Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).

miércoles, 19 de octubre de 2016

Arturo Meza - 70 Centavos Para un Compa (1989)


Un post dedicado a nuestra amiga cabezona Achikanain que nos consiguió estos discos en lossy y los vamos rescantando en lossless. Un disco sobre la marginalidad, opresivo y con grandes logros formales en cuanto a lo musical, sumado a una gran ambición poética y social. Aquí tenemos nuevamente a Arturo Meza y no será la última vez que aparezca por estos pagos. Acompañados por músicos como José Luis Fernández Ledesma, Meza se lanza en su particular estilo que mezcla un poco de todo. En él están presentes los "rupestres" mexicanos y también Charly García, Spinetta, Bob Dylan (ya que Darkius hoy nos lo trajo) y Leonard Cohen.

Artista: Arturo Meza
Álbum: 70 Centavos Para un Compa
Año: 1989
Género: Rock experimental / Folk rock
Duración: Rock
Nacionalidad: México


Lista de Temas:
01. Solo estaban juagando a matarte
02. 70 centavos
03. Flor de canto de primavera a la deriva
04. Lenguas viperinas
05. Un tipo solitario
06. La ultima batalla
07. Un poco de musica para tu corazon
08. Estado de sitio
09. Suele suceder
10. Para un compa
11. En el hambre, en el frio y en el pan
12. Tierra de hipocritas
13. Sisifos
14. En blanco y negro
15. El blues del rockandrol
16. Sombras

Alineación:
- Blu / Sax
- Luis Leñero / Batería
- Jaime Moreno Villareal / Teclado
- Joaquín García Márquez / Violín
- Jorge Rossel / Bajo
- José Luis Almeida / Sintetizador
- Fuensanta / Coros
- Alex Meza / Guitarra eléctrica
- Arturo Meza / Voz
- José Luis Fernández Ledesma / Sintetizador



Con una visión trágicamente heroica de la nación mexicana, Arturo Meza junto a José Luis Fernández Ledesma y demás músicos involucrados se mandan en base al concepto de marginalidad, de desplazamiento, de angustia. Sus letras reflejan un universo interior, desarrollan un contexto social y hablan de cosas cotidianas vistas con otros ojos, una mirada no tan cotidiana sobre temas mundanos.


Excelente álbum de Arturo Meza, importante compositor, músico, multi-instrumentista, cantante, poeta y escritor independiente, nacido en Tocumbo, Michoacán. A difencia de sus discos "A La Siniestra De Padre" y "No Vayamos A Irnos Sin El Mar", las temáticas de este disco no son tan poéticas sino más de crítica social y que retratan la realidad. Gran colección de temas viscerales de este gran artista, que no ha recibido el justo reconocimiento que se merece, pese a llevar ya 30 años en la escena independiente.
Juan Pedraza

Su lírica mezcla el misticismo, las leyendas medievales y las creencias ancestrales de su tierra, sumadas a las experiencias mundanas y la crítica social que comparte con otros "rupestres" (como se los conoce en México) como Jaime López, Rafael Catana y Gerardo Enciso, también muestra influencias de rockers argentinos como Charly García y Spinetta y si seguimos rastreando, Bob Dylan y Leonard Cohen serían incluidos en la lista.
Arturo Meza representa las grandes injusticia que se han cometido con el rock latinoamericano, con poco reconocimiento y nula difusión, con más de una treintena de grabaciones como solista y tal vez una decena más de colaboraciones, discos para causas varias o antologías y un reducido grupo de seguidores que buscan sus discos en donde se presenta, porque en las tiendas, no es fácil encontrarlos ni en México.

La gama de estados de ánimo que cubren las canciones de Arturo Meza es muy amplia. Ya lo señalamos respecto a sus distintos estilos musicales, pero otro tanto ocurre con el estilo de sus letras. Meza pasa del franco optimismo de Un poco de música en tu corazón o Debe haber un lugar al desamor melancólico de Flor de canto de primavera, o de la canción religiosa o mística en Jhasua o La sentencia a la canción “maldita” como Pandilla de carniceros, En tierra de hipócritas o Un tipo solitario. Justamente a esta última categoría pertenece Sólo están jugando a matarte. Y es quizá la muestra más extrema. Si señalamos la influencia de los poetas malditos en José Cruz de Real de Catorce, Arturo Meza también explora las zonas oscuras del ser humano, con una voz propia, por momentos más radical. Sus críticas a la Iglesia y al Papa en Pandilla de carniceros, a la derecha y la extrema izquierda en Un tipo solitario, a los Estados Unidos en Policía del mundo o a los mismos rockeros (con quienes nunca se ha querido identificar) en El blues del rocanrol y una frase en Lenguas viperinas, suelen tener un tono más directo, que recuerdan más a Françoise Villon y a Bukowski que a los poetas malditos franceses. Sin embrago, en Sólo están jugando a matarte escoge la alusión, y no tanto la blasfemia o la injuria, claras y efectivas, pero generalmente menos poéticas. Es decir, conserva la esencia maldita de su fondo, pero trabaja de manera diferente la forma. Alguien podría interpretar que el impacto emocional disminuye por esta decisión; sin embargo, la gran fuerza de ciertas imágenes bien escogidas atizan el fuego maldito, y el impacto se logra igual. Esto demuestra que una sola línea estilística golpea de manera directa, pero no en mayor grado que una más amplia, mixta, si se cuidan los momentos en que aparece una figura más potente, precisa (como “sólo estás pariendo, nena, un crucifijo de carne”), para volver a distraer al lector con una frase o figura retórica más oscura, con mayor elipsis (como “las noches son densas para contarlas”). Esto recuerda la teoría literaria de los distractores y la línea de tensión, que explica Guillermo Samperio en Después apareció una nave. Así, graduando la transparencia y la opacidad del estilo, el escucha vive los vaivenes de la tensión narrativa (o lírica, como en este caso), y se hace partícipe, elemento más activo, lo que enriquece completamente la obra de arte, y por lo tanto, también al que la disfruta. Justamente por eso, Sólo están jugando a matarte es una canción maldita más lograda que las otras, pues su riqueza formal, y por tanto, poética, es mayor.
El tema de esta canción es la marginalidad, algo que Meza ya tocó en 70 centavos o Para un compa, pero ahora vista desde el lado femenino. Como en la película de Arcady Boytler, la falta de oportunidades para La mujer del puerto condena su horizonte al abuso, la prostitución, el alcoholismo o la maternidad no deseada. La ironía del título, que recuerda el cuadro Unos cuantos piquetitos de Frida Kahlo, subraya la gran amargura de esta condición, de estos seres marginales costeños, relegados. Si Para un compa y 70 centavos recuerdan la marginación urbana de Los olvidados de Luis Buñuel, el ambiente de Sólo están jugando a matarte, un submundo de calor aplastante, de humedad fétida a pescado y sueños en descomposición, se asemeja al del cuento Dormir en tierra de José Revueltas. Pero lo extraordinario de esta canción de Arturo Meza es la precisión, la concisión de sus palabras y frases, cuánto logran decir sólo aludiendo, cómo recrean ese rincón maldito, perdido, y toda la desesperanza de la mujer nativa, condenada a ese espacio de ahogo y miseria. La rola concluye con una frase que recuerda el último verso del poema Caín y Abel de Baudelaire (“raza de Caín, sube al cielo y arroja a Dios sobre la Tierra…”), intensamente dramática: “sólo estás pariendo, nena, un crucifijo de carne”. Es decir, si ese hijo no se aborta (también hay similitudes con el poema María la sirvienta de Juan Gelman), sólo podrá ser objeto de sacrificio ante una realidad de tal naturaleza, de tal fracaso. La sordidez plena, hecha poesía.
La música de Sólo están jugando a matarte es también intensa. En otro post señalé cierto conformismo de Meza en algunas melodías, limitadas a determinados círculos de acordes, más bien elementales. Pero en esta canción su guitarra electroacústica sostiene toda la rola, arriesgándose con acordes complejos, aumentados muy agudos y sonidos en los últimos trastes de la guitarra. En el disco 70 centavos, al que pertenece esta canción, Arturo tiene como invitados a dos de los mejores tecladistas de rock progresivo instrumental y experimental en México: José Luis Almeida y José Luis Fernández Ledesma (en otro disco participó el otro grande del sintetizador: Eblén Macari). Además, también participa en otro teclado Jaime Moreno Villarreal. No se menciona quién toca en cada pieza, pero todo el disco posee esa riqueza musical, esa amplitud sonora, ampliada por el bajo de Jorge Rosell, bajista habitual de Briseño, y si no me equivoco, hermano de Hebe Rosell. La melodía, algo exótica, adecuadamente densa para coincidir con la letra, posee el mérito del cambio de velocidad al final, más lento, además del extraordinario saxofón del Blu, que adorna el intermedio y el final de la canción. La voz de Meza comparte la atmósfera espesa de la rola, se arriesga a cierto sonido etílico, para representar el personaje marginado que le habla a la mujer protagonista. Lo consigue, evita la caricatura, que era el riesgo mayor.
En resumen, Sólo están jugando a matarte es una canción que demuestra lo que alcanza Arturo Meza cuando se exige más, cuando prueba más la elipsis que la explicación o el lenguaje directo, cuando persigue más la innovación poética que el mensaje o la crítica. En esta rola se ve claramente que el fondo permanece, de modo que la parte crítica cumple su función igual, así que la exigencia formal sólo enriquecerá lo que de todos modos se consigue. Cuando Meza logra aceptar esto, podemos ver que surge una rola de verdadero alto calibre.
Pingüino Elemental

Artista independiente desde sus convicciones profundas, alejado del mainstream, de las disqueras multinacionales y su marketing de asistencia masiva, en su mundo la música, la religiosidad y el pensamiento mágico indígena son el pan de cada día, hombre de extrema modestia, extraordinaria sensibilidad y ciertas ideas inclaudicables, que lo hacen la imagen inmaculada del artista independiente. Tan independiente que se dejó seducir por el rock, el folk, el progresivo, la música sinfónica, el blues y todo lo que llegara a sus oídos, por eso Meza es uno de los músicos populares mexicanos más eclécticos y multifacéticos, que lo mismo hace rock progresivo que folk-rock, musica sinfónica con sintetizadores o protojazz.

SOLO ESTÁN JUGANDO A MATARTE
Que te tomas chaparrita, gritan Pedro, Juan y Tiburcio Hey nena no te enojes, solo están borrachos nena No se irán sin pagarte la cuenta. Ya no hay marinos, ya no hay quijotes locos, En la costa ya nadie pregunta por ti. Tu hermano menor se fue de bracero, tu abuela se fue más lejos A un lugar que llaman cementerio. Hey nena ya no sirves, no puedes quedarte aquí Hey nena no te espantes, solo están jugando nena Solo están jugando a matarte. La sinfonola está amargada, la güera está muy briaga Si no encuentras la salida será por que no hay tal puerta, Las noches son densas para contarlas, si lo matas te suicidas Si te paras en la esquina te vas a sentir más mal. Hey nena, en tu cuarto hay un Cristo roto, nena, Hey nena, no te mueres, solo estás pariendo nena, Un crucifijo de carne, un crucifijo de carne, ¡oh! Dios.
70 CENTAVOS
Aquí gruñe la tripa, sobre el asfalto gris 16 de septiembre, no es una fecha de orgullo nacional es una calle de mendigos 70 centavos el kilo de soledad, de corrupción, de burocracia de crimen y discriminación. Aquí hace frío, dormitorio público. Pulgas, locos, harapientos, escupitajos sin futuro Expirujas, expoetas, expresidiarios, exhumanos El café tacuba expone su manjar, Afuera Juan pueblo toca su violín con su prole famélica y sinfónica Aquí apesta injusticia, huelgas de hambre frente a catedral, Campesinos fastidiados con las migajas de su majestad. Zapatas sin zapatos, Francisco Villa sin tortillas La constitución sólo sirve para nombrar una plaza No hay trabajo, respeto ni equidad. La constitución sólo sirve para nombrar una plaza No hay trabajo, respeto ni equidad. No hay trabajo, respeto ni equidad.
FLOR DE CANTO DE PRIMAVERA
Te recuerdo saltando los charcos Sobre un arco iris viajando feliz Dibujando mapas estelares en la arena Y esperando la tristeza en la estación. Te recuerdo en este camino, Cuando las aves regresan a casa De pronto nadie pudo volver, pero pienso en ti, Te recuerdo te llevo conmigo, Tu fragancia tus ojos de miel Tus flores del canto de la primavera Tu piel calor del invierno. Te recuerdo tan fría en mis brazos Cuando ni el perdón nos pudo salvar Era el momento de la despedida Tu amor se iría para siempre, para siempre.
A LA DERIVA
Estamos dormidos en la tierra, comiendo del fruto equivocado Matando a los señores de la paz y robando las cosechas. Estamos podridos en la tierra, cantando los salmos negros del averno Montando a la bestia sin destino Y ocultando a los hermanos su alimento, su alimento. No tenemos paz en esta tierra, es la celda del castigo Es la cárcel del infanto muerto, somos sus fetos condenados. Madre tierra: devora en tu bondad infinita, Esta historia aberrante que nos tiene a la deriva En la tempestad, en la tempestad. Estamos sucios en la tierra, bebiendo del orgullo y la soberbia Masticando fétidos gusanos del manjar de la lujuria. Estamos muertos en la tierra, la puerta de luz se está cerrando Millones de almas se hunden en el fondo de un pantano sin retorno, Sin retorno.
LENGUAS VIPERINAS
En rojo azufre, en azufre amarillo, en arsénico En salitre y en cal viva. En plomo derretido que mejor las devore, En cebo y brea obtenidos de colada hecha de orina Y menstruo de fanática. En agua de lavar piernas leprosas, en sangre de áspid Y drogas venenosas. En hiel de lobos, de zorras y tejones Sean fritas las lenguas envidiosas. En sexo de gato que odie pescar, Negro y tan viejo que ya no tenga dientes O de un mastín decrépito pues que lo mismo da. Rabioso espumante de baba y de saliva. En el sudor de un marica jadeante, Cortado en pedacitos con muy buenas tijeras. En lodo que contenga ratas hocicudas Ranas, sapos y bestias asquerosas. Víboras, lagartos y raros pajarracos Sean fritas las lenguas envidiosas Oh¡ lenguas envidiosas. En aguas negras de Sodoma y Gomorra, Y en el prepucio de un fascista sidoso, En vomito peligroso al olfato Y en el fundillo de un obispo gordo, En sangre que se seca en recipientes En las prisiones de los militares Y que a veces es negra como sus conciencias, En chancros y tumores y en esas sucias tinas Donde las criadas lavan los pañales. En sangre de letrinas de putas lujuriosas Y quién no me entienda que no se haga pendejo Y sean fritas las lenguas envidiosas, las lenguas envidiosas Lenguas viperinas, lenguas aduladoras Hipócrita traga estos pedazos Si no tenéis tamiz, cribaos de lazo, Podéis usar unos calzones embarrados Pero un minuto antes en mierda de marrano Y sean fritas las lenguas envidiosas. Lenguas aduladoras, lenguas mentirosas. Lenguas criticonas, lenguas lujuriosas Lenguas perezosas, bla, bla, bla, bla, bla, bla.
UN TIPO SOLITARIO
Un criminal decente se pasea por el jardín Mostrando sus medallas, mientras otro cuida a su mujer. Un bato de la esquina me quiere asesinar, Y un terco policía también me sentenció. Un diputado quiere mi voto, la extrema izquierda me pegó su cartel Y el presidente no quiere mi sed, Porque le puede quemar la lengua Y al comunista también. Un locutor vendido vocifera estupideces Me ofrece su programa a cambio de mi piel Pero no creo en las patrañas, alguien ya me condenó Me dieron la cicuta en forma de amistad. Un diputado quiere mi voto, la extrema izquierda me pegó su cartel Y el presidente no quiere mi sed, Porque le puede quemar la lengua y a la derecha también. Un tipo solitario no quiere apostar, No quiere tus medallas y no le gusta tu mujer, Además no tiene plata y el poder del tribunal, Solo el valor de su mirada pero eso a ti te cae muy mal. Un diputado quiere mi voto, la extrema izquierda me pegó su cartel Y el presidente no quiere mi sed, Porque le puede quemar la lengua y a la iglesia también. Un diputado quiere mi voto, la extrema izquierda me pego su cartel Y el presidente no quiere mi sed, Si no abandonan la escena ahora quizás se arrepentirán, Se arrepentirán.
LA ULTIMA BATALLA.
Que nadie beba de ese cáliz roto, que nadie toque esa cruz, Que nadie ose hablar fuerte, aquí no hay un justo corazón. Ella no tuvo miedo viviendo entre las sombras Amanecida en la tierra, limpiando escupitajos de su corazón. Ella no es niña de modas, ni de gafas oscuras. Ella se fue, se fue herida entre la niebla de su soledad. No podrán hundirle más hondo ese puñal, oh, no! Su cruz no cabe ya en el hospital, oh, no! Mientras los locos juegan a ser gente decente que viene y va, Ella se arrincona y su silencio duele. Ella no tuvo tiempo de ahogarse en vasos de agua Ella perdió y ganó la ultima batalla con la muerte. Ella no tuvo precio, ni amó con siete espinas, ella se fue, se fue. Cruzando el horizonte sin su corazón No podrá hundirle más hondo ese puñal, oh, no! Su cruz no cabe ya en el hospital, oh, no! No podrán hundirle más hondo ese puñal, oh, no! Su cruz no cabe ya en el hospital, oh, no! Mientras los locos ven vampiros sobre un barco en alta mar Ella se despierta acariciando a dios, a dios.
UN POCO DE MUSICA EN TU CORAZON
Deja volar libre tu imaginación Mira las olas del mar en el eje central. Las palomas oxidadas que nos hablan de paz Y de un viejo marino que canta con su bandoneón. No te deprimas hay muchos crepúsculos por mirar, No seas de esos tipos que lloran en un callejón. Las estrellas tienen clara su ruta en el cielo Y tú y yo no somos menos que ellas. No creo en el eterno río del dolor ¡oh, no! Vamos echemos unas cuantas gotas de amor No creo en el eterno río del dolor ¡oh, no! Vamos echemos unas cuantas gotas de amor Y deja crecer un poco de música en tu corazón, en tu corazón. Por que no das a tu gente un poco de color Son tan grises las calles por esta ciudad. Siempre hay alguien hambriento de pan y de amor A ti no te sobra pero tienes algo para dar. Por que no sembramos cada uno siete plantas frutales, Y dejamos de ser robots con carnet de criminales. Por que no nos damos una última oportunidad Antes que el barco se hunda con todo y capitán No creo en el eterno río del dolor ¡oh, no! Vamos echemos una cuantas gotas de amor No creo en el eterno río del dolor ¡oh, no! Vamos echemos unas cuantas gotas de amor Y deja crecer un poco de música en tu corazón, en tu corazón Un poco de música fresca en tu corazón Un poco de música fresca en tu corazón.
ESTADO DE SITIO
Parado en el andén de la estación No logro ver la máquina acercarse Los tiempos me dicen que han cambiado Pero me parecen siempre igual. En los bolsillos llevo polvo De mi pueblo que se desgarró, Tengo días con hambre pero ayuno Para enfrentar dios contra la guerra, Tengo sueño y quiero estar despierto Para poder mirar el vientre estelar de Madre María Y poder alcanzar sus alondras mágicas, mágicas. El pronostico del clima asegura niebla El ejercito asesina por las calles, Me dan risa tus zapatos viejos Y el miserable oficio de este mundo, Me dan pena las que lloran en un burdel Y los que mueren mudos en prisión, Sin poder mirar el vientre estelar de Madre María Ni poder alcanzar sus alondras mágicas, mágicas. Un perro mojado está despierto en el oscuro anden de la estación, Solo nos queda una oración Y la máquina jamás arribará. Cuando me maten quiero irme despierto Sin volver la vista para atrás, Al hervidero de asquerosas larvas Si no hacia lo que siempre he amado, Y poder mirar el vientre estelar de Madre María Y poder alcanzar sus alondras mágicas, mágicas.
SUELE SUCEDER
Suele suceder que sales a la calle y te acuchillan sonrientes Por que no inclinaste demasiado la cabeza a la altura de sus pies. Suele suceder que miras tu nombre en una libreta de policía, Esperando el turno de ser llevado al tribunal de los jueces sordomudos, Y ellos te miran y hacen gestos de asco, Te reconocen muerto, ah! Y lloran el gozo incomparable de tu entierro. Por que hombres como tu, que no saben guardarse las palabras, Que desconocen el protocolo del estiércol, Que desnudan en plena calle la voz y el pensamiento, No deben ir así a paso tan seguro. Suele suceder que alzas tu mano pidiendo la palabra Y te tragan los dedos. Suele suceder que al saludar olvidaste el sombrero Y la cabeza rueda por el suelo, ah! Y te declaran invalido honorario, y te declaran invalido honorario. Por que hombres como tu pueden ser espías de sustantivos, Prestidigitadores de artículos y verbos, Herejes del poder, cismáticos del orden impuesto, Y gente así solo merece un tiro en la frente, Para después levantarle un monumento. Suele suceder que te llamen amigo en el mercado Mientras te ponen precio, o te lleven atado por la plaza A divertir a algún estúpido monarca. Suele suceder que todos se rían en tu cara, Subasten tus cadenas y tus lagrimas, brinden en tu honor, Y a carcajadas se repartan la túnica y el manto, Y mucho más allá de la sangre de tus hermanos Alguien se lave las manos, Mientras otro se encargue de ponerte los clavos. Porque hombres como tu, que olvidaron las cifras y los vicios, Que no tienen secretos, ni cuentas corrientes en el extranjero, Ni amigos influyentes en ningún ministerio, Siempre pueden ser sujetos muy peligrosos Y gente así solo merece un tiro en la frente Para después levantarle un monumento. Y gente así solo merece un tiro en la frente Para después levantarle un monumento.
PARA UN COMPA
Mazahuas mendigando en la ciudad, viejos teporochos en la pulquería Macheteros y macuarros en la cuerda floja Mientras otro escarba en la basura Y tú cargando con tu cruz, dejas pasar la lluvia por tu pelo. Me dices que no aguantas más, me dices que te aterra despertar Y no encontrar la paz. He aquí la tierra prometida, Este es el país donde las águilas vivieron, Hubo un tiempo en que tuviste una habitación, Ahora el dormitorio es la banqueta Cuanto va costando soportar el frío y el abandono. Me dices que te apena descender a la tierra que consumió tus anhelos No quieres volver nunca más allá, No quieres compartir más soledad Solo deseas que se acerque el final y descansar. Siento que hay muchos como tu querido viejo Pero piensa un poco en los que ya cayeron Todos compartieron su miseria con Dios Todos con su manicomio a cuestas. No hay mayor dolor que no poder brindar un corazón No hay mayor dolor que no poder brindar un poco de amor. Nunca este suicidio logrará abrir la puerta Y que respondan por tu cielo. Nadie como Dios te quiere vivo aquí Pero ya no quieres comenzar de nuevo Solo deseas que se acerque el final y descansar Solo deseas que se acerque el final y descansar.
EN EL HAMBRE, EN EL FRIO Y EN EL PAN
Es terrible odiar a una mujer que pasó sus días a tu lado, En la sierra, en la costa, en un pueblo solitario, En el hambre, en el frío y en el pan. Es terrible odiar a tus 60 años y aceptar el beso en Navidad Frente a los hijos es triste el desencanto Pero aún más duro el precio por pagar, En el hambre, en el frío y en el pan. Es triste caminar en solitario, con el llanto congelado en el pecho Ver tus huellas en la arena, sin ella a tu lado, Fabricando la armonía del camino. Es terrible odiar a aquella mujer que te dio sus años Como quién da un suspiro. Es triste cruzar el desierto entre susurros De recuerdos de esos días sin su soledad, En el hambre, en el frío y en el pan. Cuanto darías hoy por que estuviera aquí La muerte es un ángel de sonrisa tierna Tu casa sin ella es un frío calabozo Tu pena es un demonio que se ríe de ti Tu casa sin ella es un frío calabozo Tu pena es un demonio que se ríe de ti. En el hambre, en el frío y en el pan, Tu pena es un demonio que se ríe de ti, de ti.
EN TIERRA DE HIPOCRITAS
Puedes escupirme al rostro, puedes levantar tu falso testimonio Y clavarme un puñal en la espalda. Puedes quedarte con mi tierra y con sus pocos frutos Puedes humillarme y carcajear. Tienes las armas para hundirme, pero son las mismas de tu fosa, En tierra de hipócritas, el látigo, pero no por mi mano. Me odiarás y te amaré, llorarás y vendré por ti Retornarás de la muerte, a concluir tu oportunidad. Habrá tantos problemas Que buscarás a Dios en las tinieblas. Esto no es una amenaza, ni una venganza Es una ley de conductividad. Comprenderás que el hombre No nació para vengar ni ser vengado. En tierra de hipócritas, el látigo, pero no por mi mano. La naturaleza tiene un plan que no es el tuyo Por que ella no hace tratos con cobardes Mucho menos con idiotas. La naturaleza tiene un plan que no es el tuyo Por que ella no hace tratos con cobardes Mucho menos con idiotas. En tierra de hipócritas, el látigo, pero no por mi mano, Pero no por mi mano.
SISIFOS
La vieja montaña de Sisifo se desmoronó Humedecieron sus labios por fin en el cielo, Pero los prisioneros de guerra no volverán jamás. Los hijos de la desolación escribieron con un spray de sangre, En una pared de carne terrestre. Los hijos de la desolación escribieron con un spray de sangre, En una pared de carne terrestre. 666 vampiros ajustan su reloj les fue llegada su hora con el séptimo sello, pero los hombres de gris intentaron detener la luz. El agua quemó sus cuerpos, mis piernas corrieron despacio Son 33 escalones hasta la aurora. El agua quemó sus cuerpos, mis piernas corrieron despacio Son 33 escalones hasta la aurora. Tres teporochos en una esquina miran hacia el bar, Tienen un país desierto en sus pupilas, Sus venas necesitan algo de alcohol para palpitar, Los niños entran descalzos al circo y los ángeles están borrachos, Tirados en un fango a la diestra del diablo. Los niños entran descalzos al circo y los ángeles están borrachos, Tirados en un fango a la diestra del diablo. Hay dolores que no se quitan con solo llorar, Hay sidosos en un planeta implorando amor. De esta prisión repleta de locos quiero escapar. Para poder tocarte, para poder besarte Y navegar en tus mares celestes. Eres un instrumento mágico de música, Mi alma necesita tanto de tu armonía. Los guerrilleros rompieron el cerco para ir al mar Y tu y yo paloma, y tu y yo muchacha, vamos a volar, Vamos a abolir las penas, vamos a cantar. Y tu y yo paloma, y tu y yo muchacha, vamos a volar, Vamos a abolir las penas, vamos a cantar.
EN BLANCO Y NEGRO
¿Has visto tu imagen en un espejo como se derrumba? Hay que levantarse, ir al trabajo, caminar descalzo, Vomitar los sueños en blanco y negro en el lavabo. Vomitar los sueños en blanco y negro en el lavabo. El caballo va en tres movimientos y la montura es una trampa La cuerda se enciende y te quema las manos. Hay que callarse y aguantar la respiración Bajo el humo perfumado de la represión. No confías en los burdeles del sindicato De gusanos hambrientos de ser patrones en algún lado. Un alfil se coloca bajo la persiana No puedes moverlo, es jugada del sol. No confías en las iglesias que protegen sus bardas Con punzones negros del infierno Y que niegan el albergue a miserables. El demonio amargado en el cementerio es un imbécil. Y la reina ciega con sus peones locos Bailándole en la cabeza. Tus compañeros de viaje no puedes moverlos, Te mueres como ellos.
EL BLUES DEL ROCK AND ROLL
Ya van 2, ya van 3, ya van 4, van 5, van 6, ya van 7 Que piden que toque rock and roll Y yo les digo que no entiendo ese ritmo Tan de moda en televisión Mejor lléguenle pa´telerisa y si tienen una parabólica , Pos que mejor. Yo la neta ya estoy muy pinche viejo Para esos trotes un poco locos, dejadme en paz, Y si de veras quieren buenas rolas Mejor pídanselas al Brizuela, a las flans o a emanuel. Ya van 2, ya van 3, ya van 4, van 5, van 6, ya van 7 Que piden que toque rock and roll ¡órale Meza¡ y yo les digo que no entiendo ese ritmo tan de moda en televisión y si deveras quieren buenas rolas, mejor pídanselas a la yuri, que además las tiene muy buenas, o al Diego Verdaguer, o a Juan Gabriel. Y a mi respetable persona, Sobre todo a mi respetable persona Dejen de chingar.
SOMBRAS
Quisiera abrir lentamente mis venas, Mi sangre toda verterla a tus pies, Para poderte demostrar que más no puedo amar Y entonces morir después. Y sin embargo tus ojos azules Azul que tienen el cielo y el mar Viven cerrados para mi sin ver que estoy aquí Perdido en mi soledad. Sombras nada más acariciando mis manos Sombras nada mas en el temblor de mi voz Sombras nada mas entre tu vida y mi vida Sombras nada mas entre tu amor y mi amor. Pude ser feliz y estoy en vida muriendo Y ntre lagrimas viviendo el pasaje más horrendo De este drama sin final. Que breve fue tu presencia en mi hastío Que tibias fueron tus manos, tu voz, Como luciérnaga llegó tu luz Y disipó la sombra de mi rincón. Y yo quede como un duende temblando Sin el azul de tus ojos de mar Que se han cerrado para mi sin ver que estoy aquí Perdido en mi soledad. Sombras nada más acariciando mis manos Sombras nada mas en el temblor de mi voz Sombras nada mas entre tu vida y mi vida, nena Sombras nada mas entre tu amor y mi amor. Pude ser feliz y estoy en vida muriendo Y entre lagrimas viviendo el pasaje más horrendo De este drama sin final.
Este es el cuarto disco de este artista que traemos al blog, y esperamos poder obtener sus discos en buena calidad, así que cabezonas y cabezones, si alguno tiene algo a mano de este hombre y tiene buena calidad de sonido (ya que nuestra amiga Achikanain sólo lo pudo conseguir en Mp3) les estaremos eternamente agradecidos.
 



2 comentarios:

  1. hola hace años revolviendo vinilos encontré AYUNANDO ENTRE LAS RUINAS y me lo llevé porque me gustó la ilustración de las tapas. Adentro esta dedicado por el mismo Meza para Spinetta. La verdad que no se si será verdadera esa dedicatoria, pero me sorprendió mucho encontrarla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que interesante Daniel... que bueno sería poder compartir eso ¿le puedes sacar un scan para compartirlo? Y en realidad ser{ia bueno poder compartir el disco en buena calidad ¿lo tienes en CD? Si es as{i es fácil ripearlo en Flac, y podríamos hacer una gran entrada con todo eso. Avísame por favor. Gracias

      Eliminar




Lo más visitado...

Lo más visitado en el mes

Lo más visitado esta semana