Búsqueda cabezona

viernes, 29 de diciembre de 2017

Gnidrolog - Gnosis (2000)

Con tres de sus integrantes originales (los hermanos Goldring y Nigel Pegrum), Gnidrolog se reunió en 1999 y lanzó Gnosis en 2000. Este álbum es prueba fehaciente de lo que logran el tiempo y el trabajo, pues si bien los Goldring pasaron a la “clandestinidad” del trabajo en estudio y la producción musical, no dejaron de crecer como músicos y creadores. Aunque en franco registro crossover, por momentos casi pop, Gnosis supera los “peros” que pudimos ponerle a los discos de Gnidrolog de 1972 y entrega un rock fusionado con música de Medio Oriente y otras aventuras, de una limpieza y una factura dignas de tomar en cuenta. Un buen disco, cabezones y cabezonas, que no se deben perder; como siempre, sólo en Cabeza de Moog!

Artista: Gnidrolog
Álbum: Gnosis
Año: 2000
Género: Rock progresivo crossover / fusión
Duración: 1:14:10
Nacionalidad: Inglaterra


Con canciones de mediana duración (entre 4 y 7 minutos), Gnosis propone un Gnidrolog que ni los más avezados futuristas se hubieran atrevido a describir. Una placa que exhala madurez por todas sus aristas, reuniendo materiales de treinta años en el camino: desde temas de principios de los 70 que no se hicieron un lugar en In Spite of Harry’s Toe-Nail ni Lady Lake hasta composiciones hechas específicamente para Gnosis, pasando por material que los hermanos Goldring guardaron durante décadas. Uno habría esperado alguna recreación de los temas conocidos, pero la banda no da su brazo a torcer: todo es nuevo. El resultado final es un disco con un sonido puro y limpio (ojo a las guitarras cristalinas), con arreglos de alto nivel impecablemente ejecutados, pero sin las marcas de fábrica de la banda: el uso de tiempos complejos y velocidades cambiantes y el ensamble de vientos. Hay que destacar que la voz de Colin Goldring aquí ha depurado su nasal intensidad para lograr un sonido armonioso sin perder su característico timbre.






“Reach for Tomorrow”, escrita en los 70 y dedicada a los héroes de la revuelta en el gueto de Varsovia en 1945, es también una plegaria por la paz en Medio Oriente y tiene un dejo de la forma de cantar la música tradicional askenazi que los Goldring aprendieron desde su niñez. Balada acústica suavecita, crece y golpea con la instrumentación completa en coros y remates, adquiriendo una fuerza inaudita. En el mismo tenor, la instrumental “Reverend Katz”, dedicada a su maestro de infancia, muestra lo que Gnidrolog ha logrado ganar con el tiempo y con nuevas miradas en la producción: una batería dura, precisa y fuerte que no tenían antes, guiños al hard blues rock, solos de guitarra dignos de los monstruos de los 90.

Claro, no todo es perfecto: la balada de amor “Fall to Ground” parece tener demasiadas concesiones al pop simplón, especialmente en el coro que casi suena a nueva ola, si no fuera porque el manejo armónico tiene sus sorpresas. La sigue “Woolunga (Safe Haven)”, instrumental compuesta específicamente para este disco, que hace referencia al estudio como lugar seguro del músico. Aquí aparece la flauta dulce de Colin Goldring, sobre una interesante experimentación con didjeridoos, esos largos instrumentos de las culturas nativas australianas, y la kalimba de origen africano, todo para darle lugar a la estupenda guitarra de Stewart Goldring.

“Wonder, Wonder” es un rico crossover basado en la guitarra acústica de Stewart Goldring y con una fuerte presencia del bajo fretless de Rick Kemp que amplifica el valor melódico de la canción. Al oír esta canción uno se ve tentado a preguntarle a Colin, ¿por qué no cantabas así en 1972? (o en su defecto a los productores, ¿por qué no trabajaron más esas mezclas?) Luego, “Deventer” es otro tema instrumental hecho específicamente para lucir la flauta dulce de Colin Goldring. Las notas del álbum cuentan que fue escrita en 1999 luego de que los Goldring conocieran en Deventer, Holanda, a una banda tributo a Gnidrolog llamada Lady Lake. Se puede sentir al final del tema el complejo trabajo de tempos que es típico de la banda.

En “Bells of Prozac” reaparece el viejo Gnidrolog de afanes experimentales con tiempo y armonía: se basa en un tema modal que se desenvuelve en esos unísonos y cambios de tempo y tiempo que hemos escuchado en el Gnidrolog de los 70. Un gran tema instrumental escrito específicamente poara Gnosis, en el que también se escucha el didjeridoo y destaca la guitarra de Stewart Goldring.

“Kings of Rock” es un tema (el más largo del disco) homenaje a Jimi Hendrix y Janis Joplin, escrito en 1973 por Colin Goldring y nunca antes grabado. Una balada triste de excelente factura, con el espíritu del Gnidrolog original pero sin el caótico interés por la improvisación. Coros y guitarras hiperdistorsionadas le dan un aire sinfónico que va más allá del crossover que parece dominar en el disco. Un suave puente hacia el final da paso a un solo de bajo fretless en contexto atmosférico muy interesante.

“Gnosis”, el tema que da nombre al disco (y que hace referencia al conocimiento como mecanismo de salvación), también de casi 7 minutos, es un tema instrumental de Stewart Goldring que por fin deja ver más del viejo Gnidrolog. La dupla bajo (Rick Kemp) - batería (Sam Goldring, otro miembro de la familia) es muy sólida y muestra el camino para una estupenda guitarra solista bien distorisionada. Con diferentes partes, como una pequeña suite, el énfasis pasa a la guitarra rítmica para que se luzca nuevamente el fretless, y vuelve al tema inicial, melódicamente interesante. Las notas del álbum explican que la improvisación de la guitarra adopta la forma del rondó (una figura muy usada en el romanticismo), mientras que la melodía principal evoca tonadas del folclor jasídico (una corriente del judaísmo).

Con “Crazy, Crazy” volvemos al feeling pop de los temas iniciales; Colin Goldring parece hablar de su relación con el hermano gemelo idéntico (“ser gemelos es tan surrealista”), y describe esa sensación de estar habitado por una multitud tan propia de nuestros tiempos. Los puentes instrumentales muestran su habilidad con la armónica y dan un tema pop sabroso y bailador pero nada progresivo.

“Going to France” es un tema dedicado a todos los ingleses que utilizan el ferry para trasladarse a Normandía a diario. En plan blues rock y en tonos mayores, se escucha un Hammond, algo raro en la banda. “The City Sleeps”, otro tema viejo (1986) nunca antes grabado, habla del desencuentro entre un hombre que no puede dormir y la ciudad dormida en que se aburre. También colgado del estilo pop de los temas iniciales, es una canción agradable aunque sin más que proponer.

“Two Helens (A Portrait)” es una pieza para guitarra clásica sola de Stewart Goldring dedicada a las parejas de ambos hermanos que, coincidentemente, las dos se llaman Helen. Es interesante porque, estando el álbum dominado por las canciones de Colin, siempre tendidas al pop, aquí se ve quién de los dos hermanos era el que llevaba la experimentación más lejos; es una estupenda pieza para guitarra con juegos de tiempo y armonía más ambiciosos que los que muestran los temas anteriores.

El cierre, “Repent Harlequin”, es otro instrumental de Stewart Goldring, inspirado por el relato de ciencia ficción “‘Arrepiéntete Arlequín’, dijo el señor Tic-Tac” de Harlan Ellison, publicado a mediados de los 60. El relato habla de lo que perdemos cuando nos sometemos a la rutina regida por los relojes y de un bufón, el Arlequín, que se empeña en desorganizar ese mundo perfecto. La música de Stewart Goldring logra describir la ira del poder ante la desorganización y, al mismo tiempo, la necesidad de tener un Arlequín que cuestione un orden tan estúpido mediante el recurso a la desobediencia civil.



Si bien Gnosis es un buen disco de crossover prog, no es el Gnidrolog de 1972: falta aquí todo lo que los Goldring y sus secuaces habían logrado con el uso del ensamble de vientos, casi una orquesta de cámara, de sus discos clásicos (que era lo que los diferenciaba de sus contemporáneos). Predomina en Gnosis la guitarra distorsionada y un sonido muy rockero pero con una clara tendencia al pop y (fuera de la fusión con el folclor judío y el uso de los didjeridoos y kalimbas) presenta un sonido demasiado “standard” si lo comparamos con la caótica experimentación improvisativa de los inicios de Gnidrolog. Con todo, un buen disco de reunión, 27 años después de que esta banda tan especial naciera y, casi simultáneamente, fuera olvidada.

A partir de esta reunión, los hermanos Goldring han tenido alguna actividad, pequeñas giras, conciertos y presentaciones, pero no ha habido nuevos planes para grabar. Así cerramos para el blog cabezón las entregas de esta banda genial que se quedó a la orilla del camino.



Lista de Temas:
1. Reach for Tomorrow
2. Reverend Katz
3. Fall to Ground
4. Woolunga ("Safe Haven")
5. Wonder, Wonder
6. Deventer
7. Bells of Prozac
8. Kings of Rock
9. Gnosis
10. Crazy, Crazy
11. Going to France
12. The City Sleeps
13. Two Helens
14. Repent Harlequin

Alineación:
- Colin Goldring / Voz líder, guitarras, flautas dulces, armónica
- Stewart Goldring / Guitarra líder (acústica, eléctrica, lap steel, slide), coros
- Rick Kemp / Bajo y bajo fretless, coros
- Nigel Pegrum / Batería, percusiones, flautas
- Nessa Glen / Órgano Hammond, samplers, kalimba, teclados, clavecín
- Chris Lloyds / Coros
Músicos invitados:
- Sam Goldring / Batería en "Gnosis"
- David Hudson / Didjeridoo en "Woolunga"
- Ash Dargan / Didjeridoo en "Bells of Prozac"
- Chris Copping / Órgano Hammond en "Kings of Rock" y "Going to France"





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

Populares