Búsqueda cabezona

miércoles, 11 de abril de 2018

Jethro Tull - Too Old To Rock ‘N’ Roll, Too Young To Die (1976 - 2016)

A 40 años del controversial "Too Old To Rock ‘N’ Roll, Too Young To Die" de Jethro Tull, Steven Wilson lanzó una revisión de la vida de Ray Lomas, a manera de cumpleaños. Ese Ray Lomas que era un personaje de Anderson para protagonizar este disco, un roquero de los 50, envejecido y retirado que despierta de un trance existencial años más tarde para descubrir que su moda había regresado tras haber sucumbido al surgimiento de otras nuevas. Bueno es recordar que este álbum fue concebido durante el desarrollo inicial del punk rock cuyo surgimiento sepultó buena parte del rock progresivo, Anderson declaró que su intención principal fue transmitir que si un músico persiste en su estilo podrá tener éxito porque después de todo las modas van y vienen. El tiempo le ha dado la razón en parte, pero eso es tema de otra discusión, la cuestión es que ahora el Mago Alberto nos trae este trabajo un tanto vapuleado por la crítica pero que significa una delicia para cualquier oído cabezón. Y más con el nuevo sonido de Steven Wilson 2.0. Imperdible disco que ya tiene nuevo sonido para sobrevivir a todas la modas y quedar en la eternidad.

Artista: Jethro Tull
Álbum: Too Old To Rock ‘N’ Roll, Too Young To Die
Año: 1976 - 2016
Género: Folk prog
Nacionalidad: Inglaterra


Independientemente de lo que digan los críticos sobre este disco, digamos que es un trabajo excepcional. "Too Old to Rock N Roll: Too Young to Die", no es un disco para asimilarlo en la primera escucha, o para considerarlo sólo como otra producción de un grupo de rock, es algo más que todo eso: es una extraordinaria obra conceptual con un fuerte mensaje sociológico: aquél rockero entrado en años, que ha luchado durante toda su vida para obtener éxito y ser aclamado por una sociedad en la cual no tiene muy buena cabida ¿cuantos habrán existido tan sólo en nuestro país? ¿cuantos de ellos habrán muerto sin que nosotros supieramos de ellos?. Más teniendo en cuenta la realidad impuesta por la industria musical.
Aunque Ian Anderson no lo acepte o le de lo mismo todas las opiniones acerca de esta obra, es una simple y llana muestra de su enorme creatividad, sarcasmo y sobre todo un reflejo de él en la persona de Ray Lomas, el protagonista de ésta inolvidable historia, ahora remodernizada y traída a la actualidad, es como si Ray Lomas renaciera como Lázaro, y hace que la obra sea actual, tangible, nostálgica, duradera y profunda.
Aquí, el comentario del Mago Alberto, que es quien nos trae esta joya por partida doble:

Quizás donde más se nota la intervención de Steven Wilson sea en los discos de Jethro Tull, los cuales suenan de manera soberbia, y este trabajo no es la excepción, además es un disco tremendo ,y que aunque es muy conocido, las críticas y los críticos no lo colocan dentro de los más renombrados de la banda, y en el blog, como dice el Vampiro, nos chupa un huevo las calificaciones de terceros, y hacemos justicia posteando obras que a "nuestro criterio" son menospreciadas por los "sabios" de la música, así que hoy los cabezones van a poder disfrutar de "Too Old to Rock 'n' Roll Too Young to Die!", con un sonido y una mezcla que lo hacen atemporal, además de incluir como pocas veces se dio, muchísimos bonus tracks.
"Too Old to Rock..." es un disco que bien podría formar una trilogía (otra más) junto a "Songs From the Wood" y "Heavy Horses", porque luego de estas obras, Anderson y Cia. cambiaron considerablemente su sonido y comenzaron a navegar junto a las nuevas corrientes musicales, dejando atrás esas melodías y texturas complejas y progresivas que tanto los identificaran.
Este disco es otro de los tantos de Jethro que te quedan en el corazón, y el estribillo de "Too Old to Rock" deambulará por siempre en tu cabeza, amén de que es una canción que forma parte de los "clásicos" de JT.
Wilson en este caso, se encargó de clarificar las guitarras acústicas, de ecualizar platos, crash y panderetas, y resaltar graves, además de darle un tono muy actual a cuerdas y a esas características voces duales de Anderson, otra característica notable es la presencia de bajos y bombo de la bata, que en esos años pasaban y se grababan casi de una manera intrascendental, parecían solo relleno, en cambio acá tienen el matiz adecuado, profundo, actual y muy pero muy disfrutable.
Cabezonas/es si este disco pasó por sus vidas como una brisa de verano, es hora que regresen en el tiempo y vuelvan sobre sus pasos, se detengan y se sorprendan con esta nueva producción.
Un 10/10 para Steven Wilson, seguramente el tiempo será testigo cuando todas estas obras adquieran un carácter póstumo, de la verdadera dimensión de estos trabajos de remezcla y remasterización, seguramente en un futuro no muy lejano, las nuevas generaciones buscarán estas renovadas versiones como verdaderos tesoros de la música, así que hoy cuando todavía están frescas en nuestros oídos, sepamos darle la verdadera trascendencia que llevan implícita.
Un trabajo que los verdaderos cabezones van a saber atesorar, por supuesto, los viejos dinosaurios, los egresados de la Escuelita de Moe, ya conocen esto, pero hay otros que seguro van a desayunarse y van a quedar pipones.
Trabajo impecable, sobresaliente, que no pueden dejar pasar.
Mago Alberto

Y para no ser menos, también tenemos el comentario de nuestro amigo Marce:

Todavía me acuerdo cuando compré el vinilo “nacional”: parecía que al lado del tocadiscos estaba mi vieja haciendo huevos fritos.- Al poco tiempo (allá por 1978 o 79) me lo compré importado en la librería Atlántida de la calle Florida.- Ese sí que se escuchaba de la hostia; aunque para tener ese y otros discos a un precio más o menos accesible, la Argentina se tenía que hundir en el abismo empresario-militar-criminal.- Y pensar que alguna vez pude llegar a tener “Thick as a Brick” con el diario… me faltó muy poco.- ¿Qué puedo decir de este discazo? Que la banda tenía desde el 72 a su formación clásica (sin desmerecer a Bunker y al recordado Cornick, dos excelentes músicos que tuvieron que irse porque I.A. quería traer a sus amigotes de Blackpool), que Anderson estaba en su apogeo como compositor y que ya estaba dominando bastante la traversa. Y en ese momento, luego de Minstrel in the Gallery, su querido Jeffrey Hammond le dice: “Chau, loco; estoy harto de giras y kilombos.- Me voy de vuelta al pago a pintar cuadros”.- Y le prendió fuego a su pilcha a rayas y al bajo (también rayado).- Y así fue como entró al grupo el querido y recordado John Glascock.- Cornick había sido un muy buen bajista; Hammond aprendió sobre la marcha (dicen que I.A. le enseñó).- Pero Glascock era un ANIMAL: ¡que tremendo bajista!.- Lo tocaba como un violero.- Si lo han escuchado tanto como yo (y seguro que así es) y/o si vieron algún video, se nota que era un virtuoso.- Y su debut fue este disco… Venía de tocar en Carmen con la Angela Allen, que aquí hace unos muy lindos coros junto a Maddy Prior, (la de Steeleye Span) y fue realmente un hallazgo para Jethro, una banda en su apogeo y con todo el éxito posible, el poder contar con un reemplazo superlativo como lo fue él.- La calidad de Glascock fue un plus que duró tres hermosos discos: este, Songs from the Wood y Heavy Horses hasta que su enfermo corazón le dijo: “basta amigo; hasta aquí llego”.- Es verdad que algunos dicen que este no fue tan buen álbum como los anteriores.- Lo que sucede es que hay gente (y los críticos siempre lo son) a los que no hay p… que les venga bien: ¿por qué dejaron de hacer el rhythm & blues de su 1° disco? ¿por qué se mete con la Iglesia? ¿por qué hace discos de 1 solo tema? ¿por qué hace “temas difíciles” de entender? ¿por qué se mete a tocar folk? Y así hasta el cansancio.- Este disco, para mí, fue un discazo.- Diferente a los anteriores y a los posteriores, pero un discazo.- Y eso es y fue Jethro: la idea genial de un genio como Ian Anderson: un cerebro privilegiado musicalmente hablando que se transformó en una bestia para laburar (componer, grabar, salir a dar millares de conciertos y volver a empezar); con un ritmo que muy pocos le aguantaron (Martin Barre); un chango que tenía tantas ideas en su cabeza que no daba lugar a las ideas de otros (“todo bien, pero hacemos lo que yo digo”), o sea un dictador, tipo Robert Fripp.- Pero… ¡qué pedazo de dictador, carajo! Y además se daba el lujo de inventar hermosas historias, hermosas portadas de álbumes, personajes.- Un genio de principio a fin; de 1968 a… vaya uno a saber.-
Marcelo J. Tull

Otro imperdible del blog cabezón!!!




Jethro Tull podría ser considerado como el alter ego del multinstrumentista escocés Ian Anderson quien en diciembre de 1967 formó esta increíble banda inspirada en el blues, la música folk, el jazz y el rock, teniendo como principales elementos sus composiciones, su voz y, más significativamente, la flauta.
La música de Jethro Tull ha logrado mantenerse por más de cuatro décadas dejando un importante legado en álbumes clásicos del catálogo del rock como Stand up (1969), Aqualung (1971), Thick as a Brick (1972), Minstrel in the Gallery (1975) o Songs from the Wood (1977). La banda se formó en la ciudad costera Blackpool inicialmente como trío y posteriormente como un cuarteto que estuvo conformado por Ian Anderson (voz, flauta, melódica, piano), Mick Abrahams (guitarra), Glenn Cornick (bajo) y Clive Bunker (batería), quienes grabaron This Was (1968), para cuya ocasión participó como invitado David Palmer (hoy transformado en una mujer, Dee Palmer), en el corno francés. El nombre que el grupo adoptó fue el de un famoso agricultor inglés que contribuyó al desarrollo de la llamada Revolución Agrícola Británica que ocurrió entre los siglos 17 y 19.
A mediados de los años 70, Ian Anderson dio vida a Ray Lomas, un roquero arquetipo de los 50, envejecido y retirado que despierta de un trance existencial años más tarde para descubrir que su moda había regresado tras haber sucumbido al surgimiento de otras nuevas. Bueno es recordar que este álbum fue concebido durante el desarrollo inicial del punk rock cuyo surgimiento sepultó buena parte del rock progresivo. Anderson declaró que su intención principal fue transmitir que si un músico persiste en su estilo podrá tener éxito porque después de todo las modas van y vienen. Si bien no es una obra autobiográfica, el tiempo le ha dado la razón en buena medida, ya que la industria musical en general es así.
Inicialmente, Anderson tuvo la idea de hacer de estas composiciones un musical de rock pero no trascendió más allá de ser un álbum conceptual de poca resonancia comercial, tal vez como resultado de encontrarse entre dos obras de gran repercusión como Minstrel in the Gallery (1975) y Songs from the Wood (1977), que sí tuvieron mejor receptividad entre los fans y recibieron Certificado Dorado por las ventas logradas.
A juzgar por las ambivalentes críticas que se leen de este álbum, Too Old to Rock ´n´ Roll Too Young to Die”, tal vez sea el anatema del amplio catalogo del grupo. La edición original del álbum contiene 10 canciones, cantidad que en la reedición de 2002 se vio aumentada con dos composiciones que fueron excluidas en aquella oportunidad por las limitaciones del formato vinilo, “Small Cigar” y “Strip Cartoon”. En 2015 fue lanzada una nueva reedición con lujoso empaque, con una nueva mezcla realizada por Steven Wilson y la inclusión de la interpretación del disco en pleno para un show especial de la TV británica, así como nueve temas inéditos.
jethro_tull_too_old_box_front__00946-1454634996-1280-1280
Incluyendo el motivo del tema título, “Quizz Kid” inicia este álbum evocando la imagen de “¿Quién quiere ser millonario?”. El pequeño Lomas gana entonces el jugoso pote. Anderson describe la escena de un modo apasionado sin decir mucho del personaje. En “Crazed Institution” no queda claro qué busca transmitir el autor, “gatea, acurrúcate y ríe mientras tu agente se anota otra foto de portada.”
En “Salamander”, el tercer tema, la guitarra acústica acompañada con la percusión de Barrimore Barlow posee una breve pero incisiva letra que  nos relata cómo ha sido esbozado el producto para hacerlo famoso. La flauta entra al final del tema cuyos pasajes van reflejando la importante influencia folk de Jethro Tull. Éste es seguido por “Taxi Grab”, donde resalta la armónica de Anderson y el claro acento blues que también emana de la guitarra de Martin Barre, sin dudas el mayor “partner in crime” de Ian. En este álbum participa por primera vez el bajista John Glascock (tristemente fallecido 3 años después) y regresa David Palmer.
La historia de Lomas sigue con nostálgica dulzura en “From a Dead Beat to an Old Greaser”. Palmer, evoca el pasado con sus fraseos al saxo antecediendo a los versos
“Los extraños con rostros jóvenes que recuerden tu nombre, a pesar de ser un roquero muerto con pies cansados, dos extremos que no se encuentran…”
En la historia de “Bad-eyed and Loveless” Ian nos cuenta: “maléfica y sin amor, lujo de jóvenes y deseo de viejos”. Tal vez una metáfora de la fama, el reflejo de una simple “groupie”, la común vivencia de un roquero o todas a la vez. Musicalmente el breve poema está acompañado por la guitarra acústica con trazos folk y blues que sugieren cierta soledad. La historia continua con “Big Dipper” –las estrellas más brillantes de la constelación de la Osa Mayor– que acá señalan, tal vez, un momento de fama. La historia bien hilvanada hasta el momento refleja una cierta perversidad que suele tener la industria de la música, aunque en unos países más que en otros.

Jethro Tull

En mi opinión, Ian Anderson logra ser parcialmente efectivo en su intento de atar lo instrumental a lo lírico pero eso siempre ha sido tarea difícil en el rock y que tal vez tuvo una criminal resolución con la creación de MTV en los 80, cuando escuchar pasó a ser menos importante que ver. Desde aquellos días el elemento visual cobró mayor fuerza y el “video ciertamente mató a la estrella radial”.
Sin embargo, no por ello Anderson deja de estimular nuestro intelecto llenando de imágenes nuestro cerebro. En esos días de LP, tener la carátula en mano ciertamente ayudaba a contar la historia, sobretodo en el vilipendiando género del progrock y este álbum con su tira cómica persigue ese objetivo, aunque hay ciertas incongruencias. El flautista sigue su cuento con el tema que da título al álbum, la historia de Ray Lomas se resuelve en “Too Old to Rock ‘n’ Roll, Too Young to Die”.
La lapidaria estrofa antecede al verso título:
“El viejo roquero llevaba su cabello muy largo/
y el ruedo de sus pantalones muy ajustados/
fuera de moda hasta el final, tomaba su cerveza demasiado ligera/
hebilla de calavera, sueños de ayer/
la cafetería de carretera, profeta del desastre/
no da nuestra de cambio en su doble costura/
en su oscuridad de post guerra”
“Ahora está demasiado viejo para rockanrolear y demasiado joven para morir”
El tema resulta además el más atractivo del álbum. Pero nuestro Ray Lomas, renace. Eso es de “The Pied Piper” en la cual Anderson alude a la obra de Robert Browning, el flautista de Hamelin, para  posteriormente culminar el álbum con “The Chequered Flag (Dead or Alive)”, con la orquesta dirigida por David Palmer añadiendo belleza al gran final.
A 40 años de este álbum, la historia de Ray Lomas tal vez ha sido un tanto olvidada pero en la música es bueno regresar al pasado porque siempre podemos encontrar gratas sorpresas. Aunque no es el álbum más significativo de Jethro Tull, continua siendo un trabajo controversial dentro de su catalogo que bien vale la pena volver a escuchar. Después de todo, como dice la canción, “rock ´n´ roll is here to stay, it will never die…”
Leonardo Bigott

Independientemente de lo que digan los críticos sobre este disco en relación a obras anteriores de JETHRO TULL, éste es un trabajo excepcional. "Too Old to Rock N Roll: Too Young to Die", no es un disco para asimilarlo en unas cuantas puestas en el audio, o para considerarlo sólo como una nueva producción del grupo, es algo más que eso: es una extraordinaria obra conceptual con un fuerte mensaje sociológico: aquél rockero entrado en años, que ha luchado durante toda su vida para obtener éxito y ser aclamado por una sociedad en la cual no tiene muy buena cabida -¿cuantos habrán existido tan sólo en nuestro país y de los cuáles no tenemos ninguna noticia?-. Aunque Ian ANDERSON no lo acepte o le de lo mismo todas las opiniones acerca de esta obra, es una simple y llana muestra de su enorme creatividad, sarcasmo y sobre todo un reflejo de él en la persona de Ray LOMAS, el protagonista de ésta inolvidable historia. Bajo un marco de excelsa música, inteligentes y en su momento divertidas letras y sobre todo músicos de alta capacidad, el grupo nos entrega una novena producción en estudio grabada en el prestigioso Radio Montecarlo, en el Principado de Mónaco, para esto JETHRO TULL estuvo integrado por el siguiente personal : Ian ANDERSON (vocales, guitarra acústica y guitarra eléctrica ocasional, flauta, armónica y percusión), Martin BARRE (guitarra eléctrica), John EVAN (pianos), Barriemore BARLOW (batería y percusiones) y el nuevo bajista y segunda voz John GLASCOCK, como músicos adicionales tenemos a David PALMER en arreglos orquestales y saxo en el 5 track, Maddy PRIOR, la extraordinaria cantante del grupo de Folk-Rock británico STEELEYE SPAN que interpreta vocales en la canción tema del disco y a la bellísima cantante de origen hispánico Angela ALLEN que también interpreta vocales en el 2 y 7 track, respectivamente. Ella fue la vocalista del magnífico grupo de Rock Progresivo-Flamenco llamado CARMEN, con el cual grabó 3 excelentes discos recientemente remasterizados y puestos a la venta ("Fandangos in space", "Dance in a Cold Wind" y "The Gipsies", todos ampliamente recomendables), no fue fortuito que este grupo fuera el telonero de la banda de ANDERSON por Europa, ya que éste había puesto la vista en ni más ni menos en el futuro substituto de JEFFREY HAMMOND-HAMMOND, ¿de quién estamos hablando?, pués del flamante John GLASCOCK, el nuevo bajista del grupo. Podemos decir con toda certeza que este nuevo miembro dio más soltura, alegría y sobre todo improvisación a la sección rítmica tulliana.
Con todas estas nuevas posibilidades, la banda nos muestra una amplia gama de matices musicales, líricos, escénicos pero más que nada sociales ya que las vivencias de Ray LOMAS, no pueden pasar inadvertidas, sobre todo en el mundo del rock. La obra se nos presenta como una acuarela nítida, llena de colorido en que las experiencias de un viejo rockero van desde la jocosidad y alegría hasta la tristeza y pesadumbre. En una introducción incluida dentro del primer track- 'Quizz Kid'-, los músicos interpretan parte de la melodía que da título al álbum, posteriormente con su incomparable estilo, se lanzan de una manera divertida y hasta jocosa a capturar el momento en que Ray LOMAS, es el ganador del concurso, pensando éste tal vez en una noche en Ibiza o un fin de semana de alta vida en Londres, John GLASCOCK tiene una destacada participación en la interpretación del bajo así como Martin BARRE en la guitarra eléctrica. ANDERSON ni que decir en la forma tan particular de interpretar la letra de la canción, una combinación de sarcasmo e ironía única en el maestro creador del Cinismo Filosófico. Barrimore BARLOW destaca particularmente en su forma de tocar la batería, gran manejo de las síncopas y contratiempos. De aquí partimos hacia la crítica que realiza ANDERSON, perdón LOMAS, hacia las instituciones de las grandes estrellas a las cuales, por el momento, no puede pertenecer, 'Crazed institution', es una magnífica pieza semi-acústica con una notable interpretación de la guitarra acústica por ANDERSON, el piano que sirve de fondo interpretado por John EVAN da una magnífica robustez a la melodía.Excelente 2ª voz por parte de la hermosa Angela ALLEN y la letra queda por demás decir cual es su intención y significado, creo que ésta es una de las piezas del grupo más representativas en cuanto a su contenido lírico en la segunda mitad de los setentas. A través de matices folk-celtas, el grupo nos presenta una espléndida melodía en la que la guitarra acústica y flauta de ANDERSON, así como el pandero de BARLOW marcan la pauta en la interpretación de 'Salamander', pieza breve en la que el protagonista encuentra una bella chica en los alrededores de Kesington Hotel. Toda la fuerza, soltura y potencial rockero al que nos tiene acostumbrado el grupo se manifiestan magníficamente en 'Taxi grab', vuelve a destacar aquí el versátil trabajo de John GLASCOCK en el bajo, contrapunteando y coordinándose perfectamente con la batería de BARLOW, enriqueciéndose con los requintos de BARRE el cual aporta esa sensación de pesadez que tanto nos gusta a los admiradores del grupo. Si Salamandra convino en verse con Ray en un clásico pub londinense, ésta no acudió, sin embargo nuestro protagonista se encontró con un beat acabado y grasiento -'From a dead beat to an old greaser',- una melancólica melodía que nos transporta a los maravillosos días de el escritor beat Jack KEROUAC, del excelso jazzista Charlie PARKER y el único pintor surrealista de origen belga Rene MAGRITTE, los arreglos orquestales de David PALMER son de alta calidad así como su interpretación del solo de sax que realiza casi al final de la pieza, la guitarra acústica de ANDERSON es muy bien ejecutada así como su magnífico sentimiento al interpretar la letra de la canción. 'Bad eyed and loveless', es el canto del hombre decepcionado tanto por la vida como por la mujer que ama, es un lamento acompañado por guitarra acústica y voz triste que da paso nuevamente a la presencia grupal en toda su magnitud. BARRE y GLASCOCK destacan particularmente en 'Big dipper', una pieza perfectamente trabajada con el sonido clásico del grupo. Angela ALLEN participa con su hermosa voz. Para este momento, las andanzas de Ray LOMAS, nos llevan a la parte medular de la obra: 'To old to rock'n'roll: too young to die', un himno del grupo, una clásica de todo los tiempos, una melodía que, seguramente, nos identifica a muchos de nosotros. Tal vez uno de los momentos cumbres de la banda, espléndido inicio orquestal por PALMER, inigualable interpretación y sentimiento por ANDERSON, los demás integrantes tiene una participación modesta para dejar todo el peso de la interpretación al flautista y vocalista, Maddy PRIOR complementa magníficamente la parte vocal. Al final, un toque rockero para despedir la soberbia pieza. Magnificencia lírica y musical en toda la extensión de la palabra. 'Pied piper', es una respuesta alegre, burlona, sarcástica de LOMAS a las situaciones que ha vivido, nuevamente ANDERSON se destaca en la forma tan elocuente y sensitiva para interpretar la letra de la melodía, soberbio trabajo de GLASCOCK y de EVANS, sobresaliendo la voz de acompañamiento del primero. Sin duda, una de las mejores piezas del álbum. 'Chequered flag', es un bello lamento acompañado de arreglos orquestales, teclados que culmina un trabajo soberbio del grupo.
Mucho se podrá decir de este disco, del protagonista de la obra y del mismo Ian ANDERSON, sin embargo que quede claro que aunque Ian niegue todas las atribuciones que se le pueden hacer al respecto, él es Gerald Milton, La Liebre que perdió sus espejuelos o en su caso Ray LOMAS, un hombre que además de ser el Bufón Real es también el Juglar del Medioevo. Un genio de la música contemporánea.
Rafael Augusto Lara Palmeros


Lista de Temas:
Cd 1
1. Prelude
2. Quiz Kid
3. Crazed Institution
4. Salamander
5. Taxi Grab
6. From a Dead Beat to an Old Greaser
7. Bad-Eyed and Loveless
8. Big Dipper
9. Too Old to Rock'n'Roll: Too Young to Die!
10. Pied Piper
11. The Chequered Flag (Dead or Alive)
12. From a Dead Beat to an Old Greaser (Original album track)
13. Bad-Eyed and Loveless (Original album track)
14. Big Dipper (Original album track)
15. Too Old to Rock'n'Roll: Too Young to Die! (Original album track)
16. The Chequered Flag (Dead Or Alive) (Original album track)
17. Quiz Kid (Version 1) (Monte Carlo out-take)

Cd 2
1. Salamander's Rag Time
2. Commercial Traveller
3. Salamander (Instrumental)
4. A Small Cigar (Acoustic Version)
5. Strip Cartoon
6. One Brown Mouse (Early Version) (Original master mix)
7. A Small Cigar (Orchestrated Version) (Original rough mix)
8. Too Old To Rock'n'Roll: Too Young To Die! (Demo)
9. Prelude (Original album flat transfer)
10. Quiz Kid (Original album flat transfer)
11. Crazed Institution (Original album flat transfer)
12. Salamander (Original album flat transfer)
13. Taxi Grab (Original album flat transfer)
14. From A Dead Beat To An Old Greaser (Original album flat transfer)
15. Bad-Eyed And Loveless (Original album flat transfer)
16. Big Dipper (Original album flat transfer)
17. Too Old To Rock'n'Roll: Too Young To Die! (Original album flat transfer)
18. Pied Piper (Original album flat transfer)
19. The Chequered Flag (Dead Or Alive) (Original album flat transfer)

Alineación:
- Ian Anderson / vocals, flute, electric & acoustic guitars, harmonica, percussion, producer
- Martin Barre / electric guitar
- John Evans / pianos, keyboards
- John Glascock / bass, backing vocals
- Barriemore Barlow / drums, percussion
With:
David Palmer / orchestral arranger & conductor, saxophone solo # (5), piano (11)
Angela Allen / backing vocals (2,7)
Maddy Prior / backing vocals (8)





5 comentarios:

  1. Gracias por su trabajo muchachos, como uno puede hacerse con la música publicada en el blog? recuenrdo aquellos links que actualizaba Moebius un tiempo atras, bellos tiempos... Les agradezco aquello, esto y mucho mas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buho, escribime a mi correo y te cuento: mo.381.u5.8 arroba gmail.com

      Eliminar
  2. Todavía me acuerdo cuando compré el vinilo “nacional”: parecía que al lado del tocadiscos estaba mi vieja haciendo huevos fritos.- Al poco tiempo (allá por 1978 o 79) me lo compré importado en la librería Atlántida de la calle Florida.- Ese sí que se escuchaba de la hostia; aunque para tener ese y otros discos a un precio más o menos accesible, la Argentina se tenía que hundir en el abismo empresario-militar-criminal.- Y pensar que alguna vez pude llegar a tener “Thick as a Brick” con el diario… me faltó muy poco.- ¿Qué puedo decir de este discazo? Que la banda tenía desde el 72 a su formación clásica (sin desmerecer a Bunker y al recordado Cornick, dos excelentes músicos que tuvieron que irse porque I.A. quería traer a sus amigotes de Blackpool), que Anderson estaba en su apogeo como compositor y que ya estaba dominando bastante la traversa. Y en ese momento, luego de Minstrel in the Gallery, su querido Jeffrey Hammond le dice: “Chau, loco; estoy harto de giras y kilombos.- Me voy de vuelta al pago a pintar cuadros”.- Y le prendió fuego a su pilcha a rayas y al bajo (también rayado).- Y así fue como entró al grupo el querido y recordado John Glascock.- Cornick había sido un muy buen bajista; Hammond aprendió sobre la marcha (dicen que I.A. le enseñó).- Pero Glascock era un ANIMAL: ¡que tremendo bajista!.- Lo tocaba como un violero.- Si lo han escuchado tanto como yo (y seguro que así es) y/o si vieron algún video, se nota que era un virtuoso.- Y su debut fue este disco… Venía de tocar en Carmen con la Angela Allen, que aquí hace unos muy lindos coros junto a Maddy Prior, (la de Steeleye Span) y fue realmente un hallazgo para Jethro, una banda en su apogeo y con todo el éxito posible, el poder contar con un reemplazo superlativo como lo fue él.- La calidad de Glascock fue un plus que duró tres hermosos discos: este, Songs from the Wood y Heavy Horses hasta que su enfermo corazón le dijo: “basta amigo; hasta aquí llego”.- Es verdad que algunos dicen que este no fue tan buen álbum como los anteriores.- Lo que sucede es que hay gente (y los críticos siempre lo son) a los que no hay p… que les venga bien: ¿por qué dejaron de hacer el rhythm & blues de su 1° disco? ¿por qué se mete con la Iglesia? ¿por qué hace discos de 1 solo tema? ¿por qué hace “temas difíciles” de entender? ¿por qué se mete a tocar folk? Y así hasta el cansancio.- Este disco, para mí, fue un discazo.- Diferente a los anteriores y a los posteriores, pero un discazo.- Y eso es y fue Jethro: la idea genial de un genio como Ian Anderson: un cerebro privilegiado musicalmente hablando que se transformó en una bestia para laburar (componer, grabar, salir a dar millares de conciertos y volver a empezar); con un ritmo que muy pocos le aguantaron (Martin Barre); un chango que tenía tantas ideas en su cabeza que no daba lugar a las ideas de otros (“todo bien, pero hacemos lo que yo digo”), o sea un dictador, tipo Robert Fripp.- Pero… ¡qué pedazo de dictador, carajo! Y además se daba el lujo de inventar hermosas historias, hermosas portadas de álbumes, personajes.- Un genio de principio a fin; de 1968 a… vaya uno a saber.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marce, en uno de los discos de Janos Várga Project puse tu comentario en la entrada porque realmente vos tendrías que estar escribiendo reseñas y no comentarios!!!! Y ahora copio este texto al lado del del Mago Alberto.
      ¿De qué otro disco querés hablar? Me hacés una reseña como esta y la presentamos en el blog como corresponde!!!

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras, Moe.- Pero yo no sé de todo y, además, tampoco conozco los discos que van a sacar.- Por eso es que, una vez que veo la nota, me subo a comentar.- El Mago tiene una colección que parece ser bestial (y yo que me creo que tengo mucho...).- Abrazo para todos y el blog está cada vez mejor; la calidad de la música y las reseñas es para sacarse el fungi.- Con relación a las notas de actualidad sigo, como siempre, coincidiendo en el asco que me produce la runfla delincuente Cambiemos, con los pronósticos y con la descripción de la triste realidad.- Aunque creo que que me está ganando el hastío y el odio.-

      Eliminar

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).