Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 17 de noviembre de 2016

Varios Artistas - Rock Argentino en Estado Sinfónico (2016)


Desde la comunidad cabezona llega un disco reseñado por el Mago Alberto. Un viaje a los orígenes del Rock Nacional Argentino a través de catorce temas emblemáticos, interpretados por la Orquesta Sinfónica de Kiev y con cantantes invitados como Litto Nebbia, Gustavo Santaolalla, Miguel Cantilo, Emilio del Guercio, Carlos Mellino, Moris, Rubén Goldín, Ciro Fogliatta, Ricardo Soulé, Alejandro Medina, Claudia Puyó, Luciano Napolitano, Willy Quiroga, Kubero Díaz y Gabo Ferro. La placa se edita a 50 años de la grabación del simple "Rebelde" de Los Beatniks, considerado el primer disco del rock nacional y cuyo ideólogo fue Moris. Algo debe haber entre Ucrania y Argentina, recuerden los trabajos y disertaciones sobre los orígenes del rock argento que se mandó nuestro cabezón Sandy por aquellos pagos. Disponible a través de Viajero Inmóvil Records, parece ser que se transformará en todo un ícono del rock argentino de todos los tiempos.


Artista: Varios Artistas
Álbum: Rock Argentino en Estado Sinfónico
Año: 2016
Género: Rock / Rock sinfónico
Nacionalidad: Argentina / Ucrania


Lista de Temas:
1) Post Crucifixión (Luis Alberto Spinetta/Carlos Cutaia) Canta: Claudia Puyó.
2) Madre Escuchame (Litto Nebbia) Canta: Litto Nebbia.
3) Presente (Ricardo Soulé) Cantan: Ricardo Soulé y Gabriel Soulé.
4) Te quiero, te espero (Gustavo Santaolalla) Canta: Gustavo Santaolalla.
5) Avenida Rivadavia (Javier Martínez) Canta: Alejandro Medina.
6) Muchacha (Luis Alberto Spinetta) Canta: Rubén Goldín.
7) Nunca lo sabrán ( Pappo) Cantan: Luciano Napolitano y Willy Quiroga.
8) Dónde va la gente cuando llueve? (Miguel Cantilo) Canta: Miguel Cantilo.
9) Del gemido de un gorrión (Carlos Mellino) Canta: Carlos Mellino.
10) Violencia en el parque (Emilio del Guercio) Canta: Emilio Del Guercio.
11) Una manera de llegar a mí (Kubero Díaz) Cantan: Kubero Diaz y Miguel Cantilo.
12) Nunca te miró una vaca de frente? (Miguel Abuelo) Canta: Gabo Ferro.
13) Muchacho Pronto Amanecerá (Moris) Canta: Moris.
14) Un camión de rockanroll (Pajarito Zaguri) Canta: Ciro Fogliatta.

Alineación:
Orquesta Sinfonica de Kiev
Alejandro Medina / Voz en "Avenida Rivadavia"
Guillermo Arrom / Guitarra
Bernardo Baraj / Saxo
Juan Barrueco / Guitarra
Fernando Bermúdez / Batería, percusión
Carlos Cutaia / Órgano, teclados
Carlos Mellino / Voz en "Del gemido de un gorrión"
Kubero Diaz / Voz en "Una manera de llegar"
Gabo Ferro / Voz en "¿Nunca te miró una vaca de frente?"
Ciro Fogliatta / Voz en "Un camión de rockanroll"
Claudio Gabis / Guitarra
Rodolfo García / Batería
Rubén Goldín / Voz en "Muchacha ojos de papel"
Gustavo Gregorio / Orquestaciones, bajo, arreglos y dirección artística
Daniel Irigoyen / Batería, percusión
Litto Nebbia / Voz en "Madre Escúchame"
Carlos Riganti / Batería, percusión
Juan Rodríguez / Batería
Ariel Rot / Guitarra, bajo
Daniel Russo / Batería, percusión
Gustavo Santaolalla / Voz en "Te quiero, te espero"
Ricardo Soulé / Voz en "El momento en que estás (Presente)"
Gabriel Soulé / Voz en "El momento en que estás (Presente)"
Gustavo Spinetta / Batería
Emilio del Guercio / Voz en "Violencia en el parque"
Leo Sujatovich / Piano, teclado
Miguel Cantilo / Voz en "¿Dónde va la gente cuando llueve?" y "Una manera de llegar"
Don VIlanova (Botafogo) / Guitarra
Willy Quiroga / Voz en "Nunca lo sabrán"
Claudia Puyó / Voz en "Post crucifixión"
Luciano Napolitano / Voz en "Nunca lo sabrán"
Moris / Voz en "Muchacho pronto amanecerá"
Idea y Orquestación / Gustavo Gregorio
Dirección de Orquesta / Claudio Ianni



Con la participación de la Orquesta Sinfónica de Kiev y varios referentes del rock argentino se editó "Rock Argentino en Estado Sinfónico", disco donde se presenta un álbum homenaje a los compositores pioneros del rock en nuestro país, en un viaje a los orígenes del Rock Nacional Argentino que incluye 14 canciones fundacionales interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Kiev y 31 cantantes y músicos invitados (lo cual suman unos 100 músicos que intervienen aquí), sobre orquestaciones de Gustavo Gregorio. Más reconocido que conocido, el bajista Gustavo Gregorio encaró los arreglos orquestales en este album de lujosa presentación con la Orquesta Sinfónica de Kiev interpretando catorce piezas clásicas del Rock Argentino de los '60s y '70s.



Esta producción fue realizada en distintas ciudades del mundo: Kiev (Ucrania), donde se grabó a la orquesta; Buenos Aires y Madrid, donde se grabaron voces y algunos instrumentos; y Los Angeles, donde se completó la mezcla y masterización. En donde fué posible hay al menos un intérprete original cantando, como Nebbia, Cantilo, Alejandro Medina, Santaolalla o Vox Dei, y un Mni Alma y Vida en Del Gemido de un Gorrión con Mellino, Baraj y Barrueco. En los temas de Spinetta cantan Claudia Puyó y Rubén Goldin mientras Gabo Ferro interpreta Nunca te miró una Vaca de Frente de Miguel Abuelo.


Generalmente cuando se realizan este tipo de proyectos, hay un denominador común que intenta darle formalidad y es hacerlos bajo la excusa de "homenaje", pero donde participan sus autores originales es medio complicado homenajearse a sí mismo, por eso este proyecto deambula entre las reversiones y el tributo, en algunos tracks son tributos y en otros hay reversiones, que sean canciones de los años 60 y 70 es un detalle menor, porque básicamente la música no tiene tiempo ni espacio, "es", simplemente.
También sucede que hay muchísimas producciones de orquestas, sinfónicas, etc. etc. interpretando a solistas y grupos de rock de todos los tiempos y considero que esa expansión musical obedece a la intención de querer aún más de aquello que nos conmueve y nos gusta, en algunos casos la cosa pinta bien y en otros es mejor ni hacer click en el mouse.
Ahora bien, este trabajo es realmente sorprendente, primero por la calidad interpretativa de los ucranianos, y luego por la tecnología puesta al servicio en Los Angeles para saborear estas canciones.
Las intro de algunos temas son espectaculares, la intro jazzera de "Avenida Rivadavia" en este terrible blues es diametralmente fantástica, el riff antológico de "Post Crucifixion" también y la reversión de Litto Nebbia es exquisita (como el postre) ,el desfasaje en el tempo del canto de Mellino, es disfrutable 100%.
Canciones potenciadas de aquel nucleo llamado rock argentino, a estas alturas ya no es necesario pedirle peras a Mandioca, ya las vende un boliviano en el super chino.
Googleando me encuentro solo referencias de la propuesta del disco, pero ni siquiera un puto link de descarga, es más o menos verlo al Vampiro mirando la góndola de los vinos desde la vidriera porque el super esta cerrado. Así que damos la bienvenida a este trabajo que por lo extraño de su propuesta solo puede estar acá. Gracias enormes a Emanuel por conseguir esto. Para que tengan y para que guarden.
Mago Alberto



Son muchos los proyectoa de este tipo donde se lleva al rock o al pop fuera de sus caminos naturales y lo mete dentro de una orquesta sinfónica. Ya en la época de Los Beatles, el fallecido George Martin le daba su inigualable toque al cuarteto de Liverpool. De ahí que sus orquestaciones de temas como "Eleanor Rigby" y Yesterday" no desentonaran, tiempo después, en versiones de grandes masas sinfónicas.


Y recordemos que en el catálogo de la Royal Philmaharmonic Orchestra se pueden encontrar desde conciertos dedicados desde los Pink Floyd hasta ABBA. Hablando de los Pink Floyd, hace poco la London Orion Orchestra publicó el disco "Pink Floyd's Wish You Were Here Synphonic", con las participaciones de Alice Cooper, Dave Fowler, Stephen McElroy y Rick Wakeman, entre otros. Y ni hablar de Yes y sus memoriables conciertos sinfónicos que no tienen parangón.
Si los más puristas y ortodoxos suponen encontrarse con un álbum pomposo y alejado de la raíz rockera, se equivocan porque es un disco donde la simbiosis de rock y sinfonismo se luce. Si bien la orquesta está al frente, la mayoría de los temas incluyen guitarras, bajo y baterìa, por lo que el resultado se acerca mas a la versión de "La Biblia de Vox Dei" que hizo Billy Bond con el Ensamble Musical de Buenos Aires que a los "Episodios Sinfónicos" de Cerati.


El alba te sorprenderá
Hace cincuenta años, muchos jóvenes argentinos comenzaban un recorrido sin saber –aunque desearan sospecharlo– la magnitud del trabajo que estaban realizando. Esos pioneros del rock argentino, esos náufragos que inventaron todo, están presentes en las bases de nuestra música popular y ocupan un lugar destacado en la conformación de una estética y una identidad sonora. El ambicioso proyecto que encaró Gustavo Gregorio (foto) tenía como punto de partida arreglar y orquestar algunas de esas composiciones emblemáticas. Y como si fuera así de fácil, aquí está la Sinfónica de Kiev junto a decenas de músicos y cantantes “originales” –Litto Nebbia, Moris, Gustavo Santaolalla, Alejandro Medina, Claudio Gabis, Ciro Fogliatta, Emilio Del Guercio, Miguel Cantilo, Willy Quiroga, entre otras luminarias– y otros más jóvenes –como Claudia Puyó, Luciano Napolitano, Gabriel Soulé y Gabo Ferro– celebrando medio siglo de música. Un comienzo fugado anticipa la crudeza de “Post crucifixión”, con la orquesta y la banda de rock galopando juntos; la dulzura de las cuerdas sobrevuela temas tan distintos como “Madre, escúchame”, de Nebbia, y “Nunca lo sabrán”, de Pappo. Santaolalla nos regala la inesperada “Te quiero, te espero” con el ronroco perfectamente imbricado con la orquesta. Goldín abraza “Muchacha ojos de papel” con un trasfondo instrumental lleno de ternura, y Moris oye –quizá por primera vez– unas trompetas verdaderas que, en su primer disco y por una cuestión de costos, tuvo que emular con su voz. Sin ninguna duda, este registro es el mejor regalo que la música puede hacerle al rock argentino.
Revista Veintitres

En definitiva, un disco donde te sorprenderá escuchar a Litto Nebbia cantando su canción "Madre escuchame"; donde Ricardo Soulé y su hijo Gabriel versionan "Presente"; Gustavo Santaolalla hace "Te quiero, te espero", incluida en el homónimo disco debut de Arco Iris; Rubén Goldín, junto a Leo Sujatovich y Rodolfo García, se unen para "Muchacha, ojos de papel" y Alejandro Medina aporta su vozarrón en el clásico de Manal "Avenida Rivadavia". También está "Nunca lo sabrán", aquella obra de Pappo incluida en el mítico compilado "Pidamos Peras a Mandioca" con las voces de Luciano Napolitano y Willy Quiroga, más la viola de Botafogo mechando acordes de "El Viejo" y de "Pobre Juan" y "Del gemido de un gorrión", con Esteban Mellino cantando en el mismo tono que cuando la grabó en 1973, para el tercer álbum de Alma y Vida.

Por favor, imagino que no van a seguir pidiendo links de descarga. Apoyen estas propuestas y cómprense el disco que bien vale la pena, ya les dejé el link donde pueden pedirlo. Nuestro trabajo en el blog está hecho.
Dejoa ahora, unos comentarios de terceros.


Grammers lanza “Rock argentino en estado sinfónico”, álbum homenaje a los compositores pioneros de nuestro país, que incluye catorce canciones fundacionales de nuestro rock nacional, escritas por los precursores de este esencial movimiento que nació a mediados de la  década del 60, e interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Kiev.
Esta importante producción que involucró a casi cien músicos, fue realizada en varias ciudades del mundo: Kiev (Ucrania), donde se grabó a la orquesta; Buenos Aires y Madrid, donde se grabaron voces y algunos instrumentos;  y Los Angeles, donde se completó la mezcla y masterización.
Rock argentino en estado sinfónico” es un homenaje a todos los grupos que dieron impulso y entidad a nuestro querido rock nacional argentino en esos años tan especiales.  El disco fue grabado en 2015 –a 50 años del primer disco del rock nacional, el LP de Los Gatos Salvajes, grupo liderado por Litto Nebbia- y editado en 2016 –año del 50 aniversario de la edición del single Rebelde de Los Beatniks, liderado por Moris y Pajarito Zaguri-.
Los temas incluidos en “Rock argentino en estado sinfónico” son: Post crucifixión (Luis Alberto Spinetta / Carlos Cutaia), por Claudia Puyó; Madre escúchame (Litto Nebbia), por Litto Nebbia; Presente (Ricardo Soulé), por Ricardo y Gabriel Soulé; Te quiero, te espero (Gustavo Santaolalla), por Gustavo Santaolalla; Avenida Rivadavia (Javier Martínez), por Alejandro Medina; Muchacha ojos de papel (Luis Alberto Spinetta), por Rubén Goldín; Nunca lo sabrán (Pappo), por Luciano Napolitano y Willy Quiroga; ¿Dónde va la gente cuando llueve? (Miguel Cantilo), por Miguel Cantilo; Del gemido de un gorrión (Carlos y Esteban Mellino), por Carlos Mellino; Violencia en el parque (Emilio del Guercio), por Emilio del Guercio; Una manera de llegar (Kubero Díaz y Miguel Cantilo), por Kubero Díaz y Miguel Cantilo; ¿Nunca te miró una vaca de frente? (Miguel Abuelo), por Gabo Ferro; Muchacho pronto amanecerá (Moris), por Moris; Un camión de rockanroll (Pajarito Zaguri), por Ciro Fogliatta.
Las canciones que integran “Rock argentino en estado sinfónico” han sido interpretadas por 48 músicos de la Orquesta Sinfónica de Kiev, así como por 31 músicos y cantantes invitados, entre ellos: Guillermo Arrom, Bernardo Baraj, Juan Barrueco, Fernando Bermúdez, Carlos Cutaia, Claudio Gabis, Rodolfo García, Gustavo Gregorio, Daniel Irigoyen, Carlos Riganti, Juan Rodríguez, Ariel Rot, Daniel Russo, Gustavo Spinetta, Leo Sujatovich y Don Vilanova (Botafogo).
Dice Gustavo Gregorio: “Desde un primer momento conté sólo con mi piano, un lápiz -y goma- y el papel pentagramado; durante meses escribí, en cada rato libre que podía, sin dar la más mínima importancia a la realidad económica que suponía la concreción de esta hermosa locura. Siempre digo que a los buenos amigos, hay que cuidarlos, como cuando regás las plantas. Es el caso de Claudio Ianni, gran maestro y mi guía por este maravilloso camino orquestal, el de Javi Ventimiglia y Gustavo Borner, magos absolutos del sonido, y el de Néstor Puppo, quien apareció a la hora señalada y se sumó como productor general para terminar de dar forma a esta obra tan querida y ansiada, que no es más que un modesto homenaje a mis primeros maestros en música, esos pioneros de los años 60/70, maravillosos compositores, que además sentaron las bases del sólido y próspero movimiento que hoy se conoce en toda Hispanoamérica como Rock Argentino. Elegí para esto el camino sinfónico, no sólo por darles a estos 14 himnos de nuestro rock un matiz diferente en cuanto a instrumentación y timbres sonoros, sino porque considero que el resultado otorga un marco con el lujo y la grandiosidad debida a estas composiciones emblemáticas de la historia musical argentina. Espero disfruten esta obra tanto como yo cada vez que la escucho”.
Testimonios de algunos de los artistas participantes:
 “Fue para mí muy inspirador cantar con una orquesta, nunca lo había hecho. Creo que secretamente siempre lo había deseado pero nunca se había presentado la oportunidad. Este disco tiene una gran emotividad, tiene algo que moviliza mucho y que nos conecta con nuestra identidad musical, con algo que tiene que ver con nuestra historia, con la historia de la música argentina. Me siento muy orgulloso y muy honrado de ser parte de este proyecto.” – Gustavo Santaolalla sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
Estoy muy contento de participar en este proyecto orquestal sinfónico de Gustavo Gregorio y sobre todo porque nos está reuniendo alrededor de la música de Luis, convocándome para tocar su tema Post Crucifixión. Me siento feliz y expectante.” – Gustavo Spinetta sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
Woooow… nunca participé en un proyecto así…He grabado muchas cosas en mi vida, pero grabar “Muchacha Ojos de Papel” con una orquesta sinfónica es como demasiado emotivo, me costó mucho controlar mi voz a pesar de que se supone que sé cantar (risas).  Es tremendo el trabajo de Gustavo Gregorio como orquestador y arreglador, hay mucho amor, mucha pasión… las melodías crecen mucho, en manos de él todo está muy logrado. – Rubén Goldín sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
 “Este es un proyecto absolutamente inédito, que nunca se había abordado, creo que va a dignificar enormemente las obras, las canciones, es como llevarlas a un extremo de instrumentación y de presentación que nunca habían tenido, con una mirada casi cinematográfica de cada una de ellas. El aporte de Gustavo Gregorio y de Claudio Ianni ha logrado dar un marco orquestal a canciones que han surgido quizás de una sola guitarra en una plaza o garaje y con los años se han transformado en clásicos argentinos. Los autores de los años 60, a los cuales me sumé a principios de los 70 tienen algo que dejarle a las nuevas generaciones, un cancionero, con obras que han trascendido lo coyuntural y que quedan en memoria de la gente por lo cual para mi es un privilegio formar parte de esta herencia”. – Miguel Cantilo sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
 Gustavo tiene el toque de locura necesario desde el punto de vista musical y un talento único para poder encarar un proyecto tan ambicioso. Él supo acercarse desde un gran amor a esta música y a este repertorio tan especial, amor que compartimos. Nuestra música da para mucho, hay mucho más, hay más formas de decir lo mismo. Se necesitaba un verdadero maestro para plasmar este proyecto. Creo que es un gran privilegio para todos los que hemos participado”.  Gabriel Soulé sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
Muy feliz de estar en el proyecto de Gustavo que está bárbaro. Me da mucha alegría cantar Avenida Rivadavia sobre un marco sinfónico”. Alejandro Medina sobre ROCK ARGENTINO EN ESTADO SINFONICO
Marta del Pino

Todo amante del rock sabe que siempre tuvo coqueteos con la música clásica. Más aún tras el dominio –y posterior caída- del rock sinfónico en los años 70. Amén del género en sí, en "Rock argentino en estado sinfónico" se realiza un homenaje a los clásicos de las bandas pioneras de los años 60 y 70 en momentos en que se cumplen 50 años del rock argentino.
Catorce temas arreglados para que sean interpretados por la Orquesta Sinfónica de Kiev permiten que muchos de los grandes interpretes y creadores de nuestro rock vuelvan a interpretar himnos que han quedado en el inconsciente colectivo.
Al respecto, nada mejor que abrir el disco con un clásico de Pescado Rabioso como “Post Crucifixión” en la voz de Claudia Puyó. Será este tema uno de los mejores del disco con una Puyó poniendo la energía necesaria a unos arreglos que brindan una impronta épica a la pluma de Luis Alberto Spinetta.
Hay voces que cuadran con exactitud con la impronta que crea la orquesta sinfónica. Litto Nebbia dota de sentimiento a “Madre escúchame” con una coda final que le otorga un toque dramático. En el caso de “Presente”, una sutil majestuosidad sonora antecede a la voz de Ricardo Soulé al tiempo que realiza un solo de guitarra que cuaja perfectamente con el final de la canción. El aporte de Gabriel Soulé en los coros es por demás destacable.
Otra de las versiones a destacar es “Avenida Rivadavia”. La voz de Alejandro Medina cuadra con precisión. El comienzo espectacular con cierto guiño jazzero, digno de una película, cambia abruptamente para que Medina ponga el tono exacto para el clásico de Manal. Ariel Rot brinda su sabiduría y buen gusto en la guitarra con aportes que enriquecen la canción.
Dentro de las versiones que se destacan, “Nunca lo sabrán” tiene la particularidad de contar con Luciano Nappolitano y Willy Quiroga en voces, para un tema de Pappo que formó parte del disco “Pidale peras a Mandioca” de 1970. En ese disco, Pappo tocó piano, guitarra y voz, Alejandro Medina, bajo y Rodolfo García, batería. El contrapunto de las voces cascadas y la singularidad de la orquesta otorgan a la canción otro sentido. Más aún con el solo de guitarra que Don Vilanova realiza con el virtuosismo que lo caracteriza, para brindarle una crudeza que corta con el inmaculado sonido sinfónico.
No obstante, en “Donde va la gente cuando llueve”, se percibe un clima urbano que coincide plenamente con la escritura de Miguel Cantilo que, además, pone la voz para este himno de Pedro y Pablo. El “Donde van…” es épicamente conmovedor con los arreglos de violin que le suceden. Es uno de los pocos temas del disco, junto con “Te quiero, te espero” y “Violencia en el parque” en los que solo está la orquesta sinfónica y la voz principal.
Alma y Vida tiene su momento en el disco con “Del gemido de un gorrión”. La voz de Carlos Mellino aporta sentimiento al dramatismo de un tema que tiene un muy buenos aportes de Bernardo Baraj en saxo y Juan Barrueco en guitarra.
Quien realiza un participación de perfil bajo pero con muy buenos resultados es Kubero Díaz. No solo con su aporte con las seis cuerdas en “Una manera de llegar” y “¿Nunca te miró una vaca de frente?”, el clásico de Miguel Abuelo, sino que metió voz en la primera, grabada originalmente en 1973 para el disco Kubero Diaz y La Pesada. En el caso de la canción elegida como lado B del simple “Oye niño” que tenía a Miguel Abuelo en guitarra y voz en 1968, ahora cuenta con un sonido bovino al comenzar el tema y un solo de Kubero que le brinda el pulso sanguíneo del rock and roll a la canción. La voz es de Gabo Ferro expresivamente exacta a los requerimientos del tema.
Por otra parte, hay temas que suenan con tal sonoridad que, a algunos puristas del rock, terminará alejando. Gustavo Santaolalla realiza una versión tranquila y diáfana de “Te quiero, te espero”, logrando una buena versión sinfónica de aquella canción grabada en 1970 para el disco debut de Arco Iris. Algo similar ocurre con “Muchacha ojos de papel” que tiene a Rubén Goldín en voz, Leo Sujatovich en piano, Guillermo Arrom en guitarra y Rodolfo García en batería.
El disco emprende la última curva con “Muchacho pronto amanecerá” que lo tendrá a Moris en voz y un muy buen acompañamiento en guitarra de Daniel Russo. La participación de la orquesta es exacta y dota de elegancia a la poesía y la voz de Moris pero también uno se queda pensando si la canción fuese solo de voz y guitarra. Más allá de este pensamiento en voz alta, el tema es de calidad y brinda ese mix exacto de seriedad y sentimiento que amerita la canción.
El cierre llega con “Un camión de rock n’ roll” de Pajarito Zaguri que tiene a Ciro Fogliatta, eterno tecladista de Los Gatos en primera voz. El solo de guitarra de Gabriel Soulé le pone la esencia rockera a un tema al que Fogliatta dota, con su voz alegremente monocorde, de una impronta particular.
“Rock argentino en estado sinfónico” abre el abanico de posibilidades de reinterpretación -y resignificación- hacia diversas aristas. Amén de la calidad del disco, dependerá del gusto personal de cada oyente en tanto establezca el vínculo con cada uno de los temas. A partir de esta situación -y la capacidad a abrirse a nuevas experiencias sonoras-, el disco impactará de varias maneras.
Igualmente, más allá de lo aseverado, "Rock argentino en estado sinfónico" permite la mixtura entre el rock y la música clásica con un álbum por demás disfrutable que permite unir a dos estilos que –pareciera- siempre parecen estar en veredas opuestas pero tienen varios puntos en común.
Daniel Gaguine

Que lo disfruten!!!!! Ya seben donde encontrarlo, un disco perfecto para la Biblioteca Sonora Cabezona!

Más info: www.grammers.com.ar





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana