ván a pasar varios años en prisión. Por ese mismo motivo, todo verdadero demócrata debe prestarle su solidaridad y exigir su libertad y la de todxs lxs presxs políticxs.

En la misma línea debemos situar a lxs numerosxs tuiterxs, humoristas, actores/actrices, escritorxs, artistas gráficxs, periodistas de medios alternativos que, por realizar obras satíricas, humor negro, denunciar la brutalidad policial, etc…han sido censuradxs, multadxs o encarceladxs.
Sin embargo, lo más significativo es que dicha falta de libertad de expresión no afecta a todxs por igual, como nos quieren hacer creer.

Mientras a nosotrxs nos procesan por contar chistes de fascistas como Carrero Blanco o por denunciar al régimen y sus políticas profundamente anti-obreras y anti-populares de sus gobiernos de turno, elementos como el “Rambo del Bierzo” u organizaciones como el “Frente Antisistema de Valencia”, que poseen armas de guerra, lanzan amenazas de muerte y vierten su ideología nazi-fascista, son absueltxs. Por lo tanto, no se trata de que en el Estado español no haya libertad de expresión, o de que tal artista se haya “excedido” en su mensaje, es que en este Estado siempre nos tenemos que “moderar” lxs mismxs, de tal forma que si criticas a la Monarquía serás procesadx por injurias a la Corona, si denuncias a un explotador serás procesadx por amenazas y si te posicionas a favor de las presas políticas y sus organizaciones revolucionarias serás condenadx por enaltecimiento del terrorismo.

Si dicho todo esto, todavía eres de lxs que piensan que el derecho a la crítica y la denuncia de las injusticias debe estar limitada y se debe juzgar a quienes las ejercen, debes saber que también son tus derechos y libertades los que están siendo pisoteados. Si crees que esa limitación de las libertades no vá contigo, sentimos decirte que estás equivocadx. Si algún día pierdes tu empleo, te desahucian o te apalean en una manifestación, y en respuesta viertes tu odio contra lxs responsables, puedes ser represaliadx como lo están siendo Pablo Hasel, Valtonyc, entre otrxs muchxs, y terminar en la cárcel acusadx de incitación al odio. Un odio, dicho sea de paso, más que legítimo puesto que es el sentimiento lógico de quienes lo han perdido todo o están a punto de hacerlo; y vá dirigido contra quienes han originado esta situación. ¿Puede haber algo más legítimo que el odio y el desprecio hacia quienes quieren condenarnos a una vida de miseria y oprobio mientran se han lucrado con nuestro sudor y esfuerzo?

Que no te engañen. No persiguen un chiste, una canción, una obra de teatro o una opinión concreta. Escarmentando a unxs pocxs quieren imponer la autocensura en todxs nosotrxs. Así, pretenden amordazar y silenciar a quienes luchan por tus derechos. ¡¡¡ NO LO PERMITAMOS!!!






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares