Búsqueda cabezona

martes, 27 de junio de 2017

Tom Moto - Allob Allen (2014)


Seguimos quebrando cabezas a puro Tom Moto, estas bestias subversivas italianas. Ahora traemos el segundo álbum de estudio de Tom Moto, donde son capaces de transportarte a su mundo de progresiones, psicodelia, funk, Avant-garde, punk y free jazz, por más una hora. "Allob Allen" es un concepto magníficamente elaborado, inusual y fascinante, alejados de los estereotipos y clichés en variaciones continuas que nunca pueden contradecirse a sí mismas, estoy seguro de que muchos cabezones serán capaces de apreciar y disfrutar este gran trabajo realizado por estos tanos, para descubrir esta pequeña joya de prog, del psicodélico, del Funk, del Free Jazz y del punk. Gran trabajo super recomendado!

Artista: Tom Moto
Álbum: Allob Allen
Año: 2014
Género: Avant-Prog / Jazz-Core / Heavy Progresivo
Duración: 62:22
Nacionalidad: Italia


Lista de Temas:
1. Ampullaria
2. Calcamoto
3. Esenia Foetida
4. XXL
5. D P
6. Allob Allen

Alineación:
- Marco Calcamoto / trumpet & synth
- Giulietto Tosi / bass & guitars
- Juri Mazza / drums & percussion
Guests:
Alice Casarosa / Backing Vocals
Irene Rametta / Backing Vocals






Tratar de definir su popurrí musical, esa mezcla de jazz, metal, funk y punk, interpretado por el trío inusual, es realmente difícil... pistas psicodélicas, bajo arpegiado jugando a suplantar a la guitarra, gritos de trompetas en modo free jazz, base sólida y potente, su música evoluciona, tropieza, se levanta de nuevo, se dobla, se dilata, se estrella y se rompe, pero nuenca se pierde, luego de sonoridades jazz que se potencian casi al Stoner, siempre al final viene la psicodelia pura, un clímax que conduce a la siguiente canción, a veces rayanas en delirado punk puro.


La propuesta de este trío italiano fue interesante desde el primer disco, bastante bien construido. Sus reglas no escritas desde entonces son tratar a cada instrumento equitativamente, donde el bajo y la batería no son un mero componente rítmico sino que son parte del espectáculo virtuoso, a lo largo de extensos temas de complicada estructura. También esquivaron el 4/4 y las guitarras eléctricas para centrar atención en otro instrumento muy diferente que es la trompeta, la cual por cierto no juega el trillado rol de limitarse a improvisar, sino que va emitiendo recursos sonoros que apoyan un ambiente tenso y opresivo. Su efecto también es vital cuando alternan con secciones más calmas y atmosféricas.
De momentos recuerdan (pero de lejos) a Combat Astronomy, por aquellos episodios atmosféricos y por el mood. Pero en materia compositiva e interpretativa nada que ver, queda claro que esta gente se distingue por sus habilidades muy superiores a lo habitual en bajo y batería. Esto sin mencionar los intrincados cambios que hacen y la sección de coros que tiene un impacto agradablemente desconcertante.
Lo mejor de Allob Allen es que no repiten la fórmula del primer disco y en cambio buscan varias experimentaciones que enriquecen su música.
Master Kob Legendario

Un disco y un grupo con ideas claras, una elección estilística precisa, sus seis canciones están marcadas por un humor opresivo y obsesivo, su matriz de hardcore baila bajo la piel, pero a veces explota en una aguerrida dosis experimental que comienza a partir de texturas de jazz para comenzar con densidades progresivas. El sonido no es fácil de terminar de definir, trompetas caprichosas junto con un ritmo donde destaca su violencia destructiva, una potencia calculada donde el jazz se encuentra con contorsiones de energía para convertirse en algo así como una pesadilla personal, alejados de los estereotipos y clichés, que se entregan a la búsqueda de algo indefinido y motivado por el deseo de crear una línea de sonido personal, y lo hacen con el valor y la actitud correcta. La pareja bajo-batería forman la base perfecta, sobre todo cuando se trata de apretar a fondo el acelerador, sobre el que se monta la trompeta, libre de expresarse en los territorios de jazz o con los gritos del metal.
El entusiasmo de Tom Moto no se perdió en el primer disco, aquí sigue, divertido, alocado, diferente, desde cierto aspecto una experiencia más avanzada que les lleva a elaborar una especie de cruce instrumental, que parte del Miles Davis de "Bitches Brew" para pasar la irreverencia de los diversos proyectos de Les Claypool y llegar al Avnat-prog contemporáneo. Un disco realizado con mucha pasión y vehemencia, un derroche de energía y contundencia....
Ahora, les dejo el comentario de nuestro eterno colaborador involuntario de siempre...


Hoy tenemos el placer de acercarnos al grupo italiano TOM MOTO, trío conformado por Marco Calcaprina [trompeta y sintetizador], Giulio Tosi [bajo y guitarras] y Juri Massa [batería], so pretexto de su nueva obra “Allob Allen”, una de las más brillantes aventuras progresivas del año. Seis años después de “Junk” (otra gozada), Lizard Records publica este catálogo de exaltaciones sonoras y cerebrales celebraciones surrealistas que es “Allob Allen”. Siendo la escena italiana jazz-progresiva una tan repleta de talentos creativos de primer nivel, TOM MOTO sabe darse maña para establecer su propio nicho, caracterizado por una muscularidad peculiar y un manejo muy original de ideas musicales sencillas que en los diálogos musicales concretos se tornan en tirabuzones musicales bastante dinámicos y absorbentes. “Allob Allen”, lo decimos de entrada, es un disco pletórico en vibraciones sonoras que establecen un nuevo norte para el ideal del avant-jazz contemporáneo. La secuencia de todos los temas del repertorio sigue una ilación, síntoma de que la gente de TOM MOTO tiene un especial interés por retar al melómano de turno respecto a su capacidad de absorción. Vayamos ahora a los detalles del repertorio de este disco en cuestión, ¿vale?
Iniciando el álbum con una ingeniosamente dosificada visceralidad neurótica, ‘Ampullaria’ empieza su ingeniería sónica oscilando entre la grisácea solemnidad del primer UNIVERS ZERO y la psicodelia free-form. Ya a poco de pasada la frontera del segundo minuto, pasamos a un cuerpo central patentemente vitalista que muestra los aires de familia que la banda sostiene con otros grupos compatriotas de la vanguardia jazz-progresiva: ROUND 11, CALOMITO, BREZNEV FUN CLUB – es una sonoridad ruda y fastuosa a la vez, ostentando orgullosamente su híbrido de jazz-rock, psicodelia y recursos Crimsonianos. La dupla subsiguiente de ‘Calcamoto’ y ‘Esenia Foetida’ se encarga de preservar y capitalizar el momentum cristalizado por la pieza inaugural. ‘Calcamoto’ porta un aura extrovertida electrizante y robusto, desarrollado magníficamente a través de la sucesión de sus diversos motivos. Poco antes de llegar a la barrera del noveno minuto, emerge un interludio marcado por una ambientación oscurantistamente lánguida, propia de una procesión de almas perdidas en algún purgatorio. Tras recuperar la extroversión perdida en un siguiente pasaje, se nota que el trío no deja atrás del todo los ecos de la opresiva niebla anterior, y de hecho, no tarda en resurgir el motivo del interludio para impulsar el cierre de la pieza, esta vez con un inconfundible aire a lo PRESENT. Tras los 16 minutos y pico que duró ‘Calcamoto’, ‘Esenia Foetida’ se erige como una exploración de aires festivos en tono surrealista, creando un groove llamativo a través de complejos esquemas rítmicos y desafiantes juegos atonales protagonizados por los metales de Calcaprina. En un pasaje posterior, los rasgueos de guitarra guían a la amalgama grupal hacia una suerte de clímax donde el grupo parece coquetear con la tradición del stoner, sin romper con la magia progresiva que se va armando para esta pieza en particular. Para estos dos temas, el trío ha contado con las colaboraciones especiales de Alice Casarosa e Irene Rametta en aportes vocales, lo cual también se reiterará en ‘XXL’. El inicio de este tema se engarza con las últimas notas flotantes de trompeta del tema anterior. ‘XXL’ tiene algo de apabullante vigor en su primer cuerpo, lindando seriamente con la faceta ácida del rock psicodélico, pero luego, en un segundo motivo, el asunto vira hacia un intermedio entre el R.I.O. de la vanguardia gala actual y la neurosis pomposa del paradigma Zappiano.
La adustamente calculada interrupción del vuelo instrumental abre la puerta a un epílogo donde el arreglo vocal vuelve a exorcizar imágenes de purgatorio, y es cuando el arreglo vocal se vuelve juguetón que se da inicio al siguiente tema, titulado ‘D P’, el cual nos muestra una acabada síntesis de lo que ya pudimos apreciar en ‘Calcamoto’ y ‘Ampullaria’: demoledoras exhibiciones de virtuosismo integrado de parte del trío en torno a ideas musicales que se sienten adustas y majestuosas a la vez, alimentadas por una espiritualidad cortante que no deja de ostentar una luminosidad bizarra. Los últimos 11 ¼ minutos del disco están ocupados por la pieza homónima, la cual no ofrece nada nuevo al menú musical de TOM MOTO pero que cumple eficazmente con regalarnos más expresiones de soltura, sofisticación y vigor. El extravagante preludio sintetizado que suena como una máquina perdiéndose en un estropicio es en realidad el anuncio de una nueva aurora de sonoridades jazz-progresivas armadas en torno a una febril arquitectura neurótica. Los fraseos de guitarra que añade el bajista Tosi ocasionalmente operan como un contrapunto de extraña calidez frente a la perpetua incandescencia de la trompeta y la incandescencia inagotable de la dupla rítmica.
En resumen, lo que tenemos en “Allob Allen” es una manifestación del dinamismo más enérgico que late en el seno de la vanguardia progresiva más radical de la actual escena italiana. TOM MOTO reafirma así su posición prominente dentro de la experimentación progresiva del momento a nivel mundial. ¡Disco mil veces recomendado!
Nota: 9/10
César Inca





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).