Búsqueda cabezona

viernes, 19 de enero de 2018

Varios artistas - Caricia urgente. Celebración a la música de Guillermo Briseño (2015)

La música y la trayectoria de Guillermo Briseño se merecen todos los homenajes, tributos y celebraciones que sea posible hacerles. Auténtico prócer del rock alternativo (como opción política, no como género) mexicano, Briseño construyó una obra significativa justo cuando el contexto nacional cerraba las puertas a cualquier manifestación rockera, y continúa hasta nuestros días difundiendo y formando nuevos músicos en este género ya completamente apropiado por la cultura popular latinoamericana: su autenticidad —la de Briseño— se ha extendido al género. Este es un homenaje al gran pianista y bluesero mexicano liderado por el multiinstrumentista Juan Sosa que reunió artistas de varios países y recoge temas del ya largo camino del gran Briseño.

Artista: Varios artistas
Álbum: Caricia urgente. Celebración a la música de Guillermo Briseño
Año: 2015
Género: Rock progresivo / blues / fusión / folclor mexicano
Duración: 58:07
Nacionalidad: México, Argentina


Briseño al piano en la
presentación del disco
(del kit de prensa)
Briseño ya es un viejo conocido del blog cabezón, incluso hemos logrado reforzar nuestro conocimiento sobre él gracias a aportes (incluyendo digitalizaciones de viejos LP) que diversos cabezones nos han hecho llegar. Es, en cierta medida, el gran pionero del espíritu progresivo en el rock mexicano; un universo que, aunque no le faltan, por supuesto, grandes exponentes (Jorge Reyes y Chac Mool, Iconoclasta, Cast, Cabezas de Cera, 0.720 Aleación, Gallina Negra, Banda Elástica, Culto sin Nombre, etcétera), ha sido siempre marginal y under; en México han predominado otras tendencias rockeras. Algunas de ellas están representadas aquí, como el hard blues rock de Alex Lora (El Tri), el pop alternativo de Cecilia Toussaint, las influencias postpunk alternativas de Caifanes/Jaguares (Saúl Hernández, Sabo Romo) y la onda indie de Juan Manuel Torreblanca (aunque aquí se va hacia lo experimental). También aparecen artistas relacionadas con la fusión folclórica que corrió paralela y hegemónica al blues de Briseño en los setenta y ochenta, (Eugenia León y la soprano peruana Tania Libertad), y no faltan las viejas compañeras de viaje de Briseño (la genial cantante, creadora, multiinstrumentista y pareja de Briseño, Hebe Rosell y la extraordinaria reina del blues mexicano, Betsy Pecanins, en una de sus últimas apariciones antes de su temprano fallecimiento en diciembre de 2016). También está el pop argentino de los hermanos Calamaro y el jazz contemporáneo mexicano con la voz de Iraida Noriega.






La producción y los arreglos generales de esta “celebración” (el productor prefirió esta palabra a los clásicos “homenaje” o “tributo”) corrieron a cargo de Juan Sosa, multiinstrumentista, hijo de Hebe Rosell e hijastro del propio Briseño, formado como ingeniero de sonido en gringolandia. Como para que la cosa quedara en familia (lo que le da un toque de intimidad a la producción, aunque quizá le quite la diversidad que pudo haber sido y el alcance que pudo haber tenido), Sosa invitó a participar en el proyecto a sus parientes argentinos Andrés y Javier Calamaro y Olmo Sosa. El disco se produjo con financiamiento del gobierno mexicano a través del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes, lo que habremos de discutir un poco al final del post.



Abre Alex Lora con una versión poderosa de “La escena me traspasa (el corazón)”, gran rola sobre las vicisitudes de ser músico de rock en un país como México en los años setenta y ochenta, aparecida en el genial Está valiendo madre… el corazón (1986) de Briseño y el Séptimo Aire, uno de los mejores discos del gran Briseño. Destacan las guitarras metaleras de Jonathan Sea y Olmo Sosa y los arreglos para metales.

La característica voz de Andrés Calamaro (a mí no me gusta, en lo personal) aparece en un tema que ignoro si ha aparecido en algún disco de Briseño: “El eslabón perdido”; un rico soul con un arreglazo de vientos en el que el poeta se define como un eslabón de cierta cadena que está a punto de reventar: México.

Ya habíamos comentado en el post sobre De tripas, corazón (1993) la gran rola que es “La pobreza”: tremenda fusión del jazz rock briseñiano con el huapango arribeño. Aquí la interpreta Eugenia León con instrumentación tradicional (jaranas, arpa, zapateo, violín, guitarrón) y participan en las décimas (que no aparecían en la versión original) Betsy Pecanins y Guillermo Velázquez, un artista que es un pilar de esa tradición popular. La versión se aleja de lo que es central en la obra de Briseño, la fusión, e interpreta el tema como si fuera folclor “puro”, lo que entresaca el profundo conocimiento de Briseño sobre las tradiciones musicales mexicanas, aunque se pierde su mayor aportación. Las décimas de Velázquez son maravillosas.

Saúl Hernández, el fundador de Caifanes y Jaguares —quizá las agrupaciones más exitosas comercialmente de la escena alternativa mexicana— participa con “María de mis alquimias”, de un disco de Briseño que nos falta encontrar para el blog: El conexionista (1990). Se trata de una balada característica del tono poético de Briseño, arreglada aquí muy dulcemente en una versión de cámara (para piano, cello y voz) que recoge bien las complejas aventuras armónicas del autor. También de El conexionista, Cecilia Toussaint, la reina del alternativo mexicano, una cantante con una voz poderosa y una fuerte personalidad, interpreta “Te quiero” (originalmente “Te quiero (cómo lo vas a notar)”. Buenas guitarras (el solo de Olmo Sosa es muy bueno), gran sección de metales y una sabrosa rítmica soul.

“Caricia urgente”, la rola que da nombre al disco, la conocíamos en versión para piano y voz en el disco Nada que perder (1994) de Briseño y Betsy Pecanins. Hermosa balada romántica, aquí la interpreta el argentino Javier Calamaro en versión para banda completa, con la que se aventura a hacer algunos guiños al gospel que tanto le gusta a Briseño.



Iraida Noriega, otra vieja conocida cabezona, quizá la más importante creadora de jazz y múltiples fusiones del México de hoy, hace una gran versión de “Comparaciones” (aparecida en el genial Briseño, Carrasco y Flores de 1978) en un suave estilo jazzero con acentos latinos, acompañada del trío conformado por Roberto Blanco, Gustavo Nandayapa e Israel Cupich (con quienes tiene un discazo que habremos de traer al blog). El tema permite que Iraida explote su experimentada voz hasta límites insospechados. Claro, mi opinión está totalmente sesgada porque Iraida es una queridísima amiga mía, pero yo creo que este tema es el pico más alto de este disco.

El productor, Juan Sosa, se encarga de hacer una versión de “Aquí estoy (vámonos lejos)”, otra rola del fundamental Briseño, Carrasco y Flores. Bien instrumentada, con un claro acercamiento a lo sinfónico y excelentes guitarras, es respetuosa del original. Hay que decir que la voz de Sosa, muy producida, se queda por detrás de la personalidad de Briseño y su rasposa voz bluesera. Son interesantes los toques tecno que Sosa hace con los teclados.

De Viaje al espacio visceral (Briseño, Hebe, Carrasco y Flores, 1981), el “caifán” Sabo Romo interpreta la estupenda fusión soul “La gata hidráulica”, tema de gran complejidad por sus cambios de ritmo, tiempo y armonía. El bajo de Romo realmente la alimenta y su voz cumple: un buen homenaje a esa etapa de la trayectoria de Briseño.

Hebe Rosell interpreta “Soy el agua”, otro de esos maravillosos poemas de Briseño (desconozco si ha sido grabada en alguno de sus discos). Escuchar de nuevo a Hebe cantando el trabajo de Briseño es como volver a esos años, a principios de los ochenta, cuando la cantante argentina cruzaba la frontera del folclor hacia el jazz al lado del gran bigotón, más aún en una balada como esta, para voz y piano solo, como lo hemos visto en su colaboración con Betsy Pecanins o en aquel genial disco conceptual Ausencias e irreverencias.

Los últimos cuatro temas son una reinterpretación de la suite “Viaje al espacio visceral” (del disco homónimo de 1981), a cargo de Juan Manuel Torreblanca y Tania Libertad. En esta versión se ha dividido lo que era una pista de 15 minutos en el LP original, conceptualmente separada en “etapas”, como corresponde a un viaje, en cuatro pistas separadas. Las etapas 1, 2 y 4 son de Torreblanca (voz y glockenspiel) y Sosa (todos los demás instrumentos), mientras que la etapa 3 es de Tania Libertad en arreglo de cámara (piano y cuerdas), lo que la convierte en una rara interrupción de la suite que, en general, está bien lograda en la versión de Torreblanca y Sosa. El original de Briseño es uno de sus trabajos más progresivos, totalmente sinfónico y experimental, que incluye sus acercamientos a la fusión con el folclor mexicano al lado de su pasión por el blues, el soul, el boogie y el gospel y su extraordinario estilo pianístico; es de lo más interesante de su obra. En la “Tercera etapa” del original canta Hebe Rosell, que tiene un timbre medio (quizá entre contralto y mezzosoprano) y descansa deliciosamente sobre el piano solo de Briseño. Sin embargo, la versión de Tania Libertad incluida en esta Celebración rompe totalmente la unidad de la suite pues descontextualiza tanto su continuidad conceptual como su estructura musical.

Hebe Rosell y Guillermo Briseño en la presentación del disco (del kit de prensa)


Caricia urgente es un bello homenaje a un creador fundamental en la historia del rock mexicano y, como dice su productor en alguna entrevista, ya era raro que no se hubiese hecho antes algo así, quizá porque Briseño sigue siendo una figura viva y muy activa en la escena mexicana, tanto en la musical como en la política y la educativa: ¿para qué hacerle un homenaje si está aquí a nuestro lado en la lucha y en la música, si sigue guiándonos y enseñándonos, si es uno de nosotros? Ojalá sea el punto de partida para que haya más reinterpretaciones de su trabajo, más tributos, más homenajes y relanzamientos de sus discos. Por las mismas razones, no me sorprende que este primer homenaje, tributo, celebración o como quiera llamársele, surja dentro de su propia familia, su ámbito más cercano. Sin embargo, esto tiene elementos que hay que analizar: buena parte de quienes participan en el disco son también miembros de la familia: los Calamaro, los Sosa, Hebe, o amigos de la familia. Nos parece que hizo falta una búsqueda más amplia entre los músicos contemporáneos mexicanos para enriquecer el disco y llevarlo más allá de la sala de la casa.

Además, hay que considerar que el disco contó con el apoyo del gobierno para su realización. Es de común conocimiento en los ambientes creativos mexicanos que el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes es una argolla autoreferente dominada por encumbrados grupos y que las asignaciones de su abultado presupuesto no son precisamente imparciales, dando por resultado una producción artística convencional y nada propositiva que, aun a su pesar, termina por legitimar y fortalecer a un sistema enfermo. Tomando en cuenta que la producción de Caricia urgente tiene limitaciones (las que hemos descrito y otras como la deficiente producción del arte del disco o la selección de temas), una revisión imparcial de los jurados que se encargan de decidir quién obtiene y quién no dinero del estado para crear arte y cultura quizá no hubiese aprobado este proyecto (muy de estudio y de familia; casi toda la base instrumental realizada por el productor que además es hijo del homenajeado, en fin).

Independientemente de lo merecido del homenaje y de que se trata de un disco agradable de escuchar, hay asuntos sobre los que tenemos que discutir mucho todavía, empezando por cómo el financiamiento estatal al arte en una dictadura autoritaria como México trabaja efectivamente para desactivar su capacidad transformadora y convertirlo en vil producto de consumo. Aprovecho este post para invitar a las cabezonas y cabezones a visitar los posts anteriores sobre el gigantesco Memo Briseño.



Lista de Temas:
1. La escena me traspasa (el corazón) / Alejandro Lora
2. El eslabón perdido / Andrés Calamaro
3. La pobreza / Eugenia León, Guillermo Velázquez, Betsy Pecanins
4. María de mis alquimias / Saúl Hernández
5. Te quiero / Cecilia Toussaint
6. Caricia urgente / Javier Calamaro
7. Comparaciones / Iraida Noriega
8. Aquí estoy (vámonos lejos) / Juan Sosa
9. La gata hidráulica / Sabo Romo
10. Soy el agua / Hebe Rosell
11. Viaje al espacio visceral, primera etapa: Despegue / Juan Manuel Torreblanca
12. Viaje al espacio visceral, segunda etapa: Los pliegues de este naufragio / Juan Manuel Torreblanca
13. Viaje al espacio visceral, tercera etapa: Te digo compañera / Tania Libertad
14. Viaje al espacio visceral, cuarta etapa: La piedra y el viento (aterrizaje) / Juan Manuel Torreblanca
 
Alineación:
(en esta lista no incluimos las voces principales de cada tema, ya mencionadas en la lista anterior)
- Juan Sosa / Voz, batería, bajo, teclados, piano, percusión, programación, guitarras (1-6, 8-9, 11-12, 14)
- Jonathan Sea / Guitarras (1-2, 6-7)
- Olmo Sosa / Guitarras (1-2, 5-6, 9)
- Jaime "Jako" González Grau / Sax alto (1, 2, 5)
- Ottis Ganceda / Sax tenor (1, 2, 5)
- Delfino Tlaxcaltécatl / Sax barítono (1, 2, 5)
- Israel Blancas Tlaxcaltécatl / Trompeta (1, 2, 5)
- Esteban Martínez Rivera / Trombón (1, 2, 5)
- Irving Flores / Arreglos para vientos (1, 2, 5)
- Ernesto Anaya / Jaranas, requinto, violín, percusiones, guitarrón, arreglos (3)
- Juan Duarte / Arpas (3)
- Vincent Velázquez / Zapateado (3)
- Bozena Slawinska / Cellos (4)
- Rosina Serrano / Arreglo para cellos (4)
- Jaime de la Parra / Guitarras (5)
- Verónica Ruiz / Coros (5)
- Roberto Blanco / Piano (7)
- Gustavo Nandayapa / Batería (7)
- Israel Cupich / Contrabajo (7)
- Serge "Acid Hamelin" Meseth / Flauta (8)
- Sabo Romo / Voz, Bajo (9)
- Leonardo Sandoval / Piano (10)
- Juan Manuel Torreblanca / Voz, glockenspiel (11, 12, 14)
- Ricardo Martín / Piano, arreglo para cuerdas (13)
- Arturo Gonzales / Primer violín (13)
- Ekaterine Martínez / Segundo violín (13)
- Astrid Cruz / Viola (13)
- Mónica del Águila / Cello (13)


Otras fuentes sobre esta producción:
- Una entrevista con Juan Sosa: http://www.sinembargo.mx/23-07-2015/1423602
- Nota de Frino, que aportó unas décimas al cuadernillo del disco: http://www.milenio.com/firmas/frino/Caricia-urgente_18_537726233.html
- Nota sobre la presentación del disco que recoge testimonios de Briseño: http://www.jornada.unam.mx/2015/07/30/espectaculos/a11n1esp
- El cebollazo del gobierno mexicano al disco: https://www.gob.mx/cultura/prensa/juan-sosa-da-segundo-aire-a-la-musica-de-guillermo-briseno-a-traves-de-caricia-urgente

Registro en video de la presentación del disco en la Fonoteca Nacional:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).