Búsqueda cabezona

lunes, 26 de febrero de 2018

Anderson-Ponty Band - Better Late Than Never (2016)

Otro aporte de hernia para el blog cabezón, aquí los iconos musicales Jon Anderson y Jean-Luc Ponty han combinado sus talentos musicales para formar un nuevo supergrupo, el cantante y compositor original de Yes, que ha tenido una bastante exitosa carrera en solitario, luego de trabajar con artistas musicales tan notables como Vangelis, Kitaro y Milton Nascimento, se suma a la superestrella internacional del violín Jean-Luc Ponty, un pionero y maestro indiscutible de su instrumento en el ámbito del jazz, el rock y el jazz-rock, ampliamente considerado como un innovador que ha aplicado su giro visionario único que ha ampliado el vocabulario de la música moderna. El hecho de que uno de los mejores conjuntos de Ponty (Jamie Glaser, Rayford Griffin y Baron Browne) están a bordo, solo aumentaron las expectativas. En conjunto, estas dos leyendas de la música han formado una sinergia musical en este disco que si bien no es una maravilla y podría haber dado para más, es necesario traerlo a la palestra del blogg cabezón. Aquí presentamos el "Better Late Than Never" de Anderson y Ponty versión 2016.

Artista: Anderson-Ponty Band
Álbum: Better Late Than Never
Año: 2016
Género: Crossover Prog
Duración: 60:57
Nacionalidad: Multinacional


"Better late than never" es el disco debut (y el único que yo sepa) de Anderson Ponty Band, un supergrupo de rock progresivo formado en noviembre de 2014 por Jon Anderson y Jean-Luc Ponty.
El disco fue grabado en vivo durante un concierto realizado el 20 de septiembre de 2014 en Aspen, Colorado. Presenta algunas nuevas composiciones, arreglos de temas de Yes como "Owner Of A Lonely Heart", "Roundabout" y "Wonderous Stories", y algunos temas de Ponty a los que Jon Anderson le agregó letras.


Tomado de un concierto en vivo, y mejorado con magia de estudio, el conjunto consiste principalmente de canciones conocidas del dúo dispuestas como fortalezas de este grupo, y la verdad que personalmente me hubiese gustado más que encaren enteramente con canciones nuevas, sobretodo si una de los track reversionados es la bosta de "Owner Of A Lonely Heart". Las composiciones de Yes reciben un tratamiento de fusión, y organizar las canciones de Ponty con las voces y letras de Anderson se hizo artísticamente y modifica banstante las canciones... pero ello no quita que sea un "refrito". Un refrito de mucha calidad, por supuesto, pero un refrito al fin.
Igualmente, muchos disfrutarán el refrito con muchísimo gusto, de eso estoy seguro!



"Mejor tarde que nunca". La idea de que el cantante del Yes se asocie con el extraordinario violinista Jean-Luc Ponty no es tan descabellado como cabría pensar ya que las condiciones ya estaban bien presentadas hace 30 años, cuando Jon buscó nuevos caminos artísticos más allá del Yes, tales como el proyecto Jon & Vangelis, así como sus álbumes como solista e innumerables apariciones con innumerables artistas. Ponty, a su vez, es idolatrado por una serie de álbumes de los años 70-80 que todavía están entre los mejores álbumes de jazz-rock jamás registrados, obras maestras como "Imaginary Voyage", "Enigmatic Ocean", "Cosmic Messenger" y "Mystical Adventures" continúan evocando aplausos masivos de los fanáticos. Así, ambos han cruzado sus caminos para un proyecto que quizás en la década del 70 hubiese sido descomunal, pero que hoy queda como casi anecdótico. Con tales instrumentistas y luminarias, uno podría esperar algunas reelaboraciones interesantísimas del catálogo de ambos artistas, y ciertamente ahí es cuando, a mi parecer, decepcionan un poco. Decidieron de manera bastante inteligente agregar voces a las piezas de Ponty y volver a trabajar las pistas de Yes dando al violín el foco principal. Un movimiento inteligente y juicioso. Pero la sangre no llega al río, o al menos no del todo, aunque están las intenciones.
La verdad, disfruto de todas las composiciones de Ponty que hay en este álbum, incluso más que las de Yes, temas a los que se les añade las voces de Anderson y cambian drásticamente.


Como comentario al margen, además de este CD salieron unas versiones en DVD que tuvieron, al parecer, bastantes ventas.



Grabar la mayor parte del álbum en concierto fue una manera conveniente de poner en marcha un proyecto largamente retrasado, y ayudó a preservar la sinergia que únicamente se da en vivo. Los músicos son absolutamente geniales, pero falta un poco más de magia... Como verán en el próximo comentario, no a todos les gustó el disco. A mí, en particular, me pareció que podría llegar a mucho más, pero tampoco me pareció tan mal...

Voy a ser sincero con este disco:
Cuando Leí “AndersonPonty Band” dije ¡guaaaaau pero qué clase de brujería es esta! Tuve la ilusa idea de imaginarme a Jon en sus mejores tiempos, enclaustrado junto a Ponty en un castillo y entregando lo mejor de sí para hacer algo que estuviese a la altura del historial musical de cada uno de ellos. Lamentablemente me llevé una desilusión al escuchar el disco, si bien, rescatan temas que han sido íconos en sus carreras, pero con adaptaciones bien alejadas a la magia que pudieron haber logrado fusionando cada uno de sus estilos.

Un disco más que nada para llevarse algo de lucas al bolsillo y que de arte poco y nada, pero aun así lo comparto, ya que toda crítica es relativa a los gustos de cada persona, así que ustedes pueden opinar todo lo contrario a lo que acabo de decir. (Me cien to delos sabion dos criticando aestos dos maestros keteparece), creo que no todo debe ser nanay, sobre todo si estamos hablando de 2 gigantes como lo son Jon Anderson y Jean-Luc Ponty, un poquito de exigencia digo yo ¿o no?

EL álbum vio la luz en septiembre de 2015, se podría decir que aún está fresquito, de hecho no hay mucha info en la web.
Con respecto a la edición, tengo entendido que trae un disco 2 que es un DVD con algunos bonus track, el cual no he visto ni escuchado, todavía.
Edición del post al 16-05-2016 para corregir una mala apreciación:
Creo que no fue el mejor momento cuando escuché por primera vez este disco, al parecer andaba con la predisposición de esuchar algo más "depre" y no este disco que tiene mucha frescura y que sirve como levantador del ánimo. Me retracto de casi todo lo que dije anteriormente (a veces la consecuencia de las palabras, te lleva a vivir en una constante confusión... creo que la consecuencia tiene una escala jerárquica donde en el primer lugar, están los principios de cada persona y en mi caso consiste en enmendar los errores que cometo). Disco recomendado 100%, ofrezco mis disculpas :)
Progresivo


Creo que el comentario anterior es demasiado agrio para ser totalmetne cierto. No esperes ser desafiado por nada aquí, pero tampoco te esperes un bochorno, aquí hay músicos con demasiada experiencia y demasiado buenos. En el mejor de los casos, es un álbum progresivo de escucha realmente cómoda, gentil pero agradable. La música puede un dulce atractivo para muchos progheads conservadores. Particularmente me resulta agradable, pero aburrido.



Lista de Temas:
01. Intro
02. One In The Rhythm Of Hope
03. A For Aria
04. Owner Of A Lonely Heart
05. Listening With Me
06. Time And A Word
07. Infinite Mirage
08. Soul Eternal
09. Wonderous Stories
10. And You And I
11. Renaissance Of The Sun
12. Roundabout
13. I See You Messenger
14. New New World

Alineación:
- Jon Anderson / vocals, co-producer
- Jean-Luc Ponty / violin, co-producer
With:
Jamie Glaser / guitar (studio overdubs)
Jamie Dunlap / guitar (Live DVD)
Wally Minko / keyboards
Baron Browne / bass
Rayford Griffin / drums





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).