Búsqueda cabezona

lunes, 26 de marzo de 2018

Allan Holdsworth - Metal Fatigue (1985)

Empezamos la semana a lo grande. Otro álbum del héroe máximo de la guitarra, Allan Holdsworth, quien para grabar el álbum se acompaña de una de sus mejores agrupaciones: el bajista Jimmy Johnson y el baterista Chad Wackerman, y estos dos músicos, virtuosos por derecho propio, complementan maravillosamente a Holdsworth. El fraseo extremadamente legato y su rico vocabulario armónico, ambos de los cuales se exhiben en los episodios frenéticos de "Metal Fatigue", este álbum es genial y muestra cómo se puede crear una atmósfera de guitarra duramente distorsionada pero íntimimamente ligada al jazz. Allan es el maestro y muestra sus habilidades en esta grabación, que supera con creces su trabajo con Soft Machine. Completo discazo como para empezar la semana!

Artista: Allan Holdsworth
Álbum: Metal Fatigue
Año: 1985
Género: Jazz/Rock/Fusion
Duración: 37:22
Nacionalidad: Inglaterra



Uno de los trabajos más conocidos del mítico guitarrista inglés Allan Holdsworth, poseedor de un sonido único inspirado en el saxofón, recargado con etapa tras etapa de delays, efectos que fueron unidos en una unidad Yamaha llamada Ud-stomp (fabricado a petición por Holdsworth) lo que le otorga sus ocho lineas de delay, una locura.


Todo esto ya lo hemos dicho en el primer disco de Allan, pero si alguien empezo a leer por aqui le decimos tambien que Allan Holdsworth fue alguna vez miembro de algunas bandas de Rock Progresivo (estilo Canterbury) tales como Soft Machine y Gong. También ha tocado con grandes de la talla de Ian Carr, Tony Williams, Jean Luc Ponty, Bill Bruford, o sea muy cotizado el pibe...



En su carrera pasó por varias bandas de rock progresivo y jazz como Tempest, Nucleus y Soft Machine, para posteriormente formar parte de la segunda versión de la banda del virtuoso baterista ex Miles Davis, Tony Williams: The Tony Williams New Lifetime, en 1975. Es a partir de su participación en esta banda como se da a conocer en el medio jazzístico por su estilo innovador. Posteriormente, pasó a formar parte de Gong y se editó un disco solista no autorizado por él: "Velvet Darkness". A finales de los setenta formó parte de las bandas de Jean-Luc Ponty (ex Zappa), UK (con Bill Bruford, John Wetton y Eddie Jobson) y Bruford (con Jeff Berlin y Dave Stewart). Bueno, gran parte de todas esas historias están distribuídas por las entradas de varios discos en el blog cabezón... si quieren van a encontrar más información aquí y allá, pero sigamos con la historia del Dios de la Guitarra... si te interesa, esto continúa...

Después de un período tocando ocasionalmente en bares, nace el proyecto I.O.U. en 1980. Este proyecto tenía la intención de ser la banda de solista de Holdsworth, con la que grabó un álbum homónimo. Por estas fechas, Holdsworth se sumió en un período de depresión por la baja popularidad que alcanzaba su música debido a que era, según él, "muy roquero para las emisoras de jazz, y muy jazzístico para las emisoras de rock". Al cabo de un par de años, Eddie Van Halen le hace publicidad en Warner Brothers, iniciando con esto la grabación del álbum "Road Games" con músicos como Chad Wackerman (Frank Zappa), Jeff Berlin (de la banda Bruford) y Paul Williams (de la banda Tempest). Holdsworth se sintió ofendido por la presión creativa ejercida por el productor de Van Halen, Ted Templeman, por lo que decide no firmar con una casa disquera grande jamás. El disco rápidamente se convierte en objeto de culto, siendo nominado para el premio Grammy pese al bajo tiraje. Decide reformar I.O.U. con Wackerman y Williams, sumándose en el bajo Jimmy Johnson.
De esta banda surge el disco "Metal Fatigue" (1985), que es considerado el álbum más popular de Holdsworth.



Continuando con el disco éste abarca desde los sonidos más saturados a los pasajes de jazz instrumentales más bellos, marcado por rapidísimos legatos en guitarra (en esa época una Ibanez Custom). Disco obligado para guitarristas ya que marca un estilo completamente único, el cuál se puede apreciar en Fredrik Thordendal (Meshuggah) y otros tantos guitarristas (Frank Zappa, Eddie Van Halen, Alex lifeson,  Yngwie Malmsteen, Steve Vai sólo por mencionar algunos mochos del instrumento) que fueron influenciados por la técnica de Holdsworth.


Metal Fatigue es el cuarto disco solista de Allan Holdsworth. Por el contrario de lo que su nombre puede dar a suponer, este trabajo -al igual que el resto de la obra del guitarrista- no tiene nada de metal. De hecho, al ver los discos en los que participó podemos darnos una idea de cuán alejado está Allan del metal en general y, en particular, de tristes guitarristas de los 80s como Joe Satriani o Steve Vai, que me resultan más bien gimnastas de dedos que músicos. Entonces, decía, recorriendo la carrera de Holdsworth podemos toparnos con discos de Soft Machine -tocó en Bundles-, UK -primer disco, homónimo-, Gong -Gazeuse!, Expresso II, Time Is the Key-, Jean-Luc Ponty -Enigmatic Ocean, Individual Choice-, Bill Bruford -Feels Good to Me, One of a Kind-, Tony Williams Lifetime -Believe It, Million Dollar Legs- y muchos etcéteras.
Artistas y álbumes que dan una ligera idea de con qué podemos encontrarnos en Metal Fatigue: jazz fusión genial, muy bien compuesto y ejecutado. El sonido tiene ligeros dejos de los 80s -algunos efectos de guitarra, los teclados de Alan Pasqua en The Un-Merry-Go-Round- que, sin embargo, no molestan en lo más mínimo. Los magníficos revoloteos de la guitarra de Holdsworth, siempre punzante, ágil, creativa, como si estuviera entablando constantes diálogos consigo misma, son bellísimos e hipnóticos. Las bases -en manos de diferentes músicos, entre los que destaco particularmente el gran trabajo percutivo de Chad Wackerman en los cuatro primeros temas y el increíble solo de batería de Gary Husband en la ya nombrada The Un-Merry-Go-Round- son fluidas, firmes y tienen un sonido hermosamente cristalino. Las voces, en tres de los seis temas, de Paul Williams y Paul Korda también son impecables y llaman la atención por lo bien que se unen al resto de la música, funcionando como un complemento perfecto para las interpretaciones instrumentales y al mismo tiempo brindando emotividad y climas fundamentales.
En definitiva, Metal Fatigue puede llegar a ser una preciosa aventura para los interesados en la fusión entre jazz y rock que, esta vez y a diferencia de lo que ocurre muchas veces, hace hincapié en las composiciones, demostrando que Holdsworth puede escribir canciones hermosas mientras le sigue brindando un lugar predominante a su guitarra mágica, oscura, capaz de pasar de una electricidad desbordante a una rítmica más cercana a la new-wave, siempre con toneladas de imaginación. Una cruza de géneros más que interesante.
Josef Gaishun

"Metal Fatigue" consta de una amplia gama de músicos en la grabación pudiéndose diferenciar muchos matices y modos de ejecutar cada instrumento.

Este es un disco que ansiaba comentar, casi con la ilusión de que por arte de la osmosis parte de la genialidad de este disco se impregne en mi mismo. La ilusión de que la crítica de una gran obra de arte pueda a llegar a ser una obra de arte en sí misma. Pero no se hagan demasiadas ilusiones, al menos con mi humilde y pobre reseña. Por el contrario, háganse todas las espectativas con este disco. Incluso en ese caso, que esperen algo maravilloso de este disco, serán sorprendidos y emocionados por esta sutil obra maestra de la música contemporánea.
Empecemos: ¿Quien es Allan Holdsworth? La pregunta es muy relevante por dos razones. La primera, Allan Holdsworth es verdaderamente un grande, tanto por su composición como su virtuosa interpretación de la guitarra. Segundo, porque "no lo conoce nadie". El entrecomillado -se entiende- que busca parodiar el hecho de que la repercusión de Holdsworth no está a la misma altura que su música.
Allan Holdsworth ha recibido grandes aclamaciones por parte de la crítica especializada, hasta el punto de considerarlo uno de los guitarristas más prominentes del siglo XX. Aún así la profundidad de su música no ha sido acogida de la misma manera por el gran público. Ojo, no estoy diciendo que Allan Holdsworth no haya tenido éxito en su carrera musical, porque efectivamente lo ha tenido. Pero cualquiera puede reconocer que no es un músico popular sino más bien en un iconoclasta (en el mejor sentido del término). Es por este carácter tan particular que a uno le cuesta encontrar esas referencias tan esenciales -que están presentes- brindando un marco de seguridad a la escucha. Podríamos decir que Allan Holdsworth rompe radicalmente con una concepción canónica de la armonía y en su defecto también melódica.
Sin ánimos de adelantarme, me gustaría terminar de contestar la pregunta sobre quien es este individuo casi de manera cronológica.

La carrera de Holdsworth comienza a principios de los años 70's integrando distintas agrupaciones de Jazz. En 1978, Holdsworth decide cambiar la dirección de su música desde el Jazz hacia una fusión que cuestionaba el marco del mismo Jazz. Desde entonces Holdsworth orientó su sonido hacia el "vivo" más que de estudio, detalle que vale la pena mencionar porque esta marca es muy patente en su música. Es por entonces que une fuerzas con el baterista Bill Buford en la agrupación I.O.U con quienes graba grandes piezas épicas como el disco homólogo y "Road games".
En 1985 Allan Holdsworth decide grabar su primer disco solista: Metal Fatigue. Este disco es genuinamente un disco propio que le permite ir más allá de los géneros y estilos combinando un disco muy orientado hacia lo instrumental pero con canciones cantadas.
Esta crítica de la forma lo lleva a experimental con el umbral de los géneros. Por un lado su música podría ser considerada netamente o naturalmente instrumental. Pero el amor por cierto elemento lírico lo lleva a combinar su estilo de composición con la forma "canción", es decir estructura convencional de introducción, parte principal, puente, estribillo y final. Uno podría decir que la música de Holdsworth no es lo más apropiado para el estilo más bien lírico. Pero justamente sus canciones cantadas poseen una mágia basado en lo inesperado, en la falta de familiaridad, las progresiones desconocidas que logran desenvolverse y reencontrarse. La tensión de la música de Holdsworth logra siempre resolverse en momentos de sutil belleza y compleja armonía.
Al oído -en general y ya no al poco entrenado- le cuesta terminar de entender donde es que se devió la melodía. La cuestión es que no lo hizo, ya que nunca tomó el sendero señalado por las modalidades mayores y menores.
En este sentido el uso de los intervalos y las modalidades -lo que inevitablemente nos lleva a los griegos- no tiene nada de clásico. Aún así tanto su porte con su métrica nos hace reconocer semejante obra como acrópolis dadaista, un monolito extraterrestre, una simple expresión de la sensibilidad humana.
Es inutil tratar de redundar en la música, ya que es algo inaccesible e inabarcable.
Dicho de otra manera, no importa lo que diga, jamas podré expresar la belleza de la música de Allan Holdsworth en palabras.
Lo que tal vez si puedo remarcar es el lugar particular e interesante donde se intenta realizar alguna enunciación sobre esta música. Y en este sentido, Holdsworth, un músico que proviene del Jazz utiliza la palabra "Metal" en el título de su disco. Ya de por sí la metáfora "Fatiga del metal" es muy colorida y nos abre un mundo de posibilidades asociativas. Este efecto semántico es aún más pobre que lo que genera sumergirse en la música de Allan Holdsworth.
Un elemento que no puede ser pasado por alto es el sonido. Incluso en este aspecto Allan Holdsworth es un gran inovador. El importante aporte del desarrollo de la tecnología en guitarras, incorporándoles elementos de sintetizadores hacen de Allan Holdsworth u músico notable. Y ciertamente solo se puede acceder a esa música y a ese sonido futurista y galáctico, por medio de nuevas tecnologías, tecnologías alienijenas desconocidas por el oído humano.
Aún así, los riffs poderosos, el overdrive y las voces de Paul Williams y Paul Korda, nos logran transportar a universo que conoce el rock y lo expresa usando un lenguaje desconocido.
A pesar de la orientación más de música en vivo de Holdsworth este disco parece más un experimento de estudio en lo que incumbe a la participación de los integrantes. La lista de quienes han grabado en este disco es bastante extensa. Mac Hine, Gary Husband, Chad Wackerman interpretan la batería. Jimmy Johnson y Gary Willis (el co-fundador de Tribal Tech y compañero de Scott Henderson) en el bajo. Alan Pasqua en teclados.
Este disco sin dudas alterará su percepción de la música.
Ricky Esteves



Holdsworth dedicó sus energías a desarrollar muchos aspectos diferentes de la técnica y tecnología de la guitarra. Él ha incluido distintas disposiciones en la estructura de encordados, las nuevas barítono, sus desarrollos con diseños de 6 cuerdas (más recientemente fabricados por Carvin). Bueno vamos con una probadita de Allan Holdsworth Trio en un performance en el IMAC Theater en New York un primero de Mayo del 2009 y los comentarios en ingles...




Review by Dan Bobrowski
SPECIAL COLLABORATOR Honorary Collaborator
5 stars This is the disc I play for those wanting to hear Allan's music for the first time. He still has a rock feel on this disc. It contains the most cited work for guitarists of the shredder variety, "Devil take the Hindmost." Truly a classic that defies time. Nearly twenty years after it was first released, it still holds as a monolithic moment in guitar history. "Home" is one of the few Holdsworth recordings of Allan's acoustic abilities. Beautiful. "The Un-Merry-Go-Round" is a three part opus, with a drum solo, beautiful chordal work and inspirational soloing. "In the Mystery" closes the album with Paul Korda on vocal. Drummer Mac Hine,(machine), makes a few appearances but Gary Husband and Chad Wackerman share the drumming duites. Jimmy Johnson, Flim, lays down some serious bottom and takes a few timely solos. Hearing this, you'll understand why Allan was requested to play on so many artists recording. One word, "Unique." 


Lista de Temas:
1. Metal Fatigue (4:54)
2. Home (5:29)
3. Devil Take the Hindmost (5:33)
4. Panic Station (3:31)
5. The Un-Merry-Go-Round (14:06)
6. In the Mystery (3:49)

Alineación:

- Allan Holdsworth / guitar
- Jimmy Johnson / bass (1-4,6)
- Chad Wackerman / drums (1-4)
- Gary Willis / bass (5)
- Alan Pasqua / keyboards (5)
- Gary Husband / drums (5)
- Paul Korda / vocals (6)
- Paul Williams / vocals (3)
- Mac Hine / drums (6)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares