Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 7 de noviembre de 2016

Pablo el Enterrador - Threephonic (2016)


Sofisticado, vigoroso, notable, sinfónico y sumamente disfrutable, así es el último disco de Pablo el Enterrador, una de las más gloriosas e históricas bandas argentinas que vuelve a dar un nuevo fruto: "Threephonic" es el resultado de haber rescatado del olvido las últimas grabaciones caseras en el año 2004. Las composiciones y la interpretación son de primer nivel, al que se le agrega una fuerte carga emotiva porque fueron las últimas sesiones antes de la lamentable muerte del "Turco" Antún, y eso es lo que destaca a este disco entre otros muchísimos discos de toda la movida argenta de excelente calidad que vamos presentando en el blog. Aquí, el último trabajo de Pablo el Enterrador, pero por ahora, porque la banda sigue en actividad.

Artista: Pablo el Enterrador
Álbum: Threephonic
Año: 2016
Género: Rock sinfónico
Duración: 50:23
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
1. La Marcha Del Regreso
2. Pasion
3. Caida Libre
4. Entre El Bien Y El Mal
5. Paginas De Cristal
6. Encontrare Un Lugar
7. Los Cielos De Irak
8. Solo Y Desafinado
9. Clave De Sol

Alineación:
- Jorge Antún / Keyboards, Hammond, bass, vocals
- José María Blanc / Guitars, effects, vocals
- Marcelo Sali / Drums, bass, percussion, Alesis rhythm machine
With:
Nahuel Antuña / Bass
Pablo López / Electric guitar
Bautista Campisciano / Laughter




Jorge Antún murió a fines del 2005 luego de una prolongada enfermedad, pero dejó su huella para que hoy Pablo el Enterrador siga siendo una realidad. Empalmamos con el comentario realizado por los chicos de Fobos y terminamos entonces de presentar a este disco como se debe.
Dueños de un sonido que combina perfectamente un rock progresivo bastante bueno con muchas influencias sinfónicas y un sabor del folcklore argentino, a mi me gusta en buena medida por los paralelismos que encuentro con el progresivo italiano de la misma época. Otra influencia benéfica podría ser Genesis, sobre todo cuando llevan sus composiciones al clímax. Actualmente la banda se compone con José María Blanc en guitarras y voz, Marcelo Sali en batería, Pablo Gómez en teclados y programación, Willi Torres (de Dánae) en bajo y Pablo López (también de Dánae) en guitarras.



Un disco grandioso poblado de canciones grandilocuentes y delicadas al mismo tiempo, con grandes composiciones y de una ejecución impecable. Las grabaciones corresponden a las sesiones de grabación larguísimas y maravillosas del 2004, se nota una fuerte unión entre los músicos mientras fueron grabando este trabajo. Luego vino la lamentable muerte del "Turco" Antún, y el disco quedó sin mezclar hasta hace muy poco. El Turco antes de irse a tocar al cielo pero dejó todo su trabajo concluido y las ideas casi casi terminadas, faltaba el último empujón que por suerte se terminó de dar ahora.


Voz líder del grupo desde fines de 1978, hoy José María Blanc es una de las caras visibles de un proyecto al que seguía con devoción durante buena parte de esos agitados años 70. "Me acuerdo que justo los había visto en el recital que hicieron en el Fundación Astengo el 28 de agosto de 1978, y al mes me enteré de que estaban buscando músicos porque Lalo y Rubén habían partido a Buenos Aires, entonces me presenté en la casa de Jorge Antún. Así que fue medio raro, porque los tenía medio como ídolos y al mes estaba tocando con ellos. Decidieron seguir con la banda y ahí fue cuando me prendí en el nuevo proyecto, lo que fue el primer disco hasta ahora", narró el cantante a Rosario/12.
Blanc tenía por entonces 17 años, y a casi tres décadas sigue sosteniendo una postura de defensa al rock sinfónico, ese mismo que Pablo el Enterrador comenzó a construir a fuerza de largas jornadas de navegación musical, según recordó Goldín en diálogo con este medio: "Aquella era una época en la que no teníamos las obligaciones familiares que tenemos ahora, con hijos, trabajo, todo eso, entonces nos quedábamos mucho tiempo investigando, ensayando y componiendo los temas. Nos quedábamos hasta las 3 de la mañana tomando mate y charlando, o tocando, eran momentos de mucha investigación y crecimiento. En esa época no había mucha información, como hoy en día con internet donde se ha globalizado toda la información, entonces escuchábamos un disco de Jethro Tull en un winco, ¡y no entendíamos qué pasaba! Nosotros tuvimos esa influencia, a Jethro Tull, o cuando yo me fui ellos empezaron a escuchar Génesis. Yo tenía un gusto distinto, más rockero, pero Jorge y Koki (Carlos Bardolini, otro de los fundadores junto a Carlos Savia) tenían un gusto más clásico, más barroco, y esa mezcla dio lo que hicimos en esa época, en la que tocábamos con los instrumentos que teníamos, hasta que fueron apareciendo los instrumentos eléctricos".
Con una primer edición discográfica lanzada con el nombre homónimo en épocas de la recuperación democrática, y un segundo disco lanzado en 1998 llamado Sentido de lucha, el grupo se encontraba en proceso de trabajo para su tercer placa cuando la enfermedad agotó las fuerzas de Antún. El homenaje, entonces, comenzó a tomar forma.
Edgardo Pérez Castillo

Como comentario del disco, les dejo aquel que escribiera nuestro eterno comentarista involuntario de siempre:

Hoy se da la muy placentera ocasión de presentar esta joya del rock progresivo-sinfónico titulada “Threephonic”, nada más y nada menos que la obra que completa la trilogía de PABLO EL ENTERRADOR, grupo rosarino que siempre ha sido apreciada como una figura señera y decisiva de la historia y el presente del movimiento progresivo argentino. Desde los tiempos de su homónimo disco de debut que fue grabado a fines de los 70s pero publicado recién a inicios de la década siguiente, las letras de PABLO EL ENTERRADOR quedaron escritas con oro sempiterno. Con el trío histórico de Jorge Antún [sintetizadores Oberheim OBX6, Korg T3, Yamaha CD1X y Ensoniq SD1, piano Yamaha CP70, órgano Hammond, bajos y coros], José María Blanc [Guitarras PRS, Gibson Les Paul, Ibanez JEM7V y Epiphone 335] y Marcelo Salí [Batería ZZ, percusión, bajo y máquina de ritmo Alesis], el material recogido en “Threephonic” contiene las últimas grabaciones caseras realizadas con la participación del maestro Antún (apodado entrañablemente “El Turco”) en el año 2004. A mediados de setiembre último es que este disco pudo ver la luz del día a través del siempre atareado sello argentino Viajero Inmóvil Records, y desde ya se deja sentir como uno de los discos progresivo sudamericanos más notables del año. Un dato curioso es que entre estos 9 temas del álbum hay dos versiones de sendos temas instrumentales que datan de la primera fase histórica del grupo. Como músicos invitados hacen ocasional presencia el bajista Nahuel Antuña y el guitarrista Pablo López, además de que hay en algún lugar efectos de risas provistos por Bautista Campisciano. Bueno, vayamos ahora a los detalles específicos de los 50 minutos y pico de gloria progresiva que nos brinda “Threephonic”.
‘La Marcha Del Regreso’ abre el repertorio del álbum con una grandilocuencia inapelable: el esplendor innato de su ambicioso esquema melódico y el carácter urgente que late continuamente en los arreglos utilizados para su desarrollo nos remiten a las aristas más electrizantes del paradigma prog-sinfónico de todos los tiempos (GENESIS, YES). Definitivamente, las bien nutridas orquestaciones de teclados llevan la batuta en todo el proceso mientras la guitarra se centra en completar el colorido inherente al desarrollo melódico, todo ello mientras la batería se hace cargo de sustentar toda esta magnificencia con magnífico pulso. La segunda pieza se titula ‘Pasión’ y es el primer ítem cantado del álbum; armado como balada sinfónica y con una letra frontalmente contestataria, aunque con la poesía de siempre (recordemos los casos de ‘Elefantes De Papel’ y ‘La Ciudad Eterna’ de discos precedentes). Esta vez la guitarra ocupa un rol más protagónico, armando un solo que se hace eco de la furia vertida antes en el canto, y por su parte, los demás instrumentos construyen una armazón que se siente tan intimista como cósmica. Atención a ese arreglo sofisticado cerca del final pues realza muy bien la reinante tensión emocional. ‘Caída Libre’, el tercer tema, está cargo de volver a explotar los explayamientos instrumentales que a la banda siempre se le han dado tan bien. Estableciendo una mágica arquitectura donde las transiciones entre diversos motivos y el empleo de inusuales compases son las normas impasibles, el grupo gesta una magnífica joya sonora; con el empleo del mismo motif al inicio y al final como coda, se asegura la coherencia de todo este sinuoso trayecto. Aquí se expresa a cabalidad el perfecto equilibrio entre el aprendizaje de las tradiciones sinfónicas primigenias (británicos, aunque algo de lo italiano también se puede sospechar desde los paradigmas de LE ORME y BANCO DEL MUTUO SOCCORSO) y el patrón esencial particular del grupo.
Al emerger ‘Entre El Bien Y El Mal’, el trío varía de registro para elaborar una etérea mezcla de psicodelia electrónica moderna y el paradigma del GENESIS de los primeros 80s. El cuerpo central mantiene una cadencia flotante sobre una base rítmica electrónica y bajo la guía de las abundantes armonías de los teclados, pero en la frontera del cuarto minuto y medio vira hacia otra cadencia que la banda aprovecha para motivar un mayor grosor sónico. Así las cosas, el brío expresivo de la canción conquista una renovadora sofisticación, lo cual redunda en un buen efecto dramático que se preserva hasta el instante final de la canción. ‘Páginas De Cristal’ da inicio a la segunda mitad del repertorio heredando buena parte del ideario estructural de ‘Entre El Bien Y El Mal’ en lo referente a brindar una versión modernizada del fragor melodioso esencial del rock sinfónico, pero esta vez la ambientación emocional que se muestra es más extrovertida. Además, el empleo del compás de 7/8 le da una gracilidad muy particular al asunto, y eso se traduce en que el expresionismo polícromo en curso se alimenta de una exquisitez soberbia en lo referente al brío rockero. Los siguientes 12 ½ minutos están ocupados por la ilación de ‘Encontraré Un Lugar’ y ‘Los Cielos De Irak’. ‘Encontraré Un Lugar’ es una canción que explota el aura romántica de su esquema melódico con arreglos muy vitalistas de los teclados mientras el esquema rítmico hace gala de un nervio particularmente vigoroso. Tal vez pueda disfrutarse como la contraparte luminosa a la melancolía crepuscular de ‘Pasión’. Por su lado, ‘Los Cielos De Irak’ desarrolla un nuevo ejemplo de mezcla de sinfonismo moderno y electrónica: algunos recursos exóticos que emanan del compás programado y ciertos ornamentos de sintetizador se hacen eco de la letra. Mientras nos acercamos al final del disco, ‘Solo Y Desafinado’ nos muestra unos aires de sofisticado rock-funky que, naturalmente, es sazonado y remodelado a partir de la paradigmática estilización de la banda. A propósito, el solo de guitarra que emerge antes de la última parte cantada ostenta un colorido soberbio… pero qué pena que tenga que ser tan breve y que sea retomado en las instancias finales con otra duración efímera. Así son las cosas de la vida, pero bien que deja una huella fuerte en nuestra memoria esa vibración de la guitarra.
‘Clave De Sol’ ocupa los últimos 3 ¾ minutos del disco: se trata de una semi-balada amable armada con un desarrollo melódico preciso. Si pudiésemos imaginar un híbrido entre los CAMEL de la primera mitad de los 80s y el SPINETTA-JADE de los dos últimos álbumes en un universo paralelo y le damos la sazón del PABLO EL ENTERRADOR del segundo disco en este universo nuestro, pues podemos hacernos una idea certera del esquema sonoro que se emplea para esta canción tan sencilla como poderosa. Un decir adiós mirando hacia atrás para no dejar morir nunca lo que está ya tras nuestra espalda. Todo esto fue el contenido de “Threephonic”, el documento testamentario de PABLO EL ENTERRADOR como entidad musical, la cual siempre habrá de permanecer viva mientras sigamos escuchando los discos que ha logrado poner en la oferta fonográfica desde su provincia argentina. Estos héroes progresivos de Rosario. El guitarrista-vocalista José María Blanc pone muy en claro la noción de que “más allá de un estilo de música, esta banda era una bandera”, por lo que los nuevos shows que da el ensamble aunado en torno a él bajo el nombre de LA HERENCIA DE PABLO responde a la necesidad de cumplir con su historia [enlace de una entrevista: http://www.lacapital.com.ar/pablo-el-enterrador-presenta-manana-su-nuevo-material-la-herencia-pablo-n1134967.html]. En sí mismo, “Threephonic” es la marcha triunfal de PABLO EL ENTERRADOR en el Olimpo de las páginas musicales escritas con rayos de sol y que se escribieron para no borrarse jamás.
César Inca


Antes de la salida de este disco, la banda fue homenajeada en un tributo como banda mítica del rock rosarino.

Si bien el concierto que esta noche se llevará a cabo en el Anfiteatro Humberto de Nito marcará el cierre del ciclo Artistas a Cielo Abierto y, a su vez, inaugurará la programación del programa Marzo es el Rocanrrol, es su carácter emotivo lo que lo hace resaltar entre las ofertas culturales de este sábado. Es que en este "Desde el cielo" no sólo se estará brindando la posibilidad de enfrentarse a una de las bandas míticas del rock rosarino, sino que además se homenajeará a uno de sus fundadores, Jorge Antún, quien a fines del 2005 murió luego de una prolongada enfermedad, pero que dejó su huella para que hoy Pablo el Enterrador siga siendo una realidad. Como un tributo hacia el "Turco" y su música, la actual formación del grupo formará parte de un espectáculo del que participarán además Rubén Goldín (miembro fundador del proyecto), Adrián Abonizio, Jorge Fandermole, Diego "Popono" Romero (Los Vándalos), Pablo Padín (Dios Salve a la Reina), Pablo Palumbo, Willy Echarte (Vudú) y otra de las agrupaciones locales que han dedicado su obra a lo sinfónico, La Barca.
Voz líder del grupo desde fines de 1978, hoy José María Blanc es una de las caras visibles de un proyecto al que seguía con devoción durante buena parte de esos agitados años 70. "Me acuerdo que justo los había visto en el recital que hicieron en el Fundación Astengo el 28 de agosto de 1978, y al mes me enteré de que estaban buscando músicos porque Lalo y Rubén habían partido a Buenos Aires, entonces me presenté en la casa de Jorge Antún. Así que fue medio raro, porque los tenía medio como ídolos y al mes estaba tocando con ellos. Decidieron seguir con la banda y ahí fue cuando me prendí en el nuevo proyecto, lo que fue el primer disco hasta ahora", narró el cantante a Rosario/12.
Blanc tenía por entonces 17 años, y a casi tres décadas sigue sosteniendo una postura de defensa al rock sinfónico, ese mismo que Pablo el Enterrador comenzó a construir a fuerza de largas jornadas de navegación musical, según recordó Goldín en diálogo con este medio: "Aquella era una época en la que no teníamos las obligaciones familiares que tenemos ahora, con hijos, trabajo, todo eso, entonces nos quedábamos mucho tiempo investigando, ensayando y componiendo los temas. Nos quedábamos hasta las 3 de la mañana tomando mate y charlando, o tocando, eran momentos de mucha investigación y crecimiento. En esa época no había mucha información, como hoy en día con internet donde se ha globalizado toda la información, entonces escuchábamos un disco de Jethro Tull en un winco, ¡y no entendíamos qué pasaba! Nosotros tuvimos esa influencia, a Jethro Tull, o cuando yo me fui ellos empezaron a escuchar Génesis. Yo tenía un gusto distinto, más rockero, pero Jorge y Koki (Carlos Bardolini, otro de los fundadores junto a Carlos Savia) tenían un gusto más clásico, más barroco, y esa mezcla dio lo que hicimos en esa época, en la que tocábamos con los instrumentos que teníamos, hasta que fueron apareciendo los instrumentos eléctricos".
Con una primer edición discográfica lanzada con el nombre homónimo en épocas de la recuperación democrática, y un segundo disco lanzado en 1998 llamado Sentido de lucha, el grupo se encontraba en proceso de trabajo para su tercer placa cuando la enfermedad agotó las fuerzas de Antún. El homenaje, entonces, comenzó a tomar forma. "Estoy agradecido a todos los que apoyaron esto, a la Secretaría de Cultura municipal, a Alejandro Tejeda, a Daniel Canabal, que pusieron todo para que este recital se pueda hacer realidad, porque hacía como nueve meses que veníamos buscando la posibilidad de hacerle un homenaje a Jorge", explicó Blanc, quien logró la adhesión de muchos compañeros de ruta, que se sumaron al concierto más allá de los esfuerzos requeridos.
Hoy radicado en Buenos Aires, Goldín fue uno de ellos: "No sé si me prendí tanto por la música, que me encanta, sino porque me supera el hecho de que al Turco Antún lo conocí cuando tenía 17 años, nos juntamos, empezamos a tocar y formamos el primer Pablo el Enterrador. Debutamos en el año 73 en la Escuela Santa Unión y después pasaron muchas cosas desde esa época hasta ahora. Cada vez que venía a Rosario los iba a visitar a los pibes, siempre seguimos siendo amigos, entonces este concierto transciende el hecho musical en sí. Es grosso tocar sobre lo que él dejó grabado, entonces él va a estar presente, la idea es fuerte. El jueves Chiqui González decía en la presentación de prensa que van a tocar los que están y también los que no están presentes".
"Quizás no es el estilo que más escucho, pero me fascinó la idea de que me inviten a venir a tocar. Es más, tuve que hamacarme para en el último mes poder venir todas las semanas a ensayar y aprenderme el trabajo de las dos guitarras y las dos voces. Porque no es fácil, no son cancioncitas de Ricky Martin, es música muy elaborada, con tramas musicales, melodías, contramelodías, ritmos distintos. Hay una cuestión mucho más elaborada, la dirección va cambiando, vienen tocando en cuatro cuartos y pasan a un 7/8, entonces te sorprende continuamente", amplió Goldín.
Apelando a reversiones y brindando algunos adelantos de lo que será el nuevo material --que llevará por título Trifónico, y se editaría en el transcurso de este año--, Pablo el Enterrador volverá esta noche a escena. Programado para las 21, el concierto se desarrollará con entrada libre y gratuita.
Rosario 12 - 10 de marzo de 2007

En definitiva, un disco muy fino, agraciado, con estilo, con muy buenas composiciones y elaboración aunque no se note ninguna complejidad de más. Un trabajo notable que viene a concursar con los trabajos más notables que salieron en este 2016 especialmente prolífico en trabajos notables en la movida de lo mejor del rock argento, aunque sea el rock que no se escuche por las radios.

This is my first review, I've been a regular visitor of this site, but from now on, a new member. Here we got the third recording of Pablo el Enterrador, the mitic Argentinean prog band. Threephonic consists in 9 songs from the last period of the band, as trio format. The recordings dates are between 2004 to 2006, till the death of Jorge Antún, keyboardist and band composer. The first track , Marcha del regreso, is the only song that have a different style from the rest of the album, is in a strong ELP format. Always been a success at live shows, in the old times, but never recorded till now. The rest of the album have the early 80's Genesis style, with strong keyboards presence, plus some rhythm machines and real drums played by Marcelo Sali, and guitars solos and accurate vocals by José Maria Blanc. Best tracks: Marcha del regreso; Pasión, with fantastic lyrics and an epic finale; Caída Libre, instrumental, a dynamic and very well played tune, remind me Do the neurotic, a Genesis B side from mid 80's; and Encontraré un Lugar, a beautifull song, probably the best track, with strong lyrics and changing tempos, perhaps in a Genesis ? Duke style. As a closing era, this third album is a brillant effort. Here in Rosario, Pablo el enterrador origin, we know how they worked for this to see the light. Congratulation for the musicians, is a great album, 4 stars without doubt. Sorry for my english!
zetamoog

El disco se puede conseguir por el espacio de Viajero Inmóvil Records, lo pueden escuchar o comprar en digital, pero también tienen la opción de comprar el CD físico escribiendo a info@viajeroinmovil.com. Y los invito a revisar el catálogo completo de dicho sello porque tiene exquisiteces más que interesantes.


Espero les guste el disco, lo compren y apoyen a toda esta movida, que tenemos que apoyar.


Facebook 

6 comentarios:

  1. https://viajeroinmovilrecords.bandcamp.com/album/pablo-el-enterrador-threephonic-2004

    ResponderEliminar
  2. Hace mucho tiempo leí una entrevista que le hicieron a Antún, unos meses antes de su deceso.- Una maravillosa y muy intimista conversación con ese músico de la hostia.- Además del estilo tan lindo de la nota, está desgrabada e impresa de una manera tan coloquial que parece que los estamos escuchando, a él y a Oski Casá.- Se las recomiendo mucho:
    http://perocomohoynoesjueves.blogspot.com.ar/2010/01/reportaje-jorge-antun-tecladista-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marce por la nota, stá buenísima. Saludos!

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana