Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

jueves, 24 de noviembre de 2016

La Peste Negra y Los Culpables de Siempre


El discurso xenófobo –el de Marioneta Macri, Pichetto, Lanata, y en Estados Unidos, el de Trump– no es nuevo pero algo lo está reactivando con mayor fuerza. Algo que hace que no dé vergüenza decir públicamente que peruanos y bolivianos son resaca o no incomode la cuenta sobre el gasto del Estado en extranjeros que estudian en la universidad o se atienden en hospitales. En tiempos de crisis la culpa siempre es del "otro". El "nuevo Hitler" está más cerca de lo pensado, tanto por la situación social como por la ignorancia y supertición de gran parte de la población que toma como suyos los valores de la xenofobia, como si fuese su "salvación", en un efecto Trump que contamina al planeta (con Marioneta Macri acá, con Marine Le Pen en Francia, con Viktor Orban en Hungría como ejemplos) para que desviemos el foco de atención sobre quién es el verdadero culpable de nuestras miserias.

No se incrementó la cantidad de extranjeros que vive acá (menos del 5 por ciento de la población) pero la xenofobia no se alimenta de datos sino de prejuicios o de mentiras de autoridad, a menudo permeadas por los medios hegemónicos, en un mundo donde priman la insolidaridad y el desprecio por la condición humana, los hechos en Argentina son preocupantes. El giro a la derecha se manifiesta de cien maneras, Pichetto es un emergente que no expresa nada nuevo, pero que contribuye a que en su patria prevalezcan las peores tendencias en boga.


"Argentina funciona como ajuste social de Bolivia y ajuste delictivo de Perú"
Miguel Ángel Pichetto

En tiempos de crisis hay que culpar a alguien, y nadie mejor que los extranjeros como chivos expiatorios: siempre han sido un detonante de las miserias humanas. Cuando las economías trastabillan son el primer blanco: "Ellos están usurpando tu lugar, tu trabajo, tu comida. Ellos son los que te roban y te matan en las calles. Si quieres proteger a tu familia debes echarlos". Y, lamentablemente, este es un discurso que prende en lo más hondo de la gente, sacude sus primitivas emociones y saca a flote eso que se denomina como "instinto de supervivencia".
Este nuevo debate que se generó en el país alrededor de los inmigrantes, sólo demuestra lo inescrupulosos que pueden a llegar a ser los medios de comunicación con tal de defender una idea o a un gobierno. Y qué tan fáciles presas somos.
Porque los Macri, los Pichetto o los Lanata no discriminan al tipo de extranjero que atropella la soberanía nacional, se apropia ilegalmente de tierras, saquea los recursos naturales y explota mano de obra nativa e inmigrante. A ese extranjero lo benefician con la modificación por decreto de la Ley de tierras, quita de retenciones, blanqueo y fuga de capitales, entre muchos otros privilegios.


Algo está pasando, algo se está reactivando y cada vez con mayor fuerza. Algo que hace que no dé vergüenza decir públicamente que peruanos y bolivianos son resaca o no incomode la cuenta sobre el gasto del Estado en extranjeros que estudian en la universidad o se atienden en hospitales. En tiempos de crisis la culpa siempre es del "otro". Desde cada emisión de noticieros, los diarios o con su informe de Periodismo para Todos, el periodismo conservador busca legitimar la discriminación, desviando el foco de todos los problemas de esta Argentina neoliberal de Corporación Cambiemos S.A. hacia los "culpables de siempre". Así, el aparato ideológico busca lleva sus "minutos de odio" (volvemos otra vez más a "1984", y la realidad no nos deja alternativa) hacia su chivo expiatorio "natural" de la historia de la humanidad: el extranjero, el paria, el distinto.



Hace tiempo la derecha y los medios de comunicación entendieron que les es fácil manipular tus emociones, y si lo logran, te atrapan y no te sueltan. Te alimentan a diario hasta que alejan de tu ser todo rasgo de humanidad convirtiéndote en una presa fácil de dominar.
Los voceros de esta maquinaria mediática hegemónica construyen y difunden una opinión de la realidad social, son parte de un monstruo grande que pisa fuerte, que edifica día a día un imaginario colectivo que coincide con la formación de un estado de opinión, a su vez, fijado por los grupos políticamente dominantes, en una vorágine que no se sabe dónde termina y cuando se puede salir de control, como sucedió con Trumpeta en EEUU. Y es así que la xenofobia se vive en dos niveles: por un lado, el institucional -que promueve la cárcel para inmigrantes, por ejemplo- y la de los medios por un lado, y por otro la sensación al transitar la calle de la gente que se atreve a expresarse xenófobamente con mucha más libertad, cuando nadie siente vergüenza para decirle a todo aquél con un acento diferente "volvete a tu país" con total impunidad.

Las situaciones económicas y políticas que transita Argentina, creadas por el poder económico, engendran un pensamiento xenófobo que le sirve al poder económico. La idea de que un intruso llega para usurparnos el trabajo, la salud, la educación es similar a las ideas del siglo XIV donde en la Europa de la peste negra se creía que los judíos traían la peste, por lo que para las supersticiosas mentalidades del hombre medieval, la única solución era la quema de judíos cómo medio para combatir la enfermedad. Entre la superstición medieval y el discurso de los Lanata y Pichettos, no hay mucha diferencia.


Los cristianos comunes creían que las procesiones de los flagelantes eran una especie de purificación espiritual que también los elevaba a ellos. El pueblo asociaba su llegada a la desaparición de la terrible enfermedad, por lo que el papa Clemente VI comenzaba a inquietarse. El fanatismo era cada vez más extremo y, para que el Todopoderoso perdonara al hombre, al pecador, en varios lugares se expulsó de las ciudades a las prostitutas y a los judíos –el colectivo más perseguido–, que en ocasiones eran quemados vivos, como si fueran brujas. (...) Aquellos judíos que no habían sido asesinados o muertos por la peste, tuvieron que abandonar su hogar y exiliarse. A finales del siglo XIV, en amplios territorios de Francia, Inglaterra y Alemania ya no había ninguno. Sin embargo, éstos fueron acogidos en Cracovia (Polonia), por el rey Casimiro el Grande. Nadie creía entonces que en pleno siglo XX la comunidad hebrea volvería a ser masacrada, esta vez por la ira de los nazis.
Óscar Herradón



El pensamiento xenófobo no solamente traza una estúpida línea divisoria entre un nosotros y un ellos, poniendo la nacionalidad por encima de la humanidad. También se olvida del sufrimiento ajeno. Discursos como el de Piccheto o el de Lanata hacen que la sociedad piense que todo lo malo que le pasa viene de los inmigrantes. Idea que tiene la misma superstición y falsedad que aquel hombre medieval que perseguía al extranjero para quemarlo: cada inmigrante hace un aporte económico y cultural, ellos buscan su bienestar pero también aportan su conocimiento, su inteligencia y su cultura. Ese pensamiento supersticioso es básicamente ignorante porque confunde la lucha contra la inmigración con el trabajo (obviamente necesario) para mejorar las condiciones migratorias.
Seamos claros y digamos las cosas por su nombre: es imposible abordar problemáticas complejas como la delincuencia, el narcotráfico, el desempleo o el nivel de la educación o la salud pública, yendo contra un sector que no representa más del 4% de la población y cuya presencia en el sistema carcelario no es más del 5%, y que además aporta, no sólo mano de obra, sino emprendimientos productivos diversos, consumo y pagos de impuestos. ¿Ese es realmente el foco de nuestro problemas?
Sobre nuestra necesaria reflección sobre el verdadero culpable de nuestros males, viene muy bien la siguiente nota que les traigo ahora.


Es el poder económico, estúpido

Hace algunos días, mientras seguía las elecciones en USA, me vino a la memoria aquel eslogan que utilizara Bill Clinton, como un recordatorio de cuál era la cuestión prioritaria a tener en cuenta para ganar las elecciones en 1992: “Es la economía, estúpido”, fue la frase que tenía siempre a la vista. Reflexioné entonces sobre cómo, 24 años más tarde, la deteriorada situación económica de muchos trabajadores estadounidenses, había terminado de inclinar la balanza electoral para que un xenófobo como Donald Trump, derrotara a una representante del establishment como Hillary Clinton. Pero mi reflexión no se agotaba en analizar la influencia que puede tener la economía doméstica a la hora de elegir gobernantes, sino que me llevaba a reparar en lo paradojal de las democracias formales, en las que los pueblos buscan la salvación alternando a sus verdugos. Entonces me preguntaba si cada ciudadano no debiera tener también un cartelito con un eslogan, pegado en su heladera y en el espejo de su lavabo, para tener más claro y más presente cuál es el adversario a derrotar. Y no estaría mal agregar la palabra estúpido, para usarla con uno mismo, (no contra otros), como antídoto y despertador, para evitar que nuestro costado más ingenuo se deje influenciar por los manipuladores.

“Es el Poder Económico, estúpido”, podría ser quizás una frase adecuada.

En esta época en la que avanzan los partidos de ultraderecha en buena parte de Europa; en la que triunfa el Brexit en Gran Bretaña y Donald Trump en USA. En un momento en el que las derechas más recalcitrantes recuperan terreno en América del Sur. Es hora de que los ciudadanos reflexionemos al buscar al responsable de nuestros males. Nuestro enemigo no es una persona, ni un grupo, ni una clase social, ni una etnia, ni una nación, sino una estructura de poder.

Parecería ser que hoy, los ideales humanistas de una Nación Humana Universal, donde las personas puedan circular libremente, se alejan cada vez más, frente al avance de la xenofobia, frente al temor de que los inmigrantes nos quiten nuestros trabajos, o atenten contra nuestras vidas. Frente a la creencia de que el desarrollo de las economías emergentes atenta contra las fuentes de trabajo de las desarrolladas. Y cuando la recesión nos deja sin empleo o sin vivienda; o cuando el odio se cobra vidas, buscamos el rostro y el nombre de los culpables. Entonces aparece el dedo acusador de los políticos oportunistas señalando al chivo expiatorio: los otros pueblos, las otras etnias, las otras razas, las otras religiones.

El mundo ya padeció el auge de los fascismos, cuando las terribles consecuencias de la Primera Guerra Mundial, seguida de la Gran Depresión económica, abonaron el terreno para que la semilla del odio germinara con una fuerza destructora jamás vista y se desatara la Segunda Guerra. Pero si no queremos avanzar hacia una Tercera Guerra, no debemos solamente preocuparnos por el resurgimiento de la extrema derecha, sino sobre todo por la decadencia de las democracias formales, que plagadas de hipocresía, corrupción e injusticia, expulsan a la gente hacia falsas salidas.

No está de más explicar a la gente cómo las democracias formales se han convertido en verdaderas plutocracias, en las que el poder económico es el que maneja los hilos del poder real. No está de más explicar cómo la Banca siempre gana, y tanto en las crisis como en los períodos de bonanza, es el poder financiero el que siempre acumula riqueza a expensas de la economía real, cual sanguijuela silenciosa instalada en las entrañas del sistema. No está de más recordarle a la gente que mientras la crisis financiera dejaba sin empleo y sin vivienda a millones de personas, los gobiernos se ocupaban de apoyar a los bancos. Tampoco estaría de más explicar que mientras la tendencia del capitalismo globalizado sea la acumulación de riqueza en pocas manos, avanzarán la marginación, la desigualdad, y el resentimiento que termina en la guerra entre pobres. Que frente a todo esto los medios de comunicación podrán darle aire a diversas alternativas, induciendo a las más rudimentarias asociaciones por semejanza, contigüidad o contraste, para que la gente construya en sus cabezas adhesiones y rechazos, creyendo que caminan por diferentes senderos, pero desembocando todos en una misma avenida controlada por el Poder Económico. Siempre nos mostrarán las más variadas marionetas a las cuales amar u odiar, pero nunca nos mostrarán al titiritero.

“Es el Poder Económico, estúpido”; podría ser un buen eslogan que nos ayude a sintetizar las complejas explicaciones de cómo funciona el sistema, y nos evite buscar falsos enemigos entre la población.

Porque en un mundo globalizado en el que la localización de las inversiones la determinan las multinacionales según su conveniencia y voracidad, siempre habrá poblaciones empobrecidas dispuestas a trabajar por un salario miserable, y siempre habrá nuevos desocupados que creerán que fueron esas poblaciones las responsables de la pérdida de sus empleos. Mientras que si el proceso de mundialización tomara el camino de una Nación Humana Universal, en la que las poblaciones de todo el mundo se coordinaran para lograr el desarrollo conjunto, se podría avanzar hacia un equilibrio social.

Porque en un mundo en el que el Complejo Militar Industrial necesita que haya guerras para sustentarse, donde los territorios ricos en petróleo son el objetivo de las potencias armamentistas, siempre habrá invasiones, bombardeos y muertes que generen odios, y odios que generen terrorismo, y terrorismo que genere más odios y justificación de nuevas invasiones, en un círculo vicioso interminable. Y si bien está claro que no toda guerra ni todo conflicto entre pueblos se puede explicar solamente por razones económicas, también es claro que si no estuvieran los tentáculos del Poder Económico medrando en todas partes, sería mucho más factible resolver tales conflictos.

Y en un mundo con millones de marginados por un sistema económico manejado por los poderosos, y millones de desplazados por las guerras, desde luego que se incrementan las migraciones buscando un futuro mejor. Pero esos migrantes no son enemigos que vienen por nuestros trabajos, sino que son víctimas de un mismo sistema contra el cual hay que luchar. Y si bien ese sistema tiene marionetas bien visibles, como lo son los políticos xenófobos, pero también los son los neo-liberales y los socialdemócratas que en definitiva generan las condiciones en las que aparecen los primeros, no hay que arremeter sólo contra las marionetas; hay que ir más a fondo y arremeter contra el Poder Económico hasta desmantelarlo. Es una tarea muy larga y compleja, que requiere la unión y articulación de todos los que aspiramos a un mundo mejor, a una Nación Humana Universal. Pero cuando el camino es largo, hay que tener claro para donde ir, porque de lo contrario al tiempo podemos encontrarnos dando vueltas en círculo, así que no estaría de más ese recordatorio que evite confusiones. “Es el Poder Económico.”
Guillermo Sullings

Como hicieron con la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, pretenden cambiar por decreto la reglamentación de la Ley Nacional de Migraciones, con prestigio internacional por reconocer a la migración como un derecho humano, para dificultar el acceso al país y facilitar las expulsiones, lo que en la práctica significa regresar al enfoque policial y represivo de la anterior Ley Videla, implementada durante la última dictadura cívico-militar.
Lourdes Rivadeneyra, coordinadora de la Red Nacional de Migrantes y Refugiados, dijo que "Macri está tirando para atrás todo lo que hemos podido avanzar en estos últimos años, incluso el criterio de razones humanitarias que se usaba mucho para personas del extra Mercosur".



Mientras el macrismo apunta a endurecer su política migratoria, dirigentes como Pichetto o Massa siguen destilando en los medios todo su odio contra la "resaca" latinoamericana y anuncian proyectos de ley para expulsar extranjeros. Este incremento de la persecución contra lxs inmigrantes se corona con el anuncio de la intención de abrir un "centro de detención de inmigrante". De ahí al gueto latinoamericano en Buenos Aires habrá solo un paso, mientras las políticas neoliberales siguen avanzando contra las necesidades del pueblo y sea más urgente azuzar a la gente contra su vecino para una lucha de pobres contra pobres y nunca contra los ricos. De lo que se trata realmente, es de desviar la atención, de buscar un enemigo y hacerlo depositario de todos los males que en realidad causan las terribles medidas económicas que se toman contra el pueblo, y la totalmente ineficiente gestión de la seguridad, llevadas adelante por el gobierno de Corporación Cambiemos S.A. y avaladas por sus socios mediáticos y políticos.


Por último, en estos tiempos macristas la policía -no importa de que jurisdicción- ha vuelto a sentirse liberada de jefes, patronales, funcionarios y hasta algunas leyes, y peor si sos extranjero, pero también corrés riesgo de recibir malos tratos, y tampoco importa sexo o edad. Casi como si "el mercado" fuese quien regula todo. En estos tiempos violentos, xenófogos y discriminadores volvemos a necesitar de explicaciones sobre cómo debemos defendernos ante algunos atropellos y conocer cuáles son algunos de nuestros derechos.
Me parece increíble que hagan falta, en el día de hoy, como en la mejor época de los militares, tener que cuidarnos de llevar documentos. Falta la frase "Los Argentinos Somos Derechos y Humanos" y la completamos...






7 comentarios:

  1. ...y seguimos sin hablar del gran afano!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El gran afano? (para los no argentinos= choreo es igual a afano, robo o corrupción) Siempre hablamos del gran afano? el gran afano en serio, no el gran afano para la gilada. Siempre hablamos del gran afano, el del gran capital concentrado, de las corporaciones, de la banda, del sistema financiero y del complejo militar-industrial, el del gobierno del 1%, ese es el verdadero afano y del cual siempre estamos hablando. El resto, es el cambio que manotean pequeños corruptos de todo tipo y sector, y del que nos enteramos cuando los medios desean que algún sector salga perjudicado. En ese caso, hasta se inventa el choreo aún sin pruebas, tenemos varios ejemplos de la actualidad, as{i que ese choreo lo podés consultar todos los días en los noticieros.
      Nos interesa el otro, el gran choreo del que pocos hablan, sus consecuencias, los conflictos que trae en nuestras vidas y en nuestro futuro como seres humanos y como sociedad. ¿Cómo puedes decir que nunca hablamos del Gran Choreo?

      Eliminar
    2. Npo sé cómo pueden decir el anónimo de que nunca hablamos del gran afano, si siempre estamos presentando comentarios y noticias como la siguiente (La redistribución de la riqueza es un tema clave para el desarrollo de América Latina):

      http://www.pressenza.com/es/2016/11/canciller-long-la-redistribucion-de-la-riqueza-es-un-tema-clave-para-el-desarrollo-de-america-latina/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+pressenza%2FEYhc+%28Noticias+de+Pressenza+IPA+en+castellano%29

      Quizás lo que quiere es el anónimo que sigamos con el cubrón de los afanitos que pasan por la tele. Cuanto confían algunos en la realidad televisada, la realidad virtual armada según los interes de una de las manos del Gran Afano Internacional, aquel que devasta países, pueblos, comunidades y la individualidad de las personas, es el Gran Hermano del 1984 de Orwell formado por el complejo militar-industrial, por las grandes compañías supranacionales, los multimedios concentrados y por el sistema financiero y los bancos. Nosotros no nos vamos a ocupar del chiquitaje, ni aún el de Marioneta Macri (ese burdo y bruto empleado del poder concentrado real) que es mucho más corrupto que el gobierno anterior, sino que preferimos centrarnos en el Gran Choreo real.

      Eliminar
  2. La nota es impecable, como siempre.- Pero hoy me despierto y leo que murió Fidel (así, sin apellido porque se sobreentiende).- Entro al Facebook y leo a una conchuda (seguramente troll) repitiendo las mismas imbecilidades de siempre.- Les copio lo que le respondí aunque no sé si sirve de algo.- Y si en mi laburo o entorno llego a escuchar este tipo de boludeces, me voy a reputear con el que sea.- La verdad estoy MUY triste.-

    Laura Gisela Caso: CUBA INICIA UNA NUEVA ERA ..DE LA LIBERTAD Y PAZ,.......

    Juliocesar Hurtado Diaz: SACUDÍ LAS TELAS DE ARAÑA DE TU CABEZA COLONIZADA...¡¡

    Leonardo Chasampi: Creo que no entiendes nada Laura Gisela Caso la libertad no es el capitalismo

    Laura Gisela Caso: TAMPOCO ES EL HAMBRE!!!!!!!Y LA PRIVACIÓN DE LA LIBERTAD ,.Y LA MASACRE,.Y LA DOMINACIÓN IDEOLOGICA,..GERMEN DE HOLOCAUSTO AMERICANO Y DICTADURAS EN AMÉRICA,.FELIZ DE VIJAR POR AMÉRICA Y ARGENTINA AHORA VOY A CUBA!!!!!!!!!

    Marcelo J. Tull: Sra Laura Caso.: a veces esta tarea cansa.- Pero me voy a esforzar.- El hambre que pueda haber en Cuba es producto del bloqueo insensato perpetrado por los EEUU y sus socios comerciales.- Es solo una isla, pero si tuviera el tamaño de nuestro país, el hambre no debería preocuparle a Ud.- Por privación de la libertad imagino que se refiere a la cárcel a los opositores.- En ese sentido coincido en una pequeña parte con Ud.- Se podría haber dejado que se fueran al carajo (o sea a Miami) a todos esos que luego de la lucha de liberación y la victoria, esperaban que el tipo llamara a elecciones para que los amigotes de los yanquis ganaran una vez más haciendo uso del poder del dinero y mantener su status quo con sus empresitas, hoteles y casinos.- La lucha por la liberación de esa Nación nació mucho antes de 1959 y siempre tuvo a los hermanos Castro en el centro; sobre todo a Fidel, hombre de inmensa inteligencia y buena posición familiar, que podría haberse dedicado a su profesión, trabajar para las empresas norteamericanas que asolaban Cuba (como al resto de la región) y hacer dinero.- Sin embargo renunció a todo eso y se dedicó a la lucha independentista, lo cual ya habla bien de él desde ese momento. Desde la ideología pudo y logró sacarse de encima a sus avaros, despreciables e insaciables vecinos, a los que siempre tuvo como su real enemigo.- Si estos no hubieran sido tan miserables, ciegos y egocéntricos, hubieran podido negociar con la nueva Cuba en buenos términos y Fidel no se hubiera volcado tan determinadamente a la URSS, pero no tuvo más remedio.- (sigue)

    ResponderEliminar
  3. (viene) Lo de “Holocausto americano” permítame decirle que es una de las zonceras más groseras que he leído.- Los españoles que conquistaron, asolaron, depredaron y masacraron este continente no eran socialistas.- Los ingleses que nos ayudaron secretamente a sacarnos a los españoles para ocupar ellos su lugar, comprando voluntades y llevándose las riquezas a precio vil tampoco eran socialistas.- Los norteamericanos que reemplazaron a “su” madre patria en ese menester, tampoco eran socialistas ni comunistas.- Los militares que asolaron América, con políticas avaladas y mantenidas por todos los gobiernos de EEUU y con ideología neoliberal y conservadora y que generaron el mayor genocidio argentino, tampoco eran pro cubanos.- Por último, hace muchísimos años que se puede viajar tranquilamente a Cuba (sin visas ni controles insoportables como a USA) a pasar excelentes vacaciones.- Si Ud. no fue antes es porque no quiso por obtusa.- Por más que diga la estúpida propaganda conservadora, ese hombre vivió y murió por su país.- Y se fue con lo puesto, con su uniforme verde y alguna pilchita en una casa normal.- Jamás envidió nada de afuera, ni deseó ni tuvo riqueza.- Siempre vivió en su amado país y sus pensamientos fueron SIEMPRE para su pueblo que, en su grandísima mayoría, lo idolatra.- Pues aunque pasaron muchas penurias, producto del aislamiento del mundo “occidental y cristiano” (que de cristiano no tiene una mierda) siempre vivieron bien, en comunidad, con salud y educación.- Y todo esto es muchos más de lo que se puede esperar de muchos energúmenos gobernantes como el opa millonario de aquí, que probablemente Ud. apoye.-

    ResponderEliminar
  4. Acabo de hacer un paneo por la TVasura y veo que en el canal fascistoide para subnormales, además de la propaganda con Tinelli y la momia zonza de los almuerzos, promocionan que en el programa del infeliz Larrata va a estar la gorda Carriomato Trastornia.- ¡Que par de sorullos, por favor! No sé de qué van a ladrar pero me da lo mismo, porque deben ser las mismas zonceras de siempre.- La ñoqui va a mirar a la cámara y sentenciar alguna de sus estupideces de antología y Porky la va a mirar con cara de : "humm, ejemm, a si, mirá vos...".- Mientras tanto estos tarados y los del gobierno que pusieron, siguen dándole forma a la mártir de Milagro Sala (que cuando salga en breve va a recibir un tratamiento similar a Nelson Mandela) y ya estarán juntando los camiones atmosféricos para poner toda la cagadera que van a largar el 7/12 cuando la odiada/envidiada CFK LLENE Ferrocarril Oeste.- Por otro lado, el Opa mayor sigue preguntando a las sociedades de fomento y clubes de barrio cómo hacer para aumentar el consumo.- Y como si fuera poco, parecería que el amiguito Marcos Peña podría llegar a quedarse sin trabajo y quizás, sin él, cierren las cuevas de marmotas pagados por nosotros para decir huevadas o preguntar sobre "el gran afano".- Y ya que estamos, seguimos con el discurso xenófobo-racista que cunde en los imbéciles.- Hace un par de horas escuché a mi cuñado y su esposa, 2 boludos grandes (viejos) hablar de "los bolivianos y paraguayos que cobran planes y hay que mantenerlos".- Está claro, mis amigos, que si ganamos las próximas elecciones presidenciales (con algo progresista que, ojalá sea con CFK en un lugar determinante) habrá que ver que hacemos con los medios de comunicación.- Y ese algo deberá ser casi definitivo: o se transa con estos putos dándoles negocios fáciles, pero controlados o se los elimina del negocio.- No es posible permitir que sigan llenando o calentando cabezas de opas que, como mi cuñado y sra. son de cerebrito liso.- Obviamente que la misoginia, la xenofobia y el racismo existen en la humanidad toda.- Pero algo hay que hacer para evitar que se venga tan groseramente como con esta lacra de Cambiemos.- Y, para colmo, con el impresentable de Trump en USA, parece que esos temas se pondrán de moda.- Y ya vimos que cuando creás un Führer, después cuesta pararlo.- Y no es lo mismo un desquiciado en Mozambique que en EEUU.-

    ResponderEliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana