Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

lunes, 17 de octubre de 2016

Psicosfera - AlphA (2015)


Llega a los reinos cabezones un disco que nos presentó nuestra amiga Domadora de Bestias, con ustedes la faceta extrema de nuestro espacio, con una banda que tiene sus raíces en la mística zona de Morón, Buenos Aires, Argentina, en otro gran trabajo que sale desde lo más ondo del under nacional. Los defino como "Metal Extremo Experimental / Atmosférico", con muchas variantes, muy rico melódicamente, con muchas mezcla más que de estilos, de intenciones que se traducen en una música cambiante y rica en climas varios. Con ustedes, Psicosfera en el blog cabezón, en una semana donde presentaremos varias cositas de denso metal (y para compensar algunos discos más suaves que la seda).

Artista: Psicosfera
Álbum: Alpha
Año: 2015
Género: Metal Extremo Experimental / Atmosférico
Duración: 43:20
Nacionalidad: Argentina


Lista de Temas:
1. I
2. II
3. III
4. IV
5. V
6. VI
7. VII
8. VIII
9. IX

Alineación:
- Gabriel Luque / Guitarra
- Gabriel Sabatini / Guitarra
- Juan Facundo Brinville / Bateria
- Juan Martin Venezia / Bajo






Una lluvia de riffs prominentes en melodía y armonía, amalgamando con maestría un estilo instrumental veloz, furioso y agresivo unos tempos más limpios y melódicos. A pesar de que puede resultar demasiado brutal a algunos oídos, no es un producto que sea carnicería de consumo rápido, al contrario, con múltiples cambios de ritmo, amplia variedad de matices, la influencia de la experimentación y la complejidad añadida hacen de discos como éstos, con canciones que suenan espectaculares, manejando su sonido con precisión y dejando que este evolucione con coherencia.
 

Me pareció muy bueno este comentario y como al disco recién lo conozco y va por la segunda escucha, mejor nos remitimos a él:


Si nos ponemos en el rol de ponerle etiquetas a todo, con esta banda se la van a ver complicada aquellos que usan las etiquetas para sentirse seguros. Es que Psicosfera apela a la libertad y a la fusión de estilos (de manera igualmente libre) para encarar su propuesta. Pero no nos adelantemos, que primero hay que explicar quiénes son estos Psicosfera.
Se trata de un combo procedente de Morón, Buenos Aires. Integrados por Gabriel Loco (de quien hemos hablado algunas veces en este blog gracias a sus trabajos junto a Inexistence y Abolition of Impediment) en guitarra, Gabriel Luque (otro que es habitué de Puro Ruido gracias a lo hecho junto a Hellige) en guitarra, Facundo Brinville (baterista y un completo desconocido para este servidor) y la labor como sesionista de Juan Martin Venezia en bajo (además, ayudó con los arreglos de composición y tocó en Abolition of Impediment). Pregunta siguiente a toda esta presentación, que vendría a ser la parte objetiva de la reseña ¿qué música hacen? Inclasificable, amigos míos. Inclasificable, compleja, variada y sumamente interesante. Podría usar términos como Virtuosismo o Progresismo para definirlos de una manera sencilla, mas la música del grupo no permite que se usen ejemplos simplistas para hablar de ellos. Al fin y al cabo, esto es un compendio de influencias e ideas extraídas de las mentes de tipos que han pasado por distintos géneros (Black, Doom, Death, etc) y que, al unirse, no sólo han puesto todo eso al servicio del grupo, sino que, también, han elevado la apuesta y han ido más allá, rompiendo con todo aquello que podría esperarse de ellos; mejor dicho, lo que yo esperaba de ellos al unir fuerzas.
Pueden sonar relajados y elegantes a la vez que pueden apelar a arreglos sombríos y fríos. Pueden ser agresivos y hasta enloquecer con algunos pasajes en donde arrecia la velocidad, pero nunca pierden el control, nunca llegan a ser realmente extremos. De hecho, no creo que esté en los planes inmediatos de la banda ser una banda extrema. En todo caso, lo extremo vendría por el lado de la cantidad de arreglos, ideas y más ideas que fluyen y encuentran su lugar en una misma composición, haciendo que, por momentos, resulte complicado seguirle el hilo a cada creación. Y ahí está el encanto de esta placa, en el hecho de que no hay un hilo conductor definido, que no hay un lugar firme sobre el cual el oyente pueda apoyarse y escuchar el álbum de manera confiada y segura. "AlphA" no te brinda seguridad pues es un temblor tras otro y, como tal, nunca sabés de dónde agarrarte; más aún, esa sensación de "inseguridad" para el oyente que busca el confort, se termina de romper cuando caes en la cuenta de que no hay voces. Un consejo: no busques de dónde agarrate, mejor dejate llevar por el ordenado desorden que pareciera imperar en el disco. Un caos que no es tal, aunque a simple oída da la sensación de ser un caos tangible, palpable. Mas no es así, pues todo parece estar inteligente diagramado para sonar como suena, al punto de que, por momentos, puede resultar un disco excesivamente cerebral. ¿Está mal que así sea? Estaría mal si estuviéramos hablando de Punk o Grindcore. Pero aquí y ahora, estamos hablando de una banda que ama jugar con estructuras complejas, que se empuja a sí misma a romper sus propias limitaciones y que juega con las formas hasta el cansancio. ¿Progresivos? Todo el tiempo. ¿Audaces? Ni lo dudes. ¿Pesados y extremos? Sólo cuando desean serlo. Más allá de todo esto, hay algo que debe apreciarse por encima de todo: "AlphA" es un disco que debe escucharse muchas veces y prestando toda la atención posible. Mientras más lo escuches, más lo vas a disfrutar, te lo aseguro.
Puro Ruido




Más allá de que les guste lo realizado por estos minotauros de Morón, no podemos negar la calidad del disco, producto del marcado amor que se nota, la banda ha realizado este disco. En lo referente a composición, un 10, han conseguido lo que querían en el oyente (por lo menos en mí). La ejecución, magistral y super limpia. Buenas armonizaciones y línea melódica. Quizás esta gente no tenga muchos recursos pero lo suplen a fuerza de talento, imaginación y cariño por lo que hacen. Si debo decir (algo debo buscar) de negativo, es que creo que el trabajo de la batería podría ser más creativo, siento como que le falta un pequeño golpe de horno no solo en lo que se refiere a lo técnico sino también en lo referente a la imaginación necesaria para acompañar a todo el arco iris que recorre la banda mucho, mucho más allá de la base. Pero ojo, que no está mal y sólo lo menciono porque es lo único a lo que podría poner un pero, y hasta ahí. La Domadora de Bestias me dice que de puntos al batero porque también es el cantante de Morte, al menos por su versatilidad. No lo niego y tampoco es que hace mal trabajo, que no se entienda mal, no lo vayan a tomar por mal músico, ojo, es simplemente justo para la banda, y creo que esto va para algo más que lo justo como para que progrese aún más. No sé si se entiende lo que quiero decir, creo que no... a veces me pasa.

Para cerrar, les dejo un disco con riffs de vértigo, potencia extrema y densidad, y mucha mucha imaginación, y sobretodo muy expresivo, el disco pasa por distintos estados de ánimo casi palpables. El disco está disponible para la descarga gratuita en Bandcamp, así que los invito a adentrarse en el metal expremo de alta calidad, en una semana donde traeré más cositas deliciosas de este estilo.

Y agradezco publicamente a la Domadora de Bestias, quizás nos pase más data de alguna banda como esta.


1 comentario:




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana