Búsqueda

lunes, 24 de abril de 2017

Corvus Stone - Unscrewed (2015)


Retornando al under de todo el mundo no podemos dejar de mencionar a esta notable banda. No me atrevo a llamar a esto un nuevo disco de estudio, ya que más de la mitad de los temas son remezclas, remixes, versiones alternativas o ampliadas de las canciones de sus dos excelentes dos primeros discos (este sería el tercero). Sin embargo las actuaciones perfectas de estos músicos (como de costumbre) conforman un trabajo que merece nuestros elogios, y quizàs sea el álbum perfecto para presentar a una estupenda banda que en su corta vida está dando mucho que hablar y de disfrutar.

Artista: Corvus Stone
Álbum: Unscrewed
Año: 2015
Género: Crossover Prog
Duración: 49:46
Nacionalidad: Multinacional


Lista de Temas:
01. Brand New Day
02. Early Morning Calls
03. Joukahainen Without Chips
04. Horizon (Remix & some re-recording)
05. Landfill
06. After Solstice (Remix & some new drums)
07. JussiPussi (Remix)
08. Scary Movie Too (Imagine a live version of Scary movie. This could be it)
09. Petrified in the Cinema Basement (Total reworking)
10. Lost and Found Revisited (Extended version)
11. Cinema Finale (New drums & total remix)
12. Pack up Your Truffles
13 Moustaches in Massachusetts (Bonus track - Remix)

Alineación:
- Pasi Koivu / teclados
- Colin Tench / guitarras, coros y percusión
- Petri Lindström / bajo
- Robert Wolf / batería
Músicos invitados:
Sean Filkins / letras y voz en 2
Phil Naro / voz en 2
Blake Carpenter / voz en 10
Stef Flaming / composición, voz y guitarras y teclados adicionales en 7 y segunda batería en 10
Paul Marshall /batería en 3 y 5






En principio, y para que no me tilden de exagerado, voy a dejar este comentario de terceros, para que vean la impresiones de alguien que no es quien les escribe y le asiga a este disco una puntuación de 10/10:


A veces en la vida, afortunadamente, y musicalmente hablando en este caso, se te cruzan auténticos artistas que desgraciadamente no tendrán su trabajado momento de gloria porque en este mundo globalizado, de consumo rápido y adoración superficial de luminarias, para bien o para mal, establecidas se reparten la mayor parte del pastel. Y digo afortunadamente, porque para el periodista y/o aficionado al rock progresivo, cuya labor debe ser la de investigación y búsqueda de nuevos horizontes y nuevos artistas válidos, encontrarse con grupos de la talla de Corvus Stone es una delicia y un gran solaz degustar auténticas producciones que, sin necesidad de grandes campañas, suponen un refrescante oasis en este género, no siempre, eso sí, manido de clichés y nombres que empiezan a no dar más de sí.
Auténticos obreros de la música progresiva que luchan con esfuerzo y un optimismo envidiable en darnos a conocer sus inquietudes y sus inspiraciones, como son estos Corvus Stone, auténticos artesanos de una música que debiera ser imperecedera en nuestra memoria, simplemente por su honradez de exposición y enorme entusiasmo.
Este es el tercer esfuerzo de Corvus Stone y se trata de un ejercicio especial, para el que se han desligado de su sello independiente, para autoproducir (arriesgado término en estos tiempos que corren) lo que ellos consideran un regalo a sus seguidores, que dudo si serán muchos, pero que estoy seguro que serán fieles.
En este caso Unscrewed es un trabajo hecho como resumen de sus dos discos anteriores, aunque sin tratarse de un recopilatorio, puesto que a la reelaboración de temas precedentes, con añadidos importantes, el grupo aporta una serie de temas totalmente nuevos que hacen de este disco un producto muy apetecible.
Apetecible no solo por lo nuevo, sino por la reelaboración de sus clásicos a los que se han añadido instrumentación, nuevas mezclas, nuevos minutajes y, rizando el rizo, han convertido temas instrumentales en temas vocales, ganando calidad extrema a un producto que no era necesario revisitar en mucho de los casos, por su valor intrínseco, pero que el grupo ha ofrecido como regalo especial a sus oyentes y a un nuevo público que, seguramente, aumentará con este gran disco de, digamos, elegantes extravaganzas que es 'Unscrewed'.
Temas progresivos, con sabor progresivo auténtico y con un aroma retro que el grupo domina a la perfección, que podría situarse entre lo mejor del progresivo de la década clásica y al que no le faltan ingredientes de experimentación ni sentido del humor, con temas que podrían ser la banda sonora de cualquier videojuego mainstream, si se puede aplicar este término a ese sector.
Alma, corazón, muchas ganas, inspiración a raudales y un sentido progresivo imprimen carácter a cualquiera de los temas incluidos en este tercer trabajo, que nace de una mente optimista e inteligente para dar como resultado un ejercicio complejo y completo de arreglos, instrumentación y plasmación auténtica.
Corvus Stone están llamados, desde hace tiempo, a ser los clásicos del futuro, pese a su independencia, que cualquier oyente inteligente de rock progresivo debería mimar y tener en su estantería predilecta. Inspirados, placenteros, inteligentes, oscuros y lúcidos, expositivos y preclaros. Esperemos que el incansable Colin Tench, un inglés en la corte del rey de Suecia, y sus chicos sigan con su eterno grupo ofreciendo y regalando obras musicales, que una tras otra se están convirtiendo, inevitablemente, en auténticas obras de arte imperecedero.
Recomendados a ciegas.
Calificación: 10/10
José Luis Martínez Arilla

Y ahora sí voy con mi comentario...
Corvus Stone nació de las mentes creativas de músicos experimentados de diferentes partes del mundo, que se reunieron en las redes sociales a través de su apetito común por los sonidos extravagantes e intrincados de los años setenta. Aficionados que estaban detrás de la línea de cosas raras como Frank Zappa pero que no quedaba todo ahí. Las retroalimentaciones positivas dadas en su primer álbum impulsaron sus esperanzas en involucrarse más en un proyecto más serio y lo hicieron con paso seguro. La cohesión de la banda fue más fuerte cada vez.



Corvus Stone comenzó su historia con un disco muy bueno, siguió con otro excelente y al poco tiempo llegó con un resumen de los dos, un nuevo que demostró ser otro paso adelante aunque no es un álbum completamente nuevo en términos de música, sino una combinación de nuevos temas, versiones ampliadas de los dos primeros álbumes y remixes de algunos más. El resultado es irrisible, ya que sus álbumes anteriores estaban saturados de innovación y gloriosa música progresiva, pero esta última aventura se basa en la consolidación de su sonido y su estilo, al mismo tiempo que basan en la inventiva para pisar más fuerte en el ámbito de la diversidad atmosférica. Ahora, el dinamismo añadido se suman a los trabajos anteriores, porque cuando se ponen uno al lado del otro todos los álbumes de Corvus Stone vemos que no solamente los temas tienen un tipo de continuidad, sino que el mismo diseño gráfico y el arte tienen un hilo conductor. Todos los discos tienen un arte realmente encantador, no es de extrañar que el artista realmente trate de capturar los colores de la música para plasmarlos en la gráfica. La música es de hecho colorida, abriéndose con "Brand New Day" que palpita con la línea de bajo pulsante. Y ya que tocamos el tema, Corvus Stone tiene un bajista increíble, muy presente en este álbum, sin jamás dominar el sonido pero tocando mucho más que las líneas de bajo estándar, y cierra la base rítmica con una batería eficaz. Los sintetizadores y teclados son sinfónicos y el trabajo de guitarra principal está muy bien ejecutado.
Continúa "Early Morning Calls" y se transforma de instrumental a una pieza vocal, sus armonías son dinámicas y representan el paso adelante en la cohesión de toda la banda, basadas en las maravillosas contribuciones de todos y cada uno de los miembros de la banda. Luego, "Joukahainen Without Chips" es un instrumental dominado por guitarras sobre un colchón de sintetizador y algunas vibraciones acústicas. Joukahainen es un personaje de un poema épico finlandés. Por su corta duración definitivamente tiene mucha atmósfera épica y cambios de climas. Un tema majestuoso y estimulante. "Horizon" es un breve choque de prog puro, con teclados delirantes junto a bajo y batería bien ajustados mientras la guitarra se cierne sobre sus cabezas. Es genial escuchar a la banda en pleno vuelo aunque más no sea en sus cortos tres minutos de duración.
"Landfill" hace su aparición con una guitarra wah wah y una hermosa melodía de sintetizador. La melodía te atrapa inmediatamente y tiene matices barrocos o isabelinos hacen contraste con algunas explosiones portentosas. Esta pieza es una belleza poderosa en su sencillez. Llega "After Solstice" que es un remix de una pista más antigua, con una revisión de su sonido. Una cascada de sonido relajante marca la instrumentación, que luego se convierte de repente en un ejercicio de instrumental en base a ritmos irregulares, al tiempo que "JussiPussi" es una extraña explosión de jazz; un paroxismo maníaco en su ritmo cargan ráfagas de velocidad en la guitarra que se apoya en el fantástico trabajo de la batería, un resultado deliciosamente extravagante, en un disco que de repente se convierte en una fiesta de música sumamente extravagante con "Scary Movie Too", adornado con un teclado espeluznante como guitarras impredecibles que logran un resultado francamente hipnótico, incluso acercándose al Rock In Opposition. Es sorprendente ver y oír a una banda que pueden pasar de los estándares de rock a piezas tan complejas como esta.
Luego hace su aparición el tema que da vida al tema de la portada del álbum. La música es como un carnaval, optimista y casi feliz después de la oscuridad de los dos temas anteriores. Los matices españoles no son nada nuevo en la banda; les gusta profundizar en las florituras de la guitarra flamenca o incluso en los ritmos de salsa. Se trata de un deleite puro con algunas sorpresas genuinas arrojadas aquí y allá para que las escuchemos con atención.

A continuación, hay cuatro pistas completamente nuevas en el álbum, comenzando con una guitarra rítmica pulsante uniendo la batería y una línea de base muy melódica. "Lost and Found Revisited" y "Cinema Finale" que están repletos de sintetizadores y toques acústicos remolinos. Temas de mucha belleza extremadamente melancólicos. "Pack up your Truffles" está prácticamente desconectado y es la pista más relajada de todas. Las influencias del jazz abundan, con la guitarra melódica y el tintineo del piano. La música está despojada y solamente está el teclado de sintetizador para apoyar a una guitarra aislada que se acaba en un instante, y la última pista explota. "Bigotes en Massachusetts" es una canción instrumental de ritmo rápido con toneladas de riffs de guitarra portentosas y Hammond. La textura española está siempre presente, y le sirve para terminar el álbum con un estilo fabuloso.

En general, este álbum está lleno de musicalidad creativa. Cada pista trae el oyente en un estado de ánimo diferente y los lleva a una aventura. No es un disco conceptual, pero de alguna manera cada pista parece encajar perfectamente en un todo, aún cuando los temas provengan de etapas diferentes de la banda.
Corvus Stone es impredecible. su música desafía la categorización, tropezando con cualquiera y todos los géneros. La música nunca es forzada, solo fluye y fluye. Y aunque este álbum es una retrospectiva se siente como un todo.

Un disco muy recomendable para cualquiera que le guste la música progresiva en general.

Espero que lo disfruten!





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).